Chapter

Apéndice IV. Comunicados de prensa del Comité Monetario y Financiero Internacional y el Comité para el Desarrollo

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Comunicado del Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional

Duodécima reunión, Washington 24 de septiembre de 2005

1. El Comité Monetario y Financiero Internacional celebró su duodécima reunión en Washington el 24 de septiembre de 2005, bajo la presidencia del Sr. Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido.

La economía mundial y los mercados financieros: Perspectivas, riesgos y respuestas de la política económica

2. El Comité expresa su satisfacción ante la expansión actual de la economía mundial, pero deja constancia de que persisten amplias divergencias de crecimiento entre los países. Se prevé que el crecimiento mundial continuará, pero han aumentado los riesgos de una evolución desfavorable—sobre todo el elevado nivel y la volatilidad del precio del petróleo—, que últimamente se vieron exacerbados por los efectos del huracán Katrina, la agudización de los desequilibrios mundiales, el recrudecimiento de las actitudes proteccionistas y la posibilidad de que se endurezcan las condiciones en los mercados financieros. Si bien en términos generales la inflación básica está contenida y las expectativas inflacionarias continúan bien ancladas, el encarecimiento del petróleo constituye aún un riesgo para la estabilidad de los precios. El Comité señala que la supervisión del FMI y su asesoramiento en materia de política macroeconómica deberían centrarse en estos factores durante los meses venideros.

3. El Comité recalca que la estabilidad del mercado petrolero es tarea conjunta de los productores, las empresas y los consumidores de petróleo. Primero, el Comité elogia las medidas adoptadas por los miembros del Organismo Internacional de Energía y los países productores de petróleo para seguir aumentando la oferta. Segundo, exhorta a incrementar, tanto ahora como a largo plazo, la inversión en cada eslabón de la oferta—y sobre todo en la capacidad de refinación, incluida la de petróleo pesado—y a crear un clima propicio para la inversión. Tercero, subraya la importancia de las políticas encaminadas a promover la conservación, eficiencia y sostenibilidad de los recursos energéticos, creando tecnologías, desarrollando fuentes alternativas y recortando los subsidios a los productos petroleros. Cuarto, insta a los productores y consumidores de petróleo a establecer un diálogo más estrecho y los exhorta a redoblar esfuerzos por mejorar los datos y la transparencia de este mercado para incrementar su eficiencia. Quinto, el FMI debería prepararse para suministrar asistencia a los países miembros—especialmente los pobres—y ayudarlos a enfrentar los shocks petroleros.

4. El Comité aplaude el progreso que se ha logrado recientemente en la adopción de las medidas acordadas para subsanar los desequilibrios mundiales y fomentar el crecimiento, pero exhorta a hacer más para lograr un ajuste ordenado en vista de la agudización de los riesgos que pesan sobre las perspectivas. Para ello, habrá que lograr la consolidación fiscal con el fin de incentivar el ahorro nacional en Estados Unidos; flexibilizar aún más los regímenes cambiarios en las economías emergentes de Asia; profundizar las reformas estructurales para dinamizar el crecimiento en la zona del euro; y ahondar las reformas estructurales—la consolidación fiscal, entre otras—en Japón, cuya economía está en proceso de recuperación. También contribuirían a subsanar los desequilibrios las medidas encaminadas a crear condiciones más propicias para la inversión en algunas economías de mercados emergentes. Asimismo, los países exportadores de petróleo tendrán que contribuir, por ejemplo, a través de una absorción eficiente del mayor volumen de ingreso petrolero en los países que tienen políticas macroeco-nómicas sólidas.

5. El fortalecimiento de la situación fiscal a mediano plazo sigue siendo crucial para el crecimiento y la estabilidad mundial. Muchos países industriales deberán reducir aún más el déficit fiscal y acelerar las reformas necesarias para hacer frente a la presión generada por el envejecimiento de la población y asegurar que los sistemas de jubilación y atención de la salud sean sostenibles. La mejora de la situación fiscal y de la estructura de la deuda de muchos países de mercados emergentes es alentadora, pero en los países con niveles elevados de deuda pública habrá que continuar con la consolidación fiscal. El Comité también insta a que redoblen los esfuerzos para corregir las rigideces de los mercados del trabajo y de los productos en muchos países. Las autoridades regulatorias y supervisoras deberían mantenerse alerta a los riesgos que se derivan de la liquidez mundial y la adopción de riesgos y el aumento de la razón deuda/capital que esta conlleva.

6. El Comité recalca que sigue siendo crítico para el crecimiento mundial y para la lucha contra la pobreza concluir con éxito la Ronda de Doha para fines de 2006. Quedan graves obstáculos por despejar para llegar a un acuerdo en la Conferencia Ministerial que la OMC celebrará en la RAE de Hong Kong en diciembre. Como ministros de Hacienda y presidentes de los bancos centrales de los países miembros de la OMC, tenemos un gran interés en que la liberalización multilateral del comercio internacional sea fructífera. Tras un valioso intercambio de opiniones con el Sr. Pascal Lamy, Director General de la OMC, el Comité insta a todos los países miembros a promover una liberalización de amplio alcance del comercio exterior, conscientes de la urgencia que exigen los plazos actuales. Entre las medidas más importantes cabe mencionar la ampliación del acceso al mercado, sobre todo para los países en desarrollo; una reducción sustancial de las ayudas internas que distorsionan el mecanismo del comercio exterior; la eliminación de los subsidios a la exportación agrícola en todas sus formas; y avances importantes en el campo de los servicios—financieros, entre otros—y de la propiedad intelectual. El Comité manifiesta su satisfacción ante el informe conjunto del personal del FMI y del Banco Mundial sobre las propuestas que permitirán a los países de bajo ingreso beneficiarse plenamente de la liberalización comercial, e insta al Directorio Ejecutivo a que las estudie sin demora.

7. El Comité observa con satisfacción que los niveles y las perspectivas de crecimiento de muchos de los países más pobres del mundo son ahora más positivos, gracias a la mejora de sus políticas fundamentales. Como quedan 10 años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)1, dichos países deben reforzar sin demora las políticas necesarias para lograr un crecimiento sostenible y reducir la pobreza, como por ejemplo la creación de marcos macroeconómicos adecuados e instituciones sólidas y transparentes que rindan cuenta de su desempeño, ya que son esenciales para estimular el crecimiento y crear un sector privado pujante. Además, la comunidad internacional debe apresurarse a hacer realidad los aumentos de recursos a los que se ha comprometido nuevamente, por ejemplo en la Cumbre de Gleneagles y en la Cumbre de Revisión del Milenio. También será esencial para reducir la pobreza que en la Ronda de Doha se logren resultados de gran alcance.

Objetivos y estrategia a mediano plazo del FMI

8. El Comité expresa su satisfacción con el Informe del Director Gerente sobre la estrategia a mediano plazo del FMI para mejorar la eficacia del apoyo que brinda la institución a sus miembros, y respalda las prioridades generales que en él se establecen. En los próximos años, el FMI seguirá ocupándose de ayudar a los países miembros a hacer frente a los desafíos económicos de la globalización dentro de los ámbitos macroeconómicos y financieros que le competen. El Comité espera con interés propuestas y calendarios específicos en el programa de trabajo del Directorio Ejecutivo sobre las principales tareas enunciadas en la estrategia a mediano plazo, dentro del contexto del marco presupuestario a mediano plazo y el examen de la remuneración del personal del FMI.

9. Las prioridades fundamentales planteadas en el informe2 del Director Gerente son las siguientes:

  • Imprimir más eficacia a la supervisión.
  • Adaptarse a los nuevos desafíos y necesidades de los diferentes países miembros.
  • Ayudar a desarrollar las instituciones y fortalecer las capacidades.
  • Priorizar y reorganizar la labor del FMI de acuerdo con un presupuesto prudente a mediano plazo.
  • Abordar la cuestión de la equidad en las cuotas y la representación.

