Article

Supervisión mundial: Perspectivas de la economía mundial: Sigue el crecimiento vigoroso, pero aumenta la incertidumbre

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
October 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En la edición de septiembre de 2006 de Perspectivas de la economía mundial se prevé un sólido crecimiento mundial del 5,1% en 2006 y del 4,9% en 2007; ambas cifras son más altas que las previstas en la edición de abril. El Director del Departamento de Estudios del FMI, Raghuram Rajan, que dio a conocer el pronóstico en las Reuniones Anuales, en Singapur, destacó también el mayor equilibrio del crecimiento actual. La economía estadounidense se está empezando a desacelerar; las tasas de crecimiento en los mercados emergentes y en desarrollo, con China (10%) e India (8,3%) a la cabeza, son extraordinarias; la zona del euro está ganando impulso, y en Japón continúa la expansión. Sin embargo, tras cuatro años de fuerte crecimiento, existe un riesgo patente de deterioro de la situación.

Mantener la productividad

Rajan, quien anunció su vuelta a la Universidad de Chicago a comienzos de 2007, pasó revista a los riesgos a mediano plazo para el crecimiento: no se hace lo necesario para sustentar el aumento mundial de la productividad (véase el gráfico). En el pasado, la revolución de la tecnología de la información y el incremento de la competencia mundial propiciaron el crecimiento de la productividad, pero ahora el apoyo político disminuye debido al descontento popular, alimentado por las crecientes desigualdades.

“El fracaso de la Ronda de Doha, la creciente marea de nacionalismo económico, que se manifiesta en fusiones transfronterizas, y la progresiva oposición a la inmigración”, dijo Rajan, “apuntan en la misma dirección”. “Los políticos, en nombre del progreso nacional, han adoptado una actitud mezquina que de nuevo garantiza el perjuicio colectivo”, advirtió. “La actual solidez de la economía mundial se logró mediante políticas que promueven la competencia, la sostenibilidad económica y la flexibilidad. Para seguir prosperando, las autoridades deberán darle menos importancia al gasto y concentrarse en reinvertir”.

A la pregunta de si la creciente desigualdad de los ingresos percibida en Estados Unidos podría también estar exacerbando el descontento, Rajan observó que los individuos se fijan más en el ingreso relativo que en el absoluto, y muchos consideran que se están quedando atrás. El proteccionismo estadounidense se debe, en parte, a la incertidumbre que existe en grandes segmentos de la fuerza laboral, a pesar del fuerte crecimiento económico de los últimos años. Este aspecto ha adquirido importancia política, y Rajan consideró útil el debate.

También destacó los riesgos a corto plazo —en cierta medida relacionados— para el crecimiento de la economía mundial:

  • Una desaceleración más pronunciada de lo previsto en Estados Unidos por una pérdida de dinamismo de la vivienda.

  • Un incremento de las presiones inflacionarias mundiales al aumentar la tensión en los mercados laborales y de productos básicos. Esto podría inducir a los bancos centrales a aplicar una política más restrictiva, con efectos negativos en los mercados financieros.

  • Un desenlace abrupto de los desequilibrios mundiales.

El auge de los mercados emergentes

En general, el crecimiento en los mercados emergentes ha seguido siendo vigoroso, y las perspectivas a corto plazo son buenas.

Durante el primer semestre de 2006, Asia emergente, encabezada por China e India (véase el cuadro), fue nuevamente la región más dinámica. Sin embargo, la economía china aún depende fuertemente de la inversión en activos fijos, y el exceso de liquidez exacerba el problema. China se está transformando rápidamente en una economía de mercado y el FMI ha advertido que, para administrarla mejor, es necesario recurrir más a los incentivos del mercado, acercando progresivamente los precios (incluidos el tipo de cambio y las tasas de interés) a los niveles de mercado. Esto, según Rajan, puede crear molestias en el corto plazo, pero en última instancia es la única alternativa, y es mejor actuar mientras el crecimiento es sólido.

El factor productividad

En los últimos años, la productividad ha aumentado notablemente en Estados Unidos y Japón, pero se ha rezagado en la zona del euro.

(Variación porcentual)

Citation: 35, 18; 10.5089/9781451944310.023.A005

Nota: Las estimaciones corresponden al sector empresarial no agrícola en el caso de Estados Unidos y a toda la economía en los casos de la zona del euro y Japón.

Datos: Haver Analytics; Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos; FMI, Perspectivas de la economía mundial, y cálculos del personal técnico.

China e India a la cabeza

El crecimiento económico mundial se ha equilibrado, pero la evolución de los países en desarrollo de Asia sigue siendo deslumbrante.

(Variación porcentual anual)
2005Proy.

