Chapter

Supervisión económica

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2018
Share
  • ShareShare

Related Material

Show Summary Details

Por medio de la “supervisión”, el FMI vigila el sistema monetario internacional, evalúa los acontecimientos económicos mundiales y realiza un examen de la solidez de las políticas económicas y financieras de sus 189 países miembros. Asimismo, el FMI pone de relieve los posibles riesgos para la estabilidad de sus países miembros y asesora a los respectivos gobiernos sobre los ajustes que podrían introducirse en las políticas, para permitir que el sistema monetario internacional alcance su objetivo de facilitar el intercambio de bienes, servicios y capital entre los países y respalde de ese modo un crecimiento económico sólido.

Introducción

La supervisión que realiza el FMI comprende dos partes: la “supervisión bilateral”, en la cual el FMI evalúa las políticas de cada país miembros y asesora al respecto, y la “supervisión multilateral”, por medio de la cual el FMI realiza análisis de la economía del mundo o de un grupo de países que tienen determinadas características en común. Integrando la supervisión bilateral y la multilateral, el FMI puede asegurar que el análisis de los “efectos de contagio”, es decir, la forma en que las políticas de un país pueden afectar a otros países, sea más completo y coherente.

Un elemento importante de la supervisión bilateral son las Consultas del Artículo IV, denominación que hace referencia al Artículo del Convenio Constitutivo del FMI que exige que se examinen la evolución y las políticas económicas de cada uno de los países miembros.

La supervisión multilateral consiste en un seguimiento de las tendencias económicas regionales y mundiales y un análisis de las repercusiones que pueden tener las políticas adoptadas por los países miembros en la economía mundial.

El FMI también realiza un seguimiento de las tendencias económicas regionales y mundiales, y analiza el impacto que pueden tener las políticas adoptadas por un país miembro en los países vecinos y en la economía mundial. Publica informes periódicos de estas tendencias y análisis. En el informe sobre las Perspectivas de la economía mundial (informe WEO) se presentan análisis detallados sobre la economía mundial y sus perspectivas de crecimiento, en los que se abordan temas como los efectos macroeconómicos de la turbulencia financiera mundial y las posibles repercusiones a escala mundial, especialmente las que puedan derivarse de las políticas económicas, fiscales y monetarias aplicadas en las economías grandes y centrales a escala mundial, como Estados Unidos, China y la zona del euro. En el Informe sobre la estabilidad financiera mundial (Global Financial Stability Report) se examinan los mercados de capitales mundiales y los desequilibrios financieros y los factores de vulnerabilidad que pueden entrañar riesgos para la estabilidad financiera. En este informe se actualizan las proyecciones fiscales a mediano plazo y se evalúan las tendencias de las finanzas públicas. El FMI también publica informes económicos regionales (Regional Economic Reports), en los que se presentan análisis detallados de las perspectivas económicas de las principales regiones del mundo.

Supervisión Bilateral

El proceso de las Consultas del Artículo IV: Una evaluación anual

Estas consultas abarcan una diversidad de aspectos de importancia macroeconómica crítica —fiscales, financieros, cambiarios, monetarios y estructurales— y centran la mira en los riesgos y vulnerabilidades y en las respuestas de política económica. En el proceso de Consultas del Artículo IV participan economistas y otros funcionarios del FMI.

Las consultas consisten en un diálogo entre el FMI y las autoridades nacionales. El equipo del FMI se reúne con funcionarios del gobierno y el banco central de un país, así como con otros interlocutores, como legisladores, representantes del sector empresarial, la sociedad civil y los sindicatos, para facilitar la evaluación de las políticas y la orientación económica del país. El personal técnico del FMI presenta un informe al Directorio Ejecutivo de la institución, normalmente para que delibere sobre el mismo. Cuando se completa la consulta, el FMI envía a las autoridades del país un resumen de la reunión. En la mayoría de los casos, la evaluación del Directorio se publica como comunicado de prensa, junto con los informes del personal técnico, una vez recibida la anuencia del país en cuestión. En el ejercicio 2018, el FMI realizó 134 Consultas del Artículo IV (cuadro 2.1 de la edición en Internet).

Examen de las evaluaciones de la estabilidad financiera

El examen de la salud del sector financiero de los países miembros es importante para mantener la estabilidad financiera mundial. El FMI realiza cada cinco años evaluaciones obligatorias con respecto a 29 países cuyo sector financiero se considera de importancia sistémica y evalúa el sector financiero de otros países con carácter voluntario. Como parte de estos exámenes se evalúa en profundidad la resiliencia y la regulación en el marco del Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF), por medio del cual el personal técnico del FMI determina los riesgos específicos que afectan al país y propone medidas para evitar crisis financieras.

La lista de sectores financieros de importancia sistémica (SFIS) y la frecuencia de las evaluaciones obligatorias de la estabilidad financiera se considerarán durante el próximo examen del PESF de 2019. En febrero de 2018, el personal técnico del FMI informó a los directores ejecutivos sobre posibles cambios en la metodología para identificar los SFIS. El personal técnico subrayó la función vital del PESF y destacó que en los análisis, que se basan en los datos disponibles, se hace hincapié en la transparencia, la uniformidad y la imparcialidad.

En los países en desarrollo y de mercados emergentes, las evaluaciones de la estabilidad financiera se realizan conjuntamente con el Banco Mundial. Por lo tanto, ambos organismos contribuirán a definir la orientación de la supervisión de la estabilidad financiera mundial en la próxima década.

Examen Provisional de la Supervisión de 2018

En abril de 2018, el Directorio Ejecutivo analizó el Examen Provisional de la Supervisión. En su informe, el personal técnico sostiene que la supervisión que realiza el FMI está ahora mejor adaptada a la coyuntura mundial, está más integrada y se basa más en los riesgos. La supervisión bilateral y multilateral se sustentan en una comprensión compartida y más profunda de las interconexiones mundiales y las vinculaciones entre sectores. En preparación para el examen integral de la supervisión en 2020, seguirá reforzándose la supervisión mediante evaluaciones más precisas del sector externo, avances sostenidos en la supervisión macrofinanciera, y la incorporación de lo aprendido en las pruebas piloto, entre otros ámbitos sobre cuestiones macrofinancieras, macroestructurales y nuevos temas que están surgiendo. El examen de 2020 también servirá para enmarcar mejor la supervisión que ejerce el FMI en un mundo en rápido cambio tecnológico.

Los directores ejecutivos celebraron el Examen Provisional de la Supervisión y respaldaron ampliamente sus conclusiones y recomendaciones. Destacaron que una mejor integración de la supervisión bilateral y multilateral ha permitido comprender mejor los riesgos y efectos de contagio a escala mundial, y alentaron al personal técnico a seguir esforzándose por comprender los efectos de contagio hacia el exterior, entre otras formas mediante consultas con los países miembros, y asegurar que dichos efectos se aborden en profundidad y de manera coherente en el contexto de la supervisión. Los directores ejecutivos reconocieron los esfuerzos que se están realizando para perfeccionar las evaluaciones del sector financiero y señalaron que el asesoramiento de política fiscal sigue adaptándose a la evolución de las necesidades de los países miembros. Celebraron el avance en la integración del análisis macrofinanciero en la supervisión bilateral y alentaron a perseverar en los esfuerzos por generalizar la supervisión macrofinanciera y ampliar su cobertura. Consideraron necesario aprovechar mejor el análisis de expertos del FMI en los ámbitos centrales de su especialización, así como las enseñanzas extraídas de la experiencia de los distintos países, y solicitaron una mejor integración de las actividades de fortalecimiento de las capacidades con la supervisión. Asimismo, hicieron hincapié en la importancia de planificar consultas con los países miembros y otras partes interesadas a fin de identificar las prioridades del Examen Integral de la Supervisión, entre otros fines para evaluar el grado de influencia de la supervisión que realiza el FMI.

