Article

El FMI prevé un menor crecimiento mundial

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
November 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El crecimiento de la economía mundial se enfriará el año próximo y la turbulencia financiera reciente nacida en el mercado estadounidense de las hipotecas de alto riesgo enturbia el panorama. Tal es la apreciación de la última edición del informe Perspectivas de la economía mundial, que el FMI dio a conocer el 17 de octubre.

Según el informe, antes de que estallara la turbulencia en agosto la economía mundial se estaba expandiendo vigorosamente y el crecimiento había superado el 5% en el primer semestre de este año. La economía china cobró nuevo impulso y creció 11½%. India la imitó, con más de 9%, y Rusia rozó un 8%. De hecho, estos tres países originaron la mitad del crecimiento mundial durante el último año. También se registraron expansiones sólidas en otras economías de mercados emergentes y en desarrollo, entre ellas países africanos de bajo ingreso.

Ese rápido crecimiento sirvió de contrapeso a la situación de Estados Unidos, que durante el primer semestre de 2007 creció un moderado 2¼%, muy lastrado por el sector de la vivienda. Entre las economías avanzadas, Japón y la zona del euro sufrieron una ralentización durante el segundo trimestre de 2007, después de dos trimestres vigorosos.

Panorama opacado por las hipotecas

Aunque se está desacelerando, se prevé que el crecimiento mundial conservará la solidez, apuntalado por los principales mercados emergentes.

(PIB real, variación porcentual anual)

Proyectado
2005200620072008
Producto mundial4,85,45,24,8
Estados Unidos3,12,91,91,9
Zona del euro1,52,82,52,1
Alemania0,82,92,42,0
Japón1,92,22,01,7
África5,65,65,76,5
China10,411,111,510,0
India9,09,78,98,4
Fuente: FMI, Perspectivas de la economía mundial, octubre de 2007.Nota: Se presume que los tipos de cambio efectivos reales se mantienen constantes a los niveles vigentes entre el 22 de agosto y el 19 de septiembre de 2007.

Pese a la convulsión, perspectivas sólidas

El FMI prevé que este crecimiento saludable perdurará en 2008 (cuadro), y que las economías de mercados emergentes continuarán siendo el principal motor de la economía mundial (gráfico de la página siguiente). Según los últimos pronósticos, el crecimiento mundial disminuirá de 5,2% en 2007 a 4,8% en 2008, tras el 5,4% de 2006. La mayor revisión a la baja corresponde a Estados Unidos y a los países que probablemente sientan más el desbordamiento financiero y comercial de Estados Unidos.

La proyección de crecimiento estadounidense es de 1,9% en 2008, la misma tasa que en 2007 y casi un punto porcentual menos que en las proyecciones anteriores del FMI. En 2006, el crecimiento de Estados Unidos fue de 2,9%. Las dificultades que atraviesa el mercado hipotecario prolongarían la caída de la inversión residencial, en tanto que el encarecimiento de la energía y el retroceso de los precios de la vivienda probablemente frenen el gasto en consumo. El FMI revisó a la baja el crecimiento de la zona del euro —a 2,1% en 2008— y ahora prevé un 1,7% para Japón.

El pronóstico apunta a que continúe la firme expansión de las economías de mercados emergentes, aunque no con el dinamismo de los dos últimos años. La economía china crecería alrededor de 10% en 2008, y otros mercados emergentes seguirán pujantes.

Los biocombustibles y el encarecimiento de los alimentos

Los precios de los productos básicos subieron mucho en 2007, y el petróleo y varios metales y alimentos tocaron máximos históricos. El encarecimiento de la alimentación lleva a preguntarse cómo manejar la creciente demanda de biocombustibles.

Según los mercados de futuros, los precios se mantendrán elevados a mediano plazo, estimulando la producción de biocombustibles como complemento de los combustibles de transporte. Este hecho, sumado a las sequías y enfermedades animales, empuja al alza los precios de los alimentos y la inflación en el mundo entero.

Como complemento del combustible de transporte en mezclas pequeñas, el biocombustible tiene sus pros y sus contras dada la tecnología actual. Puede complementar los combustibles tradicionales y contribuir al desarrollo rural. Pero hasta que no aparezcan nuevas tecnologías, el uso de alimentos para producir biocombustibles podría agravar la escasez internacional de tierras cultivables y agua, encareciendo aún más la alimentación.

