Chapter

Capítulo 7. Asistencia técnica y capacitación

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 2002
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El FMI, además de ofrecer financiamiento y asesoramiento, brinda capacitación y asistencia técnica a los países miembros en sus campos de especialización: administración del ingreso y del gasto públicos, banca central, sostenibilidad del sector financiero, régimenes cambiarios, estadísticas económicas y financieras, y aspectos jurídicos conexos, entre otros. La asistencia técnica, una prestación importante de los miembros de la institución, se ofrece gratuitamente en la mayoría de los casos, a menos que el país cuente con suficientes recursos para sufragar los costos incurridos en el suministro de la asistencia. La asistencia técnica del FMI tiene por objeto fortalecer el diseño y la adopción de políticas macroeconómicas y financieras acertadas, y lograr la transferencia de conocimientos en ese proceso. De este modo, el FMI procura incrementar la capacidad institucional de los países miembros y se empeña en proporcionar asistencia que reporte ventajas duraderas para la economía del país, como el logro de un crecimiento sostenible y, en el caso de los países miembros más pobres, el alivio de la pobreza. Asimismo, la asistencia técnica ayuda a los países a adoptar y llevar a cabo reformas eficaces, permitiéndoles aprovechar la experiencia mundial que ha acumulado el FMI al encarar problemas similares en otros países, y los conocimientos de expertos de alto nivel procedentes del personal de la institución, entidades públicas y privadas de renombre, bancos centrales y organismos económicos del mundo entero.

En los últimos años los países miembros del FMI han asignado una importancia cada vez mayor a la asistencia técnica para reforzar la eficacia de las labores de la institución en la supervisión e implementación de los programas. Asimismo, se espera que la asistencia técnica desempeñe una función central para respaldar las actividades del FMI en la prevención y gestión de crisis; en el fortalecimiento de la capacidad de los países de bajo ingreso, y en la tarea de restaurar la estabilidad macroeconómica tras situaciones de crisis. Por ejemplo, el seguimiento sistemático de las recomendaciones relacionadas con el programa de evaluación del sector financiero (PESF), ia adopción de normas internacionales, el seguimiento del gasto público y de otros indicadores en el marco de la Iniciativa para los países pobres muy endeudados (PPME), así como la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (véase el recuadro 7.1) son todos factores que han incrementado la demanda de asistencia técnica.

Contra este telón de fondo, el Directorio Ejecutivo subrayó la necesidad de vincular la asistencia técnica del FMI con las prioridades institucionales, incrementar la eficiencia en el suministro de la asistencia técnica y movilizar recursos externos adicionales. A la luz de la limitada oferta de asistencia técnica, se ha vuelto incluso más importante la eficaz coordinación y colaboración entre los proveedores de asistencia, sobre todo las instituciones financieras y de desarrollo internacionales y las entidades de desarrollo bilateral.

En reconocimiento del mayor peso que ha adquirido la asistencia técnica en las actividades operativas básicas del FMI —la supervisión y el uso de recursos financieros— la gerencia decidió intensificar la supervisión que ejerce sobre la asistencia técnica de la institución elevando de categoría la ex Secretaría de Asistencia Técnica mediante la creación, en junio de 2001, de una dependencia aparte bajo la Oficina del Director Gerente. Esta unidad, encabezada por un director, se llama actualmente Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica.

En varios documentos —incluida la declaración de política sobre asistencia técnica para 2001— que pueden consultarse en el sitio del FMI en Internet, se describen en mayor detalle los objetivos, el alcance y los métodos utilizados en la asistencia técnica del FMI.

Definición de las prioridades de asistencia técnica

Durante el último ejercicio, el Directorio estableció un procedimiento para asignar con mayor eficacia los recursos de asistencia técnica y lograr una mejor coordinación con las prioridades en materia de política. Las pautas resultantes, expresadas en forma de “filtros” se utilizan para evaluar los méritos de las solicitudes o los proyectos de asistencia técnica y facilitar la toma de decisiones en la asignación de los recursos1. La asistencia técnica del FMI se ha dividido en cinco principales categorías programáticas: prevención de crisis, reducción de la pobreza, resolución y gestión de crisis, situaciones de posguerra/aislamiento y mecanismos regionales/multilaterales. A su vez, estas categorías se complementan con las tres siguientes subeategorías de filtros adicionales:

Recuadro 7.1La lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo: Asistencia técnica y labores de coordinación

