Journal Issue
Share
Finance & Development, Diciembre 2008
Article

Comisión Para El Crecimiento y El Desarrollo: Convergencia de Las cifras de crecimiento: Un académico y un responsable de la política económica comparten sus opiniones sobre los elementos esenciales para el crecimiento económico de un país, en períodos de bonanza y de crisis

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
March 2009
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La Actual crisis financiera vuelve a poner de relieve el tema del crecimiento y el estímulo económico. Para analizar este tema, Archana Kumar de Finanzas & Desarrollo conversó con dos expertos: Michael Spence, Premio Nobel de Economía, y Mahmoud Mohieldin, Ministro de Inversiones de la República Árabe de Egipto. Ambos han participado en la Comisión para el Crecimiento y el Desarrollo, integrada por autoridades gubernamentales y académicos que se reunieron a lo largo de dos años para examinar las causas, las consecuencias y la dinámica interna de un alto crecimiento sostenido. La Comisión, que concluyó su labor mucho antes de que se agravara la crisis financiera, publicó recientemente sus observaciones en el Informe de Crecimiento: Estrategias para el crecimiento sostenido y el desarrollo global.

F&D: ¿Qué medidas esenciales deberían adoptar las economías avanzadas para reducir el impacto de la crisis financiera en la economía real?

Spence: Se plantean dos escenarios. Uno: si no resolvemos de manera eficaz el problema de la contracción del crédito, el daño a la economía, excluido el sector financiero, será extraordinario y generalizado. Nos encontraríamos ante la peor crisis del período de posguerra. Existe una posibilidad razonable de que, mediante la adopción de una estrategia coordinada a nivel mundial, podamos evitarlo. Esta estrategia no calmará inmediatamente los mercados bursátiles porque estos operan con una dinámica complemente diferente que está relacionada con el temor, pero aun así es importante y las autoridades deberían centrarse en este objetivo que considero prioritario.

Debemos aplicar medidas de estímulo fiscal bien concebidas que tengan una dimensión temporal y un plan para restablecer el equilibrio fiscal a largo plazo.

Spence

Es más difícil lograr que la gente se centre en el segundo escenario, pero, como ya se ha producido una desaceleración enorme del crecimiento, debemos aplicar medidas de estímulo fiscal bien concebidas que tengan una dimensión temporal y un plan para restablecer el equilibrio fiscal a largo plazo que pueda evitar una crisis más profunda en los mercados financieros. Larry Summers, entre otros, ha examinado a fondo esta cuestión.

Por lo tanto, yo aplicaría estas dos medidas: abordar los efectos reales de la crisis financiera y, en la medida de lo posible, recapitalizar el sistema financiero, y luego centrar la atención en el ámbito fiscal. Obviamente, la recapitalización del sistema financiero no permitirá resolver rápidamente el problema del congelamiento del crédito, y por lo tanto este debe resolverse con intervenciones directas de varios tipos, como las garantías para las transacciones interbancarias o la compra de papel comercial y municipal por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Mohieldin: Es esencial restablecer la confianza. Esta y la credibilidad del sistema financiero son fundamentales en el momento actual. Todas las medidas que podamos adoptar para restablecer la confianza serán beneficiosas, tanto para los países desarrollados como para los países en desarrollo.

Como ha mencionado el profesor Spence, debemos preparar algunas medidas de apoyo a corto plazo hasta que podamos restablecer el funcionamiento ordenado del sistema financiero. Para financiar proyectos de desarrollo esenciales, y para fomentar el comercio y la inversión, los países necesitan financiamiento adecuado. Y el financiamiento, como la confianza, requiere poner en marcha muy rápidamente los mecanismos de apoyo necesarios para restablecer el funcionamiento normal del sistema financiero.

F&D: ¿Y los mercados emergentes? ¿Qué medidas esenciales deberían adoptar para proteger sus tasas de crecimiento?

Mohieldin: No podemos clasificar a todos los países en desarrollo y a los mercados emergentes en la misma categoría, especialmente ahora, porque están expuestos de distintas formas a las crisis actuales. Por lo tanto, es probable que algunas políticas sean más relevantes en algunos países que en otros. Por ejemplo, algunos países se han beneficiado del encarecimiento de las materias primas y a otros los ha perjudicado.

Pero nadie se beneficia de la crisis financiera. No es un juego de suma cero. Para las pequeñas economías abiertas, como Egipto, es como navegar en un barco por aguas turbulentas. Debemos procurar que este barco sea seguro estableciendo algún tipo de mecanismos precautorios y reforzando las salvaguardias. Y debemos seguir utilizando estrategias basadas en el sentido común al hacer negocios.

Además, el fortalecimiento de la inversión es esencial para alcanzar y mantener el crecimiento. Por ejemplo, Egipto y muchos otros países de África podrían basarse en la inversión privada, especialmente en los sectores productivos, como la infraestructura. Toma tiempo ver los resultados de estos proyectos beneficiosos, pero sientan las bases para la prosperidad futura.

