Chapter

Capítulo 6. Asistencia técnica y capacitación

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2003
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La formulación y adopción de políticas económicas acertadas requieren conocimientos técnicos e instituciones gubernamentales eficaces. Muchos países en desarrollo, en particular, necesitan ayuda para intensificar sus conocimientos en materia de gestión económica y asesoramiento con respecto a las políticas, reformas y mecanismos institucionales más eficaces y que han dado buenos resultados en otros países. El FMI brinda este tipo de ayuda a través de la asistencia técnica, de la que todos los países miembros pueden beneficiarse, de forma gratuita, salvo en el caso de los países que pueden reembolsar al FMI. (En el recuadro 6.1 se presenta el procedimiento utilizado para asignar los recursos de asistencia técnica.)

La asistencia técnica del FMI tiene por objeto, en parte, ayudar a los países a fortalecer la capacidad de formulación de políticas, es decir, tanto los conocimientos técnicos de los funcionarios como los procedimientos y organización institucionales, y en parte a mejorar el diseño de políticas específicas, incluidas las reformas. La reforma de la política macroeconómica puede comprender la reforma del gasto público, la reestructuración de los sistemas tributarios y presupuestarios, el mejoramiento de la gestión del dinero y el crédito, o la asistencia en el ámbito de los códigos y ñoras internacionales de transparencia en la formulación de políticas, así como capacitación para reforzar los conocimientos de los funcionarios de las instituciones encargadas de formular la política, como el ministerio de Hacienda y el banco central.

Los países miembros atribuyen una gran importancia a la función de la asistencia técnica en el fortalecimiento de la eficacia de las actividades del FMI en materia de supervisión y prevención de crisis, y en la gestión y resolución de crisis, incluidas las operaciones de crédito. Por ejemplo, los gobiernos de muchos países de bajo ingreso están elaborando estrategias de lucha contra la pobreza, pero necesitan asistencia técnica para formular el plan operativo y ponerlo en marcha. Estas estrategias permiten identificar las necesidades de fortalecimiento de las capacidades y pueden contribuir a movilizar un volumen adecuado de asistencia técnica. Además, la reducción duradera de la pobreza es esencial para el desarrollo de los conocimientos locales, en especial en la gestión de los recursos públicos.

El FMI también ha brindado un volumen considerable de asistencia técnica a los países y territorios que han tenido que restablecer las instituciones públicas tras graves disturbios o conflictos armados. Entre los países que en los últimos años han recibido asistencia de esta índole cabe señalar Afganistán, Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo y Timor-Leste (Timor Oriental).

Recuadro 6.1Procedimiento de selección de proyectos

Durante el ejercicio 2001, el Directorio Ejecutivo del FMI estableció un procedimiento específico para asignar con mayor eficacia los recursos de asistencia técnica y lograr una mejor coordinación con las prioridades en materia de política. Con arreglo a este procedimiento, la asistencia técnica del FMI se ha dividido en cinco “principales categorías programáticas”: prevención de crisis, reducción de la pobreza, resolución y gestión de crisis, situaciones de posguerra/aislamiento y mecanismos regionales/multilaterales. A su vez, estas categorías se complementan con las tres siguientes subcategorías de “filtros” adicionales:

  • Filtros sobre metas: La asistencia técnica debe formar parte de los ámbitos de especialización del FMI, respaldar un número limitado de áreas programáticas clave o respaldar prioridades en materia de política.

  • Filtros sobre eficacia: Debe considerarse que la asistencia técnica tendrá un efecto sustancial en el país beneficiario y que será respaldada y ejecutada en forma eficaz. Asimismo, debe ser sostenible desde el punto de vista de su financiamiento y tener un efecto duradero.

  • Filtros sobre alianzas: Tienen preferencia las solicitudes de asistencia técnica que se suministra a nivel regional, se destina a varios beneficiarios, se financia con fuentes múltiples, o complementa la asistencia de terceros.

