Chapter

1. Panorama General

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2011
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI sigue desempeñando un papel central en los esfuerzos para lograr que la economía mundial retome una senda de crecimiento sólido y sostenido. La labor de la institución durante el ejercicio 20111 se centró en proporcionar asesoramiento en materia de políticas y respaldo técnico a los países miembros en pos de ese objetivo, atender las necesidades de financiamiento de los países para apoyar sus programas de ajuste—por ejemplo, a través de programas en Grecia, Irlanda y Portugal (en este último caso a comienzos del ejercicio 2012)—, instituir sistemas que reforzarán la capacidad de la institución para identificar y afrontar los riesgos económicos mundiales a medida que se presenten, y trabajar en reformas que fortalecerán el sistema monetario internacional.

Durante el año se llegó a un acuerdo sobre una reorganización fundamental de la estructura de gobierno del FMI. Las reformas conducirán a un aumento sustancial del número de votos de los países de mercados emergentes y en desarrollo dinámicos, y al mismo tiempo protegerán la representación de los miembros más pobres, y aumentarán la legitimidad y la eficacia del FMI.

La estructura de gobierno del FMI fue uno de los temas analizados en las Reuniones Anuales de 2010.

Una mujer embala flores para la exportación en una plantación en Cota, Colombia.

Una Recuperación Mundial A Velocidades Múltiples

La economía mundial ha continuado recuperándose a lo largo del último año, aunque el crecimiento sigue siendo desigual entre un país y otro. En muchas economías avanzadas, el crecimiento continúa siendo relativamente débil, frenado por tasas de desempleo elevadas, condiciones financieras débiles e inquietudes en torno a las perspectivas del sector fiscal y financiero. Las dificultades de una serie de países europeos han sido especialmente agudas. Por el contrario, el crecimiento de los mercados emergentes es vigoroso, y en vista del avance de la inflación, existen en varias de estas economías crecientes inquietudes en torno al sobrecalentamiento.

Dada la naturaleza desigual del crecimiento mundial, los retos de política económica difieren considerablemente entre los países. En la mayoría de los países avanzados, el principal reto consiste en sustentar la recuperación y reducir el desempleo, avanzando a la vez con el ajuste fiscal necesario y el saneamiento y la reforma del sector financiero. En la mayoría de los países de mercados emergentes y en desarrollo, existe una necesidad de acelerar el retiro de las políticas macroeconómicas acomodaticias para evitar el sobrecalentamiento en vista del vigor de la actividad económica, la expansión del crédito, las entradas de capital y las presiones inflacionarias generales, asegurando al mismo tiempo que los pobres estén protegidos de los efectos del encarecimiento de los alimentos y los combustibles. Es necesario avanzar en la reducción de los riesgos que generan para la estabilidad financiera los desequilibrios mundiales, que aún son agudos, incrementando la contribución de las exportaciones netas al crecimiento en las economías con grandes déficits en cuenta corriente y, por el contrario, aumentando el crecimiento impulsado por la demanda interna en las economías con grandes superávits en cuenta corriente. La continua cooperación en materia de política económica entre los países será necesaria para garantizar un crecimiento mundial robusto y sostenible. El diseño cuidadoso de las políticas a nivel nacional y la coordinación a nivel internacional, que revistieron importancia cuando la crisis se encontraba en su peor momento hace dos años, hoy tienen igual relevancia.

Políticas Para Lograr un Crecimiento Mundial Sostenido Y Equilibrado

Durante el ejercicio 2011, las actividades del FMI se centraron en proporcionar el respaldo financiero y en otros ámbitos que necesitaban los países miembros para hacer frente a los efectos persistentes de la crisis mundial e identificar y promover la implementación de políticas para lograr un crecimiento sostenido y equilibrado de la economía mundial.

La demanda de recursos del FMI se mantuvo elevada durante el año; el Directorio Ejecutivo aprobó 30 acuerdos de financiamiento o ampliaciones de acuerdos vigentes. Los programas de alta visibilidad para Grecia e Irlanda, emprendidos con socios europeos, prestaron respaldo a reformas económicas destinadas a imprimir sostenibilidad a las finanzas del sector público que permitieran restablecer el crecimiento y el empleo. El programa griego busca estimular la competitividad, en tanto que el irlandés se centra en restablecer la estabilidad del sector financiero. Ambos están pensados de modo tal que la carga del ajuste sea compartida y que los grupos más vulnerables estén protegidos. Durante el año, se aprobaron Líneas de Crédito Flexible (LCF) para Colombia, México y Polonia, así como una Línea de Crédito Precautorio (LCP) para Macedonia, en tanto que se aprobaron o ampliaron programas para 17 países de bajo ingreso con el respaldo del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza. El FMI también intensificó su diálogo de política con países de Oriente Medio y Norte de África—en particular, Egipto y Túnez—para brindar asistencia a los gobiernos en la gestión de los retos económicos surgidos a raíz de los sucesos políticos de la Primavera Árabe. Además, un examen de las evaluaciones de salvaguardias de los bancos centrales afirmó que estas evaluaciones siguen siendo eficaces para mantener la reputación del FMI como prestamista prudente.

