Chapter

Apéndice VI. Comunicados de prensa del Comité Provisional, el Comité Monetario y Financiero Internacional y el Comité para el Desarrollo

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2000
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Comité Provisional de la Junta de Gobernadores sobre el Sistema Monetario Internacional

COMUNICADO DE PRENSA

Quincuagésima tercera reunión, Washington, 26 de septiembre de 1999

1. El Comité Provisional celebró su 53a reunión en la ciudad de Washington, el 26 de septiembre de 1999, bajo la presidencia del Sr. Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido. El Comité expresa su agradecimiento al Presidente saliente, el Sr. Carlo Azeglio Ciampi, ex Ministro del Tesoro de Italia y actualmente Presidente de Italia, por su invalorable aporte a la labor del Comité.

Situación económica y financiera mundial

2. El Comité expresa su satisfacción ante la mejora que ha registrado la situación económica y financiera mundial desde el comienzo del año. El Comité ha examinado los retos que se plantearían para lograr que la recuperación sea sostenida.

En muchas economías de mercados emergentes y en numerosos países en desarrollo, será preciso, para lograr un aumento duradero de las tasas de crecimiento económico, no solamente contar con un crecimiento sostenido en los países industriales, sino también adoptar reformas estructurales clave, tales como la reforma bancaria, la reestructuración del sector empresarial, la reforma del régimen tributario y de la administración tributaria, el establecimiento de sistemas judiciales eficaces, la protección del derecho de propiedad y el mejoramiento de la gestión pública.

  • La recuperación se está afianzando en los países asiáticos afectados por la crisis, lo que se ve facilitado por la aplicación de una política fiscal que respalda ese proceso, una política monetaria flexible y el restablecimiento de la confianza de los mercados financieros. La reestructuración del sector financiero está avanzando, en general, pero se requieren medidas adicionales para completar esta tarea. Además, es preciso acelerar la reestructuración del sector empresarial y las reformas institucionales. La recuperación económica de Indonesia se ha visto interrumpida por problemas estructurales y políticos que deberán resolverse rápidamente para que puedan reanudarse la recuperación y la reforma económicas. China e India han superado la crisis relativamente bien y los resultados económicos se han situado en un nivel sostenido, pero sigue siendo necesario encarar retos considerables en algunas esferas.

  • En lo que respecta a Rusia, el Comité ve con satisfacción los esfuerzos desplegados por el FMI para colaborar con las autoridades rusas a fin de promover la estabilización macroeconómica, la prosecución de las reformas y una mayor integración de Rusia en la economía mundial. Aunque reconoce la importancia de las medidas iniciales recientemente adoptadas para reestructurar el sistema bancario, fortalecer la integridad de las instituciones y las políticas financieras y lograr una mejor gestión pública y mayor transparencia, el Comité hace hincapié en la urgente necesidad de avanzar aún más. El Comité insta al FMI a colaborar con las autoridades rusas para fortalecer las reformas en éstas y otras esferas que revisten importancia para el crecimiento económico.

  • En Brasil, la estricta aplicación del programa respaldado por el Fondo ha restablecido la confianza, y también han mejorado las perspectivas de algunos otros países de América Latina. En muchos otros países de la región es preciso seguir reforzando los programas de ajuste y reforma.

  • En el Oriente Medio y África, los países que se han visto beneficiados por la mejora de los precios de los productos básicos, particularmente en el caso del petróleo, tienen ahora una nueva oportunidad de acelerar el proceso de ajuste fiscal y la diversificación de su economía.

  • Los países muy endeudados de África al sur del Sahara deben aprovechar plena y prontamente la oportunidad que les ofrece el alivio de la deuda previsto en la Iniciativa reforzada para los PPME a fin de intensificar las reformas y avanzar en su realización, inclusive asignando recursos adicionales para cubrir el gasto vinculado a la reducción de la pobreza, y hacerlo más eficiente. Las estrategias orientadas hacia el exterior y la resolución pacífica de los conflictos armados son indispensables para impulsar el desarrollo y acelerar el crecimiento de la economía.

  • Los trágicos acontecimientos que tuvieron lugar en Kosovo este año han tenido efectos económicos negativos graves en otros países de la región. Las medidas coherentes de reforma y estabilización respaldadas por las instituciones financieras internacionales son importantes para el desarrollo económico continuado de la región. Por lo tanto, el Comité insta al FMI a seguir prestando un firme respaldo en forma de programas y asistencia técnica a los países afectados.

Una reactivación sostenida de la demanda interna en Europa y Japón, junto con un crecimiento económico a mediano plazo en Estados Unidos acorde con su nivel potencial, contribuirán a crear un patrón de crecimiento más equilibrado en las principales economías industriales.

  • El Comité expresa su satisfacción ante los resultados económicos que sigue obteniendo Estados Unidos y que han sido esenciales para respaldar la actividad mundial. La política económica debe seguir orientándose al logro de un crecimiento sostenido a largo plazo, manteniéndose una posición fiscal sólida y elevando el ahorro interno.

  • El Comité ve con satisfacción el crecimiento registrado por la economía japonesa en los dos primeros trimestres de 1999, que fue estimulado por una reactivación de la demanda de los consumidores. Sin embargo, como las perspectivas de que la demanda privada siga recuperándose son inciertas, el Comité insta a las autoridades japonesas a mantener políticas fiscales y monetarias que sirvan de respaldo a la economía mediante un presupuesto complementario de tamaño adecuado, y al mismo tiempo, en el contexto de su política de tasa de interés de nivel cero, proporcionar suficiente liquidez hasta que se disipen las inquietudes vinculadas con la deflación. Es esencial también llevar adelante los esfuerzos por afianzar el sistema bancario y fomentar la reestructuración del sector empresarial a fin de lograr un crecimiento sostenido en Japón, que facilitaría el necesario ajuste fiscal a mediano plazo.

  • El Comité considera alentadora, asimismo, la reactivación del crecimiento económico en Europa, en el contexto de la estabilidad de precios. Si bien las condiciones monetarias imperantes en la zona del euro son acomodaticias y deberían seguir proporcionando un respaldo adecuado, las posibilidades de crecimiento económico sostenido y una disminución más pronunciada del desempleo se verían favorecidas por esfuerzos adicionales en el ámbito del saneamiento fiscal y la reforma estructural.

3. El Comité subraya la importancia de que haya mercados abiertos y competitivos, como componente esencial de las medidas encaminadas a impulsar el crecimiento y la estabilidad de la economía mundial. La propuesta de iniciar nuevas negociaciones comerciales en Seattle este año es una oportunidad importante para avanzar aún más en esta dirección. La amplia liberalización adicional en el contexto de un refuerzo del sistema comercial multilateral basado en normas contribuirá a respaldar el crecimiento y la estabilidad mundiales. Para lograr que los beneficios del comercio liberalizado y la inversión se realicen y se compartan plenamente, el Comité insta al Fondo a colaborar con el Banco y la OMC a fin de afianzar sus programas de trabajo y lograr mayor coherencia en la elaboración de políticas a nivel mundial. Reconoce que los programas coordinados de respaldo a los países en desarrollo, incluidos planes focalizados de asistencia técnica y asesoramiento en materia de política económica, ayudarán a estos países a cumplir sus compromisos en el marco de la OMC y a poner en práctica los acuerdos actuales.

4. El Comité observa que, al promover el crecimiento económico a través de políticas macroeconómicas prudentes y reformas estructurales, el FMI, en estrecha colaboración con el Banco Mundial y de conformidad con las atribuciones de ambas instituciones, debe también tener presentes las consecuencias sociales directas de los programas de ajuste y de reforma, así como el carácter complementario de la política macroeconómica y la política social con respecto al crecimiento económico a largo plazo y al mejoramiento de los indicadores sociales.

Iniciativas para la reducción de la pobreza

5. El Comité respalda la propuesta de remplazar el servicio reforzado de ajuste estructural (SRAE) por un nuevo servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza, encaminado a hacer de los programas de reducción de la pobreza de los países miembros de bajo ingreso un componente clave y más explícito de una nueva estrategia económica orientada al crecimiento económico. Los componentes esenciales del nuevo enfoque, que se debería seguir basando en políticas macroeconómicas sólidas, son los siguientes:

  • Para servir de guía en la elaboración de los programas, cada país preparará un documento de carácter general sobre la estrategia de reducción de la pobreza, con la asistencia del Banco Mundial y del FMI, y con la participación de la ciudadanía, de modo que pueda sentirse claramente identificada con los objetivos enunciados en el mismo. El documento sobre la estrategia de reducción de la pobreza tendrá que ser aprobado por los Directorios del Banco y del Fondo.

  • Los programas sociales y sectoriales encaminados a la reducción de la pobreza se tendrán en cuenta al determinarse las medidas de política económica que se adoptarán para promover un crecimiento económico más rápido y sostenido.

  • Se dará un mayor énfasis a la buena gestión pública—especialmente en lo que respecta a todas las actividades del gobierno—a través de una mayor transparencia, procedimientos de control eficaces, medidas contra la corrupción, una adecuada rendición de cuentas, y la participación de todos los sectores de la sociedad.

  • Se dará carácter prioritario a las reformas clave que son esenciales para alcanzar las metas sociales que fije el gobierno.

6. El Comité toma nota del papel decisivo que desempeñarán el Banco Mundial y otros organismos internacionales pertinentes a los efectos de ayudar a los gobiernos a elaborar y supervisar la ejecución de sus estrategias de reducción de la pobreza. El Comité respalda la propuesta de que los documentos sobre la estrategia de reducción de la pobreza, a medida que vayan siendo elaborados, sirvan de base para todas las operaciones de concesión de préstamos en el marco de la AIF y el servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza, y a los efectos de una colaboración más estrecha entre el Banco y el FMI.