Desde abril de 2001, el FMI ha venido intensificando su aportación al esfuerzo internacional para combatir el lavado de dinero. Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, esta iniciativa ha adquirido mayor importancia como se refleja en los comunicados del CMFI emitidos en noviembre de 2001 y abril de 2002. Ambos comunicados subrayan la necesidad de incrementar la asistencia técnica para ayudar a los países a identificar y corregir deficiencias en sus programas de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. En consecuencia, el FMI ha intensificado la asistencia técnica que reciben los países miembros para dichos programas y está coordinando sus actividades con el Banco Mundial y otros organismos para incrementar la eficacia de la asistencia y evitar la duplicación de tareas (véase el capítulo 3).

Para coordinar la asistencia técnica con su mandato y los principales ámbitos de su competencia, el FMI ha centrado sus esfuerzos en fortalecer la supervisión del sector financiero (tanto en centros financieros territoriales como extraterritoriales) y el marco jurídico e institucional en que se sustentan la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. En términos generales estas tareas abarcan:

  • La formulación de una legislación para luchar contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo que se atenga a las normas y las prácticas óptimas internacionales.

  • El establecimiento del marco jurídico e institucional necesario de unidades de investigación financiera que cumplan los requisitos del grupo Egmont, así como mecanismos de cooperación transfronteriza.

  • El fortalecimiento del marco reglamentario y de supervisión del sector financiero centrado en el examen, el cumplimiento y los mecanismos de control de la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

  • Programas de capacitación y concientización para la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo dirigidos al sector público y el sector privado. Un componente importante de la asistencia técnica del FMI es la labor que realiza con los centros financieros extraterritoriales y otros países para evitar que grupos delictivos abusen de sus sistemas financieros.

A medida que se acelere el ritmo de las evaluaciones del FMI y el Banco Mundial, será fundamental lograr una coordinación más estrecha entre los donantes y los organizadores de la asistencia técnica. A tal efecto, el FMI y el Banco Mundial, en colaboración con la ONU, el Grupo de Acción Financiera (GAFI) y el grupo Egmont, han lanzado una iniciativa de coordinación mundial para evitar la duplicación de tareas y aprovechar al máximo los recursos disponibles. En abril de 2002, el FMI y el Banco Mundial organizaron una reunión en Washington para representantes de instituciones que participan a escala internacional en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, incluidos el GAFI, la ONU, el grupo Egmont, entidades regionales similares al GAFI, los bancos multilaterales de desarrollo, la Secretaría del Commonwealth y donantes bilaterales. La reunión tuvo primordialmente por objeto lograr que las partes interesadas asignen con mayor eficacia sus recursos de asistencia técnica y que los organismos participantes establezcan una red de contactos entre ellos. Asimismo, la reunión ofreció un foro para intercambiar puntos de vista sobre aspectos prioritarios de la asistencia técnica y la necesidad de disponer de recursos para fortalecer la capacidad institucional, sobre todo de entidades regionales similares al GAFI.

  • Filtros sobre metas: La asistencia técnica debe formar parte de los ámbitos de especialización del FMI, respaldar un número limitado de áreas programáticas clave o respaldar prioridades en materia de política.

  • Filtros sobre eficacia: Debe considerarse que la asistencia técnica tendrá un efecto sustancial en el país beneficiario y que será respaldada y ejecutada en forma eficaz. Asimismo, debe ser sostenible desde el punto de vista de su financiamiento y tener un efecto duradero.

  • Filtros sobre alianzas: Tienen preferencia las solicitudes de asistencia técnica que se suministra a nivel regional, se destina a varios beneficiarios, se financia con fuentes múltiples, o que complementa la asistencia de terceros.

Aunque el volumen global de asistencia técnica brindada en los ejercicios 2001 y 2002 se mantuvo esencialmente estable en unos 340 años-persona, y pese al período relativamente corto de implementación del sistema de definición de las prioridades, se han efectuado algunos cambios en la orientación de las actividades principalmente hacia las que se dirigen a la prevención de crisis, situaciones de posguerra/aislamiento e iniciativas regionales (véase el cuadro 7.1).