El Comité conviene en que es menester que el FMI profundice el análisis sobre la globalización y siga desarrollando su estrategia para enfrentar los desafíos a largo plazo que ella plantea.

Fortalecimiento del respaldo del FMI a los países de bajo ingreso: Instrumentos, financiamiento y alivio de la deuda

10. El Comité reitera que el FMI desempeña una función crucial de apoyo a los países de bajo ingreso a través de su asesoramiento en materia de política económica, fortalecimiento de las capacidades y asistencia financiera. El SCLP sigue siendo el principal instrumento de apoyo financiero del FMI a los países de bajo ingreso. El Comité concuerda con el FMI en que el crédito en condiciones concesionarias debe financiarse al nivel que el FMI considere indicado. El Comité hace un llamamiento para que en las labores futuras del FMI en los países de bajo ingreso se incorporen las lecciones derivadas del último examen del diseño de los programas respaldados por el SCLP.

11. El Comité celebra el avance en la creación de instrumentos destinados a fortalecer el respaldo que brinda el FMI a los países de bajo ingreso. El Instrumento de Apoyo a la Política Económica (IAPE) estará a disposición de los países que no necesiten o no deseen asistencia financiera del FMI, pero que soliciten voluntariamente a la institución que avale y continúe evaluando las políticas nacionales para verificar que cumplen las normas de condicionalidad de los tramos superiores de crédito. El marco de políticas, de inspiración propia que formulen las autoridades de cada país, se orientaría a robustecer la estabilidad macroeconómica y financiera a mediano plazo, así como a profundizar las reformas que propicien la reducción de la pobreza y el crecimiento económico. Además, se dispondrá de un nuevo mecanismo—dentro de la Cuenta Fiduciaria del SCLP—que complementará los instrumentos actuales y ofrecerá un respaldo oportuno y en condiciones concesionarias a los países de bajo ingreso que no tienen un acuerdo estándar en el marco del SCLP y se enfrentan a shocks exógenos. Al respecto, el Comité aguarda con interés contribuciones de los países.

12. El Comité avala la propuesta de condonar al 100% la deuda contraída por los países pobres muy endeudados (PPME) ante el FMI, la Asociación Internacional de Fomento y el Banco Africano de Desarrollo. Gracias a esa medida, aumentarán sustancialmente los recursos a disposición de los países para alcanzar los ODM y se afianzará la sostenibilidad a largo plazo de la deuda. El Comité celebra también el plan, discutido posteriormente en el FMI, para asegurar que los fondos de esta institución se utilicen de manera acorde con el principio de uniformidad de trato. Asimismo, subraya la importancia de sustentar la capacidad de la institución para suministrar financiamiento a los países de bajo ingreso, por lo cual recibe con beneplácito el compromiso de los países del G-8 de brindar recursos adicionales. El Comité destaca que los países beneficiarios de un alivio irrevocable de la deuda deben haber dado muestra de aplicar políticas sólidas y normas ejemplares de gestión de gobierno. Tras el acuerdo alcanzado sobre todos los elementos, el Director Gerente ha informado al Comité que ahora convocará al Directorio Ejecutivo para concluir, para fines del año 2005, el proceso de aprobación de los mecanismos de alivio de la deuda. En el examen programado para abril de 2006 deberá analizarse la repercusión de la condonación de la deuda en el nuevo marco de sostenibilidad de la deuda. En las reuniones futuras del Comité deberá presentarse un informe de avance sobre este tema.

13. El Comité destaca la importancia de la plena participación de los acreedores, incluidos los privados y los que no pertenecen al Club de París, para que con su aporte faciliten la implementación de la Iniciativa reforzada para los PPME. Toma nota de la labor que se está realizando para determinar cuáles son los países de bajo ingreso con niveles insostenibles de deuda al 31 de diciembre de 2004, con miras a finalizar a principios de 2006 la lista de países que podrían acogerse a la Iniciativa.

14. En 2005 se celebra el Año Internacional del Microcrédito, y el Comité toma nota del papel que desempeña el FMI en mejorar la disponibilidad de datos sobre el microcrédito y en abordar este tema en el programa de evaluación del sector financiero.

Otros temas

15. El Comité manifiesta su satisfacción por la celeridad con la cual las cláusulas de acción colectiva han pasado a formar parte de las emisiones de bonos soberanos internacionales, y también por los esfuerzos realizados por los emisores de los mercados emergentes y los acreedores del sector privado para afianzar el consenso sobre los “Principios para la estabilidad de los flujos de capital y la reestructuración equitativa de la deuda en los mercados emergentes”. El Comité espera que se lleven a cabo trabajos adicionales sobre la resolución ordenada de las crisis financieras, entre ellos los relativos a la implementación de la política del FMI de concesión de préstamos a países con atrasos.

16. El Comité insta a todos los países a continuar elaborando sólidos programas para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, avala los esfuerzos del FMI por poner en práctica un programa de trabajo más intensivo en este ámbito, y toma nota de la importancia crítica de respaldar la labor de los países con asistencia técnica bien focalizada y coordinada.

17. El Comité recomienda que los países miembros acepten la cuarta enmienda del Convenio Constitutivo y reitera que se debe salvaguardar y reforzar aún más la eficacia y credibilidad del FMI como institución cooperativa. Debe asegurarse que todos los países miembros tengan la voz y participación adecuadas, y la distribución de las cuotas debe reflejar la evolución de la economía mundial. La decimotercera revisión general de cuotas constituirá una oportunidad para abordar este tema; el Comité espera avanzar al respecto, y contar con un informe en su próxima reunión.

18. El Comité espera que la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) siga elaborando informes de alta calidad bajo la coordinación de su nuevo Director, Thomas Bernes, y aguarda con interés la evaluación externa de la que será objeto la OEI próximamente.

19. El Comité rindió homenaje a Alan Greenspan, quien asiste por última vez a una reunión del CMFI, por su destacado liderazgo al frente de la Reserva Federal y su contribución sin precedente y sumamente valiosa a la labor del Comité a lo largo de los últimos 18 años.

La próxima reunión del CMFI tendrá lugar en Washington el 22 de abril de 2006.

Asistentes a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional

24 de septiembre de 2005

Presidente

Gordon Brown

Director Gerente del FMI

Rodrigo de Rato

Miembros o suplentes

Burhanuddin Abdullah, Gobernador del Banco de Indonesia

Ibrahim A. Al-Assaf, Ministro de Hacienda de Arabia Saudita

Thierry Breton, Ministro de Economía, Hacienda e Industria de Francia

Mervyn King, Gobernador del Banco de Inglaterra, Reino Unido (Suplente de Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido)

Palaniappan Chidambaram, Ministro de Hacienda de India

Axel Weber, Presidente del Banco Federal de Alemania (Suplente de Hans Eichel, Ministro de Hacienda de Alemania)

Nicolás Eyzaguirre, Ministro de Hacienda de Chile

Per-Kristian Foss, Ministro de Hacienda de Noruega

Ralph Goodale, Ministro de Hacienda de Canadá

Duck-Soo Han, Vice Primer Ministro y Ministro de Hacienda y Economía de Corea)

Sultán Al-Suwaidi, Gobernador del Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos (Suplente de Mohammed K. Khirbash, Ministro de Estado de Hacienda e Industria de los Emiratos Árabes Unidos)

Aleksei Kudrin, Ministro de Hacienda de la Federación de Rusia

Mohammed Laksaci, Gobernador del Banco de Argelia

Tito Titus Mboweni, Gobernador del Banco de la Reserva de Sudáfrica

Hans-Rudolf Merz, Ministro de Hacienda de Suiza

Antonio Palocci, Ministro de Hacienda de Brasil

Armando León, Director, Junta de Directores, Banco Central de Venezuela (Suplente de Gastón Parra Luzardo, Presidente del Banco Central de Venezuela)