7. El Comité acoge con beneplácito la reunión conjunta del Comité Provisional y el Comité para el Desarrollo celebrada hoy, con respecto a la iniciativa reforzada para los PPME. Las propuestas formuladas por el Banco y el FMI a este respecto, basadas en una vasta gama de comentarios de la sociedad civil y la comunidad internacional, tienen por objeto proporcionar un alivio de la carga de la deuda más rápido, profundo y amplio y fortalecer el vínculo entre el alivio de la deuda y la reducción de la pobreza.

8. El Comité considera positivo el acuerdo sobre el financiamiento de la participación del FMI en la iniciativa para los PPME y la continuación del crédito en condiciones concesionarias que otorga el FMI para fomentar el crecimiento y reducir la pobreza en los países miembros de bajo ingreso. Considera sumamente valioso el apoyo financiero suministrado por toda una serie de países miembros del FMI a través de aportes bilaterales y respalda la decisión adoptada por el Directorio Ejecutivo con respecto a la participación del Fondo. El Comité estima que las transacciones al margen del mercado, conforme a las cuales el FMI negociaría un volumen de oro fino que podría llegar a 14 millones de onzas, constituirán una operación por única vez de carácter sumamente excepcional. Esto forma parte de un plan de financiamiento más amplio que permitiría al FMI contribuir a resolver los problemas de la deuda de los PPME al iniciarse el nuevo milenio y a llevar adelante las operaciones de carácter concesionario en respaldo de los programas nacionales encaminados al crecimiento sostenido y la reducción de la pobreza. El Comité respalda la recomendación del Directorio Ejecutivo de que la Junta de Gobernadores adopte una resolución a estos efectos.

Arquitectura del sistema

9. El Comité ve con satisfacción el hecho de que, paulatinamente, los principios generales se traducen en medidas concretas tendientes a elaborar y controlar la aplicación de normas que revisten importancia para el sistema monetario y financiero internacional.

  • El Comité alienta al FMI a seguir colaborando con el Banco Mundial y otros organismos pertinentes a fin de completar la labor sobre el conjunto de normas preparado por el Foro sobre Estabilidad Financiera.

  • El Comité insta a los 47 suscriptores de las Normas Especiales para la Divulgación de Datos (NEDD) a seguir reforzando, de aquí a marzo del año 2000, sus prácticas en materia de estadística y a declarar datos sobre reservas internacionales y pasivos conexos utilizando la matriz de reservas acordada. Insta al Fondo a continuar su labor relativa a las NEDD, entre otras cosas mejorando los datos sobre la deuda externa y elaborando indicadores macroprudenciales. Espera con interés el inicio de la fase operativa del Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD), a principios del año próximo. El Comité insta asimismo al FMI y a los países miembros a perseverar en sus esfuerzos en procura de mayor puntualidad y cobertura más completa de los datos sobre los movimientos de capital. El FMI deberá proporcionar asistencia técnica para mejorar la calidad y puntualidad de los datos. Por otra parte, las autoridades nacionales y los organismos internacionales pertinentes deberían adoptar con urgencia medidas para mejorar los datos relativos al gasto social y los indicadores sociales.

  • El Comité adopta el documento adjunto, Código de buenas prácticas de transparencia en las políticas monetarias y financieras: Declaración de principios, como guía para que los países miembros apliquen estas políticas con mayor transparencia. El Comité insta a todos los países miembros a aplicar este nuevo código, y hacer lo propio con el Código de buenas prácticas de transparencia fiscal, acordado con anterioridad.

  • El Comité ve con satisfacción las evaluaciones de la aplicación de los Principios Básicos de Basilea, que se han llevado a cabo en el contexto de la supervisión y la asistencia técnica del FMI, e insta a hacer de ellas un componente permanente de sus actividades ordinarias de supervisión. Toma nota de la labor que está realizando el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria con el fin de examinar el Acuerdo sobre Capital de 1988, e insta al Comité de Basilea a concluir este examen. Recomienda que el FMI siga respaldando este proceso.

10. El Comité insta al FMI a que, en colaboración con otros organismos que fijan normas, siga experimentando con evaluaciones de la observancia, por parte de los países miembros, de las normas internacionales y los códigos de buenas prácticas, e invita al Directorio Ejecutivo a determinar si estas evaluaciones deben formar parte del proceso de supervisión.

11. El Comité reitera la importancia de una mayor transparencia en la elaboración de la política económica. Con respecto a las prácticas del FMI y la política económica de los países miembros, expresa viva satisfacción ante las medidas adoptadas:

  • La publicación generalizada de notas de información al público, con respecto a las cuales existe acuerdo en cuanto a la presunción de su publicación, la divulgación de numerosos documentos sobre políticas del FMI y los respectivos resúmenes de las deliberaciones del Directorio, así como la publicación de informes de evaluadores externos sobre las actividades de supervisión e investigación económica que realiza el FMI.

  • La decisión de 46 países que ya se han ofrecido espontáneamente para participar en el programa piloto de publicación de informes sobre las consultas del Artículo IV; ya se han publicado 15 de estos informes en el sitio del FMI en Internet.

  • El acuerdo encaminado a establecer una presunción favorable a la admisibilidad de la publicación de cartas de intención, memorandos de política económica y financiera y documentos sobre parámetros de política económica, y la divulgación generalizada de documentos que ha tenido lugar desde que se adoptó la política de mayor transparencia.

  • Los esfuerzos por determinar la opinión del sector privado con respecto a los informes experimentales sobre transparencia.

12. El Comité alienta la adopción de nuevas medidas para dar mayor transparencia a las prácticas del FMI y a la política económica de los países miembros, sin detrimento de la función de asesor confidencial que cumple el Fondo.

13. La experiencia de algunos casos ha puesto de relieve la importancia de promover la transparencia y una adecuada rendición de cuentas, especialmente cuando se utilizan recursos del FMI. En este sentido, el Comité observa que las repercusiones de la corrupción y el lavado de dinero plantean importantes problemas en relación con la credibilidad y eficacia de los programas que respalda el FMI, e insta al FMI a realizar una evaluación seria de sus procedimientos y controles a fin de identificar formas de afianzar las salvaguardias relativas al uso de sus recursos y a presentar un informe en la próxima reunión del Comité. El Comité considera que es esencial adoptar medidas adicionales para mejorar la gestión pública a nivel nacional e internacional. En el ámbito financiero, los gobiernos deberán mantener estrictos controles financieros internos y reforzar la supervisión y regulación de las instituciones financieras nacionales y los centros bancarios extraterritoriales, incluido en este contexto el adoptar medidas que impidan el lavado de dinero. El Comité insta al FMI a acrecentar su respaldo a las medidas que adopten los países miembros en estas esferas, aprovechando las pautas que ha elaborado y otras normas internacionales para promover una adecuada gestión y transparencia en todos estos países, inclusive a través de la aplicación de los códigos de buenas prácticas que los países miembros han sancionado en las esferas fiscal y monetaria.

14. El Comité ve con satisfacción el avance logrado en cuanto a la reforma del sector financiero y la reestructuración del sistema bancario en el contexto de los programas y de la supervisión y la asistencia técnica del FMI. Confía en que prosiga la colaboración del FMI, el Banco Mundial y otras instituciones, entre otras cosas con respecto al programa piloto de evaluación del sector financiero, que facilitaría la detección oportuna de fallas del sistema financiero y respaldaría una mejor coordinación del diálogo con las autoridades nacionales. El Comité insta a los países que aún no lo hayan hecho a participar en el programa piloto.

15. El Comité ve con satisfacción las recientes evaluaciones externas de la supervisión que ejerce el FMI y de las actividades de investigación de la institución, e insta al Directorio Ejecutivo a analizar las recomendaciones concernientes a la supervisión en el contexto del próximo análisis interno de estas materias, que tendrá lugar a fines de 1999. El Comité también reafirma la importancia que tienen las evaluaciones independientes de las operaciones y políticas del Fondo.

16. El Comité reitera la importancia de los continuos esfuerzos por hacer participar al sector privado en programas de prevención y resolución de crisis financieras, y observa el progreso logrado en ciertos casos particulares. A este respecto, el Comité considera que el conjunto de las diversas consideraciones reflejadas en el informe de los ministros de Hacienda del Grupo de los Siete en la cumbre económica de Colonia proporciona un marco útil en el cual la comunidad internacional puede abordar los casos específicos que puedan presentarse. El Comité solicita al Directorio Ejecutivo que desprenda las conclusiones pertinentes de su análisis de este marco e informe al Comité, en su próxima reunión, sobre la forma en que se han llevado a la práctica los principios generales.

17. El Comité estima que la mayor movilidad del capital ha elevado el nivel de requisitos necesarios, tanto en cuanto a la adaptabilidad de las políticas, como en cuanto a la preparación institucional, para mantener un régimen de tipo de cambio fijo. No obstante, los países miembros deben estar en condiciones de elegir el régimen que mejor convenga a su situación específica y a su estrategia a más largo plazo. La elección del régimen cambiario y la implementación de las políticas que lo respalden son importantes para el desarrollo económico y la estabilidad financiera de los países, y en algunos casos, potencialmente, para la economía mundial. En todos los casos, los programas respaldados por el FMI y la supervisión que ejerce la institución deberán continuar centrándose en la coherencia entre el régimen cambiario elegido y la política macroeconómica, las otras políticas y el marco institucional. El FMI debe asistir a los países miembros a adaptarse a un mundo de corrientes financieras globales. El Comité insta al Directorio Ejecutivo a seguir considerando estos temas e informarle sobre su labor al respecto.

18. Una entrada de capital persistente y de gran envergadura puede ser muy desestabilizadora, sobre todo si es intermediada por instituciones financieras mal reguladas y carentes de supervisión. En este contexto, el Comité ve con satisfacción la labor realizada recientemente por el FMI en cuanto a la determinación del ritmo y el orden de aplicación de las medidas de apertura de la cuenta de capital, labor que ha llevado a comprender más cabalmente las condiciones necesarias para una liberalización ordenada y sostenible, y que ha confirmado anteriores conclusiones de que, a largo plazo, la liberalización de las corrientes de capital, acompañada de adecuadas medidas prudenciales, será beneficiosa para la economía mundial. El Comité insta al FMI a ahondar el análisis de la utilización y liberalización de los controles por parte de determinados países, teniendo especialmente en cuenta la relación entre liberalización de la cuenta de capital y la estabilidad del sector financiero.