Supervisión Multilateral

Ejercicio de Alerta Anticipada

El Ejercicio de Alerta Anticipada es un componente importante de las actividades de supervisión de la institución y se realiza semestralmente junto con la preparación de las publicaciones emblemáticas (Perspectivas de la economía mundial, Informe sobre la estabilidad financiera mundial y Monitor Fiscal).

Las conclusiones se presentan al Directorio Ejecutivo y a los altos funcionarios durante las Reuniones de Primavera y las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial. En el contexto de las actividades de supervisión bilateral y multilateral se hace un seguimiento de la aplicación de dichas conclusiones. El FMI y el Consejo de Estabilidad Financiera cooperan estrechamente en el Ejercicio de Alerta Anticipada para brindar una perspectiva integrada de los riesgos y vulnerabilidades. El FMI desempeña una función central en lo que concierne a las cuestiones macroeconómicas y macrofinancieras y al riesgo sobernao, y el Consejo de Estabilidad Financiera centra su atención en cuestiones de regulación y supervisión del sistema financiero.

Evaluación de la vulnerabilidad

Mientras que el Ejercicio de Alerta Anticipada se basa en una descripción que resalta los riesgos mundiales de baja probabilidad pero alto impacto, en la evaluación de la vulnerabilidad se utilizan modelos empíricos para generar calificaciones de vulnerabilidad y estimaciones de la probabilidad de crisis para los distintos sectores (real, fiscal, financiero, externo) y para todo el país. Al igual que en el Ejercicio de Alerta Anticipada, los trabajos se coordinan estrechamente con la preparación de los principales informes que se publican en el contexto de las Reuniones de Primavera y las Reuniones Anuales. Las calificaciones finales para cada país y sector se basan en la evaluación realizada por el equipo de funcionarios técnicos del FMI encargado del país en cuestión. Los resultados se presentan al Directorio Ejecutivo y constituyen la base de información para las conversaciones con las autoridades nacionales y una guía para la asignación de recursos.

Informe sobre el sector externo

En el Informe sobre el sector externo se presentan evaluaciones coherentes a nivel multilateral sobre el sector externo de los países miembros, relativas a sus tipos de cambio, cuentas corrientes, reservas, flujos de capital y balances externos. Este informe complementa los informes emblemáticos (especialmente Perspectivas de la economía mundial) y las Consultas del Artículo IV. Se elabora de forma anual desde 2012 y abarca 28 de las principales economías del mundo, más la zona del euro, lo que representa más del 85% del PIB mundial. El informe es parte de una labor continua orientada a brindar una evaluación rigurosa y franca de los desequilibrios mundiales excesivos y de sus causas, y a asegurar que el FMI esté en una situación adecuada para abordar los efectos que podrían tener las políticas de sus países miembros en la estabilidad externa a escala mundial.

El Directorio Ejecutivo analizó el informe de 2017, presentado junto con las evaluaciones de cada economía, en una sesión formal celebrada en julio de 2017. Los directores respaldaron ampliamente las conclusiones de este informe y alentaron al personal técnico a profundizar sus análisis sobre los factores que originan los desequilibrios excesivos. El informe de 2018 incluye una serie de mejoras metodológicas y también se analizó en una sesión formal.

Perspectivas de la economía y desafíos de política económica en los países del Consejo de Cooperación del Golfo

En diciembre de 2017, el personal técnico preparó un documento sobre la economía y las políticas económicas de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) (“Gulf Cooperation Council: The Economic Outlook and Policy Challenges in the GCC Countries”). En dicho documento se explica que los países del CCG siguen adaptándose al descenso de precios del petróleo y la mayoría de ellos han llevado a cabo un proceso sustancial de consolidación fiscal que ha limitado el crecimiento en los sectores no petroleros. En el mediano plazo, las perspectivas de crecimiento se mantienen atenuadas en un contexto en que los precios del petróleo son relativamente bajos y los riesgos geopolíticos se han agudizado.

El documento de política insta a centrar la atención en facilitar el acceso del sector privado al financiamiento, diversificar la economía para lograr un crecimiento sostenible, mejorar el clima de negocios, reducir la participación del sector público en la economía y, si se dispone de espacio fiscal, utilizar la política fiscal para apoyar el crecimiento y las reformas a favor de la creación de empleo. Según este estudio, se requieren reformas que incentiven a los habitantes de estos países a trabajar en el sector privado, y al sector privado a contratarlos, y que mejoren la participación de la mujer en el mercado de trabajo.

Asesoramiento En Materia De Políticas

La Agenda Mundial de Políticas de la Directora Gerente

En abril de 2018, la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, presentó su Agenda Mundial de Políticas, “La ventana de oportunidades sigue abierta”, durante una sesión oficiosa del Directorio Ejecutivo. En dicha agenda se destaca que, si bien la expansión cíclica mundial mantiene un vigoroso ímpetu, la agudización de los conflictos comerciales y la volatilidad de los mercados financieros indica que los riesgos continúan inclinándose a la baja. Para sustentar el repunte, las autoridades deben incrementar la resiliencia del sector financiero, comenzar a recomponer el margen para la aplicación de políticas e implementar reformas estructurales, entre ellas las relativas a la corrupción y la gestión de gobierno. Los países deben trabajar para promover un sistema multilateral de intercambio abierto y basado en reglas que sirva para todos, y para reducir de manera duradera el exceso de desequilibrios mundiales. En la actualización de la agenda se sostiene que con un enfoque colaborativo en materia de regulación será posible aprovechar las ventajas de la tecnología financiera, y a la vez abordar los riesgos que podrían comprometer la estabilidad y la integridad.

En la agenda también se señala que el FMI está emprendiendo un importante examen de sus políticas, en aspectos tales como la supervisión, el Programa de Evaluación del Sector Financiero, la condicionalidad de los programas, los instrumentos de crédito en condiciones concesionarias, el análisis de sostenibilidad de la deuda y el fortalecimiento de las capacidades. También se ha puesto en marcha un programa de trabajo integral sobre las oportunidades y desafíos que entraña la digitalización.

Más atención a las cuestiones macroestructurales en la supervisión

En marzo de 2018, el personal técnico informó al Directorio Ejecutivo sobre el avance de la iniciativa emprendida para prestar más atención a las cuestiones macroestructurales en la supervisión. El personal técnico señaló que en el contexto de un programa piloto con 32 países mejoró la calidad del análisis de cuestiones estructurales, pero que aún existen retos; entre otras cosas, es preciso mejorar las herrramientas analíticas y el intercambio de conocimientos, particularmente en lo que respecta a los mercados emergentes y los países en desarrollo; integrar mejor las cuestiones estructurales en el marco de políticas macroeconómicas; estrechar la colaboración con otros organismos internacionales; y establecer adecuadamente las prioridades para los diversos temas. El personal técnico ampliará este programa piloto para incluir otros nueve países con miras a concluirlo para fines de 2018 e incorporar las lecciones aprendidas con alcance más amplio en las actividades de supervisión en 2019.

