Chapter

Apéndice IV. Relaciones con otros organismos internacionales

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2003
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Contra un telón de fondo de la reactivación desigual de la economía mundial y tensiones geopolíticas más intensas, la cooperación entre el FMI y los otros organismos internacionales siguió revistiendo importancia crítica en el ejercicio 2003. Dada la integración cada vez mayor del sistema financiero, identificar los riesgos y mantener un impulso sostenido y generalizado para el crecimiento económico exige una estrecha colaboración entre el FMI, el Banco Mundial, las Naciones Unidas y sus organismos especializados, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco de Pagos Internacionales (BPI), los bancos regionales de desarrollo y los grupos intergubernamentales.

Representación regional y asistencia técnica

La oficinas del FMI en Europa y la Oficina Regional para Asia y el Pacífico mantienen estrechas relaciones con otros organismos internacionales. Durante el ejercicio 2003, las oficinas del FMI en Europa se reestructuraron para crear una nueva presencia en Bruselas y racionalizar los recursos humanos y la administración de las tres oficinas en Europa (París, Ginebra y Bruselas). La nueva oficina en Bruselas se creó para intensificar la cooperación con las instituciones de la Unión Europea, fortalecer las actividades de supervisión de la institución en la región, y ofrecer servicios de extensión más eficaces con organismos con sede en Bruselas.

La Oficina de París sigue siendo el centro de la representación del FMI en Europa, realiza funciones de coordinación con las instituciones regionales e internacionales de Europa y participa en las operaciones del FMI en la supervisión multilateral y regional. Su personal representa regularmente a la institución en los comités de donantes y de supervisión de la OCDE en París y uno de sus funcionarios desempeña funciones en la Secretaria del Grupo de los Diez (G-10). Asimismo, el personal de la Oficina de París colabora intensamente con el BPI en Basilea y asiste en forma ad hoc a las reuniones de organismos como el Grupo de Acción Financiera (GAFI), el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa.

La Oficina de Ginebra sigue de cerca las actividades de los organismos socioeconómicos con sede en Ginebra, las analiza e informa sobre las mismas, en particular en lo que se refiere al sistema multilateral de comercio, así como a la evolución de las cuestiones relacionadas con el comercio en la Unión Europea. Estas instituciones comprenden la OMC, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Comisión Económica para Europa (CEPE) y la Unión Interparlamentaria.

La Oficina Regional para Asia y el Pacífico, en Tokio, se encarga de facilitar la supervisión que lleva a cabo el FMI en las economías de Asia y fomenta las actividades de la institución en la región. Colabora con varios grupos regionales, como el Consejo de la Cooperación Económica en Asia y el Pacífico (APEC), la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), el Foro del Pacífico Sur (FORUM), la Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional (SAARC), los Bancos Centrales de Asia Sudoriental (SEACEN) y la Reunión de Ejecutivos de Bancos Centrales y Autoridades Monetarias de Asia Oriental y el Pacífico (EMEAP). Además de servir de Secretaría para el Grupo Marco de Manila, esta oficina mantiene estrechos contactos con el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) y la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP), así como con la oficina del Banco Mundial en Japón. Facilita asimismo la participación del FMI en las reuniones del Grupo Consultivo de países donantes que se celebran en Asia y la región del Pacífico.

