Article

Turbulencia en los mercados: Mercados: Ajuste mundial prolongado

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
October 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Los mercados probablemente vivan un período de ajuste dilatado tras la reciente turbulencia financiera desatada por el colapso del mercado estadounidense de hipotecas de alto riesgo, según el último informe del FMI sobre la estabilidad financiera mundial (titulado Global Financial Stability Report).

Según el informe, publicado el 24 de septiembre, esta es la primera prueba importante que atraviesa la maquinaria de innovación financiera creada para distribuir los riesgos crediticios por todo el sistema. Cuando los mercados tomaron conciencia de cuánto se deterioró la disciplina crediticia en los últimos años, se produjeron una revaloración del riesgo y una desinversión en activos riesgosos que, sumadas al aumento de la complejidad y la iliquidez, convulsionaron los mercados de base en agosto.

Los bancos centrales de varios países actuaron para estabilizar los mercados y poner a resguardo el resto de la economía, pero según el informe del FMI es probable que la turbulencia se repita, y el ajuste llevará tiempo: “Es posible que las condiciones de crédito no se normalicen pronto, y algunas de las prácticas adoptadas en los mercados de crédito estructurado tendrán que cambiar”.

Desaceleración mundial

El informe, preparado por el Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, sostiene que la turbulencia podría afectar al crecimiento mundial: “Aunque las dislocaciones, sobre todo en los mercados de financiamiento a corto plazo, fueron profundas y en algunos casos imprevistas, el episodio estalló durante un período de crecimiento mundial superior al promedio. La revaluación del crédito y la contracción de la liquidez registradas hasta la fecha probablemente ralentizarán la expansión mundial”. El FMI dará a conocer las próximas previsiones del crecimiento de la economía mundial el 17 de octubre.

Al iniciarse la convulsión, las instituciones financieras sistémicamente importantes tenían capitales adecuados para absorber las pérdidas probables: “La mayoría de las empresas pudo obtener los fondos necesarios para seguir funcionando. Pero el ajuste no ha llegado a su fin y si el proceso de intermediación se frena y las condiciones financieras empeoran más, el sector financiero mundial y la economía real podrían sufrir repercusiones más negativas”.

Riesgos para la macroeconomía

Según el informe, el endurecimiento de las condiciones monetarias y crediticias podría desalentar la actividad a través de varios canales. La disminución de la oferta de crédito a hogares debilitados podría agudizar el enfriamiento del mercado de la vivienda en Estados Unidos, en tanto que la caída de los precios bursátiles podría frenar el gasto por acción del efecto de riqueza y de la pérdida de optimismo entre los consumidores. El encarecimiento del capital para las empresas podría recortar el gasto de capital y, además, la dislocación de los mercados de crédito y financiamiento podría restringir el suministro y la canalización global del crédito.

Hasta el momento, los mercados emergentes soportan la turbulencia relativamente bien, en parte porque el crecimiento mundial es sólido y porque han saneado sus propias políticas macroeconómicas, pero deberán mantenerse alertas (véase la pág. 185). Por un lado, el riesgo soberano ha disminuido y el fortalecimiento de los balances se apoya en la solidez de las variables fundamentales; por el otro, van en aumento los riesgos en algunas economías que están experimentando una rápida expansión crediticia, sobre todo si está financiada por bancos que recurren a los mercados de capital. Además, en algunas de estas economías parte del sector privado está recurriendo a estrategias de endeudamiento relativamente riesgosas.

Cómo robustecer el sistema

Jaime Caruana, Consejero y Director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, señaló ante el periodismo que les toca a las autoridades y los operadores extraer lecciones de la turbulencia para afianzar el sistema financiero mundial: “No es que, como piensan algunos, se necesite un nuevo paradigma regulatorio; más bien, debemos estar dispuestos a reevaluar algunos elementos del marco actual y aportarles los ajustes necesarios”.

Los elementos críticos son los siguientes:

  • Mayor transparencia. El mercado no puede diferenciar ni valorar debidamente el riesgo sin información exacta y puntual sobre los riesgos subyacentes. Es importante que las instituciones financieras mantengan estrategias de financiamiento sólidas, idóneas para su respectivo modelo de negocios, y capaces de hacer frente a condiciones de estrés. Se necesita mayor transparencia sobre los vínculos entre las instituciones financieras sistémicamente importantes y algunos de los vehículos que crean fuera del balance.

  • Más atención al riesgo. La titulización—y a nivel más general la innovación financiera—imprime eficiencia al mercado, mejora la distribución del riesgo y facilita la globalización de los mercados. Pero es necesario comprender cómo contribuyó a las circunstancias actuales; concretamente, en qué medida la estructura de incentivos (como los que llevan a los prestadores originantes a vigilar el riesgo) puede haber quebrantado la disciplina crediticia.

  • Mejoras en las calificadoras de riesgo. Su actuación seguirá siendo fundamental para el funcionamiento de los mercados financieros. Si se aplica una escala diferenciada de calificaciones a los productos estructurados, los inversionistas podrían tomar conciencia de que esos instrumentos tienen un margen de deterioro más rápido en comparación con los bonos soberanos o corporativos tradicionales, por ejemplo. Análogamente, los inversionistas no deben basar demasiado sus decisiones en una simple letra, ni usarla para evitar hacer su propia evaluación.

  • Mejor valoración. Habrá que prestar más atención a la valoración de productos complejos en un mercado sin liquidez suficiente como para fijar precios de mercado fiables, sobre todo al tener en cuenta las primas por el riesgo de liquidez y el hecho de que las instituciones financieras los aceptan como garantía. Asimismo, habrá que afinar las prácticas de gestión de la liquidez.

  • Ampliación del perímetro de riesgo. El perímetro de reunificación del riesgo para los bancos ha resultado ser más amplio que el perímetro contable o legal de costumbre. El resultado es que existen riesgos que parecen estar distribuidos y que pueden regresar bajo distintas formas a los bancos que los distribuyeron. El riesgo reputacional puede obligar a los bancos a asumir pérdidas de entidades jurídicamente independientes, y los instrumentos o las estructuras nuevas pueden ocultar pasivos contingentes o fuera del balance.

Other Resources Citing This Publication