Asuntos Monetarios y Financieros

Novedades sobre las tendencias recientes en las relaciones de corresponsalía bancaria

En marzo de 2018, el personal técnico del FMI informó al Directorio Ejecutivo sobre la labor del FMI dedicada a las relaciones de corresponsalía bancaria. El personal técnico señaló que el FMI aplica un enfoque multifacético a las relaciones de corresponsalía bancaria: vigila tendencias, riesgos y factores determinantes; facilita el diálogo sobre soluciones; realiza actividades de fortalecimiento de las capacidades adaptadas a cada caso; y analiza escenarios de riesgos extremos.

La normalización de la política monetaria siembra obstáculos en el camino

En la edición de abril de 2018 del Informe sobre la estabilidad financiera mundial se observa que, en un momento en que las economías avanzadas normalizan sus políticas monetarias frente a los indicios de avance de la inflación, las condiciones financieras internacionales aún son muy acomodaticias en términos históricos. Las condiciones financieras expansivas pueden respaldar el crecimiento a corto plazo, pero también facilitan el surgimiento de fragilidades financieras que agravan los riesgos para la estabilidad financiera mundial y el crecimiento económico a mediano plazo. Si bien en las condiciones financieras actuales los niveles de crecimiento son notablemente más favorables que hace tres años, los shocks macroeconómicos, geopolíticos o relativos a las políticas podrían obstaculizar el crecimiento.

Algunas economías de mercados emergentes han aprovechado estas condiciones financieras favorables para corregir desequilibrios y crear reservas de protección; en otras, en cambio, las vulnerabilidades continúan acumulándose. Sin embargo, la normalización de la política monetaria podría endurecer las condiciones financieras mundiales, debilitando los flujos de capital e incrementando así el riesgo de refinanciación y reduciendo la inversión productiva.

En este contexto, los bancos centrales deben encontrar un delicado equilibrio entre replegar paulatinamente la expansión monetaria y evitar una volatilidad desestabilizante en los mercados financieros. Para mantener ese equilibrio es fundamental que siempre haya claridad en las comunicaciones de los bancos centrales.

Beneficios y riesgos de los flujos de capital

Un documento de septiembre de 2017 sobre la volatilidad de los flujos de capital (“Increasing Resilience to Large and Volatile Capital Flows: The Role of Macroprudential Policies”) refleja un debate previo del Directorio Ejecutivo. Señala que los flujos de capital pueden aportar beneficios sustanciales para los países, pero que, cuando son voluminosos y volátiles, también pueden generar riesgos financieros sistémicos. Los beneficios tienden a ser mayores para los países cuyo desarrollo financiero e institucional les permite intermediar los flujos de capital de manera segura.

El estudio ilustra que las reformas adoptadas después de crisis, incluida la formulación de políticas macroprudenciales, están contribuyendo a que los sistemas financieros sean más resilientes a los shocks derivados de los flujos de capital. Evalúan los dos marcos creados para que el asesoramiento sobre los flujos de capital sea congruente y esté adaptado a las circunstancias de cada país; a saber, el marco macroprudencial y la perspectiva institucional sobre los flujos de capital. El estudio concluye que estos marcos son congruentes con los principios fundamentales, entre otras cosas porque evitan que tanto las políticas macroprudenciales como las medidas de gestión de los flujos de capital se apliquen como sucedáneos del ajuste macroeconómico necesario.

Los directores ejecutivos avalaron ese estudio. Reconocieron que los flujos de capital aportan beneficios significativos, pero también pueden contribuir a la acumulación de riesgo financiero sistémico, sobre todo si son cuantiosos y volátiles. A la vez, reiteraron que las políticas macroeconómicas, incluida la flexibilidad cambiaria, deben desempeñar un papel crítico para controlar los riesgos asociados con los flujos de capital, y que las políticas macroprudenciales y las medidas de gestión de los flujos de capital no deben ser utilizadas como sucedáneos del ajuste macroeconómico requerido.

Dilemas en la resolución de bancos

Un estudio del FMI de febrero de 2018, titulado “Trade-Offs in Bank Resolution”, señala que durante la crisis financiera internacional, las autoridades se enfrentaron a una especie de dilema: los rescates bancarios podrían reafirmar las expectativas de que en el futuro se apoyará con fondos públicos a instituciones financieras en problemas —conduciendo posiblemente a una toma de riesgos excesiva y sembrando las semillas de la próxima crisis—, pero el uso de recursos públicos parecía necesario para evitar que los problemas de un banco desencadenaran una crisis a nivel de todo el sistema. En la mayoría de los casos, se rescató a los bancos que trastabillaban, y el grueso de los costos y los riesgos recayó en los contribuyentes.

Desde entonces, las reformas han buscado disminuir la probabilidad de que se produzcan crisis, y en caso de que se produzcan, reducir sus costos a un mínimo, entre otras medidas trasladando la carga a los inversionistas privados y facilitando la decisión de financiar el rescate con fondos públicos o privados. En este estudio se vuelve a analizar este dilema a la luz de la experiencia recogida, se respaldan los esfuerzos por dotar a las autoridades encargadas de la resolución de potestades efectivas de recapitalización interna, y se destaca que los marcos de resolución deberían procurar reducir al mínimo el riesgo moral con rescates públicos. En el estudio se reconoce que sigue siendo necesario permitir una flexibilidad suficiente, aunque limitada, para el uso de recursos públicos en el contexto de crisis bancarias sistémicas y se recomienda continuar con los esfuerzos por reforzar la capacidad de absorción de pérdidas, asegurar que los tenedores de deuda susceptible de recapitalización privada sean los que mejor pueden absorber pérdidas, y mejorar los mecanismos de resolución transfronteriza.

Saldos externos: Promover la coherencia en las evaluaciones anuales

En el Informe sobre el sector externo, que se publica anualmente, el personal técnico del FMI realiza evaluaciones de las posiciones externas de las economías, incluidos los saldos en cuenta corriente, los tipos de cambio reales, los balances externos, los flujos de capital y las reservas internacionales. Como ya se señaló, se está trabajando para perfeccionar la metodología y las evaluaciones y promover la congruencia en el informe.

Como herramienta pensada para facilitar la estimación del impacto de las influencias internas y externas en las cuentas corrientes y los tipos de cambio de las economías importantes, el personal técnico utiliza una Evaluación de los saldos externos (EBA, por sus siglas en inglés), y para otros países el FMI ha elaborado en los últimos años una metodología denominada “EBA lite”. Las evaluaciones emplean modelos de regresión y análisis de sostenibilidad para describir el efecto de diferentes influencias. Los informes se complementan con evaluaciones que realiza el personal técnico de factores específicos de cada país que los modelos no pueden captar.

Las limitaciones de las metodologías EBA y EBA lite son inherentes a las dificultades de comparación de los datos y las incertidumbres metodológicas. Como están ampliamente reconocidas, las deliberaciones programadas se centrarán en mejorar las metodologías y su aplicación.

