Chapter

3. Respaldar la Recuperación Mundial

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
November 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Apoyo financiero para los países durante la crisis

Red mundial de seguridad

Actividades de financiamiento en 2012

En el ejercicio 2012 el FMI continuó respondiendo de manera flexible a las necesidades de financiamiento de los países miembros en un contexto de acentuada incertidumbre mundial. La demanda de recursos del FMI se mantuvo firme, y los compromisos volvieron a aumentar, aunque a un ritmo más lento que en el ejercicio anterior.

En enero de 2012, el Directorio Ejecutivo analizó si los recursos del FMI eran adecuados para proveer financiamiento a los países miembros4. Tras el debate en el Directorio, la Directora Gerente señaló que la reunión había sido una oportunidad para evaluar si los recursos del FMI eran suficientes para cumplir su mandato y desempeñar una función cabal y constructiva que facilite el logro de la estabilidad mundial. Destacó que en el debate muchos directores ejecutivos habían enfatizado la necesidad y la urgencia de tomar medidas colectivas para contener la crisis de la deuda en la zona del euro y proteger a las economías de todo el mundo de los efectos de contagio y de una contracción excesiva del producto o de los ingresos. En este contexto, los directores ejecutivos aplaudieron el compromiso anunciado recientemente por los miembros europeos de contribuir a los recursos del FMI, subrayando a la vez la importancia de que los cortafuegos europeos y las demás políticas sean suficientemente sólidos como para responder a la crisis en la zona del euro.

Posteriormente, durante las Reuniones de Primavera de 2012, los países miembros se comprometieron a tomar las medidas necesarias para asegurar la estabilidad financiera mundial. Junto con el G-20, el CMFI alcanzó un acuerdo para incrementar los recursos del FMI destinados a la prevención y resolución de crisis. Un considerable número de países formuló compromisos firmes para incrementar los recursos del FMI en más de US$430.000 millones (véase el capítulo 5), que se suman al aumento de cuotas en el marco de la reforma de 2010 sobre las cuotas y la estructura de gobierno. Estos recursos estarán a disposición de todos los países miembros del FMI y no están asignados a ninguna región en particular. Los compromisos, formulados después de la adopción de medidas estructurales, fiscales y monetarias a escala nacional y regional en los primeros meses de 2012, testimonian la determinación de la comunidad internacional de salvaguardar la estabilidad financiera en el mundo y establecer bases más sólidas para la recuperación económica mundial.

Los países miembros pueden solicitar asistencia financiera al FMI para atender sus necesidades netas de balanza de pagos y mantener un colchón de reservas adecuado. El FMI normalmente proporciona financiamiento en el marco de un “acuerdo” en respaldo del programa económico de un país, programa que incluye las políticas y medidas de ajuste que el país se compromete a implementar para resolver su problema de balanza de pagos. A lo largo de los años, el FMI ha aprobado diversas políticas que establecen instrumentos y mecanismos de financiamiento, algunos de los cuales son lo suficientemente flexibles como para atender cualquier tipo de necesidad relacionada con la balanza de pagos, mientras que otros se han adaptado a las circunstancias específicas de los diversos países. Los países de bajo ingreso pueden obtener préstamos en condiciones concesionarias por medio de una serie de servicios financieros; durante el ejercicio 2012, la mayor parte del financiamiento concesionario del FMI se otorgó a una tasa de interés cero, que se aplicará hasta el final de 2013. También se suministra financiamiento no concesionario, por medio de otros instrumentos y mecanismos financieros; todos los instrumentos y mecanismos de financiamiento no concesionario están sujetos a la tasa de interés de mercado del FMI, que se conoce como “tasa de cargos” (basada en la tasa de interés del DEG, que es objeto de revisión semanal)5; el financiamiento de gran cuantía (por encima de determinados límites) está sujeto a una sobretasa. Dependiendo de la naturaleza de la necesidad de balanza de pagos del país, el acuerdo puede aprobarse con carácter precautorio (no seguido de un desembolso inmediato) o como acuerdo con desembolso de fondos (en virtud del cual el financiamiento aprobado generalmente se suministra en cuotas que se escalonan a lo largo de la implementación del programa)6. El acceso de un país a los recursos del FMI se determina en función de su cuota (véase el capítulo 5) y está sujeto a “límites de acceso” (véase el cuadro 3.1).

Cuadro 3.1Servicios financieros del FMI
Servicio de crédito (año de creación)1ObjetivoCondicionesEscalonamlento y seguimiento
TRAMOS DE CRÉDITO Y SERVICIO AMPLIADO DEL FMI3
Acuerdos Stand-By (1952)Asistencia a mediano plazo a los países miembros para superar dificultades de balanza de pagos a corto plazo.Adoptar medidas de política que infundan confianza en que el país miembro podrá superar las dificultades de balanza de pagos en un plazo razonable.Compras trimestrales (desembolsos) con sujeción a la observancia de criterios de ejecución y otras condiciones.
Línea de Crédito Flexible (LCF) (2009)Instrumento flexible en los tramos de crédito para atender todo tipo de necesidades de balanza de pagos, potenciales y reales.Tener a priori fundamentos macroeconó-micos, un marco de políticas y un historial de aplicación de políticas muy sólidos.Acceso inicial aprobado durante el período del acuerdo, con sujeción a una revisión de mitad de período en el caso de los acuerdos a un año.
Servicio Ampliado del FMI (SAF) (1974) (Acuerdos Ampliados)Asistencia a más largo plazo en respaldo de las reformas estructurales aplicadas por los países miembros para superar dificultades de balanza de pagos a largo plazo.Adoptar un programa de hasta cuatro años, con reformas estructurales, y un programa detallado de las políticas para el primer período de 12 meses.Compras trimestrales y semestrales (desembolsos) con sujeción a la observancia de criterios de ejecución y otras condiciones.
Línea de Precaución y Liquidez (LPL)(2011)Instrumento para países con fundamentos y políticas económicas sólidas.Solidez de los marcos de política, la posición externa y el acceso al mercado, y también del sector financiero.Acceso amplio concentrado al principio del programa, sujeto a revisiones semestrales (en las LPL de uno o dos años).
SERVICIOS ESPECIALES
Instrumento de Financlamiento Rápido (IFR) (2011)Rápida asistencia financiera a todos los países miembros que enfrentan una urgente necesidad de balanza de pagos.Esfuerzos por resolver dificultades de balanza de pagos (podrían incluir acciones previas).Compras directas sin necesidad de un programa propiamente dicho ni de revisiones.
SERVICIOS PARA PAÍSES MIEMBROS DE BAJO INGRESO EN EL MARCO DEL FONDO FIDUCIARIO PARA EL CRECIMIENTO Y LA LUCHA CONTRA LA POBREZA
Servicio de Crédito Ampliado (SCA) (201 O)5Asistencia a mediano plazo para resolver problemas persistentes de balanza de pagos.Adopción de un programa trienal en el marco del SCA. Los programas respaldados por el SCA se basan en un Documento de Estrategia de Lucha contra la Pobreza (DELP) preparado por el país mediante un proceso participatlvo y comprenden medidas macroeconómlcas, estructurales y de lucha contra la pobreza.Desembolsos semestrales (o a veces trimestrales) sujetos al cumplimiento de los criterios de ejecución y a revisiones.
Servicio de Crédito Stand-By (SCS) (2010)Hacer frente a necesidades de balanza de pagos a corto plazo y necesidades precautorias.Adopción de acuerdos de 12 a 24 meses en el marco del SCS.Desembolsos semestrales (o a veces trimestrales) sujetos al cumplimiento de los criterios de ejecución y a revisiones (si se efectúan giros).
Servicio de Crédito Rápido (SCR) (2010)Asistencia rápida para una urgente necesidad de balanza de pagos en los casos en que un programa de calidad similar a la del tramo superior de crédito no sea necesario o no sea viable.No requiere un programa basado en revisiones ni condicionalidad ex post.Por lo general, en un solo desembolso.
Limites de accesoCargos2Calendarlo (años)Pagos
Anual: 200% de la cuota. Acumulativo: 600% de la cuota.Tasa de cargos más sobretasa (200 puntos básicos sobre los montos superiores al 300% de la cuota; 100 puntos básicos adicionales cuando las sumas pendientes de reembolso son superiores al 300% de la cuota por más de tres años)4.3¼-5Trimestral
No se aplican límites preestablecidos.ídem.3¼-5Trimestral
Anual: 200% de la cuota. Acumulativo: 600% de la cuota.ídem.4½-10Semestral
250% de la cuota para seis meses; 500% de la cuota al aprobarse acuerdos de uno o dos años, total de 1.000% de la cuota tras 12 meses de progreso satisfactorio.ídem.3¼-5Trimestral
Anual: 50% de la cuota. Acumulativo: 100% de la cuota.ídem.3¼-5Trimestral
Anual: 100% de la cuota. Acumulativo: 300% de la cuota.0% (7 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2013).5½-10Semestral
Anual: 100% de la cuota. Acumulativo: 300% de la cuota.0% (7 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2012): 0,25% en 2013.4-8Semestral
Anual: 25% (hasta 50% de la cuota). Acumulativo: 75% (hasta 100% de la cuota).0% (7 de enero de 2010 al 31 de diciembre de 2013).5½-10Semestral

Con la excepción del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza, el crédito del FMI se financia principalmente con el capital suscrito por los países miembros; a cada país miembro se le asigna una cuota que representa su compromiso financiero. Los países miembros pagan una parte de su cuota en moneda extranjera aceptable por el FMI—o Derechos Especiales de Giro (DEG)—y el resto en su propia moneda. El país prestatario efectúa un giro o se le desembolsan recursos mediante la compra al FMI de activos en moneda extranjera contra el pago en su propia moneda. El país prestatario reembolsa el préstamo mediante la recompra de su moneda al FMI con moneda extranjera. Los préstamos concesionarios en el marco del SCA, el SCR y el SCS se financian mediante un Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza separado.

La tasa de cargos sobre los fondos desembolsados con cargo a la Cuenta de Recursos Generales (CRG) se fija en un margen por encima de la tasa de interés semanal del DEG. La tasa de cargos se aplica al saldo diario de todos los giros contra la CRG pendientes de recompra durante cada trimestre del ejercicio financiero del FMI. Además, se cobra una comisión de giro por una sola vez de 0,5% sobre cada giro contra los recursos del FMI en la CRG, salvo los giros en el tramo de reserva. Se cobra una comisión inicial (15 puntos básicos sobre los montos comprometidos hasta llegar al 200% de la cuota; 30 puntos básicos para montos superiores al 200% y hasta 1.000% de la cuota, y 60 puntos básicos para montos superiores al 1.000% de la cuota) sobre la suma que puede girarse durante cada período (anual) en el marco de un Acuerdo Stand-By, una Línea de Crédito Flexible, una Línea de Precaución y Liquidez o un Acuerdo Ampliado; la comisión se reembolsa proporcionalmente a medida que se efectúan los giros posteriores en el marco del acuerdo. En 2009 se estableció un mecanismo de tasas de interés para los servicios del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza a disposición de los países miembros de bajo ingreso, que vincula las tasas de interés concesionarias a la tasa de interés del DEG y a revisiones periódicas. En estas revisiones se aplican las siguientes tasas de interés: si la tasa de interés promedio del DEG observada en el último período de 12 meses es inferior a 2%, las tasas de interés de los préstamos del SCA y del SCR son 0.5% por año, y 0,25% por año en el caso de los préstamos del SCS; si la tasa de interés promedio del DEG es de 2% a 5%, las tasas de interés de los préstamos del SCA y del SCR son 0,25% por año, y 0,5% por año en el caso de los préstamos del SCS; y si la tasa de interés promedio del DEG es superior a 5%, las tasas de interés de los préstamos del SCA y del SCR son 0,5% por año, y 0,75% por año en el caso de los préstamos del SCS. Un acuerdo precautorio en el marco del Servicio de Crédito Stand-By está sujeto a una comisión por disponibilidad de fondos de 15 puntos básicos por año sobre la porción no utilizada del monto disponible para desembolso durante cada período de seis meses.