Se tomaron asimismo otras medidas para fortalecer las actividades de supervisión del FMI. Por ejemplo, se llegó a un acuerdo para intensificar los trabajos dedicados a los “efectos de contagio”—la situación en la cual los sucesos económicos o las medidas de política de un país afectan a otros países—elaborando “informes sobre efectos de contagio” piloto para las cinco economías o regiones económicas de mayor importancia sistémica (China, Estados Unidos, Japón, el Reino Unido y la zona del euro). Con este análisis, el FMI busca comprender más a fondo la interconexión de la economía mundial y, así, respaldar mejor la colaboración en materia de políticas a nivel mundial. También se centró más la atención en la supervisión del sector financiero y los vínculos macrofinancieros. Se alcanzó un acuerdo para dar carácter obligatorio a las evaluaciones de la estabilidad financiera que forman parte del Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF) en el caso de los países con sectores financieros de importancia sistémica, e integrar mejor dichas evaluaciones con la supervisión que realiza la institución de cada país. El FMI continuó con los Ejercicios de Alerta Anticipada semestrales, que lleva a cabo en cooperación con la Junta de Estabilidad Financiera, para examinar riesgos improbables pero plausibles que podrían tener un impacto en la economía mundial. Asimismo, continuó brindando apoyo al Proceso de Evaluación Mutua (PEM) del G-20 y está coordinando la labor internacional para corregir las deficiencias de datos que se pusieron de manifiesto durante la crisis internacional. Además, se instituyó un marco analítico para evaluar las vulnerabilidades de los países de bajo ingreso a los shocks mundiales.

A lo largo del año se dedicó un esfuerzo considerable a afianzar el funcionamiento y la estabilidad del sistema monetario internacional. Si bien el sistema demostró capacidad de resistencia frente a la crisis, las tensiones—observadas en desequilibrios mundiales agudos, flujos de capital y fluctuaciones cambiarias volátiles y gran acumulación de reservas—continúan siendo un motivo de preocupación. Durante el año, el FMI examinó políticas para gestionar los flujos de capital, la forma de evaluar si las reservas internacionales en manos de los países son adecuadas, y la contribución que podrían realizar los derechos especiales de giro (DEG) del FMI a la mejora del funcionamiento a largo plazo del sistema monetario internacional.

Reformar Y Fortalecer el FMI Para Respaldar Mejor A los Países Miembros

En diciembre de 2010 se acordó una reorganización fundamental de la estructura de gobierno del FMI. Las reformas de las cuotas y los cambios en la composición del Directorio Ejecutivo reforzarán la credibilidad y la eficacia del FMI haciendo que las estructuras de gobierno reflejen mejor la realidad mundial actual. Las reformas de las cuotas—basadas en las reformas iniciadas en 2008—duplicarán las cuotas a unos DEG 476.800 millones (alrededor de $773.000 millones), traspasarán más de 6 puntos porcentuales de las cuotas relativas a los países de mercados emergentes y en desarrollo dinámicos, y protegerán las cuotas relativas y el poder de voto de los países miembros más pobres. Con este traspaso, Brasil, la Federación de Rusia, India y China (que conforman el grupo BRIC) pasarán a formar parte de los 10 mayores países miembros del FMI. Las reformas propuestas para modificar la estructura y la composición del Directorio Ejecutivo, cuya fortaleza es vital para el funcionamiento eficaz de la institución, incluyen pasar a un régimen en el cual este órgano sea resultado exclusivo de un sistema de elecciones y reducir en dos puestos la representación combinada de los países europeos avanzados en el Directorio. La propuesta de aumento de las cuotas y la enmienda del Convenio Constitutivo del FMI necesaria para que entre en vigor la reforma del Directorio Ejecutivo debe ser aceptada ahora por los países miembros, en muchos casos mediante aprobación parlamentaria. Se ha solicitado a los miembros que completen la ratificación antes de las Reuniones Anuales de 2012.

En marzo de 2011, los miembros del CMFI seleccionaron a Tharman Shanmugaratnam, Ministro de Hacienda y Viceprimer Ministro de Singapur, como Presidente del Comité por un plazo de hasta tres años. El Ministro Tharman reemplazó a Youssef Boutros-Ghali, ex Ministro de Hacienda de Egipto, que había dimitido el mes anterior.

