Article

Actualidad: La OEI pide más claridad y franqueza en la labor del FMI en África

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La Oficina de Evaluación Independiente (OEI) presentó un informe el 12 de marzo que evalúa la función del FMI en la ayuda a África subsahariana. El informe recoge datos de 29 países de la zona que han recibido préstamos del FMI a través del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (SCLP): su ventanilla de crédito concesionario para países de bajo ingreso. Se concluye que los resultados macroeconómicos de estos países han mejorado, en parte gracias al asesoramiento y la labor del FMI; pero también que hubo “ambigüedad y confusión” sobre sus políticas y prácticas con respecto a importantes aspectos de la ayuda y “mala comunicación con el mundo exterior”.

El Director de la OEI, Tom Bernes, dijo que “el mensaje general de la evaluación es que el FMI debe ser más claro y franco sobre las tareas que se ha comprometido a realizar, y más diligente, transparente y responsable por la imple-mentación de sus compromisos”. El informe destaca la falta de claridad acerca de la política del FMI, dentro y fuera de la institución, agravada por fallas de comunicación anteriores.

El Director Gerente del FMI, Rodrigo de Rato, recibió de buen grado el informe de la OEI, señalando su importante contribución a un diálogo más eficaz del FMI con los países de bajo ingreso. Dijo que este “debe mirarse en el contexto de la Estrategia a Mediano Plazo del FMI, que reitera su compromiso con los países de bajo ingreso y establece el marco para una labor más enfocada hacia esos países”. Esta estrategia se formuló en 2006, después del período analizado en el informe de la OEI. Además, De Rato señaló que sus “evaluaciones francas y recomendaciones útiles ayudarán a la Gerencia y al Directorio a clarificar el cometido y las políticas de la institución para contribuir al crecimiento y reducir la pobreza en África subsahariana”.

¿Qué es la OEI?

La Oficina de Evaluación Independiente (OEI) se creó para realizar evaluaciones objetivas e independientes sobre cuestiones atinentes al cometido del FMI. Opera independientemente de la Gerencia y del Directorio Ejecutivo. Sus informes, en inglés, se encuentran en http://www.imf.org/ieo.

Conclusiones fundamentales del informe

¿Cuáles son las conclusiones fundamentales del informe? Bernes y la autora principal, Joanne Salop, señalan tres de ellas:

  • Primero, ha existido una gran ambigüedad y confusión sobre aspectos clave de la política del FMI y la práctica en materia de ayuda y reducción de la pobreza. Las áreas afectadas incluyen la función del FMI en la movilización de ayuda, escenarios alternativos, evaluación del impacto social y en la pobreza de las políticas macroeconómicas, y marcos presupuestarios favorables a los pobres y al crecimiento. Salop señaló que “el Directorio del FMI sigue dividido en torno a algunos de estos temas y por tanto la política del FMI no es clara”.

  • Segundo, a falta de políticas y directrices claras, el personal del FMI ha tendido a limitar su atención a la estabilidad macroeconómica, de conformidad con el cometido básico y la arraigada cultura profesional de la institución. En los casos, como la absorción de la ayuda, en que la política y las directrices eran claras, el personal las ha aplicado, aunque no ha comunicado sus motivos a las organizaciones de ayuda y a otros socios.

  • Tercero, ha existido una gran desconexión entre lo que el FMI comunica al público sobre la ayuda y la reducción de la pobreza y sus políticas y prácticas. Los comunicados del FMI se concentraron mucho en los compromisos y los resultados de la institución en materia de ayuda y reducción de la pobreza, y muy poco en su contribución a la estabilidad macroeconómica, la disciplina fiscal y el alivio de la deuda.

En el frente macroeconómico, el informe reconoce que los programas del SCLP sirvieron para catalizar la ayuda disponible—por el asesoramiento en política económica y el apoyo que el FMI ofrece a los programas nacionales—y apalancar recursos de donantes, entre ellos el alivio de la deuda. Se observó que, a medida que mejoraron los resultados de los países y los donantes, los programas macroeconómicos respaldados por el SCLP se hicieron más acomodaticios y expansivos hacia la ayuda. “La combinación de mejores resultados de los países y los donantes y la respectiva adaptación en el diseño de los programas SCLP ha mejorado ostensiblemente las perspectivas de crecimiento y reducción de la pobreza en África subsahariana”, observó.

Recomendaciones fundamentales

El informe formuló varias recomendaciones para mejorar la coherencia—efectiva y percibida—de las políticas y obras del FMI en materia de ayuda a África subsahariana en el futuro:

  • El Directorio Ejecutivo debe aclarar las políticas del FMI sobre los umbrales de resultados macroeconómicos requeridos para gastar y absorber ayuda adicional, movilizar ayuda, escenarios alternativos, análisis del impacto social y en la pobreza y marcos presupuestarios favorables a los pobres y al crecimiento.