Los tramos de crédito se refieren al monto de las compras (desembolsos) como proporción de la cuota del país miembro en el FMI; los desembolsos de hasta el 25% de la cuota se efectúan en el marco del primer tramo de crédito y requieren que el país miembro demuestre que está haciendo esfuerzos razonables por superar sus problemas de balanza de pagos. Las solicitudes para efectuar desembolsos superiores al 25% se denominan giros en el tramo superior de crédito; se efectúan en plazos a medida que el prestatario cumple ciertos criterios de ejecución. Por lo general, estos desembolsos están vinculados a un Acuerdo Stand-By o a un Acuerdo Ampliado. El acceso a recursos del FMI fuera de un acuerdo es muy poco frecuente y no está prevista ninguna modificación en ese sentido.

Sobretasa instituida en noviembre de 2000. Un nuevo sistema de sobretasas entró en vigor el 1 de agosto de 2009, en reemplazo de la escala anterior: 100 puntos básicos sobre la tasa de cargos básica en los créditos pendientes superiores al 200% de la cuota, y 200 puntos básicos sobre la tasa de cargos básica en los créditos pendientes superiores al 300% de la cuota. A los países miembros con créditos pendientes en los tramos de crédito o en el marco del Servicio Ampliado del FMI al 1 de agosto de 2009, o con acuerdos efectivos aprobados antes de esas fechas, se les dio la opción de elegir entre el sistema nuevo y el sistema antiguo de sobretasas.

El SCA antes se denominaba Servicio para el Crecimiento y la Lucha Contra la Pobreza.

Con la excepción del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza, el crédito del FMI se financia principalmente con el capital suscrito por los países miembros; a cada país miembro se le asigna una cuota que representa su compromiso financiero. Los países miembros pagan una parte de su cuota en moneda extranjera aceptable por el FMI—o Derechos Especiales de Giro (DEG)—y el resto en su propia moneda. El país prestatario efectúa un giro o se le desembolsan recursos mediante la compra al FMI de activos en moneda extranjera contra el pago en su propia moneda. El país prestatario reembolsa el préstamo mediante la recompra de su moneda al FMI con moneda extranjera. Los préstamos concesionarios en el marco del SCA, el SCR y el SCS se financian mediante un Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza separado.

La tasa de cargos sobre los fondos desembolsados con cargo a la Cuenta de Recursos Generales (CRG) se fija en un margen por encima de la tasa de interés semanal del DEG. La tasa de cargos se aplica al saldo diario de todos los giros contra la CRG pendientes de recompra durante cada trimestre del ejercicio financiero del FMI. Además, se cobra una comisión de giro por una sola vez de 0,5% sobre cada giro contra los recursos del FMI en la CRG, salvo los giros en el tramo de reserva. Se cobra una comisión inicial (15 puntos básicos sobre los montos comprometidos hasta llegar al 200% de la cuota; 30 puntos básicos para montos superiores al 200% y hasta 1.000% de la cuota, y 60 puntos básicos para montos superiores al 1.000% de la cuota) sobre la suma que puede girarse durante cada período (anual) en el marco de un Acuerdo Stand-By, una Línea de Crédito Flexible, una Línea de Precaución y Liquidez o un Acuerdo Ampliado; la comisión se reembolsa proporcionalmente a medida que se efectúan los giros posteriores en el marco del acuerdo. En 2009 se estableció un mecanismo de tasas de interés para los servicios del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza a disposición de los países miembros de bajo ingreso, que vincula las tasas de interés concesionarias a la tasa de interés del DEG y a revisiones periódicas. En estas revisiones se aplican las siguientes tasas de interés: si la tasa de interés promedio del DEG observada en el último período de 12 meses es inferior a 2%, las tasas de interés de los préstamos del SCA y del SCR son 0.5% por año, y 0,25% por año en el caso de los préstamos del SCS; si la tasa de interés promedio del DEG es de 2% a 5%, las tasas de interés de los préstamos del SCA y del SCR son 0,25% por año, y 0,5% por año en el caso de los préstamos del SCS; y si la tasa de interés promedio del DEG es superior a 5%, las tasas de interés de los préstamos del SCA y del SCR son 0,5% por año, y 0,75% por año en el caso de los préstamos del SCS. Un acuerdo precautorio en el marco del Servicio de Crédito Stand-By está sujeto a una comisión por disponibilidad de fondos de 15 puntos básicos por año sobre la porción no utilizada del monto disponible para desembolso durante cada período de seis meses.

Los tramos de crédito se refieren al monto de las compras (desembolsos) como proporción de la cuota del país miembro en el FMI; los desembolsos de hasta el 25% de la cuota se efectúan en el marco del primer tramo de crédito y requieren que el país miembro demuestre que está haciendo esfuerzos razonables por superar sus problemas de balanza de pagos. Las solicitudes para efectuar desembolsos superiores al 25% se denominan giros en el tramo superior de crédito; se efectúan en plazos a medida que el prestatario cumple ciertos criterios de ejecución. Por lo general, estos desembolsos están vinculados a un Acuerdo Stand-By o a un Acuerdo Ampliado. El acceso a recursos del FMI fuera de un acuerdo es muy poco frecuente y no está prevista ninguna modificación en ese sentido.

Sobretasa instituida en noviembre de 2000. Un nuevo sistema de sobretasas entró en vigor el 1 de agosto de 2009, en reemplazo de la escala anterior: 100 puntos básicos sobre la tasa de cargos básica en los créditos pendientes superiores al 200% de la cuota, y 200 puntos básicos sobre la tasa de cargos básica en los créditos pendientes superiores al 300% de la cuota. A los países miembros con créditos pendientes en los tramos de crédito o en el marco del Servicio Ampliado del FMI al 1 de agosto de 2009, o con acuerdos efectivos aprobados antes de esas fechas, se les dio la opción de elegir entre el sistema nuevo y el sistema antiguo de sobretasas.

El SCA antes se denominaba Servicio para el Crecimiento y la Lucha Contra la Pobreza.

En su gran mayoría las transacciones entre el FMI y sus países miembros se realizan a través de la Cuenta de Recursos Generales (CRG), un fondo de monedas y activos de reserva creado con recursos provenientes de las cuotas aportadas por los países y de acuerdos de préstamo bilaterales y multilaterales. En el caso de los acuerdos con cargo a la CRG, en circunstancias excepcionales pueden sobrepasarse los límites de acceso (“acceso excepcional”), siempre que se cumplan los criterios sustantivos establecidos en la política sobre acceso excepcional, y con sujeción a la participación temprana del Directorio. En el caso de los acuerdos con cargo al FFCLP, el acceso a los recursos más allá del límite de acceso normal está sujeto a procedimientos especiales, y sobre todo a la participación temprana del Directorio.

Financiamiento no concesionario

En el ejercicio 2012, el Directorio Ejecutivo aprobó siete acuerdos en el marco de los servicios de financiamiento no concesionario del FMI, por un total bruto de DEG 52.600 millones7 (US$81.620 millones). Más del 90% de los nuevos compromisos brutos asumidos en el ejercicio 2012 (DEG 47.500 millones, o US$73.360 millones) correspondieron a dos acuerdos en el marco del Servicio Ampliado del FMI (SAF) a favor de Grecia y Portugal (véase el recuadro 3.1). También se aprobaron cuatro Acuerdos Stand-By, uno de ellos implicó un acceso excepcional (a favor de Saint Kitts y Nevis) y dos (a favor de Serbia y Georgia)8 se consideraron de carácter precautorio al aprobarse. Asimismo, se aprobó un nuevo acuerdo, por DEG 3.870 millones (US$6.220 millones) en el marco de la Línea de Crédito Flexible, a favor de Colombia, como sucesor de un anterior acuerdo de menor acceso en el marco de la LCF que venció en mayo de 2011.

En total, al 30 de abril de 2012 las compras9 con cargo a la CRG ascendieron a DEG 32.200 millones (US$49.900 millones), y las compras realizadas por los tres países de la zona del euro que emprendieron programas (Grecia, Irlanda y Portugal) representaron más del 95% del total. Las recompras durante el período ascendieron a DEG 3.600 millones.

En el cuadro 3.1 se presenta información general sobre los instrumentos y mecanismos de financiamiento del FMI; en el cuadro 3.2 y el gráfico 3.1 se detallan los acuerdos aprobados durante el ejercicio y en el gráfico 3.2 figura información sobre el saldo de los préstamos durante los últimos 10 años.

Gráfico 3.1Acuerdos aprobados durante los ejercicios concluidos al 30 de abril de 2003–12

(Miles de millones de DEG)

Fuente: Departamento Financiero del FMI

Gráfico 3.2Préstamos no concesionarios pendientes de reembolso; ejercicios 2003–12

(Miles de millones de DEG)

Fuente: Departamento Financiero del FMI

Cuadro 3.2Acuerdos aprobados en el marco de los principales servicios financieros en el ejercicio 2012(Millones de DEG)
País miembroTipo de acuerdoFecha de entrada en vigorCantidad aprobada
NUEVOS ACUERDOS
ColombiaLínea de Crédito Flexible, 24 meses6 de mayo de 20113.870,0
PortugalServicio Ampliado del FMI, 36 meses20 de mayo de 201123.742,0
Saint Klttsy NevlsStand-By,36 meses27 de julio de 201152,5
SerbiaStand-By,18 meses29 de septiembre de 2011935,4
GreciaServicio Ampliado del FMI, 48 meses15 de marzo de 201223.785,3
GeorgiaStand-By,24 meses11 de abril de 2012125,0
KosovoStand-By,20 meses27 de abril de 201291,0
Total52.601,2
Fuente: Departamento Financiero del FMI.
Fuente: Departamento Financiero del FMI.

Financiamiento concesionario

Como se señaló anteriormente, los países de bajo ingreso que son miembros del FMI están habilitados a recibir financiamiento del FMI a tasas concesionarias, a través del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza. En el ejercicio 2012, el FMI comprometió financiamiento en el marco del FFCLP por la suma de DEG 1.900 millones a favor de 17 países de bajo ingreso. El total de préstamos concesionarios pendientes de reembolso correspondientes a 64 países miembros ascendía a DEG 5.550 millones al 30 de abril de 2012. En el cuadro 3.3 se proporciona información detallada sobre los nuevos acuerdos y la ampliación del acceso en el marco de los servicios de financiamiento concesionario del FMI. El gráfico 3.3 ilustra las sumas pendientes de reembolso de los acuerdos de carácter concesionario durante la última década.