19. El Comité solicita al FMI y al Banco Mundial que colaboren entre sí y con expertos nacionales en la gestión de la deuda, para establecer un conjunto de prácticas óptimas en la gestión de la deuda pública, de aquí al segundo trimestre del próximo año, a fin de asistir a los países en sus esfuerzos por reducir su vulnerabilidad.

20. El Comité insta a todos los países miembros a proseguir la labor relativa a la adopción de medidas preventivas y a establecer planes contingentes para el año 2000, y observa que, si bien las empresas, las instituciones financieras y los organismos públicos de todo el mundo ya han logrado considerables avances en cuanto a la preparación de los sistemas informáticos, subsiste el riesgo de que se prevean o surjan problemas de este género, lo que puede tener consecuencias negativas para el crecimiento económico, el comercio internacional y las corrientes internacionales de capital. Para prevenir y, si es necesario, resolver, posibles problemas de balanza de pagos vinculados al fenómeno del año 2000, el Comité respalda la decisión del Directorio Ejecutivo de introducir un nuevo servicio financiero temporal que daría acceso a corto plazo a los recursos del FMI para los países miembros confrontados con necesidades de balanza de pagos relacionadas con el problema del año 2000.

21. El Comité hace suya la recomendación del Directorio Ejecutivo de que la Junta de Gobernadores adopte una resolución por la que se transforma el Comité Provisional en el Comité Monetario y Financiero Internacional, que cumpliría un papel más destacado como comité asesor de la Junta de Gobernadores.

* * *

22. La próxima reunión del Comité se celebrará en Washington, el 16 de abril del año 2000.

Anexo

Fondo Monetario Internacional—Código de buenas prácticas de transparencia en las políticas monetarias y financieras: Declaración de principios

Introducción

1. En el marco del fortalecimiento de la arquitectura del sistema monetario y financiero internacional, el Comité Provisional, en sus comunicados de abril y octubre de 1998, solicitó al FMI que formulara un código de buenas prácticas de transparencia en las políticas monetarias y financieras, en cooperación con las instituciones pertinentes. El FMI, en conjunción con el Banco de Pagos Internacionales, y en consulta con un grupo representativo de bancos centrales, organismos financieros, otros organismos internacionales y regionales pertinentes1 y algunos expertos del sector universitario, ha formulado el Código de buenas prácticas de transparencia en las políticas monetarias y financieras, que se asemeja al Código de buenas prácticas de transparencia fiscal, formulado por el FMI, y aprobado por el Comité Provisional en abril de 1998.

2. En el Código de buenas prácticas de transparencia en las políticas monetarias y financieras se definen las prácticas de transparencia aconsejables para los bancos centrales en la aplicación de la política monetaria y para los bancos centrales y otros organismos financieros en la aplicación de la política financiera. El suplemento adjunto contiene las definiciones de “banco central”, “organismo financiero”, “política financiera” y “gobierno”, que se emplean en el código.

3. Para los fines del Código, la transparencia consiste en que se den a conocer al público en forma comprensible, accesible y oportuna los objetivos de la política, el marco jurídico, institucional y económico de la misma, las decisiones de política y sus fundamentos, los datos y la información relacionada con las políticas monetarias y financieras y los términos en que los organismos deben rendir cuentas. Por consiguiente, las prácticas de transparencia que se enumeran en el Código se centran en: 1) la claridad de las funciones, responsabilidades y objetivos de los bancos centrales y los organismos financieros; 2) los procesos mediante los cuales el banco central formula y publica las decisiones de política monetaria y, los organismos financieros, las políticas financieras; 3) el acceso del público a la información sobre las políticas monetarias y financieras, y 4) la rendición de cuentas y las garantías de integridad del banco central y los organismos financieros.

4. La necesidad de transparencia en las políticas monetarias y financieras se basa en dos premisas básicas. Primero, se puede reforzar la eficacia de las políticas monetarias y financieras si el público conoce las metas y los instrumentos de la política y si las autoridades pueden comprometerse de manera creíble a cumplirlas. Al dar acceso a más información sobre las políticas monetarias y financieras, las buenas prácticas de transparencia fomentan la eficiencia con que pueden operar los mercados. Segundo, una buena gestión de gobierno exige que los bancos centrales y los organismos financieros rindan cuentas de sus actividades, sobre todo en los casos en que las autoridades monetarias y financieras gozan de un alto grado de autonomía. En los casos en que pudieran surgir conflictos entre dependencias de gobierno, o dentro de una misma dependencia (por ejemplo, si el banco central o el organismo financiero son propietarios y superintendentes de una institución financiera o si se comparten las funciones relativas a la política monetaria y la política cambiaría), la transparencia de las atribuciones conferidas y la claridad de las normas y los procedimientos operativos de los organismos pueden ayudar a resolver los conflictos, fortalecer la gestión de gobierno y facilitar la coherencia de las políticas.

5. Al divulgar los objetivos de la política monetaria, el banco central permite una mejor comprensión por el público de las metas que se desean lograr y proporciona un contexto para explicar sus propias decisiones de política, lo que contribuye a la eficacia de la política monetaria. Además, la transparencia en el proceso de formulación de la política monetaria, al ofrecer al sector privado una descripción clara de los motivos en que se basan las decisiones de política, generalmente imprime mayor eficacia al mecanismo de transmisión de la política debido, en parte, a que la formación de expectativas del mercado se realiza con mayor eficiencia. El banco central, al ofrecer al público información adecuada sobre sus actividades, puede crear un mecanismo de refuerzo de su credibilidad si sus actuaciones son consecuentes con sus declaraciones públicas.

6. La transparencia de los organismos financieros, sobre todo al aclarar sus objetivos, también contribuye a la eficacia de la política, ya que permite a los participantes en el mercado financiero evaluar mejor el contexto de las políticas financieras, con lo cual se reduce la incertidumbre en el proceso decisorio. Además, al permitir que los participantes en el mercado y el público en general comprendan y evalúen las políticas financieras, probablemente la transparencia propicie la adopción de buenas políticas, lo que puede ayudar a fomentar la estabilidad financiera y sistémica. Una descripción transparente del proceso de formulación de las políticas permite al público comprender las reglas del juego. Un mecanismo adicional para reforzar la credibilidad de las actividades de los organismos financieros es la divulgación de información adecuada sobre ellas. Además, en determinadas situaciones la responsabilización pública de los organismos financieros por sus decisiones podría reducir las posibilidades de riesgo moral.

7. Los beneficios para los países que adopten buenas prácticas de transparencia en las políticas monetarias y financieras deben evaluarse frente a los costos potenciales. En los casos en que una mayor transparencia en las políticas monetarias y financieras pudiese poner en peligro la eficacia de las políticas o perjudicar la estabilidad del mercado o los intereses legítimos de las entidades supervisadas u otras entidades, podría resultar conveniente limitar la transparencia. Sin embargo, la limitación de la transparencia en determinados aspectos debe considerarse en el marco de un entorno caracterizado en general por la transparencia.

8. En el caso de la política monetaria, la limitación de la divulgación de algunos tipos de datos se funda en que su divulgación podría perjudicar el proceso de toma de decisiones y la eficacia de las políticas. Asimismo, las consideraciones de política cambiaría, sobre todo—pero no exclusivamente—en los países que aplican regímenes cambiarios de paridad fija, podrían justificar la limitación de ciertas prácticas de divulgación de datos. Por ejemplo, la imposición de amplias obligaciones de divulgación de información sobre las deliberaciones internas de política relativas a las operaciones monetarias y cambiarías podría crear perturbaciones en los mercados, constreñir el libre flujo de ideas en los debates de política o impedir la adopción de planes de contingencia. Por lo tanto, podría ser inconveniente que los bancos centrales divulgaran las deliberaciones y los documentos internos, y hay circunstancias en las que no sería indicado que los bancos centrales revelaran sus tácticas de implementación de la política monetaria y cambiaría a corto plazo, ni que proporcionaran información detallada sobre sus operaciones cambiarías. Del mismo modo, podrían existir razones valederas para que los bancos centrales (y los organismos financieros) no divulgasen sus planes de contingencia, incluidos los posibles préstamos de emergencia.

9. Algunos aspectos de la transparencia en la política financiera podrían suscitar inquietudes adicionales. Por motivos de riesgo moral, disciplina del mercado y estabilidad del mercado financiero, podrían justificarse las limitaciones en cuanto al contenido o el momento de publicación de algunas medidas correctivas y decisiones sobre el otorgamiento de préstamos de emergencia, así como la información relativa a un mercado o una empresa en particular. Para mantener el acceso a información delicada de los participantes en el mercado, también se debe proteger el carácter confidencial y reservado de la información sobre las empresas a nivel individual (lo que comúnmente se denomina “confidencialidad comercial”). Del mismo modo, podría ser inconveniente que las autoridades financieras publicasen sus deliberaciones y las medidas coercitivas pertinentes sobre la supervisión de instituciones financieras, mercados o individuos específicos.

