Journal Issue
Share
Article

Panorama nacional

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
June 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Singapur: Tras el repunte, una expansión económica sostenida

Durante los últimos 10 años Singapur ha resistido una serie de shocks externos y ha intensificado la competencia en la región. En gran parte esto se logró gracias a la adopción de políticas macroeconómicas y reformas estructurales apropiadas. El impulso económico sigue siendo fuerte; no obstante, el aumento de la inflación destaca la importancia de mantener unas políticas macroeconómicas adecuadas. Puesto que la creciente competencia en la región creará nuevos retos, la reforma estructural deberá seguir a la cabeza del programa de políticas.

En la última década, la economía de Singapur sufrió varios shocks externos adversos: la crisis de Asia de 1997–98, el estallido de la burbuja tecnológica en 2001 y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2003. No obstante, la economía del país sobrellevó la situación y se recuperó con relativa rapidez (véase el gráfico en esta pág.). Esto se debió, en gran parte, a la existencia de sólidos parámetros fundamentales y a la adopción de políticas monetarias y fiscales apropiadas por parte del gobierno.

La política monetaria —basada en la gestión de un índice de tipos de cambio ponderado en función del comercio dentro de una banda que no se divulga— tiene como principal objetivo mantener la estabilidad de precios. Para hacer frente a los shocks macroeconómicos de la última década, la Autoridad Monetaria de Singapur depreció el índice de tipos de cambio. En el terreno fiscal, el gobierno redujo a la mitad la tasa de ahorro público (medido como porcentaje del PIB) entre 1997 y 2005.

Durante el mismo período, la competitividad del país fue puesta a prueba por la ascendencia de economías con costos bajos en la región, especialmente China e India, lo que repercutió con fuerza en el sector de artículos electrónicos de Singapur, que actualmente representa alrededor de la tercera parte del PIB. Puesto que sus costos laborales son más altos, para Singapur fue particularmente difícil competir en el área de productos con poca tecnología.

Para hacer frente a esa competencia, las autoridades aceleraron su programa de reforma estructural, centrado en el aumento de la flexibilidad salarial y del mercado laboral, la liberalización de los sectores bancario, de telecomunicaciones y de servicios públicos y el mejoramiento del marco de reglamentación y supervisión financiera, y negociaron acuerdos de libre comercio con los principales socios comerciales. La política fiscal se usó eficazmente para fomentar la competitividad. También se redujo el impuesto sobre la renta de las sociedades y se ofrecieron incentivos tributarios para alentar el crecimiento de nuevos sectores (entre ellos el farmacéutico). Las empresas privadas adoptaron medidas de reestructuración orientadas a mejorar la calidad de sus productos, reubicar una parte de sus operaciones en economías con costos bajos y, en general, a diversificar la base de comercio mediante la inversión en Asia y la penetración en nuevos mercados.

Mantener el buen ritmo

En 2005, la economía registró un crecimiento interanual del 6,4%. Si bien se redujo el ritmo de crecimiento de la demanda interna, se fortaleció la demanda externa, especialmente de productos farmacéuticos y plataformas de perforación petrolera y, a fines de año, de artículos electrónicos. El ritmo disminuyó un poco durante el primer trimestre de 2006 (véase el gráfico, pág. 173), aunque la tasa anual se mantuvo a un nivel del 6,8% (anualizada de un trimestre al otro).

Las perspectivas a corto plazo son favorables. Se prevé que el crecimiento seguirá siendo fuerte en 2006 (entre 5½% y 6%), y la demanda interna (sobre todo la inversión) probablemente contribuirá en mayor medida a la actividad económica. En general, los riesgos están equilibrados. Por un lado, el aumento de la inversión puede ser más fuerte si las empresas reducen sus altos niveles de ahorro dadas las condiciones económicas favorables. Un incremento de la demanda mundial de tecnología de la información puede dar un nuevo impulso al crecimiento. Los riesgos incluyen un aumento de los precios del petróleo, lo cual podría atenuar el gasto al reducir el ingreso disponible; una evolución desfavorable de los desequilibrios mundiales —que reduciría considerablemente la actividad, dado el nivel de apertura de la economía de Singapur—, y los ataques terroristas o una pandemia de gripe aviar que podrían afectar negativamente la actitud de los inversionistas.

En abril de 2004, al recuperarse el crecimiento económico tras la crisis del SRAS, la Autoridad Monetaria comenzó a aplicar una política monetaria más estricta, focalizada en una apreciación gradual del índice de tipos de cambio. Esta orientación sigue siendo adecuada, dado el escaso margen de maniobra de la economía. En vista de la reducción de la mano de obra y el consiguiente aumento de los salarios reales, estos factores —y el alto costo de la energía— pueden aumentar las presiones inflacionarias. Si bien las tasas de interés a corto plazo han aumentado en los últimos meses, y la Autoridad Monetaria ha permitido una nueva apreciación del índice de tipos de cambio, podría necesitarse una política monetaria aún más estricta si aumentan las presiones inflacionarias. Las autoridades deberán aprovechar al máximo la flexibilidad creada por la política monetaria y ajustar el tipo de cambio en la medida que sea necesario para resguardar el objetivo monetario.