Gráfico 3.3Préstamos concesionarios pendientes de reembolso; ejercicios 2003–12

(Miles de millones de DEG)

Fuente: Departamento Financiero del FMI

Nota: IADM: Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral.

Cuadro 3.3Acuerdos en el marco del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza aprobados y aumentados en el ejercicio 2012(Millones de DEG)
País miembroFecha de entrada en vigorCantidad aprobada
NUEVOS ACUERDOS A TRES AÑOS EN EL MARCO DEL SERVICIO DE CRÉDITO AMPLIADO
Afganistán14 de noviembre de 201185,0
Bangladesh11 de abril de 2012640,0
Burundi27 de enero de 201230,0
Coted’lvolre4 de noviembre de 2011390,2
Guinea24 de febrero de 2012128,5
República Kirguisa20 de junio de 201166,6
Malí27 de diciembre de 201130,0
Niger16 de marzo de 201279,0
Subtotal1.449,3
AUMENTOS DE ACUERDOS EN EL MARCO DEL SERVICIO DE CRÉDITO AMPLIADO1
Burundi13dejullode20115,0
Djibouti6 de febrero de 20129,5
Kenya9 de diciembre de 2011162,8
Lesotho9 de abril de 20128,7
Liberia27 de junio de 20118,9
Malí13dejunlode201125,0
Subtotal219,9
NUEVOS ACUERDOS DEL SERVICIO DE CRÉDITO STAND-BY
Georgia11 de abril de 2012125,0
Islas Salomón6 de diciembre de 20115,2
Subtotal130,2
DESEMBOLSOS DEL SERVICIO DE CRÉDITO RÁPIDO2
Coted’lvolre19dejullode201181,3
Dominica19 de enero de 20122,1
San Vicente y las Granadinas3 de agosto de 20111,2
Yemen17 de abril de 201260,9
Subtotal145,5
Total1.944,9
Fuente: Departamento Financiero del FMI

Los montos reflejan únicamente los aumentos.

Los recursos del Servicio de Crédito Rápido se proporcionan como desembolsos directos, sin necesidad de suscribir un acuerdo.

Fuente: Departamento Financiero del FMI

Los montos reflejan únicamente los aumentos.

Los recursos del Servicio de Crédito Rápido se proporcionan como desembolsos directos, sin necesidad de suscribir un acuerdo.

En el ejercicio 2012 no se proporcionó asistencia a través del Fondo Fiduciario para el Alivio de la Deuda después de una Catástrofe, creado en junio de 2010 para que el FMI pudiera participar en los esfuerzos internacionales encaminados a aliviar la carga de la deuda de países pobres afectados por desastres naturales de proporciones catastróficas. El FMI sigue proporcionando alivio de la deuda a los países que reúnen las condiciones para acceder a dicho alivio en el marco de la Iniciativa para los Países Pobres Muy Endeudados (Iniciativa PPME) y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM); en el capítulo 4 se proporcionan más detalles.

El FMI determina la lista de países habilitados para utilizar recursos financieros de carácter concesionario a través del FFCLP por medio de un marco establecido a tal efecto en 2010. Este marco, que se examina cada dos años, establece criterios transparentes para las decisiones del Directorio Ejecutivo con respecto a los países que quedan incluidos o excluidos de dicha lista. En términos amplios, los países se incorporan a la lista si su ingreso anual per cápita es inferior a cierto umbral10 y no pueden acceder a los mercados financieros internacionales en condiciones duraderas y a escala sustancial. Se espera que un país se “gradúe”, y por lo tanto ya no forme parte de la lista, si mantiene de manera persistente un alto nivel de ingreso11 o puede acceder a los mercados financieros internacionales de manera duradera y a escala sustancial, y no se ve ante graves riesgos a corto plazo de una caída abrupta de su ingreso per capita, pérdida de acceso a los mercados y/o vulnerabilidades relacionadas con la deuda. Dicho marco también comprende criterios especiales de incorporación y “graduación” para los países pequeños, que son menos estrictos en lo que respecta al ingreso per cápita debido al mayor grado de vulnerabilidad de estos países.

En febrero de 2012, el Directorio Ejecutivo reexaminó dicho marco, así como la lista de países habilitados para acceder al FFCLP12. Los directores ejecutivos acordaron que, basándose en la aplicación de este marco, ningún país reunía en ese momento las condiciones para ser incluido o excluido, y decidieron no modificar la lista de países habilitados para acogerse al FFCLP, señalando que dicho marco permite actualizaciones en el período intermedio cuando los criterios y requisitos vigentes lo justifiquen. Los directores ejecutivos también acordaron incrementar a 1,5 millones de habitantes la población mínima utilizada como criterio para definir a los Estados pequeños, en armonía con la definición adoptada por el Banco Mundial. También acordaron adelantar a principios de 2013 la realización de un examen más profundo de los criterios para acceder al FFCLP. Sobre la base de extensas consultas y trabajos analíticos, en dicho examen podría evaluarse, entre otras cosas, si los diversos criterios son apropiados y si se mantiene un adecuado equilibrio entre los criterios utilizados en este marco. También se consideraría la posibilidad de utilizar variables adicionales, o diferentes, que reflejen mejor las circunstancias de los países miembros, en especial de los Estados pequeños.

Recuadro 3.1La participación del FMI en la zona del euro

La participación del FMI en la zona del euro continuó en el ejercicio 2012 con los nuevos acuerdos aprobados a favor de Grecia y Portugal y las actuales medidas de política adoptadas en virtud del acuerdo ampliado vigente en el marco del Servicio Ampliado del FMI (SAF) a favor de Irlanda.

Los problemas estructurales de larga data—como la baja productividad, la débil competitividad y los altos niveles de deuda privada—han socavado gravemente el crecimiento en Portugal y han dado lugar a importantes desequilibrios externos y fiscales. En mayo de 2011, el Directorio Ejecutivo aprobó un acuerdo ampliado a tres años por un monto de aproximadamente DEG 23.700 millones (€26.000 millones) en el marco del SAF a favor de Portugal para apoyar el programa de ajuste económico y crecimiento de las autoridades. El acuerdo a favor de Portugal, aprobado como parte del pacto de financiamiento coordinado a tres años con la Unión Europea que asciende a €78.000 millones, permite un acceso excepcional a los recursos del FMI, equivalente al 2.306% de la cuota de Portugal. El programa de las autoridades se centra en las reformas estructurales para estimular el crecimiento y el empleo; una trayectoria de estabilización fiscal ambiciosa pero equilibrada, respaldada por una reforma fiscal estructural; y salvaguardias para asegurar la estabilidad financiera y evitar una contracción prolongada del crédito. El tercer examen del desempeño de Portugal en el marco del acuerdo ampliado se completó con éxito en abril de 2012; el total desembolsado en el marco del acuerdo al cierre del ejercicio 2012 ascendía aproximadamente a DEG 15.900 millones (€18.600 millones).

Para respaldar un segundo nuevo programa en la zona del euro durante el ejercicio, en marzo de 2012 el FMI aprobó un acuerdo ampliado a cuatro años por un monto de DEG 23.785,3 millones (€28.000 millones) en el marco del SAF a favor de Grecia, después de que las autoridades de Grecia cancelaran el anterior Acuerdo Stand-By a tres años. Al igual que el acuerdo a favor de Portugal, el acuerdo a favor de Grecia también ofrece un acceso excepcional a los recursos del FMI, equivalente a 2.158,8% de la cuota de Grecia. El programa económico de las autoridades griegas apunta, con el tiempo, a restablecer la competitividad, el crecimiento y la sostenibilidad fiscal, y lograr la estabilidad financiera. Aunque se apoyan en el progreso logrado con el Acuerdo Stand-By, las autoridades recalibraron la estrategia del programa para hacer más énfasis en la implementación de reformas estructurales a fin de acelerar el crecimiento económico y el empleo. El respaldo del sector oficial para el segundo programa de Grecia incluye €130.000 millones en financiamiento nuevo hasta 2014 inclusive, que se suma al remanente del respaldo financiero para el primer programa por €34.000 millones, y €8.000 millones adicionales del FMI en 2015 y el primer trimestre de 2016. El primer desembolso, por el equivalente de DEG 1.399,1 millones (€1.650 millones) se realizó al aprobarse el programa en marzo. La exposición máxima del FMI se mantendrá sin cambios, en términos generales, en relación con el Acuerdo Stand-By.

En el caso de Irlanda, la implementación del programa (que ahora se encuentra en su segundo año) sigue siendo sólida. Las autoridades irlandesas han avanzado en la aplicación de reformas de amplio alcance para restablecer la salud del sistema financiero del país de manera que pueda respaldar la recuperación económica. Se han logrado importantes avances en la reducción del tamaño del sistema bancario del país, y la consolidación fiscal sigue bien encaminada. En febrero de 2012, el Directorio Ejecutivo concluyó el quinto examen en virtud del acuerdo ampliado a favor de Irlanda en el marco del SAF, lo que permitió el desembolso de DEG 2.800 millones (€3.200 millones), con lo que el total de desembolsos en el marco del acuerdo asciende a DEG 13.800 millones (aproximadamente €16.100 millones). El acuerdo a tres años por un monto de DEG 19.500 millones (aproximadamente €22.600 millones) a favor de Irlanda, que se aprobó en diciembre de 2010, forma parte del pacto de financiamiento de €85.000 millones también respaldado por los socios europeos de Irlanda y las contribuciones propias de este país.

Unos trabajadores llenan bolsas de pasta en una fábrica de Demerara, Guyana.

Un muchacho limpia el escaparate de una tienda de zapatos en El Cairo, Egipto.

Como parte de un paquete de financiamiento orientado a elevar los recursos del FFCLP a DEG 11.300 millones (US$17.000 millones) para 2014, el Directorio Ejecutivo avaló en julio de 200913 el uso de una parte de las gananacias extraordinarias14 obtenidas mediante las ventas de oro del FMI (véase el capítulo 5) para contribuir a obtener la suma adicional de DEG 1.500 millones (US$2.300 millones) a fin de subvencionar el financiamiento concesionario otorgado a través del FFCLP. Sin embargo, dado que las gananacias extraordinarias de las ventas de oro forman parte de los recursos generales del FMI, que han de utilizarse en beneficio de todos los países miembros del FMI, a fin de subvencionar el FFCLP con estos recursos se aplica una estrategia por la cual los países miembros indican al FMI las sumas, proporcionales a sus cuotas relativas, que el FMI ha de transferir o proporcionar de otro modo a los efectos de las subvenciones del FFCLP. En febrero de 2012, el Directorio aprobó la distribución a los países miembros del FMI de DEG 700 millones (US$1.100 millones) con cargo a la reserva general de la institución, sujeto a la condición de que el FMI reciba de los países miembros seguridades satisfactorias de que al menos 90% de la suma distribuida (es decir, DEG 630 millones, o US$977 millones) estará disponible para subvenciones del FFCLP. Al 30 de abril de 2012, 69 de los 188 países miembros del FMI, incluidos 27 países africanos, que representan la suma global de DEG 340,38 millones (US$527,76 millones), habían indicado que respaldarían la concesión de préstamos subvencionados a países de bajo ingreso.