10. Existen diferencias, no sólo de fondo sino también de forma, en las prácticas de transparencia. En lo que se refiere al suministro de información al público sobre las instituciones monetarias y financieras y sus políticas, una cuestión importante es la modalidad de divulgación de esa información. En cuanto a la política monetaria, en particular, ¿deben las prácticas de transparencia estar plasmadas en la legislación que rige al banco central, estar previstas en otras leyes o reglamentos o adoptarse por otros medios? En el Código se adopta un enfoque pragmático al respecto y se reconoce que pueden establecerse buenas prácticas de transparencia mediante una variedad de mecanismos. En lo que se refiere a las funciones, responsabilidades y objetivos de los bancos centrales (y los principales organismos reguladores del sector financiero), se recomienda que se definan ciertas características fundamentales en las leyes habilitantes (por ejemplo, la carta orgánica del banco central). La especificación de algunas de estas prácticas en las leyes les confiere especial fuerza y evita modificaciones frecuentes y ad hoc de estos aspectos importantes de las operaciones de los bancos centrales y los organismos financieros pertinentes. Puede haber mayor flexibilidad en la presentación de la información sobre otros aspectos de la transparencia, por ejemplo, sobre la manera en que se formula e implementa la política y se suministra la información. Sin embargo, es importante que el acceso a esa información sea fácil, de modo que el público pueda obtenerla y asimilarla con un esfuerzo razonable.

11. En el contexto del buen gobierno y la rendición de cuentas, así como el fomento de la eficiencia en los mercados, cuando el código se refiere al público deberían considerarse incluidos, en condiciones ideales, todos los individuos e instituciones interesados. En algunos casos, sobre todo a los efectos de las políticas financieras, podría resultar conveniente que en la administración o aplicación de ciertas normas y políticas se defina más estrictamente el concepto de público a fin de referirse únicamente a los individuos o instituciones más directamente afectados por las normas y políticas en cuestión.

12. La idea rectora del Código es la transparencia. Si bien las buenas prácticas de transparencia en la formulación y divulgación de las políticas monetarias y financieras pueden contribuir a la adopción de políticas acertadas, el Código no tiene como objetivo formular juicios sobre la conveniencia o idoneidad de determinadas políticas monetarias y financieras o sobre el marco que deberían adoptar los países. La transparencia no es un fin en sí mismo, ni es un sustituto de la aplicación de políticas acertadas; más bien, debe considerarse que la transparencia y la adopción de políticas acertadas son complementarias. En el terreno de la política financiera, existen otros documentos que complementan este código y que, más allá de la transparencia, fomentan políticas acertadas; entre ellos se destacan los Principios básicos para una supervisión bancaria eficaz, formulados por el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria, los Objetivos y principios para la regulación de los mercados de valores, formulados por la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV), y las normas en las que están trabajando el Comité de los sistemas de pago y liquidación (CSPL), la Asociación Internacional de Inspectores de Seguros (AIIS) y la Comisión de Normas Internacionales de Contabilidad (CNIC). A medida que éstas y otras agrupaciones del sector financiero formulen principios y normas relativos a las prácticas de transparencia de los organismos financieros (por ejemplo, en cuanto a los datos que deben divulgar los organismos financieros), o introduzcan modificaciones importantes en dichos principios y normas, habrá que introducir las respectivas modificaciones en el código.

13. El Código se orienta hacia las normas de transparencia que deben observar los bancos centrales y los organismos financieros, y no hacia los procedimientos de transparencia relacionados con las empresas e instituciones a nivel individual. Sin embargo, las ventajas que se derivan de la transparencia en las políticas monetarias y financieras podrían reforzarse con políticas idóneas que fomenten la transparencia en los mercados en general, las instituciones supervisadas y los organismos autorregulados.

14. Las políticas monetarias y financieras están relacionadas entre sí y, a menudo, se refuerzan mutuamente: la situación del sistema financiero afecta a la aplicación de la política monetaria y viceversa. Sin embargo, los mecanismos institucionales que se emplean para cada uno de estos dos tipos de políticas difieren considerablemente, sobre todo en lo que se refiere a sus funciones, responsabilidades y objetivos y a los procesos de formulación e implementación de las políticas. Teniendo en cuenta lo antedicho, el Código se divide en dos partes: buenas prácticas de transparencia para la política monetaria de los bancos centrales y buenas prácticas de transparencia para las políticas financieras de los organismos financieros. No obstante, para ambas políticas, los elementos básicos de la transparencia son semejantes. Cabe admitir que no todas las prácticas de transparencia son aplicables por igual a todos los organismos financieros, y los objetivos de la transparencia varían para cada sector financiero. En algunos casos, la prioridad es la eficiencia del mercado; en otros, la idea central es la estabilidad sistémica y del mercado y, en un tercer caso, la principal consideración es la protección de los activos de los clientes.

15. La forma en que opera el sistema de pagos de un país afecta a la aplicación de la política monetaria y al funcionamiento del sistema financiero, y la estructura de los sistemas de pagos repercute en la estabilidad sistémica. No obstante, las estructuras institucionales de los sistemas de pagos suelen ser mucho más complejas que las de las políticas monetarias y otras políticas financieras, y difieren considerablemente de un país a otro. En muchos casos, el sector público y el sector privado, incluidos los organismos autorregulados, operan el sistema de pagos de un país en forma conjunta. Sin embargo, la mayoría de las prácticas de transparencia que se enumeran en la parte del Código relativa a los organismos financieros son aplicables a las funciones que desempeñan los bancos centrales y otros organismos públicos que tienen a su cargo la supervisión del sistema de pagos de un país. Las prácticas de transparencia en las políticas financieras que se incluyen en el Código comprenden prácticas relativas al funcionamiento de componentes importantes, a nivel sistémico, del sistema de pagos de un país y, según corresponda, toman en cuenta la naturaleza especial de las operaciones del sistema de pagos (por ejemplo, las previstas en el párrafo 5.3).

16. La amplitud del Código permite aplicarlo en una variada gama de marcos de política monetaria y financiera y, por ende, a la totalidad de los países miembros del FMI. Los elementos del Código se basan en un estudio de las buenas prácticas de transparencia empleadas en varios países y examinadas en la literatura especializada. Por consiguiente, el Código representa una síntesis de conceptos y prácticas que ya se encuentran en uso y cuyos resultados ya se han comprobado. No obstante, la forma en que se aplique y logre la transparencia puede variar en función de las diferencias en los mecanismos institucionales con respecto a las políticas monetarias y financieras y las tradiciones jurídicas. Por lo tanto, las buenas prácticas de transparencia que figuran en el Código tendrán que aplicarse con flexibilidad y en forma paulatina adaptándolas a las circunstancias particulares de cada país. Varios países miembros no poseen, en la actualidad, ni recursos ni capacidad institucional suficientes para implementar todas las buenas prácticas de transparencia que se enumeran en el Código. Estas prácticas se incluyen en el Código con la expectativa de que los países aspiren a aplicarlas con el tiempo.

Buenas prácticas de transparencia en la política monetaria de los bancos centrales

I. Claridad de las funciones, responsabilidades y objetivos de los bancos centrales en materia de política monetaria

  • 1.1 El objetivo u objetivos fundamentales y el marco institucional de la política monetaria deben estar claramente definidos en las leyes o reglamentos pertinentes, incluida, según corresponda, la carta orgánica del banco central.

  • 1.1.1 El objetivo u objetivos fundamentales de la política monetaria deben definirse en las leyes y darse a conocer y explicarse al público.

  • 1.1.2 Las responsabilidades del banco central deben definirse en las leyes.

  • 1.1.3 Las leyes que disponen la creación del banco central deben autorizar a éste a emplear los instrumentos de política monetaria necesarios para el logro de su(s) objetivo(s) de política.

  • 1.1.4 Debe darse a conocer al público la responsabilidad institucional en materia de política cambiaría.

  • 1.1.5 Deben definirse en las leyes las modalidades generales de rendición de cuentas con respecto a la aplicación de la política monetaria y las demás funciones que se asignen al banco central.

  • 1.1.6 Si, en circunstancias excepcionales, el gobierno está autorizado a revocar las decisiones de política del banco central, deben especificarse en las leyes las condiciones en las que se puede invocar esta facultad y la forma en que se dará a conocer al público.

  • 1.1.7 Deben especificarse en las leyes los procedimientos para el nombramiento del presidente y los miembros del órgano directivo del banco central, así como el período de duración de sus cargos y los criterios generales para su remoción.

  • 1.2 Debe definirse claramente la relación institucional entre las operaciones monetarias y fiscales2.

  • 1.2.1 Si el banco central está autorizado a otorgar créditos, anticipos o sobregiros al gobierno, deben darse a conocer al público las condiciones en que pueden utilizarse y los correspondientes límites.

  • 1.2.2 Deben darse a conocer al público los montos y condiciones de los créditos, anticipos o sobregiros del banco central al gobierno y de los depósitos del gobierno en el banco central.

  • 1.2.3 Deben darse a conocer al público los procedimientos para la participación directa del banco central en los mercados primarios de títulos del Estado, de permitirse esta participación, así como en los mercados secundarios.

  • 1.2.4 La intervención del banco central en el resto de la economía (por ejemplo, mediante la propiedad de participaciones de capital, la representación en juntas directivas, la realización de compras o la prestación de servicios remunerados) debe realizarse en forma abierta y pública con arreglo a principios y procedimientos claros.

  • 1.2.5 Debe darse a conocer al público la forma en que se distribuyen las utilidades del banco central y en que se mantiene su capital.

  • 1.3 Deben definirse claramente las funciones de agente del gobierno que desempeñe el banco central.

  • 1.3.1 Deben darse a conocer al público las funciones que desempeñe el banco central: i) en la gestión de la deuda pública interna y externa y las reservas de divisas, ii) como banco del gobierno, iii) como agente fiscal del gobierno y iv) como asesor en materia de política económica y financiera y en el ámbito de la cooperación internacional.

  • 1.3.2 Debe darse a conocer al público la división de funciones entre el banco central, el ministerio de Hacienda o un organismo público independiente3, con respecto a las emisiones primarias de deuda, la organización del mercado secundario, los servicios de depositaría y los mecanismos de compensación y liquidación para la negociación de títulos del Estado.

II. Transparencia del proceso de formulación y divulgación de las deciciones de política monetaria

  • 2.1 Deben darse a conocer y explicarse al público el marco, los instrumentos y las metas que se emplean en la consecución de los objetivos de política monetaria.