El 24 de octubre de 2002 se inauguró en Dar es Salaam, Tanzania, el Centro Regional de Asistencia Técnica (AFRITAC) en África oriental para fortalecer la asistencia y capacitación técnicas y, de ese modo, contribuir a los esfuerzos del Banco Mundial y el FMI, en colaboración con los donantes, para lograr que los países se identifiquen en mayor medida con los programas de reducción de la pobreza. Se ha previsto crear cinco centros de este tipo en África subsahariana; el próximo, tendrá por objetivo reforzar la capacidad institucional en África occidental; se previo en un principio establecerlo en Abidján, pero fue transferido temporalmente a Bamako, Malí, debido a los disturbios civiles en Côte d’Ivoire. El FMI brinda servicios similares a la región de Asia y el Pacífico por medio del Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico y el Centro de Asistencia Técnica Regional del Caribe (CARTAC). Asimismo, el FMI ofrece capacitación en la formulación de políticas a funcionarios públicos y gerentes del sector privado por medio del respaldo que ofrece al Instituto Multilateral Africano, el Instituto Multilateral de Viena y el Instituto Multilateral de Singapur. Todos estos centros ofrecen cursos y seminarios sobre cuestiones relacionadas con el fortalecimiento de la capacidad institucional de la región.

Colaboración con el Banco Mundial

Las fraternas relaciones entre el FMI y el Banco Mundial se remontan a la creación de estas dos instituciones en la Conferencia de Bretton Woods en 1944. En cumplimiento de lo que disponen sus respectivos Convenios Constitutivos y el Concordato de 1989 entre ambas instituciones, cada una de ellas desempeña un papel importante y complementario en los esfuerzos por garantizar la estabilidad y el crecimiento de la economía mundial. Ambas instituciones celebran consultas periódicas entre altos funcionarios, participan en las misiones de una y otra institución, asisten a reuniones conjuntas e intercambian documentos. La colaboración del personal, en materia de asesoramiento sobre políticas y cuestiones operativas, se enriquece con el diálogo continuo que mantienen la gerencia del FMI y la administración del Banco Mundial.

A medida que la misión de las dos instituciones ha ido evolucionando, periódicamente ha sido necesario redefinir las pautas de participación y de repartición de funciones de ambos organismos a fin de incrementar la eficacia global de sus esfuerzos. A fin de consolidar los avances del año pasado en el fortalecimiento del marco de colaboración entre el Banco Mundial y el FMI, durante el ejercicio 2003 ambas instituciones siguieron estudiando formas de racionalizar y focalizar la condicionalidad para lograr que los países se identifiquen en mayor medida con los programas de reforma de políticas y, de ese modo, incrementar la eficacia de dichos programas. En agosto de 2002, los Directorios Ejecutivos del Banco Mundial y el FMI examinaron la experiencia acumulada hasta la fecha con la puesta en práctica de la nota de orientación emitida en abril de 2002 sobre la implementación del marco de colaboración entre dichas instituciones en la labor relacionada con los programas que adopten los países y la condicionalidad. Dicha nota establece las bases de la colaboración entre los departamentos regionales del FMI y del Banco Mundial.

El examen confirmó que el enfoque contemplado en la nota (véase el capítulo 4) cuenta con un respaldo amplio, y que sería recomendable realizar un nuevo examen en dos años más. El Banco Mundial y el FMI también colaboran en el seguimiento de la estabilidad del sistema financiero en el marco del Programa de evaluación del sector financiero (PESF) que tiene por objetivo incrementar la eficacia de las iniciativas encaminadas a fomentar la solidez de los regímenes financieros de los países miembros. Las minuciosas evaluaciones de la estabilidad del sistema financiero basadas en el cumplimiento con las normas y códigos son un componente clave del PESF y dan lugar a la preparación del Informe sobre la observancia de los códigos y normas (IOCN). El valor que agrega el programa deriva principalmente de su carácter colaborativo.

Los días 14 y 18 de marzo de 2003, el Directorio Ejecutivo del FMI examinó la experiencia acumulada hasta la fecha con el PESF. Hasta la fecha han participado o han consentido a participar 95 países en las evaluaciones en el marco del PESF, y esa cifra incluye un número significativo de países y economías de importancia sistémica y regional. Dado el número cada vez mayor de países que participan en el programa de los PESF, el Banco Mundial y el FMI seguirán realizando esfuerzos mancomunados el próximo año para encontrar nuevas formas de seguir racionalizando y reorientando el programa y afinando sus objetivos.