Cuadro 7.1Indicadores de prestación de asistencia técnica por principales categorías programáticas e iniciativas e inquietudes clave en materia de política

(In situ en años-persona)1

Ejercicio 2001Ejercicio 2002
Principales categorías programáticas Prevención de crisis28,632,6
Reducción de la pobreza77,369,3
Resolución y gestión de crisis35,928,9
Situación de posguerra/aislamiento18,523,2
Iniciativas regionales27,234,9
Total187,4188,8
Iniciativas e inquietudes clave en materia de política
Asistencia sobre normas y códigos, excluido el PESF16,213,6
Relacionadas con el PESF1,83,4
Relacionadas con la Iniciativa para los PPME13,721,4
Salvaguardias de los recursos del FMI0,50,6
Centros financieros extraterritoriales1,45,1
Reforma de la política económica y fortalecimiento de la capacidad153,8144,7
Total187,4188,8
Fuente: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI.Nota: PESF = programa de evaluación del sector financiero; PPME = países pobres muy endeudados.

Excluye las actividades relacionadas con la asistencia técnica que se realizan en la sede.

Fuente: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI.Nota: PESF = programa de evaluación del sector financiero; PPME = países pobres muy endeudados.

Excluye las actividades relacionadas con la asistencia técnica que se realizan en la sede.

Nuevos acontecimientos

En los últimos años han adquirido un papel preponderante los mecanismos regionales para la asistencia técnica del FMI, sobre todo a efectos de ofrecer capacitación, facilitar la participación de los países en el Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD) y lograr la cooperación con los organismos regionales establecidos. El FMI ha recurrido, además, a los centros regionales de asistencia técnica para mejorar la provisión de asistencia a los países miembros, sobre todo a los que tienen necesidades similares. En un inicio, este enfoque se diseñó para proporcionar asistencia técnica en 1993 a las pequeñas economías insulares de la región del Pacífico, por medio del establecimiento del Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico en Suva (Fiji). Este centro ha funcionado con éxito desde que fue establecido conjuntamente por el FMI y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como oficina regional para el proyecto de reforma de la gestión fiscal y monetaria y de mejora de las estadísticas en 15 países insulares del Pacífico.

En noviembre de 2001 (véase el recuadro 7.2) se estableció el Centro de Asistencia Técnica Regional del Caribe (CARTAC) siguiendo el modelo del centro de Fiji. Al igual que en los países insulares del Pacífico, los gobiernos del Caribe participan activamente en la formulación de los programas de trabajo de asistencia técnica para garantizar que se ajusten a las prioridades y realidades nacionales y sean considerados por la población como propios en cuanto a su diseño, implementación y seguimiento. Los representantes de los gobiernos de los países miembros desempeñan, por medio de su participación en el Comité Directivo del CARTAC, una función importante en la orientación de la política global del centro. Entre otras actividades, actualmente se está creando un sitio en Internet en el cual los interesados podrán intercambiar información sobre las actividades actuales y futuras de asistencia técnica.

Sobre la base de la experiencia positiva acumulada con los centros del Pacífico y el Caribe, el FMI adoptó un enfoque similar en su nueva Iniciativa para el Fortalecimiento de las Capacidades en África, lanzada en respuesta a una solicitud de mayor respaldo del FMI formulada por jefes de Estado de África en 2001. Conforme a esta iniciativa se establecerán varios Centros de Asistencia Técnica Regional en África, y los dos primeros entrarán en funcionamiento en el tercer trimestre de 2002, en calidad de proyectos piloto, en África oriental y occidental. Si son exitosos, se establecerán tres centros más para abarcar el resto de África al sur del Sahara. Cada centro contará con un equipo integrado por un coordinador y hasta cinco expertos residentes que asesorarán a los países miembros en la formulación y aplicación de programas de fortalecimiento de las capacidades, ateniéndose a las pautas del documento de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) que habrá redactado cada país; ayudarán en la implementación y seguimiento de los programas permanentes de asistencia técnica; facilitarán la coordinación con los donantes de las actividades en marcha para fortalecer las capacidades, y proporcionarán asesoramiento técnico.

Cada vez más el FMI está ayudando a los países miembros en sus esfuerzos a largo plazo para reforzar las capacidades; además de proporcionarles asesoramiento inmediato en materia de política, se está haciendo mayor hincapié en la cooperación y la coordinación con otros proveedores bilaterales y multilaterales de asistencia técnica. Dicha coordinación ha contribuido a evitar la duplicación de tareas y a conseguir insumos de asistencia técnica que tradicionalmente el FMI no suministra (por ejemplo, equipo informático, equipo de capacitación y otros materiales, así como servicios de respaldo práctico).

