Article

El petróleo sustenta el crecimiento en Oriente Medio y Asia central

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
October 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Pese a los problemas de seguridad que afectan a algunos países y la reciente baja de los precios de los activos, la economía del Oriente Medio y Asia central se mantiene vigorosa, según las perspectivas regionales publicadas por el FMI en octubre. El crecimiento sigue superando la tasa de expansión mundial y debería alcanzar un 6%–7% en 2006 y 2007, tasa similar a la de los últimos tres años, indicó Mohsin Khan, Director del Departamento del Oriente Medio y Asia Central del FMI.

Los grandes flujos del exterior, atribuibles a los altos precios de los combustibles y los productos básicos, la inversión extranjera y las remesas están impulsando la expansión del crédito, y, aunque ha repuntado ligeramente, la inflación se mantiene moderada, situándose en una tasa media de un 7,1% en la mayoría de los países.

Los superávits fiscales y externos de la región siguen aumentando, pero más lentamente que en los últimos años. Gracias a los avances en la reducción de la deuda y la acumulación de reservas oficiales, la región está en mejores condiciones de absorber shocks y atender a sus necesidades de desarrollo.

La política económica está bien encaminada. “Al darse cuenta de que el alza del crudo y de los ingresos del petróleo serán duraderos, muchos países exportadores de petróleo han empezado a incrementar el gasto y a aplicar programas de gran envergadura para modernizar su infraestructura social y física”, según Khan. En 2006–10, por ejemplo, el Consejo para la Cooperación en el Golfo prevé invertir más de US$700.000 millones en el sector petrolero y del gas, y en infraestructura y el sector inmobiliario.

Khan agregó que la gran afluencia de flujos externos está dificultando la política monetaria. Y que en países con un régimen cambiario flexible, aplicar una política monetaria más restrictiva y apreciar el tipo de cambio nominal será la mejor forma de limitar las presiones inflacionarias. En países de paridad fija, la apertura del régimen comercial y la flexibilidad del mercado laboral ayudarán a contener los aumentos de los precios al consumidor.

Other Resources Citing This Publication