  • 2.1.1 Deben darse a conocer y explicarse al público los procedimientos y las prácticas que rigen los instrumentos y las operaciones de política monetaria.

  • 2.1.2 Deben darse a conocer al público las normas y los procedimientos que rigen las relaciones y las transacciones del banco central con sus contrapartes en lo que se refiere a las operaciones monetarias y a los mercados en que éste opera.

  • 2.2 En los casos en que un órgano permanente encargado de la formulación de la política monetaria se reúna para evaluar la evolución económica básica, hacer un seguimiento del avance en la consecución del o de los objetivos de política monetaria y formular la política para el futuro, debe darse a conocer al público la información sobre la composición, estructura y funciones de ese órgano.

  • 2.2.1 Si el órgano encargado de formular la política celebra reuniones periódicas conforme a un calendario regular para evaluar la evolución económica básica, hacer un seguimiento del avance en la consecución del o de los objetivos de política monetaria y formular la política para el futuro, debe darse a conocer al público anticipadamente el calendario de reuniones.

  • 2.3 Deben anunciarse de manera pública, y explicarse oportunamente, los cambios en los parámetros de los instrumentos de política monetaria (fuera de las medidas de “afinación”).

  • 2.3.1 El banco central debe dar a conocer al público, con un desfase máximo previamente anunciado, las principales consideraciones en que se basan sus decisiones de política monetaria.

  • 2.4 El banco central debe formular declaraciones públicas periódicas sobre los avances en la consecución de su(s) objetivo(s) de política monetaria y sobre las perspectivas de alcanzarlos. Los mecanismos podrían variar según el marco de política monetaria, incluido el régimen cambiario

  • 2.4.1 El banco central debe presentar periódicamente al público sus objetivos de política monetaria, especificando, entre otras cosas, los fundamentos, las metas cuantitativas y los instrumentos, según corresponda, así como los supuestos básicos clave.

  • 2.4.2 El banco central debe presentar al público, de acuerdo con un calendario especificado, un informe sobre la evolución de la situación macroeconómica y sus repercusiones en su(s) objetivo(s) de política monetaria.

  • 2.5 En lo que se refiere a las propuestas para introducir cambios técnicos de fondo en las normas monetarias, debería preverse como principio que se realizarán consultas públicas, dentro de un plazo apropiado.

  • 2.6 Deben darse a conocer al público las normas que exigen la declaración de datos de las instituciones financieras al banco central con fines de política monetaria.

III. Acceso del público a la información sobre la política monetaria

  • 3.1 La presentación y divulgación de datos del banco central deben ajustarse a normas sobre cobertura, periodicidad y puntualidad de los datos y sobre acceso del público compatibles con las normas de divulgación de datos establecidas por el Fondo Monetario Internacional.

  • 3.2 El banco central debe dar a conocer al público su balance de acuerdo con un calendario previamente anunciado y, después de un plazo previamente establecido, debe dar a conocer al público información específica sobre el conjunto de sus operaciones de mercado.

  • 3.2.1 Los balances resumidos del banco central deben darse a conocer al público con frecuencia y de conformidad con un calendario previamente anunciado. El banco central debe dar a conocer al público, como mínimo una vez al año, balances detallados preparados con arreglo a normas contables idóneas y públicamente documentadas.

  • 3.2.2 Debe darse a conocer al público información sobre las operaciones monetarias del banco central, incluidos los montos agregados y las condiciones del refinanciamiento u otros servicios (con sujeción al mantenimiento de la confidencialidad comercial), de acuerdo con un calendario previamente anunciado.

  • 3.2.3 De conformidad con las normas de confidencialidad y privacidad de la información sobre cada empresa, la información sobre el respaldo financiero de emergencia proporcionado por el banco central debe darse a conocer al público, a nivel agregado, en un informe apropiado del banco central cuando esa información no comprometa la estabilidad financiera.

  • 3.2.4 Debe darse a conocer al público información sobre los activos de reserva y los pasivos y compromisos en divisas de las autoridades monetarias de acuerdo con un calendario previamente anunciado, en consonancia con las normas de divulgación de datos establecidas por el Fondo Monetario Internacional.

  • 3.3 El banco central debe crear y mantener servicios de información al público.

  • 3.3.1 El banco central debe tener un programa de publicaciones que incluya un informe anual.

  • 3.3.2 Los altos funcionarios del banco central deben estar dispuestos a explicar al público el o los objetivos y el desempeño de la institución y a divulgar el texto de sus declaraciones.

  • 3.4 El texto de las normas aprobadas por el banco central debe estar a disposición inmediata del público.

IV. Rendición de cuentas y garantía de integridad del banco central

  • 4.1 Los funcionarios del banco central deben estar dispuestos a presentarse ante la autoridad pública designada para ese fin e informar sobre la aplicación de la política monetaria, explicar el o los objetivos de política de la institución, describir el avance en la consecución de los objetivos y, según corresponda, intercambiar opiniones sobre el estado de la economía y el sistema financiero.

  • 4.2 El banco central debe dar a conocer al público, de acuerdo con un calendario previamente anunciado, estados financieros de sus operaciones certificados por auditores.

  • 4.2.1 Los estados financieros deben ser verificados por un auditor independiente. La información sobre los procedimientos contables y las observaciones que se formulen deben formar parte integral de los estados financieros publicados.

  • 4.2.2 Deben darse a conocer al público los procedimientos internos de administración que aseguren la integridad de las operaciones, incluidos los mecanismos de auditoría interna.

  • 4.3 Debe darse a conocer al público información sobre los gastos e ingresos operativos del banco central una vez al año.

  • 4.4 Deben darse a conocer al público las normas que rigen la gestión de los asuntos financieros personales de los funcionarios y empleados del banco central y las normas para evitar conflictos de interés, incluidas las obligaciones fiduciarias generales que se hayan establecido.

  • 4.4.1 Debe darse a conocer al público información sobre los medios de protección jurídica de que disponen los funcionarios y empleados del banco central en el cumplimiento de sus funciones oficiales.

Buenas prácticas de transparencia en la política financiera de los organismos financieros

V. Claridad de las funciones, responsabilidades y objetivos de los organismos financieros encargados de la política financiera4

  • 5.1 El o los objetivos generales y el marco institucional de los organismos financieros deben estar claramente definidos, preferiblemente en las leyes o reglamentos pertinentes.

  • 5.1.1 Deben darse a conocer y explicarse al público el o los objetivos generales de los organismos financieros.

  • 5.1.2 Deben darse a conocer al público las responsabilidades de los organismos financieros, así como la autorización para aplicar las políticas financieras.

  • 5.1.3 Deben darse a conocer al público, según corresponda, las modalidades generales de rendición de cuentas de los organismos financieros.

  • 5.1.4 Deben darse a conocer al público, según corresponda, los procedimientos para el nombramiento de las autoridades máximas y los miembros del órgano directivo de los organismos financieros, así como el período de duración de sus cargos y los criterios generales para su remoción.

  • 5.2 Debe darse a conocer al público la relación entre los organismos financieros.

  • 5.3 Deben darse a conocer al público las funciones de los organismos de supervisión en lo que respecta a los sistemas de pagos.

  • 5.3.1 Los organismos que supervisen el sistema de pagos deben fomentar la divulgación oportuna de los principios generales de política (incluidas las políticas de gestión de riesgos) que afecten a la solidez de los sistemas de pagos de importancia sistémica.

  • 5.4 En los casos en que los organismos financieros tengan funciones de supervisión de organismos autorregulados (por ejemplo, los sistemas de pagos), debe darse a conocer al público la relación que exista entre ellos.

  • 5.5 En los casos en que los organismos autorregulados estén autorizados para realizar parte del proceso de regulación y supervisión, deben guiarse por las mismas prácticas de transparencia que se especifican para los organismos financieros.

VI. Transparencia del proceso de formulación y divulgación de las políticas financieras

  • 6.1 La aplicación de las políticas por parte de los organismos financieros debe ser transparente y compatible con las consideraciones de confidencialidad y con la necesidad de preservar la eficacia de las actuaciones de los organismos de regulación y supervisión.

  • 6.1.1 Deben darse a conocer y explicarse al público el marco reglamentario y los procedimientos operativos en que se basa la aplicación de la política financiera.

  • 6.1.2 Deben darse a conocer al público las normas sobre la declaración de datos financieros por las instituciones financieras a los organismos financieros.

  • 6.1.3 Deben darse a conocer al público las normas de funcionamiento de los mercados financieros organizados (incluidas las aplicables a los emisores de instrumentos financieros que se negocian en la bolsa).

  • 6.1.4 En los casos en que los organismos financieros cobren tasas a las instituciones financieras, debe darse a conocer al público la estructura de estas tasas.

  • 6.1.5 Según corresponda, deben darse a conocer al público los procedimientos oficiales de intercambio de información y consulta entre los organismos financieros (incluidos los bancos centrales) nacionales e internacionales.

  • 6.2 Deben anunciarse al público y explicarse oportunamente los cambios importantes de las políticas financieras.

  • 6.3 Los organismos financieros deben preparar informes periódicos de carácter público sobre la forma en que se están cumpliendo los objetivos generales de política.

  • 6.4 En lo que se refiere a los cambios técnicos de fondo de la estructura de las normas financieras, debería preverse como principio que se realizarán consultas públicas, dentro de un plazo apropiado.

VII. Acceso del público a la información sobre la política financiera

  • 7.1 Los organismos financieros deben presentar informes periódicos de carácter público sobre los principales hechos ocurridos en el sector o en los sectores del sistema financiero que correspondan a su ámbito de competencia.

  • 7.2 Los organismos financieros deben velar por que, observando las normas de confidencialidad, se divulguen en forma oportuna y regular datos agregados sobre las funciones que caen dentro de su ámbito de competencia.

  • 7.3 Según corresponda, los organismos financieros deben dar a conocer al público sus balances de acuerdo con un calendario previamente anunciado y, después de un plazo previamente establecido, deben dar a conocer al público información sobre el conjunto de sus operaciones de mercado.