Solidez ante los shocks

Con la adopción de políticas macroeconómicas y reformas estructurales adecuadas, Singapur ha superado una serie de shocks externos y ha intensificado la competencia en la región.

Citation: 35, 11; 10.5089/9781451944068.023.A007

(Porcentaje)

Nota: Los cuatro países de la ASEAN más afectados por la crisis son Filipinas, Indonesia, Malasia y Tailandia.

Datos: FMI, base de datos APDCORE y estimaciones del cuerpo técnico.

Por otro lado, la política fiscal es expansiva. El presupuesto para el ejercicio de 2006–07 incluye un incremento del gasto social, a tono con la estrategia del gobierno de prestar asistencia selectiva a las familias de bajo ingreso y a los trabajadores no calificados. En el marco de esta iniciativa, el gobierno otorgará amplias transferencias condicionadas al nivel de recursos de los hogares, ingresos complementarios para trabajadores con salario bajo, y ayuda para cubrir el creciente costo de la atención de salud y los servicios públicos. El presupuesto contempla además varias medidas destinadas a mejorar y seguir reestructurando la economía, incluido un mayor gasto en investigación y desarrollo. El país cuenta con amplias reservas fiscales para emprender estos programas, que también contribuirán (marginalmente) a reducir los desequilibrios mundiales. Sin embargo, esta política expansionista aumenta algo las presiones de la demanda, lo cual subraya la necesidad de mantener la estabilidad de precios.

Crecimiento dinámico

La fuerte demanda externa impulsó el crecimiento económico en 2005 y a comienzos de 2006, pese a que el dinamismo ha decaído un poco últimamente.

Citation: 35, 11; 10.5089/9781451944068.023.A007

(Porcentaje)

Nota: Los datos anuales intertrimestrales indican la tasa de crecimiento anual que se registraría si la tasa de crecimiento trimestral se mantuviera durante un año. Por lo tanto, es un indicador adecuado del dinamismo de la economía en la actualidad.

Datos: FMI, base de datos APDCORE y estimaciones del cuerpo técnico.

Una expansión económica sostenible

La creciente competencia de otras economías de la región, y la globalización, seguirán planteando desafíos para Singapur. Para abordarlos, el gobierno deberá seguir dando prioridad a la reforma estructural. También deberá hacerse hincapié en los programas sociales focalizados y en el aumento de los ingresos de jubilación.

La creciente competencia de otras economías de la región […] seguirá planteando desafíos para Singapur. El gobierno deberá seguir dando prioridad a la reforma estructural.

En 2003, un comité de análisis económico patrocinado por el gobierno recomendó varias medidas destinadas a realzar la competitividad y la capacidad empresarial y a diversificar la economía. Específicamente, el comité propuso reemplazar el sistema de tributación directa por uno de tributación indirecta, promover el crecimiento del sector de servicios, reformar el Fondo Central de Previsión (el sistema de ahorro obligatorio), privatizar las empresas no estratégicas vinculadas con el Estado, propiciar una mayor flexibilidad del mercado laboral y mejorar los programas de capacitación. El gobierno ya ha aplicado varias de estas recomendaciones.

Recientemente, las autoridades dieron a conocer nuevos programas para impulsar el sector de manufacturas mediante la promoción de sistemas de abastecimiento integrados en cadena, la creación de nuevos sectores económicos, el mejoramiento de la educación y capacitación, y el aumento de la inversión en investigación y desarrollo. Las autoridades deberán estudiar también la posibilidad de acelerar la privatización de las empresas no estratégicas a fin de impulsar la capacidad empresarial en el sector privado.

Las cuantiosas reservas fiscales ofrecen un amplio margen para adoptar programas de asistencia para familias de bajo ingreso. Esto permitiría reforzar la red de protección social sin crear distorsiones en el mercado laboral y alentar el consumo privado al reducir la necesidad de ahorro precautorio. La reestructuración del Fondo Central de Previsión, incluidas una mayor flexibilidad y más opciones de riesgo y rentabilidad, también puede contribuir a incrementar los ingresos de jubilación y, por tanto, facilitar un aumento del consumo de los jubilados o una reducción del ahorro previo a la jubilación.