En vista de la posibilidad de acción sinérgica en la evaluación de las normas de supervisión prudencial y las medidas tomadas por los países para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, el PESF ofrece un contexto para examinar los esfuerzos que se despliegan en ese último campo. En su comunicado del 28 septiembre 2002, el Comité Monetario y Financiero Internacional aprobó el acuerdo condicional anterior de los Directorios del Banco Mundial y el FMI de incluir las 40 + 8 recomendaciones del Grupo de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales (GAFI) a la lista de normas para la cual se preparan los IOCN. En la sesión plenaria del GAFI de octubre de 2002 se autorizó el documento sobre la metodología formulada conjuntamente por el Banco Mundial y el FMI en el ejercicio 2002 para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, acordándose que dicha metodología se utilizaría tanto en los IOCN que realizan ambas instituciones y como los que coordinan el GAFI y organismos regionales con fines similares. Una vez obtenida esa autorización, el 15 de octubre de 2002 el Banco Mundial y el FMI crearon un programa piloto a 12 meses para evaluar, sobre la base de dicha metodología, los esfuerzos que despliegan los países en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. Se prevé que durante este período podrán completarse entre 45 y 56 evaluaciones, y que 36 de ellas, como mínimo, estarán a cargo del personal de ambas instituciones. La planificación y ejecución de este programa piloto ha exigido una gran labor de coordinación y cooperación entre el Banco Mundial, el FMI, el GAFI y organismos regionales con fines similares, y los países miembros de estas entidades.

El Comité de enlace para el sector financiero es otro de los mecanismos mediante el cual el Banco Mundial y el FMI aúnan esfuerzos a fin de identificar deficiencias en el sistema financiero. Establecido en 1998, dicho Comité ayuda a integrar en un programa de trabajo conjunto y coherente las diversas tareas encomendadas a ambas instituciones con respecto a este sector, y facilita la coordinación con las actividades que realizan otras instituciones, sobre todo, en relación con la reforma del sector financiero. En septiembre 2002, este Comité presentó un informe a los Directorios del Banco Mundial y el FMI en el que se subrayó la labor permanente que realiza por mejorar la coordinación de la asistencia técnica financiera de las dos instituciones y con otras entidades donantes.

Uno de los principales ámbitos de cooperación entre el Banco Mundial y el FMI es la labor que realizan ambas instituciones para alcanzar el objetivo común de estimular el crecimiento económico mediante la reducción de la pobreza y la carga de la deuda. Creada por las dos instituciones en 1996, la Iniciativa para los PPME representa una estrategia global encaminada a reducir la deuda de los países pobres por medio de la acción coordinada de la comunidad financiera internacional y de las instituciones multilaterales. Se sustenta en los continuos esfuerzos que realizan los países en los campos del ajuste macroeconómico, la reforma estructural y la política social, y proporciona recursos que financian programas sociales, esencialmente, servicios básicos de atención de la salud y de educación. Todo país que solicite recursos en el marco de esta Iniciativa debe haber adoptado primero un documento de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) a través de un proceso participativo de amplia base. El personal del Banco Mundial y el FMI colaboran estrechamente en la evaluación de este documento y del DELP provisional, y en la elaboración de las evaluaciones conjuntas que se someten a la consideración de los Directorios Ejecutivos de ambas instituciones. Durante el ejercicio 2003, el personal del Banco Mundial y el FMI completó 28 evaluaciones conjuntas.

Relaciones con las Naciones Unidas

El FMI mantiene estrechos vínculos con las Naciones Unidas, a través del representante especial del FMI ante la ONU y de otros múltiples contactos institucionales. El mandato del representante especial, que desempeña sus actividades desde la Oficina del FMI en las Naciones Unidas, en Nueva York, es fomentar la comunicación y cooperación entre ambas instituciones. Esta Oficina se encarga principalmente de divulgar las opiniones del FMI, proporcionar información para las deliberaciones que se realizan en las Naciones Unidas sobre cuestiones relacionadas con el FMI, informar al FMI sobre la evolución de las actividades principales que se llevan a cabo dentro del sistema de las Naciones Unidas y facilitar la colaboración entre ambas instituciones.