  • 7.3.1 De conformidad con las normas de confidencialidad y privacidad de la información sobre cada empresa, la información sobre el respaldo financiero de emergencia proporcionado por los organismos financieros debe darse a conocer al público, a nivel agregado, en un informe apropriado, cuando esa información no comprometa la estabilidad financiera.

  • 7.4 Los organismos financieros deben crear y mantener servicios de información al público.

  • 7.4.1 Los organismos financieros deben tener un programa de publicaciones, que incluya un informe periódico de carácter público sobre sus principales actividades, que se publique como mínimo una vez al año.

  • 7.4.2 Los altos funcionarios de los organismos financieros deben estar dispuestos a explicar al público el o los objetivos y el desempeño de la institución y divulgar el texto de sus declaraciones.

  • 7.5 El texto de las normas y otras directivas e instrucciones de aplicación general que establezcan los organismos financieros debe estar a disposición inmediata del público.

  • 7.6 En los casos en que existan garantías de depósitos, garantías para los tenedores de pólizas y otros mecanismos de protección de los activos de los clientes, debe darse a conocer al público información sobre la naturaleza y la modalidad de estos mecanismos de protección, los procedimientos operativos y la manera en que se financian las garantías, así como sobre los resultados obtenidos mediante estos mecanismos.

  • 7.7 En los casos en que existan organismos financieros que supervisen los mecanismos de protección al consumidor (como los procedimientos de arreglo de diferencias), la información sobre esos mecanismos debe darse a conocer al público.

VIII. Rendición de cuentas y garantías de integridad de los organismos financieros

  • 8.1 Los funcionarios de los organismos financieros deben estar dispuestos a presentarse ante la autoridad pública designada a ese fin para informar sobre la aplicación de la política financiera, explicar el o los objetivos de política de la institución, describir el avance en la consecución del o los objetivos y, según corresponda, intercambiar opiniones sobre el estado del sistema financiero.

  • 8.2 Según corresponda, los organismos financieros deben dar a conocer al público, de acuerdo con un calendario previamente anunciado, estados financieros de sus operaciones certificados por auditores.

  • 8.2.1 Los estados financieros, en el caso de que deban prepararse, deben ser verificados por un auditor independiente. La información sobre los procedimientos contables y las observaciones que se formulen deben formar parte integral de los estados financieros publicados.

  • 8.2.2 Deben darse a conocer al público los procedimientos internos de administración que aseguren la integridad de las operaciones, incluidos los mecanismos de auditoría interna.

  • 8.3 Según corresponda, debe darse a conocer al público, una vez al año, información sobre los gastos e ingresos operativos de los organismos financieros.

  • 8.4 Deben darse a conocer al público las normas que rigen la gestión de los asuntos financieros personales de los altos funcionarios y el personal de los organismos financieros y las normas para evitar conflictos de interés, incluidas las obligaciones fiduciarias generales que se hayan establecido.

  • 8.4.1 Debe darse a conocer al público información sobre los medios de protección jurídica a disposición de los altos funcionarios y empleados de los organismos financieros en el cumplimiento de sus funciones oficiales.

Anexo: Definiciones de algunos términos

Para facilitar la presentación, se emplean ciertos términos generales a fin de designar en forma resumida diferentes mecanismos institucionales. En el Código se emplean las siguientes definiciones descriptivas.

Banco central

Los mecanismos institucionales mediante los cuales se asigna la responsabilidad por la aplicación de la política monetaria difieren de un país miembro a otro. En la mayoría de los países miembros del FMI, esta función se asigna al banco central o a un sistema de bancos centrales nacionales representados en un sistema de banca central multinacional. No obstante, hay varios países en los que se asigna esta función a una “autoridad monetaria” o a una “caja de conversión”. Para facilitar la presentación, el término “banco central” que se emplea en el Código se refiere a la institución responsable de la aplicación de la política monetaria, que puede o no ser el banco central.

Organismos financieros

En los países miembros del FMI existe una amplia gama de mecanismos institucionales en lo que respecta a la dependencia de gobierno que tiene a su cargo la competencia exclusiva o primordial en la reglamentación, supervisión y fiscalización del sistema financiero y el sistema de pagos. En unos pocos países se ha creado un organismo encargado de la reglamentación y la supervisión de una serie de instituciones financieras (bancos, compañías de seguros y corredores de valores) y mercados (valores, instrumentos derivados y futuros sobre productos). En la mayoría de los países, la función de supervisión del sector financiero está distribuida entre varios organismos. Por lo tanto, en algunos países, la responsabilidad por la aplicación de la reglamentación y supervisión de los bancos y las garantías de los depósitos bancarios se asigna al banco central, o a una entidad independiente de supervisión de bancos o de garantía de depósitos, o se divide entre varias dependencias del gobierno. Del mismo modo, la responsabilidad por la aplicación de las políticas relacionadas con la supervisión de ciertas categorías de instituciones financieras se asigna al banco central o a un organismo especializado. En algunos casos (por ejemplo, los sistemas de pagos), un organismo público supervisa las actividades de organismos del sector privado autorregulados. Para facilitar la presentación, se emplea la expresión “organismos financieros” para referirse a los mecanismos institucionales de reglamentación, supervisión y fiscalización del sistema financiero y el sistema de pagos, incluidos los mercados y las instituciones, orientados a fomentar la estabilidad financiera, la eficiencia del mercado y la protección de los consumidores y de los activos de los clientes. (En los casos en que el banco central tenga funciones relativas a la política financiera, algunas de las buenas prácticas de transparencia enumeradas para los organismos financieros en las secciones V-VIII del Código son las mismas que se especifican para los bancos centrales en las secciones I-IV.)

Políticas financieras

La expresión “política financiera” empleada en el Código se refiere a las políticas de reglamentación, supervisión y fiscalización del sistema financiero y el sistema de pagos, incluidos los mercados e instituciones, orientadas a promover la estabilidad financiera, la eficiencia del mercado y la protección de los consumidores y de los activos de los clientes.

Gobierno

A menos que en el Código se defina una dependencia de gobierno en particular, la expresión “gobierno” se refiere al poder ejecutivo o a un ministerio u organismo público específico según el tema de que se trate o la tradición de gobierno establecida en cada país.

Anexo: Asistentes a la reunión del Comité Provisional celebrada el día 26 de septiembre de 1999

Presidente del Comité

Gordon Brown

Director Gerente del FMI

Michel Camdessus

Miembros o suplentes

Ibrahim A. Al-Assaf, Ministro de Hacienda y Economía Nacional de Arabia Saudita

Giuliano Amato, Ministro del Tesoro, Presupuesto y Planificación Económica de Italia

Eddie George, Gobernador del Banco de Inglaterra (Suplente de Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido)

Antonio Casas González, Presidente del Banco Central de Venezuela

Peter Costello, Tesorero de Australia

Dai Xianglong, Gobernador del Banco Popular de China

Emile Doumba, Ministro de Hacienda, Economía, Presupuesto y Privatización de Gabón

Hans Eichel, Ministro de Hacienda de Alemania

Roque B. Fernández, Ministro de Economía y Obras y Servicios Públicos de la República Argentina

Viktor Gerashchenko, Presidente del Banco Central de la Federación de Rusia

Marianne Jelved, Ministra de Asuntos Económicos de Dinamarca

Abdelouahab Keramane, Gobernador del Banco de Argelia

Sultán Bin Nasser Al-Suwaidi, Gobernador del Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos (Suplente de Mohammed K. Khirbash, Ministro de Estado de Hacienda e Industria de los Emiratos Árabes Unidos)

Pedro Sampaio Malan, Ministro de Hacienda de Brasil

Trevor A. Manuel, Ministro de Hacienda de Sudáfrica

Paul Martin, Ministro de Hacienda de Canadá

Kiichi Miyazawa, Ministro de Hacienda de Japón

Didier Reynders, Ministro de Hacienda de Bélgica

Syahril Sabirin, Gobernador del Banco de Indonesia

Yashwant Sinha, Ministro de Hacienda de India

Dominique Strauss-Kahn, Ministro de Economía, Hacienda e Industria de Francia

Lawrence H. Summers, Secretario del Tesoro de Estados Unidos

Kaspar Villiger, Ministro de Hacienda de Suiza

Gerrit Zalm, Ministro de Hacienda de los Países Bajos

Observadores

Yilmaz Akyuz, Jefe, Subdivisión de Políticas Macroeconómicas y Desarrollo de la UNCTAD

Andrew D. Crockett, Presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera

Willem F. Duisenberg, Presidente del BCE

André Icard, Gerente General Adjunto del BPI

Donald J. Johnston, Secretario General de la OCDE

Ian Kinniburgh, Director de la División de Políticas y Análisis del Desarrollo de las Naciones Unidas

Michael Moore, Director General de la OMC

Pedro Solbes Mira, Comisario encargado de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea

Juan Somavia, Director General de la OIT

Tarrin Nimmanahaeminda, Presidente del Comité para el Desarrollo

James D. Wolfensohn, Presidente del Banco Mundial.

Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional

COMUNICADO DE PRENSA

Reunión inaugural, Washington, 16 de abril de 2000

1. El Comité Monetario y Financiero Internacional celebró su reunión inaugural en la ciudad de Washington el 16 de abril de 2000, bajo la presidencia del Sr. Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido.

