Chapter

II. Marco analítico y fuentes de datos

Author(s):
International Monetary Fund. Independent Evaluation Office
Published Date:
November 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

6. Este capítulo expone el marco analítico de la evaluación y describe brevemente las herramientas y los métodos utilizados, así como enumera las principales fuentes de información.

A. Marco analítico

7. La evaluación analiza el gobierno corporativo del FMI basándose en cuatro dimensiones: eficacia, eficiencia, rendición de cuentas y voz. Estas dimensiones están tomadas de códigos de buen gobierno corporativo empleados en los sectores público y privado3, así como de estudios académicos sobre las organizaciones internacionales y la administración de los sectores público y privado4. Aunque estas dimensiones muchas veces se complementan a la hora de ejercer un buen gobierno corporativo, algunas están en tensión entre ellas y exigen difíciles balances de factores, que analizamos en el próximo capítulo.

  • Por eficacia se entiende la capacidad del sistema de gobierno del Fondo para brindar a tiempo resultados de buena calidad; concretamente, para acordar objetivos y estrategias, llevarlos a la práctica y controlar los resultados. Un gobierno corporativo eficaz exige que las responsabilidades estén bien definidas, que las diferentes partes de la institución actúen de manera concertada y que la información llegue al lugar indicado en el momento indicado, permitiendo que los mecanismos de control y evaluación detecten problemas y pongan en marcha procesos correctivos. En este plano, la presente evaluación se plantea, entre otras cosas, si las responsabilidades del CMFI, el Directorio y la alta gerencia se encuentran claramente definidas; cuáles son las funciones del Directorio y de la alta gerencia en la administración diaria del FMI; si el sistema de gobierno fomenta una buena formulación de estrategia, implementación y supervisión; si el Directorio funciona con eficacia colectivamente, y si las responsabilidades ejecutivas le complican al Directorio la función estratégica y la función de supervisión.

  • El término eficiencia se refiere al costo del gobierno corporativo del FMI, tanto desde el punto de vista financiero como en términos del tiempo del personal técnico, de la alta gerencia y del Directorio. Una gestión de gobierno eficiente exige establecer una división de trabajo clara y coherente entre los órganos de gobierno, evitar la duplicación de tareas, e instituir procesos de formulación e implementación de políticas que requieran solamente la cantidad estrictamente necesaria de medidas y de participantes5. Por ende, esta evaluación se enfoca en los costos operativos del Directorio y de la alta gerencia, así como al tiempo y al volumen de documentación necesarios para los debates del Directorio.

  • Rendición de cuentas se refiere a la habilidad de los titulares de las cuotas (y posiblemente otras partes interesadas) de exigirle al FMI y a las autoridades decisorias que se ciñan a una serie de normas, de juzgar si están cumpliendo estas normas y de recompensarlos o sancionarlos, según el caso. La rendición de cuentas exige una serie de patrones para juzgar el desempeño, mecanismos sólidos de información y control, líneas de autoridad claras y la posibilidad de sancionar a un agente cuyo desempeño no se ciñe a las normas convenidas. En este ámbito, las preguntas pertinentes son: qué instrumentos tiene a su disposición el Directorio para controlar y evaluar a la alta gerencia, y qué tipo de rendición de cuentas se les exige a los directores como representantes de los países y funcionarios del FMI.

  • Por voz se entiende el grado en que los países miembros del FMI pueden lograr que sus opiniones reciban consideración en el proceso decisorio y el grado en que otras partes interesadas, entre ellas las organizaciones de la sociedad civil, pueden lograr que sus opiniones reciban consideración ante los órganos de gobierno del FMI. Desde este punto de vista, las partes interesadas necesitan canales para hacer oír sus opiniones, y debe existir una filosofía de apertura y salvaguardas adecuadas para proteger a quienes expresan opiniones polémicas o poco populares. En este plano, una de las preguntas de la evaluación ha sido si existen canales adecuados para que los Estados miembros—inclusive los que tienen poco derecho de voto pero una relación intensa con el FMI en cuanto a la situación financiera y la política económica—puedan expresar sus opiniones y lograr que reciban consideración. Asimismo, nos preguntamos si, además de las autoridades, otras partes interesadas tienen a su disposición canales adecuados para que sus puntos de vista e inquietudes reciban consideración.

8. Dado el carácter excepcional del Fondo, se aplicaron tres criterios para evaluar el gobierno corporativo del FMI6. El primero incluye la propia documentación que rige a la organización y sus antecedentes históricos. El segundo abarca la estructura y las prácticas de gobierno de organizaciones intergubernamentales homólogas. Estas organizaciones son las más comparables con el FMI, pero eso no significa necesariamente que su gobierno corporativo sea adecuado. El tercer criterio lo constituyen los principios de buen gobierno corporativo definidos para las organizaciones del sector privado y público. En este caso, usamos solamente los principios que tienen relevancia para el FMI, teniendo en cuenta las diferencias sustanciales que lo distinguen de las corporaciones públicas y privadas.

B. Fuentes de datos

9. Con la asistencia de consultores, los miembros del equipo evaluador prepararon 15 documentos de referencia que constituyen una parte central de la evidencia para la evaluación7. El primer grupo de documentos describe la estructura de gobierno actual y su evolución histórica. El segundo examina las normas de gobernabilidad de otras organizaciones intergubernamentales y corporaciones privadas. Los casos que integran el tercer grupo ilustran el funcionamiento del sistema de gobierno corporativo del FMI en la práctica desde diversos ángulos, como la formulación de estrategias, la labor operacional (p. ej., supervisión, gestión de crisis y asistencia técnica) y la supervisión y la rendición de cuentas (p. ej., administración financiera y conflictos de intereses). La evaluación y los documentos de referencia están basados en una revisión de la literatura relevante, una exhaustiva investigación archivística, talleres y encuestas. Se llevaron a cabo entrevistas estructuradas y semiestructuradas con participantes de importancia crítica, como actuales y antiguos miembros de la Junta de Gobernadores, el Directorio, la alta gerencia, el personal técnico y contrapartes del Fondo en países miembros, organizaciones de la sociedad civil, y funcionarios de otras organizaciones intergubernamentales8.

10. Entre noviembre de 2007 y febrero de 2008 un consultor externo llevó a cabo tres encuestas con autoridades monetarias y fiscales de países miembros, miembros del Directorio y personal de alto rango del FMI. Para asegurar que todas proporcionaran perspectivas comparables sobre los mismos temas, las encuestas contenían—dentro de lo posible—preguntas idénticas o parecidas si lo permitía la relevancia. Las respuestas llegaron de las autoridades monetarias y fiscales de 117 países. La encuesta del Directorio abarcó miembros actuales y ex directores y directores alternos que hubieran estado en funciones a partir del año 2000; el porcentaje de respuesta ascendió a 57%. En el caso del personal de alto rango, el porcentaje fue 44%. A las organizaciones de la sociedad civil se les mandó un cuestionario narrativo para recoger sus opiniones sobre el gobierno corporativo del FMI, sobre todo en lo concerniente a la rendición de cuentas y la voz9.

    Other Resources Citing This Publication