Journal Issue
Share
Article

Comunicado del CMFI: El FMI subraya la necesidad de medidas decididas y estrecha colaboración

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
May 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El Comité Monetario y Financiero Internacional celebró su decimoséptima reunión en la ciudad de Washington el 12 de abril de 2008, bajo la presidencia de Tommaso Padoa-Schioppa, Ministro de Economía y Hacienda de Italia.

El Comité se reúne en un momento de incertidumbre inusitada en torno a las perspectivas de la economía y de los mercados financieros mundiales. Hace hincapié en que los retos que enfrenta la economía mundial son de índole internacional y exigen medidas firmes y cooperación estrecha por parte de los países miembros. Confía en que las reformas fundamentales que acaba de acordar el Directorio Ejecutivo del FMI, incluida la refocalización estratégica del FMI en su mandato central a la luz de su ventaja comparativa, le permitirán a la organización afianzarse en su función de promover la estabilidad financiera mundial y la cooperación monetaria internacional, y de servir a todos los países miembros con eficacia en esta coyuntura crítica.

La economía mundial y los mercados financieros: Perspectivas, riesgos y políticas

El Comité deja constancia de que la inestabilidad financiera mundial se agudizó desde su última reunión. El crecimiento económico mundial se desaceleró y las perspectivas de crecimiento para 2008 y 2009 han empeorado. Los riesgos para las perspectivas surgen de la situación aún fluctuante de los mercados financieros y de la posibilidad de que se deterioren los ciclos del crédito y de la vivienda. Los riesgos inflacionarios, generados sobre todo por el encarecimiento de los alimentos, la energía y otros productos básicos, también se acentuaron. El Comité está de acuerdo en que las autoridades deben seguir respondiendo al reto de afrontar la crisis financiera y apuntalar la actividad, cerciorándose al mismo tiempo de que la inflación siga bajo control. Aunque cada país atraviesa circunstancias diferentes, es necesario actuar de forma coherente, teniendo debidamente en cuenta las interacciones transfronterizas.

En las economías avanzadas, la política monetaria debería tener como objetivo la estabilidad de los precios a mediano plazo, y a la vez responder con flexibilidad a los indicios de intensificación y prolongación de la desaceleración económica. La política fiscal también puede desempeñar un papel anticíclico útil. En Estados Unidos, una distensión fiscal temporal ayudará a mitigar los riesgos a la baja para el crecimiento. La turbulencia financiera también ha afectado a otras economías avanzadas, que han visto disminuir sus tasas de crecimiento; en la medida en que sea congruente con los objetivos fiscales a mediano plazo, debería permitirse que los estabilizadores automáticos funcionen a pleno. También habría que salvaguardar la consolidación fiscal a mediano plazo en Estados Unidos; hacer avanzar las reformas de los mercados de productos y de trabajo en Europa; intensificar las reformas estructurales, incluida la consolidación fiscal, en Japón; corregir los estrangulamientos de la oferta en los países exportadores de petróleo; y poner en marcha las reformas necesarias para fomentar el consumo interno en las economías emergentes de Asia y flexibilizar más el tipo de cambio en varios países con superávits.

El Comité celebra las medidas adoptadas por los bancos centrales de las economías avanzadas para proporcionar liquidez y atenuar así las tensiones en los mercados interbancarios, y recomienda una atención constante para hacer frente a la turbulencia financiera. A fin de ayudar a restablecer la confianza, las grandes instituciones financieras deberían proceder sin demora a revelar sus pérdidas y reparar sus balances mediante la movilización de capitales cuando sea necesario y financiamiento a mediano plazo. En opinión del Comité, el empeño que se está poniendo en varios foros para manejar y extraer lecciones de la turbulencia financiera es un paso indispensable para afianzar la estabilidad del sistema financiero mundial y reforzar los marcos de regulación y supervisión. En ese sentido, manifiesta su satisfacción con la labor del FMI en estos ámbitos, en particular con el informe sobre la estabilidad financiera mundial y el informe preparado por el FMI sobre la reciente turbulencia financiera titulado “The Recent Financial Turmoil—Initial Assessment, Policy Lessons, and Implications for Fund Surveillance”. El Comité recalca que la colaboración constante y estrecha entre el FMI y el Foro sobre Estabilidad Financiera, el Banco de Pagos Internacionales, los órganos normativos y las autoridades nacionales será crucial para que las lecciones de la crisis tengan una divulgación adecuada y las acciones de política acordadas se implementen rápidamente. En este contexto, el Comité celebra las recomendaciones de política formuladas por el Foro sobre Estabilidad Financiera y hace un llamamiento para que se apliquen lo antes posible; también hace hincapié en la importancia de fortalecer la función de supervisión financiera que desempeña el FMI, a través, entre otras formas, de los Programas de Evaluación del Sector Financiero, y su capacidad para identificar riesgos en el futuro. El Comité pasará revista al progreso en este ámbito en la próxima reunión.

