Journal Issue
Share
Article

Entrevista del Boletín del FMI: El nuevo modelo de ingresos afianzará los cimientos del FMI

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
May 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El 7 de abril, el Directorio Ejecutivo del FMI avaló un conjunto de medidas encaminadas a darle a la institución bases financieras sólidas a largo plazo, poniendo fin a una dependencia excesiva de ingresos provenientes de la concesión de crédito para el financiamiento de sus operaciones.

El conjunto de medidas se basó en muchas de las ideas propuestas a principios de 2007 por la Comisión de Notables, creada para ayudar a diseñar un nuevo modelo de ingresos para el FMI y presidida por Andrew Crockett (Presidente, J. P. Morgan Chase International).

En una entrevista con el Boletín del FMI, el Director del Departamento Financiero Michael Kuhn, examina el nuevo modelo de ingresos y explica su función dentro del plan general de reorientación de las operaciones del FMI.

Boletín del FMI: ¿Ayudará este nuevo modelo de ingresos, junto con los recortes del gasto planeados, a resolver los problemas de recursos del FMI?

Kuhn: Sí. El conjunto de medidas aprobado constituye un gran logro: sienta bases financieras totalmente diferentes para el FMI. Pasaremos de un modelo de ingresos derivados casi totalmente del crédito a una base más diversificada que resulta más sólida, estable y sostenible. Es el primer cambio que sufre el modelo de generación de ingresos desde que se fundó el FMI.

Boletín del FMI: ¿Cuáles son los principales elementos del modelo?

Kuhn: En primer lugar se amplían las facultades de inversión del FMI, lo cual le permitirá generar mayores rendimientos. En la actualidad dichas facultades son muy restringidas. Esta medida, que requerirá una enmienda del Convenio Constitutivo, emula las prácticas de otras instituciones financieras internacionales.

El segundo elemento es la creación de una dotación de fondos, producto de la venta limitada de 403 toneladas métricas de oro provenientes de las tenencias que adquirió el FMI en virtud de la Segunda Enmienda del Convenio Constitutivo. La venta dará origen a una dotación considerable, cuyo producto pensamos invertir de un modo que conserve el valor real de los recursos. Esto significa que, para financiar los gastos, cada año solo se podrá disponer de una parte de la dotación, o “tasa de recuperación de la inversión”. Actualmente, nuestra tasa de recuperación objetivo es de aproximadamente el 3%, la cual reforzará considerablemente los ingresos del FMI.

El tercer elemento es la reanudación de la práctica tradicional de reembolsar el costo de administración de la Cuenta Fiduciaria para la concesión de crédito concesionario a los países de bajo ingreso. Este reembolso ha tenido lugar desde que el FMI empezó a suministrar servicios de crédito concesionario, al crearse el Fondo Fiduciario original en 1976, pero en los últimos años se había suspendido a fin de reorientar temporalmente esos recursos hacia el alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados (PPME). Debo recalcar que la reanudación de los reembolsos no afecta a los países de bajo ingreso. Además, si bien la demanda de préstamos en virtud del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza es relativamente baja en la actualidad, el Directorio ha creado salvaguardias para evitar que en el futuro esta recuperación de los costos afecte la capacidad del FMI para suministrar crédito concesionario a sus miembros más pobres.

Boletín del FMI: ¿Cuál es el calendario de aplicación del modelo?

Kuhn: Primero, el Directorio Ejecutivo acaba de avalar la propuesta de enmendar el Convenio Constitutivo a fin de ampliar las facultades de inversión del FMI. Esta enmienda debe ser aprobada por la Junta de Gobernadores, y luego pasar a manos de los cuerpos legislativos nacionales.

Para poder realizar la venta de oro, necesitamos una mayoría del 85% en el Directorio Ejecutivo del FMI, pero hay una condición: el Director Ejecutivo de Estados Unidos no puede votar a favor de la venta sin el consentimiento previo del Congreso de su país. De ser aprobada, la venta de oro se hará por fases a fin de no perturbar los mercados.

El efecto total no se observará de inmediato, pero creemos que en tres o cuatro años volveremos a registrar saldos positivos.

Boletín del FMI: ¿Puede describir las modalidades de la venta de oro?

Kuhn: Tendremos que vender oro a un banco central que esté dispuesto a comprarlo, o en conjunción con un programa ya establecido de ventas oficiales de oro: el denomindado Acuerdo sobre el Oro de los Bancos Centrales. Para no incrementar las ventas totales de oro oficial, tendremos que ponernos de acuerdo con otros tenedores. Naturalmente, las ventas se realizarán con un alto nivel de transparencia y en un marco de gestión y controles estrictos. Somos el tercer mayor tenedor de oro del mundo, y estamos muy conscientes de nuestra obligación de no perturbar el mercado de oro.

Boletín del FMI: ¿Cuál es el objetivo del FMI para la dotación?

El nuevo modelo de ingresos del FMI

El FMI implementará un plan para utilizar nuevas fuentes de recursos a fin de armonizar mejor el modelo de ingresos con sus nuevas actividades. Las celdas en verde representan los elementos nuevos.