La cooperación entre el FMI y los otros proveedores de asistencia técnica puede asumir diversas modalidades, desde el simple intercambio de información (por ejemplo, a través de la participación regular del FMI en grupos consultivos o reuniones de mesa redonda para coordinar la asistencia de los donantes destinada a los países en desarrollo), y la organización de asistencia suplementaria (por ejemplo en colaboración con las Naciones Unidas y otros donantes bilaterales que intervienen inmediatamente en los esfuerzos de reconstrucción en situaciones de posguerra, como en el caso de Kosovo y Timor Oriental), hasta situaciones en que el FMI desempeña una función central de mayor alcance para fortalecer las instituciones macroeconómicas, por ejemplo, en el marco de planes plurianuales de acción para la cooperación técnica de amplia cobertura.

Recuadro 7.2Centro de Asistencia Técnica Regional del Caribe

El Centro de Asistencia Técnica Regional del Caribe (CARTAC) brinda asistencia técnica y capacitación a sus países miembros en el ámbito de la gestión económica y financiera. Se inauguró en noviembre de 2001 y tiene su sede en Barbados. Fue organizado como programa regional del PNUD designándose al FMI como organismo de ejecución. El FMI administra las operaciones, asigna al coordinador del programa y contrata y se ocupa de la supervisión técnica de los asesores residentes por medio de sus departamentos de asistencia técnica. El centro fue concebido para ayudar a los países miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la República Dominicana a fortalecer la gestión económica y fiscal, mejorar la supervisión y la reglamentación del sector financiero, y compilar estadísticas económicas, financieras y sociales más puntuales y útiles. Las áreas clave de la asistencia técnica que brinda el centro abarcan la gestión del gasto público, la política y la administración tributaria y aduanera, la reglamentación y supervisión del sector financiero nacional y extraterritorial, y las estadísticas económicas y financieras, ya que las evaluaciones de las necesidades indicaron que estas áreas eran las que presentaban las mayores deficiencias. Debido a que algunas de las economías del Caribe son pequeñas, y cuentan con escasos recursos humanos debidamente formados y calificados, se consideró que un enfoque regional sería la forma más eficaz desde el punto de vista de los costos para crear capacidad sostenible.

La asistencia del centro se suministra por medio del coordinador del programa y un equipo de cinco asesores residentes, con la ayuda de especialistas contratados por períodos cortos. Asimismo, el centro ofrece servicios de capacitación de alta calidad, por medio de seminarios en los países, cursos de capacitación regionales y posibilidades de trabajo práctico (en el marco de programas de pasantías para funcionarios públicos de nivel medio). Las actividades de capacitación del CARTAC se realizan en colaboración con instituciones existentes como la Universidad de las Antillas Occidentales y el Banco Central del Caribe Oriental. La colaboración y cooperación con otras entidades que proporcionan asistencia técnica en la gestión económica y financiera son aspectos importantes de la labor que realiza el centro.

Canadá aporta aproximadamente un 50% del financiamiento del CARTAC. El resto proviene del Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo, Irlanda, el PNUD, la USAID y el Banco Mundial. El Banco de Desarrollo del Caribe ha destinado un economista a tiempo completo al centro. Los países participantes contribuyen con recursos para sufragar los costos del centro en tanto que el país donde se encuentra la sede proporciona la infraestructura y el equipo de oficina.

En respuesta a solicitudes del CMFI, el G–7, el G–20 y el Foro sobre Estabilidad Financiera, en abril de 2002 el FMI aunó esfuerzos con Canadá, Suiza, el Reino Unido y el Banco Mundial para lanzar la Iniciativa de Reforma y Fortalecimiento del Sector Financiero, que ofrecerá un mecanismo para coordinar y movilizar recursos adicionales de asistencia técnica a fin de fomentar la solidez del sector financiero y la adopción de normas y códigos. Además, el FMI está colaborando actualmente con el Banco Mundial, las Naciones Unidas, el Grupo de Acción Financiera (GAFI) y el grupo Egmont para encontrar la forma óptima de coordinar, movilizar y financiar programas de asistencia técnica en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

Aunque el FMI financia la asistencia técnica que brinda en gran medida con recursos propios, el financiamiento externo constituye una fuente importante de respaldo adicional. Dicho financiamiento se otorga por medio de donaciones en el marco de la Cuenta Administrada General para las Actividades de Asisten cia Técnica. El mecanismo global de cuentas administradas engloba nueve subcuentas2. La Cuenta Administrada General se enmendó en diciembre de 2001 para establecer subcuentas de múltiples donantes a fin de respaldar programas específicos de asistencia técnica, como el Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico y los Centros de Asistencia Técnica Regional en África. En el recuadro 7.3. se describen las dos subcuentas creadas en el ejercicio 2002.

