Journal Issue
Share
Article

Panorama nacional

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

India: Acelerar las reformas para propulsar el despegue económico

El desempeño económico de India durante los últimos años ha sido realmente extraordinario. El país está abriendo su economía y cosechando los frutos de la globalización. Ahora parece haber iniciado un largo período de rápido crecimiento económico, pero este resultado no está en absoluto garantizado. Será esencial seguir implementando reformas para mantener un alto crecimiento económico y acelerar las medidas para abrir la economía, lo que brinda la oportunidad de emprender una transformación económica aún más rápida. Con el trasfondo de este futuro prometedor para India, se llevó a cabo la consulta anual del FMI en la que se examinaron cinco cuestiones fundamentales.

Los resultados recientes de India son notables: se prevé un crecimiento del PIB del 7½% por tercer año consecutivo en 2005/06; la inflación se mantiene bajo control, y las cuantiosas reservas internacionales suponen una protección frente al creciente déficit en cuenta corriente (véase el cuadro). No obstante, a corto plazo, India deberá afrontar varios desafíos, como la inflación y el acelerado crecimiento del crédito, que se derivan del rápido crecimiento económico, y al mismo tiempo seguir implementando, o tal vez acelerar, las reformas que serán necesarias para que el gobierno pueda lograr sus ambiciosos objetivos, a saber: una tasa de crecimiento del 8%–10% anual y avances extraordinarios en la reducción de la pobreza.

Las autoridades también deberán acelerar los avances en la reducción del déficit fiscal del gobierno general que, en los últimos años, ha pasado del 10% a menos del 8% del PIB. Además, será necesario crear espacio fiscal para dar cabida al aumento del gasto en infraestructura y servicios sociales. Aunque las autoridades han tomado medidas para intensificar la integración de India en la economía mundial y eliminar los obstáculos estructurales, deberán redoblar sus esfuerzos para fomentar el desarrollo del sector manufacturero y crear empleo para más de 100 millones de personas que se incorporarán a la población activa en la próxima década.

Resultados extraordinarios

El crecimiento económico se ha acelerado y la inflación se mantiene bajo control, pero son necesarios nuevos avances en la reducción de los déficits y la deuda.

Proy.Proy.
2002/032003/042004/052005/062006/07
(Variación porcentual interanual)
PIB real (al costo de los factores)3,88,57,57,87,2
Precios al por mayor3,65,46,54,54,8
(Porcentaje del PIB)
Déficit del gobierno central6,05,14,14,13,8
Déficit del gobierno general9,79,07,47,56,8
Deuda del gobierno general86,286,185,784,182,0
Déficit en cuenta corriente1,32,3–0,8–3,0–3,0
(Miles de millones de dólares de EE.UU., fin del período)
Reservas brutas76,1113,0141,5145,9151,6
(Variación porcentual interanual, fin del período)
Crédito al sector comercial18,513,026,028,01
Mercado bursátil–12,183,416,154,51
Datos: Autoridades de India, CEIC y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.Nota: Los datos corresponden al ejercicio fiscal de abril a marzo.

Variación porcentual interanual al 28 de febrero de 2006.

Datos: Autoridades de India, CEIC y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.Nota: Los datos corresponden al ejercicio fiscal de abril a marzo.

Variación porcentual interanual al 28 de febrero de 2006.

¿Qué medidas son necesarias?

Ahora que India está posiblemente a punto de iniciar un despegue económico como el que ha transformado a muchos países de Asia oriental y sudoriental, las autoridades de este país deberán hacer frente a cinco cuestiones esenciales de política económica:

¿Cómo puede afrontar India los riesgos a corto plazo? Si bien la inflación de los precios al consumidor se ha mantenido bajo control, en una tasa de alrededor del 4% anual, las fuertes presiones subyacentes apuntan a que los resultados podrían superar las proyecciones. A diferencia de muchos otros países de Asia, la demanda interna de India es vigorosa. Se prevé un aumento del crédito de alrededor del 30% en 2005/06, y se proyecta que el déficit en cuenta corriente ascenderá de menos del 1% al 3% del PIB durante el mismo período. Además, aún no se han trasladado íntegramente los costos del alza de los precios mundiales del crudo del año pasado.

