Article

Entrevista con Jaime Caruana: Mayor presencia del FMI en el sector financiero

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
December 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En agosto pasado el ex Gobernador del Banco de España y Presidente del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, Jaime Caruana, asumió la dirección del nuevo Departamento de Mercados Monetarios y de Capital (MCM) del FMI. Caruana, antiguo miembro del Foro sobre Estabilidad Financiera, también fue Director General del Tesoro de España. Anteriormente había trabajado en el sector privado dirigiendo durante 10 años compañías de gestión de fondos y servicios de inversión. Laura Wallace, del Boletín del FMI, conversó con él acerca del creciente interés del FMI en asuntos del sector financiero, las perspectivas de los mercados financieros mundiales y las normas actualmente en consideración.

Boletín del FMI: Se le ha pedido que dirija un nuevo departamento del FMI que sirva como centro de excelencia para la labor relativa a los mercados de capital y el sector financiero. ¿Cuáles considera los principales desafíos implícitos en el trabajo de MCM?

Caruana: El primer desafío es mantenernos al tanto de las tendencias clave del sector y los mercados financieros. Puesto que no somos participantes en el mercado (no realizamos operaciones en el mercado), tendremos que crear una red distinta; pero además es importante que ayudemos a incorporar estos conocimientos al trabajo general del FMI, lo cual significa una mayor colaboración con los demás departamentos. Segundo, debemos proporcionar a los países miembros y a los departamentos regionales del FMI el apoyo que esperan en términos de supervisión y fortalecimiento de las capacidades. Tercero, constantemente debemos atraer al mejor personal, formarlo y retenerlo. En el departamento tenemos gente excelente, de cuya experiencia y asesoramiento dependo.

Boletín del FMI: ¿Cómo incorporará el FMI su labor en el sector financiero y mercados de capital a su tradicional supervisión macroeconómica?

Caruana: Tenemos propuestas muy pragmáticas de un grupo de tareas del FMI que estudió la incorporación de cuestiones financieras a las consultas del Artículo IV, el examen económico bilateral que hacemos periódicamente. Las propuestas tienen un enfoque ecléctico y unos cuantos elementos clave: Analizar los mercados a fin de detectar señales anticipadas que podamos utilizar en los diálogos de política con los países miembros; continuar y sistematizar el examen del FMI concentrado en la solidez y eficiencia de los sectores financieros; y realizar un análisis completo de los riesgos, explorando las exposiciones a cada riesgo, sus probabilidades de ocurrencia y su potencial impacto macroeconómico. Este trabajo se apoyaría en el análisis de los riesgos en el mundo contenido en el informe Global Financial Stability Report (GFSR) que elaboramos cada seis meses.

Boletín del FMI: En el último GFSR se advierte que, si bien los mercados de capital han soportado la reciente turbulencia, subsisten algunos riesgos desfavorables. Tras unos cuantos meses, ¿cuál es la situación?

Caruana: Los sistemas financieros siguen apoyándose en el entorno mundial favorable; pero, como se indica en la edición de septiembre de Perspectivas de la economía mundial y en el GFSR, existen algunos riesgos macroeconómicos, entre ellos un menor crecimiento en parte a raíz de la desaceleración de la vivienda en Estados Unidos, inflación y desequilibrios mundiales. Además, se teme que los precios de los mercados no estén reflejando todos los riesgos, en vista de los bajísimos spreads y la volatilidad de muchos mercados. Además, los mercados son cada día más complejos. Si bien los mismos instrumentos financieros que contribuyen a la estabilidad originan esa complejidad, también podrían amplificar las turbulencias que puedan ocurrir. Además, los mercados emergentes están gozando de spreads menores, con buenos fundamentos, pero podrían reaparecer los desafíos si retorna la turbulencia. También existen preocupaciones, macro y prudenciales, por el rápido crecimiento del crédito en algunos mercados, sobre todo si viene acompañado de una sobreexposición en moneda extranjera.

Boletín del FMI: Ha mencionado la creciente complejidad de los mercados. Los instrumentos derivados y los fondos de cobertura, ¿reducen el riesgo al distribuirlo entre más inversionistas, o lo aumentan al concentrarlo y hacerlo más difícil de vigilar?

