Article

Políticas: El informe Malan: La colaboración entre el FMI y el Banco Mundial puede mejorar

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En un informe emitido el 27 de febrero, el comité independiente de alto nivel que analizó la relación de trabajo entre el FMI y el Banco Mundial señaló que una colaboración más estrecha es crítica para prestar a los países servicios eficaces y eficientes, sobre todo en vista del cambiante panorama mundial y las presiones derivadas del calentamiento global, la seguridad energética y el envejecimiento de la población. El documento insta al FMI a seguir definiendo su función en los países de bajo ingreso, inclusive en el ámbito financiero.

El Comité Externo de Evaluación de la Colaboración entre el Banco Mundial y el FMI fue creado en marzo de 2006 por el Director Gerente del FMI, Rodrigo de Rato, y el Presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, para evaluar la relación de trabajo entre los dos organismos. El Comité, encabezado por Pedro Malan, Presidente de Unibanco y ex Ministro de Hacienda de Brasil (recuadro 1), recomendó medidas que competen a los jefes de ambas instituciones y, en ciertos casos, a sus órganos directivos.

De Rato y Wolfowitz calificaron el informe como un muy buen punto de partida, y al señalar que el tema se abordará en las próximas Reuniones de Primavera y en las Reuniones Anuales, De Rato dijo que él y Wolfowitz elaborarán “propuestas para reforzar el marco de colaboración”.

Malan señaló que, a diferencia de ciertos críticos, no cree que las instituciones hayan perdido relevancia. “Confiamos en su capacidad para seguir haciendo frente a los desafíos que plantea un entorno mundial en constante evolución, y tenemos la profunda convicción de que es importante lograr nuevas mejoras en la colaboración entre el Banco y el FMI.”

Trabajo en equipo

En el informe se subraya que la colaboración insuficiente es muy costosa y puede desembocar en recomendaciones contradictorias, desperdicio de recursos y necesidades desatendidas. La colaboración estrecha es vital porque los cometidos de ambas instituciones están interrelacionados (recuadro 2). La estabilidad macroeconómica (tema del FMI) no subsistirá si no está vinculada a medidas sobre la oferta y la mejor calidad del gasto público (tema del Banco). En cambio, la estabilidad monetaria mundial (tema del FMI) incidirá directamente en las perspectivas generales de desarrollo (tema del Banco).

Algunas de las fallas de la relación son la falta de autonomía de los representantes residentes del FMI; la diferenciación imprecisa entre el financiamiento a corto plazo de la balanza de pagos que brinda el FMI y los préstamos a largo plazo para el desarrollo que concede el Banco; la escasez de diálogo interinstitucional; la demarcación difusa de tareas en el suministro de asistencia técnica, sobre todo en el ámbito del sector financiero; y la descoordinación de las misiones y las solicitudes de información.

No obstante, el Comité también destaca aspectos positivos y mejoras importantes, como el Programa de Evaluación del Sector Financiero, la Iniciativa para la Reducción de la Deuda de los Países Pobres muy Endeudados, el análisis y el marco de sostenibilidad de la deuda y los Informe sobre la Observancia de las Normas y Códigos.

La labor en los países pobres

Según el informe, en los países de bajo ingreso el FMI ha asumido funciones que rebasan su responsabilidad básica y que se mezclan con las tareas del Banco. El FMI debe empezar a apartarse de las operaciones de financiamiento a largo plazo en los países de bajo ingreso. “Lo que sugerimos es aclarar la (función) del FMI, no una retirada ni una reducción del apoyo, sino una cooperación más estrecha con el Banco” en estos países, subrayó Malan.

Recuadro 1Integrantes del Comité

Pedro Malan (Presidente) Presidente del Directorio de Unibanco y ex Ministro de Hacienda de Brasil.

Michael Callaghan Director Ejecutivo del Grupo del Tesoro de Australia sobre Ingresos Fiscales y ex Director Ejecutivo del FMI.

Caio Koch-Weser Vicepresidente de Deutsche Bank, ex Viceministro de Hacienda de Alemania y ex Director Gerente del Banco Mundial.

William McDonough Vicepresidente de Merrill Lynch y ex Presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Sri Mulyani Indrawati Ministra de Hacienda de Indonesia y ex Directora Ejecutiva del FMI.

Ngozi Okonjo-Iweala Ex Ministra de Asuntos Exteriores y Hacienda de Nigeria y ex Vicepresidenta del Grupo del Banco Mundial.

