Article

Desarrollo de las capacidades

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI reforzará el impacto de la asistencia técnica

Para garantizar un alto grado de eficacia, la asistencia técnica que brindan los expertos y consultores del FMI está integrándose mejor con las actividades de supervisión económica y préstamo, y con los programas de reforma de los países.

Con el fin de reforzar su programa de asistencia técnica, el FMI está armonizando más estrechamente el fortalecimiento de las capacidades con los objetivos estratégicos generales, adoptando mejores mecanismos para evaluar la supervisión y los resultados, y forjando relaciones más sólidas con los donantes. Además, tiene previsto abrir otros cuatro centros regionales de asistencia técnica.

Vínculos singulares

Para el Subdirector Gerente del FMI Murilo Portugal, la singular relación entre supervisión, préstamos y asistencia técnica entraña importantes ventajas: “El FMI sin duda no es el único proveedor de asistencia técnica, pero lo que nos diferencia es que, en nuestro caso, dicha asistencia está entrelazada con otras operaciones de la institución.”

“Las operaciones de supervisión y de préstamo ayudan al FMI a determinar las necesidades y prioridades de asistencia técnica en consonancia con los objetivos estratégicos de cada país y las recomendaciones de política”, explica Portugal. “Al hacer recomendaciones a los países en el marco de los programas de supervisión y de préstamo, la institución a menudo apoya la aplicación de esas recomendaciones con asistencia técnica”.

Coordinación con las autoridades nacionales

El nexo entre los distintos aspectos de las operaciones del FMI se está volviendo más visible en la manera en que ahora se trazan los planes de asistencia técnica. Los cinco departamentos regionales, que son el vínculo principal de la institución con los países miembros, han tomado la iniciativa en la definición de las estrategias de asistencia técnica junto con las autoridades de los países.

En los planes de asistencia técnica, consignados en notas estratégicas regionales, se señalan las necesidades y las prioridades de los países dentro de un marco a mediano plazo que garantiza un equilibrio adecuado entre las necesidades de política económica a corto plazo y de fortalecimiento de las capacidades a mediano plazo.

La planificación con horizontes a más largo plazo también facilita la cooperación con otros proveedores de asistencia técnica y la captación de recursos. El FMI coordina las actividades con el Banco Mundial, los bancos regionales de desarrollo, y otros organismos y donantes, para cerciorarse de que la asistencia no se duplique y que refleje los campos de especialización de cada una de las partes.

Una función básica del FMI

Brindar asistencia técnica es una de las tareas fundamentales del FMI. Por lo tanto, las medidas para mejorar en forma continua la planificación y el suministro de asistencia resultan esenciales a fin de que el FMI pueda seguir ayudando a los países a desarrollar instituciones y conocimientos que les permitan elaborar y poner en práctica políticas macroeconómicas que fomenten el crecimiento.

Tan solo en el ejercicio 2008, el FMI proporcionó cerca de 200 “años-persona” (o aproximadamente 52.000 días hábiles) de asistencia a los países. Las ventajas de la asistencia técnica son reconocidas por muchos países, pero revisten especial importancia para los de bajo ingreso, que son los que reciben el grueso de dicha asistencia (gráfico).

Mejores indicadores de resultados

Asimismo, el FMI está emprendiendo reformas para mejorar la gestión interna y la medición de los resultados de la asistencia técnica. Se está implantando un marco reforzado para hacer un seguimiento sistemático de los objetivos y los avances en los proyectos de asistencia técnica.

Evidentemente, al evaluar los resultados de la asistencia técnica es necesario sopesarlos frente a los costos de suministrarla. Por eso, el cálculo de dichos costos se está realizando en forma más exacta y transparente. Si se comprenden mejor, será posible asignar más eficientemente los recursos, reforzar la rendición de cuentas y facilitar la captación de más recursos externos.

Lazos más estrechos con los donantes

Las mejoras en el cálculo de los costos y la medición de los resultados revisten especial interés para los donantes que financian la asistencia técnica del FMI. La institución mantiene una relación de larga data con donantes cuyo financiamiento ha permitido seguir atendiendo la creciente demanda de asistencia para fortalecer las capacidades de los países.

El Director de la Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI, Alfred Kammer, dijo que el grado de especialización del FMI, sumado a la calidad técnica y al alcance internacional de sus labores, es lo que ha llevado a los donantes a volcar su apoyo a la asistencia técnica que presta la institución. Kammer puntualizó: “Los donantes valoran nuestro programa de asistencia técnica por las ventajas que ofrece a cada país, y por su función más amplia en pos del crecimiento y de la estabilidad internacionales. Y nosotros valoramos estas relaciones porque el apoyo que brindamos a los países es más eficaz si cuenta con una plataforma común de coordinación y colaboración”.

Nuevas fuentes de financiamiento

El FMI procura aprovechar las ventajas comparativas de su asistencia técnica para potenciar el financiamiento de los donantes y atender las necesidades de los países receptores. Esto implica no solo afianzar los vínculos actuales con los donantes sino también ampliar la base de donantes mediante la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento.

Un aspecto en que la relación entre el FMI y los donantes ha resultado especialmente eficaz es la mancomunación de fondos para apoyar la asistencia técnica que brinda la institución. Los seis centros regionales de asistencia técnica del FMI —Pacífico, El Caribe, África oriental, occidental y central, y Oriente Medio— ilustran muy bien el mecanismo.

La mayor parte del financiamiento de los centros proviene de países donantes, organismos internacionales, bancos regionales de desarrollo y, a veces, de los propios países receptores. Y al margen de la participación financiera, los centros reciben orientación de los donantes a través de comités de coordinación.

Estos comités —integrados por representantes de los países receptores, los donantes y el FMI— trazan el rumbo estratégico de los programas de trabajo de los centros mediante un proceso de consenso y de responsabilidad conjunta sobre la asistencia prestada. El FMI tiene previsto abrir cuatro centros nuevos: uno en América Central, uno en Asia central y dos más en África subsahariana.

Nuevos fondos fiduciarios

A partir del modelo de colaboración múltiple de los centros regionales, el FMI está creando diversos fondos fiduciarios especializados para mancomunar los recursos de donantes y canalizarlos a proyectos de asistencia técnica en los ámbitos de especialización de la institución. Estos fondos ayudarán a afianzar los puntos en común entre la asistencia técnica del FMI y las estrategias de desarrollo internacional de los donantes.

Los fondos podrían centrarse en el fortalecimiento de la gestión financiera pública, la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, la elaboración de estadísticas, la gestión de la riqueza proveniente de los recursos naturales, la sostenibilidad de la deuda y la gestión de la deuda y los activos públicos, el afianzamiento de la estabilidad del sector financiero y el desarrollo en los países de bajo ingreso, y el financiamiento de la asistencia técnica para los Estados frágiles.

Además de canalizar los recursos de los donantes a los países que los necesitan, los mecanismos de mancomunación ayudarían a los donantes a coordinar entre sí la asistencia que cada uno ofrece a los países. Además, los centros regionales suelen adoptar un enfoque más práctico, que se orienta hacia el fortalecimiento de las capacidades, pero los fondos especializados se concentrarían en cuestiones concretas de asistencia técnica, y eso potenciaría ambas iniciativas.

Other Resources Citing This Publication