Caruana: Los instrumentos derivados y los fondos de cobertura han ayudado mucho a transferir el riesgo a una mayor variedad de inversionistas. En ese sentido han contribuido a la estabilidad, han incrementado la liquidez y ayudado a reducir las ineficiencias del mercado, pero falta saber más sobre la distribución de esos riesgos, y estas nuevas estructuras aún no han sido probadas en circunstancias realmente difíciles.

Boletín del FMI: ¿Existen riesgos en las corrientes masivas de capital inversión (private equity), y generará ello estructuras financieras mucho más vulnerables (empresas sobreendeudadas) y cortoplacismo?

Caruana: El concepto de capital inversión abarca muchos tipos de financiamiento—el capital de riesgo, la financiación semilla y las adquisiciones tipo buyout—que pueden contribuir a la reestructuración y el crecimiento de las empresas. Este tipo de financiamiento está creciendo aceleradamente, sobre todo los buyout, que, como ha dicho, pueden generar más deuda. Existen inquietudes por su mayor apalancamiento y porque, en ciertos casos, procuran recuperar la inversión en plazos cada vez más cortos; pero es muy pronto para hablar de un problema sistémico. Debemos seguir de cerca esta evolución, y las autoridades deben prestar más atención a los posibles excesos en estos mercados.

Queremos actualizar periódicamente nuestros conocimientos del sector financiero de cada país; un ciclo normal quizá sería de cinco años, y la parte del PESF correspondiente a la actualización está acelerándose.

—Jaime Caruana

Boletín del FMI: ¿Cómo puede el nuevo departamento (MCM) equilibrar sus vertientes institucional y del mercado? En otras palabras, ¿cómo puede monitorear a diario el mercado y al mismo tiempo conformar una óptica de largo plazo?

Caruana: Ambos lados son importantes y, francamente, no veo muchos conflictos. Ha sido una buena idea haber fusionado los dos departamentos: el encargado de los mercados de capital y el de las cuestiones del sector financiero y la política monetaria, a fin de que un solo departamento (MCM) atienda todas esas cuestiones. Con esta estructura podremos monitorear e incorporar mejor la evolución en ambas áreas. Un solo departamento nos brindará las sinergias necesarias para equilibrar el trabajo en mercados de capital y sistemas e instituciones financieras, y entre la supervisión y el fortalecimiento de las capacidades.

Boletín del FMI: ¿De qué manera ayudará MCM a la comunidad internacional a resolver los desequilibrios mundiales? ¿Se centrará en los flujos de capital, los regímenes cambiarios y la función de los bancos centrales, incluido el riesgo del balance?

Caruana: Tenemos que añadir a este análisis la óptica del mercado, tanto de la oferta como de la demanda. El lado de la oferta es muy importante porque varios inversionistas mantienen un gran volumen de activos externos en sus carteras. Tenemos que analizar sus actitudes, entender sus motivos y cambios de comportamiento, y explorar su significado para los posteriores flujos de capital.

Boletín del FMI: ¿Desempeñará alguna función MCM en la profundización y el desarrollo financieros en los países en desarrollo y mercados emergentes?

Caruana: Una de nuestras prioridades es ayudar a fortalecer los mercados locales y regionales para que sean más resistentes y puedan funcionar en condiciones favorables y desfavorables. Es sumamente importante reducir las vulnerabilidades, aumentar la estabilidad del sistema financiero y fomentar el crecimiento. Hemos trabajado para ello y lo seguiremos haciendo, obviamente con la colaboración del Banco Mundial.

Boletín del FMI: Ahora casi todos los países han concluido las evaluaciones del Programa FMI-Banco Mundial de evaluación del sector financiero (PESF). ¿Cuál cree que será la función del PESF en el futuro?

Caruana: El PESF desempeña una función muy importante. Hasta el momento se han concluido casi dos tercios de las evaluaciones de los países. No todos los países de importancia sistémica han tenido PESF, así que faltan algunas tareas para poder concluir la primera ronda de evaluaciones. En el futuro queremos actualizar periódicamente nuestros conocimientos del sector financiero de cada país; un ciclo normal quizá sería de cinco años, y la parte del PESF correspondiente a la actualización está acelerándose. El fin es que las actualizaciones sean mucho más concentradas. Deben concentrarse en los riesgos pertinentes planteados en el PESF general inicial y en la información obtenida posteriormente.

