Article

OEI: La OEI evalúa las condiciones de los préstamos del FMI

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En un estudio sobre la condicionalidad estructural de los programas respaldados por el FMI, la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) concluyó que las condiciones que acompañan a los préstamos están mejor focalizadas, pero aún son demasiado numerosas y algunas quizá no hayan estado vinculadas a los principales objetivos de los programas.

Dominique Strauss-Kahn, Director Gerente del FMI, señaló al respecto: “Aunque en los últimos años hemos racionalizado más la condicionalidad y la hemos centrado mejor en los ámbitos en que somos expertos, deberemos ser más restrictivos al seleccionar las condiciones, limitándolas a las medidas críticas para lograr los objetivos de los programas que respaldamos”.

Tom Bernes, a cargo de la OEI, precisó: “La condicionalidad está más alineada con los principales ámbitos de responsabilidad y experiencia del FMI. El informe también demuestra que hay un cumplimiento más estricto con la condicionalidad en el núcleo de especialización del FMI. Pero aproximadamente un tercio de las condiciones todavía son ajenas a ese núcleo y el índice global de cumplimiento—alrededor del 50%—sigue siendo débil. Este análisis recalca que el objetivo de una condicionalidad restringida en ámbitos críticos sigue siendo difícil de alcanzar y exige más empeño”.

Criticado durante la crisis asiática de fines de la última década por imponer demasiadas condiciones a los préstamos, el FMI procura desde entonces asegurar que dichas condiciones estén vinculadas a las metas fundamentales de los programas nacionales de recuperación. Esta iniciativa llevó en 2002 a una revisión exhaustiva de las directrices sobre condicionalidad.

Principales conclusiones de la OEI

El informe de la OEI, que abarca los programas respaldados por el FMI entre 1995 y 2004, presenta las siguientes conclusiones:

  • A partir de la puesta en marcha de la iniciativa de racionalización, la composición de la condicionalidad estructural cambió considerablemente hacia el núcleo básico de las atribuciones y competencia del FMI.

  • El cumplimiento y la eficacia fueron más altos en el núcleo básico de las atribuciones y competencia del FMI, como la gestión del gasto público y la administración tributaria, y más bajos en ámbitos como la privatización y la reforma del sector público.

  • El número de condiciones estructurales en los programas respaldados por el FMI se mantuvo estable en alrededor de 17 por año de programa, contrariamente a las expectativas generadas cuando se puso en marcha la iniciativa de racionalización. Ello obedeció en parte a que donantes y terceros solicitaron enérgicamente que se incluyeran esas condiciones como un instrumento de seguimiento para sus propios programas e iniciativas.

  • Muchas condiciones tenían una profundidad estructural—es decir, el grado de cambio estructural que produciría su implementación—limitada. Por ejemplo, una serie de condiciones requerían la preparación de planes o proyectos de ley.

  • Solo alrededor de la mitad de las condiciones estructurales se cumplió oportunamente, y se observó una vinculación débil entre el cumplimiento y las reformas adicionales subsiguientes.

Respuesta del FMI

En su respuesta al informe, el personal técnico del FMI señaló las limitaciones de contar el número de condiciones como parámetro para juzgar el éxito de la reforma. También precisó que, más que evaluar qué reformas tuvieron lugar con posterioridad, lo que corresponde es determinar si se cumplieron los objetivos del programa, y acotó que el informe no presenta datos concretos para justificar la conclusión de que algunas condiciones quizá no hayan sido suficientemente críticas. Por último, el personal reafirmó que el FMI debería tener la opción de adoptar condiciones fuera de sus ámbitos de especialización (suponiendo que existiese asesoramiento externo adecuado) si dichas condiciones resultan cruciales para las metas del programa y no pertenecen a un programa respaldado por otra institución (como el Banco Mundial).

Al final de la reunión sobre el informe de la OEI realizada el 12 de diciembre de 2007, el Directorio Ejecutivo del FMI expresó su acuerdo general con las conclusiones e indicó que la evaluación da ímpetu a la iniciativa en curso de focalizar mejor e imprimir más relevancia a la labor de la institución. En base al informe y al debate, el Directorio avaló las siguientes recomendaciones:

  • El objetivo debería ser la restricción de la condicionalidad en los programas respaldados por el FMI. Para ello, el personal técnico debería sostener intercambios francos con las autoridades de los países a fin de decidir cuáles son las reformas estructurales críticas que están vinculadas a las metas de los programas y tienen probabilidades de ejercer efectos sustanciales y sustentables. Varios directores recomendaron cautela a la hora de fijar condiciones en ámbitos que no sean críticos a solicitud de los donantes.

  • Los documentos del FMI deberían demostrar que las condiciones propuestas son decisivas (sobre todo si se encuentran fuera de su núcleo de especialización) y están relacionadas con los objetivos del programa.

  • El FMI debería seguir incluyendo condiciones en todas las medidas cruciales para los programas, y al mismo tiempo aprovechar la experiencia de otras instituciones en los ámbitos que no sean clave. Un plan de acción acordado hace poco con el Banco Mundial ayudará a coordinar el alcance de las condiciones impuestas por ambas instituciones.

  • El FMI debería afianzar el marco de monitoreo y evaluación para vincular las condiciones a las metas del programa y lograr una rendición de cuentas más estricta.

Other Resources Citing This Publication