En el ejercicio 2003, la colaboración entre el FMI y las Naciones Unidas siguió centrándose en los problemas que plantea el financiamiento del desarrollo económico internacional. Tras los compromisos asumidos en la Conferencia Internacional sobre la Financiación del Desarrollo de Naciones Unidas celebrada en Monterrey en 2001 (el “Consenso de Monterrey”), la atención se ha centrado cada vez más en llevar a la práctica los conceptos generales de reducción de la pobreza en la puesta en marcha de un programa. En su intervención ante la sesión anual de alto nivel del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), celebrada en Nueva York el 1 de julio de 2002, Horst Kóhler, Director Gerente del FMI reiteró que era necesario adoptar medidas concretas para hacer frente al desafío de la pobreza y de seguir avanzando en forma cuantificable hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Del 11 al 13 de junio de 2002, funcionarios del FMI se reunieron en Rosendal, Noruega con los ministros y representantes de varios otros organismos internacionales, entre otros, las Naciones Unidas, el Banco Mundial, la OCDE, el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Africano de Desarrollo y la Comisión Europea, para celebrar consultas informales sobre la forma de mantener un proceso dinámico para seguir avanzando en la consecución de los objetivos establecidos en los acuerdos suscritos en Doha y Monterrey.

Posteriormente, los jefes de estado que asistieron a la Cumbre Mundial para el Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica, entre el 29 de agosto y el 5 de septiembre de 2002 reiteraron la importancia de esos objetivos y de reducir la pobreza. En esta reunión se recalcó el papel fundamental de la estabilidad macroeconómica y del crecimiento para sentar las bases de un desarrollo sostenible y se reconoció que el enfoque basado en los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP), ampliado para que incluya los problemas del medio ambiente, podría servir de base para los programas de desarrollo sostenible que apliquen los países. El plan de implementación acordado en la reunión confirma además los compromisos que se han asumido para reducir la pobreza en las áreas del comercio y las finanzas, la globalización, los mecanismos institucionales y la calidad de gobierno, todos factores directamente pertinentes al ámbito de competencia y la labor del FMI. En la reunión, el FMI, el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentaron un documento conjunto sobre el financiamiento del desarrollo sostenible y el personal del FMI participó en numerosas mesas redondas.

En la siguiente reunión de alto nivel del ECOSOC celebrada el 14 de abril de 2003, Eduardo Aninat, Subdirector Gerente del FMI, reiteró el sólido compromiso de la institución para reducir la pobreza en el contexto de su ámbito de competencia, y copresidió una reunión de mesa redonda sobre las medidas nacionales que deben adoptarse para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El diálogo continuo que mantienen el ECOSOC, las instituciones de Bretton Woods y la Organización Mundial del Comercio (OMC) incide significativamente en la coherencia con que se formulan las políticas a nivel nacional, regional e internacional, porque ofrece un foro en que están representados los diversos puntos de vista del ámbito de las finanzas, el comercio, el desarrollo y las relaciones externas.

Relaciones con otros grupos intergubernamentales

En su calidad de integrante del Foro sobre Estabilidad Financiera (FEF), el FMI desempeña una función central en el establecimiento, organización y ejecución del proceso para evaluar el cumplimiento de los centros financieros extraterritoriales con las normas internacionales. El personal del FMI asistió a la octava reunión del Foro sobre Estabilidad Financiera celebrada en Toronto, Canadá los días 3 y 4 de septiembre de 2002, en que se tomó nota de los avances en la adopción de una metodología para elaborar informes sobre normas y códigos. Asimismo, el personal asistió a la segunda reunión regional del foro sobre estabilidad financiera celebrada en Beijín los días 11 y 12 de octubre de 2002, con autoridades de la región de Asia y el Pacífico, y la novena reunión del Foro realizada en Berlín los días 24 y 25 de marzo de 2003. El Presidente del Foro asistió en calidad de observador a las reuniones del Comité Monetario y Financiero Internacional celebradas en octubre de 2002 y abril de 2003.