Recuadro 6.2Nuevas subcuentas de asistencia técnica

La Subcuenta correspondiente al Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico se estableció en mayo de 2002 con el propósito de administrar las contribuciones de donantes para financiar las actividades de dicho centro que tienen por objetivo incrementar la capacidad de los países y territorios insulares de la región del Pacífico para formular y ejecutar políticas en campos básicos. Se han recibido las contribuciones de Australia ($1 millón), Nueva Zelandia ($0,4 millones) y el Banco Asiático de Desarrollo ($0,4 millones).

La Subcuenta correspondiente a los Centros Regionales de Asistencia Técnica en África se estableció en agosto de 2002 con el propósito de administrar las contribuciones de donantes para financiar las actividades de dichos centros que tienen por objeto respaldar el mecanismo de los DELP en los países de África subsahariana a través del fortalecimiento de las capacidades de los países para mejorar la gestión macroeconómica, reforzar las instituciones fiscales y los sistemas financieros, y recopilar y divulgar datos económicos puntuales y exactos, así como programas de capacitación y actividades que fortalezcan el marco jurídico y administrativo en esos campos básicos. Los compromisos contraídos por 11 donantes, a saber: el Banco Africano de Desarrollo, Alemania, Canadá, Francia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Rusia y Suecia, ascienden a más de $12 millones.

La Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Suecia se estableció en noviembre de 2002 con el propósito de incrementar la capacidad de los países miembros para formular y ejecutar políticas en campos básicos. La primera contribución de Skr 10 millones ($1,2 millones), proporcionada por la Agencia de Cooperación para el Desarrollo Internacional de Suecia, se utilizará para financiar asistencia técnica del FMI en actividades relacionadas con políticas y operaciones financieras, monetarias y cambiarias en Afganistán.

Financiamiento externo de la asistencia técnica

Aunque en gran medida el FMI financia la asistencia técnica que brinda con recursos propios, el financiamiento externo constituye una fuente importante de respaldo adicional. Dicho financiamiento se otorga principalmente por medio de donaciones en el marco de la Cuenta Administrada General para las Actividades de Asistencia Técnica o mediante acuerdos de participación en el financiamiento de los proyectos ejecutados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y, en un pequeño número de casos, acuerdos de reembolso directo. El mecanismo global de cuentas administradas engloba 12 subcuentas en el ejercicio 2003, incluidas las dos nuevas subcuentas de múltiples donantes a fin de respaldar el Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacifico y los dos Centros Regionales de Asistencia Técnica en África1. En el recuadro 6.2 se describen las dos nuevas subcuentas creadas en el ejercicio 2003.

En este ejercicio, el financiamiento externo representó alrededor del 30% de la asistencia técnica total brindada por el FMI; Japón, que financió un 70% de este financiamiento, sigue siendo el donante con la aportación más cuantiosa. Los otros donantes bilaterales incluyen Alemania, Australia, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelandia, Países Bajos, Reino Unido, Rusia, Suecia y Suiza. Entre los donantes multilaterales se cuentan el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica, que depende de la Oficina del Director Gerente, se encarga de coordinar y supervisar la asistencia técnica del FMI. En varios documentos, incluida la declaración sobre la política de asistencia técnica del FMI, que puede consultarse en el sitio de la institución en Internet, se describen con mayor detalle los objetivos, el alcance y los métodos utilizados en la labor de asistencia técnica del FMI.

Evolución reciente

En la reunión celebrada en junio de 2002 para analizar la política y la experiencia en materia de asistencia técnica, el Directorio Ejecutivo aprobó medidas encaminadas a: 1) adoptar una metodología a nivel de toda la institución para supervisar y evaluar las actividades de asistencia técnica y establecer oficialmente un programa trienal de evaluaciones continuas y 2) adoptar un sistema general de contabilidad financiera que registre el costo total de las actividades de asistencia técnica, tanto en los países como en Washington.

