Journal Issue
Share
Article

Análisis

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
June 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Reducciones arancelarias: La ganancia es neta

Para los países en desarrollo con acceso preferente a los mercados de países desarrollados, la actual ronda de negociaciones de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) plantea una cuestión seria: ¿qué significará la reducción multilateral de aranceles para su acceso a los mercados de exportación? Un nuevo documento de trabajo del FMI concluye que, en la práctica, gran parte de las exportaciones de los países en desarrollo no goza de preferencias, por lo que no tienen tanto que perder como se pensaba por la pérdida de las preferencias. Además, para muchos países en desarrollo, una reducción multilateral de aranceles probablemente produzca un aumento neto de su acceso a los mercados.

¿Cómo funcionan las preferencias? Muchos países desarrollados permiten que los países en desarrollo les exporten sus productos a tasas arancelarias menores, y hasta nulas, si se comparan con las que se aplican a otros miembros de la OMC. Por tanto, preocupa que una reducción arancelaria generalizada reduzca la actual ventaja relativa de las exportaciones de países en desarrollo, que perderían “margen de preferencia”. Pero una ventaja de la reducción sería el mayor acceso para bienes que hoy no reciben preferencias, que compensaría las pérdidas por la disminución de las preferencias. La pregunta es si los beneficios superarían a los perjuicios.

Las preferencias no son tan generosas

Los autores sostienen que en realidad las preferencias son menos generosas de lo que parecen: no se aplican a muchos productos y están sujetas a normas restrictivas. En Estados Unidos, por ejemplo, el Sistema Generalizado de Preferencias se aplica solo a la mitad de los renglones arancelarios. Algunos artículos, como textiles, relojes, calzado, bolsos, equipaje, acero, vidrio y equipos electrónicos, están excluidos del programa. Además, el acceso desgravado para los productos autorizados está sujeto a un “tope de necesidad competitiva” por producto y país. Este tope se aplica cuando las importaciones de un producto dado procedentes de un país determinado alcanzan el 50% del valor total importado por Estados Unidos o superan cierto valor.

Los aranceles promedio son mayores de lo que parecen

La exportación de los países más pobres, salvo los africanos, se enfrenta a aranceles más altos que los países desarrollados para acceder a los mercados de países desarrollados.



País exportador
Arancel promedio pagado

sobre importaciones

a Estados Unidos

(porcentaje)
Arancel promedio pagado

sobre importaciones

a la Unión Europea

(porcentaje)
PMA africanos0,070,80
PMA no africanos13,145,10
Otros países en desarrollo1,822,37
Países desarrollados1,152,89
Nota: Para cada producto definido en un renglón arancelario de Estados Unidos, se calcula el arancel promedio como el valor de los derechos recaudados dividido entre el valor de los bienes importados. Las tasas se promedian entre todos los bienes. PMA = países menos adelantados.Datos: World Integrated Trade Solution, Oficina del Censo de Estados Unidos y Unión Europea.
Nota: Para cada producto definido en un renglón arancelario de Estados Unidos, se calcula el arancel promedio como el valor de los derechos recaudados dividido entre el valor de los bienes importados. Las tasas se promedian entre todos los bienes. PMA = países menos adelantados.Datos: World Integrated Trade Solution, Oficina del Censo de Estados Unidos y Unión Europea.

En la Unión Europea (UE) las preferencias abarcan una gama mayor de productos, pero otras restricciones hacen que las exportaciones de países en desarrollo paguen a menudo un arancel no preferente. Con frecuencia, la naturaleza restrictiva de las normas de origen torna demasiado oneroso para los países en desarrollo aprovechar todas las preferencias. A veces, las normas de origen para productos específicos de la Unión Europea permiten importar tan solo un 5% de los insumos y disponen requisitos de transformación. Para que un producto reciba trato preferente oven una frontera de la Unión Europea, una autoridad oficial debe sellar un formulario. Por ende, frecuentemente, la exportación de países en desarrollo se enfrenta aún a altas barreras comerciales.

Además, pese a los diversos programas de preferencias, la exportación de los países menos adelantados (PMA) y otros países en desarrollo hacia los países desarrollados está sujeta a aranceles promedio altos. Esta discrepancia se debe a la diferencia en los productos básicos que la componen y en los programas de preferencias. Para todos los bienes, en promedio, la exportación de los PMA no africanos a Estados Unidos y la Unión Europea está sujeta a aranceles mayores que para los países desarrollados (véase el cuadro de la página anterior). Para los bienes con ventaja comparativa y que por tanto se exportan en mayor proporción, la exportación de los PMA y demás países en desarrollo está sujeta a un arancel mayor que la exportación de países desarrollados a Estados Unidos. Esto no sucede con las ventas dirigidas a la Unión Europea, que ofrece reducciones arancelarias a los PMA bajo su programa “Todo Menos Armas” y su programa para los países africanos, caribeños y del Pacífico. La exportación de los PMA no africanos está sujeta a los mayores aranceles promedio en Estados Unidos y la Unión Europea, mientras que los PMA africanos se enfrentan a aranceles promedio más bajos sobre estos bienes.