Normas internacionales: Afilar las herramientas para recortar el riesgo sistémico

Las normas de supervisión del sector financiero se utilizan desde 2000 en las evaluaciones del sector financiero que realiza el FMI, pero se estimó necesario revisar su enfoque. Las evaluaciones se han hecho a partir de tres normas fundamentales de supervisión de bancos, seguros y valores, establecidas por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros y la Organización Internacional de Comisiones de Valores, respectivamente. La revisión del enfoque responde a dos factores: primero, estas normas de supervisión han sido actualizadas y reforzadas considerablemente desde la crisis financiera internacional. Han sido ampliadas y mejoradas para eliminar algunas lagunas. Segundo, teniendo en cuenta el mayor énfasis que se hace en el riesgo sistémico, se consideró necesario focalizar más el examen en ámbitos que requieren una cobertura más profunda.

Como resultado de las consultas con los órganos normativos, se llegó a un entendimiento para perfeccionar el enfoque flexible actual. Los órganos normativos y el personal técnico coincidieron en que las normas de supervisión del sector financiero continuarán utilizándose de una de las dos maneras siguientes:

Evaluación calificada: Dado que los distintos principios están relacionados entre sí, la norma se evaluará de manera integral. El resultado continuará siendo un “Informe de evaluación detallado”.

Examen focalizado: Una norma también puede servir como parámetro para analizar lagunas específicas en el ámbito prudencial o de supervisión, sin implicar una evaluación calificada, y puede estar basada en un subconjunto de principios.

La decisión de realizar una evaluación calificada o un examen focalizado continuará tomándose mediante acuerdo entre el personal técnico y las autoridades nacionales.

Política Fiscal

Novedades recientes en materia de tributación internacional de las empresas

En febrero de 2018, el personal técnico del FMI informó al Directorio Ejecutivo sobre las novedades en el ámbito de la tributación internacional, centrándose en la reforma impositiva estadounidense. El FMI también continuó trabajando con los departamentos regionales sobre las cuestiones atinentes a la tributación internacional de las empresas en el contexto de la supervisión bilateral. En los dos años anteriores a mayo de 2018 se habían concluido aproximadamente 20 documentos sobre temas específicos, documentos de trabajo o anexos como parte de los informes sobre las Consultas del Artículo IV.

Reglas fiscales de segunda generación

En marzo de 2018, el personal técnico informó al Directorio Ejecutivo sobre la evolución de las reglas fiscales desde la crisis financiera internacional y presentó evidencias de que las reglas fiscales —cuando están debidamente concebidas y respaldadas por instituciones y voluntad política— pueden promover la sostenibilidad fiscal. El personal técnico recomendó mantener un equilibrio cuidadoso entre la flexibilidad y la sencillez, y sugirió que un mayor costo reputacional es más eficaz que las sanciones para lograr un mayor cumplimiento.

Plataforma de Colaboración en Materia Tributaria

La Plataforma de Colaboración en Materia Tributaria es una iniciativa conjunta del FMI, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las Naciones Unidas y el Grupo Banco Mundial.

Primera Conferencia Mundial sobre la Tributación y los Objetivos de Desarrollo Sostenible: En febrero de 2018, la Plataforma celebró la primera conferencia mundial. En la conferencia se analizó de qué manera las políticas tributarias, la administración tributaria y las estructuras jurídicas pueden afectar a la capacidad de los países para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los efectos incluyen no solo la capacidad de un país para movilizar el financiamiento necesario para inversiones que permitan alcanzar los ODS, sino también la manera de impulsar la inversión y respaldar el crecimiento, coordinar los impuestos internacionales sobre las empresas, empoderar a las mujeres, respaldar la sostenibilidad ambiental, diseñar regímenes fiscales adecuados para la extracción de recursos naturales y, además, contribuir al fortalecimiento de las instituciones públicas y mejorar la gobernanza en general. En una declaración realizada en ocasión de la conferencia, los miembros de la Plataforma convinieron en aunar sus respectivos programas de trabajo para procurar un avance colectivo, especialmente a través de análisis, fijación de normas y asistencia técnica.

Guía práctica sobre bases impositivas: En junio de 2017, la Plataforma proporcionó asesoramiento práctico a los países en desarrollo sobre cómo proteger mejor sus bases impositivas. La “Guía práctica para afrontar las dificultades asociadas con la falta de datos comparables en los análisis de precios de transferencia” puede implementar reglas sobre precios de transferencia cuando los datos son incompletos facilitando la evaluación de los precios que cabría esperar entre partes independientes. La guía también ayuda a los países a fijar reglas y prácticas que sean más predecibles para las empresas.

Borrador de la guía práctica sobre “Tributación de las transferencias indirectas transnacionales”: En agosto de 2017, la Plataforma solicitó comentarios al público sobre un borrador de “Tributación de las transferencias indirectas transnacionales: Una guía práctica”. Este documento tiene por objeto ayudar a los países en desarrollo a enfrentar las complejidades de la aplicación de impuestos sobre las transferencias indirectas transnacionales de activos internos por medio de ventas o transferencias de acciones u otros intereses en entidades que ocupan una posición más alta dentro de la cadena de titularidad y están ubicadas fuera del país en el cual se encuentran los activos valiosos. Estos impuestos representan una cuestión que ya abordan los principales modelos de tratados bilaterales de doble tributación y el Instrumento Multilateral de la OCDE. Pero muchos países no han plasmado esos principios en la legislación nacional, algo que deben hacer para poder gravar las ganancias derivadas de esas transferencias. El borrador examina los principios que sustentan la tributación de estas transacciones y presenta dos modelos primarios para la adaptación de la legislación nacional. Se recibieron numerosos comentarios de empresas, la sociedad civil y algunos países, y se prevé publicar una versión revisada en 2018.

Instrumentos de deuda contingentes para las entidades soberanas

En mayo de 2017, el FMI publicó un análisis del aporte que pueden hacer los instrumentos de deuda condicionales a la resiliencia de las entidades soberanas. Los directores ejecutivos se manifestaron complacidos con la evaluación equilibrada que realizó el personal técnico en cuanto a los beneficios y las complicaciones asociados a esos instrumentos.

Tomaron nota del argumento teórico: al vincular el servicio de la deuda a la capacidad de pago, los instrumentos de deuda condicionales podrían ampliar el margen de maniobra fiscal, ofreciendo más flexibilidad en los malos momentos. A su vez, podrían extender la base de inversionistas de la entidad soberana y crear oportunidades para la diversificación de riesgos. Asimismo, si la emisión llegara a representar una proporción elevada de la deuda pública, podría reducir significativamente el costo de incidencia de las crisis de deuda soberana y, así, potenciar la resiliencia del sistema financiero internacional.

Sin embargo, tomaron nota de la observación del personal técnico de que la adopción de estos instrumentos había sido limitada en “épocas de normalidad”, lo cual pone de manifiesto, entre otras cuestiones, las dificultades relacionadas con la integridad de los datos, la complejidad de los instrumentos y el problema de la adopción inmediata por parte de los emisores. El análisis del personal técnico lleva a pensar que una concepción cuidadosa de los instrumentos, la solidez de las instituciones y los contratos y la iniciativa/coordinación del sector privado podrían ayudar a solucionar algunas de estas complicaciones.

En términos generales, los directores ejecutivos opinaron que hay más posibilidadades de uso de estos instrumentos entre las economías en desarrollo vulnerables a desastres naturales y shocks de precios de las materias primas que entre las economías maduras con mercados de títulos de deuda establecidos. Sugirieron que el FMI optara por un enfoque gradual, focalizado e impulsado por la demanda, congruente con las funciones que tiene encomendadas.

