Journal Issue
Share
Article

Foro

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
June 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Un futuro más prometedor para la República Kirguisa

La pregunta: ¿Cómo podría la República Kirguisa reducir la pesada carga de su deuda y redoblar sus esfuerzos para reducir la pobreza? centró el debate entre los delegados del Parlamento de este país, el FMI y los representantes de otras instituciones internacionales en un seminario celebrado los días 19 y 20 de mayo en Bishkek, y organizado por el Departamento de Relaciones Externas del FMI y el Banco Nacional de la República Kirguisa.

En el último decenio, la República Kirguisa ha realizado notables progresos económicos, entre ellos, el ingreso per cápita casi se ha duplicado durante ese período y se sitúa en US$473. Las políticas macroeconómicas prudentes han contribuido a reducir la inflación a tasas anuales de un solo dígito, el crecimiento promedio ha sido del 4% anual desde 2000 y la tasa de pobreza se redujo del 63% en 2000 al 46% en 2004. Además, pese al difícil clima político desde la “Revolución de los Tulipanes” ocurrida en marzo de 2005, el gobierno ha podido consolidar la estabilización económica y avanzar en las reformas. No obstante, el nivel de deuda pública continúa siendo alto; la pobreza sigue estando generalizada, sobre todo en las zonas rurales, donde viven las tres cuartas partes de los pobres, y la desigualdad de ingresos ha empeorado.

Diseño de una hoja de ruta económica

Los participantes coincidieron en que es importante acelerar las reformas estructurales para lograr avances rápidos y sostenidos de los niveles de vida. Será esencial, entre otras reformas, mejorar la sostenibilidad fiscal, modernizar el sistema financiero y crear un entorno reglamentario y jurídico que favorezca el crecimiento impulsado por el sector privado. Convendría asimismo intensificar los esfuerzos para reforzar la administración tributaria y el alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa para los países pobres muy endeudados (PPME) y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral, ambas auspiciadas por el FMI y el Banco Mundial, lo que contribuiría a reducir la carga de la deuda externa a un nivel más manejable y a crear espacio fiscal para el gasto orientado a reducir la pobreza.

Los participantes subrayaron el papel esencial que los parlamentarios podrían desempeñar para promover estas reformas concluyendo la reforma tributaria y el nuevo código tributario, aprobando el paquete de reformas del sector financiero (y las leyes para reforzar la autonomía del banco central), privatizando la Corporación Financiera Agrícola Kirguisa y tomando medidas para luchar contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Con respecto a la deuda, los delegados consideraron si la República Kirguisa debería solicitar alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa reforzada para los PPME. Algunos advirtieron que la participación del país en esta Iniciativa podría dañar su reputación y desalentar la inversión, sentimiento compartido por amplios sectores de la sociedad civil del país. David Owen, Asesor Principal del Departamento de Oriente Medio y Asia Central, analizó varias apreciaciones erróneas con respecto a la Iniciativa para los PPME y se refirió a ventajas de participar en la misma, tales como la oportunidad de aumentar el gasto orientado a reducir la pobreza.

Mayor participación

Los delegados elogiaron la transparencia y el carácter inclusivo del proceso de formulación de la estrategia de reducción de la pobreza del país, pero subrayaron la necesidad de ampliar su participación en el proceso de toma de decisiones económicas, especialmente en relación con el actual programa económico respaldado por el Servicio para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza del FMI. El Portavoz del Parlamento, Marat Sultanov, insistió en la necesidad de fomentar la revisión parlamentaria de las políticas acordadas en el marco de dicho programa.

Los participantes también subrayaron la importancia de ampliar la participación del parlamento y la sociedad civil en el proceso de actualización de la estrategia de reducción de la pobreza que se prolongará hasta 2010. Entretanto, como señaló el parlamentario Maripov, “no es fácil diseñar una hoja de ruta eficaz, pero debemos alinear mejor los objetivos de la estrategia de reducción de la pobreza del país con las políticas presupuestaria y de gasto público”.

Michaela Schrader

FMI, Departamento de Relaciones Externas

Para más información sobre el seminario, véase el comunicado de prensa No. 06/108, cuyo texto, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Pragmatismo: ¿La nueva tendencia en América Latina?

Unas 80 personas asistieron el 23 de mayo a un Foro del Libro del FMI, en la sede de este organismo, para conocer las novedades del frente en la “batalla por el alma de América Latina” (según la tapa de un número reciente de The Economist). Javier Santiso, de la OCDE, autor de América Latina: La economía política de lo posible, planteó una hipótesis controvertida: En América Latina se está abriendo paso la “política del pragmatismo”.

Al inicio del acto, Agustín Carstens, Subdirector Gerente del FMI, calificó esta como “una frase afortunada”, pues capta perfectamente lo acontecido en el campo de la política monetaria. Comentó que el entorno actual de baja inflación en América Latina es una “expresión de consenso político” sobre los efectos nocivos de la inflación elevada para la sociedad y, sobre todo, para los pobres. Muestra de ese consenso fue la decisión de dar independencia a varios bancos centrales de la región.