Para aprovechar los beneficios de los biocombustibles se necesitan políticas más idóneas. Por ejemplo, el etanol que Brasil obtiene de la caña de azúcar es menos costoso de producir que el que Estados Unidos deriva del maíz, y ofrece más beneficios ambientales. Pero los generosos créditos tributarios otorgados a los mezcladores, los aranceles aplicados al biocombustible importado y las políticas de apoyo a los productores de cereales en Estados Unidos y la Unión Europea dificultan la competencia de los productores extranjeros de biocombustibles de bajo costo en estos mercados.

Si Estados Unidos y la Unión Europea eliminaran los aranceles y subsidios, el biocom-bustible provendría mayormente de productores de bajo costo como Brasil y otros países latinoamericanos, y el biodiésel, de Malasia, Indonesia, India y algunos países africanos.

En suma, a la espera de tecnologías más eficientes, lo mejor sería permitir el libre comercio internacional de biocombustibles. Así se beneficiaría el medio ambiente, y el bio-combustible tendría mayor viabilidad económica.

Valerie Mercer-Blackman,

Hossein Samiei y Kevin Cheng

FMI, Departamento de Estudios

Los riesgos, ahora a la baja

Las proyecciones del FMI presumen que el mercado recuperará la liquidez en los próximos meses, pero es muy posible que la convulsión reciente tenga un efecto más profundo en la disponibilidad de crédito que el previsto en el escenario de referencia del FMI, lo cual agravaría considerablemente el impacto macroeconómico. Las instituciones hipotecarias ya están aplicando normas más rigurosas, y si disminuye el financiamiento hay una clara posibilidad de que el mercado de la vivienda —que en algunas partes del mundo parece ricamente valorado— se resienta más. Esto no solo afectaría el gasto en consumo e inversión residencial, sino que también pesaría en los balances de los acreedores hipotecarios al multiplicarse los impagos.

Existen otros riesgos vinculados más directamente con los mercados emergentes. Del lado positivo, dada la fortaleza de la demanda interna es posible que no se concrete la desaceleración del crecimiento contemplada en las proyecciones básicas de las economías emergentes de Asia, sobre todo China e India. Del lado negativo, el principal riesgo es que la turbulencia financiera internacional perturbe los flujos de capital hacia los mercados emergentes y cause problemas dentro de los mercados nacionales. Las economías emergentes de Europa y la Comunidad de Estados Independientes se encuentran particularmente expuestas debido a los graves déficits en cuenta corriente y a la dependencia de flujos bancarios.

Las presiones inflacionarias siguen siendo fuente de preocupación para el FMI. Aunque a partir de la turbulencia financiera dichas presiones pasaron a segundo plano en las economías avanzadas, en los países de mercados emergentes y en desarrollo constituyen un riesgo más inmediato, ya que el encarecimiento de los alimentos, la decreciente capacidad excedentaria, el precio persistentemente elevado del petróleo y las entradas caudalosas e ininterrumpidas de divisas podrían obligar a endurecer más la política monetaria para contener la presión inflacionaria. Los mercados mundiales de petróleo también siguen muy ajustados, con poca capacidad excedentaria, y los precios podrían volver a dispararse por problemas de oferta o tensiones geopolíticas, traduciéndose rápidamente en un alza de la inflación.

Fuertes desequilibrios mundiales

Los desequilibrios mundiales también siguen siendo preocupantes. Según las previsiones, el déficit en cuenta corriente de Estados Unidos apenas bajará a 5½% del PIB en 2008. Y aunque los superávits en cuenta corriente de los países petroleros presuntamente disminuirán a medida que aumente el gasto, el de China permanecerá a un nivel muy elevado.

En este ámbito las preocupaciones primordiales son dos:

  • La depreciación desordenada del dólar de EE.UU. podría tener repercusiones graves para los mercados financieros internacionales.

  • La persistencia de desequilibrios comerciales profundos podría generar crecientes presiones proteccionistas.

En suma, la economía mundial se vio sometida a una dura prueba en estos últimos meses, pero la solidez general de los puntales económicos seguramente la mantendrá bien afianzada. Y aunque la convulsión financiera hará sentir sus efectos en el crecimiento durante los próximos meses, por el momento no parece que el impacto vaya a ser intenso.