Mercados Emergentes

Mercados emergentes: Evolución y perspectivas

En sesiones informales de septiembre de 2017 y abril de 2018, el personal técnico informó al Directorio Ejecutivo sobre la evolución y las perspectivas de los mercados emergentes. En ambas ocasiones, el personal técnico señaló que el entorno económico mundial era propicio para los mercados emergentes, pero que las vulnerabilidades de los balances eran elevadas en muchos mercados emergentes, al igual que los riesgos de un endurecimiento repentino o excesivo de los mercados financieros. Estas vulnerabilidades deberían abordarse mientras las condiciones mundiales siguen siendo favorables. En la sesión informativa de septiembre de 2017 se enfatizó la necesidad de hacer avanzar las reformas estructurales para estimular el crecimiento a mediano plazo, afianzar la resiliencia y mitigar las vulnerabilidades. La sesión informativa de abril de 2018 hizo mayor hincapié en la dinámica de la inflación, así como en la necesidad de suavizar el impacto de las presiones demográficas para contribuir a mejorar los niveles globales de ingreso.

Economías europeas emergentes: Mejora el crédito bancario

El crédito bancario está mejorando en las economías de Europa central, oriental y meridional (ECOM), ahora que ha concluido el desapalancamiento que siguió a la crisis financiera internacional. La mejora del panorama estuvo respaldada por reducciones progresivas de los préstamos incobrables que habían empañado las perspectivas crediticias, aunque el impacto negativo de dichos préstamos persiste en algunos países. Esa fue la conclusión de informes presentados en 2017 en el contexto de la Iniciativa de Viena, lanzada con respaldo del FMI en el punto máximo de la crisis para ayudar a los sectores bancarios de la región a mantener el flujo de crédito.

Las posiciones externas de los bancos de ECOM que declaran datos al Banco de Pagos Internacionales mejoraron durante el primer semestre de 2017. El financiamiento bancario externo aumentó en términos generales, a pesar de las reducciones registradas en algunos países. La actividad crediticia se aceleró fuera de la Comunidad de Estados Independientes, y el crédito a los consumidores se recuperó decisivamente en casi todos los países. La mejora de las perspectivas económicas ha estimulado la demanda de crédito y distendido las normas de oferta.

Ahora bien, la calidad grupal de los activos de algunos bancos grandes, sumada a cambios en la normativa local y las posiciones de capital locales, representa un lastre para la oferta de algunas subsidiarias y ha dado lugar a estrategias de préstamos selectivos, según el informe.

La Iniciativa de Viena se ocupa de problemas concretos del sector financiero, incluidos los préstamos incobrables, el impacto de la reforma regulatoria y el desarrollo de los mercados de capital. En marzo de 2018, se fijó como meta un modelo para la región que impulse la innovación y estimule la productividad. El objetivo consiste en dar renovado ímpetu al crecimiento económico y promover la convergencia con los países de la Unión Europea de alto ingreso.

Países En Desarrollo y De Bajo Ingreso

Sostenibilidad de la deuda

En septiembre de 2017, el Directorio Ejecutivo examinó el marco de sostenibilidad de la deuda elaborado conjuntamente por el Banco Mundial y el FMI para países de bajo ingreso. Desde 2005, este marco ha sido la piedra angular de la evaluación que realiza la comunidad internacional de los riesgos para la sostenibilidad de la deuda de los países de bajo ingreso. El examen propone reformas para adaptar y actualizar el marco y para hacerlo más exhaustivo. Los cambios incluyen una modificación de la metodología para evaluar la capacidad de endeudamiento de los países basado en un conjunto más amplio de variables, una mejora de la metodología de predicción de problemas de deuda y pruebas de tensión más adaptadas a cada caso.

Los directores ejecutivos se manifestaron complacidos con la exhaustividad del examen y de las reformas propuestas, sobre todo la mayor atención que se pone en alertar con más exactitud sobre posibles problemas de deuda como base para tomar mejores decisiones de obtención y concesión de crédito. Tomaron nota de que la calidad de los resultados del marco depende en gran medida de la calidad de la información que se utilice e instaron a que las evaluaciones de sostenibilidad de la deuda reflejen integralmente todas las fuentes de deuda del sector público.

Medidas de salvaguardia social en los países de bajo ingreso

En junio de 2017, el FMI publicó un documento sobre salvaguardias sociales y diseño de programas respaldados por el Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (FFCLP) y el Instrumento de Apoyo a la Política Económica (IAPE), tras las deliberaciones del Directorio. Este documento examina de qué manera los países pueden proteger a grupos pobres y vulnerables implementando programas respaldados por el FFCLP y el IAPE. Una de sus determinaciones es que se incluyeron metas para el gasto social y otros gastos prioritarios en casi todos los programas respaldados por ambos mecanismos en los países de bajo ingreso, y que esas metas se alcanzaron en más de dos tercios de los casos. Además, el gasto en salud y educación por lo general había quedado protegido. El documento recomienda redoblar los esfuerzos por fortalecer las redes de protección social en estos países.

Los directores ejecutivos se manifestaron satisfechos con la conclusión de que el gasto social había quedado protegido en la mayor parte de los programas y respaldaron las propuestas del personal técnico para mejorar el diseño de las medidas de salvaguardia social en los programas respaldados por el FFCLP y el IAPE. Recomendaron una colaboración más estrecha y eficaz con el Banco Mundial y otros socios para el desarrollo y una interacción constante con las autoridades nacionales y las partes interesadas externas (incluidas las organizaciones de la sociedad civil) en cuanto a las cuestiones vinculadas a las salvaguardias sociales.

Flujos de capital en Zambia

En mayo de 2017, el FMI organizó una conferencia en Zambia sobre el reto que la gestión de los flujos de capital representa para los países en desarrollo. Participaron en dicha conferencia, entre otros, Felix Mutati, Ministro de Hacienda de Zambia; David Lipton, Primer Subdirector Gerente del FMI; y Paul Krugman, premio Nobel y profesor distinguido de Economía en la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

Los participantes coincidieron en que los flujos de capital son, en términos generales, beneficiosos para los países en desarrollo, al constituir una importante fuente de financiamiento para la inversión y contribuir a mantener las reservas de divisas. Recalcaron la importancia de la solidez de las políticas y la estabilidad macroeconómica para ayudar a reavivar flujos de capital de excelente calidad. Las principales conclusiones fueron que la composición de los flujos de capital es importante para el crecimiento y la estabilidad financiera, y que gestionar debidamente la fase de entrada de los capitales es la mejor protección contra las dificultades que surgen cuando los flujos se revierten.

Otros Temas

Respaldo a la infraestructura

En 2015, el FMI lanzó la Iniciativa de Respaldo a Políticas de Infraestructura (IRPI) para ayudar a los países a evaluar las implicaciones macroeconómicas y financieras de los programas de inversión y las estrategias de financiamiento, y reforzar su capacidad institucional de gestión de la inversión pública. La iniciativa integra la supervisión de la inversión pública a cargo del FMI con asistencia técnica y combina varias herramientas analíticas para ayudar a los países a aprovechar al máximo los recursos para el desarrollo de la infraestructura. Nueve países donde las cuestiones vinculadas a la infraestructura revisten especial importancia y constituyen uno de los principales ámbitos de interacción del FMI con las autoridades nacionales han sido seleccionados para una prueba piloto de la IRPI: Camboya, Colombia, Honduras, Islas Salomón, República Kirguisa, Serbia, Tailandia, Timor-Leste y Vanuatu.

