Article

Asistencia técnica

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
December 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI mejorará la eficacia de la asistencia con los donantes

La función del FMI de brindar asesora-miento técnico y conocimientos especializados a los países miembros resulta esencial en una economía globalizada. El FMI procura intensificar su colaboración con los donantes en su programa de asistencia técnica. El objetivo es mejorar la eficacia de la asistencia técnica y la capacitación potenciando las estrategias de los donantes en materia de asistencia para el desarrollo.

La asistencia técnica—que en una proporción superior al 80% va dirigida a países de ingreso bajo y mediano bajo—es un beneficio primordial de la condición de miembro del FMI y tiene por objeto desarrollar las instituciones y capacidades que los países necesitan para diseñar e implementar políticas macroeconómicas que fomenten el crecimiento. Para garantizar una fuerte identificación de los países con los programas, la asistencia técnica del FMI se diseña y se presta en el contexto de las estrategias y prioridades de cada país beneficiario en lo tocante a reformas económicas.

Acuerdos de colaboración con los donantes externos

Aunque la mayor parte de la asistencia técnica del FMI se financia con recursos propios, los fondos proporcionados por donantes bilaterales y multilaterales cumplen una función cada vez más importante en tanto permiten que el organismo satisfaga las necesidades de los países en ese ámbito.

“La participación de los donantes en nuestro programa de asistencia técnica emana directamente de nuestro mandato de promover la cooperación económica internacional”, afirma Murilo Portugal, Subdirector Gerente del FMI. “Creemos que los acuerdos de colaboración sólidos entre los países beneficiarios y los donantes permiten que la asistencia técnica del FMI se desarrolle sobre la base de un diálogo más inclusivo y dentro de un marco coherente de desarrollo. Es por ello que los beneficios de la contribución de los donantes van más allá del mero aspecto financiero”.

Desde principios de los años noventa, la cooperación entre el FMI y los donantes en proyectos de asistencia técnica se ha incrementado de manera constante. El respaldo externo—en forma de donaciones proporcionadas al FMI—financia hoy alrededor de una quinta parte del total de la asistencia técnica que presta la institución. De los más de 25 donantes que respaldan esa labor, el Gobierno de Japón sigue siendo el mayor contribuyente.

Desde 1990, el respaldo total de Japón al programa de asistencia técnica del FMI ha superado los US$230 millones e incluye proyectos en más de 120 países dentro de todos los ámbitos de competencia del FMI. Además de Japón, el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido y la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos de Suiza son otros dos contribuyentes fundamentales del programa, cada uno de los cuales ha financiado más de US$20 millones de asistencia técnica en el último decenio.

En coincidencia con el desarrollo del programa de asistencia técnica del FMI, los acuerdos con los donantes se han ampliado en forma similar y comprenden donaciones de Alemania, Australia, Austria, Brasil, Canadá, China, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, India, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelandia, los Países Bajos, Portugal, la República de Corea, Rusia, Singapur, Suecia, el Banco Africano de Desarrollo, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, la Comisión Europea y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Mecanismo tripartito único

En el marco de su colaboración con los donantes para financiar la asistencia técnica, el FMI promueve un mecanismo tripartito de características únicas. Alfred Kammer, Director de la Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI, afirma: “Vemos en el programa de asistencia técnica del FMI grandes oportunidades para que los donantes, los países beneficiarios y el FMI trabajen mancomunadamente:

Primero, la asistencia técnica del FMI está integrada con sus actividades de supervisión y de préstamo, y las sinergias resultantes permiten diseñar y prestar nuestra asistencia técnica como parte del diálogo habitual y permanente que la institución mantiene con los países. Los países beneficiarios valoran el hecho de que, cuando el FMI formula ciertas recomendaciones en los programas de supervisión o de préstamo, puede respaldar la implementación de las mismas con asistencia técnica. A su vez, es importante para los donantes saber que, cuando financian un proyecto de asistencia técnica, esta se prestará en estrecha consulta con el país que la recibe.

Segundo, la asistencia técnica del FMI se concentra en ámbitos de importancia macroeconómica crítica en los que el FMI posee la mayor ventaja comparativa. Además, por congregar el FMI a casi todos los países del mundo, su asistencia se nutre de la experiencia y el conocimiento obtenidos en una diversidad de regiones y países con diferentes niveles de desarrollo.