¿Empieza a afianzarse el pragmatismo?

Carstens expresó su deseo de que los latinoamericanos se manifiesten también “hartos” de crisis bancarias y otorguen más autonomía a los organismos de supervisión y regulación para mejorar las políticas financieras. Las crisis bancarias reiteradas han frenado el crecimiento. Para Carstens, la adopción del pragmatismo es una “revolución inconclusa”, que aún debe afianzarse fuera del ámbito de la política monetaria.

Santiso describió el inicio y la difusión del pragmatismo en Brasil, Chile y México. Al mantener la continuidad pese a las transiciones políticas, estos países se presentan como un modelo para otros países latinoamericanos. Según sus predicciones, las elecciones de este año en Brasil permitirán una mayor “separación” de las políticas económicas respecto de las transiciones políticas.

Según Santiso, en el “menú de opciones” de América Latina, Bolivia ofrece el extremo opuesto. Como indicó Pablo Bachelet, del Miami Herald, la nacionalización del sector energético provocó un cisma en la izquierda latinoamericana, y dificultó la categorización inequívoca de los actores en “izquierda frente a derecha”, o “a favor o en contra de Estados Unidos”. En todo caso, las categorías hoy se refieren a “quienes tienen energía y quienes no la tienen”.

Charles Collyns, Subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, manifestó que la afirmación de Santiso acerca de la difusión del pragmatismo es congruente con su experiencia personal, recogida en los últimos cinco años, en viajes por la región y reuniones con las autoridades. Otros ejemplos de pragmatismo que citó Collyns fueron la decisión del Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, de mantener el marco fiscal heredado de su predecesor, y la decisión de los responsables de la economía de evitar las políticas de gasto y empréstito del pasado pese a los buenos tiempos que corren.

Collyns agregó que el dominio del pragmatismo “debe expandirse” hacia el área fiscal y estructural, y mencionó el caso de Guatemala, donde, debido a la desconfianza en la capacidad del gobierno para usar los impuestos en el interés general, el coeficiente ingresos tributarios/PIB ronda el 10%, privando a la población del necesario gasto público.

¿O no consigue afianzarse?

Los otros dos oradores expresaron mayor escepticismo respecto de la afirmación de Santiso sobre la difusión del pragmatismo. Álvaro Vargas Llosa, del Instituto Independiente, dijo temer que cuando las aguas globales favorables bajen, el paso al pragmatismo termine siendo un tanto superficial, dado que la región no emprendió una verdadera reforma fundamental de las instituciones durante la tendencia neoliberal de los noventa. Moisés Naim, de Foreign Policy, estuvo de acuerdo: lamentó la “grave quiebra intelectual” de la región, y sostuvo que el programa de reforma institucional se banalizó, en vez de dar lugar a plataformas electorales exitosas. Con su característico espíritu provocador, Naim se preguntó por qué motivo, si el “chilenismo” obtiene tan buenos resultados, tantos latinoamericanos se ven atraídos por el “chavismo”.

Prakash Loungani

FMI, Departamento de Relaciones Externas

Laura Wallace

Directora

Sheila Meehan

Redactora responsable

Christine Ebrahim-zadeh

Jefa de producción

Elisa Diehl

Ina Kota

Redactoras

Maureen Burke

Lijun Li

Kelley McCollum

Ayudantes de redacción

Julio Prego

Diseñador gráfico

Graham Hacche

Asesor Principal

Edición en español

División de Español

Departamento de Tecnología y Servicios Generales

Carlos Viel

Traducción

Magaly B. Torres

Corrección de pruebas

Tania Fragnaud

Composición gráfica

El Boletín (ISSN 0250-7240) es una publicación del FMI. Durante el año aparecen 22 números en español, francés e inglés, además de El FMI en Foco. Las opiniones e información publicadas no representan necesariamente la posición oficial del FMI. Los mapas que se publican para orientar a los lectores provienen de la sexta edición de Atlas of the World, de National Geographic; los nombres y las fronteras que aparecen en los mismos no reflejan la posición del FMI con respecto a la situación jurídica de ningún territorio, ni tampoco la conformidad de la institución en relación con dichas fronteras. El material publicado puede reproducirse mencionando la fuente de información, salvo las fotografías e ilustraciones que no pueden reproducirse en forma alguna. La correspondencia debe dirigirse a:

Current Publications Division, Room 7-106, IMF, Washington, D.C., 20431, EE.UU.

Tel.: (202) 623-8585;

correo electrónico: imfsurvey@imf.org.

El precio de la suscripción anual, para empresas privadas y particulares, es de US$120. Para solicitar la suscripción al Boletín del FMI o publicaciones del FMI, sírvase dirigirse a:

IMF Publication Services,

Box X2006, IMF, Washington, DC 20431 EE.UU.

Tel.: (202) 623-7430;

Fax: (202) 623-7201;

Correo electrónico: publications@imf.org.

El Boletín del FMI se distribuye por correo aéreo (Canadá, Estados Unidos y México: first class; otros países: airspeed).

Other Resources Citing This Publication