Article

Políticas: El FMI actualiza su marco de análisis del tipo de cambio

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
December 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI está aplicando una detallada Estrategia a Mediano Plazo (EMP) con miras a mejorar su capacidad para atender las necesidades de los 184 países miembros en el actual mundo globalizado. Esta iniciativa incluye la modernización de la supervisión que ejerce el FMI, es decir los métodos que utiliza para monitorear la evolución y política económicas de los Estados miembros y prestarles asesoramiento. Como parte de la actualización de los elementos de la supervisión, el FMI acaba de publicar una serie de documentos, entre ellos uno sobre el análisis del tipo de cambio. Carlo Cottarelli, Subdirector del Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, en una entrevista con Jeff Hayden, del Departamento de Relaciones Externas, explica el interés por modernizar el marco de la supervisión del FMI.

Boletín del FMI: ¿A qué se debe este esfuerzo por modernizar la supervisión?

Cottarelli: Nos gustaría pasar a un nivel superior de supervisión (el de las “prácticas óptimas”) con base en los avances que dichas prácticas han registrado en los últimos 30 años. En el FMI existen muchas iniciativas que forman parte de la EMP (véase recuadro). Entre ellas se destaca una revisión de lo que denominamos la base de la supervisión: La decisión del Directorio Ejecutivo de 1977 sobre la supervisión de la política cambiaria. Al igual que muchas bases, esta es bastante vieja, así que la pregunta es en qué medida debe ser revisada y modernizada.

El mundo era muy distinto hace 30 años. Muchos países ahora tienen regímenes cambiarios flotantes y se ha producido un enorme aumento de la movilidad del capital. Creemos que vale la pena estudiar si se justifica revisar la decisión a fin de reflejar estos cambios. Ello sería complejo y debemos hacerlo con cuidado, pero los beneficios pueden ser grandes.

Boletín del FMI: ¿Qué más está haciendo el FMI para reforzar la supervisión?

Cottarelli: También estamos discutiendo con nuestros miembros la utilidad de elaborar una lista de metas operativas, el denominado “mandato”, que la supervisión debe tratar de lograr en los próximos tres años y por el cual el personal y la gerencia tendrían que rendir cuentas. Además, estamos tratando de reforzar los métodos de evaluación de la eficacia de nuestra supervisión. Queremos estar en mejor posición para determinar si estamos logrando las metas que se propone la supervisión. La función clave del personal del FMI es hacer un seguimiento franco de la actuación de los países y brindar un sólido asesoramiento de política económica. Además, hay que evaluar más sistemáticamente si el marco de supervisión global permite influir sobre las políticas. También tenemos muchas iniciativas con respecto a la práctica actual de la supervisión.

Boletín del FMI: ¿Por ejemplo?

Cottarelli: Primero, tenemos las consultas multilaterales. El estudio Perspectivas de la economía mundial (la principal publicación del FMI que aparece dos veces al año) ofrece un análisis de la supervisión multilateral, pero esta es la primera vez que realmente discutimos medidas de política a nivel multilateral. Segundo, estamos prestando más atención a las cuestiones cambiarias. Esta importancia se puede observar en una variedad de documentos e informes. Al respecto, es muy importante el trabajo del Grupo Consultivo del FMI sobre asuntos cambiarios, que se amplió hace poco hacia los mercados emergentes, ya que genera evaluaciones del tipo de cambio mutuamente consistentes. También publicamos hace poco un importante documento econométrico que evalúa el impacto del tipo de cambio sobre la balanza comercial de los mercados emergentes.

Por último, un elemento clave de la EMP es la supervisión del sector financiero. Se creó el Departamento de Mercados Monetarios y de Capital y un grupo de funcionarios estudia propuestas para incorporar mejor a la supervisión los aspectos del sector financiero (véase la pág. 344). Se está prestando mucha más atención a las cuestiones del sector financiero.

Boletín del FMI: Se ha hablado mucho de simplificar las consultas del FMI con los países. ¿Qué es una consulta simplificada?

Cottarelli: Las consultas simplificadas no son de ninguna manera una supervisión “light”. Simplemente reflejan el reconocimiento de que se pueden asignar recursos de manera diferente a cada país sin dejar de obtener resultados de alta calidad; de hecho, a veces el examen de demasiadas cuestiones diluye la eficacia de nuestros mensajes. Por ejemplo, tal vez no valga la pena enviar una misión completa de seis economistas a un país cada año o preparar un informe largo si ese país no presenta cuestiones nuevas o si simplemente no tiene vulnerabilidades importantes. La consulta simplificada sencillamente reconoce que algunos equipos del país pueden ser reducidos y que algunos informes pueden y deben ser más concentrados en un tema y más cortos.

El Departamento de Elaboración y Examen de Políticas también examinó recientemente el seguimiento de los tipos de cambio por parte del FMI. Dicho análisis ha despertado cierta atención.

