Journal Issue
Share
Article

Perspectivas económicas de américa Latina: América Latina se mantiene firme, pero se vislumbran riesgos

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
May 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El deterioro de la situación económica mundial será la primera prueba a la que se verán sometidos los marcos de política macroeconómica de la mayoría de los países de América Latina y el Caribe (ALC), que se han fortalecido en la última década, anota el FMI en sus Perspectivas económicas: Las Américas.

Gran parte de América Latina registró un crecimiento pujante entre 2002 y 2007—los mejores resultados sostenidos desde los años setenta—, gracias a los sólidos marcos de política y las favorables condiciones económicas mundiales. Salvo en un puñado de países, el crecimiento vino acompañado de una inflación relativamente moderada.

Pero ante el ambiente restrictivo en los mercados financieros y una desaceleración del crecimiento en las economías avanzadas, el FMI prevé que el crecimiento económico de la región bajará, de casi 5,6% en 2007, a 4,4% en 2008 y 3,6% en 2009 (véase el cuadro). Al mismo tiempo, continuarán las presiones inflacionarias que surgieron en 2007 a raíz de la pujanza de la demanda interna y el aumento de los precios mundiales de los alimentos y la energía.

La balanza para las perspectivas de crecimiento se inclina principalmente hacia la baja. Entre los riesgos figura el descenso de las exportaciones si el crecimiento mundial se desacelera más que lo previsto o persisten las presiones inflacionarias, lo que podría llevar a una difícil encrucijada en materia de política económica.

“El gran desafío para la política a corto plazo es surcar este período de turbulencia financiera y de mayor incertidumbre”, dijo Anoop Singh, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

La región está mejor preparada

Según el informe del FMI, “la región está mejor preparada para absorber la abrupta desaceleración del crecimiento mundial prevista”. El alto nivel de las reservas, junto con la solidez de los sistemas bancarios, los menores niveles de deuda pública, la menor necesidad de crédito del sector público y los tipos de cambio generalmente flexibles ofrecen a América Latina un mayor margen de maniobra que en el pasado ante una evolución mundial adversa.

Un factor importante hasta el momento ha sido la estabilidad de los mercados de dinero y bonos en América Latina pese a la turbulencia de los mercados financieros en las economías avanzadas; pero la región no ha sido completamente inmune a los problemas de los mercados de crédito mundiales, que se originaron en el mercado de hipotecas de alto riesgo de Estados Unidos.

El crecimiento se desacelera

Se prevé que el PIB real continúe creciendo en América Latina, aunque se desacelerará en 2008 y nuevamente en 2009.

(Crecimiento del PIB real, tasa anual en porcentaje)1

Prom.EstProy.
1995-200420052006200720082009
América Latina y el Caribe2,64,65,55,64,43,6
América del Sur2,45,25,66,45,24,1
América Central3,74,76,36,54,74,6
El Caribe4,06,07,85,74,43.8
Fuentes: Perspectivas de la economía mundial, del FMI, y estimaciones del personal técnico del FMI.

Los superávits externos podrían bajar

La desaceleración del crecimiento mundial, que podría ser peor que lo previsto, puede afectar a América Latina a través de la reducción de la demanda de sus exportaciones y el descenso de los precios de muchas de las materias primas que exporta. Los precios internacionales de los principales productos de exportación de ALC “han aumentado, en cifras agregadas, un 150% desde 2003”.

Los altos superávits en cuenta corriente (que miden el comercio de bienes y servicios y las utilidades y pagos de intereses y que han sido una importante fuente de solidez en los últimos años), también empezaron a bajar en 2007, porque el elevado aumento de las importaciones superó al de las exportaciones en muchos países grandes como Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela. La cuenta corriente externa, que en 2006 registró un superávit de casi el 1½% del PIB, tuvo un leve superávit en 2007 y se prevé que en 2008 registrará un pequeño déficit. Además, se prevé que la fuerte afluencia de capital se modere este año. Como resultado, el ritmo de acumulación de reservas de los países de ALC fue menor que el año pasado. Si bien al final del año llegarán a US$500.000 millones (12½% del PIB), según las proyecciones, es un nivel bastante alto en términos históricos y ofrece buena protección frente a una evolución desfavorable en el ámbito internacional.

Persisten las presiones inflacionarias

La inflación en la región pasó de casi 5% en 2006 a 6% el año pasado y se prevé que se mantendrá a ese nivel en 2008, y en algunos países será mucho mayor.

El alza de los precios internacionales de los combustibles, y sobre todo de los alimentos, ha despertado mucha preocupación por su fuerte “impacto sobre los sectores pobres, especialmente en los países de bajo ingreso”, anota el FMI. Uno de los efectos importantes de las buenas cifras de crecimiento e inflación de ALC desde 2002 ha sido la acusada reducción de la pobreza y una moderada corrección de la desigualdad de ingresos.

Según el análisis del FMI, la inflación externa de los alimentos y los combustibles explica cerca del 30% de la inflación interna. Gran parte del resto obedece a “presiones del exceso de demanda”, anota el FMI.

En algunos países, las presiones de la demanda se han agravado ante el elevado gasto público procíclico, que empezó a superar el crecimiento del ingreso en 2007, lo cual ha reducido los saldos estructurales. “Se prevé que los saldos fiscales primarios de la región caerán a cerca de 2,4% del PIB en 2008—frente a máximos históricos de cerca del 3,5% del PIB en 2005–06—y la deuda pública bruta bajará un poco, al 48% del PIB”, sostuvo el FMI.

Other Resources Citing This Publication