Leif Lybecker Eskesen FMI, Departamento de Asia y el Pacífico

Pueden adquirirse ejemplares de Singapore: 2005 Article IV Consultation Staff Report (IMF Country Report No. 06/150), al precio de US$15. Véanse las instrucciones de pedido en la página 176. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Inflación en Pakistán: ¿Es la causa el dinero o el trigo?

En Pakistán la inflación aumentó rápidamente en 2004 y se mantuvo alta durante 2005. Se señala como culpables de esta situación, por un lado, a la subida del precio de apoyo del trigo y, por otro, al crecimiento monetario. En un reciente documento de trabajo del FMI se examina la función desempeñada por cada uno de estos factores y se demuestra claramente la influencia decisiva de la política monetaria.

Tras la crisis financiera de 1998–99, la inflación de Pakistán se redujo a menos del 5% anual y se mantuvo en ese nivel en 2003. La política monetaria restrictiva, sumada a la consolidación fiscal, contribuyó a crear este entorno de baja inflación (gráfico superior). A partir de 2002, sin embargo, el crecimiento monetario se aceleró, y la inflación, con un rezago de un año, aumentó considerablemente a finales de 2003 y en 2004. Esta aceleración también coincidió con dos subidas del precio de apoyo del trigo (gráfico inferior).

¿A qué obedeció el aumento de la inflación? ¿Impulsan al alza los precios de los bienes específicos (o los precios administrados) las limitaciones de la oferta y, por los efectos de segunda ronda, afectan estas al nivel global de los precios y la inflación? En el estudio se analiza el papel desempeñado por el crecimiento monetario, el crecimiento del PIB real, la tasa de interés, los movimientos cambiarios y los aumentos de los precios de apoyo del trigo.

Los resultados parecen indicar que la inflación de Pakistán está impulsada principalmente por factores monetarios, en particular el crédito al sector privado, que la afectan con un rezago de alrededor de un año. Además, los aumentos del precio de apoyo del trigo influyen en la inflación a corto plazo. Por lo tanto, a mediano plazo, el precio de apoyo del trigo puede incidir en la inflación si la política monetaria es acomodaticia.

Para corroborar estos resultados, en el estudio se examinan los efectos de los aumentos del precio de apoyo del trigo en 1999, 2003 y 2004. Cuando el precio se incrementó en 1999, el crecimiento monetario fue moderado y la inflación se mantuvo en un nivel bajo. Pakistán experimentó un ligero aumento de la inflación global a mediados de 2000, debido a la inflación de precios —excluidos los alimentos—, lo que parece indicar, no obstante, que el precio de apoyo del trigo tuvo un efecto poco significativo, de ser el caso, en la inflación global. En cambio, cuando se incrementó el precio de apoyo del trigo en 2003 y 2004, el crecimiento monetario se mantuvo alto y siguió aumentando, lo que impulsó la inflación de precios, excluidos los alimentos. La inflación de los alimentos aumentó aún más, lo que podría atribuirse al impacto adicional de los aumentos del precio de apoyo del trigo. Además, dadas las condiciones monetarias acomodaticias, la inflación de los alimentos podría haber tenido, ciertamente, efectos de segunda vuelta en la inflación de precios, excluidos los alimentos.

Precio del trigo

El reciente aumento del precio de apoyo del trigo coincidió con un repunte de la inflación.

Citation: 35, 11; 10.5089/9781451944068.023.A007

Datos: Autoridades de Pakistán y cálculos del cuerpo técnico del FMI.

Factores que impulsan la inflación

La inflación tiene un rezago de 12 meses con respecto al crecimiento del dinero en sentido amplio y del crédito.

Citation: 35, 11; 10.5089/9781451944068.023.A007

(Crecimiento medio anual, porcentaje)

Datos: Autoridades de Pakistán y cálculos del cuerpo técnico del FMI.

¿Por qué son importantes estos resultados para Pakistán? El objetivo primordial del Banco Estatal de Pakistán debería ser la estabilidad de precios. Un nivel alto y persistente de inflación constituye un impuesto regresivo que daña a los pobres. También se ha demostrado que, a partir de cierto umbral, la inflación frena el crecimiento y el desarrollo del sector financiero. En el caso de Pakistán, se estima que este umbral se sitúa entre el 3% y el 6%. Por lo tanto, el objetivo de inflación a mediano plazo del 5% fijado por las autoridades es adecuado. De cara al futuro, la política monetaria deberá centrarse primordialmente en mantener la inflación en un nivel próximo a este objetivo.

Mohsin Khan y Axel Schimmelpfennig

FMI, Departamento de Oriente Medio y Asia Central

Pueden adquirirse ejemplares de “Inflation in Pakistan: Money or Wheat?” (IMF Working Paper No. 06/60), al precio de US$15. Véanse las instrucciones de pedido en la página 176. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Other Resources Citing This Publication