Recuadro 3.2Apoyo a los países árabes en transición

Los países árabes en transición están viviendo cambios históricos que ofrecen oportunidades para un futuro más próspero pero también plantean importantes desafíos económicos a corto plazo. El FMI respalda a estos países a través del asesoramiento en materia de políticas, el fortalecimiento de las capacidades y la asistencia financiera.

El FMI ha adaptado su asesoramiento en materia de políticas, reorientándolo hacia aquellas cuestiones que son importantes para la región. Además de hacer hincapié en la estabilidad macroeconómica y financiera, el FMI también está haciendo más énfasis en promover un crecimiento inclusivo, centrando la atención en ámbitos tales como la lucha contra el desempleo y el mejoramiento de la protección social. Dado que sus actividades se centran en las esferas macroeconómicas básicas, el FMI colabora con otras organizaciones internacionales, como el Banco Mundial y la Organización Internacional del Trabajo, que tienen mayor experiencia en dichos ámbitos.

Se han reenfocado las iniciativas para el fortalecimiento de las capacidades llevadas a cabo por el FMI en la región, centrando la atención en fomentar instituciones sólidas, elaborar datos de calidad y formular políticas fiscales más equitativas. Los esfuerzos desplegados con estos fines han incluido la asistencia técnica en Egipto para mejorar la equidad fiscal, en Jordania para reformar los subsidios a los combustibles, en Libia para mejorar la gestión financiera pública, en Marruecos y Túnez para reforzar el sector financiero, y en Yemen para mejorar la administración aduanera. El Centro de Asistencia Técnica del Oriente Medio ofrece capacitación práctica y facilita los debates de grupo en estos ámbitos. El nuevo Centro de Economía y Finanzas del FMI y el Oriente Medio en Kuwait brinda capacitación en la formulación e implementación de políticas macroeconómicas.

Con respecto a la asistencia financiera, el FMI reforzó sus instrumentos de crédito en parte para atender mejor las necesidades de la región, aprobó una compra por un monto de US$93,75 millones en el marco del Servicio de Crédito Rápido a favor de Yemen en abril de 2012, mantuvo conversaciones con Egipto relativas a un posible Acuerdo Stand-By y entabló un diálogo con otros países sobre necesidades de financiamiento y posibilidades de recibir apoyo.

Evaluación y modificaciones del marco de financiamiento del FMI

Cuando comenzó la crisis mundial, el FMI emprendió un proceso de reforma encaminado a reforzar el conjunto de instrumentos para otorgar financiamiento a través de la CRG, con el objetivo de lograr que los instrumentos y servicios financieros del FMI atiendan mejor las necesidades financieras de los países miembros, asegurando al mismo tiempo que el marco de financiamiento siga siendo sencillo y coherente, y salvaguardando los recursos de la institución. Las reformas de 2009 (creación de la LCF) y de 2010 (refuerzo de la LCF y creación de la LCP) fortalecieron considerablemente la capacidad del FMI para proporcionar financiamiento orientado a la prevención y resolución de crisis.

Examen de la Línea de Crédito Flexible y la Línea de Crédito Precautorio y reforma de los instrumentos de financiamiento

En noviembre de 2011, en conjunción con su primer examen de la LCF y la LCP, el Directorio Ejecutivo aprobó un conjunto de reformas para flexibilizar y ampliar el alcance de los instrumentos de financiamiento del FMI a fin de proveer de manera más efectiva liquidez y asistencia de emergencia a los países miembros del FMI en todo el mundo. Se espera que estas reformas permitan al FMI responder mejor a las diversas necesidades de liquidez de los países con políticas y fundamentos económicos sólidos, incluidos los países que se ven afectados durante períodos de gran tensión económica o perturbaciones en los mercados—países afectados indirectamente por la crisis (es decir, los países con fundamentos económicos relativamente sólidos y un historial de políticas sanas en los cuales una crisis idiosincrásica normalmente sería poco probable)—y atender necesidades urgentes de financiamiento resultantes de una gama más amplia de circunstancias, que van más allá de las catástrofes naturales y las situaciones de posconflicto, que ya estaban cubiertas por políticas especiales.

En el marco de las reformas, y en base a los resultados del examen que realizó el Directorio sobre la decisión de creación de la LCP, se decidió reemplazar la LCP por una Línea de Precaución y Liquidez, más flexible. La LPL puede utilizarse en un conjunto más amplio de circunstancias que la LCP, entre las cuales se incluye una nueva “ventanilla de liquidez a corto plazo”. A través de este mecanismo se proporciona financiamiento (hasta el 250% de la cuota) por medio de un acuerdo en el marco de la LPL de seis meses de duración, que está a disposición de los países habilitados que tengan una necesidad concreta o potencial de financiamiento a corto plazo para la balanza de pagos, de características tales que en general se espera que puedan lograr avances creíbles en la corrección de sus vulnerabilidades durante el período del acuerdo. En el marco de este mecanismo, y en circunstancias excepcionales en que un país experimente, o tenga posibilidades de experimentar, mayores necesidades de financiamiento a corto plazo para la balanza de pagos debido al impacto de shocks exógenos, incluida la agudización de las tensiones a escala regional o mundial, el acceso está sujeto a un límite más alto: 500% de la cuota para cada acuerdo, deducidas las recompras programadas en el marco de la LPL, como seguro frente a shocks futuros y como mecanismo de liquidez a corto plazo. Las políticas del FMI en vigor en lo que respecta a la asistencia de emergencia (Asistencia de Emergencia para Catástrofes Naturales y Asistencia de Emergencia a Países en Situación de Posconflicto) se consolidaron y reemplazaron por un nuevo Instrumento de Financiamiento Rápido, que puede utilizarse en apoyo de una amplia gama de necesidades urgentes de balanza de pagos, incluidas las originadas en shocks exógenos. En el recuadro 3.3 se describen las características esenciales de estos dos nuevos instrumentos de financiamiento.

En su debate de noviembre de 2011, la mayoría de los directores ejecutivos avalaron las principales conclusiones del examen de la LCF y la LCP realizado por el personal técnico15. Los directores ejecutivos respaldaron las propuestas del personal técnico para lograr mayor transparencia al evaluar el acceso en el marco de acuerdos de la LCF y la LPL, lo cual facilitaría la comparación y la imparcialidad de los acuerdos. Los directores consideraron apropiado que, al evaluar las necesidades de balanza de pagos de cada caso, se establezca una vinculación más estrecha con distintos escenarios adversos. Esto facilitaría la determinación de los supuestos con respecto al uso de las reservas, que estén debidamente basados en el cálculo de las necesidades de reservas pertinentes de cada país.

Los directores ejecutivos respaldaron en general la propuesta del personal técnico de centrarse más en los factores cualitativos y prospectivos incorporados en los requisitos de habilitación para usar la LCF/LPL. Observaron que el acceso en el marco de la LCF y la LPL suplementa las reservas con carácter temporal durante períodos de grandes riesgos. Reafirmaron que normalmente se espera que el acceso se reduzca en los acuerdos sucesores en el marco de la LCF cuando, debido a mejoras en las perspectivas de financiamiento oficial y privado, las necesidades concretas o potenciales de balanza de pagos de un país hayan disminuido de manera sostenida para el momento en que se solicite el acuerdo sucesor. Convinieron en que lo mismo se espera en el caso de los acuerdos sucesores de la LPL.

Los directores ejecutivos subrayaron la importancia de una condicionalidad ex ante y ex post apropiada en la LPL. Consideraron positivos los procedimientos de participación temprana del Directorio, que se aplicarían a todos los acuerdos en el marco de la LPL, independientemente del acceso o la duración. Tomaron nota de la evaluación realizada por el personal técnico según la cual las reformas propuestas podrían generar un incremento de las solicitudes iniciales de recursos del FMI, aunque el efecto neto probablemente sea relativamente limitado.

Unos agricultores miran la información sobre los sistemas de gobierno local en la provincia de Mwaro, Burundi.

Unos aldeanos extraen fibra de yute cerca de la frontera entre India y Bangladesh.

Modificación del Servicio Ampliado del FMI

En marzo de 2012, el Directorio Ejecutivo aprobó una modificación del Servicio Ampliado del FMI que permite que se aprueben acuerdos ampliados con plazos de hasta un máximo de cuatro años desde un principio16. Anteriormente, las normas solo permitían aprobar plazos de hasta tres años, con la posibilidad de extender el plazo posteriormente hasta un máximo de cuatro años. A tono con el espíritu de las reformas del conjunto de instrumentos de préstamo del FMI desde 2009, que han proporcionado considerable flexibilidad y han permitido una mayor adaptación a las diversas circunstancias y necesidades de los países, con el tiempo el uso del SAF se ha extendido para incluir, además de los países de bajo y mediano ingreso con necesidades persistentes de balanza de pagos, a países más desarrollados que confrontan mayores necesidades de financiamiento, como las que han surgido en el contexto de la crisis de la zona del euro. Se espera que las compras en el marco de acuerdos del Servicio Ampliado tengan lugar a intervalos regulares, en consonancia con la práctica normal del FMI. Se destacó que las implicaciones de este cambio del SAF en lo que respecta al diseño del financiamiento combinado SAF-FFCLP, se consideraría como parte de un posterior examen de los servicios financieros para los países de bajo ingreso.

Instrumentos de apoyo a la política económica

El Instrumento de Apoyo a la Política Económica (IAPE) brinda respaldo a los países de bajo ingreso que no desean o no necesitan tener acceso a la asistencia financiera del FMI, pero desean consolidar su desempeño económico con el monitoreo y el apoyo de la institución. Este instrumento no financiero es un valioso complemento de los servicios de financiamiento del FMI en el marco del FFCLP. El IAPE ayuda a los países a diseñar y aplicar programas económicos eficaces que, una vez aprobados por el Directorio Ejecutivo del FMI, trasmiten a los donantes, a los bancos multilaterales de desarrollo y a los mercados señales claras de que el FMI avala la solidez de las políticas del país.

Recuadro 3.3Elementos clave de los nuevos instrumentos

Línea de Precaución y Liquidez

  • Los criterios de habilitación siguen siendo los mismos que bajo la LCP. Se tiene que determinar que el país miembro goza de fundamentos económicos y marcos institucionales de política sólidos, que tiene un historial de aplicación de políticas prudentes y que está comprometido a mantener esas políticas en el futuro.
  • Un país miembro puede solicitar ayuda cuando tenga una necesidad potencial o real de balanza de pagos en el momento de aprobación del acuerdo (y no solo una necesidad potencial, como lo exigía la LCP).
  • Puede usarse como un servicio de liquidez que permite la aprobación de acuerdos a seis meses para atender necesidades de balanza de pagos a corto plazo. El acceso en el marco de un acuerdo a seis meses no puede superar el 250% de la cuota del país miembro, límite que podrá ampliarse a un máximo de 500% de la cuota en circunstancias excepcionales, según lo decida el Directorio Ejecutivo de acuerdo con las circunstancias de cada caso.
  • También puede usarse en el marco de un acuerdo a 12 a 24 meses con un acceso máximo en el momento de aprobación equivalente al 500% de la cuota del país en el primer año y de hasta 1.000% de la cuota en el segundo año (este último límite de acceso podría adelantarse al primer año en los casos en que sea necesario, tras el examen del Directorio). Al igual que bajo la LCP, los acuerdos de esta duración incluyen revisiones semestrales por parte del Directorio Ejecutivo.