Recuadro 7.3Subcuentas de asistencia técnica de reciente creación

En el ejercicio 2002 se establecieron dos nuevas subcuentas de asistencia técnica.

  • La Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente al Reino Unido-Departamento para el Desarrollo Internacional se estableció en junio de 2001 con el propósito de fortalecer la capacidad de los países miembros para formular y ejecutar políticas en los ámbitos macroeconómico, fiscal, monetario y financiero, y en el campo estadístico conexo. Se han efectuado tres contribuciones para respaldar los siguientes proyectos: 1) el programa de plan de acción para la cooperación técnica para Camboya ($1,2 millones); 2) el proyecto de enseñanza a distancia para países de África ($0,9 millones), que tendrá una duración de 15 meses y financiará la participación de 80 funcionarios en el curso de programación y políticas financieras del Instituto del FMI por medio de técnicas de aprendizaje a distancia complementadas con un curso de dos semanas en Washington, y 3) el proyecto para los países angloparlantes de África en el marco del Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD) ($2,4 millones), proyecto bienal de asistencia técnica cuyo objeto es ayudar a 14 países de la región a incrementar su capacidad para elaborar y divulgar estadísticas macroeconómicas y sociales fiables y actualizadas utilizando como marco el SGDD.

  • La Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Italia se estableció en noviembre de 2001 para incrementar la capacidad de los países miembros para formular y ejecutar políticas en los ámbitos macroeconómico, fiscal, monetario, financiero y aspectos estadísticos conexos, así como programas y proyectos de capacitación que fortalezcan los aspectos jurídicos y administrativos del marco de reforma en esos campos. La primera contribución de unos $2 millones se utilizará para financiar asistencia técnica encaminada a incrementar la capacidad para formular y ejecutar políticas relacionadas con las normas y los códigos internacionales sobre gestión financiera, fiscal y estadística, así como labores relacionadas con la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, en países de Europa central y oriental, los Estados bálticos, Rusia y otros países de la antigua Unión Soviética.

En el ejercicio 2002, el financiamiento externo procedente de donantes bilaterales y multilaterales representó un 25% de la asistencia técnica total brindada por el FMI; Japón, que financió un 70% de este financiamiento, sigue siendo el donante con la aportación más cuantiosa. Los otros donantes bilaterales incluyen a Australia, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Italia, Nueva Zelandia, los Países Bajos, el Reino Unido y Suiza. Entre los donantes multilaterales se cuentan el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, el PNUD y la Unión Europea.

Prestación de asistencia técnica en el ejercicio 2002

Las modificaciones en la distribución geográfica de la asistencia técnica brindada durante el ejercicio 2002 son indicativas de la forma en que se definieron las prioridades de dicha asistencia (véanse el cuadro 7.2 y los gráficos 7.1 y 7.2). Debido al mayor hincapié que se hizo en la reducción de la pobreza en los últimos años, la proporción correspondiente a África subsahariana ha aumentado, y en el ejercicio 2002 esa región recibió la mayor parte de la asistencia técnica del FMI. La asistencia técnica proporcionada a los países en transición de Europa central y meridional alcanzó un máximo en el ejercicio 2001 gracias al programa de gran alcance para fortalecer las capacidades en los Estados bálticos, pero ha empezado a disminuir desde entonces. Conforme a la tendencia de los últimos cinco años, la asistencia técnica a favor de los países de Europa oriental disminuyó notablemente, ya que la mayoría de las economías en transición ya no requieren la ayuda masiva que recibían hace una década. Pese a que las repercusiones de la crisis financiera de 1997–98 se han mitigado, el volumen de asistencia técnica a la región de Asia y el Pacífico se ha mantenido elevado debido a la decisión de incrementar el suministro de asistencia para situaciones de posguerra —como en Camboya y Timor Oriental—, el alto nivel asistencia para respaldar reformas en Indonesia y Mongolia y el aumento de la asistencia técnica a favor de China. El volumen de asistencia brindado a otras regiones geográficas y a proyectos interregionales se ha mantenido en aproximadamente el mismo nivel.

