Journal Issue
Share
Finanzas y Desarrollo, Diciembre de 2010
Article

Medir la influencia china: La rapidez de la integración y del crecimiento de China está afectando cada vez más al resto del mundo

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2011
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Foto: Vendedora en un negocio de telas en Pekín, China.

Vivek Arora y Athanasios Vamvakidis

La Economía china ha crecido drástica y rápidamente desde 1978, cuando lanzó su estrategia de “reforma y apertura”. Hoy, es la segunda economía más grande del mundo, el principal exportador y un inversionista de creciente importancia. Y para alimentar su motor de exportación, importa cantidades significativas de materias primas y productos semiterminados del mundo entero.

Sin embargo, no hay muchos análisis empíricos que intenten determinar cómo ha influido el crecimiento de China en otros países, ya sean las naciones asiáticas vecinas, los países africanos y latinoamericanos productores de materias primas o los principales consumidores de productos chinos.

Por esta razón hemos cuantificado las implicaciones del crecimiento de China para el resto del mundo. Nuestra conclusión es que la expansión de China ha tenido un impacto positivo en el crecimiento mundial que con el correr del tiempo ha aumentado en magnitud y en alcance. Hace unas décadas, la expansión china influía únicamente en el crecimiento de los países vecinos; hoy, afecta al crecimiento del mundo entero. Estas determinaciones confirman una intuición que los economistas tienen desde hace años, o al menos le infunden un fundamento cuantitativo.

Crecimiento sin precedentes

Las ramificaciones de la política de apertura de China están bien documentadas. Aun así, los hechos son extraordinarios. Desde un comienzo de relativa pobreza tres décadas atrás, la economía china va hoy, en tamaño, únicamente a la zaga de la estadounidense. El producto interno bruto (PIB) real ha crecido alrededor de 10% por año; es decir, se ha duplicado cada siete u ocho años. Como consecuencia, el ingreso nacional se ha multiplicado por 16, un aumento en el lapso de una sola generación que no tiene precedentes entre las grandes economías.

El hecho de que estos avances alcancen a una quinta parte de la población mundial pone de relieve la gigantesca escala humana del logro. Varios cientos de millones de personas han dejado atrás la pobreza, y las condiciones de vida han mejorado para mucha más gente en un período más corto que nunca antes.

Vínculos mundiales más estrechos

La apertura de China se ha traducido en vínculos más estrechos con el resto del mundo, como lo evidencia su creciente participación en el comercio mundial, los mercados internacionales de determinados bienes y los flujos de capital. Este fenómeno también ha conducido a un uso cada vez mayor de su moneda en el extranjero, así como a una correlación más fuerte entre los movimientos de los mercados de China y los del resto de Asia y, últimamente, del mundo. La participación de China en el comercio mundial se ha multiplicado casi por 10 en las tres últimas décadas, llegando a alrededor de 9%, en tanto que el porcentaje del PIB mundial que le corresponde ha subido de menos de 3% a 13% (ajustado según la paridad del poder adquisitivo; véase el gráfico 1).

Gráfico 1Participación creciente

La participación de China en el PIB mundial y el comercio internacional está creciendo con rapidez.

(porcentaje)

Citation: 47, 4; 10.5089/9781455215645.022.A004

Fuentes: FMI, Perspectivas de la economía mundial, y Direction of Trade Statistics.

Nota: PPA = paridad del poder adquisitivo, que tiene en cuenta el costo de vida de cada país.

Aunque el papel de China en la economía mundial ha crecido significativamente, continúa siendo pequeño en relación con el de Estados Unidos. El PIB de China al tipo de cambio vigente es apenas un tercio del de Estados Unidos. Su PIB y su consumo privado no son más que una quinta parte. Por lo tanto, China no podrá reemplazar a Estados Unidos como consumidor mundial en el futuro próximo. Pero sigue siendo un socio comercial importante para muchos países, y su rápida expansión puede afectar al crecimiento de otras naciones de distintas maneras.