Al final del ejercicio 2003, se habían logrado progresos en los ámbitos siguientes:

  • Metodología de supervisión y evaluación que se aplicará a nivel de toda la institución. Próximamente concluirá la labor relacionada con la adopción de un enfoque global que tome en cuenta las prácticas internacionales óptimas y, cuando corresponda, se base en los sistemas vigentes.

  • Programa de evaluación para el período de los ejercicios 2004–2005. Se han identificado 10 proyectos para este programa, que se centran en tres cuestiones principales de política: la relación entre la asistencia técnica y la labor de supervisión y política del FMI; la contribución de los centros de asistencia regional y el enfoque regional en la prestación de asistencia técnica, y las actividades orientadas a responder a nuevas iniciativas y a las solicitudes de asistencia internacional.

  • Gestión de recursos. A principios del ejercicio 2004 se pondrá en marcha un proyecto trienal de gestión de recursos. Este nuevo sistema de contabilidad financiera permitirá mejorar la transparencia y la rendición de cuentas en la prestación de asistencia técnica.

En respuesta a una solicitud formulada por los jefes de Estado africanos para incrementar la asistencia del FMI en el fortalecimiento de las capacidades, en el ejercicio 2003 el FMI colaboró con los socios donantes y los países africanos participantes en el establecimiento de dos Centros Regionales de Asistencia Técnica en África. Tomando como base la valiosa experiencia emanada de las regiones del Caribe y el Pacífico, los centros han adoptado un enfoque regional orientado a fortalecer las capacidades aprovechando al máximo la prestación de asistencia técnica entre países vecinos con necesidades similares. El primer centro se inauguró en Dar es Salaam en octubre de 2002 para prestar servicios a seis países de África oriental: Eritrea, Etiopía, Kenya, Rwanda, Tanzania y Uganda. El segundo se inauguró en mayo de 2003 para atender a diez países de África occidental: Benin, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Guinea, Guinea-Bissau, Malí, Mauritania, Níger, Senegal y Togo. Este centro, que iba a inaugurarse originalmente en Abidján, se abrió temporalmente en Bamako debido a los disturbios civiles en Côte d’Ivoire.

Un equipo de expertos residentes en cada centro proporciona asistencia en las esferas básicas de competencia del Fondo Monetario Internacional. Estos expertos ayudan a los países miembros a formular y aplicar sus programas de fortalecimiento de las capacidades, sobre la base del documento de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) de cada país. También ayudan a aplicar y supervisar los programas de asistencia técnica que están en marcha, facilitan la coordinación con los donantes de las actividades de fortalecimiento de las capacidades y proporcionan asesoramiento técnico.

Cada centro desempeñará sus actividades bajo la dirección de un comité consultivo, integrado por representantes de los países miembros y de los donantes, lo que permitirá, por una parte, garantizar la plena identificación de los países con las actividades del centro y, por otra, la rendición de cuentas y una coordinación estrecha con los donantes. Tras la evaluación independiente de los dos primeros centros, el FMI considerará el establecimiento de otros tres centros regionales para dar servicio a los demás países de África subsahariana.

Prestación de asistencia técnica en el ejercicio 2003

Una forma que utiliza el FMI para medir la asistencia técnica es identificar el tiempo dedicado a ayudar a los países. En el ejercicio 2003, el FMI brindó un volumen de asistencia técnica equivalente a 356 años persona, lo que representa un aumento de alrededor del 2½% con respecto al ejercicio 2002 y de unos 100 años-persona en comparación con el volumen de hace una década (262,6 años-persona en el ejercicio 1994).

