Article

Iniciativa multilateral: El FMI se suma a la campaña para aliviar la crisis alimentaria mundial

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
June 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI está preparando un estudio sobre el efecto del alza de precios de alimentos y combustibles. En la siguiente entrevista, Mark Plant, Subdirector del Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, describe el avance de varios trabajos del FMI sobre los precios de los alimentos y los combustibles.

Boletín del FMI: Al parecer, esta crisis surgió lenta pero firmemente. ¿Se ignoraron las señales de peligro?

Plant: Hay señales visibles de un posible problema alimentario desde hace tiempo. Hace años que el mundo consume más alimento del que produce, los precios suben y las existencias han alcanzado mínimos sin precedentes. Debemos recordar que en esta instancia el precio de los alimentos tiene correlación positiva con el del combustible, que afecta el costo del fertilizante y del transporte, y el combustible aumentó drásticamente en muy corto plazo.

Además, el mercado mundial de exportación de alimentos suele ser poco activo, especialmente el de arroz. En el actual contexto de incertidumbre, turbulencia financiera y búsqueda de refugios para invertir, ello puede ocasionar precios muy volátiles y quizá también alguna reacción excesiva.

Habría sido imposible prever que la crisis financiera, el desplazamiento hacia la inversión en materias primas y el alza del combustible ocurrirían cuando las existencias de alimentos estuvieran bajas.

Boletín del FMI: ¿Actualizará pronto el FMI sus instrumentos de crédito para ayudar a superar con rapidez esta crisis?

Plant: Sí, con mucha rapidez. El FMI prepara una revisión del Servicio para Shocks Exógenos (SSE) a ser considerada por el Directorio en junio. El servicio actualizado brindará financiación más rápida y eficaz, y será una versión simplificada de los instrumentos para países de bajo ingreso. Pero cabe destacar que el SSE está disponible ahora para cualquier país que precise ayuda inmediata.

Boletín del FMI: ¿Es el Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (SCLP) idóneo para prestar ayuda a países castigados por la crisis?

Plant: Sí. Los países con programas respaldados por el SCLP pueden pedir aumentos en el marco de sus acuerdos si enfrentan problemas de balanza de pagos. Los departamentos regionales del FMI están analizando activamente con 10 a 15 países de bajo ingreso su posible asistencia financiera para afrontar el efecto del creciente precio de alimentos y combustibles sobre la balanza de pagos.

Boletín del FMI: ¿Cuánto dinero prestará el FMI a los países afectados por el alza del precio de los alimentos? ¿Qué hará para garantizar que llegue a las personas más afectadas?

Plant: El FMI considerará toda solicitud de asistencia y las decisiones se adoptarán según las necesidades concretas de cada país. En el pasado los aumentos de recursos han sido del 15% al 20% de la cuota. Sobre su segunda pregunta, el FMI brinda asistencia para la balanza de pagos. Es decir, puede ayudar a financiar el costo de importación. A la vez, los equipos evaluarán cuidadosamente las medidas de emergencia implementadas en los países para asegurar que se dirijan adecuadamente a los más vulnerables.

Boletín del FMI: Muchas organizaciones de la sociedad civil critican la asesoría que dio el FMI a países de bajo ingreso, como recomendar la rebaja de los subsidios a alimentos y combustibles y no brindar espacio fiscal para aumentar dichos subsidios. ¿Qué opina usted?

Plant: El FMI sabe perfectamente que la seguridad alimentaria es una de las metas clave de todo gobierno. Las políticas que recomienda tienen como objetivo contribuir a alcanzarla.

Como sabemos, la clave de cualquier decisión de gobierno es cómo asignar recursos escasos. En los países de bajo ingreso, la tasa impositiva global suele ser baja al igual que la base tributaria. Hasta su reciente alza, el precio de los alimentos se encontraba en niveles mínimos desde hacía años. La ayuda financiera para salud o educación e infraestructura tenía más prioridad para la mayoría de dichos países. Quizá las prioridades hayan cambiado, pero los recursos son igual de escasos.

Existirá una tendencia a considerar los subsidios. Pero hemos aconsejado eliminar subsidios generalizados e implementar transferencias que beneficien a los pobres. La mayoría de los países tienen necesidades sociales y económicas inmensas y los recursos son exiguos; sería indebido usarlos para financiar el consumo de los ricos. A la vez, los gobiernos deben asegurar que las políticas de subsidios no destruyan los incentivos de largo plazo para producir. Esto no es fácil y requiere gran experiencia práctica, no se trata solo de macroeconomía. Además contamos con otros organismos como el Banco Mundial para asesorar en estas cuestiones.

Los programas que respalda el FMI se formulan para brindar espacio fiscal a fin de costear el gasto prioritario del gobierno, sin arriesgar la estabilidad macroeconómica de largo plazo. Frente a la crisis alimentaria, podemos ayudar a las autoridades a adoptar medidas flexibles de gasto en programas esenciales para mantener bien alimentada a la población.

Other Resources Citing This Publication