En este contexto, la política monetaria se ha centrado acertadamente en mantener las expectativas inflacionarias bajo control. Los aumentos de las tasas de interés en octubre y enero demostraron el sólido compromiso del Banco de la Reserva de India con la estabilidad de precios, pero será necesario seguir supervisando de cerca las presiones inflacionarias. La política fiscal también puede contrarrestar las presiones de la demanda, lo que subraya la importancia de superar las metas fijadas para el presupuesto de este ejercicio (uno de los objetivos del gobierno) y presentar un presupuesto prudente para el próximo ejercicio fiscal.

¿Cómo puede lograrse el ajuste fiscal? Las autoridades económicas de India reconocen que el déficit fiscal es demasiado alto. Los déficit anteriores han dado lugar a una pesada carga de la deuda —86% del PIB— y los déficit actuales, incluido el servicio de la deuda, compiten cada vez más por los recursos disponibles con un sector privado en expansión. Al mismo tiempo, existe una amplia brecha de infraestructura y necesidades sociales esenciales que exigen un aumento del gasto público. El presupuesto para 2006/07, presentado recientemente al parlamento, tiene por objeto reducir el déficit del gobierno central del 4,1% al 3,8% del PIB, mediante una ampliación moderada de la base tributaria y la contención del gasto no prioritario. Si bien el presupuesto propuesto propiciará un avance gradual en el ámbito fiscal, queda mucho por hacer:

  • Es esencial avanzar en la reforma tributaria. El año pasado, se tomaron medidas fundamentales, como la introducción del impuesto sobre el valor agregado en la mayoría de los estados. No obstante, será necesario ir más allá de las limitadas medidas presentadas en el presupuesto de este ejercicio para ampliar aún más la base tributaria, a saber, la reducción de las exenciones y la adopción de un impuesto interno sobre bienes y servicios.
  • Nuevas medidas para fomentar un gasto más eficiente. Existe margen para mejorar la focalización de las subvenciones, como las de los productos petroleros, los alimentos y los fertilizantes, para los grupos más necesitados.
  • Es necesario llevar a cabo la reforma fiscal en los estados. Estos representan alrededor de la mitad del déficit del gobierno general, lo que subraya la importancia de acelerar las reformas en este ámbito. En 2006, se hará hincapié en proporcionar donaciones adicionales y nuevos incentivos para fomentar el ajuste en los presupuestos estatales. También se impondrán rigurosas limitaciones presupuestarias para propiciar las reformas necesarias.

¿Cómo pueden reducirse los cuellos de botella en infraestructura? El gobierno ha hecho hincapié en la necesidad de hacer frente a las enormes necesidades de infraestructura de India. La falta de electricidad y agua potable es generalizada, y las carreteras, los puertos y los aeropuertos representan cada vez más un obstáculo para la pujante economía. Dada la capacidad limitada del sector público de India para aumentar el gasto, debería adoptarse un enfoque basado en la expansión de las alianzas entre el sector público y el privado. Ya se han realizado avances en algunos ámbitos, como la reciente adjudicación de contratos privados para modernizar los aeropuertos de Delhi y Mumbai. Es necesario seguir avanzando en la creación de un entorno reglamentario en todos los sectores que propicie la participación privada.

¿Cómo puede crearse uno de los mejores sistemas financieros del mundo? Es esencial reforzar la intermediación financiera y ampliar el acceso a los servicios financieros para fomentar el crecimiento y la reducción de la pobreza en India. La situación del sistema bancario ha mejorado notablemente en los últimos años. No obstante, el crédito bancario al sector privado —que representa alrededor del 40% del PIB— se mantiene en un nivel relativamente bajo a pesar de la rápida expansión actual, y amplios sectores de la población no tienen acceso a servicios bancarios.

En este sentido, es importante afrontar los riesgos que supone el rápido aumento del crédito a medida que el sector financiero se vaya abriendo a la mayor competencia. El Banco de la Reserva de India ha tomado importantes medidas para endurecer las normas prudenciales. También ha emprendido reformas orientadas a aumentar la autonomía de los bancos del sector público (que dominan el sistema bancario) y eliminar gradualmente las restricciones a la competencia extranjera.