Ya se ha integrado a esta iniciativa una serie de herramientas empleadas para mejorar la calidad y, en algunos países, el volumen de gasto en infraestructura.

▪ Evaluaciones de la gestión de la inversión pública (EGIP) para ayudar a los países a evaluar la solidez de sus prácticas de gestión de la inversión pública y establecer la prioridad de las reformas a fin de generar proyectos de inversión pública bien planificados y eficaces en función de los costos que concluyan a tiempo y sin excederse de las sumas presupuestadas.

▪ El Modelo de Evaluación del Riesgo Fiscal para Asociaciones Público-Privadas (MERFAPP), una herramienta analítica que permite evaluar los costos fiscales potenciales y los riesgos derivados de las asociaciones público-privadas.

▪ Un modelo dinámico de Deuda-Inversión-Crecimiento (DIC) que permite a las autoridades sopesar las consecuencias macroeconómicas de diferentes estrategias de financiamiento.

Desarrollo de la capacidad fiscal en los Estados frágiles

En junio de 2017, el FMI publicó un estudio, previamente considerado por el Directorio Ejecutivo, que analiza las actividades recientes del FMI en el ámbito del fortalecimiento de las capacidades (asistencia técnica y capacitación) en Estados frágiles y destaca la importancia de focalizar la asistencia técnica fiscal para lograr estabilidad fiscal y control financiero y asegurar la recaudación de ingresos públicos. El estudio señala que cuando los países se vuelven más frágiles, como ocurre inmediatamente después de un conflicto o una catástrofe, la atención debe estar puesta en los impuestos de más fácil recaudación, el establecimiento de estructuras organizativas básicas para la administración tributaria y aduanera, y el afianzamiento de los procesos administrativos fundamentales. Del lado del gasto, es necesario centrarse en la preparación anual del presupuesto, el control de la ejecución presupuestaria, la gestión de caja y la declaración de datos fiscales básicos. Una vez que la situación del país se estabiliza, la asistencia técnica puede orientarse hacia la modernización paulatina de las instituciones fiscales a través de estrategias de ingreso y gasto a mediano plazo. También es importante promover una coordinación eficaz con los socios donantes.

Los directores ejecutivos se manifestaron complacidos con el análisis exhaustivo y equilibrado de las diferencias entre la asistencia técnica brindada a Estados frágiles y no frágiles, y de las lecciones que pueden extraerse para la labor futura en este ámbito a fin de atender mejor a este importante grupo de miembros. Coincidieron en que la estrategia de fortalecimiento de las capacidades fiscales ha sido adecuada en términos generales. Celebraron el aumento de la asistencia fiscal del FMI a los Estados frágiles a lo largo de la última década, facilitada por el incremento del financiamiento externo.

Desigualdad y pobreza intergeneracional en la Unión Europea

Un documento publicado en enero de 2018 muestra que, si bien las tasas de desigualdad y pobreza son estables en la Unión Europea, desde la crisis financiera internacional ha surgido una brecha generacional. Específicamente, la población en edad activa, sobre todo joven, está quedando rezagada. La crisis exacerbó tasas de desempleo juvenil de por sí elevadas y la tendencia hacia la creación de puestos de trabajo menos estables. Los programas de protección social lograron mantener los ingresos reales de las personas mayores a resguardo de los efectos de la crisis, pero no estaban preparados para abordar la precariedad de los ingresos de los jóvenes.

Facilitar la integración de la juventud al mercado laboral es esencial. Requiere brindar a los empleadores más incentivos para contratar jóvenes, inclusive mediante reducciones focalizadas de la cuña fiscal sobre el trabajo o créditos tributarios en el extremo inferior de la escala salarial, así como mejorar y adaptar sus aptitudes, sobre todo protegiendo el gasto en educación y formación. También es importante que los trabajadores en puestos menos estables tengan mejor acceso a los sistemas de protección social.

Aspectos prácticos de temas candentes: Género, desigualdad, energía y clima

En noviembre de 2017, el personal técnico informó al Directorio Ejecutivo sobre los esfuerzos realizados por incorporar el trabajo reciente en cuestiones de género, desigualdad, energía y clima a la supervisión que lleva a cabo el FMI, su labor analítica, los informes piloto de países y el fortalecimiento de las capacidades. El personal técnico destacó que estas cuestiones se abordarían en el trabajo del FMI con criterio selectivo y en los casos en que se las considere macrocríticas.

Datos

Estrategia en materia de datos y estadísticas

En marzo de 2018 el Directorio Ejecutivo consideró una “Estrategia global del FMI para datos y estadísticas en la era digital”, donde se esboza la transación hacia un ecosistema de datos y estadísticas que permita al FMI y sus miembros satisfacer más cabalmente las cambiantes necesidades de datos en un mundo digital. Esta estrategia consta de los siguientes elementos fundamentales:

Integración: Coordinar iniciativas actualmente fragmentadas y unificar la función de gestión de datos.

Innovación: Aprovechar los megadatos para un seguimiento de mayor frecuencia y desarrollar nuevas tecnologías para cubrir las carencias de datos y satisfacer necesidades de supervisión.

Inteligencia: Aprovechar la inteligencia artificial para analizar datos y estadísticas.

El documento hace hincapié en que el FMI continuará desarrollando la capacidad estadística de sus países miembros, entre otras formas con apoyo de donantes. Trabajará con las autoridades de política económica a fin de comprender las consecuencias de la economía digital y de los datos digitales para las estadísticas macroeconómicas, incluidas nuevas mediciones del bienestar más allá del PIB.

Los directores ejecutivos acogieron favorablemente la estrategia global sobre datos y estadísticas, que debería permitir al FMI y sus países miembros dar una mejor respuesta a los retos y oportunidades de la digitalización. Asimismo, señalaron que la necesidad de analizar cantidades mayores de datos más heterogéneos requerirá expandir las competencias del personal técnico. Los directores apreciaron las prioridades estratégicas y respaldaron la noción de una plataforma de datos mundial (una red integrada basada en la nube de sitios web nacionales con los datos clave necesarios para que el FMI y los mercados puedan monitorear las condiciones y políticas económicas). También estimaron conveniente explorar el uso de los megadatos para respaldar la detección más temprana de riesgos y a fin de complementar la compilación de estadísticas oficiales. Los directores estuvieron de acuerdo en que el FMI deber seguir trabajando con los países miembros a fin de desarrollar su capacidad estadística.

Medición de la economía digital

La digitalización ha transformado el modo en que trabajamos, consumimos y nos relacionamos unos con otros. Pero el lento crecimiento del PIB y de la productividad ha puesto de manifiesto la preocupación de que las estadísticas macroeconómicas no capten plenamente las ganancias obtenidas gracias a actividades y productos digitales o generados por medios digitales.

Un reciente documento del personal técnico del FMI propone demarcar un claro perímetro en torno al “sector digital” y diferenciarlo de la “economía digital”. Dentro del perímetro se encuentran los productores en el núcleo de la digitalización (tales como plataformas en línea, servicios mediante plataformas, y proveedores de bienes y servicios de tecnologías de la información y la comunicación). Fuera del perímetro se encuentra la economía digital, un reflejo de los efectos de la digitalización en todos los sectores: de la agricultura al almacenamiento.