Mohieldin: Es crucial lograr un crecimiento generado por el aumento de la inversión.

Otro ámbito importante es la medición del desempeño económico, incluido el crecimiento. Por el momento, nos basamos en “indicadores rezagados”. Es como conducir con el retrovisor empañado. Para evaluar adecuadamente el impacto de la crisis financiera en la evolución económica de los países en desarrollo, debemos utilizar indicadores anticipados claros que muestren los síntomas preocupantes. Y esto no siempre es posible porque los sistemas financieros, incluidos los mercados bursátiles, de muchos países en desarrollo no están muy desarrollados.

Por lo tanto, aún no puede observarse claramente lo que está pasando o lo que puede pasar en las economías en desarrollo a causa de la crisis financiera, y me temo que estos países se verán fuertemente golpeados por la crisis. Sin ningún mecanismo de protección financiera, el crecimiento, el desempleo, el bienestar de la población y —lamentablemente—la pobreza se verán directamente afectados por esta crisis.

Spence: Coincido con el Ministro Mohieldin. Los objetivos prioritarios son estabilizar y mantener el barco a flote. Para los países que puedan permitírselo, tiene mucho sentido fortalecer la inversión nacional en un momento en que la economía mundial ha creado un pequeño vacío. Con respecto a los países pobres importadores de materias primas a un nivel del 10% del PIB cuya población destina una proporción considerable del presupuesto familiar al gasto en alimentos, la comunidad internacional debería adoptar medidas concertadas para ayudarlos.

F&D: Según el Informe de Crecimiento, “un alto crecimiento sostenido es un crecimiento de convergencia (para reducir la brecha con respecto a los países desarrollados) y la economía mundial es el recurso esencial”. ¿Qué significa este concepto?

Spence: Lo denominamos crecimiento de convergencia debido a la contribución de la economía mundial al crecimiento, que constituye un elemento esencial, como pudimos observar después de examinar la evolución de los países que han alcanzado altos niveles de crecimiento. La teoría del comercio y la teoría moderna del crecimiento muestran claramente que los mercados mundiales son grandes y un país puede crecer rápidamente sin ampliar en gran medida su cuota de mercado si goza de términos de intercambio favorables. Pero el otro aspecto, en el que hacen hincapié Paul Romer y otros prestigiosos expertos en el ámbito de la teoría del crecimiento, es que el crecimiento de convergencia se basa realmente en el aprendizaje, es decir, en la transferencia de conocimientos. Se trata de ampliar el producto potencial según la especialidad técnica —en el ámbito público y privado—de la economía. Este aspecto, más que cualquier otro, permite a los países crecer a tasas del 7%–10%.

Mohieldin: Los 13 casos [incluidos en el Informe de Crecimiento] que alcanzaron altas tasas de crecimiento sostenido desde la segunda guerra mundial utilizaron muy eficazmente su integración en la economía mundial a través del conocimiento —obtenido directamente enviando a sus estudiantes a universidades en el extranjero u ofreciéndoles programas de capacitación—, o incluso de la inversión extranjera directa.

La globalización seguirá siendo relevante, aunque ahora se cuestionen sus beneficios.

Mohieldin

Mi generación aprendió que los tres pilares de la actividad económica son la tierra, la mano de obra y el capital, y que si a estos se suma un empresario, el resultado será la maravilla de las maravillas de la actividad económica. Hoy estos tres pilares han sido sustituidos por otros. En un interesante estudio, Romer examina el crecimiento endógeno y sostiene que los tres nuevos aspectos del desarrollo son, primero, el aprendizaje, la innovación y la transferencia de ideas; segundo, la mano de obra ha sido remplazada por “personas”, no solo aquellas que forman parte de la población activa, sino las que podrían formar parte de esta población, así como las que se comunican con ellas; por último, “otros aspectos”, que pueden ser el capital, los recursos adicionales, etc. Por lo tanto, los tres pilares actuales son las ideas, las personas y otros aspectos.

El éxito de Singapur, Malasia, Corea, China y, en los últimos años, India y Vietnam se basa en estos nuevos pilares. Y una mayor integración con el resto del mundo podría beneficiar aún más a los países, lo que significa que la globalización seguirá siendo relevante, aunque ahora se cuestionen sus beneficios.

F&D: Pero la economía mundial atraviesa una situación crítica. ¿Aún creen ustedes que la integración sigue siendo una condición esencial para alcanzar altas tasas de crecimiento?

Mohieldin: Aunque la evolución reciente de los mercados mundiales ha sido muy negativa y la Ronda de Doha ha vuelto a fracasar, aún creo en los beneficios de la economía mundial para las pequeñas economías abiertas, como Egipto y otros países de la región. La economía mundial también ha beneficiado a países más grandes, como China e India. Aún creo en la importancia de expandir la demanda a través de la exportación, de mejorar la capacidad de financiar el crecimiento mediante la inversión extranjera, de desarrollar nuestros conocimientos aprendiendo de los demás. No podemos alcanzar estos objetivos sin la globalización.