Sin embargo, deberían implementarse medidas de mayor alcance para atraer a nuevos participantes del sector privado y del exterior, lo que podría reportar importantes beneficios. Concretamente, sería conveniente adelantar el año fijado como meta (2009) para permitir la inversión extranjera directa (IED) en los bancos nacionales sin dificultades, y brindar a los bancos públicos la posibilidad de reducir la participación del gobierno por debajo del actual tope del 51%, lo que podría aportar conocimientos técnicos y aumentar la eficiencia y la extensión del sector bancario.

¿Cómo podrían aprovecharse al máximo los beneficios de la globalización? El extraordinario desempeño económico de India en los últimos años se ha producido al mismo tiempo que su apertura gradual a la economía mundial. El país está compitiendo eficazmente, sobre todo en los servicios de tecnología de la información y la externalización, pero cada vez más en el sector manufacturero. No obstante, a pesar de las reformas en marcha, India sigue siendo una economía relativamente cerrada. A fin de desarrollar aún más la base manufacturera, medida esencial para generar un gran número de empleos menos calificados que sirvan para sacar a los grupos desfavorecidos de la pobreza, India debe integrarse aún más en la economía mundial mediante la implementación de varias medidas importantes:

  • Acelerar las reducciones arancelarias. Los aranceles a las importaciones se han reducido en los últimos años. En 2005, las tasas arancelarias medias se redujeron en 5 puntos porcentuales (un promedio del 17%) y se prevén nuevos recortes en el proyecto de presupuesto. La aceleración de la convergencia a los niveles arancelarios de la ASEAN —programada para 2009— mejoraría la competitividad.
  • Liberalizar la IED. India ha avanzado considerablemente en la liberalización de la IED. Los intereses son altos (India es uno de los dos o tres destinos más apreciados en varias encuestas), pero la IED se mantiene en niveles bajos. Por lo tanto, el país podría cosechar importantes frutos si eliminara las restricciones restantes y mejorara aún más el entorno empresarial global.
  • Flexibilizar aún más el mercado de trabajo. Deberían adoptarse leyes laborales menos restrictivas para mejorar las perspectivas de creación de empleo. A pesar del rápido crecimiento en los últimos años, el empleo se ha mantenido invariable. Las leyes laborales de India son relativamente rígidas y complejas, lo que frena el desarrollo de un sector manufacturero a gran escala. Se están considerando varias reformas, como ampliar la capacidad de las empresas para contratar a trabajadores, modernizar la normativa laboral y eximir a las empresas más pequeñas de algunas leyes laborales, inspecciones y obligaciones de declaración.

En la última década, India se ha convertido en un protagonista importante de la economía mundial. El entorno optimista actual brinda la gran oportunidad de avanzar en la implementación de nuevas reformas que puedan seguir fomentado un rápido desarrollo económico.

Jerald Schiff

FMI, Departamento de Asia y el Pacífico

Pueden adquirirse ejemplares de India: 2005 Article IV Consultation (Staff Report, declaración del personal y nota de información al público sobre las deliberaciones del Directorio Ejecutivo) (IMF Country Report No. 06/55) y de India: Selected Issues (IMF Country Report No. 06/56) al precio de US$15. Véanse las intrucciones de pedido en la pág. 80. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Italia necesita reformas internas

Italia registra, desde 2001, una trayectoria económica a la baja. Tras una modesta recuperación cíclica, se prevé un crecimiento económico moderado en 2006. Pero ante la ausencia de reformas estructurales capaces de crear una economía más abierta y dinámica y de medidas audaces para mejorar las finanzas públicas, las perspectivas de crecimiento a medio plazo no mejoran.

La buena noticia para Italia es la mejora, aunque lenta, de las perspectivas a corto plazo. Su economía registra una ligera recuperación cíclica, aunque sigue preocupando su solidez. Tras un 2005 sin variaciones, en 2006 se prevé un aumento moderado del PIB, gracias al repunte de algunos socios comerciales de la Unión Europea (UE) que favorecerá las exportaciones netas y las inversiones del país. Las presiones inflacionistas serán moderadas, pero, debido al alza de los precios de la energía y a una reactivación de la producción industrial más lenta de lo previsto, los resultados podrían no ser los esperados.