Gráfico 7.1Asistencia técnica por función; ejercicio 2002

(Porcentaje del total de recursos en años-persona efectivos)1

1 Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 días. En el caso del Instituto del FMI, no se incluye la capacitación impartida o coordinada por el Instituto en la sede del FMI.

Gráfico 7.2Asistencia técnica por región; ejercicio 2002

(Porcentaje del total de recursos en años-persona efectivos)
Cuadro 7.2Prestación de asistencia técnica, ejercicios 1998–2002

(En años-persona efectivos)1

Ejercicio 1998Ejercicio 1999Ejercicio 2000Ejercicio 2001Ejercicio 2002
Presupuesto para asistencia técnica del FMI257,1266,2251,7265,5268,8
Personal165,6164,0158,5171,8172,2
Consultores con base en la sede22,020,316,422,723,2
Expertos externos69,481,876,971,073,4
Recursos externos de asistencia técnica92,499,285,577,777,8
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo22,814,38,78,49,6
Japón53,670,368,059,556,2
Otras fuentes de cofinanciamiento16,014,78,89,812,0
Recursos totales de asistencia técnica349,5365,4337,2343,2346,6
Prestación de asistencia técnica por regiones293,8308,5282,2275,8280,0
África64,572,969,868,271,9
América36,232,528,223,728,0
Asia y el Pacífico47,257,944,457,063,1
Europa I24,822,724,130,230,3
Europa II49,244,940,440,832,6
Oriente Medio29,231,927,527,822,4
Regional e interregional42,745,847,928,031,7
Prestación de asistencia técnica no regional255,656,955,167,566,6
Prestación total de asistencia técnica349,5365,4337,2343,2346,6
Prestación de asistencia técnica por departamentos
Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios121,9127,2112,2101,2115,5
Departamento de Finanzas Públicas103,2107,4101,4111,997,5
Instituto del FMI51,454,554,648,249,2
Departamento de Estadística47,248,949,154,456,0
Departamento Jurídico10,512,78,615,415,5
Otros departamentos315,414,711,312,212,9
Prestación total de asistencia técnica349,5365,4337,2343,2346,6
Fuente: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI.

Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 días. A partir de 2001 se emplean definiciones nuevas; datos ajustados en forma retroactiva.

Asistencia técnica indirecta, incluidas las actividades en materia de política, gestión y evaluación de la asistencia técnica y actividades conexas.

Incluye el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, la Dirección de Servicios de Tecnología de la Información y la Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica.

Fuente: Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica del FMI.

Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 días. A partir de 2001 se emplean definiciones nuevas; datos ajustados en forma retroactiva.

Asistencia técnica indirecta, incluidas las actividades en materia de política, gestión y evaluación de la asistencia técnica y actividades conexas.

Incluye el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, la Dirección de Servicios de Tecnología de la Información y la Oficina de Gestión de la Asistencia Técnica.

El Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios suministró la mayor parte de la asistencia técnica que ofrece el FMI, y en el ejercicio 2002 su contribución aumentó en un 12%, alcanzando 114 años-persona, reflejo de la mayor actividad vinculada con el surgimiento de la nueva arquitectura financiera internacional. Por su parte, el Departamento de Finanzas Públicas sigue ocupando el segundo lugar en cuanto al volumen de asistencia técnica brindada, aunque sus actividades se redujeron un poco. Por último, en el ejercicio 2002, el Instituto del FMI (véase la siguiente sección) y el Departamento de Estadística proporcionaron casi toda la asistencia técnica restante.

Ampliación de la labor de capacitación del Instituto del FMI

En los últimos años, en respuesta a la gran demanda de los países miembros, el Instituto del FMI incrementó sustancialmente el número de cursos de capacitación que ofrece a funcionarios públicos, sin dejar de tener muy en cuenta las nuevas necesidades de los países miembros en la combinación y creación de nuevos cursos.

En el ejercicio 2002, el Instituto del FMI dictó 117 cursos y seminarios a funcionarios, suministrando más de 8.700 semanas-participante de capacitación (véase el cuadro 7.3). El número de actividades de capacitación y de participantes se incrementó, respectivamente, 8% y 10% con respecto a los niveles registrados en el ejercicio 2001, una duplicación frente al ejercicio 1998. El número de semanas-participante de capacitación se incrementó 36% en los últimos cuatro años, aumento menos pronunciado que el del número de actividades de capacitación, debido al mayor énfasis que se hizo en los últimos años en ofrecer cursos más cortos y más especializados, adaptados a las necesidades de los países miembros.