Karl-Heinz Grasser, Ministro de Hacienda de Austria (Suplente de Didier Reynders, Ministro de Hacienda de Bélgica)

John W. Snow, Secretario del Tesoro de Estados Unidos

Toshihiko Fukui, Gobernador del Banco de Japón (Suplente de Sadakazu Tanigaki, Ministro de Hacienda de Japón)

Paul Toungui, Ministro de Estado, Hacienda, Economía, Presupuesto y Privatización de Gabón

Giulio Tremonti, Ministro de Economía y Hacienda de Italia

Gerrit Zalm, Ministro de Hacienda de los Países Bajos

Zhou Xiaochuan, Gobernador del Banco Popular de China

Observadores

Joaquín Almunia, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea

Duncan S. Campbell, Director del Grupo de Política Internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Roger W. Ferguson, Jr., Presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera

Heiner Flassbeck, Oficial a cargo de la División de Mundialización y Estrategias de Desarrollo, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)

Donald J. Johnston, Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)

Malcolm D. Knight, Gerente General del Banco de Pagos Internacionales (BPI)

Pascal Lamy, Director-General de la Organización Mundial del Comercio (OMC)

Trevor Manuel, Presidente del Comité para el Desarrollo

José Antonio Ocampo, Subsecretario General, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, Naciones Unidas

Adnan A. Shihab-Eldin, Secretario General Interino, Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)

Jean-Claude Trichet, Presidente del Banco Central Europeo (BCE)

Paul Wolfowitz, Presidente del Banco Mundial

Decimotercera reunión, Washington 22 de abril de 2006

1. El Comité Monetario y Financiero Internacional celebró su decimotercera reunión en Washington el 22 de abril de 2006, bajo la presidencia del Sr. Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido.

La economía mundial y los mercados financieros: Perspectivas, riesgos y respuestas de la política económica

2. El Comité expresa su satisfacción ante la pujante expansión que continúa experimentando la economía mundial a pesar del encarecimiento del petróleo. La expansión tiene un alcance geográfico más amplio y, de acuerdo con las previsiones, el crecimiento mundial conservará su vigor durante los próximos dos años. La inflación y las expectativas inflacionarias siguen estando bien contenidas, pero como el exceso de capacidad está disminuyendo habrá que mantener una vigilancia constante. El Comité señala que los riesgos que atentan contra estas perspectivas surgen del nivel persistentemente elevado y volátil de los precios del petróleo, la posibilidad de un cambio abrupto de las condiciones de los mercados financieros mundiales, la intensificación del proteccionismo y una posible pandemia de gripe aviar. Aún no se han abordado con exhaustividad los graves riesgos que acarrean las vulnerabilidades básicas, como la agudización de los desequilibrios mundiales.

3. El Comité reitera que la solución ordenada a mediano plazo de los desequilibrios mundiales es una responsabilidad mancomunada y, como tal, beneficiará más a los países miembros y a la comunidad internacional que la actuación individual. Aunque se ha avanzado en ese sentido, se necesita una acción más concertada y sostenida—a la cual cada país contribuya con su parte—para atenuar los riesgos a mediano plazo que surgen de estos desequilibrios. Tras las deliberaciones de la Conferencia sobre los Desequilibrios Mundiales que tuvo lugar en el FMI el 21 de abril, el Comité confirma la validez de la estrategia convenida en materia de política económica y sus componentes primordiales: aumentar el ahorro nacional en Estados Unidos, recortando el déficit presupuestario y estimulando el ahorro privado; llevar a cabo reformas estructurales para sustentar el potencial de crecimiento y fomentar la demanda interna en la zona del euro y otros países; profundizar la reforma estructural, incluida la consolidación fiscal, en Japón; permitir una mayor flexibilidad de los tipos de cambio de varias economías emergentes de Asia en situación de superávit; y promover la absorción eficiente de los ingresos petroleros adicionales en los países exportadores de petróleo que tienen políticas macroeconómicas sólidas. En vista de los vínculos económicos que los unen, a todos los países y regiones les corresponde hacer un aporte, flexibilizando sus economías y adaptándose a la evolución de la demanda a nivel mundial. Por ende, el Comité solicita al FMI que, en consulta con las autoridades nacionales, defina modalidades destinadas a alentar las medidas necesarias para reducir los desequilibrios, y que le presente un informe en la próxima reunión. A un nivel más amplio, las nuevas consultas multilaterales—esbozadas en el informe del Director Gerente sobre la implementación de la estrategia a mediano plazo del FMI—pueden contribuir a promover esta actuación mancomunada.

4. El Comité aplaude las medidas que ya se han adoptado para solucionar las limitaciones de la capacidad de producción de petróleo, e insta a complementar lo ya logrado con otras que mejoren el equilibrio entre la oferta y la demanda en los mercados petroleros a mediano plazo y que cuenten con la participación de productores, consumidores y empresas, como por ejemplo a través de un acercamiento en el diálogo. El Comité recalca la importancia de nuevas inversiones tanto en la etapa de exploración y producción como en la de refinación y distribución; de políticas que promuevan la eficiencia y la conservación energética, así como otras fuentes de energía, reduciendo los subsidios a los productos del petróleo; y de nuevos esfuerzos por mejorar la calidad y la transparencia de las estadísticas sobre el mercado petrolero. En su próxima reunión, el Comité pasará revista al progreso alcanzado.

5. El fortalecimiento de las finanzas públicas a mediano plazo continúa siendo vital para respaldar el crecimiento y la estabilidad, así como para robustecer la resiliencia ante futuros shocks. Correspondería aprovechar mejor la expansión económica a fin de recortar los déficits fiscales y seguir adelante con reformas que garanticen la sostenibilidad de los sistemas de jubilación y atención de la salud. El Comité también recalca que para poder cosechar los frutos de la globalización es fundamental acelerar la eliminación de los obstáculos al crecimiento en el mercado del trabajo y de los productos, además de propiciar la actividad empresarial y la inversión. Se manifiesta complacido de que el sistema financiero internacional sigue dando muestras de solidez e insta a los entes que lo supervisan a seguir manteniéndose alerta, sobre todo teniendo en cuenta las repercusiones que podría tener un vuelco del ciclo crediticio. El Comité pide a los países miembros que velen por la solidez de la infraestructura económica y financiera esencial como parte de una estrategia general frente al riesgo de una pandemia de gripe aviar y, en ese sentido, respalda la iniciativa de divulgación lanzada por el FMI para promover planes de continuidad operacional entre las instituciones financieras.

6. El Comité hace hincapié en la importancia que reviste—desde el punto de vista del crecimiento mundial y de la lucha contra la pobreza—el logro satisfactorio de los ambiciosos objetivos de la Ronda de Doha a fines de este año, e insta a todos los países miembros a resistir el proteccionismo, tanto en el comercio internacional como en la inversión extranjera directa. Ante plazos cada vez más apremiantes, todos deben contribuir sin dilación a concertar los elementos más importantes de un acuerdo integral que sirva de sostén a un sistema reforzado de comercio multilateral. El Comité también exhorta a perseverar en los esfuerzos por ayudar a los países para que puedan aprovechar al máximo las oportunidades de la integración mundial que surgen de una ambiciosa liberalización comercial. Concretamente en el caso de los países pobres, el Comité propugna una ayuda para el comercio firmemente arraigada en estrategias de desarrollo nacionales, y el pleno uso de los mecanismos tradicionales y reforzados de asistencia técnica relacionada con el comercio.

7. Es alentador comprobar que los países pobres, incluso los de África subsahariana, tienen hoy perspectivas de crecimiento más favorables. El Comité destaca que los países pobres y los donantes deberán asociarse con el fin de lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los países en desarrollo deberán seguir adelante con políticas macroeconómicas acertadas y reformas críticas para el crecimiento, como parte de las cuales habrá que redoblar los esfuerzos por forjar instituciones sólidas, responsables y transparentes. La comunidad internacional debería actuar expeditivamente para hacer efectivo su compromiso de suministrar recursos adicionales.

