Journal Issue
Share
Article

Actualidad

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI y los planes de contingencia contra la pandemia

Aunque persiste gran incertidumbre con respecto a una eventual pandemia de gripe aviar, el FMI está complementando los esfuerzos de otros organismos internacionales, como el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, y la Organización Mundial para la Salud Animal, para ayudar a los países miembros a reforzar los planes nacionales de contingencia. A corto plazo, el FMI se centrará en ayudar a los países a manejar los riesgos operativos relacionados con sus sistemas financieros en caso de una pandemia.

En los últimos años, los planes de continuidad de las operaciones se han convertido en un componente fundamental de la gestión de riesgos operativos en el sector financiero. Los países han reforzado estos planes para mejorar la capacidad de resistencia de la infraestructura esencial de sus sistemas financieros a los ataques terroristas o desastres naturales. Deberán tomarse medidas similares a fin de ayudar a los países a prepararse para una pandemia.

Con este propósito, el FMI ha recopilado elementos comunes de planes avanzados de respuesta a las pandemias. Esta información, que se incorporará en un documento del Directorio Ejecutivo, se publicará próximamente en el sitio del FMI en Internet. Además, el FMI organizará seminarios regionales en los que participarán directores encargados de la continuidad de las operaciones de bancos centrales. Durante las consultas periódicas del FMI con las autoridades de los países también se examinarán las medidas de preparación para una pandemia relacionadas con el sector financiero y las medidas adecuadas de política económica para responder a la misma.

Preocupación creciente

Desde hace un año, la comunidad internacional está cada vez más preocupada por la posibilidad de que se produzca una pandemia y por las repercusiones que tendría en las personas y en el sistema económico y financiero mundial. A los expertos en salud les preocupa particularmente la cepa H5N1, que se ha propagado rápidamente entre las aves. En su forma actual, son raros los casos de infección humana, pero si el virus muta en una variante que pueda transmitirse de una persona a otra, podría ocurrir una pandemia. Según su gravedad, una pandemia de este tipo podría afectar a millones de personas en todo el mundo (véase información detallada en www.who.int).

Una pandemia también podría tener graves efectos financieros y económicos. Estos efectos dependerán, entre muchos otros factores, de las características de la pandemia —como el número de personas afectadas, la gravedad de la enfermedad y la duración— así como el comportamiento y el nivel de preparación de las empresas, los hogares y los gobiernos, y la capacidad y el nivel de preparación de los sistemas de atención de salud.

El impacto económico podría ser considerable

Una pandemia grave —por ejemplo, parecida a la gripe española de 1918— podría causar una reducción brusca, pero temporal, de la actividad económica mundial. Las perturbaciones económicas en la oferta podrían estar directamente relacionadas con el alto nivel de absentismo. Además, podría contraerse bruscamente la demanda interna y reducirse el gasto de consumo y frenarse la inversión. Las exportaciones podrían verse afectadas por las restricciones del comercio y el transporte, se reduciría el turismo y disminuiría la demanda mundial.

Una pandemia también afectaría a los sistemas financieros de los países. Podría acentuarse temporalmente la aversión al riesgo, lo que provocaría un repentino aumento de la demanda de liquidez, disminuciones de los precios de los activos y la ampliación de los diferenciales de crédito. También podrían reducirse considerablemente los flujos netos de capital hacia los mercados emergentes. Además, si la infraestructura de los mercados dejara de funcionar, las operaciones también se realizarían de forma más desordenada. Si las tasas de absentismo son altas y los planes de contingencia insuficientes, los países podrían verse afectados por importantes interrupciones operativas en las funciones y los servicios esenciales de su sistema financiero, lo que podría tener repercusiones en otras jurisdicciones.

Una vez extinguida la pandemia, la experiencia indica que la actividad económica se recupera con bastante rapidez. El ritmo de recuperación de la actividad dependerá del restablecimiento de la confianza de las empresas y los consumidores, la velocidad de la reactivación del comercio internacional y la recuperación de los valores de los activos.

La posibilidad de que se produzcan graves interrupciones y perturbaciones temporales subraya, sin embargo, la importancia de establecer planes de contingencia de amplio alcance. El FMI se ha comprometido a concienciar aún más a los países miembros sobre los riesgos económicos y financieros y a ayudarlos a prepararse para manejar los riesgos operativos si ocurre una pandemia.

Jeanne Gobat

Grupo de trabajo del FMI sobre la gripe aviar

Other Resources Citing This Publication