Debido a las nuevas necesidades surgidas dentro de las distintas categorías programáticas, en el ejercicio 2003 se incrementó la asistencia técnica destinada a situaciones de posguerra/aislamiento (véase el recuadro 6.3), iniciativas regionales y prevención de crisis. La lucha contra el lavado de dinero y el terrorismo se ha convertido en una de las prioridades importantes durante el ejercicio 2003. La asistencia técnica proporcionada por el FMI para luchar contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, así como la destinada a las actividades relacionadas con los centros financieros extraterritoriales, se incrementó más del doble. También aumentó la asistencia técnica destinada a fomentar la adopción de códigos y normas y la aplicación de las recomendaciones formuladas en los programas de evaluación del sector financiero (PESF) (véase el cuadro 6.1).

Cuadro 6.1Asistencia técnica por categorías programáticas

(In situ en años-persona)1

Ejercicio 2002Ejercicio 2003
Principales categorías programáticas
Reducción de la pobreza69,360,7
Iniciativas regionales34,941,4
Prevención de crisis32,635,2
Resolución y gestión de crisis28,930,5
Situación de posguerra/aislamiento23,226,5
Total188,8194,3
Iniciativas e inquietudes clave en materia de política
Reforma de la política económica/fortalecimiento de las capacidades144,7142,5
Asistencia sobre normas y códigos, excluido el PESF13,618,1
Relacionadas con la Iniciativa para los PPME21,416,8
Centros financieros extraterritoriales/lucha contra el lavado de dinero5,110,4
Relacionadas con el PESF3,46,0
Salvaguardias de los recursos del FMI0,60,5
Total188,8194,3
Fuente: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI.Nota: PESF = programa de evaluación del sector financiero; PPME = países pobres muy endeudados.

En cuanto a la distribución geográfica, la región de África subsahariana recibió nuevamente la proporción más importante de la asistencia técnica del FMI, y esta proporción sigue aumentando, lo que es indicativo de que una de las prioridades de dicha asistencia continúa siendo la lucha contra la pobreza y el fortalecimiento de las capacidades en la región, como también lo demuestran los dos nuevos Centros de Asistencia Técnica Regional en África. El volumen de asistencia técnica a la región de Asia y el Pacífico también se ha incrementado y se ha mantenido elevado debido al aumento del suministro de asistencia para situaciones de posguerra, como en Camboya y Timor-Leste, y para respaldar reformas en China, Indonesia y Mongolia. Conforme a la tendencia de los últimos cinco años, la asistencia técnica a favor de los países de Europa disminuyó, ya que la mayoría de las economías en transición de Europa ya no requieren la ayuda masiva que recibían hace una década. El volumen de asistencia técnica brindado a otras regiones geográficas y a proyectos interregionales se ha mantenido en aproximadamente el mismo nivel en los últimos cinco años (véanse el cuadro 6.2 y el gráfico 6.1).

Cuadro 6.2Fuentes y prestación de asistencia técnica; ejercicios 1999–2003

(En años-persona efectivos)1

Ejercicio

1999
Ejercicio

2000
Ejercicio

2001
Ejercicio

2002
Ejercicio

2003
Presupuesto para asistencia técnica del FMI266,2251,7265,5268,8262,2
Personal164,0158,5171,8172,2174,1
Consultores con base en la sede20,316,422,723,220,1
Expertos externos81,876,971,073,468,0
Recursos externos de asistencia técnica99,285,577,777,893,5
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo14,38,78,49,69,6
Japón70,368,059,556,261,9
Otras fuentes de cofinanciamiento14,78,89,812,022,0
Recursos totales de asistencia técnica365,4337,2343,3346,6355,7
Prestación de asistencia técnica por regiones308,5282,2275,8280,0286,5
África72,969,868,271,972,1
América32,528,223,728,032,6
Asia y el Pacífico57,944,457,063,167,5
Europa I22,724,130,230,327,7
Europa II44,940,440,832,625,1
Oriente Medio31,927,527,822,426,5
Regional e interregional45,847,928,031,735,1
Prestación de asistencia técnica no regional256,955,167,566,669,2
Prestación total de asistencia técnica365,4337,2343,3346,6355,7
Prestación de asistencia técnica por departamentos
Departamento de Estadística48,949,148,249,255,7
Departamento de Finanzas Públicas107,4101,4111,997,594,3
Departamento de Sistemas Monetarios y Financieros127,2112,2101,2115,5120,0
Departamento Jurídico12,78,615,415,519,6
Instituto del FMI54,554,654,456,055,4
Otros departamentos314,711,312,212,910,7
Prestación total de asistencia técnica365,4337,2343,3346,6355,7
Fuente: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI.