Instrumento de Financiamiento Rápido

  • Este instrumento cubre otras necesidades urgentes de balanza de pagos más allá de las producidas por catástrofes naturales y situaciones de posconflicto, y además puede proporcionar un marco para el suministro de asistencia técnica y apoyo a las políticas.
  • Los fondos están a disposición inmediata, una vez conseguida la aprobación, con un acceso limitado al 50% de la cuota del país miembro cada año, y a 100% de la cuota en términos acumulados.
  • El país miembro debe presentar un resumen de sus planes de política económica para solucionar sus dificultades de balanza de pagos y el FMI tiene que determinar que el país cooperará en la búsqueda de soluciones para dichas dificultades.

Hasta la fecha, el Directorio ha aprobado IAPE a favor de siete países: Cabo Verde (2006 y 2010), Mozambique (2007 y 2010), Nigeria (2005), Rwanda (2010), Senegal (2007 y 2010), Tanzanía (2007 y 2010) y Uganda (2006 y 2010). No se aprobaron nuevos IAPE en el ejercicio 2012.

Desafíos macroeconómicos y operativos en los países en situación frágil

Cuando en julio de 2011 los directores ejecutivos analizáronlos desafíos macroeconómicos y operativos en los países en situación frágil17, se mostraron alentados por el hecho de que, en general, la participación del FMI en dichos países se ha centrado en las áreas de especialización del FMI y ha ayudado a fortalecer el marco macroeconómico de los países, a reforzar su capacidad institucional y humana y a proporcionar alivio de la deuda. Sin embargo, los directores ejecutivos señalaron que la implemen-tación de los programas había sido dispar, debido en parte a que en algunos casos se habían fijado metas demasiado ambiciosas. En este contexto, estimaron apropiado considerar algunos cambios en las modalidades de la participación del FMI, pero enfatizaron que—para que sean eficaces—los esfuerzos deben seguir centrándose en el mandato central del FMI y debe mantenerse una estrecha coordinación con la comunidad internacional.

La mayor parte de los directores ejecutivos respaldaron o se mostraron receptivos a considerar un uso más flexible del Servicio de Crédito Rápido para los países de bajo ingreso en situación frágil, como paso preliminar para acceder a acuerdos en los tramos superiores de crédito18. Sin embargo, dado que las necesidades de balanza de pagos de estos países normalmente son de carácter prolongado, se estimó que los acuerdos en los tramos superiores de crédito deben seguir siendo el principal vehículo para la participación del FMI.

Los directores ejecutivos en general acogieron favorablemente la solicitud de que el diseño de los programas sea más flexible para que refleje mejor la limitada capacidad de implementación de los Estados cuya situación es frágil. Al mismo tiempo, subrayaron que deberían mantenerse las normas sobre condicionalidad aplicables a los diferentes servicios de financiamiento. Hubo acuerdo en que a mediano plazo deberían reducirse el financiamiento del FMI, y que en gran medida las necesidades de financiamiento a largo plazo de los países en situación frágil deberían atenderse mediante el uso de recursos concesionarios aportados por donantes.

Los directores ejecutivos destacaron la importancia de la asistencia técnica para ayudar a los países a salir de una situación de fragilidad. En ese sentido, consideraron que es necesario que dicha asistencia se sustente en planes a mediano plazo que sean realistas y cuenten con respaldo adecuado, que incluyan el apoyo de asesores residentes en los países y la capacitación continua de funcionarios de los países.

Las crisis sistémicas, las vinculaciones financieras y la función de las redes mundiales de seguridad financiera

En un debate realizado en junio de 2011 sobre los aspectos analíticos de las crisis sistémicas y la función de las redes mundiales de seguridad financiera19, los directores ejecutivos señalaron que la creciente complejidad de las vinculaciones entre los países lleva consigo el riesgo de inestabilidad sistémica, lo cual agudiza la probabilidad de graves tensiones económicas y financieras y de contagio generalizado. Observaron que la respuesta de política económica sin precedente implemen-tada durante la reciente crisis mundial fue conmensurable a la escala de la crisis, y ayudó a mitigar—y posteriormente revertir—la pérdida de producto y de la confianza del mercado. En términos más generales, los directores ejecutivos reconocieron que los grandes bancos centrales desempeñaron un papel crucial en el suministro de liquidez en moneda fuerte durante varios eventos sistémicos, complementando los esfuerzos desplegados por el FMI y otras instituciones financieras internacionales. Aunque las decisiones de política monetaria, en el contexto de la crisis financiera reciente, siguen rigiéndose por los respectivos mandatos y objetivos internos de los bancos centrales, se observó que dichos objetivos coinciden casualmente con los intereses internacionales. Se observó que, de cara al futuro, sería aconsejable una mayor previsibilidad y coordinación de la respuesta de política económica ante eventos sistémicos.

La mayor parte de los directores ejecutivos consideraron que podrían analizarse nuevas mejoras de las redes mundiales de seguridad financiera a fin de proporcionar liquidez oportuna y suficiente a los países afectados de manera indirecta por la crisis y, en términos más generales, para promover una mayor cooperación mundial, en particular con los mecanismos de financiamiento regionales. Los directores ejecutivos subrayaron que el fortalecimiento de la red mundial de seguridad financiera va de la mano de los esfuerzos encaminados a identificar mejor la acumulación de riesgos sistémicos y mejorar la prevención de crisis.

Con posterioridad a este debate, en noviembre de 2011 el Directorio aprobó un conjunto de reformas de los instrumentos de financiamiento del FMI para atender mejor las necesidades de liquidez y las necesidades urgentes de balanza de pagos de los países miembros, tal como ya se mencionó en este capítulo.

Una supervisión más sólida para respaldar la reanudaciãn de un crecimiento mundial sostenible

Fortalecimiento de la supervisión

El Convenio Constitutivo encomienda al FMI la función de supervisar el sistema monetario internacional y hacer un seguimiento de las políticas económicas y financieras de sus 188 países miembros, una actividad que se conoce como “supervisión”. Como parte de este proceso, que tiene lugar tanto a escala mundial (supervisión multilateral) como en relación con cada país (supervisión bilateral), el FMI pone de relieve los posibles riesgos para la estabilidad y asesora sobre los ajustes de política necesarios. De esta manera, el FMI contribuye a que el sistema monetario internacional cumpla su propósito esencial de facilitar el intercambio de bienes, servicios y capital entre los países, respaldando así un crecimiento económico sólido.

Supervisión multilateral

Los instrumentos esenciales del FMI para realizar la supervisión multilateral son tres publicaciones, Perspectivas de la economía mundial (informe WEO por sus siglas en inglés), el informe sobre la estabilidad financiera mundial (Global Financial Stability Report, o informe GFSR por sus siglas en inglés), y el Monitor Fiscal (MF). Estas publicaciones semestrales, junto con los cinco informes sobre las perspectivas económicas regionales (véase “Interacción con los interlocutores externos” en el capítulo 5), constituyen la serie del FMI titulada Estudios económicos y financieros mundiales y facilitan el análisis de la evolución económica y financiera de los países miembros. Para los informes WEO, GFSR y MF se publican actualizaciones dos veces al año.

En el informe WEO se presenta un análisis detallado del estado de la economía mundial y se evalúan las perspectivas económicas y los desafíos de política económica a escala mundial y regional. También se incluye un análisis en profundidad de temas de interés especial. La edición de septiembre de 2011 del informe WEO estuvo dedicada a los crecientes riesgos que se plantean en el contexto de la desaceleración del crecimiento económico mundial. Dicha edición incluyó capítulos sobre la respuesta de política monetaria apropiada ante los efectos inflacionarios de las fluctuaciones de precios de las materias primas y analizó de qué forma las modificaciones de los impuestos y del gasto público afectan a la balanza de pagos de una economía. En la edición de abril de 2012 se examinaron los peligros pendientes al reanudarse el crecimiento; se analizó de qué manera las políticas gubernamentales pueden reducir los costos económicos tras un colapso del mercado inmobiliario y qué políticas deberían adoptar los países exportadores de materias primas para hacer frente a las oscilaciones de precios. El informe GFSR es una evaluación actualizada de los mercados financieros mundiales y sus perspectivas y aborda el financiamiento de los mercados emergentes dentro de un contexto mundial. Su finalidad es poner de relieve los factores de vulnerabilidad que podrían poner en riesgo la estabilidad de los mercados financieros. El tema principal de la edición de septiembre de 2011 fueron los legados de la crisis; en los capítulos analíticos se analizó si los cambios en el comportamiento de los inversionistas plantean riesgos a la baja para la estabilidad financiera mundial y se presentaron directrices para poner en práctica las políticas macroprudenciales. Cómo lograr una estabilidad duradera fue el tema central de la edición de abril de 2012 del informe GFSR, con un análisis de la función de los activos seguros como piedra angular de la estabilidad financiera y una evaluación del impacto financiero del riesgo de longevidad. En el informe MF se describen y analizan las novedades en el ámbito de las finanzas públicas, se presenta información actualizada sobre las implicaciones fiscales de la situación económica mundial, así como proyecciones fiscales a mediano plazo, y se evalúan las políticas conducentes a crear una base sostenible para las finanzas públicas. En la edición de septiembre de 2011 de MF se planteó el tema de cómo abordar los desafíos fiscales para reducir los riesgos económicos, con análisis sobre la devaluación fiscal, las privatizaciones, el monitoreo de la deuda y los ajustes de los flujos y saldos; en la edición de abril de 2012 se examinó cómo balancear los riesgos de política fiscal y se incluyeron estudios analíticos sobre los multiplicadores fiscales, los planes de ajuste fiscal y el impacto de la crisis en las finanzas de los gobiernos subna-cionales. En el capítulo 2 se describen los temas analizados en el ejercicio 2012 en los informes WEO, GFSR y MF.

Dado que la crisis mundial puso de relieve la necesidad de profundizar el análisis de las vinculaciones entre los distintos sectores (por ejemplo, real, financiero y fiscal) y entre los distintos países, el FMI adoptó una serie de medidas que contribuyen a que la supervisión que realiza la institución sea tan interconectada como la economía mundial. En 2011, por primera vez se prepararon informes piloto sobre efectos de contagio, para evaluar el impacto de las políticas económicas de las cinco economías sistémicas de mayor tamaño—China, Estados Unidos, Japón, el Reino Unido y la zona del euro—en las economías asociadas20. En septiembre de 2011, el FMI comenzó a preparar un nuevo Informe Consolidado de Supervisión Multilateral, que destaca los mensajes fundamentales de los productos resultantes de la supervisión multilateral (los informes WEO, GFSR y MF y los informes sobre efectos de contagio); en abril del año siguiente se preparó un segundo informe. En 2012, el Directorio Ejecutivo celebró sus primeras deliberaciones conjuntas sobre las perspectivas de la economía mundial, la estabilidad financiera mundial y la situación fiscal, en primer lugar en una sesión oficiosa en enero y posteriormente en una reunión oficial del Directorio celebrada en abril.