La colaboración entre el FMI y la OMC se lleva a cabo oficial y oficiosamente, tal como se establece en el Acuerdo de Cooperación firmado en diciembre de 1996. De conformidad con dicho Acuerdo, el FMI participa en calidad de observador en las reuniones de la OMC y asiste regularmente a las reuniones oficiales de la mayoría de los órganos de la OMC. Concretamente, el personal del FMI participa en el marco integrado de asistencia técnica con fines de comercio que encabeza la OMC (un esfuerzo mancomunado de seis entidades incluido el Banco Mundial), colabora en las labores del grupo de trabajo de la OMC sobre comercio, deuda y finanzas y asiste regularmente a las reuniones del comité de restricciones de balanza de pagos. El 9 agosto de 2002, Anne Krueger, Primera subdirectora Gerente, se reunió con el Director General saliente de la OMC (Michael Moore) para estudiar posibles modalidades de cooperación en la investigación. Posteriormente, el 13 de octubre de 2002 el Director Gerente se reunió con el Director General entrante, Supachai Pantichpakdi para analizar ámbitos en que la cooperación entre el FMI y la OMC podría resultar especialmente eficaz para respaldar la consecución de los Objetivos de Desarrollo establecidos en Doha.

Durante el ejercicio 2003, el FMI participó nuevamente en reuniones y actividades de varios grupos intergubernamentales, como el Grupo de los Siete (G-7), el Grupo de los Diez (G-10), el Grupo de los Veinte (G-20) y el Grupo de los Veinticuatro (G-24). Anne Krueger, Primera Subdirectora Gerente del FMI asistió a la reunión anual de ministros de Hacienda y gobernadores de bancos centrales del G–20 celebrada los días 22 y 23 de noviembre de 2002. El Director Gerente asistió a la reunión de ministros de Hacienda y gobernadores de bancos centrales del G–7 celebrada en París el 22 de febrero de 2003.

Cooperación con los bancos regionales de desarrollo

Ya sea en la prevención de las crisis, el alivio de la pobreza o el fortalecimiento del sistema financiero mundial, el FMI colabora estrechamente con todos los bancos multilaterales y regionales de desarrollo. Esta colaboración comprende la formulación y aplicación de medidas de política en el terreno económico y financiero, la divulgación de información y el intercambio de visitas de funcionarios. En el ejercicio 2003, el FMI colaboró con el Banco Islámico de Desarrollo (BIsD) para facilitar el establecimiento de la Junta de Servicios Financieros Islámicos, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para hacer frente a la crisis en Uruguay, y con el Banco Africano de Desarrollo (BAfD) para crear el Centro Regional de Asistencia Técnica (AFRITAC) en África. Además, el FMI colaboró con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), el Banco Mundial y otros organismos donantes para copatrocinar el tercer foro sobre estrategias de lucha contra la pobreza para los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI-7) celebrado en Almaty, Kazajstán, del 11 al 13 de diciembre de 20002. Shigemitsu Sugisaki, Subdirector Gerente del FMI, inauguró la siguiente conferencia de alto nivel del CEI celebrada en Lucerna, Suiza, en enero de 2003 sobre “los países de bajo ingreso del CEI-7: Progresos y dificultades de la transición”, (véase el recuadro 5.2 del capítulo 5).

