Journal Issue
Share
Article

Actualidad: Montenegro es el 185° miembro del FMI

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La ex República Yugoslava de Montenegro se adhirió al FMI el 18 de enero, pasando a ser el 185° miembro de la organización. Ljubiša Krgović, Presidente del Consejo del Banco Central de Montenegro, firmó el Convenio Constitutivo en una ceremonia en Washington a la que asistió también Igor Luksic, Ministro de Hacienda del país.

En el momento de su fundación en 1944, el FMI tenía 45 países miembros.

Rodrigo de Rato, Director Gerente del FMI, declaró que el ingreso de Montenegro representaba “un nuevo paso decisivo en el proceso de construcción nacional. Montenegro reclama su lugar como miembro respetado de la comunidad de naciones y da muestras de su voluntad de cumplir las obligaciones y cosechar los beneficios de la cooperación internacional”.

La cuota inicial de Montenegro en el FMI es de 27,5 millones de derechos especiales de giro (DEG) (unos US$41,2 millones), con lo cual el total de cuotas de la institución asciende a DEG 216.750 millones (alrededor de US$325.010 millones).

Cada país miembro del FMI recibe una cuota basada, con cierto margen, en su tamaño relativo dentro de la economía mundial. La cuota determina el máximo compromiso financiero del país y su derecho de voto, e influye en su acceso a los fondos de la institución.

El FMI prepara un programa para Líbano

En colaboración con las autoridades libanesas, el FMI está elaborando un programa de Asistencia de Emergencia a Países en Situación de Posconflicto (AEPSP) para ayudar a esta nación tan golpeada por la guerra a solucionar su voluminosa deuda, reconstruir y reformar la economía e instituir políticas macroeconómicas prudentes.

Esta actividad coincide con una decisión anunciada en París el 25 de enero, cuando grandes países donantes se comprometieron a suministrarle a Líbano aproximadamente US$7.600 millones en ayuda para la reconstrucción, tras el mes de guerra que libraron el año pasado Israel y el grupo libanés Hezbolá.

En el marco del programa AEPSP, el FMI colabora de cerca con organizaciones donantes como el Banco Mundial y con países que suministran asistencia técnica, asesoramiento sobre política económica y ayuda financiera a naciones devastadas por el conflicto armado.

La guerra de 2006 asestó un duro revés económico. Según cálculos oficiales, los daños a la infraestructura rondaron los US$2.800 millones. El PIB real, cuyo crecimiento para el año estaba previsto en 5%–6%, se contrajo alrededor del 5%, lo cual implica una pérdida de ingresos equivalente a más de US$2.000 millones. También quedó destruida mucha capacidad productiva y hubo un desplazamiento masivo de la población; muchos profesionales optaron incluso por el éxodo.

Mohsin S. Khan, Director del Departamento del Oriente Medio y Asia Central del FMI, señaló que el programa será una ayuda importante para “llevar a cabo una reforma quinquenal exhaustiva. Siempre que no se descarrile por motivos políticos, le permitirá a Líbano transformarse en un centro regional de servicios eficiente y dinámico. El financiamiento suministrado por los donantes estará distribuido a lo largo de cinco años, conforme avancen las reformas”.

Nuevo préstamo precautorio para Perú

El 26 de enero el FMI aprobó un nuevo préstamo para Perú por un total aproximado de US$257,7 millones (DEG 172,4 millones), que el país tomará con carácter precautorio. Este acuerdo de derecho de giro de 25 meses servirá para respaldar el programa económico nacional a través del afianzamiento de la estabilidad macroeconómica, entre otros factores. El Directorio Ejecutivo del FMI aprobó la disponibilidad inmediata de US$238,6 millones (DEG 159,6 millones).

Los principales objetivos del programa son: aprovechar la expansión económica actual, afianzar la estrategia de lucha contra la pobreza, profundizar el sistema financiero e infundirle mayor resiliencia, y continuar impulsando reformas que estimulen el crecimiento.

El nuevo préstamo ocurre tras algunos años durante los cuales varios países latinoamericanos saldaron por adelantado su deuda con el FMI.

Other Resources Citing This Publication