Article

Corrientes de capital: Cómo afrontar las oleadas de capitales

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
November 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El fuerte aumento de las entradas netas de capitales privados en las economías de mercados emergentes durante los últimos años produce efectos ambiguos. Por un lado, estos flujos ayudan a cristalizar los beneficios de una integración financiera más intensa, pero por el otro pueden conducir al recalentamiento de la economía, mermar la capacidad de competencia y acentuar la vulnerabilidad ante las crisis.

Existen varios estudios sobre la reacción de un número limitado de países frente a las afluencias de capitales de los años noventa, pero pocos están dedicados a los episodios recientes y aún son menos los que intentan comparar sistemáticamente las nuevas políticas que adoptaron diferentes gobiernos para hacerles frente.

Ese es el vacío que busca llenar un capítulo de la edición de octubre de 2007 de Perspectivas de la economía mundial titulado “Gestión de las grandes entradas de capital”.

Episodios de grandes afluencias de capital

En las dos últimas décadas se registraron dos grandes olas de capitales privados hacia los países de mercados emergentes (gráfico). La primera comenzó más o menos al principio de los años noventa y cesó abruptamente con la crisis asiática de 1997–98. La segunda se inició en 2002 y se aceleró sensiblemente en los últimos tiempos; durante el primer semestre de este año los flujos ya superaron por lejos el total de 2006. El tema que interesa a este estudio es la reacción de las autoridades.

Dinero a raudales

Los flujos de capitales hacia los mercados emergentes van en aumento desde 2002, tras haber disminuido a causa de la crisis asiática.

Citation: 36, 13; 10.5089/9781451973631.023.A006

Fuentes: FMI, Balance of Payments Statistics, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Los valores de 2007 son proyecciones del personal técnico del FMI.

Puntos clave

El planteamiento: Bien aprovechadas, las afluencias de capital privado pueden generar beneficios a largo plazo, pero también pueden crear riesgos considerables para la estabilidad macroeconómica. ¿Qué medidas se adoptaron en el pasado para contrarrestar la inestabilidad y qué resultado dieron?

Lo aprendido: Aunque la reacción acertada depende de las circunstancias que esté atravesando el país, un análisis multinacional integral puede aclarar qué funcionó y qué no.

Lo que no se puede olvidar: Con una trayectoria de gasto público constante —en lugar de permitir un gasto excesivo durante la llegada de capitales voluminosos— es más fácil mitigar los efectos perniciosos de esas afluencias.

Las lecciones clave

El paradigma macroeconómico de la “trinidad imposible” en una economía abierta —la imposibilidad de cumplir una meta cambiaria, llevar una política monetaria independiente y permitir una plena movilidad del capital, todo al mismo tiempo— hace pensar que, a menos que imponga controles de capital directos, un país que recibe grandes capitales debe elegir entre la apreciación nominal y la inflación. Pero en la práctica, dado que la movilidad de los capitales no es perfecta (aun sin controles directos), las autoridades quizá tengan más margen para recurrir a opciones intermedias.

De hecho, la entrada de capitales voluminosos ha generado una variedad de medidas mediante las cuales las autoridades buscan impedir el recalentamiento de la economía y la apreciación real de la moneda, y reducir la vulnerabilidad de la economía. El análisis del FMI se centró en cuatro dimensiones: la política cambiaria, la política de esterilización, la política fiscal y los controles de capital.

Se extrajeron cuatro lecciones fundamentales:

  • Los países con déficits en cuenta corriente relativamente elevados son más vulnerables a un fuerte vuelco de las entradas de capital, ya que se ven particularmente afectados por el aumento de la demanda agregada y la apreciación real de la moneda.

  • Una trayectoria constante de gasto público (en contraposición a un aumento) durante los episodios de afluencia de capitales puede contribuir a amortiguar la apreciación del tipo de cambio real y a promover el crecimiento del PIB una vez concluido el episodio.

  • La política de resistencia a la apreciación del tipo de cambio nominal generalmente no logra impedir la apreciación real y a menudo va seguida de un vuelco más fuerte de las afluencias de capital, sobre todo cuando el episodio es prolongado.

  • Los controles de capital pueden ayudar en algunos casos, pero las restricciones a las entradas de capital no han amortiguado en general la apreciación real ni propiciado un aterrizaje suave.

En suma

Desde el punto de vista de la estabilización, las grandes entradas de capital son especialmente problemáticas para los países con una cuenta corriente sustancialmente desequilibrada. Acaso la herramienta más eficaz a disposición de las autoridades para evitar el recalentamiento y la inestabilidad del producto sea la moderación fiscal, sobre todo si el régimen cambiario es relativamente inflexible.

El estudio también sugiere que, aun si el banco central interviene para oponer resistencia a la apreciación del tipo de cambio nominal cuando comienzan a llegar los capitales, esa postura debe distenderse poco a poco en caso de persistir las afluencias, ya que dicha política tiene cada vez menos probabilidades de impedir una apreciación real y un desenlace penoso.

Roberto Cardarelli, Selim Elekdag y

M. Ayhan Kose

FMI, Departamento de Estudios

Other Resources Citing This Publication