Gráfico 6.1Prestación de asistencia técnica por región; ejercicio 2003

(Porcentaje del total de recursos en años-persona efectivos)

Recuadro 6.3Asistencia técnica del FMI a países en etapa de posguerra: Afganistán

En 1995, el FMI amplió su política sobre asistencia técnica de emergencia a fin de incluir a los países que se recuperan tras una guerra o un conflicto civil. En los últimos años alrededor del 20% del total de la asistencia del FMI sobre el terreno se ha proporcionado a países en etapa de posguerra, como Burundi, Timor-Leste, Kosovo, Bosnia y Herzegovina, Sierra Leona, República del Congo, Tayikistán, Rwanda y, en estos últimos meses, Iraq.

En el Estado Islámico del Afganistán se estima que en 2002 siete millones de personas sufrían de hambre y muchos millones más fueron desplazadas de sus hogares. Tras más de 20 años de conflicto, las instituciones económicas clave del Estado, a saber: el Tesoro, la recaudación de impuestos y aduanas, la administración pública y los sistemas judiciales, se encuentran en una situación desordenada o simplemente no existen. El banco central (Da Afghanistan Bank) era una institución precaria que trató de reconstruir un sistema monetario destruido que funcionaba integralmente en efectivo. Los talibanes mantuvieron pocos registros y, según los informes publicados, se llevaron millones de dólares cuando huyeron en noviembre de 2001. Considerando que se utilizaban simultáneamente tres monedas nacionales, monedas extranjeras y un sistema de trueque, el gobierno provisional entrante no conocía el monto exacto de dinero en circulación.

Los equipos de asistencia técnica del FMI y las autoridades de Afganistán comenzaron a trabajar conjuntamente en enero de 2002. Al final del ejercicio 2003, el FMI había proporcionado aproximadamente seis años-persona (nivel equivalente a $1,4 millones) de asistencia directa. Esta asistencia se centró en ámbitos básicos de competencia del FMI y, en particular, en el fortalecimiento de las capacidades del Ministerio de Hacienda y Tesoro, el Da Afghanistan Bank y la Oficina Central de Estadística.

  • Sector financiero. El fortalecimiento del sistema bancario de Afganistán comenzó literalmente con la reparación de la bóveda y la restauración de las puertas de seguridad. El sistema bancario rudimentario funcionaba en gran medida sin la ayuda de licencias, reglamentos o supervisión. Debían adoptarse decisiones sobre las monedas que iban a utilizarse, los tipos de cambio y la forma de garantizar la liquidez y restablecer la confianza en una nueva moneda nacional, el afgani. Debían restablecerse y fortalecerse los elementos básicos del control monetario, las leyes y reglamentos bancarios, la supervisión bancaria y las licencias. A su vez, debía establecerse un sistema de pagos que facilitara las transacciones comerciales y los servicios esenciales del gobierno.

  • Fortalecimiento fiscal. A diferencia del banco central, el Ministerio de Hacienda disponía de sistemas, leyes y procedimientos básicos que podían utilizarse a corto plazo, pero debían ponerse en vigor. La función del FMI consistió en presentar un marco para la gestión fiscal que abarcara la gestión del gasto público y recomendaciones detalladas en materia de política y administración del ingreso. Posteriormente, las autoridades trabajaron con otros donantes con el fin de aplicar estas recomendaciones. En consecuencia, el Ministerio estableció un sistema informatizado de tesorería que incluye el control y la declaración del gasto. Con respecto al ingreso, el FMI está colaborando con las autoridades y los donantes en el ámbito de la legislación de aduanas y su aplicación, así como en el establecimiento de una administración tributaria.