Pese a las mejoras cíclicas, las perspectivas a medio plazo siguen siendo preocupantes. Se prevé un crecimiento de solo un 1¼% anual, al haberse registrado la tasa de crecimiento de la productividad más baja de todos los países industrializados entre 1996 y 2004. La ausencia de reformas podría seguir debilitando el crecimiento, a medida que el envejecimiento de la población vaya reduciendo la fuerza laboral. El coeficiente deuda pública/PIB sigue siendo el más alto del mundo industrializado (más del 100% del PIB en 2005), incluso después de una década de declive debido a los grandes déficit presupuestarios y al lento crecimiento.

Anatomía del problema

Aunque el lento crecimiento de Italia suele atribuirse a factores externos y a un legado histórico, sus problemas económicos son más bien internos. La apreciación del euro y la competencia de los mercados emergentes han frenado la evolución de las exportaciones. El crecimiento se ha visto afectado por la prevalencia de empresas pequeñas y familiares —que desalienta la innovación y la asunción de riesgos— y la orientación tradicional de la producción hacia artículos de baja tecnología que se enfrenta a la creciente competencia de productores de los mercados emergentes. Pero la historia no está a merced del destino. De hecho, el tamaño y la especialización de las empresas dependen a largo plazo, entre otros factores, de las políticas estructurales nacionales; la resistencia al cambio que muestra la estructura económica italiana refleja rigideces arraigadas e ineficiencias en sus mercados de trabajo, productos y servicios.

Cómo puede lograrse

Para mejorar las perspectivas del crecimiento,

(Porcentaje)

Datos: OCDE.

Italia debe reducir la deuda…

(Coeficiente deuda bruta/PIB)

Datos: Eurostat y cálculos del personal técnico del FMI.

y liberalizar los mercados de productos.

(Índice1)

1 Índice con una escala de 0 a 6, en la que 6 es la calificación restrictiva.

Datos: Eurostat.

La situación se ha complicado más a causa de los fracasos de las políticas en la pasada década. Se ha malgastado el dividendo fiscal obtenido del descenso de las tasas de interés relacionado con la Unión Monetaria. De hecho, con la reducción del gasto en intereses se han financiado gastos superiores en otras partidas presupuestarias. Estas políticas han deparado un déficit muy superior al límite del 3% del PIB fijado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de la UE, que ha impedido una rápida reducción de la deuda pública y ha exigido una política fiscal que está atenuando los efectos de la recuperación. Además, si bien las reformas del mercado laboral han creado empleo, la incapacidad para liberalizar los mercados de productos y servicios con la misma fuerza ha perpetuado la rígida estructura productiva.

Llamada a la acción

Su programa de reformas debe tener un doble enfoque —ajuste fiscal y cambio estructural— que aproveche la complementariedad de ambos. Será necesario un ajuste fiscal basado en el gasto, ya que la enorme deuda pública y el gran déficit fiscal desvían recursos de otros usos más productivos y crean incertidumbre sobre las políticas fiscales. Las reformas estructurales de los mercados de trabajo, productos y servicios también serán imprescindibles para aumentar la competitividad y productividad.

Ajuste fiscal creíble

El ajuste fiscal debe efectuarse a largo plazo. A corto plazo, hay que reducir los déficit por debajo del límite fijado por el PEC y reforzar la disciplina del gasto. El presupuesto para 2006 prevé un déficit del 3,5% del PIB. Sin embargo, la continuidad de los grandes recortes del gasto —en ausencia de medidas para abordar los determinantes del gasto estructural y dado que Italia siempre ha sido indulgente frente al incumplimiento de las normas en materia de gasto— dependerá de la voluntad de las autoridades de aplicar con rigor los mecanismos de control y sanción del presupuesto.

A largo plazo, habrá que tomar medidas audaces para garantizar la viabilidad de las finanzas públicas. Pese a las recientes reformas de las pensiones, será preciso reducir más el déficit para hacer frente a las presiones del envejecimiento de la población. Los análisis del FMI indican que la viabilidad fiscal a largo plazo requiere un proceso de saneamiento para lograr un equilibrio global para 2010.