Supervisión bilateral

El principal instrumento de la supervisión bilateral que ejerce el FMI (es decir, la supervisión en relación con cada país por separado) es la consulta del Artículo IV (véase el recuadro 3.2 de la página web), que tiene lugar normalmente en forma regular, según lo dispuesto en el Artículo IV del Convenio Constitutivo. El FMI evalúa exhaustivamente la evolución, las perspectivas y las políticas económicas y financieras pertinentes de cada país miembro y proporciona un asesoramiento franco de las políticas basado en sus análisis. En el ejercicio 2012 se realizaron un total de 122 consultas del Artículo IV (véase el cuadro 3.1 de la página web). En la gran mayoría de los casos (en el ejercicio 2012, 107, o el 88%; véase el cuadro 3.1 de la página web), también se publican en el sitio web del FMI el informe del personal técnico y los demás análisis en que se basa cada consulta. Cada tres años, el Directorio Ejecutivo examina la implementación de la supervisión bilateral, como parte de su Examen Trienal de la Supervisión.

Examen Trienal de la Supervisión de 2011

En octubre de 2011, el Directorio Ejecutivo concluyó un examen integral de las actividades de supervisión del FMI—el Examen Trienal de la Supervisión—y del marco jurídico que rige la supervisión21. Los directores ejecutivos coincidieron en términos generales con las principales conclusiones del examen realizado por el personal técnico del FMI, y en particular con la idea de que, desde el examen trienal de 2008, se han logrado considerables avances en lo que respecta a la forma en que se lleva a cabo la supervisión, aunque aún hay carencias importantes. Coincidieron con el personal técnico en que seis áreas de trabajo merecen particular atención: interconexiones, evaluaciones del riesgo, estabilidad financiera, estabilidad externa, marco jurídico e influencia de la supervisión. En términos generales avalaron el plan de acción descrito en la declaración de la Directora Gerente sobre el fortalecimiento de la supervisión22, si bien señalaron diferencias de opinión en varios aspectos. También dieron su respaldo a las consiguientes prioridades operativas para 2011–14 propuestas por el personal técnico.

El Director del Departamento de Finanzas Públicas, Carlo Cottarelli, y sus colegas presentan a la prensa la edición de septiembre de 2011 de Monitor Fiscal en Washington, D.C.

Un trabajador supervisa la construcción de un centro comercial en Prístina, Kosovo.

Interconexiones. Los directores ejecutivos consideraron apropiado reforzar la vinculación entre el análisis de la situación mundial y el análisis de cada país en particular como base para formular recomendaciones de política económica a nivel bilateral. Coincidieron en que el análisis de los efectos de contagio externo, como el empleado en los informes sobre efectos de contagio para las cinco economías de importancia sistémica (véase “Supervisión multilateral” en este capítulo), demostró ser un aporte útil para la supervisión que realiza el FMI y debería repetirse para dichas economías antes de hacer un balance de la situación en el ejercicio 2013. Los directores ejecutivos respaldaron firmemente un mayor uso de los análisis multinacionales.

Evaluaciones del riesgo. Los directores ejecutivos concordaron en que es necesario prestar más atención, en la supervisión bilateral y en la multilateral, a los riesgos y sus canales de transmisión, sin por ello prestar menos atención a las cuestiones de base. En este sentido, en general respaldaron las propuestas del personal técnico, incluidas las encaminadas a aprovechar mejor los resultados obtenidos con las herramientas actualmente disponibles para evaluar los riesgos.

Estabilidad financiera. Los directores ejecutivos recalcaron la importancia de seguir avanzando en lo que respecta a la supervisión del sector financiero. Recomendaron adoptar un plan de trabajo estratégico (véase en “Programa de trabajo para la supervisión del sector financiero”, más adelante en este capítulo, un debate posterior en el Directorio relacionado con este tema), promover las labores relacionadas con las interconexiones financieras, fortalecer el análisis del sector financiero en la supervisión bilateral y subsanar las deficiencias de los datos, alentando al mismo tiempo una estrecha coordinación con otros organismos internacionales. Respaldaron la idea de que una mayor participación de expertos en cuestiones del sector financiero en las misiones de las consultas del Artículo IV23 con economías cuyo sector financiero reviste importancia sistémica o es muy vulnerable.

Estabilidad externa. Los directores ejecutivos respaldaron los esfuerzos encaminados a ampliar el alcance de los análisis de la estabilidad externa más allá de los tipos de cambio, a la vez que hicieron hincapié en que el análisis de los tipos de cambio no debería quedar diluido en este proceso. En tal sentido, la mayor parte estuvo de acuerdo en que el FMI debería publicar regularmente evaluaciones de los saldos externos realizadas por el personal técnico que sean coherentes desde el punto de vista multilateral, apoyándose en las evaluaciones perfeccionadas sobre tipos de cambios realizadas por el Grupo Consultivo sobre Tipos de Cambio.

Marco jurídico. La mayor parte de los directores ejecutivos consideraron apropiado actualizar el marco jurídico vigente, para que la supervisión pueda realizarse de manera más eficaz (y en abril de 2012 el Directorio celebró un debate ulterior sobre la modernización del marco jurídico aplicable a la supervisión que realiza el FMI). La mayor parte de los directores respaldaron o se mostraron abiertos a considerar la adopción de una nueva decisión sobre la supervisión integrada, que abarcaría tanto la supervisión bilateral como la multilateral y reflejaría un enfoque más amplio de la estabilidad mundial, y expresaron su interés en los trabajos posteriores relativos a esta decisión sobre la supervisión integrada.

Influencia. Los directores ejecutivos estuvieron de acuerdo en que la influencia es algo que tiene que ganarse. Opinaron que, además de la calidad, para lograr una mayor influencia son fundamentales la franqueza, la imparcialidad, la necesidad de adaptar el asesoramiento a las circunstancias de cada país y la realización de un adecuado seguimiento de las recomendaciones previas. Expresaron su satisfacción con el nuevo Informe Consolidado de Supervisión Multilateral (véase “Supervisión multilateral” en este capítulo) como herramienta útil para promover el diálogo entre las autoridades de política económica y potenciar el papel del CMFI. Los directores ejecutivos acordaron que el FMI podría prestar más atención al crecimiento inclusivo, el empleo y otras cuestiones sociales que tienen gran impacto macroeconómico, recurriendo a los conocimientos especializados de otras instituciones. Resaltaron la importancia de que antes de las consultas del Artículo IV el personal técnico y las autoridades nacionales intercambien opiniones sobre los temas clave. Los directores ejecutivos consideraron positivos los cambios en la estructura organizativa orientados a corregir las deficiencias identificadas en el informe de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI)24 del FMI, incluidos los encaminados a lograr una mayor colaboración y promover la diversidad de opiniones entre el personal técnico y una mayor continuidad en la composición de los equipos encargados de las misiones. Los directores alentaron a llevar a la práctica estos cambios con prontitud.

Los directores ejecutivos celebraron el compromiso de la Gerencia del FMI de contener los costos de implementación de las propuestas planteadas en el Examen Trienal de la Supervisión y procurar un ahorro de recursos que compense esos costos en el presupuesto para el próximo ejercicio, asegurando al mismo tiempo la calidad de la supervisión para todos los países miembros.

Supervisión más estricta del sector financiero

En vista de que la evolución del sector financiero puede desencadenar y propagar crisis con rapidez, es crítico que la evaluación de dicho sector sea eficaz. Desde la crisis internacional, el FMI pone más énfasis en el sector financiero como parte de la supervisión nacional y multilateral, y ha elaborado un plan estratégico para la supervisión del sector financiero. Se han dedicado recursos adicionales al estudio y la supervisión de los mercados financieros y las instituciones financieras complejas.

Monitoreo de las interconexiones financieras

En mayo de 2011, el Directorio Ejecutivo evaluó los avances logrados en la eliminación de las carencias detectadas en los datos sobre las interconexiones financieras, sobre todo en referencia a la planilla de datos utilizada por el Consejo de Estabilidad Financiera para las instituciones financieras mundiales de importancia sistémica25.

Los directores ejecutivos coincidieron con la opinión del personal técnico del FMI de que, para que la institución pueda evaluar mejor los riesgos y comprender los vínculos financieros transfronterizos en un contexto mundial cada vez más integrado, se necesitan datos con mayor grado de detalle. Se observó que los datos financieros clasificados por residencia y desagregados por país, sector, instrumento, vencimiento y moneda de denominación facilitarían la detección de riesgos vinculados a las tasas de interés y los tipos de cambio, descalces de vencimientos o déficits de financiamiento, y la posibilidad de efectos de contagio. Por ende, los directores ejecutivos alentaron al personal técnico a que continúe dedicándose a eliminar las lagunas detectadas en los datos.

La mayor parte de los directores ejecutivos alentaron también al personal técnico a continuar colaborando estrechamente con la Secretaría del Consejo de Estabilidad Financiera para ultimar la planilla de datos para las instituciones financieras mundiales de importancia sistémica, elaborar pautas estadísticas y crear un mecanismo adecuado para el intercambio de datos entre las instituciones oficiales pertinentes. Al mismo tiempo, los directores ejecutivos recalcaron la necesidad de tener en cuenta las reglas sobre confidencialidad y las restricciones legales al intercambio de datos a nivel de empresa en algunas jurisdicciones.

Los directores ejecutivos elogiaron las iniciativas encaminadas a mejorar la disponibilidad de datos, como la Encuesta Coordinada sobre la Inversión de Cartera y la Encuesta Coordinada sobre la Inversión Directa. Instaron al personal técnico a estudiar más a fondo alternativas que permitan aligerar la carga que representa para los países la declaración de datos. Respaldaron en términos amplios los esfuerzos por ampliar la cobertura por moneda y país de la base de datos sobre la Composición Monetaria de las Reservas Oficiales en Divisas (COFER, por sus siglas en inglés), respetando las disposiciones vigentes en cuanto a confidencialidad. Celebraron la propuesta de iniciar consultas bilaterales antes de poner en práctica ningún cambio. Asimismo, respaldaron en términos generales la propuesta de analizar la posibilidad de generar datos menos agregados para la COFER, los títulos mantenidos como parte de las reservas de divisas y los instrumentos mantenidos como parte de las reservas de divisas, para poder comprender mejor los flujos de capitales y las interconexiones financieras mundiales.

Los directores ejecutivos celebraron las propuestas para mejorar las estadísticas bancarias internacionales del Banco de Pagos Internacionales (BPI) y tomaron nota de que contribuirían a eliminar importantes deficiencias de datos fundamentales para la supervisión que lleva a cabo el FMI.

El Directorio Ejecutivo celebró una reunión informal en marzo de 2012 para abordar el tema de las interconexiones en el contexto del fortalecimiento de la supervisión. En esa reunión, los directores analizaron un documento elaborado por el personal técnico que propone un marco conceptual para comprender mejor los vínculos directos e indirectos entre los países. Continúan los trabajos sobre este importante tema.

Formulación de la política macroprudencial

Otra de las actividades del ejercicio 2012 fueron el estudio y la elaboración de un marco organizativo para la política macroprudencial, sobre el cual el Directorio Ejecutivo ya había deliberado en abril de 2011. El Directorio se reunió en forma informal para evaluar dos documentos. El primero analizaba mecanismos institucionales para la política macroprudencial, presentaba criterios para evaluar diferentes modelos y examinaba sus puntos fuertes y débiles. El segundo describía las experiencias de los países con el uso de herramientas macroprudencia-les y evaluaba su eficacia, llegando a la conclusión de que la mayoría de los instrumentos macroprudenciales contribuyen a atenuar la prociclicidad en el sector financiero.

Lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo

En junio de 2011, al deliberar sobre un documento del personal técnico dedicado a la eficacia del programa del FMI para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/CFT)26, los directores ejecutivos tomaron nota de que la labor del FMI había contribuido significativamente a la respuesta de la comunidad internacional al lavado de dinero y al financiamiento del terrorismo. (Véanse en el recuadro 3.4 aspectos destacados de las actividades ALD/CFT de dos países con programas respaldados por el FMI.) Opinaron que sería valioso estudiar maneras de afianzar las evaluaciones ALD/CFT, incluida la posibilidad de llevar a cabo evaluaciones focalizadas y basadas en el riesgo. Convinieron en que, dentro del marco de las evaluaciones basadas en el riesgo, la primera evaluación ALD/CFT de un país miembro sería exhaustiva, en tanto que las siguientes se centrarían en las áreas que presentan el máximo riesgo de que el lavado de dinero o el financiamiento del terrorismo pasen inadvertidos o no sean sancionados. También coincidieron en que la modificación del enfoque de los Informes sobre la Observancia de los Códigos y Normas27 en materia de ALD/CFT para que sean más focalizados y se basen en el riesgo tendría que ser acordada con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que es el organismo normativo en este ámbito, y con otras partes interesadas. En particular, la metodología de las evaluaciones y los criterios de selección de los temas de análisis en cada país deberían ser formulados en colaboración con el GAFI y otros organismos regionales similares, junto con otras partes interesadas. La mayor parte de los directores estuvo de acuerdo en mantener el vínculo obligatorio entre las evaluaciones ALD/CFT y todas las evaluaciones enmarcadas en el Programa de Evaluación del Sector Financiero.

Un agricultor trilla su cosecha en Momirak, Tayikistán.

Un vendedor de plátanos en una concurrida calle de Niamey, Níger.

Los directores ejecutivos continuaron respaldando la colaboración del FMI con el GAFI, por ejemplo a través del proceso del Grupo de Evaluación de la Cooperación Internacional en relación con las jurisdicciones no cooperantes. De conformidad con las directrices impartidas al examinar la iniciativa sobre normas y códigos28, los directores ejecutivos convinieron en que el personal técnico debería continuar participando en el grupo de evaluación, ofreciendo sus buenos oficios y proporcionando información pertinente sobre los países objeto de la evaluación—con el consentimiento de estos—, pero que debería abstenerse de formar parte de los aspectos coercitivos del proceso. Los directores ejecutivos hicieron notar que la participación del personal técnico en esos casos no debería interpretarse como un aval de posibles declaraciones públicas sobre las jurisdicciones no cooperantes.

La mayoría de los directores respaldó el enfoque y los factores expuestos en el documento con respecto a la cobertura de las cuestiones ALD/CFT y los delitos conexos en el contexto de los exámenes modulares de la estabilidad financiera en el marco del Programa de Evaluación del Sector Financiero y la supervisión bilateral. Asimismo, los directores ejecutivos respaldaron en términos amplios la propuesta de seguir incluyendo los temas relacionados con la ALD/CFT en las deliberaciones sobre el Artículo IV, a título voluntario. Tomaron nota de que el siguiente examen del programa de ALD/CFT se completaría en el curso de los próximos cinco años.

Recuadro 3.4Uso de medidas para combatir el lavado de dinero en los programas respaldados por el FMI: Afganistán y Grecia

Dado que la aplicación de controles más estrictos contra el lavado de dinero puede ayudar a prevenir y mitigar las consecuencias del comportamiento delictivoa, en los programas respaldados por el FMI en Afganistán y Grecia se aplica un elemento de condi-cionalidad relacionada con las medidas para combatir el lavado de dinero (ALD).

En Afganistán, tras el supuesto fraude masivo relacionado con los préstamos a entidades vinculadas entre sí, se produjo la quiebra del Banco de Kabul (al mes de julio de 2010, el mayor banco del país). Si se demuestra la existencia de un comportamiento delictivo, la pérdida, que asciende a más de US$900 millones (5% del PIB y más del 50% de los ingresos públicos para 2010), representará una de las mayores pérdidas bancarias delictivas de la historia. En el contexto del programa respaldado por el Servicio de Crédito Ampliado del FMI con Afganistán, las autoridades están aplicando diversas medidas, entre las que se incluye el fortalecimiento de la legislación del país en el ámbito bancario y en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT). Las medidas adoptadas para reforzar la gobernanza económica tienen, entre otros objetivos, el de mejorar el cumplimiento del régimen de ALD/LFT, dar prioridad al examen de la integridad e idoneidad de las personas que son propietarias y ejercen el control de las instituciones financieras, y reforzar el marco de supervisión y la independencia de las autoridades de supervisión. También se han adoptado medidas para recuperar los activos robados del Banco de Kabul a fin de reducir el costo fiscal de la crisis.

En octubre de 2011, para fortalecer su estrategia contra la evasión fiscal, las autoridades de Grecia decidieron reforzar el uso de los instrumentos existentes para combatir el lavado de dinero e impusieron a las instituciones financieras la obligación de informar a la Unidad de Inteligencia Financiera del país sobre las transacciones que estas sospecharan que están relacionadas con fondos vinculados a delitos de evasión fiscal. En marzo de 2012, después de que la Unidad de Inteligencia Financiera comenzó a congelar los activos supuestamente relacionados con el lavado de estos fondos, se adoptaron dos medidas ALD para mejorar el flujo de información suministrada por las instituciones financieras y la administración tributaria a la Unidad de Inteligencia Financiera.

a Véase más información sobre la labor del FMI en el ámbito de ALD/LFT en el sitio web del FMI: www.imf.org/external/np/leg/amlcft/eng/.

Programa de trabajo para la supervisión del sector financiero

Como ya se señaló en este capítulo al describir el Examen Trienal de la Supervisión de 2011, una de las principales recomendaciones fue la elaboración de un plan estratégico para promover la estabilidad financiera. Como primer paso, en abril de 2012 el Directorio Ejecutivo analizó un programa de trabajo para la supervisión del sector financiero elaborado por el personal técnico del FMI29.

Los directores ejecutivos avalaron los elementos centrales del programa de trabajo, que abarca prioridades inmediatas para contener la crisis actual y prioridades a mediano plazo en dos ámbitos amplios: afianzar la vigilancia del riesgo sistémico y analizar las experiencias de los países para determinar cuáles son las prácticas óptimas seguidas en los sistemas financieros resistentes. Los directores coincidieron con el personal técnico en que la prioridad inmediata es restablecer la estabilidad financiera, principalmente en la zona del euro, y limitar el contagio a otras regiones. Sin embargo, recalcaron que reviste igual importancia que el FMI continúe colaborando con todos los países y regiones que enfrentan dificultades en materia de política económica, incluidos los mercados emergentes y los países de bajo ingreso.

En lo que respecta a las prioridades a mediano plazo, los directores ejecutivos recalcaron la necesidad de comprender mejor y vigilar con más eficacia el riesgo sistémico mundial, lograr que los sistemas financieros sean más resistentes y promuevan más el crecimiento, y afianzar la capacidad de los países para prevenir y controlar las crisis. Con esa finalidad, respaldaron los esfuerzos encaminados a perfeccionar el análisis de las interconexiones entre los sectores financieros, comprender mejor los vínculos entre el sector financiero y el real, evaluar las vulnerabilidades de las instituciones bancarias y no bancarias, y promover la profundización del sector financiero. Asimismo, avalaron los esfuerzos realizados por el FMI y otras partes interesadas para subsanas las carencias de información y vigilar los riesgos generados por mercados e instituciones internacionales de importancia sistémica.

Los directores ejecutivos convinieron en que es importante mantener un diálogo con otras partes interesadas, incluidas las autoridades nacionales, sobre la elaboración de un plan estratégico, y señalaron en ese sentido que el FMI debe centrarse en su mandato y sus ámbitos básicos de competencia, aprovechando según sea necesario los conocimientos de otros interlocutores internacionales. Instaron a incorporar al plan medidas concretas, con prioridades claras y calendarios de implemen-tación, así como una evaluación de los recursos necesarios.

Política fiscal

Modernización del marco para la política fiscal y el análisis de sostenibilidad de la deuda pública

Tras tomar nota de que la crisis mundial reciente había puesto de relieve la necesidad de prestar más atención a la sostenibilidad de la deuda pública en los países con acceso a los mercados, sobre todo las economías avanzadas, en agosto de 2011 el Directorio Ejecutivo analizó un documento preparado por el personal técnico del FMI sobre la modernización del marco aplicado a la política fiscal y al análisis de sostenibilidad de la deuda pública30. En general, los directores ejecutivos respaldaron las propuestas del personal técnico, que recomendó tener más en cuenta varios elementos, como el realismo de los supuestos de base, el nivel de deuda pública como uno de los impulsores de estudios más profundos, el análisis de los riesgos fiscales, las vulnerabilidades asociadas al perfil de la deuda y la cobertura del saldo fiscal y la deuda pública. Asimismo, avalaron en general un enfoque más basado en el riesgo para evaluar la sostenibilidad de la deuda de los países con acceso a los mercados; con este enfoque, la profundidad del análisis sería proporcional a la magnitud de las vulnerabilidades de cada país. Sin embargo, recalcaron la necesidad de mantener un grado razonable de uniformidad para asegurar la imparcialidad y la facilidad de comparación.

La mayor parte de los directores ejecutivos opinó que sería apropiado usar una relación deuda/PIB de 60% como uno de los criterios para decidir iniciar un análisis más estricto de las vulnerabilidades relacionadas con la deuda. Recomendaron actuar con flexibilidad y buen criterio, recurriendo a un grupo más amplio de indicadores para decidir si corresponde profundizar el análisis. De hecho, señalaron que la presencia de otras vulnerabilidades originadas en el perfil de la deuda o los riesgos fiscales a nivel más general podría exigir un análisis más estricto, incluso en el caso de países cuya deuda estuviera por debajo del punto de referencia.

Los directores ejecutivos convinieron en que la cobertura del saldo fiscal y la deuda pública debe ampliarse para incluir el gobierno general. Estimaron apropiado evaluar las presiones generadas por el gasto necesario para hacer frente al envejecimiento de la población y a la atención de la salud, y, de ser posible, usar indicadores de la deuda neta para complementar el análisis de la deuda bruta. La mayor parte respaldó en general la inclusión de los pasivos contingentes en el análisis de sostenibilidad de la deuda. Los directores ejecutivos recomendaron que se diera más consideración a la estructura de la deuda y los indicadores de liquidez al realizar el análisis, y convinieron en que los parámetros de referencia indicativos incluidos en el documento preparado por personal técnico podrían resultar valiosos. Asimismo, hicieron notar que el análisis debería tener en cuenta otros factores específicos de cada país, como la capacidad del mercado para absorber deuda.