Hasta el momento, las economías emergentes y los países en desarrollo mantienen un crecimiento vigoroso y resisten la actual crisis financiera, pero se han moderado sus perspectivas de crecimiento y se han agudizado los riesgos de inflación. Para muchos países la prioridad fundamental continúa radicando en contener la inflación y corregir los factores de vulnerabilidad. Es posible que otros países dispongan de margen para responder a nuevos empeoramientos de las condiciones externas mediante políticas monetarias y fiscales anticíclicas sin poner en peligro la estabilidad lograda. Los países exportadores de productos básicos, que están expuestos al riesgo de fluctuaciones sustanciales de los precios, deberían continuar avanzando hacia la diversificación económica. El Comité observa que varios países en desarrollo, en especial los de bajo ingreso, enfrentan alzas pronunciadas de los precios de los alimentos y la energía, que pueden repercutir con particular fuerza en los segmentos más pobres de la población. El Comité insta al FMI a colaborar estrechamente con el Banco Mundial y otros socios en la formulación de una respuesta integrada mediante asesoramiento en materia de políticas y respaldo financiero.

El Comité reitera su firme apoyo para que se concreten sin demora los ambiciosos objetivos de la Ronda de Doha para el Desarrollo.

El Comité señala que los fondos soberanos de inversión desempeñan una función cada vez más importante en el sistema monetario y financiero internacional, y que ofrecen numerosas ventajas económicas y financieras, como por ejemplo su efecto estabilizador en los mercados financieros, pero observa que también plantean varios desafíos a las autoridades. El Comité aplaude la iniciativa del FMI de trabajar, como facilitador y coordinador, con los fondos soberanos de inversión para elaborar un conjunto de prácticas óptimas y presentarlo a más tardar en las Reuniones Anuales de 2008. Hace hincapié en que la formulación de esas prácticas debería ser fruto de la colaboración voluntaria y estar armonizada con la labor que llevan a cabo la OCDE y otros organismos sobre prácticas óptimas para los países en los que invierten los fondos soberanos. El Comité aguarda con interés la oportunidad de examinar en su próxima reunión los avances al respecto.

Reformas y programa de políticas del FMI

El Comité celebra el acuerdo alcanzado por el Directorio Ejecutivo en torno al conjunto de reformas de las cuotas y la representación y considera que estas reformas son una contribución importante para afianzar la credibilidad y legitimidad del FMI de manera acorde con los objetivos trazados en las Reuniones Anuales celebradas en Singapur en 2006. El Comité aguarda con interés la aprobación de las reformas de las cuotas y la representación por parte de los Gobernadores a más tardar el 28 de abril de 2008, así como la pronta aceptación por parte de los países miembros de la enmienda propuesta del Convenio Constitutivo del FMI para que dichas reformas entren en vigor. Con miras a futuro, en el conjunto de reformas se solicita que el Directorio Ejecutivo recomiende nuevos reajustes de las cuotas relativas de los países miembros en el marco de las revisiones generales de cuotas, que se efectúan cada cinco años, para garantizar que dichas cuotas reflejen adecuadamente las posiciones relativas de los países en la economía mundial. Se espera que estos reajustes se traduzcan en aumentos de las cuotas de las economías dinámicas y, por ende, de la participación de los mercados emergentes y los países en desarrollo en su conjunto. El Comité asimismo espera con interés labor adicional por parte del Directorio Ejecutivo con respecto a los elementos de la nueva fórmula de cálculo de las cuotas que pueden mejorarse antes de que esta vuelva a utilizarse.

Las autoridades deben seguir respondiendo al reto de afrontar la crisis financiera y apuntalar la actividad, cerciorándose al mismo tiempo de que la inflación siga bajo control.

El Comité avala el acuerdo logrado por el Directorio Ejecutivo con respecto a un nuevo modelo de ingresos y una nueva dotación presupuestaria a mediano plazo, que contribuirá a colocar al FMI en una base financiera sostenible. El nuevo marco presupuestario, que dispone una reducción del gasto neto de 13½% en términos reales a lo largo de los próximos tres años, y el nuevo modelo de ingresos contemplan el fortalecimiento y la integración del proceso presupuestario para garantizar una disciplina presupuestaria duradera y una asignación de recursos acorde con las nuevas prioridades estratégicas de la institución. El Comité recomienda decididamente que los Gobernadores den todo su apoyo al nuevo modelo de ingresos y que, a tal fin, aprueben la enmienda propuesta del Convenio Constitutivo del FMI a más tardar el 5 de mayo de 2008. Exhorta a todos los países miembros a avanzar hacia una pronta aprobación de las medidas legislativas necesarias para dar vigencia al nuevo modelo, incluido el establecimiento de una dotación de fondos con el producto de la venta de una cantidad estrictamente limitada de oro, con el acuerdo de los bancos centrales. Al recurrir a fuentes de ingreso más amplias y sostenibles, el nuevo modelo reconoce debidamente que muchas de las actividades del FMI generan un bien público. El Comité avala las salvaguardias adoptadas para garantizar que el reembolso al FMI de los gastos administrativos de la Cuenta Fiduciaria SCLP-SSE no vaya en menoscabo de la capacidad de la Cuenta Fiduciaria para otorgar préstamos en condiciones concesionarias. El Comité espera con interés la introducción de la contabilidad integral de los costos de las actividades del FMI. Alienta a avanzar en la labor del Directorio Ejecutivo con respecto a la formulación de políticas de inversión en el marco de las facultades ampliadas de inversión del FMI, con una estrategia pasiva de inversión basada en un seguimiento estrecho de los índices de referencia más comúnmente utilizados; la aplicación práctica del nuevo marco para la fijación de la tasa de cargos básica, el examen sobre la función y la suficiencia de los saldos precautorios; la necesidad de una política de dividendos, y la conclusión del examen de los cargos y vencimientos de los servicios financieros del FMI antes de las Reuniones Anuales de 2008.