Boletín del FMI: De las lecciones que aprendió como Gobernador del Banco de España y Presidente del Comité de Basilea, ¿cuáles le han servido más para integrarse en la cultura del FMI?

Caruana: Existen muchas, pero las dos más importantes guardan relación con los mercados y la incertidumbre. En el banco central aprendí la importancia de una buena comunicación para ayudar a forjar las expectativas del mercado. Es vital comprender lo que está sucediendo y obtener la mayor cantidad de información posible de los mercados y cerrar las brechas entre nuestras expectativas y las del mercado. Ello no significa que los bancos centrales deban validar todas las expectativas del mercado, pero sí deben explicar bien sus políticas, objetivos y decisiones. Aprendí mucho de eso en el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. En el lado de la supervisión, aprendí que es esencial ser previsor, enfocar la supervisión sobre una base de los riesgos y calibrar correctamente los incentivos de las normas o reglas a fin de que las instituciones financieras sigan mejorando y desarrollando mejores sistemas de gestión de riesgos.

Boletín del FMI: ¿Qué opina de la competencia por la desreglamentación, que ha llevado a empresas a instalarse en Londres para huir de los requisitos impuestos por la Ley Sarbanes-Oxley de 2002, que Estados Unidos adoptó tras los grandes escándalos corporativos y contables?

Caruana: Las cuestiones competitivas no son fáciles de tratar. Tenemos que tener cuidado porque hay muchos factores, no un reglamento monolítico. El Gobierno de Estados Unidos está analizando los elementos de sus normas que podrían ser importantes para la competitividad de los mercados financieros del país. En general, es cierto que en los mercados globalizados los gobiernos deben prestar más atención a la competitividad, a la igualdad de condiciones y a los incentivos en las reglas. Necesitamos un enfoque más multilateral que destaque las ventajas de las normas internacionales.

En el lado de la supervisión, aprendí que es esencial ser previsor, enfocar la supervisión sobre una base de los riesgos y calibrar correctamente los incentivos de las normas o reglas a fin de que las instituciones financieras sigan mejorando y desarrollando mejores sistemas de gestión de riesgos.

—Jaime Caruana

Boletín del FMI: ¿Se beneficiará el FMI de una colaboración más estrecha con el Banco Mundial, las entidades normativas, como el Comité de Basilea y la Organización Internacional de Comisiones de Valores, el Banco de Pagos Internacionales y el sector privado?

Caruana: En realidad, la colaboración está funcionando bastante bien. En lo que respecta al PESF, la colaboración con el Banco Mundial es buena. El mecanismo relativo a las normas también es bueno. Los órganos regulatorios preparan las normas y el FMI, en su labor con cada país, ayuda a implementarlas y además transmite una retroalimentación valiosa para dichos órganos. De hecho, el FMI brindó una valiosa colaboración en la mejora de los principios básicos de supervisión bancaria y de seguros de Basilea y la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros. Con todo, los mercados están evolucionando constantemente, de manera que la colaboración no puede ser estática.

Boletín del FMI: Los supervisores financieros están sujetos a fronteras nacionales, mientras que los grupos financieros se están internacionalizando. Dada esta globalización, ¿cómo ve la supervisión y la gestión de crisis que trascienden fronteras? ¿Apoya la supervisión regional, por ejemplo en la Unión Europea?

Caruana: Es cierto que existe tensión entre grandes instituciones financieras que necesitan administrar los riesgos de manera global pero están sujetas a normas nacionales. ¿Cuál es la solución? Primero, es importante tener normas mundiales, como las bancarias, de seguros y de valores. Segundo, es vital que exista más colaboración entre los supervisores, y eso ya está ocurriendo en cierto grado, por ejemplo en el caso de acuerdos entre supervisores para intercambiar información pertinente sobre instituciones trasnacionales. En cuanto a la Unión Europea, es un caso muy especial. Ha avanzado más que otros, en parte por su capacidad de formular y emitir directivas y reglamentos aplicables a todos los Estados miembros, pero un sistema descentralizado de cooperación de supervisores debe funcionar con la misma eficacia de un sistema regional único, y se requiere más trabajo en la coordinación de mecanismos de resolución de crisis y de seguros de depósitos.

Other Resources Citing This Publication