El documento considera los aspectos fundamentales interrelacionados de la digitalización sobre el PIB, el bienestar, la globalización y la productividad. Analiza los retos para medir actividades relacionadas con el sector digital. Por ejemplo, las propuestas de tener en cuenta en los cálculos del PIB los servicios digitales gratuitos —incluidas las plataformas que recopilan datos de usuarios— no se justifican. Lo interesante es que considera que, por su tamaño, el sector digital aún representa menos del 10% de la mayoría de las economías, y que el efecto de subvalorar el sector digital en las estimaciones del crecimiento de la productividad laboral de Estados Unidos no excede 0,3 puntos porcentuales, porcentaje que es menor que la desaceleración posterior a 2005. Conforme al documento, mejorar el acceso de las agencias nacionales de estadísticas a los datos recopilados por el gobierno como parte de sus actividades habituales y a los megadatos generados por el sector privado puede ayudar a superar las dificultades de medición.

Megadatos: Desafíos y consecuencias

En agosto de 2017 el personal técnico informó al Directorio Ejecutivo sobre un marco para analizar las posibilidades que ofrecen los megadatos en provecho de las estadísticas y análisis macroeconómicos y financieros. Las principales conclusiones son las siguientes: 1) el concepto de megadatos no es estático; es amplio y está en rápida evolución, lo que requiere una visión a largo plazo; 2) es necesario contar con un plan estratégico institucional a fin de obtener resultados mensurables y a gran escala; y 3) es necesario realizar trabajos de investigación adicionales a fin de evaluar maneras de utilizar los megadatos para respaldar con eficacia las labores de supervisión del FMI.

Encuesta sobre la Política Macroprudencial

La nueva base de datos de la Encuesta sobre la Política Macroprudencial realizada por el FMI presenta información sobre medidas que pueden adoptar los países miembros para contener el riesgo sistémico, conforme a la definición de la política macroprudencial como “el uso de instrumentos primordialmente prudenciales para limitar el riesgo sistémico”. Además, la base de datos incluye información sobre los aspectos institucionales del marco de política macroprudencial en los países miembros.

La primera edición de la base de datos incluye las respuestas de los países a lo que se convertirá en una encuesta anual, y comprende medidas macroprudenciales en vigencia desde principios de 2018 y, en muchos casos, modificaciones a estas medidas que han tenido lugar desde 2011. Además, se publicó un informe que brinda detalles sobre el diseño de la encuesta y una descripción de los resultados de la primera encuesta realizada.

Tanto las autoridades de política económica como los investigadores pueden utilizar la base de datos a fin de analizar el impacto de las medidas macroprudenciales en los distintos países y dentro de cada país, lo que ayudará a generar conocimientos adicionales sobre los costos y beneficios de tales medidas para mitigar el riesgo sistémico. También es un recurso nuevo y valioso para la supervisión bilateral de los países y para el análisis económico multilateral.

La base de datos se compila exclusivamente con información brindada por los países miembros del FMI. En consecuencia, la inclusión o ausencia de un instrumento de política económica en particular no se debe a una opinión o decisión del personal técnico o del Directorio Ejecutivo del FMI respecto de si determinado instrumento empleado por un país miembro del FMI debe ser considerado de índole “macroprudencial”. Del mismo modo, la base de datos no provee una evaluación de los diversos mecanismos institucionales sobre los que informan los países miembros del FMI; en cambio, tales clasificaciones y evaluaciones se encuentran en informes del personal técnico del FMI y documentos del PESF.

Fondo de Datos para la Toma de Decisiones

El Fondo de Datos para la Toma de Decisiones (D4D, por su nombre en inglés) es un nuevo fondo fiduciario del FMI destinado a proveer más y mejores datos a quienes toman decisiones, a fin de respaldar políticas macroeconómicas basadas en evidencias, y a efectuar un seguimiento apropiado del progreso realizado para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Procura fortalecer los sistemas estadísticos nacionales para hacer frente a un difícil contexto nacional e internacional en lo que respecta a las políticas, promover la transparencia y la rendición de cuentas, y ofrecer soluciones eficientes para el fortalecimiento de las capacidades. Se prevé que el fondo suministre aproximadamente USD 33 millones durante cinco años. Los países beneficiarios son principalmente países de ingreso bajo y mediano bajo de todo el mundo, incluidos los Estados frágiles.

El Fondo D4D tendrá cuatro módulos: 1) evaluación de necesidades de datos e inquietudes relativas a la calidad, con el objetivo de ayudar a los países a compilar y divulgar datos; 2) la encuesta sobre acceso a servicios financieros, a fin de brindar estadísticas que sirvan de guía a las autoridades de la política económica sobre cómo promover la inclusión financiera; 3) aprendizaje en línea, para desarrollar cursos de capacitación que procuren tanto facilitar la transferencia de conocimientos a funcionarios gubernamentales como empoderar a la sociedad civil brindándole una comprensión más acabada de los datos; y 4) la gestión de información estadística a fin de brindar asesoramiento para agilizar, estandarizar y automatizar las prácticas e infraestructura de gestión de datos.

Normas Especiales para la Divulgación de Datos Plus

El tramo superior de las iniciativas del FMI en materia de divulgación de datos del FMI, conocido como Normas Especiales para la Divulgación de Datos (NEDD) Plus, se dirige principalmente a economías que tienen una función central en los mercados internacionales de capital y cuyas instituciones financieras están interconectadas a nivel internacional. Durante el ejercicio 2018, Senegal se suscribió a las NEDD.

Sistema General de Divulgación de Datos Reforzado

En el marco de este sistema, que el Directorio Ejecutivo refrendó en mayo de 2015, las autoridades nacionales se comprometen a publicar los datos que respaldan el diálogo sobre las políticas que mantienen con el personal técnico del FMI. La publicación debe atenerse a un calendario de divulgación previamente acordado en la Iniciativa sobre Deficiencias de los Datos, y los datos deben poder consultarse fácilmente, entre otras formas mediante transmisiones máquina a máquina.

Esta iniciativa está fomentando la cooperación internacional. Al respecto, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Interamericano de Desarrollo están brindando apoyo material para la instalación de infraestructura de TI (Open Data Platform) que mantiene las páginas de datos nacionales resumidos de ciertos países de África y el Hemisferio Occidental.

Durante el año varios países siguieron implementando el Sistema General de Divulgación de Datos reforzado. Entre ellos se incluyen Aruba, Benin, Bhután, Camboya, Camerún, Eswatini, Honduras, Jamaica, Kosovo, Malawi, Micronesia, Mongolia, Montenegro, Namibia, Nepal, Paraguay, Rwanda, Samoa, Senegal, Sierra Leona, Suriname, Tanzanía, Uganda y Zambia.

Iniciativa del G-20 sobre deficiencias de los datos

En septiembre de 2017, el Consejo de Estabilidad Financiera y el FMI publicaron el segundo informe de avance sobre la implementación de la segunda fase de la Iniciativa del G-20 sobre las Deficiencias de los Datos (DGI-2, por sus siglas en inglés). En el informe se presentan los trabajos realizados desde septiembre de 2016 y se subrayan los logros alcanzados mediante un nuevo marco de supervisión y un tablero de seguimiento con “semáforos”. El programa de trabajo de la DGI para 2018 incluye tres talleres temáticos (sobre precios de bienes raíces, cuentas sectoriales y estadísticas de valores) y la Conferencia Mundial anual. Los avances de la iniciativa en términos generales se comunicarán a los ministros de Hacienda y gobernadores de bancos centrales del G-20 en septiembre de 2018 en el tercer informe de avance del DGI-2 del FMI/CEF.