Kuhn: Nuestro objetivo sería generar rendimientos que ofrezcan una recuperación de la inversión de la dotación del 3%, conservando su valor real a largo plazo. Obviamente, la rentabilidad anual de las inversiones es variable. De hecho, gran parte de nuestro ingreso provendrá de la inversión de la dotación y de las reservas que ya se encuentran en la cuenta de inversiones.

Ante las fluctuaciones de la rentabilidad de las inversiones, haremos lo que hace cualquier otra institución que depende de una dotación: fijar una tasa de recuperación de la inversión que pueda sostenerse a mediano plazo. Los rendimientos dependerán del perfil de rendimiento-riesgo de los recursos asignados por el Directorio Ejecutivo, y se realizará una evaluación completa de los diferentes tipos de riesgos, ya que se trata de una inversión de fondos públicos.

Tendremos que ser cautelosos al poner en práctica las nuevas facultades de inversión, ya que crean una serie de nuevos activos de inversión, tales como acciones, una cartera más globalizada, etc. Por ejemplo, debemos tener mucho cuidado para no dar ni siquiera la apariencia de conflictos de interés y también tendremos que empezar con una estrategia de inversión más pasiva basada en índices de referencia de uso general.

Boletín del FMI: En vista de que actualmente registramos pérdidas, ¿tendremos que reponer ese dinero una vez que entre en funcionamiento el nuevo modelo de ingresos? Kuhn: Como suele ocurrir en el financiamiento de nuestras operaciones de préstamo, las pérdidas actuales obedecen a los altibajos de los saldos de monedas que mantenemos con nuestros países miembros. Actualmente financiamos una pérdida mediante la reducción de estos saldos, lo cual incrementa el gasto de intereses y disminuye nuestras reservas. Aunque no tenemos la obligación de hacerlo, una vez que nuestros ingresos aumenten, todo superávit ayudará a que suban esos saldos y a reconstituir las reservas.

Boletín del FMI: ¿Qué partes del Informe Crockett se desecharon?

Kuhn: No hubo suficiente apoyo para la propuesta de invertir parte de los recursos provenientes de las cuotas, es decir: parte de nuestros saldos de monedas de los países miembros. La parte anticíclica de esa propuesta era atractiva: se podrían compensar los períodos de pocos préstamos mediante la inversión de las cuotas. En general, el Directorio consideró que por el momento no era necesario adoptar esa recomendación. Tendremos una dotación, y si bien la dotación no nos pone a nadar en riqueza, bastará.

Boletín del FMI: Hace dos años el FMI creó una cuenta de inversiones para contrarrestar el déficit de ingresos previsto tras el descenso de sus préstamos. ¿Cómo va eso?

Kuhn: Muy bien. Cuando creamos la cuenta de inversiones a mediados de 2006, colocamos las reservas de entonces en esa cuenta (algo menos de 6.000 millones de DEG), con un objetivo de generar 50 puntos básicos por encima de la tasa de interés del DEG en promedio. No nos fue tan bien en el primer año, pero en este nos está yendo muy bien. Hasta el momento, los rendimientos en este ejercicio superan la tasa de interés del DEG en casi 200 puntos básicos. En vista de la estrechísima gama de instrumentos en los que podemos invertir—solo bonos del Estado y depósitos e instrumentos a mediano plazo del Banco de Pagos Internacionales—, este rendimiento es bastante bueno.

Boletín del FMI: ¿Cuánto tiene prestado el FMI en la actualidad?

Kuhn: Actualmente tenemos prestados cerca de US$10.000 millones. No es poca cosa. Los ingresos provenientes de los préstamos siguen contribuyendo a solventar gastos presupuestarios generales, y consideramos que en el futuro se mantendrá ese nivel de préstamos, aunque con fluctuaciones.

Boletín del FMI: ¿Son suficientes los recortes de gastos?

Kuhn: Creo que sí. Estamos recortando unos US$100 millones anuales del gasto en cifras reales a mediano plazo, frente a un presupuesto anterior que ya reflejaba una reducción real. Pero no es un simple ejercicio de recorte: estamos realizando reformas excepcionales que reorientarán y modernizarán al FMI. Me alegra que todos los países miembros hayan aceptado que el FMI es importante, que nuestra tarea resulta crucial para la estabilidad del sistema financiero internacional, y que necesitamos un financiamiento adecuado.

Boletín del FMI: Mientras tanto, ¿existen riesgos para el FMI si no dispone de este ingreso?

Kuhn: Tenemos reservas considerables que nos permitirán subsistir mientras se consolidan los elementos del nuevo modelo de ingresos. Las pérdidas actuales han sido mitigadas en gran medida por los controles del gasto que hemos adoptado. Obviamente, quisiera que mañana todo estuviera en su lugar. Pero unos pocos años de pérdidas son manejables, ya que ahora tenemos un modelo debidamente financiado y apoyado por los países miembros, un modelo que durará muchas décadas.

Other Resources Citing This Publication