Reducción de aranceles, ampliación del acceso

Para estudiar el efecto de la reducción arancelaria multilateral y el consiguiente cambio en el acceso a los mercados, los autores miden en forma representativa los cambios en la demanda de importación de Estados Unidos y la Unión Europea según tres hipótesis (véase el cuadro en esta página). Sus resultados muestran que si la Ronda de Doha culmina con una reducción arancelaria multilateral, muchos de los países más pobres tienen más que ganar de un mayor acceso al mercado de países desarrollados que lo que perderían por la disminución de preferencias.

Una reducción arancelaria uniforme de un 40%, por ejemplo, brindaría a todos los grupos de países—excepto los PMA africanos—mayor acceso a los mercados de Estados Unidos y la Unión Europea (véase el cuadro anterior, columnas 1–3). Los PMA africanos sufrirían una pequeña pérdida de un 0,15% promedio. Pero los países han venido negociando la cantidad de renglones arancelarios a excluir de las reducciones. En caso de excluir un 3% de los renglones más elevados, el incremento de acceso para todos los países exportadores declinaría (véanse las columnas 4–6). Los mayores aumentos para todos los grupos de países se registran con una fórmula escalonada para la agricultura (véanse las columnas 7–9).

Los países que probablemente pierdan acceso a los mercados debido a la reducción multilateral de aranceles son los pocos que reciben beneficios muy altos bajo los programas de preferencia vigentes.

Ganadores y perdedores

No todos los países en desarrollo aumentan su acceso a los mercados bajo todas las hipótesis analizadas. En Haití, por ejemplo, la erosión de las preferencias puede causar grandes pérdidas por la caída de la exportación de prendas de vestir. África subsahariana puede registrar una merma en su exportación de minerales a Estados Unidos, en particular, del petróleo crudo.

Ganar terreno mediante aranceles menores

Una reducción arancelaria multilateral uniforme del 40% mejoraría el acceso a los mercados para todos los grupos de países, excepto los PMA africanos.

Cambios en la demanda de importaciones de:
UEEE.UU.UE y EE.UU.UEEE.UU.UE y EE.UU.UEEE.UU.UE y EE.UU.
País exportadorSin exclusionesExclusión del 3% de los renglones arancelarios más altosFórmula escalonada para la agricultura
(Porcentaje de cambio en acceso al mercado)
PMA africanos0,64–1,01–0,150,17–0,75–0,270,83–1,01–0,04
PMA no africanos4,1413,908,544,0810,647,044,1613,908,55
Otros países en desarrollo2,841,862,282,121,631,833,191,882,43
Desarrollados2,971,591,982,411,471,723,271,602,08
Todos2,891,732,142,261,551,793,211,742,27
Nota: La formula agrícola escalonada se basa en la propuesta de Harbinson, que calcula una reducción del 40% en las tasas inferiores al 20%; una disminución del 50% para las tasas entre el 20% y el 80%; y una reducción del 60% para los aranceles que superen el 80%, con un techo del 100%. PMA = países menos adelantados.Datos: Cálculos de la autora.
Nota: La formula agrícola escalonada se basa en la propuesta de Harbinson, que calcula una reducción del 40% en las tasas inferiores al 20%; una disminución del 50% para las tasas entre el 20% y el 80%; y una reducción del 60% para los aranceles que superen el 80%, con un techo del 100%. PMA = países menos adelantados.Datos: Cálculos de la autora.

Todas las simulaciones de políticas muestran que los PMA no africanos gozarían del mayor aumento porcentual en el acceso al mercado combinado de Estados Unidos y la Unión Europea, en particular para la exportación de prendas de vestir. Entre los países en desarrollo, México sufriría pérdidas netas, principalmente porque la reducción de aranceles de Estados Unidos para otros países disminuiría los márgenes de preferencia actuales de México. China y los países del sur de Asia se beneficiarían de nuevas reducciones arancelarias porque obtienen pocas ventajas de las preferencias vigentes.

En general, concluyen los autores, la reducción multilateral de aranceles bajo la Ronda de Doha aumentará el acceso para muchos países en desarrollo a los mercados de países desarrollados, compensando con creces las pérdidas derivadas de la reducción de las preferencias. Los países que probablemente pierdan acceso a los mercados debido a la reducción multilateral de aranceles son los pocos que reciben beneficios muy altos bajo los programas de preferencia vigentes. Para maximizar los aumentos netos de acceso a los mercados, los países deberían reducir los aranceles en todos los renglones y optar por una fórmula escalonada de reducciones arancelarias, con reducciones superiores al promedio para el sector agrícola.