  • Estadística. Los sistemas estadísticos de Afganistán no estaban desarrollados y debían recopilarse datos lo antes posible. La asistencia técnica del FMI ayudó a compilar y divulgar los datos macroeconómicos y financieros necesarios para la gestión fiscal y monetaria. La asistencia técnica comprendió el establecimiento de sistemas de cuentas, el cálculo del PIB y los índices de precios al consumidor, y la recopilación de datos de balanza de pagos.

Tomará muchos años sentar las bases para un crecimiento sostenido. No obstante, al final del ejercicio 2003, el personal del FMI y las autoridades de Afganistán habían avanzado considerablemente en la formulación y aplicación de un plan de coordinación de las numerosas iniciativas de asistencia técnica en materia de gestión macroeconómica y de cooperación entre los socios en el desarrollo.

El Departamento de Sistemas Monetarios y Financieros2 continuó suministrando la mayor parte de la asistencia técnica que ofrece el Fondo Monetario Internacional, y su contribución alcanzó unos 120 años-persona, reflejo de la mayor actividad vinculada con el surgimiento de la nueva arquitectura financiera internacional. Por su parte, el Departamento de Finanzas Públicas, que ocupa el segundo lugar en cuanto al volumen de asistencia técnica brindada, disminuyó su contribución a 94 años-persona. La asistencia técnica proporcionada por el Departamento Jurídico y el Departamento de Estadística se incrementó unos 5 años persona en ambos casos. El aumento de la asistencia técnica brindada por el Departamento Jurídico obedece principalmente a su participación en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (véanse el cuadro 6.2 y el gráfico 6.2).

Gráfico 6.2Prestación de asistencia técnica por función; ejercicio 2003

(Porcentaje del total de recursos en años-persona efectivos)

Instituto del FMI

A través de una amplia gama de cursos y seminarios, el Instituto del FMI ofrece capacitación a funcionarios de los países miembros en temas básicos, como gestión macro económica y formulación de políticas fiscales, financieras y relativas al sector externo. Los funcionarios del Instituto del FMI, junto con funcionarios de otros departamentos del FMI y, en algunos casos, profesores o expertos externos de renombre, se encargan de dictar estos cursos y seminarios en la sede del Fondo Monetario Internacional en Washington y en varios centros regionales. Tienen cierta preferencia las solicitudes de funcionarios provenientes de países en desarrollo y en transición.

Con la asistencia de otros departamentos, en el ejercicio 2003 el Instituto del FMI dictó 119 cursos, a los que asistieron más de 3.800 participantes (véase el cuadro 6.3). Alrededor de las dos terceras partes de los cursos y casi la mitad de las semanas-participante se suministraron a través de los seis institutos y programas regionales del FMI ubicados en Austria, Brasil, China, Côte d’Ivoire3, Emiratos Árabes Unidos y Singapur (véase el cuadro 6.4). Sigue siendo importante la capacitación en Washington, donde, en general, se dictan cursos más largos, que representan alrededor del 40% de las semanas-participante. La capacitación en el extranjero y en la red de centros regionales del Fondo Monetario Internacional se ofrece, en general, a través de la continua cooperación entre el Instituto del FMI y los programas de capacitación nacional o regional.