El Comité coincide en que el replanteamiento y la reorientación de las actividades del FMI en todos los ámbitos de competencia de la institución debe basarse en el principio de las ventajas comparativas.

Conforme a la Decisión de 2007 sobre Supervisión, la supervisión bilateral seguirá siendo un aspecto básico de la labor del FMI y un componente esencial de la supervisión multilateral y regional. El Comité apoya los esfuerzos que están llevándose a cabo para perfeccionar el análisis sobre el sector financiero, los vínculos macrofinancieros, los tipos de cambio y los efectos de desbordamientos; profundizar la labor encaminada a detectar y abordar los riesgos que amenazan la estabilidad financiera en colaboración más estrecha con otras instituciones; ampliar la evaluación de la vulnerabilidad que lleva a cabo el FMI a fin de incluir a las economías avanzadas; e integrar mejor en la supervisión bilateral las perspectivas mundiales y de los distintos países. Espera con interés la formulación de medidas para que la supervisión arroje resultados más focalizados y puntuales, y al mismo tiempo garantice la calidad de la supervisión bilateral. El Directorio Ejecutivo aclarará aspectos operativos clave de la aplicación de la Decisión de 2007 sobre Supervisión, y en el próximo examen trienal de la supervisión se abordarán cuestiones estratégicas relacionadas con el replanteamiento de la supervisión. El Comité alienta al Directorio Ejecutivo a considerar una primera declaración de los objetivos y prioridades de la supervisión antes de las próximas Reuniones Anuales.

La interacción más estrecha entre el FMI y las economías de mercados emergentes se centrará en los desafíos que plantean para cada uno de ellos la integración financiera mundial, los vínculos transfronterizos y la inestabilidad de los flujos de capital. El Comité reconoce que los países de mercados emergentes y en desarrollo no son inmunes a la ampliación de los problemas en los mercados financieros, y alienta al Directorio Ejecutivo a considerar un aumento del nivel del acceso ordinario a los recursos del FMI, a fin de continuar la labor relacionada con la creación de una línea financiera adecuada para la prevención de crisis. Toma nota de la decisión del Director Gerente de presentar estas cuestiones lo antes posible al Directorio Ejecutivo para su consideración. El Comité espera con interés examinar, en su próxima reunión, los avances realizados en este ámbito.

El Comité respalda el mantenimiento de una estrecha relación entre el FMI y los países de bajo ingreso. Para lograr este objetivo, la labor del FMI deberá centrarse en examinar cuestiones relacionadas con la estabilidad macroeconómica y financiera, y en ayudar a los países de bajo ingreso a afrontar los desafíos que plantean la sostenibilidad de la deuda, las entradas de capital y las fluctuaciones de los precios de los productos básicos. También continuará la labor orientada a mejorar la participación del FMI en los países confrontados con shocks que afectan a sus balanzas de pagos, a través, entre otras formas, del Servicio para Shocks Exógenos y otros servicios existentes, que están en situaciones difíciles y que se encuentran en una etapa de posconflicto. Una cooperación más estrecha y eficiente y una definición clara de las responsabilidades entre el FMI y el Banco Mundial, así como una racionalización de las operaciones y procedimientos, propiciarán mejoras en materia de eficiencia. El Comité insta al FMI a establecer un mecanismo estructurado para ponerse en contacto con los donantes respecto de las solicitudes de financiamiento y alienta a los países miembros a proporcionar contribuciones financieras adicionales para garantizar que el FMI pueda continuar subvencionando la asistencia de emergencia y el fortalecimiento de las capacidades de los países de bajo ingreso.

El Comité coincide en que la asistencia técnica y la capacitación que brinda el FMI deben seguir desempeñando una función esencial en el fortalecimiento de las capacidades de los países miembros en los ámbitos básicos de competencia de la institución. Espera que se tomen medidas para incrementar la eficacia de la asistencia técnica en un contexto de limitación de los recursos, basado en una definición más específica de las prioridades y centrado en mayor medida en los resultados, a través, por ejemplo, de la consideración de un sistema de cargos graduados. El Comité también respalda las iniciativas orientadas a obtener financiamiento externo para la provisión de asistencia técnica y capacitación por parte del FMI.

Otras cuestiones

El Comité recomienda a los países miembros que acepten la enmienda del Convenio Constitutivo que permitiría una asignación especial de DEG de carácter excepcional.

La próxima reunión del CMFI se celebrará en la ciudad de Washington, el 11 de octubre de 2008.

Other Resources Citing This Publication