Journal Issue
Share
Article

Foro

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
May 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Una gestión más eficiente de la ayuda

La duplicación, prevista para 2010, de la ayuda a los países africanos planteará algunos retos macroeconómicos a las autoridades económicas de estos países. En un seminario organizado en Washington por el FMI y el Departamento de Desarrollo Internacional (DDI) del Reino Unido los días 19 y 20 de abril, los ministros de Hacienda africanos, los gobernadores de bancos centrales y otros funcionarios, donantes, académicos y representantes de instituciones de desarrollo multilaterales analizaron siete problemas a los que deberán hacer frente los receptores de la ayuda.

Apreciación de los tipos de cambio. La apreciación del tipo de cambio real podría reducir la competitividad de las exportaciones (el denominado “mal holandés”) de los países receptores; a fin de contrarrestar este efecto, se podría hacer uso de la ayuda para aumentar la productividad. Aunque apenas existen pruebas de que los grandes flujos de ayuda hayan reducido notablemente la competitividad de las exportaciones africanas, los participantes aconsejaron a las autoridades económicas que prestaran atención a este fenómeno y señalaron que, en ciertas circunstancias, conviene utilizar parte de la ayuda para constituir reservas.

Coordinación de las políticas fiscal y monetaria. Gestionar el aumento de la ayuda exigirá coordinación entre los distintos sectores del gobierno, en particular entre los bancos centrales y los ministerios de Hacienda. A menudo, buscar un equilibrio adecuado entre la apreciación del tipo de cambio y el incremento de la tasa de interés supone un gran reto para las autoridades económicas.

Reforzar la reacción de la oferta. Hubo unanimidad acerca de la importancia que, para paliar los efectos del mal holandés, reviste reforzar la reacción de la oferta a los flujos de ayuda, aumentando la productividad y el empleo. Hay que crear un entorno empresarial favorable para atraer las inversiones tanto nacionales como extranjeras y hacer frente a los factores de estrangulamiento de la oferta, como las deficiencias en infraestructuras y agricultura. Así, a la hora de distribuir la ayuda, será preciso buscar un equilibrio entre los sectores social y productivo. Un sistema de libre comercio podría mejorar la competencia nacional y aliviar las presiones sobre el tipo de cambio derivadas del aumento de la ayuda.

Fortalecer las instituciones y la gestión de gobierno. Los participantes subrayaron la importancia de reforzar las instituciones y la gestión de gobierno para abordar el aumento de la ayuda y mejorar el clima inversionista para el sector privado. Unas instituciones fiscales sólidas y una buena gestión de las finanzas públicas facilitarían la absorción de la ayuda. Es preciso reforzar la capacidad de los gobiernos para gestionar la ayuda y la capacidad del sector privado para operar en un entorno competitivo y abierto.

Formular una estrategia de salida. Los receptores deberán reducir poco a poco su dependencia de la ayuda. Por tanto, antes de que esta disminuya, los países receptores deben incrementar sus ingresos, por ejemplo, ampliando la base imponible y eliminando las exenciones, en lugar de elevar la tasa impositiva.

Reducir la volatilidad de la ayuda. La volatilidad de la ayuda plantea problemas de gestión presupuestaria que los países africanos deberán abordar urgentemente cuando aumente el flujo de ayuda. Los compromisos de los donantes a largo plazo mejorarán la predictibilidad en este sentido.

Identificar cuestiones clave y políticas. Por último, los participantes hicieron hincapié en que los escenarios sobre el aumento de la asistencia ayudarán a los países y a los donantes a identificar las cuestiones clave y contribuirán a la adopción de políticas adecuadas para absorber este aumento.

Sanjeev Gupta, Catherine Patillo y Yongsheng Yang

FMI, Departamento de África

Laura Wallace

Directora

Sheila Meehan

Redactora responsable

Elisa Diehl

Jefa de producción

Jeremy Clift

Christine Ebrahim-zadeh

Ina Kota

Redactoras

Maureen Burke

Lijun Li

Kelley McCollum

Ayudantes de redacción

Julio Prego

Diseñador gráfico

Graham Hacche

Asesor Principal

Edición en español

División de Español

Departamento de Tecnología y Servicios Generales

Lourdes Reviriego

Traducción

Magaly B. Torres

Corrección de pruebas

Jonathan Kerr

Composición gráfica

El Boletín (ISSN 0250-7240) es una publicación del FMI. Durante el año aparecen 22 números en español, francés e inglés, además de El FMI en Foco. Las opiniones e información publicadas no representan necesariamente la posición oficial del FMI. Los mapas que se publican para orientar a los lectores provienen de la sexta edición de Atlas of the World, de National Geographic; los nombres y las fronteras que aparecen en los mismos no reflejan la posición del FMI con respecto a la situación jurídica de ningún territorio, ni tampoco la conformidad de la institución en relación con dichas fronteras. El material publicado puede reproducirse mencionando la fuente de información, salvo las fotografías e ilustraciones que no pueden reproducirse en forma alguna. La correspondencia debe dirigirse a: Current Publications Division, Room 7-106, IMF, Washington, D.C., 20431, EE.UU. Tel.: (202) 623-8585; correo electrónico: imfsurvey@imf.org.

El precio de la suscripción anual, para empresas privadas y particulares, es de US$120. Para solicitar la suscripción al Boletín del FMI o publicaciones del FMI, sírvase dirigirse a:

IMF Publication Services,

Box X2005, IMF, Washington,

DC 20431 EE.UU.

Tel.: (202) 623-7430;

Fax: (202) 623-7201;

Correo electrónico: publications@imf.org.

El Boletín del FMI se distribuye por correo aéreo (Canadá, Estados Unidos y México: first class; otros países: airspeed).

Other Resources Citing This Publication