Gestión de los riesgos para el crecimiento mundial y los shocks de precios de las materias primas: Vulnerabilidades y retos para la política económica de los países de bajo ingreso

En noviembre de 2011, el Directorio Ejecutivo analizó un informe preparado por el personal técnico del FMI concerniente a las vulnerabilidades y los retos para la política económica de los países de bajo ingreso en un ambiente mundial sumamente incierto31. Los directores ejecutivos celebraron el hecho de que la mayoría de los países de bajo ingreso se hayan recuperado rápidamente de la crisis mundial. Sin embargo, de cara al futuro, advirtieron que los riesgos a la baja para el crecimiento mundial se habían recrudecido en un momento en que muchos países de bajo ingreso aún no habían recuperado la capacidad para absorber nuevos shocks. En consecuencia, se manifestaron inquietos ante el hecho de que, desde la crisis, muchos países de bajo ingreso no estén tan preparados para afrontar shocks externos.

Los directores ejecutivos observaron que, para la mayoría de los países de bajo ingreso, el margen para contrarrestar un debilitamiento drástico del crecimiento mundial recurriendo al estímulo fiscal era más limitado que antes de la crisis, dado que las defensas fiscales se han agotado y el volumen de ayuda es restringido. No obstante, opinaron que los países con suficiente espacio fiscal deben mantener sus niveles de gasto para no agravar los efectos socioeconómicos negativos de un shock. Además, la mayor parte de los directores ejecutivos estimó que en los países donde la inflación es moderada, se podría utilizar activamente la política monetaria y cambiaria para ofrecer un respaldo anticiclico. Sin embargo, si la desaceleración persistiera a mediano plazo, quizá sería necesario realinear las políticas macroeconómicas.

En general, los directores ejecutivos avalaron una respuesta pragmática a los shocks de precios de las materias primas, que podría incluir medidas focalizadas para proteger a los pobres, según el espacio fiscal del que se disponga. Recalcaron—como reto central para la política económica en los países de bajo ingreso—la necesidad de continuar reconstituyendo los márgenes de maniobra para aplicar políticas macroeconómicas sin dejar de atender las necesidades de gasto apremiantes para respaldar el crecimiento y la reducción de la pobreza. Reconocieron que este reto podría crear disyuntivas espinosas y que la variedad de las circunstancias de los países impide aplicar una solución universal.

Supervisión de la situación externa y del tipo de cambio

De acuerdo con el Examen Trienal de la Supervisión realizado en octubre de 2011, se ha progresado en la tarea de afianzar la supervisión que lleva a cabo el FMI, pero también existen carencias importantes, especialmente desde el punto de vista de los países miembros y los usuarios externos; algunas de estas carencias tienen que ver con el análisis de la estabilidad externa. Dentro del contexto del plan de acción anunciado en abril de 2012 por la Directora Gerente, el FMI procurará que el análisis de la estabilidad externa sea coherente desde el punto de vista multilateral mediante un nuevo informe sobre el sector externo, que examinará los factores generadores de desequilibrios y algunos de los riesgos que plantean para la estabilidad externa. Se prevé que un componente importante de este informe sea la evaluación de los saldos externos, y un grupo de trabajo interdepartamental comenzó a elaborar la metodología necesaria (que sigue la metodología del Grupo Consultivo sobre Tipos de Cambio), que se centrará en la cuenta corriente, los tipos de cambio y los activos externos netos. En marzo de 2012, el Directorio Ejecutivo celebró una reunión informal sobre la metodología y el proceso que se seguirá para preparar el informe sobre el sector externo, y se ha previsto un debate formal sobre el tema durante el ejercicio 2013.

Flujos de capital

Durante el ejercicio 2012, el Directorio Ejecutivo continuó dedicado a formular un enfoque exhaustivo, flexible y equilibrado para la gestión de los flujos de capital, a la luz de la experiencia de los países. Las evaluaciones anteriores se habían centrado en las políticas de los países receptores y las circunstancias en las cuales sería apropiado adoptar medidas de gestión de los flujos de capital.

Aspectos multilaterales de las políticas que influyen en los flujos de capital

En noviembre de 2011, el Directorio Ejecutivo examinó un documento preparado por el personal técnico del FMI sobre los aspectos multilaterales de las políticas que influyen en los flujos de capital32. Tras señalar que las políticas tanto de los países originadores como de los receptores influyen en los beneficios de los flujos de capital y la limitación de sus riesgos, los directores ejecutivos coincidieron con el personal técnico en que las autoridades nacionales deben prestar más atención a la transmisión multilateral de sus políticas, desde el punto de vista de los marcos prudenciales y la política monetaria, entre otras cosas. Convinieron en que la mejora de los marcos prudenciales nacionales es beneficiosa para todos los países y para el sistema mundial en su totalidad. Señalaron que completar e implementar en todos sus aspectos las reformas en curso con respecto a la regulación y la supervisión a nivel nacional e internacional y crear marcos macroprudenciales contribuiría a reducir las oportunidades de arbitraje y mitigaría los riesgos transfronterizos.

La mayor parte de los directores ejecutivos dejó constancia de que, dado lo complicado del proceso de transmisión, es difícil argumentar que los grandes bancos centrales deberían evaluar proactivamente los efectos multilaterales de su política monetaria. La mayor parte de los directores estuvo de acuerdo en que el renovado interés en las medidas de gestión de los flujos de capital lleva a pensar que sus implicaciones multilaterales merecen atención, dado que tales medidas podrían transmitirse multilateralmente al incrementar o reducir los flujos de capital hacia países con características parecidas. Asimismo, la mayor parte de los directores ejecutivos coincidió en que un uso moderado las medidas de gestión de los flujos de capital tiene pocas implicaciones para el nivel global de riesgo de los flujos de capital y para la estabilidad mundial, pero observó que, si proliferaran o se intensificaran, esas medidas acarrearían costos mundiales cada vez mayores.

Liberalización de los flujos de capital y gestión de las salidas de capital

En una reunión celebrada en abril de 2012 sobre la liberalización de los flujos de capital y la gestión de las salidas de capital, los directores ejecutivos convinieron con las observaciones del personal técnico del FMI en el sentido de que una liberalización total no es un objetivo adecuado para todos los países en todo momento y que el grado adecuado de liberalización de un país depende de las circunstancias que esté atravesando, sobre todo de la fase de desarrollo institucional y financiero en la que se encuentre33. Señalaron que no existe un enfoque único e ideal para la liberalización de los flujos de capital. Subrayaron la necesidad de emprender la liberalización con cautela, prestando atención a la capacidad de las instituciones y los mercados para absorber los flujos de capital y controlar los riesgos en un mundo cada vez más integrado desde el punto de vista financiero. La mayor parte de los directores ejecutivos opinó que los métodos propuestos por el personal técnico para liberalizar los flujos de capital y utilizar medidas de gestión de las salidas de capital constituyen una base adecuada para elaborar un enfoque institucional integral como marco para el diálogo de política económica con los países miembros.

La mayor parte de los directores ejecutivos recalcó que es necesario prestar cuidadosa atención a los efectos multilaterales de la liberalización de los flujos de capital. Se observó que la liberalización por parte de grandes economías de mercados emergentes de importancia sistémica podría ocasionar considerables efectos multilaterales; por ejemplo, un aumento de los flujos de capital brutos, un desvío de los flujos de capital con origen o destino en otros países, implicaciones para la estabilidad financiera, y flexibilización del tipo de cambio. Muchos directores ejecutivos hicieron hincapié en que la aplicación de políticas macroeconómicas, estructurales y financieras adecuadas debe ser la primera línea de defensa ante salidas de capital excesivas y volátiles. Varios otros directores estimaron que a las medidas de gestión de los flujos de capital les toca desempeñar una función más amplia como instrumento permanente, que podría ser utilizado con eficacia en caso de que las políticas macroeconómicas u otras políticas se vean restringidas.

Los directores ejecutivos reconocieron que sería necesario rever periódicamente las propuestas analizadas en la reunión, a medida que se avance en la comprensión de las cuestiones fundamentales. Se dejó constancia de que un documento que elaboraría el personal técnico a pedido del CMFI expondría un enfoque exhaustivo, flexible y equilibrado para la gestión de los flujos de capital, a la luz de la experiencia de los países.

Un hombre repara el tejado de un edificio en Cité Soleil, Haití.

Una vendedora de batik en un mercado de Banjul, Gambia.

Evaluación y control del riesgo

Tras la crisis financiera, el FMI perfeccionó las evaluaciones del riesgo. En 2009, creó el ejercicio de alerta anticipada para detectar y evaluar riesgos de escasa probabilidad pero fuerte impacto para la economía mundial; asimismo, ha diseñado marcos analíticos específicos para evaluar las vulnerabilidades y los riesgos incipientes en las economías avanzadas, los mercados emergentes y los países de bajo ingreso. Este ejercicio por lo general se lleva a cabo dos veces al año (en colaboración con el Consejo de Estabilidad Financiera); tras las deliberaciones del Directorio Ejecutivo y con dicho Consejo, los resultados obtenidos se presentan ante los altos funcionarios durante las Reuniones de Primavera y las Reuniones Anuales. Un instrumento estrechamente vinculado a este ejercicio es la “lista de alerta anticipada”, una síntesis de los principales riesgos, vulnerabilidades y tendencias observados en la realización del ejercicio, que se comunica al Directorio Ejecutivo del FMI y los miembros del Consejo de Estabilidad Financiera.

Los análisis de vulnerabilidad de las economías avanzadas y emergentes que realiza el FMI son un componente crítico de la investigación y el análisis global en los que se basan los resultados cuantitativos del ejercicio de alerta anticipada. Estos análisis de vulnerabilidad toman información de distintos modelos y la emplean para estudiar las vulnerabilidades regionales y mundiales a diferentes tipos de shock. Como son específicos de cada país, los resultados se utilizan como información para el ejercicio de alerta anticipada pero no se comunican ni al Directorio Ejecutivo del FMI ni a los miembros del Consejo de Estabilidad Financiera.

Función de los DEG

En octubre de 2011, el Directorio Ejecutivo analizó los criterios para ampliar la cesta de monedas de DEG, un elemento clave del programa de trabajo sobre la valoración del DEG y la reforma del sistema monetario internacional34. La mayor parte de los directores ejecutivos opinó que los criterios vigentes para la selección de la cesta del DEG siguen siendo apropiados. Los directores ejecutivos recalcaron que los criterios de inclusión en dicha cesta deben continuar siendo tan estrictos como en la actualidad. Elogiaron por su utilidad los indicadores propuestos por el personal técnico del FMI para el criterio de libre uso35 en el contexto del examen regular de la valoración de la cesta del DEG. Subrayaron que los indicadores no deben utilizarse de manera mecánica y que, en última instancia, es importante que la determinación del libre uso se base en el buen juicio, enmarcado por la definición de las monedas de libre uso que consagra el Convenio Constitutivo. Varios directores ejecutivos recalcaron también la importancia de permitir que la cesta varíe conforme evolucione el sistema monetario internacional.

La mayor parte de los directores ejecutivos acordó que sigue siendo relevante aplicar un criterio relacionado con el tamaño al determinar la composición de la cesta del DEG. Aunque convino en que, en principio, sería aconsejable complementar el criterio actual relativo a las exportaciones con las afluencias financieras, la mayor parte de los directores ejecutivos prefirió mantener por el momento las exportaciones como único criterio de tamaño, a la espera de mejores datos sobre las cuentas financieras.

Cada cinco años el Directorio Ejecutivo examina la cesta del DEG, incluidas las nuevas monedas que podrían incorporarse a dicha cesta y sus ponderaciones. El próximo examen está previsto para 2015.

    Other Resources Citing This Publication