Implementación de la Estrategia a Mediano Plazo del FMI

8. El Comité expresa su satisfacción por el informe del Director Gerente sobre la implementación de la Estrategia a Mediano Plazo del FMI y agradece el debate público sobre el papel de la institución. Insta a la Gerencia y al Directorio Ejecutivo a concluir sus deliberaciones sobre la misma y a avanzar luego con rapidez en su ejecución.

9. El Comité reitera que debe salvaguardarse la eficacia y la credibilidad del FMI como institución de cooperación y reforzarse aún más su estructura de gobierno, haciendo hincapié en la importancia de una voz y representación justas para todos los países miembros. Subrayamos la función que podría desempeñar el aumento ad hoc de las cuotas en el mejoramiento de la distribución de las mismas para reflejar los importantes cambios en el peso y la función de los países en la economía mundial. El Comité coincide en la necesidad de llevar a cabo reformas fundamentales. El Comité insta al Director Gerente a trabajar con el CMFI y el Directorio Ejecutivo en la formulación de propuestas concretas para llegar a un acuerdo sobre esta cuestión en las Reuniones Anuales.

10. El Comité reitera la importancia de intensificar la eficacia de la función de supervisión que ejerce el FMI y respalda el examen de la decisión de 1977 sobre la supervisión. En el contexto de la Estrategia a Mediano Plazo del Director Gerente, el Comité propone un nuevo marco para la supervisión del FMI que comprenderá cuatro elementos. Primero, se dará una nueva perspectiva a la supervisión que se centrará en aspectos multilaterales, tales como las cuestiones financieras mundiales, y sobre todo los efectos de una economía en otras. Segundo, los países miembros y sus instituciones reiterarán el compromiso mutuo contraído en el marco del Artículo IV en virtud del cual la supervisión puede centrarse en las políticas monetarias, financieras, fiscales y cambiarias. Tercero, el Director Gerente deberá implementar su propuesta con respecto a un nuevo procedimiento, en el que participarán el CMFI y el Directorio Ejecutivo, para la supervisión multilateral. Cuarto, el CMFI deberá fijar una nueva misión anual, tanto para la supervisión bilateral como multilateral, en virtud de la cual el Director Gerente, el Directorio Ejecutivo y el personal técnico deberán rendir cuentas por la calidad de la supervisión. Esta misión deberá conllevar independencia de la supervisión, mayor transparencia y participación de la Oficina de Evaluación Independiente.

11. A medida que aplican políticas económicas acertadas y se integran eficazmente en el comercio mundial y en los mercados de capital, los países de mercados emergentes efectúan un aporte valioso a la estabilidad económica mundial y a la prevención de crisis financieras. El Comité aplaude los esfuerzos del FMI por hacer frente a los nuevos desafíos y satisfacer las necesidades de los países de mercados emergentes. La labor del FMI en estos países deberá centrarse cada vez más en los mercados financieros y de capital. El Comité respalda que se siga examinando la propuesta del Director Gerente sobre un nuevo instrumento para ofrecer financiamiento contingente de acceso elevado a los países con una política macroeconómica sólida, una deuda sostenible y un sistema de declaración de datos transparente, pero que siguen siendo vulnerables a los shocks. El Comité alienta al FMI a considerar el apoyo que puede brindar el FMI a los convenios regionales para la mancomunación de reservas. También deberán reexaminarse los aspectos operativos de la política del FMI de concesión de préstamos a países con atrasos.

12. El Comité subraya que el FMI desempeña una función crítica en los países de bajo ingreso, incluido el apoyo para garantizar que los aumentos previstos de los flujos de asistencia y el alivio de la deuda se absorben eficazmente y de forma compatible con la estabilidad macroeconómica. El FMI debe participar, en el ámbito de sus competencias básicas, en el seguimiento de los avances para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El Comité expresa su satisfacción por la creación de nuevos instrumentos que fortalecerán el apoyo que brinda el FMI a los países de bajo ingreso, incluido el Instrumento de Apoyo a la Política Económica y el Servicio para Shocks Exógenos, y subraya la importancia de obtener nuevas contribuciones que permitan al FMI proporcionar oportunamente financiamiento concesionario para shocks. El Comité celebra el alivio de la deuda proporcionado por el FMI y otras instituciones en el marco de la Iniciativa para los PPME y la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM). También expresa su satisfacción por el acuerdo alcanzado con respecto a la lista definitiva de países miembros que podrían recibir asistencia y que reúnen los criterios de la Iniciativa para los PPME. El Comité subraya la importancia de garantizar la sostenibilidad de la deuda de los países que reciben alivio, lo cual exige perfeccionar el marco de sostenibilidad del FMI y el Banco Mundial, y ayudar a los países a adoptar estrategias de endeudamiento a mediano plazo adecuadas y a reforzar sus sistemas de gestión del gasto público y tributarios. El Comité señala la importancia de que los países eviten la reacumulación de deuda insostenible y las consecuencias adversas que podría tener el endeudamiento de carácter no concesionario para la sostenibilidad de la deuda. Insta a todos los acreedores a colaborar con el FMI y el Banco Mundial para observar normas de concesión responsable de créditos. El Comité considera esencial para la eficacia de la labor del FMI en los países de bajo ingreso que el asesoramiento en materia de política económica a estos países, el apoyo para el fortalecimiento de las capacidades y la asistencia financiera guarden estrecha relación con las necesidades cambiantes y las estrategias de reducción de la pobreza de los países, y que se centren en cuestiones macroeconómicas, contando con la participación de instituciones importantes para la estabilidad financiera, el comercio y el crecimiento económico.

13. El Comité respalda los esfuerzos para definir con mayor claridad la división de funciones y responsabilidades del FMI y el Banco Mundial y mejorar su colaboración. Expresa su satisfacción por el establecimiento del Comité Externo de Evaluación de la Colaboración entre el Banco Mundial y el FMI, y espera con interés la oportunidad de analizar las conclusiones de sus estudios.

14. El Comité toma nota de que la situación presupuestaria del FMI ha cambiado tras la reciente disminución del crédito de la institución y esto exige adoptar medidas del lado del ingreso y del gasto. El Comité insta al Director Gerente a formular propuestas lo antes posible sobre nuevas fuentes más previsibles y estables de ingreso. El Comité celebra que se haya formulado una estrategia que tenga un efecto neutro en el presupuesto y alienta al FMI a establecer prioridades y racionalizar aún más su trabajo.

Otros asuntos

15. El Comité recomienda que los países miembros acepten la Cuarta Enmienda del Convenio Constitutivo. El Comité exhorta a todos los países a avanzar en la formulación de sólidos programas de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT), y respalda la evaluación exhaustiva de estos programas en el contexto del Programa de Evaluación del Sector Financiero.

16. El Comité toma nota del próximo examen del Directorio Ejecutivo sobre la evaluación externa de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) y espera seguir contando con los aportes continuos de la OEI a la labor del FMI.

