Article

El mayor productor de algodón: Burkina Faso: Capear la crisis algodonera

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En los últimos 10 años la producción algodonera de Burkina Faso—el mayor productor de algodón de África subsahariana—subió un 19% anual, lo cual alentó el crecimiento del PIB. Pero la baja de los precios mundiales y la apreciación del euro (al que está vinculado el franco CFA, la moneda de la región) respecto del dólar perjudicaron al sector algodonero. Asimismo, las empresas desmotadoras, que venden a precios mundiales, sufrieron considerables pérdidas financieras por la rigidez de precios que impidió trasladar a tiempo la baja de los precios mundiales del algodón a los productores (gráfico).

Las iniciativas emprendidas no bastan para realzar la competitividad del sector, cuya viabilidad—al igual que en otros países de África occidental—sufre las distorsiones del comercio algodonero mundial generadas por las subvenciones al productor y el impulso de la producción a bajo costo en otros países en desarrollo. No obstante, tal vez incida más la baja eficiencia de las empresas desmotadoras, la escasa rentabilidad y, en general, el lento crecimiento de la productividad. Las dificultades financieras del sector algodonero de Burkina Faso están afectando a toda la economía.

La contribución económica del algodón

El algodón es un pilar fundamental de la economía de Burkina Faso. Representa apenas del 5% al 8% del PIB, pero constituye entre el 50% y el 60% de los ingresos de exportación y es la principal fuente de divisas. En los últimos 10 años el país triplicó su participación en las exportaciones mundiales de algodón, algo sin precedentes para un producto agrícola africano, todo ello a pesar del desplome de los precios mundiales.

La venta de semillas de algodón constituye la principal o única fuente de ingresos de los granjeros y es crítica para luchar contra la pobreza. El algodón brinda 700.000 empleos a alrededor del 17% de la población. En las zonas de cultivo la pobreza se redujo en un 25%.

Medidas correctivas

El gobierno ha tomado medidas para abordar la crisis. En 2007 recapitalizó la mayor empresa desmotadora a un costo que supera el 1% del PIB, aumentando su participación del 35% a más del 60%, si bien ahora está reduciendo su papel en este sector.

Pérdidas en el sector del algodón

Los precios internos al productor en los últimos años han sido más altos que los del mercado mundial, lo que ha causado dificultades a las empresas desmotadoras de algodón.

Citation: 37, 3; 10.5089/9781451943474.023.A006

Fuente: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (octubre de 2007).

Como parte de la tarea crucial de impulsar la productividad y hacer más competitivo el algodón se requerirán reformas institucionales y políticas para divulgar técnicas avanzadas y promover el uso de semillas de mayor rendimiento. Para garantizar la viabilidad del sector se adoptó un mecanismo de mercado, ya aplicado a la cosecha 2007/08, que fija los precios internos al productor en consonancia con los precios mundiales del mercado, con lo cual el productor comparte el riesgo.

El futuro del sector

El nuevo mecanismo de precios redujo el precio mínimo al productor de FCFA 165/Kg en 2006/07 a FCFA 145/Kg en 2007/08. Si en los próximos meses se mantienen los actuales precios mundiales, en este ejercicio las empresas desmotadoras no se perjudicarían y los granjeros podrían obtener un pequeño beneficio. El clima adverso reduciría la producción de algodón de 2007/08 en más del 25% respecto a 2006/07, pero se recuperaría en 2008/09.

Las pruebas de cultivo de semillas de alto rendimiento demuestran en promedio un incremento de la productividad del 19%–30% y de unos US$70 por hectárea. Ahora el reto es llevar estas semillas a los productores. Aumentar el rendimiento también exigirá determinar quién pagará, y cómo, el costo de los servicios de investigación y extensión agrícola, el conocimiento de las prácticas óptimas de cultivo, y la capacidad de diseñar e imponer incentivos que induzcan a los granjeros a aplicar las recomendaciones técnicas.

A fin de limitar los riesgos financieros, deberán emplearse estrategias de mercado. Pese a ciertos problemas prácticos, estas estrategias son viables no solo en Burkina Faso sino en toda África occidental, región donde actualmente el uso de instrumentos de cobertura de riesgos es limitado, pero donde se puede recurrir a ventas a futuro y a la cobertura del riesgo cambiario. El crecimiento de las exportaciones de algodón de otros países además de Estados Unidos posibilitaría el desarrollo de contratos de futuros de algodón.

El papel del gobierno en el sector algodonero deberá reducirse con el tiempo y, a mediano plazo, podría considerarse reequilibrar el peso relativo de las distintas empresas algodoneras.

Charles Amo Yartey

FMI, Departamento de África

Other Resources Citing This Publication