Brechas en la inclusión financiera

Según la encuesta anual del FMI sobre indicadores de acceso financiero —un importante pilar de la inclusión financiera—, el aumento de sucursales de bancos y cajeros automáticos se concentra en Asia y, en promedio, los adultos en África subsahariana tuvieron un acceso cinco veces menor que el resto del mundo a sucursales bancarias y cajeros automáticos.

Conforme a los datos de la última encuesta sobre acceso financiero, innovaciones tales como los servicios de dinero móvil continúan abriéndose camino y diseminando los beneficios de la tecnología. En Afganistán, por ejemplo, la cantidad de agentes de dinero móvil supera más de seis veces la cantidad de cajeros automáticos. Entre otros avances, esto ha ayudado a los funcionarios públicos a recibir su salario a través de su teléfono celular.

La inclusión financiera es muy dinámica y la encuesta muestra la importancia de recopilar datos más detallados sobre acceso financiero. Por ejemplo, los nuevos datos parecen indicar avances en la reducción de la brecha de género en materia de acceso financiero. A modo ilustrativo, según la encuesta, la proporción de prestatarias en Malasia se incrementó de 37% en 2004 a 44% en 2016.

La información de la encuesta se basa en datos administrativos recopilados de bancos comerciales u otras instituciones de depósito y de proveedores de servicios financieros digitales. La encuesta de acceso financiero se realiza con el generoso respaldo financiero del Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Transparencia fiscal y gestión del riesgo fiscal

La transparencia fiscal consiste en la exhaustividad, claridad, fiabilidad, puntualidad y pertinencia de la información divulgada sobre la situación pasada, presente y futura de las finanzas públicas. Es fundamental para la eficacia de la gestión fiscal y la rendición de cuentas, al contribuir a asegurar que los gobiernos tengan un panorama preciso de sus finanzas al tomar decisiones económicas, lo cual incluye información sobre los costos y beneficios de las modificaciones de las políticas y sobre los posibles riesgos para las perspectivas fiscales. Asimismo, proporciona a las legislaturas, los mercados y los ciudadanos la información que necesitan para poder exigir que los gobiernos rindan cuentas. Por último, la transparencia fiscal facilita la supervisión internacional de las tendencias fiscales y ayuda a mitigar el riesgo de los efectos de contagio fiscales entre un país y otro.

El Código de Transparencia Fiscal del FMI y la Evaluación de la Transparencia Fiscal son los principales elementos de los esfuerzos que la institución despliega para afianzar en sus países miembros el seguimiento de la evolución fiscal, la formulación de políticas y la rendición de cuentas. El Código es la norma internacional para divulgación de información sobre las finanzas públicas. Abarca un conjunto de principios en torno a cuatro pilares: 1) declaración de datos fiscales; 2) pronósticos y presupuestos fiscales; 3) análisis y gestión del riesgo fiscal; y 4) gestión de los ingresos provenientes de los recursos naturales. Para cada principio de transparencia, el Código diferencia entre prácticas básicas, buenas y avanzadas, a fin de ofrecer a los países hitos claros en el proceso hasta llegar a cumplir plenamente con el Código y asegurar que pueda aplicarse a la amplia gama de países miembros del FMI.

En el ejercicio 2018, el FMI publicó las evaluaciones de la transparencia fiscal de Brasil, Georgia, Turquía y Uganda. En abril de 2018, se habían publicado 19 evaluaciones de la transparencia fiscal de países de diversas regiones y grupos de ingresos.

Georgia ha hecho avances considerables en los últimos años a fin de mejorar la divulgación y gestión de los riesgos fiscales. El FMI respaldó la labor de las autoridades a fin de desarrollar un marco para monitorear los riesgos relacionados con las empresas estatales, establecer un marco jurídico sólido para las asociaciones público-privadas y evaluar mejor los riesgos fiscales vinculados a los acuerdos de compra de energía a largo plazo en el sector hidroeléctrico. Utilizando esta información, las autoridades pudieron ajustar el ritmo de su expansión hidroeléctrica para que estuviera alineado con la demanda y reestructurar los contratos de compra de energía a largo plazo a fin de reducir los riesgos fiscales.

La divulgación de los riesgos fiscales también ha mejorado mediante la expansión del análisis de riesgos fiscales macroeconómicos y relacionados con la deuda, que Georgia ya publicaba. Esto, combinado con un conjunto de otras reformas, como la elaboración de estados financieros anuales y la introducción de presupuestos por programas, ha permitido que entre 2010 y 2017 Georgia ascendiera del puesto 34o al 5o en la clasificación de la Encuesta de Presupuesto Abierto entre 2010 y 2017. Una evaluación de la transparencia fiscal realizada por el FMI en 2016 determinó que en muchos aspectos las prácticas actuales de Georgia pueden calificarse como buenas o avanzadas, si bien destacó los aspectos que requieren mejoras adicionales.

Moldova publicó su primer informe sobre riesgos fiscales en diciembre de 2017. El informe sobre riesgos fiscales presenta un panorama exhaustivo de los principales riesgos fiscales que enfrenta un país y es una herramienta útil para evaluar la coherencia y credibilidad de las políticas fiscales.

La presentación consolidada permite evaluar la importancia relativa de cada categoría de riesgo y provee una base para priorizar las medidas de mitigación del riesgo. Se identifica una categoría de riesgo de “shocks macroeconómicos” como aquella que tiene el mayor impacto posible y una alta probabilidad, y se recomiendan actualizaciones más frecuentes de las proyecciones macroeconómicas como medida para mitigar los riesgos. También hay riesgos elevados, consecuencia del posible rescate de empresas estatales insolventes y de bancos de importancia sistémica insolventes, cuyo impacto se estimará en futuros informes sobre el riesgo fiscal. El borrador de dicho informe fue objeto de consultas públicas y fue analizado con miembros del parlamento.

Manual de Transparencia Fiscal

El Manual de Transparencia Fiscal se publicó en abril de 2018. Brinda una orientación detallada sobre la implementación de los principios y prácticas establecidos en el Código de Transparencia Fiscal de 2014. Abarca los tres primeros pilares del Código (declaración de datos fiscales, pronósticos fiscales y presupuestos, y análisis y gestión del riesgo fiscal); analiza las dimensiones y principios clave de cada pilar; y brinda una guía sobre los requisitos para cumplir con las prácticas básicas, buenas y avanzadas de cada principio, con ejemplos de distintos países del mundo.

El Manual está dirigido a una amplia gama de actores: gobiernos interesados en promover la transparencia fiscal; organizaciones nacionales de control y rendición de cuentas (tales como legislaturas, entidades fiscalizadoras superiores, oficinas parlamentarias de presupuestos, agencias nacionales de estadísticas y agencias fiscales independientes); organizaciones internacionales; inversionistas; agencias calificadoras internacionales; académicos e investigadores que estudian las finanzas públicas y la transparencia fiscal, y otros actores —en el sector público o privado— interesados en promover la transparencia.

Como complemento del Código y las Evaluaciones de Transparencia Fiscal, el Manual ayudará a los países a robustecer sus instituciones económicas en la gestión financiera pública y mejorar la gobernanza fiscal. Una posterior versión del Manual, cuya publicación está prevista para 2019, incorporará el pilar IV del Código.

    Other Resources Citing This Publication