Article

Políticas: Preparación para el crecimiento

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
December 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Unas finanzas públicas sólidas y sostenibles pueden ser cruciales para la estabilidad macroeconómica y el crecimiento, pero la buena política fiscal no es estática. En esta era de creciente globalización, en particular, se requieren frecuentes ajustes de las políticas y el refuerzo de las instituciones. La globalización ha acelerado este proceso, y en un folleto del FMI titulado Ajuste fiscal para la estabilidad y el crecimiento se examinan los principales cambios ocurridos en los últimos 15 años y se aconseja un enfoque pragmático. El folleto, una actualización del que se publicó en 1995, analiza cuándo se requiere el ajuste, cómo evaluar la situación fiscal, los elementos de un ajuste exitoso, la programación del mismo y los tipos de instituciones útiles.

Nuevos desafíos

¿Qué ha cambiado? Para empezar, la globalización se ha convertido en un elemento definitorio, dice James Daniel, uno de los coautores del folleto. Por el lado de los ingresos, por ejemplo, es mucho más difícil para los países gravar factores de producción móviles (como las operaciones internacionales) aplicando, como hacían antes, tasas elevadas. Para los mercados emergentes, la globalización también ha sido un arma de doble filo que ofrece un acceso mucho mayor a los mercados internacionales de capital pero también castiga en forma rápida y severa las actuaciones fiscales demasiado laxas.

En el caso de muchos países pobres que ya no tienen pesadas cargas de deuda externa y pueden esperar mucha más ayuda, el futuro podría brindar una oportunidad dorada. La política fiscal puede y debe ayudar a los países a cumplir sus metas de desarrollo, pero, advierte Daniel, las autoridades deben tener presente el historial irregular de la ayuda y los numerosos posibles escollos, como la sobrevaluación del tipo de cambio real que puede socavar la exportación y la productividad (el “mal holandés”), el desplazamiento del sector privado, la ineficiencia del gasto público, los problemas de gobernabilidad y generación de ingresos internos, y los flujos imprevisibles y volátiles, sobre todo cuando la ayuda genera un aumento de las necesidades de gasto corriente.

Lecciones de la experiencia

Tras esfuerzos aparentemente exitosos por someter la política monetaria a marcos más formales, como las metas de inflación, muchos países en los últimos años han empezado a ceñir la política fiscal a reglas y leyes de responsabilidad fiscal. ¿Deberían los países adoptar topes para el déficit y la deuda, como lo hizo la Unión Europea en el Tratado de Maastricht?

Daniel, recogiendo la opinión del folleto del FMI, dice que “el jurado sigue deliberando”. El FMI aconseja a los países que sean pragmáticos y observen qué es lo que funciona en sus propias circunstancias; pero la experiencia ofrece algunas lecciones provisionales, dice. La principal es que para el éxito de la responsabilidad fiscal se requiere un amplio consenso político. Las reglas y leyes no reemplazan al compromiso político.

Por último, las crisis de los años noventa en Asia y otros mercados emergentes destacaron la importancia de las variables del balance. Es crucial mirar no solo los indicadores de flujos sino también las variables de saldos, como la deuda pública, e información tal como el tenedor de la deuda y su moneda de denominación, junto con el concepto de riesgo fiscal. Las autoridades nacionales deben estar conscientes de los pasivos contingentes, como las garantías oficiales, que podrían resultar onerosas cuando la situación se torne desfavorable.

Pueden obtenerse gratuitamente ejemplares del folleto No. 55, Ajuste fiscal para la estabilidad y el crecimiento, de James Daniel, Jeffrey Davis, Manal Fouad y Caroline Van Rijckeghem, en inglés y en francés. La edición en español se publicará próximamente. Véanse las instrucciones de pedido en esta página. El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Laura Wallace

Directora

Sheila Meehan

Redactora responsable

Jeremy Clift

Jefe de producción

Camilla Andersen

Elisa Diehl

Ina Kota

James Rowe

Redactores

Maureen Burke

Lijun Li

Kelley McCollum

Ayudantes de redacción

Julio Prego

Diseñador gráfico

Edición en español

División de Español

Departamento de Tecnología

y Servicios Generales

Rodrigo Ferrerosa

Traducción

Adriana Vilar de Vilariño

Corrección de pruebas

Christine K. Brown

Composición gráfica

El Boletín (ISSN 0250-7240) es una publicación del FMI. Durante el año aparecen 22 números en español, francés e inglés, además de El FMI en Foco. Las opiniones e información publicadas no representan necesariamente la posición oficial del FMI. Los mapas que se publican para orientar a los lectores provienen de la sexta edición de Atlas of the World, de National Geographic; los nombres y las fronteras que aparecen en los mismos no reflejan la posición del FMI con respecto a la situación jurídica de ningún territorio, ni tampoco la conformidad de la institución en relación con dichas fronteras. El material publicado puede reproducirse mencionando la fuente de información, salvo las fotografías e ilustraciones que no pueden reproducirse en forma alguna. La correspondencia debe dirigirse a: Current Publications Division, Room 7-106, IMF, Washington, D.C., 20431, EE.UU. Tel.: (202) 623-8585; correo electrónico: imfsurvey@imf.org.

El precio de la suscripción anual, para empresas privadas y particulares, es de US$120. Para solicitar la suscripción al Boletín del FMI o publicaciones del FMI, sírvase dirigirse a: IMF Publication Services, Box X2006, IMF, Washington, DC 20431 EE.UU. Tel.: (202) 623-7430; Fax: (202) 623-7201; Correo electrónico: publications@imf.org.

El Boletín del FMI se distribuye por correo aéreo (Canadá, Estados Unidos y México: first class; otros países: airspeed).

Other Resources Citing This Publication