El FMI continuó con la reforma de sus instrumentos de financiamiento durante el ejercicio 2011. A fin de fortalecer su utilidad y eficacia en la prevención de crisis, se perfeccionó la LCF, creada en marzo de 2009. Se creó una LCP y se la puso a disposición de un grupo de países más amplio que el que puede utilizar la LCF, y se estableció un Fondo Fiduciario para el Alivio de la Deuda después de una Catástrofe (FFADC) que le permitirá al FMI sumarse a los esfuerzos internacionales de alivio de la deuda cuando los países pobres se ven golpeados por los desastres naturales más catastróficos.

La prestación de asistencia técnica se mantuvo a un nivel elevado en el ejercicio 2011 y continuó centrada en ayudar a los países a recuperarse de las secuelas de la crisis financiera internacional y en fortalecer los marcos de política económica para respaldar un crecimiento sostenido. Durante el año se formaron nuevas asociaciones con donantes para obtener recursos suficientes y hacer frente a la demanda intensa e ininterrumpida de asistencia técnica. Se siguen evaluando y adaptando los cursos de capacitación del FMI para que respondan a las prioridades de los países y satisfagan sus necesidades. En el curso del ejercicio, se brindó capacitación adicional sobre el diagnóstico macroeconómico y las cuestiones vinculadas al sector financiero.

Finanzas, Organización Y Rendición de Cuentas

En el ejercicio 2011 se tomaron medidas sustanciales para reforzar los recursos a disposición del FMI y atender las necesidades de financiamiento potenciales de los países miembros. Además del acuerdo sobre las cuotas mencionado en la sección anterior, la reforma de las cuotas de 2008, que comprende una ronda de aumentos ad hoc de las cuotas de 54 miembros por un total de DEG 20.800 millones, entró en vigor en marzo de 2011. El FMI también negoció una expansión significativa de los acuerdos permanentes de obtención de crédito de los países miembros a través de los Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos (NAP), que entraron en vigencia en marzo de 2011. Inicialmente, esta ampliación incrementará los NAP más de diez veces, a DEG 367.500 millones (unos $596.000 millones), aunque se los reducirá proporcionalmente una vez que estén disponibles los nuevos recursos provenientes de las cuotas.

Como parte del modelo de ingresos revisado para el FMI aprobado en 2008, se acordó vender una parte limitada de las tenencias de oro del FMI y emplearla para financiar una dotación que generaría rendimientos destinados a respaldar el presupuesto regular de la organización. En julio de 2009, el Directorio decidió que, además de financiar esa dotación, parte del producto de las ventas de oro se destinaría a incrementar la cantidad de recursos disponibles para préstamos en condiciones concesionarias. Las ventas de oro finalizaron—a través de operaciones de mercado y fuera del mercado—en diciembre de 2010.

Varios cambios críticos ocurrieron en la Gerencia del FMI durante el año o a comienzos del ejercicio 2012. Dominique Strauss-Kahn dimitió como Director Gerente en mayo de 2011, y el Directorio Ejecutivo puso en marcha el proceso de selección del nuevo titular, que culminó en junio de 2011 con el nombramiento de Christine Lagarde. Además, el Subdirector Gerente Murilo Portugal dejó su puesto en marzo de 2011 y fue reemplazado por Nemat Shafik.

En el área de gestión de recursos humanos, durante el año continuaron los esfuerzos por contratar y retener al personal diverso y de alto calibre que es esencial para el éxito de la institución. Una vigorosa campaña de contratación y la realización de importantes reformas de la política de recursos humanos—incluidos la introducción de un nuevo sistema para los ajustes salariales, cambios del plan de prestaciones médicas y un nuevo programa de remuneraciones y prestaciones para el personal contratado localmente en las oficinas del extranjero—ayudaron a avanzar hacia esos objetivos durante el año.

En el curso del ejercicio 2011, el FMI redobló los esfuerzos por explicar su labor al público en general y estrechar el diálogo con los países miembros. Se organizó en Daejeon, Corea, una importante conferencia para analizar el papel de Asia en la economía mundial, que reunió a más de 500 participantes de alto nivel. Continuaron las reuniones de los Grupos Regionales de Asesoramiento para África subsahariana, América, Asia y el Pacífico, Europa y Oriente Medio (y durante el año se creó un grupo para el Cáucaso y Asia Central); y en ocasión de las Reuniones Anuales de octubre de 2010, todos los grupos celebraron una reunión general. El FMI también amplió sus interacciones con los sindicatos; entre otras cosas, mediante una conferencia en Oslo sobre los desafíos del crecimiento, el empleo y la cohesión social, auspiciada conjuntamente con la OIT.

    Other Resources Citing This Publication