Función de la gerencia del FMI

En un mundo globalizado es esencial una estrecha cooperación entre los organismos financieros, comerciales y de desarrollo. El éxito de las medidas que se adopten para evitar las crisis y fomentar el crecimiento dependen de las gestión coordinada de muchos organismos internacionales, especialmente en períodos de incertidumbre económica. La gerencia del FMI desempeña un papel importante en la tarea de fomentar esta colaboración multilateral en numerosos foros internacionales.

Entre el 28 de abril y el 3 de mayo de 2002, el Director Gerente, Horst Kohler, realizó su tercera gira por el continente africano desde que asumió su puesto. Visitó Dar es Salaam, Kinshasa, Abidjan, Ougadougou y Accra donde se reunió con jefes de estado, asistió a una serie de seminarios y celebró reuniones con un amplio segmento de la sociedad para analizar diversos asuntos importantes para África. En la reunión de alto nivel del ECOSOC en Nueva York el 1 de junio de 2002, reafirmó el compromiso del FMI con respecto a la implementación del consenso de Monterrey. El Director Gerente pronunció un discurso ante el Comité Selecto de Tesorería de la Cámara de Comunes el 4 de julio de 2002 en Londres, y presentó un análisis de la labor del FMI y de las modificaciones fundamentales que la institución ha efectuado en los ámbitos de la transparencia, supervisión, condicionalidad, normas y códigos y otros ámbitos básicos del cometido de la institución. En su alocución ante el simposio organizado el 10 de septiembre de 2002 en Tokio para conmemorar el quincuagésimo aniversario del ingreso de Japón en el FMI y el Banco Mundial, se refirió a la importancia de que las economías avanzadas desempeñen una función de liderazgo para restablecer la confianza de los inversionistas y sostener la reactivación económica mundial, y concretamente de la necesidad de que Japón emprenda reformas decididas en el sector de la banca y las empresas y que adopte una política macroeconómica antideflacionaria. En su segunda visita a América Latina, del 6 al 12 de diciembre de 2002, desde que asumió su puesto, el Director Gerente se reunió con los Presidentes de Brasil, Colombia y Chile. El 11 de marzo de 2003, en un discurso ante el Banco de España sobre las perspectivas de reactivación económica en América Latina, señaló que México y Chile eran focos de optimismo en una zona que confronta dificultades económicas especialmente difíciles y que la aplicación de políticas más acertadas en varios países, incluidos Brasil y Colombia, les había permitido resistir a estas presiones razonablemente.

Los Subdirectores Gerentes del FMI también asistieron a numerosas conferencias, reuniones y seminarios durante el ejercicio. El 17 de julio de 2002, la Primera Subdirectora Gerente del FMI, Anne Krueger, pronunció un discurso ante la conferencia del National Bureau of Economic Research (NBER) en el que explicó las enseñanzas que se desprenden de la crisis de Argentina y cómo podrían utilizarse para incrementar la eficacia con que el FMI procura evitar y resolver crisis financieras. Del 23 al 28 de enero de 2003, Krueger asistió a una mesa redonda titulada “Un mundo sin globalización” en el marco del foro económico mundial celebrado en Davos, Suiza. Shigemitsu Sugisaki, Subdirector Gerente del FMI, pronunció una alocución sobre las perspectivas internacionales para alcanzar la estabilidad financiera ante el primer foro anual del programa de finanzas y desarrollo de la APEC celebrado en Beijín, el 26 de mayo de 2002. Eduardo Aninat, Subdirector Gerente del FMI, en su discurso de apertura en la inauguración de AFRITAC en África oriental el 24 de octubre de 2002, señaló la importancia de fortalecer la capacidad en África a fin de poder contar con instituciones internas sólidas e independientes que son tanto un requisito para el desarrollo económico como una póliza de seguro contra perturbaciones externas. Asimismo, Aninat viajó a América Latina en enero de 2003 para presentar un temario de trabajo de autoayuda en conferencias celebradas en la Universidad de Viña del Mar en Chile y el Banco Central de Perú en Lima.

    Other Resources Citing This Publication