17. La próxima reunión del CMFI se celebrará en Singapur el 17 de septiembre de 2006.

Asistentes a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional

22 de abril de 2006

Presidente

Gordon Brown

Director Gerente del FMI

Rodrigo de Rato

Miembros o suplentes

Ibrahim A. Al-Assaf, Ministro de Hacienda de Arabia Saudita

Thierry Breton, Ministro de Economía, Hacienda e Industria de Francia

Mervyn King, Gobernador del Banco de Inglaterra, Reino Unido (Suplente de Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido)

Jaime Caruana, Gobernador del Banco de España

Yaga V. Reddy, Gobernador del Banco de Reserva de la India (Suplente de Palaniappan Chidambaram, Ministro de Hacienda de India)

David Dodge, Gobernador del Banco de Canadá (Suplente de James Michael Flaherty, Ministro de Hacienda de Canadá)

Tae-Shin Kwon, Viceministro, Ministerio de Hacienda y Economía de Corea (Suplente de Duck-Soo Han, Vice Primer Ministro y Ministro de Hacienda y Economía de Corea)

Eero Heinäluoma, Ministro de Hacienda de Finlandia

Sultán Al-Suwaidi, Gobernador del Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos (Suplente de Mohammed K. Khirbash, Ministro de Estado de Hacienda e Industria de los Emiratos Árabes Unidos)

Aleksei Kudrin, Ministro de Hacienda de la Federación de Rusia

Mohammed Laksaci, Gobernador del Banco de Argelia

Guido Mantega, Ministro de Hacienda de Brasil

Hans-Rudolf Merz, Ministro de Hacienda de Suiza

Felisa Miceli, Ministra de Economía y Producción de Argentina

Ngozi Okonjo-Iweala, Ministro de Hacienda de Nigeria

Didier Reynders, Ministro de Hacienda de Bélgica

John W. Snow, Secretario del Tesoro de Estados Unidos

Peer Steinbrück, Ministro de Hacienda de Alemania

Sadakazu Tanigaki, Ministro de Hacienda de Japón

Paul Toungui, Ministro de Estado, Hacienda, Economía, Presupuesto y Privatización de Gabón

Giulio Tremonti, Vice Primer Ministro y Ministro de Economía y Hacienda de Italia

Awang Adek Hussin, Viceministro de Hacienda II de Malasia (Suplente de Nor Mohamed Yakcop, Ministro de Hacienda II de Malasia)

Nout Wellink, Presidente de De Nederlandsche Bank (Suplente de Gerrit Zalm, Ministro de Hacienda de los Países Bajos)

Zhou Xiaochuan, Gobernador del Banco Popular de China

Observadores

Mohammad Alipour-Jeddi, Jefe del Departamento de Análisis del Mercado Petrolero, Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)

Joaquín Almunia, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea

Dirk Bruinsma, Secretario General Adjunto de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)

Duncan S. Campbell, Director del Departamento de Integración de Políticas, Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Alberto Carrasquilla, Presidente del Comité para el Desarrollo

Roger W. Ferguson, Presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera

Donald J. Johnston, Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)

Malcolm D. Knight, Gerente General del Banco de Pagos Internacionales (BPI)

José Antonio Ocampo, Subsecretario General, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, Naciones Unidas

Valentine Rugwabiza, Directora General Adjunta, Organización Mundial del Comercio (OMC)

Jean-Claude Trichet, Presidente del Banco Central Europeo (BCE)

Paul Wolfowitz, Presidente del Banco Mundial

Comité Ministerial Conjunto de las Juntas de Gobernadores del Banco y del Fondo para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo (Comité para el Desarrollo)

Septuagésima segunda reunión, Washington 25 de septiembre de 2005

1. Nos hemos reunido en el contexto de una serie de importantes reuniones celebradas en este “Año del desarrollo”, en particular la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas de 2005 celebrada en Nueva York del 14 al 16 de septiembre. Estas reuniones, incluida la Cumbre del Grupo de los Ocho (G-8) en Gleneagles, en el mes de julio, han contribuido notablemente a reforzar y ampliar el consenso sobre elementos clave del programa de desarrollo. En estas deliberaciones nos hemos centrado en la aplicación y en las prioridades para la acción.

2. Hemos reiterado nuestro apoyo a la realización de los objetivos de desarrollo internacionalmente convenidos, en particular los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y hemos comprendido que ello requiere una asociación internacional para el desarrollo más sólida. Nos alientan los compromisos asumidos de revitalizar la asociación en pro de la ayuda con políticas más firmes en muchos países en desarrollo, a los que corresponden los países desarrollados y otros donantes con compromisos de significativa ayuda adicional y alivio de la deuda y de medidas para aumentar la eficacia en términos de desarrollo. Hemos reafirmado la importancia de las políticas acertadas—en particular la promoción de un sector privado fuerte y la mejora de la gestión de gobierno—en los países en desarrollo con el fin de alcanzar los objetivos de desarrollo. Al respecto, hemos destacado la importancia de ampliar las oportunidades de quienes tienen menos representación y menos recursos y capacidades. Hemos acogido con agrado el aumento de los recursos que estarán disponibles tras el reciente establecimiento por muchos donantes de calendarios para alcanzar el objetivo de que la ayuda oficial para el desarrollo llegue a representar el 0,7% del PNB. Hemos encomiado a los donantes que ya han alcanzado o superado este objetivo. Tal como solicitaron los líderes mundiales en la reciente Cumbre de las Naciones Unidas, hemos instado a los países desarrollados que no lo han hecho todavía a que realicen esfuerzos concretos en este sentido, de conformidad con sus compromisos. Hemos tomado nota de la puesta en marcha del Mecanismo de financiamiento internacional para la inmunización y de la próxima aplicación de un impuesto de solidaridad a los pasajes aéreos que aplicará un grupo de países. Hemos pedido al Banco que ayude en las cuestiones relacionadas con la aplicación, según corresponda, para garantizar que estas iniciativas sean coherentes con la arquitectura global de la ayuda basada en el desempeño y en la iniciativa de los países. Hemos observado también las actividades en curso sobre los acuerdos de financiamiento combinado y los compromisos anticipados de mercado (CAM) para vacunas.

3. Tan importantes como la movilización de más ayuda son las medidas para mejorar su calidad. Hemos acogido con agrado los progresos hacia el establecimiento de indicadores tangibles y de objetivos claros para los compromisos asumidos en la Declaración de París sobre la Eficacia de la Ayuda. Hemos pedido al Banco que colabore estrechamente con el Comité de Asistencia para el Desarrollo, de la OCDE, y con otros asociados con el fin de respaldar la prestación y mejorar la calidad de la asistencia adicional, mediante la supervisión y el seguimiento sistemáticos de los compromisos de ayuda, y con la decidida aplicación del programa convenido sobre la gestión basada en los resultados, la armonización y la coordinación.

4. Hemos acogido con satisfacción el ambicioso Plan de Acción para África, del Grupo del Banco Mundial, que apoyará a los países africanos en sus esfuerzos por aumentar el crecimiento, tratar de encontrar una solución al problema de la pobreza y alcanzar los ODM. Hemos pedido la aplicación oportuna y decidida de dicho Plan e instado a que el Banco colabore estrechamente con la Unión Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África, el Banco Africano de Desarrollo, el Foro de la Alianza Estratégica para África y otros asociados. Hemos elogiado su planteamiento orientado a los resultados y las acciones concretas que propone para asegurar que el aumento de la ayuda se utilice de manera eficaz. El Plan de Acción se centra acertadamente en el aumento de la capacidad estatal y la mejora de la gestión de gobierno; el fortalecimiento de los factores que impulsan el crecimiento, y la promoción de una amplia participación en el crecimiento y la distribución de sus beneficios. Hemos ponderado su planteamiento global para el desarrollo de un sector privado africano, la creación de empleos, el aumento de las exportaciones, la ampliación de la infraestructura, el aumento de la productividad agrícola, el fortalecimiento del desarrollo humano—y de la capacidad (en particular en los Estados frágiles y afectados por conflictos)—y una mayor integración regional. Entre las esferas conexas que hemos destacado se incluyen la aplicación más decidida de la Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos, en particular el cierre del déficit de financiamiento; la intensificación de la lucha contra las grandes enfermedades, en particular el VIH/SIDA y el paludismo; la promoción del papel de la mujer en el desarrollo, y la mejora de las condiciones para las pequeñas y medianas empresas, incluido el acceso al microfinanciamiento. Hemos pedido que se profundice el análisis y elaboración de los nuevos mecanismos propuestos para aumentar y orientar estratégicamente la ayuda a los países y programas que podrían tener un gran impacto en el desarrollo, que son complementarios del marco de la AIF y están en consonancia con él. Hemos observado con satisfacción el énfasis del Plan en las asociaciones, el seguimiento y la evaluación, así como los mecanismos de consulta, incluida la información al Comité sobre los progresos que se presentará periódicamente en el contexto del Informe sobre seguimiento mundial, a partir de 2007.