Mary Amiti

FMI, Departamento de Estudios

Este artículo está basado en “Will the Doha Round Lead to Preference Erosion?” (IMF Working Paper No. 06/10), de Mary Amiti y John Romalis. Pueden adquirirse ejemplares al precio de US$15. Véanse las instrucciones de pedido en la página 160. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Un tributo a la importación es un tributo a la exportación

Los países en desarrollo que buscan elevar sus ingresos por exportación a menudo se quejan, con razón, de que las barreras arancelarias de los países ricos se lo dificultan. No obstante, su propio esquema de protección contra la importación puede frenar sus exportaciones. Un nuevo documento de trabajo del FMI concluye que los aranceles a la importación de un país actúan como impuesto a su sector exportador, frustrando así su meta de aumentar los ingresos de ventas externas. Estos países pueden reducir las restricciones a la importación como estrategia de fomento de la exportación, independientemente de las políticas de los países ricos.

¿Qué motivo tienen los países en desarrollo para revisar sus políticas de protección contra la importación? Los aranceles a la importación desalientan la exportación de tres formas. Primero, elevan el precio interno de lo importado en relación a la exportación, o, en forma equivalente, reducen el precio interno de la exportación en relación a la importación. Así, los aranceles mejoran el rendimiento del sector importador protegido, pero a expensas de una menor producción exportadora. Un arancel a la importación y un impuesto a la exportación tienen efectos simétricos sobre los precios internos relativos; es posible determinar una tasa de impuesto a la exportación que produzca los mismos precios relativos que los resultantes de un arancel a la importación.

Segundo, los aranceles a la importación desalientan todo tipo de exportación, y no solo las de un sector, porque hacen valorizar la tasa de cambio real. Los aranceles tienden a subir el precio de bienes y servicios no comerciables en relación a los precios internacionales de importación y exportación y, por tanto, incentivan la producción de bienes comerciables en detrimento de los no comerciables. Al provocar la caída del precio de los bienes comerciables en relación a los no comerciables, los aranceles reducen la competitividad internacional del país. La valorización de la tasa de cambio real resultante de la subida de aranceles afecta todos los bienes exportables y podría reducir la exportación.

Tercero, los aranceles y otras barreras a la importación desincentivan la exportación al elevar el precio de los insumos intermedios importados que utilizan los exportadores. A determinado precio de exportación, el mayor costo de los insumos debido a estas barreras reduce la producción de exportables, ya que las barreras producen una tasa efectiva de protección negativa: la tasa nominal de protección a la producción ajustada por la tasa de protección que pagan los insumos intermedios. El Banco Mundial calculó las tasas de protección efectivas, o los recargos a los costos de exportación derivados de los aranceles de importación, de Brasil, China, India y Malawi en 1986 y 1997. Según estos cálculos, la reducción de los aranceles en estos países redujo la distorsión contra la exportación.

Al provocar la caída del precio de los bienes comerciables en relación a los no comerciables, los aranceles reducen la competitividad internacional del país.

¿Cuán grande es la distorsión contra la exportación?

Usando un modelo económico que representa las formas en que los aranceles a la importación afectan la exportación, se computaron aranceles que equivalen a impuestos a la exportación en 26 países, en su mayoría de bajo ingreso y en desarrollo. Los resultados muestran que la estructura arancelaria de un país puede producir un significativo impuesto implícito a la exportación. En estos países, los aranceles de importación equivalen a un impuesto a la exportación del 12,5% en promedio; superando el 16% en siete países y el 25% en cuatro.

Para compensar la distorsión que causan los aranceles, algunos países emplean un sistema de reintegro de derechos, devolviendo a los exportadores los aranceles pagados por insumos intermedios importados. Pero esto no elimina totalmente la distorsión porque no revierte o compensa la reducción que provocan los aranceles en el precio interno relativo de las exportaciones. Además, un sistema de reintegros puede ser caro de administrar.

Reducción arancelaria para fomentar la exportación

Una forma más eficaz de reducir el desincentivo a la exportación es la reducción arancelaria, que estimularía el aumento de la exportación al reducir el costo de los insumos intermedios importados para el exportador y aumentar el precio de los productos exportados en relación a los importados y a los no comerciables. Su efecto sobre la exportación depende de la estructura de la reducción. El cuadro muestra el efecto sobre los incentivos a la exportación bajo tres hipótesis de reducción arancelaria. En general, a mayor reducción arancelaria, menor desincentivo a la exportación.