  • La Gerencia debe establecer mecanismos transparentes para vigilar y evaluar la aplicación de las directrices de política aclaradas, incluidas las relativas a la necesaria colaboración con el personal del Banco Mundial, y velar por que las comunicaciones institucionales sean consecuentes con las políticas y operaciones del FMI.

  • La Gerencia debe aclarar las expectativas y recursos a disposición de los representantes residentes y los jefes de misión para interactuar con grupos de donantes locales y la sociedad civil. Debe vigilar el entorno para las operaciones de la institución en el país, entre ellas las de ayuda, y evaluar periódicamente sus implicaciones para las políticas y estrategias del FMI en todos los países.

El informe de la OEI se sumó a otro sobre la relación de trabajo entre el FMI y el Banco Mundial (véanse las págs. 74–76). Con respecto a la colaboración FMI-Banco Mundial, Bernes dijo: “El FMI debió haber sido un socio más proactivo y comprometido del Banco—y además usuario y solicitante de los análisis de este—en áreas de importancia clave para su labor. En cuanto a cometidos más generales liderados por el Banco, creemos que el FMI debe procurar adoptar una postura intermedia—ni esperar pasivamente el análisis del Banco ni asumir a todo trance su realización—en vista de las limitaciones de recursos del FMI y la división del trabajo convenida con el Banco.”

Respuesta del FMI

En su respuesta al informe, la Gerencia del FMI expresó su conformidad con la idea general de las recomendaciones concretas de la OEI (véase el recuadro), entre ellas el pedido de mayor claridad al Directorio Ejecutivo sobre varios aspectos de la ayuda (como la función del FMI en la movilización de ayuda) y la necesidad de armonizar mejor sus comunicados con la entrega de la misma.

Abdoulaye Bio-Tchané, Director del Departamento de África, compartió la conclusión de que el FMI ha apoyado el gasto en salud y educación, sobre todo gracias al ahorro proveniente del alivio de la deuda. Señaló que el FMI fue la primera institución en poner en práctica la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral, que eliminó la deuda de 20 países pobres frente al FMI, sin contar los demás países que se beneficiarán. Observó que, para que África subsahariana alcance los Objetivos de Desarrollo del Milenio en cuanto a salud y educación “los presupuestos deben orientarse más hacia los sectores pobres y el crecimiento, y utilizar con más eficacia la ayuda”.

En cuanto a la colaboración FMI-Banco Mundial y la relación del FMI con otros socios, entre ellos los donantes, Mark Plant, Asesor Principal del Departamento de Elaboración y Examen de Políticas del FMI, observó que “el proceso del documento de estrategia de lucha contra la pobreza, el apoyo de los donantes a programas más que a proyectos, y la aparición de nuevos prestamistas, han reforzado la interdependencia de nuestro trabajo con otros socios; y necesitamos mecanismos más eficaces de participación en el empeño mundial por traducir la estabilidad macroeconómica en un nivel de crecimiento sostenido que realmente haga mella en la pobreza”.

El Directorio Ejecutivo del FMI, en su debate del 5 de marzo, aceptó la recomendación de mayor claridad en la política del FMI sobre varios aspectos de la ayuda, como su movilización, escenarios alternativos, evaluación del impacto social y en la pobreza de las políticas macroeconómicas, y marcos presupuestarios favorables a los pobres y al crecimiento; y pidió al personal que formule propuestas específicas y avaluadas.

También acogió la recomendación de establecer mecanismos transparentes para vigilar y evaluar la implementación de las directrices de política más claras e hizo suya la recomendación de aclarar las expectativas en torno a las políticas del FMI—así como los recursos disponibles—para la interacción de los representantes residentes y jefes de misión con donantes y grupos de la sociedad civil locales. Con respecto a las comunicaciones, el Directorio apoyó el llamado a una mayor claridad sobre lo que el FMI puede y no puede hacer en los países miembros de bajo ingreso, pero recalcó que, en vista de las restricciones presupuestarias, las mejoras de coordinación y comunicación deberían realizarse de manera estratégica.

El futuro

En los próximos meses, el Directorio estudiará varios informes del personal sobre cuestiones planteadas en el informe de la OEI: entre ellas, la función del FMI en la estrategia de reducción de la pobreza, colaboración con donantes y gestión de flujos de ayuda, y diseño de los programas.

Other Resources Citing This Publication