5. Hemos observado con agrado la propuesta del Grupo de los Ocho de cancelar el 100% de la deuda que los países pobres muy endeudados (PPME) que reúnen los debidos requisitos tuvieren con la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el Fondo Africano de Desarrollo (FAfD) y el Fondo Monetario Internacional, lo que representa una valiosa oportunidad de reducir la deuda y aumentar los recursos para alcanzar los ODM. Con el fin de agilizar la aplicación de la propuesta, hemos reconocido la necesidad de un conjunto de medidas interdependientes que consisten, en especial, en una compensación dólar por dólar para la AIF, que es verdaderamente adicional con respecto a los compromisos existentes y que mantiene la integridad financiera y capacidad de la AIF para ayudar a los países pobres en el futuro. Hemos reconocido la necesidad de adicionalidad de los recursos de los donantes para que el alivio de la deuda aporte beneficios tangibles a los PPME. Confiamos en que esas medidas, en particular el financiamiento, las principales características técnicas de la propuesta y el reparto de la carga en forma voluntaria reportarán esos beneficios. Hemos destacado la importancia de que los países que se encuadran en esta iniciativa tengan sólidos resultados económicos y un buen gobierno. Hemos instado a los países donantes a que garanticen financiamiento para compensar plenamente a la AIF por los reembolsos que dejare de percibir como consecuencia del alivio de la deuda, a fin de llegar a un acuerdo definitivo sobre la propuesta. Hemos acogido con beneplácito los compromisos de entrega formulados por el G-8 en su carta dirigida al Presidente del Grupo del Banco Mundial. Hemos solicitado al Banco que prepare con urgencia un plan de compensación y sistema de seguimiento de todas las contribuciones de los donantes. Sobre esta base, hemos manifestado nuestro apoyo a las mencionadas medidas e instado al Banco a que proceda a garantizar que se cumplan todos los preparativos necesarios para la aplicación.

6. Hemos examinado también la aplicación de la Iniciativa para los PPME, valorado su constante progreso hacia el alivio de la deuda de los PPME, observado la necesidad de cubrir el actual déficit de financiamiento y solicitado la plena participación de los acreedores. Continuamos resaltando la importancia del actual acuerdo de que las contribuciones en el marco de la Iniciativa para los PPME sean adicionales con respecto a las otras contribuciones a la Asociación. Dieciocho países han alcanzado el punto de culminación y otros 10 se encuentran entre el punto de decisión y el de culminación. Esperamos con interés recibir una lista final de países admisibles a comienzos de 2006.

7. Las políticas más decididas de los países y la ayuda más cuantiosa y eficaz deben complementarse con progresos en gran escala para lograr una mayor apertura y acceso a los mercados y garantizar que el comercio beneficie a los pobres. Sin un resultado oportuno y de gran escala del Programa de Doha para el desarrollo, los países en desarrollo no conseguirán el crecimiento económico necesario para alcanzar los ODM. Al aproximarnos a la trascendental Conferencia Ministerial de Hong Kong, que será un hito importante hacia la conclusión de la Ronda de Doha en 2006, ha llegado el momento para que todos los países de la OMC pasen a la acción y hagan avanzar las negociaciones, y hemos pedido a los países desarrollados que demuestren su capacidad de liderazgo. Nunca será demasiado el énfasis que pongamos en la importancia—para la economía mundial y para el logro de los ODM—de alcanzar un resultado que abarque los siguientes aspectos: i) una importante reforma de las políticas comerciales agrícolas para ampliar el acceso a los mercados y eliminar las subvenciones que distorsionan el comercio; ii) medidas para abrir los mercados de manufacturas y servicios, y iii) un aumento de la ayuda para el comercio con el fin de resolver las limitaciones relativas a la oferta y aumentar la capacidad de los países en desarrollo para aprovechar las mayores oportunidades comerciales. Hemos respaldado la propuesta de un Marco integrado reforzado para la asistencia técnica relacionada con el comercio, en particular para ampliar sus recursos y alcance y hacerlo más eficaz. Hemos pedido al Banco y al Fondo que examinen con mayor detenimiento la idoneidad de los mecanismos existentes para atender a las necesidades regionales o multinacionales de asistencia para el comercio y de estudiar nuevos mecanismos, según corresponda. Hemos apoyado el marco reforzado para evaluar las necesidades de ajuste, de manera que las instituciones financieras internacionales y los mecanismos de asistencia de los donantes puedan utilizarse en forma más adecuada. Hemos instado al Banco y al Fondo a que integren mejor las necesidades relacionadas con el comercio en su apoyo a los programas para países. Hemos solicitado también al Banco y al Fondo que continúen su papel de promoción mundial del comercio y el desarrollo.

8. El aumento de la inversión en infraestructura, junto con programas sólidos de educación y salud, son requisitos clave para un crecimiento y avance más rápidos en la lucha contra la pobreza. Hemos acogido con satisfacción los progresos conseguidos por el Grupo del Banco en la aplicación del Plan de acción para la infraestructura y el fortalecimiento de las asociaciones entre los sectores público y privado para multiplicar las inversiones e intensificar al máximo su impacto, en particular en el marco del Consorcio para la Infraestructura de África, recientemente creado. Hemos pedido que continúe profundizándose y ampliándose el apoyo a la prestación de servicios de infraestructura y la eliminación de impedimentos al respecto, con el fin de responder a las necesidades de los países de ingreso bajo y de ingreso mediano. En el marco de este esfuerzo, esperamos con interés la presentación por el Banco en nuestra próxima reunión de un informe de situación sobre los efectos del espacio fiscal en el crecimiento y el logro de los ODM, en constante cooperación con el Fondo en los aspectos macroeconómicos de esta cuestión.

9. Hemos recibido con satisfacción el examen de la condicionalidad del Banco Mundial y ratificado los principios de las prácticas recomendadas que el Banco ha formulado para racionalizar la condicionalidad y reforzar el protagonismo y liderazgo de los países. Hemos pedido la supervisión periódica para garantizar su aplicación coherente a nivel nacional y la presentación de un informe de situación el año próximo. Hemos observado también con agrado la labor relacionada con el fortalecimiento de los instrumentos del FMI en apoyo de sus miembros de ingreso bajo, y hemos pedido que se intensifique todavía más la colaboración entre el Banco y el Fondo en esta esfera.

10. Hemos recibido con satisfacción el examen conjunto del Banco y el Fondo sobre el enfoque de la estrategia de reducción de la pobreza y tomado nota de la contribución de dicho enfoque a la intensificación del liderazgo de los países en el programa de desarrollo, al fomento de la articulación de políticas y prioridades nacionales claras y coherentes con el fin de estimular el crecimiento y reducir la pobreza, a la mejora de los sistemas presupuestarios y de seguimiento y a la mayor focalización en los resultados en términos de desarrollo. Hemos observado que el protagonismo de los países basado en una amplia participación constituye ahora un aspecto fundamental de las estrategias de lucha contra la pobreza. Hemos tomado también nota del valor de los diagnósticos promovidos por los países, incluido el análisis del impacto social y sobre la reducción de la pobreza, en el respaldo de dichas estrategias. A pesar de los avances conseguidos se necesitan esfuerzos constantes por reforzar las estrategias de lucha contra la pobreza y su aplicación en muchos países. Ello supone que estos deben esforzarse por mejorar las políticas, la movilización de los recursos internos, el buen gobierno y la rendición de cuentas, mientras que los donantes deben tratar de ofrecer su ayuda de forma previsible, coordinada y armónica.