Cuadro 7.3Programas del Instituto del FMI de capacitación para funcionarios, ejercicios 1998–2002
ProgramaEjercicio 1998Ejercicio 1999Ejercicio 2000Ejercicio 2001Ejercicio 2002
Capacitación en la sede
Cursos y seminarios1920222221
Participantes658676776798819
Semanas-participantes3.6283.8373.6233.6712.982
Institutos y programas regionales de capacitación1
Cursos y seminarios2138576780
Participantes5671.0951.6322.1022.536
Semanas-participantes1.5752.3253.1853.7604.613
Otras modalidades de capacitación externa
Cursos y seminarios2120241916
Participantes631605775564439
Semanas-participantes1.1961.1201.3641.048828
Aprendizaje
Cursos2113
Participantes35043134
Semanas-participantes410086311
Total de cursos y seminarios6178103108117
Total de participantes1.8562.3763.1833.4643.794
Total de semanas-participante6.3997.2828.2728.5658.734
Fuente: Instituto del FMI.

Incluye el Instituto Multilateral de Viena (establecido en 1992), el Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur (1998), el Programa de Capacitación Regional FMI-FMA en los Emiratos Árabes Unidos (1999), el Instituto Multilateral Africano, en Cóte d’Ivoire (1999), el Programa Conjunto de Capacitación China-FMI (2000) y el Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina en Brasil (2001). Los datos sobre el Instituto Multilateral Africano incluyen los cursos que ofrecen el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Mundial.

Estos cursos no se incluyen en el número total de cursos ya que las cifras sobre la capacitación en la sede abarcan el segmento que se dicta en Washington.

Los participantes invitados a asistir al segmento de los cursos que se ofrece en Washington se incluyen tanto en este rubro como en las cifras sobre la capacitación en la sede. Han sido contabilizados una sola vez en los totales que figuran más abajo.

Incluyen únicamente el número de semanas-participante del segmento del curso que se ofrece a distancia. El número de semanas-participante del segmento del curso que se ofrece en Washington se incluye en las cifras sobre la capacitación en la sede.

Fuente: Instituto del FMI.

Incluye el Instituto Multilateral de Viena (establecido en 1992), el Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur (1998), el Programa de Capacitación Regional FMI-FMA en los Emiratos Árabes Unidos (1999), el Instituto Multilateral Africano, en Cóte d’Ivoire (1999), el Programa Conjunto de Capacitación China-FMI (2000) y el Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina en Brasil (2001). Los datos sobre el Instituto Multilateral Africano incluyen los cursos que ofrecen el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Mundial.

Estos cursos no se incluyen en el número total de cursos ya que las cifras sobre la capacitación en la sede abarcan el segmento que se dicta en Washington.

Los participantes invitados a asistir al segmento de los cursos que se ofrece en Washington se incluyen tanto en este rubro como en las cifras sobre la capacitación en la sede. Han sido contabilizados una sola vez en los totales que figuran más abajo.

Incluyen únicamente el número de semanas-participante del segmento del curso que se ofrece a distancia. El número de semanas-participante del segmento del curso que se ofrece en Washington se incluye en las cifras sobre la capacitación en la sede.

La ampliación de la labor de capacitación del Instituto del FMI se vio facilitada por la creación de una red de institutos y programas regionales de capacitación, tras la positiva evolución que tuvo el Instituto Multilateral de Viena establecido en 1992 (véase el cuadro 7.4). En los últimos cuatro años han entrado en funcionamiento cinco nuevos institutos y programas regionales: el Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur en 1998, el Programa de Capacitación Regional FMI-FMA y el Instituto Multilateral Africano en 1999, el Programa Conjunto de Capacitación China-FMI en 2000, y el Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina en 2001. El número de actividades de capacitación organizadas en el marco de los programas regionales se elevó a 80 en el ejercicio 2002 frente a 21 en el ejercicio 1998.