Tim Callen

FMI, Departamento de Estudios

El crecimiento mundial ya depende de los mercados emergentes

China e India han reemplazado a Estados Unidos como motor del crecimiento mundial, y las previsiones indican que la expansión de los mercados emergentes seguirá siendo muy pujante.

China, que sigue creciendo a un ritmo vertiginoso —del 10% en 2008, según las proyecciones—, es hoy por primera vez el país que más contribuye a la expansión mundial (gráfico).

Y no está solo. En 2007, India, China y Rusia originaron más de la mitad del crecimiento mundial, y se prevé que junto con otros países de mercados emergentes y en desarrollo servirán de contrapeso a la moderación constante del crecimiento estadounidense.

Los países de mercados emergentes están cosechando los frutos de una gestión macroeconómica cuidadosa y aprovechando las condiciones externas favorables, como por ejemplo los elevados precios de los productos básicos. Pero los riesgos persisten.

El más grave es que la turbulencia que sigue aquejando a los mercados financieros internacionales interrumpa las corrientes financieras destinadas a los mercados emergentes, una eventualidad especialmente preocupante para los países con profundos déficits en cuenta corriente y necesidades sustanciales de financiamiento externo. Pero pese a ese y otros riesgos, el FMI opina que los mercados emergentes conservarán la solidez en el futuro próximo.

Cambio de motores

Los grandes mercados emergentes —y sobre todo China e India, por primera vez— son el nuevo motor principal de la economía mundial.

(Porcentaje del crecimiento mundial ponderado según la PPA)

Citation: 36, 13; 10.5089/9781451973631.023.A002

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Laura Wallace

Directora

Jeremy Clift

Redactor Jefe

Camilla Andersen

Redactora a cargo de la Producción

Elisa Diehl

James Rowe

Simon Willson

Redactores

Lijun Li

Kelley McCollum

Ayudantes de Redacción

Randa Elnagar

Asistente Editorial

Luisa Menjivar

Directora de Artes Gráficas

Julio Prego

Diseñador Gráfico

Michael Spilotro

Fotógrafo

Edición en español

División de Español

Departamento de Tecnología y Servicios Generales

Marcelo Mareque

Traducción

Eva Vilarrubí

Corrección de pruebas

Christine K. Brown

Composición gráfica

El Boletín (ISSN 0250-7240) es una publicación del FMI. Durante el año aparecen 12 números en español, francés e inglés. Las opiniones e información publicadas no representan necesariamente la posición oficial del FMI. Los mapas se publican para orientar a los lectores; los nombres y las fronteras que aparecen en los mismos no reflejan la posición del FMI con respecto a la situación jurídica de ningún territorio, ni tampoco la conformidad de la institución en relación con dichas fronteras.

El material publicado puede reproducirse mencionando la fuente de información, salvo las fotografías e ilustraciones que no pueden reproducirse en forma alguna.

La correspondencia debe dirigirse a:

Current Communications Division

Room 7-106, IMF, Washington, D.C., 20431, EE.UU.

Tel.: (202) 623-8585

Correo electrónico: imfsurvey@imf.org.

El precio de la suscripción anual, para empresas privadas y particulares, es de US$15. Para solicitar la suscripción al Boletín del FMI o publicaciones del FMI, sírvase dirigirse a:

IMF Publication Services, Box X2007, IMF

Washington, DC 20431 EE.UU.

Tel.: (202) 623-7430

Fax: (202) 623-7201

Correo electrónico: publications@imf.org

El Boletín del FMI se distribuye por correo aéreo (Canadá, Estados Unidos y México: first class; otros países: airspeed).

Aviso a los suscriptores

En vista del alza de los costos de correo, queremos cerciorarnos de tener al día todas las suscripciones al Boletín del FMI.

Si desea seguir recibiendo la edición impresa, visite www.imfbookstore.org/imfsurvey e inscríbase en nuestro sitio seguro, o escriba a la dirección del Servicio de Publicaciones del FMI que se indica en el recuadro superior. Si no se ha inscrito, es posible que su nombre se elimine de la lista de destinatarios al cierre de 2007.

La edición en línea del Boletín se actualiza varias veces a la semana y contiene otros artículos e información ampliada. Para consultarla, diríjase a www.imf.org/imfsurvey.

Other Resources Citing This Publication