11. Respaldamos los esfuerzos del Banco Mundial, en particular a través del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, por ayudar a los países miembros en lo tocante a medidas de mitigación del cambio climático y de adaptación a este, y para aumentar la eficiencia energética y el acceso a la energía renovable y eficaz en función de los costos; asimismo, hemos acogido con satisfacción los esfuerzos por poner en práctica el plan de acción de Gleneagles con consultas iniciales para identificar medidas normativas pragmáticas de inversión y financiamiento que puedan ayudar a impulsar los objetivos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Esperamos con interés un informe en nuestra próxima reunión acerca de los progresos conseguidos en el diálogo con los países e instituciones asociadas y un futuro marco para la inversión.

12. El Comité considera de vital importancia una mayor representación de los países en desarrollo y en transición en nuestras instituciones. Continuaremos nuestros debates con el fin de llegar al necesario consenso político al respecto, teniendo en cuenta los progresos conseguidos en el contexto del examen de las cuotas del FMI.

13. El Comité ha manifestado su reconocimiento al Sr. Trevor Manuel, Ministro de Hacienda de Sudáfrica, por las dotes de liderazgo mostradas como Presidente del Comité durante los últimos cuatro años, y ha acogido a su sucesor, Sr. Alberto Carrasquilla, Ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia. Hemos manifestado nuestra gratitud al Sr. James Wolfensohn por su destacado liderazgo del Grupo del Banco Mundial durante los últimos 10 años, y hemos dado la bienvenida al nuevo Presidente del Banco Mundial, Sr. Paul Wolfowitz, que participó en su primera reunión del Comité para el Desarrollo y a quien le hemos manifestado nuestro deseo de éxito en su mandato. Los ministros han expresado también su agradecimiento al Sr. Thomas Bernes, al finalizar su mandato como Secretario Ejecutivo del Comité.

14. La próxima reunión del Comité se celebrará en la ciudad de Washington el 23 de abril de 2006.

Septuagésima tercera reunión, Washington 23 de abril de 2006

1. Después de los importantes compromisos efectuados el año pasado para mejorar la calidad y aumentar la cantidad y eficacia en el uso de los recursos para el desarrollo, hemos examinado los progresos realizados para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sobre la base de la evaluación contenida en el tercer Informe anual sobre seguimiento mundial. Reafirmamos el principio de las responsabilidades mutuas de los países en desarrollo, los países desarrollados y las instituciones financieras internacionales por el progreso de este programa, centrando la atención en la asistencia, el comercio y la gobernabilidad. También analizamos el tema de la energía limpia y el desarrollo, cuestión a la que los responsables de las políticas mundiales deben prestar atención prioritaria.

2. Expresamos nuestra satisfacción por los recientes avances realizados en materia de reducción de la pobreza por ingresos, lo que se debe tanto a una situación económica mundial favorable como a la mejor gestión de la economía en muchos países. Nos alienta que el crecimiento en África al sur del Sahara fuera superior al 5% por tercer año consecutivo. Admitimos que los progresos no son parejos ni suficientes, sobre todo en África al sur del Sahara y en algunas regiones de países de ingreso mediano. También hay señales de un mayor avance hacia el logro de los ODM relativos al desarrollo humano. Sin embargo, a juzgar por las tendencias actuales, muchos países desarrollo no lograrán alcanzar los ODM, sobre todo los relacionados con el desarrollo humano. Para lograr el crecimiento rápido, sostenido y compartido harán falta más medidas destinadas a mejorar el clima de inversión, el acceso a la infraestructura, a los mercados y las oportunidades comerciales, así como también medidas para abordar las cuestiones relativas a la equidad, incluida la equidad de género.

3. Aplaudimos la tendencia creciente del volumen de asistencia oficial para el desarrollo (AOD), proveniente no solo de los países miembros del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), sino también de los países que no son miembros de dicho Comité. Exhortamos a todos los donantes a cumplir plenamente con los compromisos que han asumido respecto de aumentos considerables en los volúmenes de ayuda. Instamos a los donantes que aún no lo han hecho a tomar medidas concretas para alcanzar la meta del 0,7% del ingreso nacional bruto (INB) en calidad de AOD de acuerdo con sus compromisos. Tomamos nota de los progresos realizados en lo que respecta al Mecanismo de financiamiento internacional para la inmunización y a los compromisos anticipados de mercado para vacunas, el aumento del apoyo a un gravamen solidario sobre los pasajes aéreos y su aplicación en varios países, así como la labor constante para hacer posible un mayor uso de los acuerdos mixtos. Señalamos la función clave que desempeñan el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para ayudar a los países a cerciorarse de que los aumentos de los volúmenes de ayuda puedan absorberse eficazmente, en concordancia con los objetivos de estabilidad macroeconómica y crecimiento. Nos sentimos complacidos por la creación en el Fondo del Servicio para Shocks Exógenos y del Instrumento de Apoyo a la Política Económica; ambos mecanismos contribuyen a aumentar su flexibilidad para trabajar con países de ingreso bajo.

También tomamos nota de la tendencia creciente de los flujos privados netos con destino a los países en desarrollo, incluidas las remesas.

4. Exigimos que se avanzara rápidamente en la aplicación del marco acordado en la Declaración de París para aumentar la eficacia de la ayuda con modalidades perfeccionadas y una mayor concentración en los resultados. Los países en desarrollo deben fortalecer la gestión de sus recursos financieros y aumentar la movilización de sus recursos nacionales, así como mejorar la gobernabilidad y la prestación de los servicios básicos. Los donantes y otros asociados deben mejorar la calidad de la ayuda, perfeccionar las modalidades de su prestación para reducir la volatilidad y lograr mayor previsibilidad y armonización con las estrategias nacionales para la reducción de la pobreza. A tal fin, instamos a los donantes en la medida de lo posible a poner en práctica planes y compromisos multianuales, y a estar dispuestos a financiar los costos ordinarios cuando las políticas sectoriales sean acertadas y las condiciones fiduciarias, adecuadas. Solicitamos al Banco Mundial y otros asociados que intensificaran la coordinación de sus actividades a nivel de los países, sobre todo para fortalecer los sistemas de salud y aumentar el acceso a servicios de educación de buena calidad. Les pedimos también que redujeran los costos de transacción y contribuyeran a aumentar la capacidad de absorción. Destacamos la importancia del acceso universal a la educación primaria y del apoyo constante a los planes de educación de buena calidad, y el papel fundamental que la Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos podría cumplir en los países de ingreso bajo que reunieran las condiciones necesarias. Pedimos a los donantes que cubrieran la actual brecha de financiamiento. Solicitamos que se preparara un informe de situación sobre la Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos para nuestra próxima reunión. Alentamos al Banco para que pusiera en práctica la propuesta de celebrar reuniones anuales de los grupos consultivos sobre resultados y recursos en el marco de su Plan de Acción para África. También hicimos hincapié en la necesidad de que los bancos multilaterales de desarrollo (BMD) reforzaran su orientación a los resultados, a fin de hacer una mayor contribución a la mejora de estos en los países. Esperamos con interés el primer informe del Banco Mundial sobre el seguimiento de los resultados y los sistemas para reforzar los incentivos tanto nacionales como institucionales y asegurar que se aprovechen las enseñanzas extraídas de los resultados. En este sentido, instamos a todos los BMD y donantes a intensificar su apoyo al fortalecimiento de la capacidad estadística e institucional conexa de los países asociados.

5. Señalamos la importancia de seguir adelante con el desarrollo en los países de ingreso mediano y de mercados emergentes, y solicitamos al Banco que, para nuestra próxima reunión, perfeccionara su estrategia de asociación con estos países, teniendo en cuenta sus contribuciones a la reducción de la pobreza y a los bienes públicos mundiales, el acceso a financiamiento en el mercado y los demás desafíos del desarrollo.

