Article

Evaluación anual: Corea se adapta a un panorama en evolución

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La solidez de la economía coreana es prueba de su capacidad de adaptación a un entorno mundial cambiante, gracias a políticas previsoras y prudentes. Las perspectivas a corto plazo en general son favorables, y además los riesgos están más bien a la baja.

Desde la crisis asiática de 1998, la economía coreana se expandió casi 6% por año, impulsada por una exportación vigorosa. El crecimiento alcanzó un 5% en 2006 y las previsiones para 2007 contemplaban una disminución a 4¾% (véase el cuadro).

Tras mantenerse por debajo de la banda fijada como meta por el banco central (2½%–3½%) durante gran parte del año pasado, la inflación superó hace poco el nivel medio de la banda, empujada por el precio del petróleo y de los alimentos, además de factores técnicos (véase el gráfico 1). Entre tanto, el desempleo disminuyó a 3,1%, la cifra más baja de los cuatro últimos años.

Gráfico 1Se reaviva la presión

Tras mantenerse por debajo de la banda fijada como meta por el banco central durante gran parte del último año, la inflación hace poco superó el nivel medio de esa banda.

(Inflación de los precios al consumidor; variación porcentual anual)

Citation: 37, 1; 10.5089/9781451943382.023.A006

Fuente: CEIC Data Company, Ltd.

El costo de la importación de petróleo

Se prevé que la cuenta corriente externa se mantendrá más o menos equilibrada, y que la pujanza de las exportaciones estará contrarrestada por el encarecimiento del petróleo importado y por un aumento del déficit del sector de los servicios. El sector financiero goza de buena salud y el won parece estar correctamente valorado.

Aunque la turbulencia financiera mundial aparentemente no ha afectado demasiado al sector financiero coreano, un enfriamiento imprevistamente agudo de la economía estadounidense podría tener efectos sustanciales. Además, la reactivación del consumo es vulnerable a una contracción de los mercados de activos y a nuevas alzas de la factura petrolera. A largo plazo, el rápido envejecimiento de la población podría amenazar la posición fiscal y externa, en tanto que la erosión de la base manufacturera poco calificada y la baja productividad del sector de los servicios podrían perjudicar la competitividad externa y las perspectivas de crecimiento.

Neutralidad macroeconómica

Después de sendas alzas de las tasas en julio y agosto de 2007 en respuesta al aumento de los agregados monetarios y los precios de los activos, la política monetaria se mantiene sin cambios y los riesgos en términos del crecimiento y de la inflación parecen estar equilibrados. La política monetaria parece bien orientada; si los riesgos a la baja se hacen realidad podría haber margen para distenderla, siempre que la presión inflacionaria se mantenga calmada.

La exportación impulsa el crecimiento

En 2006 el crecimiento económico de Corea alcanzó su punto más alto en cuatro años, respaldado por un sector de exportaciones fuerte.

(Variación porcentual anual)

200620072008
PIB real5,04,85,0
Consumo total4,54,13,7
Inversión3,25,53,7
Construcción–0,41,71,4
Exportaciones netas (contribución)1,60,71,3
Fuentes: CEIC Data Company Ltd. y proyecciones del personal técnico del FMI.
Fuentes: CEIC Data Company Ltd. y proyecciones del personal técnico del FMI.

La política fiscal tiene una orientación más bien neutral, lo cual es adecuado, según la evaluación del FMI. Y en vista de los retos fiscales a mediano plazo, no hay mucho margen para hacerla más expansiva.

Riesgos financieros manejables

Corea ha hecho mucho para afianzar el sector financiero en los últimos años y ha logrado mejorar la calidad de los activos, la rentabilidad y el nivel de capitalización. También se han modernizado las prácticas de evaluación de los riesgos y la información crediticia.

La vulnerabilidad financiera es leve y el sector da la impresión de poder sobrellevar bien los shocks, pero hay que vigilar los focos internos de riesgo. La caída de los precios de la vivienda podría reducir el consumo, sobre todo porque una proporción considerable—aunque decreciente—de los hogares mantiene hipotecas a corto plazo cuyo principal se reembolsa en un pago único al vencimiento del préstamo.

Pese al control más eficiente del riesgo bancario, el rápido crecimiento del crédito a la pequeña y mediana empresa podría causar un incremento de los impagos, especialmente si la economía trastabilla. Las instituciones financieras coreanas tienen poca exposición directa al mercado estadounidense de las hipotecas de alto riesgo.

Competitividad externa

Aunque con el tiempo pueden salir a la luz otras exposiciones, es poco probable que tengan un fuerte impacto en los balances financieros. Pero una volatilidad financiera mundial prolongada podría hacer tambalear la confianza y los precios de la renta variable, desencadenar salidas de capital o endurecer las condiciones crediticias.

El tipo de cambio, determinado por el mercado, ha sido beneficioso. Desde 2003 el won se apreció respecto de todas las principales monedas (sobre todo del yen), pero la competitividad externa sigue siendo sólida. Con todo, la apreciación real del 60% respecto del yen perjudicó al sector automotor y electrónico, entre otros. Ahora la moneda parece estar correctamente valuada(véase el gráfico 2).

Gráfico 2Apreciación sostenida

El fortalecimiento del won está minando la competitividad de Corea en algunos sectores, pero en líneas generales está de acuerdo con los fundamentos de la economía.

(Tipo de cambio real bilateral, enero de 2000 = 100)

Citation: 37, 1; 10.5089/9781451943382.023.A006

Fuentes: FMI y CEIC Data Company, Ltd.

Retos a largo plazo

Las perspectivas a mediano plazo resultan alentadoras, pero los retos a largo plazo son considerables. Al igual que muchos países industriales, en las próximas décadas Corea deberá hacer frente al envejecimiento de la población.

Ante el aumento de la presión fiscal—agravada por una tasa de fecundidad muy baja y una creciente esperanza de vida—, Corea deberá emprender reformas en varios ámbitos: engrosar la recaudación ampliando la base tributaria y mejorando la administración impositiva, extender la reforma jubilatoria y reorientar el gasto público hacia terrenos prioritarios. En su evaluación, el FMI felicitó a Corea por realizar esfuerzos en ese sentido y mantener informado al público sobre las presiones fiscales a largo plazo.

Es probable que el sector manufacturero coreano afronte una competencia más intensa por parte de países donde los salarios son más bajos; entre tanto, la productividad del sector de los servicios sigue siendo débil. El FMI recomienda que, para poder seguir compitiendo en los mercados mundiales y sustentando un crecimiento elevado a largo plazo, Corea se asegure de que su actividad manufacturera ascienda siempre a lo largo de la cadena de valor, y continúe abriendo y liberalizando el sector de los servicios para estimular la productividad.

Asimismo, el FMI recomienda que el país flexibilice más el mercado laboral y el clima de inversión, sobre todo para la inversión extranjera directa. Sin esas reformas, el crecimiento potencial podría disminuir de manera sostenida en las décadas venideras.

Other Resources Citing This Publication