Journal Issue
Share
Finance & Development, Diciembre 2008
Article

Bajo la Lupa: Receta para vigorizar y sostener el crecimiento

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2009
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Desde 1950, 13 economías han logrado crecer a un promedio de 7% o más durante por lo menos 25 años seguidos. Más importante aún que preguntarse cómo lo hicieron es determinar si ese crecimiento vigoroso y sostenido puede reproducirse en otros países. Esa fue la tarea a la que se dedicó por más de dos años la Comisión para el Crecimiento y el Desarrollo, integrada por líderes de los sectores empresarial, gubernamental y académico, incluidos dos premios Nobel.

Diversificación y participación

El rápido crecimiento sostenido no es un milagro. Los países en desarrollo pueden lograrlo si sus gobernantes asumen el compromiso y aprovechan las oportunidades que les brinda la economía mundial. Entre los 13 casos señalados por la Comisión para el Crecimiento y el Desarrollo (cuadro) están los ejemplos conocidos de Asia, pero la lista es diversa en cuanto a tamaño, recursos y régimen político de los países.

Como es más rápido aprender que inventar algo, los países en desarrollo pueden acortar las diferencias si crecen a un ritmo mucho más rápido que el registrado por los actuales países industrializados en su etapa de crecimiento. Pero aún con un crecimiento fuerte, el proceso de convergencia puede tomar dos generaciones o más.

Una de las claves es una integración en la economía mundial que permita a los países en desarrollo importar conocimientos y tecnología, acceder a los mercados e impulsar el sector exportador, que reviste especial importancia en las etapas incipientes del crecimiento.

El crecimiento vigoroso y sostenido en las economías en desarrollo es un fenómeno posterior a la segunda guerra mundial.
EconomíaPeríodo de

crecimiento

vigoroso
Ingreso per cápita
Al inicio del Período de

crecimiento
20051
Botswana1960-20052103.800
Brasil1950-19809604.000
China1961-20051051.400
Corea1960-20011.10013.200
Hong Kong, RAE de1960-19973.10029.900
Indonesia1966-1997200900
Japón1950-19833.50039.600
Malasia1967-19977904.400
Malta1963-19941.1009.600
Omán1960-19999509,000
Singapur1967-20022.20025.400
Tailandia1960-19973302.400
Taiwan, provincia china de1965-20021.50016.400
Fuente: Banco Mundial, World Development Indicators, 2007.Nota: Se eligió un umbral de 7% porque ese nivel de crecimiento genera cambios muy importantes en los ingresos y la riqueza: con una tasa de 7%, el ingreso se duplica cada 10 años.

En dólares constantes de EE.UU. de 2000.

Fuente: Banco Mundial, World Development Indicators, 2007.Nota: Se eligió un umbral de 7% porque ese nivel de crecimiento genera cambios muy importantes en los ingresos y la riqueza: con una tasa de 7%, el ingreso se duplica cada 10 años.

En dólares constantes de EE.UU. de 2000.

Las cinco características comunes del crecimiento vigoroso y sostenido

Además de su integración en la economía mundial, estos países de fuerte crecimiento comparten otras características importantes. La estabilidad macroeconómica —inflación relativamente baja y ausencia de deuda excesiva—los ayudó a capear los shocks económicos y los horizontes inciertos de inversión. Sus políticas económicas y decisiones colectivas se enfocaron en el futuro y propiciaron tasas elevadas de inversión y ahorro.

Los 13 países también aprovecharon el mercado, incluida la movilidad de la mano de obra, para asignar recursos. Y el liderazgo firme —de personas, partidos y sistemas políticos—creó consenso en torno a metas de crecimiento y desarrollo y garantizó un proceso participativo y justo en cuanto a oportunidades.

¿Cómo lo lograron?

Seis de las economías —Corea, Japón, Malta, la provincia china de Taiwan, la RAE de Hong Kong y Singapur—crecieron hasta alcanzar niveles de alto ingreso. Pero varias perdieron impulso antes de alcanzar a los países industrializados, como fue el caso de Brasil (recuadro contiguo).

No es fácil —ni común—que los países de mediano ingreso pasen al nivel de alto ingreso. La primera prioridad para las autoridades es adelantarse a la transición y las nuevas exigencias.

Por ejemplo, Corea modificó sus políticas e inversiones públicas en los años ochenta y noventa para facilitar la transición de una economía primordialmente manufacturera a una más basada en los conocimientos y el capital.

La segunda prioridad consiste en abandonar algunas de las viejas políticas, incluso las exitosas. Por ejemplo, en respuesta a la nueva coyuntura interna y externa, Singapur permitió que la industria manufactura de uso intensivo de mano de obra se mudara a otras zonas de la región con mano de obra más barata, creando incluso zonas económicas especiales en China e India.

La desaceleración de Brasil

Brasil, uno de los primeros países en lograr un crecimiento vigoroso y sostenido, empezó a desacelerarse en 1980. El país sufría inflación y sobreendeudamiento a raíz del shock petrolero de 1973.

En lugar de fomentar las importaciones, el país se cerró en 1974 y adoptó la política de proteger las manufacturas livianas internas y la industria pesada, y la producción de bienes de capital.

El tipo de cambio se apreció notablemente y las exportaciones perdieron gran parte del terreno ganado en décadas anteriores. Cuando las tasas de interés en dólares se dispararon en 1979, Brasil cayó en una crisis de deuda de la que le costó más de 10 años salir.

Nuevos desafíos mundiales

Los países que emprenden estrategias en pro del crecimiento enfrentan hoy ciertas tendencias mundiales desconocidas para sus predecesores: calentamiento mundial; descenso del precio relativo de las manufacturas y alza del precio relativo de materias primas, como la energía; creciente descontento con la globalización en las economías avanzadas y algunos países en desarrollo; envejecimiento de la población mundial, pese al aumento de la población joven en los países pobres, y un creciente desfase entre los problemas mundiales —en economía, salud, clima—y las respuestas internacionales desarticuladas.

Pero sean cuales fueren los desafíos, la solidez de la economía mundial sigue siendo crucial para el rápido crecimiento de los países en desarrollo.

Los países en desarrollo necesitarán un crecimiento vigoroso para alcanzar a los países de la OCDE.

(Tasa de crecimiento necesaria para lograr el PIB per cápita de la OCDE en 2050)1

Citation: 45, 4; 10.5089/9781451957020.022.A013

Fuente: Banco Mundial, World Development Indicators, 2007.

1El ingreso per cápita en los países de la OCDE fue de US$30.897 en 2006. Suponiendo que siga creciendo según la tendencia histórica de 2,04% anual, en 50 años sería de US$75.130.

2 OCDE = Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Preparado por Natalie Ramírez-Djumena y Jair Rodríguez. Basado en The Growth Report: Strategies for Sustained Growth and Inclusive Development, publicado por el Banco Mundial en 2008, en nombre de la Comisión para el Crecimiento y el Desarrollo. El informe puede consultarse (en inglés) en www.growthcommission.org

Other Resources Citing This Publication