El aumento de la participación de China en el comercio mundial es particularmente notable en los mercados de ciertos productos. China origina hoy casi una décima parte de la demanda mundial de materias primas, y más de una décima parte de la exportación mundial de bienes manufacturados de tecnología mediana y avanzada. Se ha transformado en un gran exportador de productos electrónicos e informáticos, y es el principal proveedor de productos electrónicos de consumo, como lectores de DVD, y teléfonos móviles a Estados Unidos.

La creciente importancia de China en el comercio mundial observada en las tres últimas décadas está sustentada por el aumento de su participación en el comercio externo de todas las grandes regiones (gráfico 2). No es de sorprender quizá que China tenga la participación más grande en el comercio de otras economías emergentes de Asia (13%), un porcentaje que ha registrado un aumento notable con el correr del tiempo. Pero su participación en el comercio africano tiene casi la misma magnitud, y en las últimas décadas se ha multiplicado varias veces en el comercio de Oriente Medio, América y Europa.

Gráfico 2Escalada comercial

China es un socio comercial de importancia cada vez mayor para todas las regiones.

(porcentaje del comercio exterior total de las regiones)

Citation: 47, 4; 10.5089/9781455215645.022.A004

Fuente: FMI, Direction of Trade Statistics.

La creciente integración de China con el resto del mundo no se limita al comercio. La evolución de China parece tener una influencia cada vez mayor en las empresas y los consumidores de otros países. Y los flujos de capital entre China y otros países se están incrementando de manera sostenida. Las entradas de inversión extranjera directa (IED) en China, por ejemplo, representaron 7% de las entradas mundiales brutas de IED en 2009, frente a apenas 1% en 1980. Las salidas de IED de China son un fenómeno más reciente, y pasaron de un porcentaje insignificante de las salidas mundiales brutas apenas en 2004 a 4% en 2009.

Impacto en los demás países

Los flujos de comercio y capital entre China y el resto del mundo están afectando al crecimiento de otros países a través de varios canales. Las importaciones chinas de materias primas, insumos y—con mayor frecuencia—productos finales incrementan directamente las exportaciones y el PIB de los países socios. Las exportaciones chinas, a su vez, tienen un efecto directo negativo en las exportaciones netas de los países socios. Los efectos indirectos en el bienestar y el PIB, sin embargo, podrían ser positivos porque los productos chinos de costo relativamente bajo estimulan las posibilidades de consumo y producción en los países socios.

El papel de China en el tráfico de perfeccionamiento también tiene implicaciones para otros países que integran la cadena de suministro asiática, ya que la producción de los bienes finales que China exporta a Occidente requiere sustanciales insumos provenientes del resto de Asia. Esta cadena de suministro les permite a otros países asiáticos—especialmente los más pequeños—gozar de mayor acceso a los mercados internacionales. Los flujos de capital con origen y destino en China también pueden influir en la oferta y la demanda mundial de capital. La evolución de China parece afectar a la confianza de los mercados de otros países. Y así sucesivamente.

Medición del impacto

Para cuantificar los efectos del crecimiento chino en el resto del mundo, realizamos un análisis empírico con datos de las últimas décadas. Dada la multiplicidad de los canales a través de los cuales el crecimiento chino puede afectar al de otros países, así como la dificultad de identificar—y, peor aun, cuantificar—cada uno de ellos, nuestro análisis busca cuantificar solamente el impacto agregado. Otros podrán evaluar la importancia relativa de cada canal.

Según nuestros resultados empíricos, el crecimiento chino tiene una importancia considerable en las fluctuaciones del producto de otros países y esa influencia se ha intensificado sustancialmente en las últimas décadas. Los resultados incluyen efectos registrados durante períodos de uno a cinco años generalmente asociados a los ciclos económicos, y también a más largo plazo.