Cuadro 6.3Programas del Instituto del FMI de capacitación para funcionarios; ejercicios 1999–2003
ProgramaEjercicio

1999
Ejercicio

2000
Ejercicio

2001
Ejercicio

2002
Ejercicio

2003
Capacitación en la sede
Cursos y seminarios2022222123
Participantes676776798759808
Semanas-participante3.8373.6233.6712.9003.224
Institutos y programas regionales de capacitación1
Cursos y seminarios3857678179
Participantes1.0951.6322.1022.6322.549
Semanas-participante2.3253.1853.7604.6124.220
Otras modalidades de capacitación externa
Cursos y seminarios2024191617
Participantes605775564438496
Semanas-participante1.1201,3641,048834899
Aprendizaje a distancia
Cursos21133
Participantes35050134114
Semanas-participante4100100313276
Total de cursos y seminarios78103108118119
Total de participantes2.3763.1833.4643.8293.853
Total de semanas-participante7.2828.2728.5798.6598.619
Fuente: Instituto del FMI.

Tras los aumentos registrados durante los últimos años, el nivel de capacitación en el ejercicio 2003 se estabilizó con respecto al del ejercicio 2002, lo que obedeció, por una parte, a que concluyó la creación de la red de institutos regionales de capacitación en el ejercicio 2002 (véase Informe anual 2002, pág. 88) y, por otra, a que en el ejercicio 2003 se anularon varias actividades de capacitación debido a la situación de seguridad en Côte d’Ivoire, la guerra en Iraq y la aparición del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en Asia.

El Instituto del FMI perfecciona continuamente su programa de cursos. En el ejercicio 2003, se frecieron nuevos cursos en temas como la lucha contra el lavado de dinero, la evaluación de la estabilidad del sistema financiero, la viabilidad fiscal y la transparencia, la previsión macroeconómica y la evaluación de las salvaguardias de los bancos centrales. En Washington y en los institutos y programas regionales, el Instituto ofrece seminarios de corta duración a funcionarios de alto nivel en función de las necesidades de los mismos. Entre los temas tratados en el ejercicio 2003 cabe señalar la evolución actual de las leyes monetarias y financieras, las políticas y regímenes cambiarios, la globalización de los mercados financieros, la perspectiva histórica de la globalización y la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD).

Cuadro 6.4Programas del Instituto del FMI de capacitación regional
Programa regionalFecha de creaciónUbicaciónCopatrocinadoresPaíses participantes
Instituto Multilateral de Viena1992AustriaAutoridades austríacas, Banco de Pagos Internacionales, Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, Banco Mundial, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y Organización Mundial del Comercio1Países en transición de Europa y Asia
Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur1998SingapurGobierno de SingapurPaíses en desarrollo y en transición de Asia y el Pacífico
Programa de Capacitación Regional FMI-FMA1999Emiratos Árabes UnidosFondo Monetario ÁrabePaíses miembros del Fondo Monetario Árabe
Instituto Multilateral Africano1999Côte d’IvoireBanco Africano de Desarrollo y Banco MundialPaíses africanos
Programa Conjunto de Capacitación China-FMI2000ChinaBanco Popular de ChinaChina
Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina2001BrasilGobierno de BrasilPaíses latinoamericanos

En el ejercicio 2003 se contrataron los servicios de una empresa independiente de estudios de mercado para evaluar la eficacia y la demanda de cursos de capacitación. La encuesta de autoridades nacionales indica que los países están muy satisfechos con el actual programa de capacitación y que existe un elevado nivel de demanda no atendida a favor de un mayor número de cursos en Washington y en los centros regionales.

Las subcuentas bilaterales son la Subcuenta para el Programa Japonés de Becas de Estudios Superiores, la Subcuenta para el Programa de Becas Australia-FMI para Asia, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Suiza, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Francia, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Dinamarca, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Australia, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Países Bajos, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente al Reino Unido-Departamento para el Desarrollo Internacional, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Italia y la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Suecia.

Nueva denominación desde el 1 de mayo de 2003 del anterior Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios.

A principios de 2003, en vista de la situación de seguridad en Côte d’Ivoire, el Instituto Multilateral Africano se trasladó temporalmente a Túnez.

    Other Resources Citing This Publication