Fortalecimiento del papel del FMI en la economía mundial

2. Las deliberaciones del Comité en el día de hoy tuvieron como telón de fondo un debate público de creciente intensidad sobre la forma en que deberían evolucionar el FMI y el sistema financiero internacional para adaptarse a un entorno económico en rápido cambio. Este debate refleja también la inquietud ante la posibilidad de que los beneficios que está obteniendo la economía mundial como resultado de un comercio más libre y de mercados internacionales de capital más integrados y desarrollados no lleguen a todos los individuos, especialmente en los países en desarrollo. El Comité reitera su firme respaldo al papel único que desempeña el Fondo comopiedra angular del sistema monetario y financiero internacional y a su capacidad, en virtud de su carácter universal, de asistir a todos sus países miembros. Con el apoyo de todos sus países miembros, el FMI se ha sometido a una continua transformación a fin de estar mejor equipado para ayudar a los países miembros a construir las sólidas bases macroeconómicas e institucionales necesarias para lograr la estabilidad financiera internacional y hacer que los beneficios y oportunidades que ofrece una economía mundial abierta se distribuyan de manera más amplia. Sin embargo, queda mucho por hacer, por lo cual el Comité se compromete a seguir desplegando esfuerzos para hacer del FMI una institución más eficaz, transparente y responsable.

Perspectivas de la economía mundial

3. El Comité expresa su satisfacción por la rápida recuperación de la economía mundial en 1999 y la perspectiva de un crecimiento aún más firme en el año 2000. Las condiciones económicas y financieras mundiales han mejorado notablemente en el último año y en la mayoría de las regiones el crecimiento se recuperó. Asimismo, la aceleración del crecimiento mundial no tuvo como contrapartida un aumento sustancial de la inflación subyacente. En la mayor parte de los casos, esta mejora también obedeció a que en muchos países, tanto avanzados como en desarrollo, se aplicaron políticas macroeconómicas adecuadas y se llevaron adelante reformas estructurales. Específicamente, el Comité observa que:

  • La expansión en Estados Unidos continúa a un ritmo extraordinario. La política monetaria y la política fiscal deberán seguir siendo prudentes y no deben aflojarse las políticas de superávit fiscal. Asimismo, debe incrementarse aun más el ahorro nacional.

  • En Europa occidental el crecimiento también se ha acelerado y es importante que se mantenga esta tendencia. La política monetaria debe continuar apoyando al crecimiento mediante el mantenimiento de un bajo nivel de inflación. Los países también deben continuar manteniendo políticas fiscales prudentes. El afianzamiento del crecimiento abre la oportunidad de llevar adelante las reformas fiscales necesarias para garantizar la viabilidad de las finanzas públicas a largo plazo y de continuar con las reformas de los mercados de trabajo, de capital y de productos para que el crecimiento tenga un ritmo sostenido.

  • Asimismo, en Japón se observan algunos signos positivos. Sin embargo, aún no se ha alcanzado una recuperación económica duradera y persisten los temores de deflación. Es importante que las políticas macroeconómicas sigan respaldando la recuperación hasta que se consolide con firmeza la reactivación de la demanda privada; las reformas estructurales, incluida la aceleración de la reestructuración de los sectores financiero y empresarial, serán de vital importancia para reforzar la confianza y crear condiciones que permitan reanudar un crecimiento económico sostenido.

4. Si bien el Comité considera que el aumento de la producción de petróleo es un factor positivo que ayudará a estabilizar los precios del petróleo y contribuirá a que se mantenga un crecimiento no inflacionario del producto mundial, observa que el panorama actual sigue siendo vulnerable en muchos aspectos. En particular, las amplias divergencias en el desempeño económico contribuyen a crear desequilibrios externos. En este contexto, el Comité subraya la importancia de las prioridades de política económica mencionadas precedentemente, las cuales pueden ayudar a promover una transición ordenada hacia una trayectoria de crecimiento económico más sostenible y equilibrada.

5. El Comité observa que el dinamismo de la actividad económica en Estados Unidos y Canadá y la aceleración del crecimiento en Europa occidental han creado un clima más propicio para el crecimiento económico de las demás regiones.

  • Asia, China e India han seguido creciendo rápidamente, y la reactivación económica de los países afectados por la crisis ha cobrado impulso. En la mayoría de los países, las políticas macroeconómicas aún deben seguir respaldando la recuperación. Sin embargo, en los países donde el proceso de reactivación está más avanzado, las políticas deben orientarse a fortalecer las condiciones para un crecimiento sostenido. El Comité insta a todos los países a mantener el impulso de las reformas estructurales.

  • En América Latina, la desaceleración que se produjo en 1999 en general no tuvo la intensidad que se previó inicialmente y ya se observan indicios de una recuperación generalizada en un contexto de menor inflación. No obstante, sigue siendo prioritario avanzar en el proceso de saneamiento fiscal, sobre todo en los casos en que aún se requiere un cuantioso financiamiento externo.

  • En Rusia, los resultados económicos han mejorado, pudiendo atribuirse el crecimiento económico en parte al aumento de los precios del petróleo y a la devaluación de la moneda en 1998, así como a la política macroeconómica. El crecimiento sólo podrá persistir en Rusia si se despliegan grandes esfuerzos para fortalecer el desarrollo institucional, especialmente el estado de derecho, y para crear un entorno atractivo para los inversionistas nacionales y extranjeros, remediándose así el problema de la fuga de capitales. Las condiciones económicas están mejorando también en otras economías en transición.

  • La reciente recuperación de los precios del petróleo y la reactivación de los mercados de otros productos básicos están apoyando los esfuerzos propios de muchos países del Oriente Medio y África. Estos países tienen así la oportunidad de acelerar la diversificación y la reforma de su economía. En otros países, la evolución ha sido menos favorable debido a diversos factores, entre ellos la aplicación de políticas inadecuadas, las condiciones climáticas adversas y los continuos conflictos. El Comité alienta a estos países a intensificar sus programas de ajuste con la asistencia de la comunidad internacional.

6. El Comité reitera la importancia vital de contar con mercados abiertos y competitivos, como elementos básicos de todo esfuerzo encaminado a sustentar el crecimiento y la estabilidad de la economía mundial y a reducir la pobreza. La ampliación del acceso a los mercados de los países industriales para los productos de los países en desarrollo será esencial para respaldar los planes de reforma de estos países. El Comité celebra la iniciación de las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la agricultura y los servicios y apoya el pronto comienzo de una nueva ronda de negociaciones comerciales multilaterales, que beneficiaría a todos los países, incluidos los más pobres. El Comité solicita al FMI que siga colaborando con el Banco Mundial, la OMC y otras partes interesadas con el fin de estudiar la forma de acrecentar la eficacia de la asistencia técnica en cuestiones comerciales y de desarrollar la capacidad institucional. Alienta al FMI a seguir asignando la debida importancia a las reformas de la política comercial en su asesoramiento en materia de políticas a todos los países miembros, incluso en los programas respaldados por el Fondo, y en las estrategias nacionales de lucha contra la pobreza.

Examen de los servicios financieros del Fondo

7. El Comité conviene en que las operaciones financieras del FMI deben seguir adaptándose a las cambiantes circunstancias de la economía mundial, incluida la rápida expansión e integración de los mercados internacionales de capital. En este contexto, el Comité celebra los avances realizados en el examen de los servicios financieros del FMI de carácter no concesionario. Respalda la decisión del Directorio de simplificar la estructura de los servicios financieros de la institución eliminando cuatro de ellos—el Fondo de Estabilización Cambiaría, el respaldo para la reducción del saldo y del servicio de la deuda frente a los bancos comerciales, el servicio de financiamiento de existencias reguladoras y el componente para contingencias del servicio de financiamiento compensatorio y para contingencias—y perfeccionando el servicio de financiamiento compensatorio.

8. El Comité ha establecido una serie de principios que deberían orientar dicho examen, entre los cuales se incluye la necesidad de resguardar la capacidad del FMI para proporcionar y catalizar respaldo financiero a todos los países miembros, atendiendo a las circunstancias específicas de cada país y teniendo debidamente en cuenta las repercusiones sociales. Los servicios financieros del FMI deben alentar a los países a adoptar enérgicas medidas para prevenir crisis, incluidas la observancia, cuando sea pertinente, de los códigos y normas acordados internacionalmente, y el mantenimiento de relaciones normales con los acreedores privados. El FMI debe conservar la capacidad de ayudar a los países a corregir con celeridad y eficacia los problemas de balanza de pagos a corto plazo. En determinadas circunstancias, cuando se prevean dificultades de pagos de larga duración, el Fondo también deberá tener la capacidad de respaldar reformas orientadas a resolver problemas estructurales, alentando al mismo tiempo a los países a lograr y mantener el acceso al financiamiento privado. El FMI deberá estar capacitado para responder con rapidez y en una escala adecuada frente a crisis de confianza de los mercados de capital, actuando en condiciones que atenúen el riesgo moral y alienten un rápido rembolso de los créditos. En este contexto, el FMI debe adoptar medidas apropiadas para lograr la participación del sector privado en la previsión y resolución de crisis.

9. Teniendo presentes estos principios, el Comité solicita al Directorio Ejecutivo que prosiga el examen de estas cuestiones y, específicamente, que estudie las políticas en materia de plazos de vencimiento, estructura de precios y otros aspectos de los actuales servicios de financiamiento de modo que creen incentivos adecuados, en especial procurando que la línea de crédito contingente (LCC) sea más eficaz, sin comprometer los criterios de habilitación iniciales, y evitando el uso excesivamente prolongado de recursos obtenidos en el marco de acuerdos de derecho de giro y del servicio ampliado del FMI. El Comité solicita al Directorio Ejecutivo que avance rápidamente en este terreno y le informe al respecto en la próxima reunión.

Salvaguardias y declaración de datos inexactos

10. El Comité afirma que, si bien los casos de declaración de datos inexactos al FMI o uso indebido de los recursos de la institución han sido escasos, estos incidentes son sumamente graves y socavan la confianza que da cohesión al FMI y a sus países miembros, así como la confianza del público en la institución. Por lo tanto, el Comité celebra la adopción por parte del Directorio de un marco más firme de medidas que salvaguarden el uso de los recursos del FMI, conforme a la recomendación formulada por el Comité Provisional en septiembre de 1999, y que desalienten la declaración de datos inexactos y el uso indebido de los recursos del Fondo. El Comité destaca que la rigurosa aplicación de este marco más firme es esencial para reforzar la integridad de las operaciones financieras de la institución.