Nuestros resultados sugieren que, a corto y mediano plazo, un shock de 1 punto porcentual en el crecimiento del PIB chino va seguido de una respuesta acumulativa del crecimiento de otros países de 0,2 puntos porcentuales después de tres años y de 0,4 puntos porcentuales después de cinco años (gráfico 3). ¿Qué produce ese impacto? Nuestro análisis sugiere que inicialmente se transmite casi en su totalidad a través de canales comerciales. Pero con el tiempo se agudiza el impacto de los canales no comerciales. Tomando el plazo completo de cinco años, alrededor de 60% del impacto del crecimiento de China en otros países parece transmitirse a través de canales comerciales, y el otro 40%, mediante otros canales; por ejemplo, los flujos de capital, el turismo (que es particularmente importante para algunos vecinos de China) y los viajes empresariales, y la confianza de los consumidores y las empresas.

Gráfico 3Las ramificaciones del crecimiento

El crecimiento de China afecta a otros países: al comienzo solo afecta al comercio; pero con el correr del tiempo, también lo hace a través de otros canales.

(efectos acumulativos de 1 punto porcentual de crecimiento de China en el crecimiento de otros países, en puntos porcentuales)

Citation: 47, 4; 10.5089/9781455215645.022.A004

Fuente: Cálculos de los autores, basados en la base de datos de Perspectivas de la economía mundial del FMI.

Nota: Estimaciones tomadas de una regresión VAR sin restricciones con datos en panel y dos variables de rezago, basadas en datos anuales de 172 economías para representar el resto del mundo.

A más largo plazo, estimamos el impacto que tienen en el resto del mundo las variaciones a largo plazo del crecimiento chino, suavizando las fluctuaciones a corto plazo asociadas al ciclo económico típico y centrándonos en las fluctuaciones a más largo plazo. Examinamos variables con un impacto significativo comprobado en el aumento del PIB, como la inversión, el comercio, el ingreso inicial, la dependencia por edad (el coeficiente población en edad no activa/en edad activa), el consumo público y la inflación. Al igual que otros estudios, determinamos que el crecimiento interno está positivamente correlacionado con la inversión y el comercio, y negativamente correlacionado con el PIB inicial per cápita, la dependencia por edad, el consumo público y la inflación. Realizamos varias pruebas para descartar los efectos de factores tales como los shocks mundiales comunes, que podrían afectar simultáneamente al crecimiento de China y del resto del mundo.

Los resultados sugieren que, tanto a largo como a corto y a mediano plazo, la expansión de China afecta al crecimiento de otros países. Como ya hemos señalado, la magnitud y el alcance de este efecto se han intensificado en las últimas décadas: en un principio, el crecimiento chino afectaba significativamente a apenas algunos de los países asiáticos vecinos, pero la influencia se ha propagado con el tiempo a países del mundo entero. Además, la magnitud del impacto mundial del crecimiento chino ha pasado de niveles insignificantes hasta hace más o menos dos décadas a un impacto considerable en los últimos tiempos.

Nuestros resultados, basados en datos de las dos últimas décadas, sugieren que una variación de 1 punto porcentual del crecimiento chino sustentada a lo largo de cinco años está asociada a una variación de 0,4 puntos porcentuales del crecimiento del resto del mundo (y que a corto y a mediano plazo ocurre lo mismo). Además, el análisis de un período más prolongado (1963–2007) sugiere que las repercusiones del crecimiento chino se han acentuado con el correr del tiempo. La distancia geográfica parece influir en su intensidad, y el impacto es más fuerte cuanto más cerca de China se encuentra el país. Pero las estimaciones sugieren también que la importancia de la distancia ha disminuido con el tiempo.

Apenas un primer paso

Hemos dado un primer paso en la evaluación de la influencia del crecimiento chino en otros países, pero no hemos cuantificado más que el impacto agregado. Otros estudios deberán documentar y cuantificar los distintos canales de transmisión, que podrían cambiar con el transcurso del tiempo a medida que evolucionen la estructura de la economía china y la composición de sus flujos comerciales y de capital.

Vivek Arora es Director Adjunto del Departamento de Asia y el Pacífico del FMI, y Athanasios Vamvakidis es Subjefe de División del Departamento de Estrategia, Políticas y Evaluación del FMI.

Este artículo se basa en el estudio IMF Working Paper 10/165, “China’s Economic Growth: International Spillovers”, preparado por los autores.

Other Resources Citing This Publication