Un ajuste creíble debería centrarse en la contención del gasto, acompañado de una mayor transparencia. El crecimiento constante de los gastos primarios desde finales de los años noventa —a un promedio anual del 2% en términos reales— es la principal causa de la fragilidad fiscal del país. Para invertir esta tendencia hay que adoptar un enfoque orientado hacia la racionalización del gasto en un marco presupuestario a medio plazo. Además, la presentación del presupuesto de Italia no se ajusta a las prácticas de transparencia de los países industrializados, y la puntualidad de la información es a veces cuestionable, lo que complica el análisis y el control presupuestario. Por último, la delegación de las funciones del gobierno central pone de relieve la necesidad de un sistema de federalismo fiscal bien diseñado que ofrezca incentivos a todos los niveles de gobierno para garantizar la responsabilidad fiscal.

Aumentar la productividad y la eficiencia

Las reformas estructurales deben centrarse en aumentar la productividad y la eficiencia para mejorar las perspectivas a medio plazo. Ello requerirá introducir reformas que estimulen la competencia, reduzcan los sobreprecios y fomenten la libre elección, incluida la eliminación de los sistemas que protegen las rentas económicas de grupos que poseen información privilegiada en perjuicio del público en general. Hay que adoptar medidas para eliminar la protección en sectores como el comercio minorista y las principales industrias de redes, suprimir las normas que restringen la competencia en las profesiones y reforzar las competencias de las autoridades antimonopolio. Muchas reformas implican bajos costos presupuestarios y pueden acometerse pese a la ajustada posición fiscal de Italia.

Aún hay margen para aumentar la flexibilidad del mercado laboral. La tasa de actividad, máxime de mujeres y jóvenes, sigue siendo baja. Entre las prioridades se incluyen la modernización del sistema de protección social italiano; más ayudas al desempleo, sujetas a la participación en programas activos del mercado laboral y actividades de búsqueda de empleo, y acompañadas de una flexibilización de la legislación de protección del empleo, y un mayor ajuste de los salarios atendiendo a las diferencias de productividad, que es esencial para corregir las pérdidas de competencia a corto plazo.

El entorno empresarial también necesita reformas. Según los datos comparativos de países, Italia sigue a la zaga en muchos frentes, en los que las empresas se enfrentan a un sistema jurídico lento y cargas administrativas excesivas. Para subsanar estas deficiencias conviene reforzar los servicios públicos, acelerar los procesos jurídicos, agilizar la burocracia, mejorar la inversión pública y la infraestructura, y reforzar la aplicación del imperio de la ley.

Por último, es crucial contar con un sector financiero competitivo en aras de un crecimiento más rápido y una economía más pujante. Según la reciente evaluación de la estabilidad del sistema financiero (FMI-Banco Mundial), el sistema financiero de Italia es sólido y poco vulnerable a las perturbaciones macroeconómicas. Pero, como se señala en el reciente informe de país del FMI, algunas deficiencias estructurales limitan el papel del sistema financiero como promotor del crecimiento, como las altas tasas y comisiones, el pequeño tamaño de los mercados bursátiles y de bonos empresariales y una orientación basada en relaciones que favorece a las empresas establecidas frente a las entrantes.

Iryna Ivaschenko

FMI, Departamento de Europa

El FMI mantiene las sanciones contra Zimbabwe

En su reciente evaluación de las obligaciones financieras en mora de Zimbabwe frente al FMI y las sanciones contra este país, el Directorio Ejecutivo del FMI decidió no restablecer los derechos de voto y otros derechos conexos de este país ni rehabilitar a Zimbabwe para utilizar los recursos generales del FMI.

Aunque Zimbabwe liquidó recientemente sus atrasos frente a la Cuenta de Recursos Generales del FMI, mantiene atrasos por un valor de unos US$119 millones frente a la Cuenta Fiduciaria del Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (SCLP) y el Servicio para Shocks Exógenos (SSE). Por lo tanto, Zimbabwe no está habilitado para acogerse al SCLP.

El Directorio Ejecutivo señaló que Zimbabwe debe implementar lo antes posible políticas de estabilización macroeconómica y reformas estructurales y tratar de liquidar sus obligaciones financieras en mora frente a la Cuenta Fiduciaria del SCLP-SSE.

Véase el texto completo del comunicado de prensa No. 06/45 en www.imf.org.

Other Resources Citing This Publication