El FMI brinda financiamiento a esos países con préstamos del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (SCLP), que tienen una tasa de interés concesionaria y un plazo de reembolso más largo que los de servicios no concesionarios. Los préstamos y los nuevos compromisos de asistencia en el marco del SCLP se han reducido mucho en los últimos años, y eso debería permitirle al FMI reencauzar sus esfuerzos y recursos hacia donde tiene una ventaja comparativa, como la estabilización macroeconómica; las políticas monetarias, fiscales y cambiarias; los mecanismos institucionales y las medidas estructurales, y las cuestiones del sistema financiero.

Los acuerdos sucesivos en el marco del SCLP pueden no ser convenientes si se convierten en un tipo de financiamiento del desarrollo. Al respecto, De Rato dijo que “coincidimos en que debemos procurar centrarnos en nuestro cometido, y financiar el desarrollo no es nuestro cometido”. Destacó que en el marco de la Estrategia a Mediano Plazo, el FMI ya está focalizando mejor su función en los países de bajo ingreso, algo que el informe califica como “muy conveniente”, y citó como ejemplo el Instrumento de Apoyo a la Política Económica, un mecanismo no financiero que señala si los países de bajo ingreso están haciendo los ajustes necesarios.

Wolfowitz indicó que la cooperación entre el FMI y el Banco ha mejorado después de las tensiones surgidas por el manejo de la crisis financiera de Asia a finales de los años noventa. Dijo que “sería un error que el FMI dejara de trabajar con los países pobres”, y añadió que “estas instituciones van a desempeñar un papel muy importante en diversos ámbitos en el futuro, y nuestra capacidad de adaptación dependerá de nuestra capacidad de colaboración”.

Cómo mejorar la colaboración

Otras recomendaciones se refieren a la “cultura” de colaboración, los intercambios de personal, la cooperación en la gestión de crisis, la colaboración en cuestiones fiscales y del sector financiero, la cooperación técnica, nuevos procedimientos y la supervisión de los avances en estos aspectos:

Mayor cultura de colaboración. Los gobernadores, los directorios y las gerencias de ambas instituciones tienen que dar ejemplo y tomar la iniciativa, y para lograrlo se recomienda lo siguiente:

  • Realizar una reunión especial conjunta del Comité Monetario y Financiero Internacional (órgano asesor de la Junta de Gobernadores del FMI) y el Comité para el Desarrollo para analizar el informe y refrendar la necesidad y las formas de colaboración.

  • Crear un grupo de trabajo permanente en el Directorio de ambas instituciones para promover y supervisar la colaboración activamente.

  • Reforzar el diálogo constante e informal entre la Gerencia y el personal directivo de las dos instituciones.

  • Efectuar una evaluación estratégica a largo plazo de las operaciones del Banco, basándose en la documentación existente.

Recuadro 2¿Cuál es la diferencia entre el FMI y el Banco Mundial?

Tras fundarse en 1945, el FMI se ocupó de reestablecer la confianza en la cooperación y el sistema financiero internacionales, y el Banco Mundial, de reconstruir Europa.

El FMI, con aproximadamente 2.700 funcionarios, promueve la cooperación monetaria internacional y brinda a los países asesoramiento sobre políticas, préstamos temporales y asistencia técnica para establecer y preservar la estabilidad financiera, la viabilidad externa y economías sólidas.

El Banco Mundial, con alrededor de 10.000 funcionarios en todo el mundo, se encarga de fomentar el desarrollo económico y la reducción de la pobreza a largo plazo proporcionando a los países asistencia técnica y financiera.

Más intercambio. Deben fomentarse los intercambios del personal del FMI y el Banco, y resolverse las diferencias en remuneración o planes de jubilación que puedan constituir obstáculos.

Un nuevo esquema de colaboración. Debe establecerse un marco de alto nivel que defina la forma en que deben colaborar las dos instituciones y las responsabilidades de la Gerencia para mejorar esa colaboración, que debe comprender un deslinde más claro de las responsabilidades y un mayor énfasis en la cooperación.

Cooperación en la gestión de crisis. El FMI y el Banco tienen que cerciorarse de que han asimilado las experiencias y de que su respuesta conjunta a crisis futuras será más eficaz. Concretamente todos los servicios nuevos o ampliados de financiamiento y los instrumentos de liquidez para ayudar a los países a enfrentar shocks deben complementarse y no duplicarse.

Colaboración en cuestiones fiscales. Las dos instituciones tienen que armonizar las recomendaciones en lugar de dividir responsabilidades. La estabilidad a corto plazo y el crecimiento a largo plazo deben considerarse objetivos complementarios, no excluyentes.

Colaboración en cuestiones del sector financiero. La demarcación de responsabilidades debe basarse en las especialidades comparativas de cada institución. La iniciativa debe ser del FMI si lo que está en juego es la estabilidad nacional o mundial, y del Banco si el tema de fondo es el desarrollo del sector financiero.

Other Resources Citing This Publication