Spence: El crecimiento de convergencia se basa en el aprendizaje.

Spence: Además, hay más de 4.000 millones de personas en partes del mundo donde se vive cómodamente o que están creciendo con rapidez, y esta cifra aumenta, y ahora hay grandes esperanzas. Esperanza es la palabra adecuada. Si permitimos que la economía mundial se pare y truncamos las oportunidades de todas estas personas, las que viven en economías en expansión y las que probablemente entrarán en este grupo: es decir, una buena parte de la población del resto del mundo, a) destruiremos injustamente uno de los principales pilares del crecimiento y la prosperidad y b) esta situación afectará a la forma en que se relacionan los distintos países del mundo. Por lo tanto, merece la pena esforzarse duramente para proteger alguna versión de la economía mundial abierta.

F&D: ¿Han identificado un “modelo” para el crecimiento en la era de posguerra? Si hubieran escrito elInforme de Crecimiento en 2008, ¿habrían presentado otras recomendaciones de política económicas diferentes para alcanzar altos niveles de crecimiento?

Spence: Es posible que existan varios modelos, pero este es el único que pudimos encontrar. Otros pueden inventar modelos diferentes según las circunstancias específicas. Por ejemplo, Dubai puede transformarse de una economía basada en recursos naturales a una de servicios a nivel mundial, e India sin duda se ha basado en una estrategia muy distinta, centrada en el desarrollo de las industrias de servicios [muy especializadas]. No obstante, en cierto sentido, es el único modelo que conocemos. Si hubiéramos escrito el informe a finales de 2008, habríamos hecho más hincapié en la volatilidad y las garantías, porque fuera de control causan crisis. Además, ya sabemos que estas crisis son perjudiciales para el progreso y el crecimiento, y no respaldan adecuadamente las políticas de crecimiento.

Mohieldin: Para las autoridades, el informe es muy útil porque incluye una lista de medidas que nunca deberían aplicarse. Este informe es especialmente importante para los países que no están geográficamente cerca de los 13 países que han alcanzado altos niveles de crecimiento mencionados en el informe, la mayoría de los cuales está en Asia. El país más cercano a Egipto es Omán, que constituye un caso muy particular por el tamaño relativamente pequeño de su población. No quiero desmerecer lo que ha logrado Omán, que es mucho, especialmente en ámbitos relacionados con la inversión en capital humano y la equidad. Pero los países de Asia oriental, como Singapur, China, Malasia, Corea y Japón, están aprendiendo mutuamente de sus experiencias. La cercanía ayuda; no solo la geográfica, sino también la cultural.

F&D: ¿Cuál es el ingrediente de política económica esencial para alcanzar un alto nivel de crecimiento sostenido, a pesar de lo que ustedes denominan “las condiciones específicas de un país”?

Mohieldin: La inversión en capital humano. La inversión en educación y salud, y la prestación de servicios públicos, es un aspecto esencial, pero que se olvida porque no se refleja en los resultados de hoy o mañana. Los resultados en este ámbito, o incluso de la inversión en infraestructura para respaldar el desarrollo del capital humano, se observan una generación, o más, después.

Spence: Me gusta esta idea: un alto nivel de inversión a largo plazo es muy importante para las generaciones futuras y merecería figurar por lo menos en los primeros puestos de la lista, pero yo me quedaría con la apertura a la economía mundial.

F&D: ¿Qué aspecto del crecimiento entendemos menos?

Spence: Es muy difícil responder a esta pregunta porque depende en cierta medida de la persona con la que uno esté hablando y del tema; pero yo destacaría la contribución esencial que desempeñan los líderes políticos, la concertación, el diálogo, la importancia de dar a la población una visión del futuro que les permita participar activamente a lo largo del tiempo en un proceso que supone sacrificios a corto plazo. Sin estos aspectos, la posibilidad de alcanzar altos niveles de crecimiento es muy baja, y creo que muchísimas personas no lo entienden muy bien. Yo no lo entendí al principio.

Mohieldin: Depende de nuestro interlocutor, pero en general la idea de que el crecimiento es una variable representativa de muchas otras cosas, el reflejo de todas las cosas buenas por las que ha luchado una sociedad para alcanzar algo, no se entiende muy bien. El crecimiento representa las aspiraciones económicas y sociales de un pueblo; y lo maravilloso es que se puede medir. Resume el progreso de una nación.

Archana Kumar es Redactora Principal de Finanzas & Desarrollo. Este artículo es una versión editada de la entrevista. Véanse un análisis detallado de la labor y los informes de la Comisión para el Crecimiento enwww.growthcommission.org.

Other Resources Citing This Publication