2006
Proy.

2007
Crecimiento mundial4,95,14,9
Estados Unidos3,23,42,9
Zona del euro1,32,42,0
Japón2,62,72,1
Reino Unido1,92,72,7
Canadá2,93,13,0
Otras economías avanzadas3,74,13,7
África5,45,45,9
Europa central y oriental5,45,35,0
Comunidad de Estados Independientes6,56,86,5
Países en desarrollo de Asia9,08,78,6
China10,210,010,0
India8,58,37,3
Oriente Medio5,75,85,4
América4,34,84,2
Datos: FMI, Perspectivas de la economía mundial, septiembre de 2006.

En India, la expansión está más encauzada por la demanda interna. Las autoridades han procurado distribuir los beneficios del crecimiento, pero esto se logra mejor al ampliar las oportunidades mediante mejoras en la educación, la atención de salud, el financiamiento y la infraestructura, en lugar de ofrecer subvenciones, garantías y franquicias tributarias (muchas veces mal encauzadas) que apenas se pueden financiar.

En las economías emergentes de Europa el crecimiento aún es robusto y en muchos países está impulsado por los empréstitos externos del sector privado y por el rápido crecimiento del crédito bancario; muchos de estos países tienen cuantiosos déficits en cuenta corriente y deben limitar su vulnerabilidad frente a un posible deterioro del financiamiento mundial.

En América Latina, el crecimiento aumentó en 2006 pero aún es reducido en comparación con el de otras regiones en desarrollo. La buena gestión macroeconómica y un contexto mundial favorable han permitido reducir la vulnerabilidad, pero deben resistirse las presiones de gasto, en caso de deterioro de la situación.

En los países productores de petróleo del Oriente Medio, África y la CEI, el desafío radica en administrar bien los elevados ingresos de exportación, a fin de promover la capacidad del sector petrolero y diversificar la economía. Los países productores de metales, incluidos los de África subsahariana, deben evitar los compromisos irrevocables de gasto público a largo plazo pues es improbable que los precios se mantengan al nivel actual.

Las economías avanzadas

Para Estados Unidos, se prevé un crecimiento del 3,4% en 2006 y del 2,9% en 2007. El mercado de la vivienda está perdiendo impulso y la apreciación de las viviendas es cercana a cero. El creciente número de viviendas no vendidas parece indicar que la situación va a empeorar antes de mejorar.

No obstante, esta desaceleración no ha causado aún una caída apreciable del consumo, y un crecimiento robusto de la renta del trabajo, junto con una reducción de los precios del petróleo, probablemente amortiguará los efectos en el consumo. Sin embargo, los desfases habituales —de las tasas de interés al mercado de la vivienda y de ahí al consumo— dificultan la interpretación. La Reserva Federal tiene ante sí la difícil misión de decidir si se requieren o no nuevos incrementos de las tasas de interés para enfriar la economía. “Este dilema podría surgir muy pronto,” observó Rajan, “y se va a necesitar una excelente gestión monetaria para evitar una sangría económica”.

En la zona del euro, el crecimiento previsto es del 2,4% en 2006 y del 2% en 2007. La inversión es hoy el principal motor de la recuperación, pero es necesario un aumento del consumo, especialmente si ocurre una desaceleración aguda en Estados Unidos. En el mediano plazo, debe mejorarse el potencial de crecimiento mediante una mayor flexibilidad del mercado laboral y una competencia más fuerte en el sector de servicios, incluido el financiero. Las autoridades deben combatir los intereses personales en el mercado laboral y el sector empresarial. “Esta batalla, difícil pero necesaria, siempre se pospone hasta la siguiente elección”, indicó Rajan, “pero no se libra nunca”.

En Japón, este año el crecimiento será probablemente del 2,7%, si bien los datos son ambiguos, y de un 2% en 2007. El consumo sigue a la zaga, aunque la inversión de empresas pequeñas está aumentando. Recientemente, la inflación de los precios al consumidor adquirió signo positivo tras un prolongado período de deflación, y se prevé un aumento moderado de la inflación.

Japón afronta un rápido envejecimiento de su población, y se espera de él un ejemplo para el resto del mundo. Su estrategia debe incluir integridad fiscal, mayor participación de la mujer y los ancianos en el trabajo, cierto nivel de inmigración y, sobre todo, mayor productividad.

Marina Primorac

FMI, Departamento de Relaciones Externas

Pueden adquirirse ejemplares, en inglés, de la edición de septiembre de 2006 de Perspectivas de la economía mundial, al precio de US$57 (US$54, para catedráticos y estudiantes universitarios). Véanse las instrucciones de pedido en la pág. 292. El texto completo de la última versión puede consultarse en www.imf.org. La versión en español se publicará próximamente.

Other Resources Citing This Publication