• En la hipótesis 1 (columna 2), la tasa arancelaria más alta se reduce en un porcentaje mayor que la tasa menor; como resultado, el desincentivo a la exportación, medido según el equivalente uniforme al impuesto a la exportación, registra la máxima caída con respecto a la situación inicial.

• En la hipótesis 2 (columna 3), la reducción arancelaria postulada es menor; como resultado, el desincentivo a la exportación cae con respecto a la situación inicial, pero menos que en la hipótesis 1.

• En la hipótesis 3 (columna 4), se reducen los aranceles más bajos, pero no los más altos; disminuye el desincentivo a la exportación en general, pero en seis países el equivalente uniforme al impuesto a la exportación aumenta porque la reducción de los aranceles menores baja la producción del sector afectado y libera recursos hacia otros sectores. Los productores del sector de mayores aranceles absorben parte de estos recursos, elevando el costo del arancel en ese sector. La hipótesis 3 ilustra que eximir a algunos sectores de las reducciones arancelarias, en particular a sectores con aranceles altos, puede ser perjudicial.

En general, de las mencionadas, la formula más eficaz para reducir el desincentivo a la exportación es la que baja los aranceles en un porcentaje mayor y reduce en mayor medida los aranceles mayores que los menores. En la reunión ministerial de Doha celebrada en Hong Kong en diciembre de 2005, los países decidieron adoptar, para algunos tipos de reducciones arancelarias, la “fórmula suiza”, que reduce las tarifas más altas en un porcentaje mayor que las menores; un verdadero logro para la Ronda de Doha.

Los aranceles a la importación no son los únicos frenos a la exportación. Muchos países en desarrollo mantienen una amplia gama de barreras no arancelarias a la importación, como restricciones cuantitativas y licencias de importación. Otros frenos no comerciales incluyen elevados costos portuarios y de transporte interno, y prácticas y normas aduaneras engorrosas, que también desalientan la producción exportadora al desviar recursos del sector. El efecto de las barreras no arancelarias e informales es difícil de medir, pero si se tuviera en cuenta, es probable que la distorsión en perjuicio de la exportación fuese mayor a la del cuadro.

Idear una estrategia de reducción arancelaria

La protección contra la importación frena la capacidad exportadora. Un país no puede proteger sus sectores que compiten conla importación, y su sector exportador a la vez; estas políticas chocan entre sí. La reducción de las barreras a la importación, como los aranceles, serviría de estrategia de fomento de la exportación al reducir el impuesto implícito que le imponen las barreras.

Reducción del desincentivo exportador

Una menor protección contra la importación mejoraría la capacidad exportadora de un país.

Barreras arancelarias equivalentes a impuestos

a la exportación (en porcentaje)
Nivel inicialHipótesis 1Hipótesis 2Hipótesis 3
Túnez33,617,821,234,2
India31,016,418,727,7
Marruecos26,713,715,925,3
Egipto26,213,116,127,8
Rumania18,49,411,419,5
Bangladesh18,29,211,118,8
Tailandia16,58,710,316,6
Tanzanía14,17,58,412,6
Vietnam12,77,37,69,9
Perú10,96,06,69,4
Mozambique10,85,66,510,6
Malawi9,85,25,99,1
Filipinas9,74,85,910,3
Colombia9,35,05,68,8
Zambia8,64,65,28,1
Brasil8,14,04,98,1
Argentina8,04,14,87,9
Uruguay5,52,93,35,2
Botswana3,71,92,23,6
Madagascar3,61,82,23,6
Nota: En la hipótesis 1, el mayor arancel del país se reduce en un 50% y el menor en un 40%. En la hipótesis 2 todos los aranceles se reducen en un 40%. La hipótesis 3 no reduce el mayor arancel, pero sí reduce el menor en un 40%.Datos: Cálculos del autor.
Nota: En la hipótesis 1, el mayor arancel del país se reduce en un 50% y el menor en un 40%. En la hipótesis 2 todos los aranceles se reducen en un 40%. La hipótesis 3 no reduce el mayor arancel, pero sí reduce el menor en un 40%.Datos: Cálculos del autor.

La forma en que se reducen los aranceles a la importación tiene gran repercusión sobre los incentivos a la exportación y el bienestar. Aunque la reducción general de los aranceles mejora el incentivo a la exportación, si se exonera a los sectores sensibles o que pagan aranceles altos, el resultado para el país puede ser peor. Reducir todos los aranceles, y los altos más que los bajos, sería la mejor estrategia para mejorar los incentivos a la exportación y el ingreso real en los países en desarrollo.

Stephen Tokarick

FMI, Departamento de Estudios

Este artículo está basado en “Does Import Protection Discourage Exports?” (IMF Working Paper No. 06/20), de Stephen Tokarick. Pueden adquirirse ejemplares al precio de US$15. Véanse las instrucciones de pedido en la página 160. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Other Resources Citing This Publication