6. El fomento del buen gobierno, incluida la lucha contra la corrupción, y las responsabilidades mutuas son esenciales en la labor encaminada al logro de los ODM. Convinimos en la necesidad de mejorar la gobernabilidad en todos los países, contribuir al afianzamiento de Estados eficaces con sistemas nacionales sólidos y colaborar para poner en práctica iniciativas mundiales de mejora de la gobernabilidad, aumento de la transparencia y refuerzo de la exigencia de la buena gestión de los asuntos públicos a nivel de los países, de manera que estos lleguen a identificarse con este cometido. El Banco y el Fondo deberían brindar plenamente su respaldo. Solicitamos al Banco que siguiera desarrollando indicadores específicos y respecto de los cuales se puedan tomar medidas en esferas como la calidad de la gestión de las finanzas públicas y las prácticas de adquisiciones. Tomamos nota del diagnóstico, contenido en el Informe sobre seguimiento mundial, de que un nivel considerable de corrupción es un síntoma de mal gobierno. Basándonos en la labor desarrollada en el último decenio, exhortamos al Banco a preparar una estrategia amplia, para discutir en nuestra próxima reunión, que permita ayudar a los países miembros a fortalecer el buen gobierno e intensificar la lucha contra la corrupción. A tal fin, el Banco debería estrechar la colaboración con el Fondo, otros bancos multilaterales de desarrollo y los países miembros, para asegurar un enfoque coherente, justo y eficaz. Esta estrategia debería redundar en la formulación de directrices claras para las operaciones.

7. Celebramos los progresos realizados en la implementación de la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM) en el Fondo, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y el Fondo Africano de Desarrollo y, en particular, la cancelación por parte del FMI de la deuda de los primeros 19 países en el marco de esa iniciativa y, en el Banco, la aprobación de la resolución de los Gobernadores de la AIF necesaria para llegar a un acuerdo definitivo sobre la iniciativa. Instamos a los países donantes a que reafirmaran sus compromisos de financiamiento para compensar plenamente a la AIF por los reembolsos que dejare de percibir y a que se cercioraran de que esta iniciativa fuera verdaderamente adicional con respecto a los compromisos existentes. Exhortamos al Banco y al Fondo a presentar, en consulta con los países miembros, propuestas para continuar perfeccionando el marco de sostenibilidad de la deuda para los países de ingreso bajo, con el objeto de respaldar el crecimiento y evitar la acumulación de deuda insostenible, y, en este sentido, a analizar con más detenimiento y aplicar una estrategia eficaz para abordar el problema de la conducta de los “polizones” (free-riders), es decir, para evitar que los prestamistas que otorgan financiamiento en condiciones comerciales puedan obtener indirectamente beneficios financieros de las donaciones de la AIF y de la condonación de la deuda. Hicimos un llamamiento a la participación de todos los organismos de crédito a la exportación, las instituciones financieras internacionales y otros acreedores oficiales en esa estrategia y los alentamos a tomar sus decisiones crediticias de acuerdo con el marco de sostenibilidad de la deuda. También tomamos nota de la lista definitiva de países que podrían acogerse a la Iniciativa para los países pobres muy endeudados (PPME) y del costo inicial estimado del alivio de la deuda para esos países.

8. La ejecución del Programa de Doha para el Desarrollo es un complemento crucial de otras actividades encaminadas a promover el crecimiento y reducir la pobreza mundial. Tras los moderados progresos alcanzados en la reunión ministerial celebrada en Hong Kong en diciembre de 2005, instamos a todos los miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a redoblar sus esfuerzos por llevar a buen término la Ronda de Doha a fines de este año. Acogimos con satisfacción el considerable aumento de los compromisos de los donantes con destino a la asistencia para el comercio y la creación en la OMC de un equipo de trabajo sobre la ayuda para el comercio encargado de formular recomendaciones sobre la forma de hacer operativa esa ayuda, si bien reconocemos que tales medidas complementan, pero no sustituyen, la conclusión satisfactoria de la Ronda de Doha. Pedimos al Banco y al Fondo que, para nuestra próxima reunión, examinaran con mayor detenimiento las necesidades de ayuda regional o transnacional para el comercio, y que intensificaran su labor de incorporación de las cuestiones relativas a las necesidades vinculadas al comercio en sus actividades de apoyo programático para los países. Solicitamos también al Banco y al Fondo que continuaran con su papel de promoción mundial del comercio y el desarrollo.

9. La comunidad mundial encara el importante desafío de asegurar un suministro de energía de precio razonable y eficaz en función de los costos que permita respaldar el crecimiento económico y la reducción de la pobreza y proteger al mismo tiempo el medio ambiente. Estos objetivos no tienen por qué ser incompatibles. Reconocimos que la falta de acceso a la energía es un problema serio en muchos países de ingreso bajo. Convinimos en estudiar la forma de ayudar a los países en desarrollo a ampliar su acceso a servicios de energía modernos, de costo razonable, sostenibles y confiables a largo plazo, sin dejar de prestar atención a los aspectos que deben considerarse en relación con el medio ambiente local y mundial. También los exhortamos a hacerlo mediante reformas normativas orientadas a atraer inversiones nacionales e internacionales en servicios de energía limpia y eficiente. Asimismo observamos que, para los países pobres, la adaptación al cambio climático constituye una cuestión fundamental del desarrollo. Reafirmamos nuestro compromiso con los objetivos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Hallamos amplio apoyo a la estrategia del Banco orientada a abordar: 1) las necesidades de energía y el acceso de los países en desarrollo a los servicios de energía, 2) los esfuerzos por limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y 3) la ayuda para que los países en desarrollo puedan adaptarse a los riesgos climáticos y al programa de trabajo en dos niveles. Solicitamos al Banco que examinara los instrumentos financieros existentes, en estrecha coordinación con otros asociados y tomando en cuenta la función del sector privado, y que estudiara el valor que podrían tener los nuevos instrumentos financieros como medio de acelerar la inversión en energía limpia, eficiente, sostenible y eficaz en función de los costos a fin de que informara, para nuestra próxima reunión, sobre los progresos realizados en el establecimiento de un marco de inversiones. Instamos a los países miembros del Fondo para el Medio Ambiente Mundial a concluir lo antes posible las negociaciones sobre la cuarta reposición de recursos.

10. La gripe aviar entraña un grave peligro para todos los países, pero en particular para aquellos en desarrollo. Hicimos un llamamiento a los países y a los organismos internacionales y regionales para que coordinaran y planificaran en forma constante las medidas necesarias y, a los ministerios pertinentes, para que trabajaran constantemente en forma coordinada dentro de cada país. También aplaudimos la rápida respuesta práctica del Banco en el marco del Programa mundial contra la gripe aviar.

11. Recibimos con satisfacción el informe provisional sobre la forma en que la política fiscal puede contribuir mejor al crecimiento a largo plazo y el acento que el trabajo pone en experiencias concretas de distintos países. Esperamos recibir el informe definitivo a principios de 2007.

12. Tomamos nota de la creación del Comité de examen externo que se encargará de analizar diversos aspectos de la colaboración entre el Banco y el Fondo, y aguardamos con interés sus conclusiones y recomendaciones. Pedimos al Banco y al Fondo que se cercioren de que sus responsabilidades institucionales continúen abarcando todas las cuestiones cruciales relativas al logro de los ODM comprendidas en sus respectivos mandatos.

13. Acogimos favorablemente los debates en el FMI sobre las cuotas, la voz y la participación, y confirmamos nuestra intención de proseguir nuestras deliberaciones con el fin de crear el consenso político necesario en torno al tema de la representación en el Banco.

14. Dimos la bienvenida al nuevo Presidente, Alberto Carrasquilla. Agradecimos a Zia Qureshi los servicios prestados como Secretario Ejecutivo Interino del Comité y celebramos el nombramiento de Kiyoshi Kodera como nuevo Secretario Ejecutivo.

15. La próxima reunión del Comité se celebrará en Singapur el 18 de septiembre de 2006.

1Aprobados por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 8 de septiembre de 2000.
2El informe, en inglés, está disponible en www.imf.org/external/np/omd/2005/eng/091505.pdf.

    Other Resources Citing This Publication