Journal Issue
Share
Article

Diálogos

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Un mayor crecimiento en el Magreb gracias a la integración

Cómo lograr mayor crecimiento económico y empleo para reducir más rápidamente la pobreza fue el principal tema de la reunión de legisladores de Argelia, Libia, Marruecos y Túnez con el personal técnico del FMI en Rabat. Los asistentes a este seminario, organizado el 29 y 30 de noviembre por el Parlamento marroquí y el FMI, acordaron que es necesario mantener la estabilidad macroeconómica, acelerar las reformas estructurales y lograr una mayor cooperación económica regional. Expresaron su esperanza de que el FMI siga desempeñando un papel positivo en la promoción de la integración regional y mundial de sus economías.

En los últimos años, los países del Magreb han realizado importantes reformas económicas de diverso grado. Su situación macroeconómica es estable: la inflación es baja, la balanza en cuenta corriente presenta superávit, las reservas internacionales son elevadas, tanto en los países productores de petróleo (Argelia y Libia) como en los importadores (Marruecos y Túnez), y la deuda externa ha disminuido mucho.

A pesar de ello, el crecimiento y el empleo siguen siendo inadecuados y los legisladores —miembros de las comisiones de hacienda y economía de sus respectivos parlamentos— señalaron la necesidad de avanzar en las reformas estructurales. Expresaron que es crucial fomentar una mayor apertura e integración regional para aumentar el comercio y las inversiones directas extranjeras, así como adoptar estrategias de crecimiento para reducir el desempleo y elevar el nivel de vida.

Al parlamentario de Marruecos, Mohamed Najib Boulif, le preocupaba el excesivo hincapié de la política del FMI en la estabilidad macroeconómica en detrimento del crecimiento, el empleo y la reducción de la pobreza. De modo similar, Lezhari Bouzid, de Argelia, pidió un mayor equilibrio entre los objetivos económicos y los sociales. “Si bien gozamos de estabilidad macroeconómica y crecimiento económico y podemos reducir nuestra deuda externa, esto no se refleja en la tasa de desempleo”, señaló.

Abdelali Jbili, Director Adjunto del Departamento del Oriente Medio y Asia Central del FMI, explicó que la estabilidad macroeconómica es crucial para un crecimiento elevado sostenido. Destacó los riesgos de la estabilidad que pueden provocar la debilidad financiera de los bancos o empresas públicas, las garantías estatales explícitas o implícitas y los regímenes de pensiones de reparto. Señaló que la aceleración de las reformas estructurales daría lugar a mejores resultados en materia de crecimiento y empleo, pero solo si se mantiene la estabilidad macroeconómica; declaración que obtuvo un amplio apoyo entre los asistentes.

La integración regional y el papel del FMI

El FMI anunció que seguiría apoyando los programas de reformas nacionales que favorezcan la iniciativa y la inversión privadas, y que den prioridad a una mayor integración regional. Los legisladores manifestaron un apoyo unánime y entusiasta a la labor del FMI en el Magreb y señalaron que la cooperación económica intrarregional y la armonización legislativa deberían continuar, independientemente del diálogo político entre los países del Magreb.

Como destacó el tunecino Noureddine Bjaoui, de la integración económica dependen muchas cosas. Los principales problemas, señaló, son “la integración de la región en los mercados mundiales, la creación de un mercado viable y la mejora de la competitividad de nuestras empresas para fomentar el crecimiento y crear empleo”. Como ya se había resaltado en la conferencia sobre facilitación del comercio en Argelia, Marruecos y Túnez, celebrada los días 21 y 22 de diciembre en Argel, un mercado regional magrebí de 75 millones de consumidores podría generar ganancias de eficiencia y aumentar el interés de los inversores por la región. La estabilidad política y económica puede promover las inversiones directas extranjeras, agregó Bjaoui, y señaló que el papel de los parlamentarios es “mejorar el marco jurídico y la transparencia fiscal que fomentan el crecimiento del sector privado”.

El papel de los parlamentarios es “mejorar el marco jurídico y la transparencia fiscal que fomentan el crecimiento del sector privado”.

—Noureddine Bjaoui

En las observaciones finales, los asistentes destacaron que el seminario había contribuido a comprender mejor los desafíos a los que deben enfrentarse las políticas de los países de la región. Y, Abdesselam El Khabbaz, de Marruecos, observó que el FMI actual “es muy distinto de la institución contra la que me manifesté cuando era estudiante”. En línea con este pensamiento, el seminario concluyó en tono literario, pues el parlamentario y poeta libio, Salem Abdolkader Assanossi, leyó un poema en árabe en el que rendía tributo a los esfuerzos colectivos del Magreb y al papel constructivo que el FMI desempeña en la integración económica de la región.

Michaela Schrader

FMI, Departamento de Relaciones Externas

Véanse más detalles del seminario de Rabat, que es el tercer seminario parlamentario que se celebra en la región en 2004–05, en www.imf.org/external/np/sec/pr/2005/pr05262.htm.

Other Resources Citing This Publication