Cuadro 7.4Programas de capacitación regional del Instituto del FMI
Programa regionalFecha de creaciónUbicaciónCopatrocinadoresPaíses participantes
Instituto Multilateral de Viena1992AustriaAutoridades austríacas, Banco de Pagos Internacionales, Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, Banco Mundial Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos y Organización Mundial del Comercio1Países en transición de Europa y Asia
Instituto Regional de Capacitación del FMI en Singapur1998SingapurGobierno de SingapurPaíses en desarrollo y en transición de Asia y el Pacífico
Programa de Capacitación Regional del FMI-FMA1999Emiratos Árabes UnidosFondo Monetario ÁrabePaíses miembros del Fondo Monetario Árabe
Instituto Multilateral Africano1999Côte d’IvoireBanco Africano de Desarrollo y Banco MundialPaíses africanos
Programa Conjunto de Capacitación China-FMI2000ChinaBanco Popular de ChinaChina
Centro Regional Conjunto de Capacitación para América Latina2001BrasilGobierno de BrasilPaíses latinoamericanos y países africanos de lengua portuguesa

Aunque no patrocinan oficialmente el Instituto Multilateral de Viena, varios otros países europeos y la Unión Europea también brindan apoyo financiero.

Aunque no patrocinan oficialmente el Instituto Multilateral de Viena, varios otros países europeos y la Unión Europea también brindan apoyo financiero.

Este enfoque regional ha permitido al Instituto del FMI extender su labor de capacitación considerablemente sin tener que agregar infraestructura en Washington y ajustar sus programas a las necesidades de las diferentes regiones. Asimismo, ha sido una solución de bajo costo para hacer frente a la gran demanda de capacitación, puesto que los copatrocinadores de los institutos y programas de capacitación regional aportan un volumen sustancial de recursos financieros por medio de mecanismos de distribución de la carga.

La adopción de nuevas tecnologías también ha contribuido a la ampliación de la labor de capacitación por medio del curso de programación y políticas financieras a distancia que se dictó por primera vez en el ejercicio 2000. En el ejercicio 2002, el Instituto del FMI ofreció este curso en tres ocasiones, en las que se combinaron entre nueve y diez semanas de instrucción por Internet con un segmento de dos semanas en la ciudad de Washington.

Si bien actualmente la capacitación que ofrece en el extranjero se concentra en los institutos y programas regionales del FMI, el Instituto del FMI sigue considerando que la cooperación con institutos regionales de capacitación, al margen de la red que ha establecido, constituye una herramienta importante para reforzar las capacidades. Al mismo tiempo, los cursos y los seminarios que se dictan en Washington siguen siendo un componente central del programa del Instituto. Los cursos que se dictan en la sede ofrecen acceso a una gama más amplia de experiencias y conocimientos especializados que los que pueden configurarse mediante actividades en el extranjero, lo cual es especialmente importante en los cursos más largos. Los participantes de los cursos en Washington tienen mayores oportunidades de comparar experiencias, establecer una red más amplia de contactos y adquirir fácilmente una visión más cabal de las operaciones del FMI.

El Instituto del FMI presta gran atención al desarrollo del programa de estudios. En el ejercicio 2002 se dictaron nuevos cursos sobre fijación de metas de inflación y supervisión bancaria, y se están preparando cursos sobre evaluación de la estabilidad del sistema financiero, análisis de los mercados financieros, sostenibilidad y transparencia fiscales, y pronósticos macroeconómicos, que se ofrecerán en el ejercicio 2003. El Instituto del FMI también ha seguido ajustando sus programas sobre aspectos clave de actualidad en función de las necesidades de funcionarios de alto nivel. En el ejercicio 2002, estos programas abarcaron seminarios sobre régimenes cambiarios, relaciones con los inversionistas, normas fiscales y estrategias de reducción de la pobreza. El dinámico programa de investigación a cargo del personal y los aportes de catedráticos visitantes en el campo de la investigación han contribuido a mantener los programas del Instituto del FMI actualizados y a la vanguardia en su género.

Véase la description de estos filtros en el recuadro 7.1 del Informe anual 2001, pig. 86.

Estas abarcan la Subcuenta para el Programa Japones de Becas de Estudios Superiores, la Subcuenta para el Programa de Becas Australia-FMI para Asia, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Suiza, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Francia, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Dinamarca, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Australia, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Países Bajos, la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente al Reino Unido-Departamento para el Desarrollo Internacional y la Subcuenta de Asistencia Técnica correspondiente a Italia.

    Other Resources Citing This Publication