Considero que es el cambio más importante de la supervisión, desde que ingresé al FMI hace 18 años.

—Carlo Cottarelli

Boletín del FMI: ¿Cuáles son sus principales conclusiones?

Cottarelli: Basándonos en nuestra evaluación, el tratamiento de las cuestiones cambiarias es mucho mejor de lo que el público cree; y ha mejorado muchísimo en comparación con los últimos dos o tres años, pero aun así podemos mejorar.

Primero, se ha avanzado en la descripción del régimen cambiario: si un país es flotante o vinculado, o tiene una flotación dirigida. Los observadores externos a veces dicen que el FMI solo reporta los regímenes de jure (declarados) y no los que los países están aplicando de facto (en la práctica). Hemos concluido que en casi todos los 30 países que examinamos, el informe del personal hacía una descripción bastante fiel de las políticas cambiarias de facto.

Segundo, hemos avanzado en la evaluación de la conveniencia del régimen. Los países pueden elegir su régimen, pero nosotros podemos opinar sobre él, y este debate sobre las consecuencias del régimen elegido se encontró en casi todos los informes del personal. Una tercera área de progreso es la evaluación de la congruencia de la política económica, incluida la cambiaria, con la estabilidad macroeconómica y externa. Ésta también se encontró en casi todos los informes. Así que en estas tres áreas, por lo general, la calidad es bastante buena.

El nivel del tipo de cambio, es decir, determinar si el tipo de cambio está sobrevaluado, equilibrado, o subvaluado. También en este caso observamos que los resultados son mejores de lo que creen algunos. Se cree que soslayamos este tema. Pero eso, en realidad, no ocurre: Nuestra opinión de los niveles del tipo de cambio está presente en casi todos los casos. No obstante, también observamos que en casi un tercio de los casos, podríamos haber explicado mejor cómo llegaron los funcionarios a esa conclusión; lo que es distinto a decir que no evaluamos.

Así que podemos decir con justicia que, en cuanto a las cuestiones cambiarias, estamos mejor. De hecho, quizás haya un desfase en la percepción externa sobre nuestra labor en ese tema.

Boletín del FMI: Las actividades parecen dispersas entre muchas cuestiones. ¿Podría darnos una idea del alcance de esta modernización?

Cottarelli: Considero que es el cambio más importante de la supervisión, en términos de su alcance, efectuado desde que ingresé al FMI hace 18 años. No recuerdo ningún otro cambio parecido.

El texto completo, en inglés, de los tres informes mencionados en la entrevista: Methodologies for CGER Exchange Rate Assessments, Exchange Rates and Trade Balance Adjustment in Emerging Market Economies, y Treatment of Exchange Rate Issues in Bilateral Surveillance—A Stock-Taking, pueden consultarse en www.imf.org.

Nuevo examen de la función del FMI en un mundo que cambia aceleradamente

Al FMI le corresponde la función crucial de fomentar la cooperación económica internacional y de ayudar a los países a aprovechar las oportunidades que brinda la globalización, pero para ello debe cambiar al tenor de la evolución mundial. Consciente de este imperativo, en septiembre de 2005, el Director Gerente del FMI Rodrigo de Rato presentó a los miembros del FMI una Estrategia a Mediano Plazo. Las operaciones propuestas para su implementación se consignaron en un informe de abril de 2006, en el que se plantearon nuevos rumbos para la supervisión de las políticas de los países miembros y la evolución mundial, nuevas funciones en los mercados emergentes, participación más eficaz en los países de bajo ingreso y reequilibrio del gobierno del FMI.

La estrategia con respecto a la supervisión sería acrecentar la capacidad del FMI para abordar los riesgos que entrañan para la estabilidad económica los desequilibrios de pagos, los desajustes cambiarios y las perturbaciones de los mercados financieros. Para ese fin, el FMI está analizando más detenidamente los problemas del contagio transfronterizo en cada país, sobre todo las vulnerabilidades cambiarias y del sector financiero, y centrando su asesoramiento en los temas y países más importantes para la estabilidad mundial o regional. La estrategia también destaca la necesidad de aprovechar más la experiencia de otros países y de programas de extensión para acrecentar el impacto del asesoramiento del FMI.

Además, se ha creado un nuevo medio de consultas multilaterales para facilitar el debate entre grupos de países sobre temas de importancia sistémica, y la primera consulta se centrará en los desequilibrios mundiales. El FMI también está efectuando análisis econométricos de los tipos de cambio de equilibrio de las principales monedas de los mercados emergentes y reforzando el análisis de los riesgos macroeconómicos y financieros que presenta en sus dos publicaciones principales: Perspectivas de la economía mundial y Global Financial Stability Report. Por último, está formulando planes de trabajo regionales centrados en las principales cuestiones de política que afectan a varias regiones.

Other Resources Citing This Publication