Tercero, al trabajar en estrecha colaboración entre sí, tanto el FMI como los donantes pueden coordinar mejor la asistencia que respectivamente brindan a los países. Se evita así una duplicación inútil de esfuerzos y se avanza hacia el objetivo de mayor cooperación entre los socios para el desarrollo en el marco de la Declaración de París sobre armonización de la ayuda”.

Los centros regionales de asistencia técnica son un claro ejemplo de la intensa colaboración entre el FMI, sus donantes y los países beneficiarios. Los seis centros regionales reciben la mayor parte de su financiamiento de países donantes, organismos internacionales y bancos regionales de desarrollo.

La experiencia lograda con estos centros es muy alentadora, y su estructura de gobierno ha merecido especiales elogios. La dirección estratégica del programa de trabajo de cada centro está a cargo de un comité directivo integrado por donantes, representantes de los países beneficiarios y el FMI. Este mecanismo ha servido para garantizar una fuerte identificación de todas las partes interesadas con las actividades del centro respectivo.

Fortalecimiento de la colaboración

Con miras al futuro, establecer relaciones más estrechas con los donantes, los países beneficiarios y otros socios para el desarrollo es un objetivo clave del FMI. “Contamos con donantes que respaldan fervientemente nuestra labor de asistencia técnica, y es preciso reforzar esa relación”, dice Kammer, y añade: “Para ello, el FMI procurará mejorar la eficacia de la prestación de asistencia técnica, incrementando la transparencia y mostrando resultados concretos”.

El FMI también espera reforzar la participación de los donantes mediante la adopción de una estrategia a mediano plazo para planificar su asistencia técnica. De ese modo, la institución podría combinar mejor las necesidades de asistencia técnica de los países con las estrategias de financiamiento de los donantes y así lograr una situación en la que “todos ganan”.

Seng Chee Ho

FMI, Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica

El FMI respalda la reforma estadística de los Emiratos Árabes Unidos

En el marco de sus esfuerzos por mejorar su sistema estadístico, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) están elaborando un índice mensual de precios al consumidor con el apoyo de la asistencia técnica del FMI.

En 2005, al aumentar cada vez más los ingresos petroleros y experimentar deficiencias en el sistema federal de estadística que afectaban negativamente el análisis y la formulación de políticas, los EAU se pusieron en contacto con el FMI para llegar a un acuerdo de colaboración en el desarrollo de indicadores estadísticos clave, en particular el índice de precios al consumidor (IPC).

Desde entonces, con la ayuda del FMI, se ha avanzado en la elaboración de este indicador económico que, según las previsiones, se implementará en mayo de 2009. Las autoridades del país también están interesadas en recibir asistencia para aplicar una estrategia más amplia orientada a mejorar la coordinación entre las principales entidades estadísticas de los siete emiratos.

Necesidad de datos adecuados

La elaboración de datos económicos adecuados es uno de los requisitos esenciales para una gestión macroeconómica eficaz. Dada la complejidad de las economías modernas y los rezagos inherentes a los instrumentos de política macroeconómica, los países deben tener la capacidad para identificar cualquier tendencia negativa en su economía y aplicar las medidas correctivas apropiadas.

El IPC, cuya variación porcentual es un indicador de la inflación, constituye uno de los indicadores estadísticos nacionales seguidos con más atención. En los EAU el Ministerio de Economía compila un IPC anual que abarca todo el país, pero tiene algunas deficiencias metodológicas y se divulga con un rezago de tres meses, lo que no satisface las necesidades de los usuarios.

El diálogo continuo entre las autoridades de los EAU y el personal técnico del FMI, que dio lugar a un entendimiento firme de las necesidades y limitaciones estadísticas del país, sentó las bases para el rápido desarrollo del IPC mensual a partir de principios de 2007. Un equipo del FMI visitó Abu Dhabi, proporcionó asesoramiento técnico y llegó a un acuerdo con las autoridades sobre un plan de trabajo para la elaboración del índice.

En una primera etapa se publicará un índice de precios provisional, antes de divulgar un IPC más sólido, para satisfacer la necesidad de datos más puntuales. La publicación del IPC mensual, compilado de acuerdo con las normas internacionales, está prevista para mayo de 2009.

Claudia Dziobek y Florina Tanase

FMI, Departamento de Estadística

Other Resources Citing This Publication