11. El Comité celebra especialmente la decisión del Directorio de adoptar un nuevo mecanismo para evaluar salvaguardias. Celebra también el requisito de que todos los países que utilicen recursos del FMI publiquen anualmente los estados financieros del banco central, verificados por auditores independientes, conforme a normas aceptadas internacionalmente. El Comité celebra asimismo la decisión de ampliar la aplicación de instrumentos para abordar los problemas de declaración de datos inexactos cuando éstos se observen, incluida la aplicación de las directrices sobre declaración de datos inexactos a casos de acciones previas y a otra información esencial, prolongando el período límite de dos años y dando a la publicidad la información pertinente en los casos en que se declaren datos inexactos, de conformidad con la decisión del Directorio. El Comité conviene en que deberá revaluarse la eficacia de esta política una vez transcurridos 12 a 18 meses.

Participación del sector privado

12. El Comité subraya la importancia de la prevención como primera línea de defensa contra las crisis. Los países que participan en los mercados internacionales de capital y sus acreedores privados deben, en circunstancias normales, tratar de establecer un diálogo sustancial y continuo. Las cláusulas de acción colectiva pueden desempeñar un papel importante en la resolución ordenada de las crisis.

13. Al FMI le corresponde desempeñar un papel importante en la resolución de crisis. El Comité conviene en que el enfoque adoptado por la comunidad internacional debe incluir flexibilidad para abordar diversos casos dentro de un marco de principios y herramientas, y basarse en la evaluación que haga el FMI de la capacidad de pago básica de un país y de las perspectivas de que recupere su acceso al mercado.

14. En algunos casos, la combinación de financiamiento oficial de carácter catalítico y un ajuste de políticas probablemente permitirían al país recuperar rápidamente su pleno acceso al mercado. En ciertas ocasiones, hay que hacer hincapié en el fomento de enfoques voluntarios, en la medida en que sea necesario, para superar los problemas de coordinación de los acreedores. En otros casos, podría estimarse que el pronto restablecimiento del pleno acceso al mercado de manera consecuente con la viabilidad externa a mediano plazo no es realista y que podría justificarse una gama más amplia de medidas por parte de los acreedores privados, incluida la reestructuración global de la deuda, con el fin de ofrecer un programa adecuadamente financiado y un perfil de pagos a mediano plazo viable.

15. En los casos en que pueda ser necesario reestructurar o reducir la deuda, el Comité conviene en que los programas respaldados por el FMI deben dar decidida preferencia a la viabilidad a mediano plazo y deben lograr un equilibrio adecuado entre las contribuciones de los acreedores externos privados y de los acreedores externos oficiales, teniendo en cuenta el financiamiento proporcionado por las instituciones financieras internacionales. El Comité toma nota de que es necesario tratar con equidad a las distintas clases de acreedores privados, y que la participación del sector privado deberá tener lugar tomando como principio que ninguna clase de acreedores debe considerarse inherentemente merecedora de privilegios. El FMI debe examinar los esfuerzos realizados por el país para obtener las contribuciones necesarias de los acreedores privados basándose en estas consideraciones y también en la viabilidad a mediano plazo. La responsabilidad en cuanto a las negociaciones con los acreedores es indudablemente competencia de los países deudores. La comunidad financiera internacional no debe dirigir los detalles mínimos de la reestructuración de una deuda o de las negociaciones sobre la reducción de la misma.

16. El Comité conviene en que el FMI debe examinar si es apropiada la participación del sector privado en programas respaldados por el Fondo. En este aspecto, el Comité también está de acuerdo en que es necesario aclarar mejor a los países todo lo relativo a los plazos y condiciones de sus programas. Una vez que se han tomado todas las decisiones pertinentes, el Fondo debe dar a conocer públicamente la forma y el tipo de enfoque en materia de política económica que se ha adoptado.

Examen de la función de supervisión; Relaciones entre la supervisión, las normas y los códigos

17. El Comité expresa su satisfacción por el reciente examen interno de la labor de supervisión que ejerce el FMI, que se basó en la evaluación externa de junio de 1999. Se está avanzando en la tarea de adaptar la supervisión a las cambiantes condiciones mundiales y a reforzarla en algunos aspectos fundamentales, incluidas las cuestiones relativas al sector financiero y la evolución de la deuda externa y la cuenta de capital. El Comité también celebra la mayor atención que se está prestando a las políticas cambiarías, y a su compatibilidad con las políticas macroeconómicas y otras subyacentes, y los mecanismos institucionales. Los aspectos que no forman parte del campo tradicional de la supervisión deberían, en general, considerarse cuando puedan tener impacto en la estabilidad macroeconómica y financiera. El Comité insta a que el FMI siga mejorando la supervisión multilateral, teniendo en cuenta las repercusiones internacionales de las políticas nacionales. El Comité toma nota de la importancia que tiene suministrar información integral, exacta, de alta calidad y puntual al FMI, de conformidad con las Normas Especiales para la Divulgación de Datos (NEDD) y el Sistema General de Divulgación de Datos (SGDD), y pide al Fondo que colabore con los países miembros y que los aliente tanto a adherirse a estas normas como a cumplirlas.

18. El Comité conviene en que es necesario seguir reforzando la atención que presta el FMI a los temas de vulnerabilidad financiera y respalda la preparación de análisis de vulnerabilidad como parte de la supervisión que ejerce el Fondo. Con este fin, el Comité: i) alienta una mayor elaboración e integración de los indicadores de vulnerabilidad financiera de los países en la labor de supervisión y en las actividades operativas ordinarias; ii) solicita al FMI que finalice cuanto antes, en colaboración con el Banco Mundial, las directrices sobre gestión de la deuda soberana, y iii) pide al Directorio que siga trabajando sobre las formas de incorporar los estudios en curso sobre política de reservas oficiales en la supervisión y la asistencia técnica.

19. El Comité manifiesta su satisfacción ante la labor realizada por el FMI y el Banco en la preparación de informes sobre la observancia de los códigos y normas y en la ejecución del Programa piloto de evaluación del sector financiero (PESF), que podría tomarse como base para mejorar la labor de seguimiento del sector financiero en el contexto de la supervisión prevista en el Artículo IV mediante evaluaciones de la estabilidad del sector financiero. Respalda la decisión de continuar el PESF y ampliar su alcance, con carácter voluntario, a 24 países el año entrante. El Comité aguarda con interés la presentación de un informe sobre la evolución de estos programas en su próxima reunión.

20. El Comité reconoce la importancia que tiene la adhesión a los códigos y normas internacionales de buenas prácticas para mejorar el entorno económico y para reducir la vulnerabilidad macroeconómica y financiera. Afirma una vez más que la adhesión a dichos códigos es voluntaria. El Comité conviene en que el proceso de supervisión previsto en el Artículo IV determina el marco adecuado para organizar y analizar con las autoridades nacionales los efectos de las evaluaciones de la adhesión a las normas y a los códigos, y pide al Directorio Ejecutivo que tome una resolución en cuanto a sus modalidades. El Comité reconoce asimismo que posiblemente se necesite asistencia técnica para el cumplimiento de las normas pertinentes. La supervisión que ejerce el FMI será el principal mecanismo para lograr el éxito de muchas de las iniciativas que el Fondo y otros organismos tienen actualmente en marcha para reforzar el sistema monetario internacional, incluidos los códigos y normas, las evaluaciones del sistema financiero, el suministro de datos y la transparencia. Esto planteará nuevos desafíos para el FMI, especialmente en lo que respecta a la forma de integrar la labor y los conocimientos especializados de otras instituciones en su función de supervisión. En este sentido, el Comité expresa su satisfacción ante la labor realizada por el FMI—en colaboración con el Banco Mundial y otros órganos pertinentes—para alentar la adopción de los códigos y normas. El Comité aguarda con interés los resultados del programa piloto de preparación de informes sobre la observancia de los códigos y normas y recomienda la publicación de estos informes, sobre una base voluntaria. El Comité alienta al Directorio Ejecutivo a que siga estudiando la forma de incorporar los resultados de las diversas iniciativas en la labor de supervisión y espera examinar los avances logrados en su próxima reunión.

21. El Comité celebra el progreso alcanzado en el FMI y otros foros en la formulación y el perfeccionamiento de los códigos y normas en las áreas de divulgación de datos; transparencia de las políticas fiscales, monetarias y financieras; supervisión bancaria, y regulación de valores y seguros. Insta al FMI a proseguir esta labor, entre otras formas mediante actividades de divulgación y el suministro de asistencia técnica.

22. El Comité toma nota de los informes preparados por los grupos de trabajo del Foro sobre Estabilidad Financiera en materia de instituciones fuertemente apalancadas, centros financieros extraterritoriales y flujos de capital, y del informe sobre los códigos y normas. El Comité manifiesta su satisfacción ante la labor realizada por dicho Foro, y solicita al Directorio Ejecutivo que evalúe las recomendaciones pertinentes para el FMI.

Transparencia y rendición de cuentas

23. El Comité reitera la importancia que atribuye a una mayor transparencia en la formulación de las políticas como medio para mejorar el funcionamiento de las economías nacionales y el sistema financiero internacional. Asimismo, subraya la importancia de una mayor transparencia y rendición de cuentas por parte de las propias instituciones financieras internacionales. A este respecto, el Comité celebra los continuos avances que se están realizando en varios campos:

  • La publicación generalizada—actualmente en el 80% de los casos—de notas de información al público al término de las consultas del Artículo IV y de cartas de intención y otros documentos en los que se plasman los programas financieros del FMI, y la publicación de las declaraciones del Presidente del Directorio Ejecutivo con posterioridad a los debates de este órgano sobre el uso de los recursos del FMI.

  • La participación voluntaria de 60 países (en comparación con un objetivo inicial de 20) en el proyecto piloto de publicación de los informes del FMI sobre las consultas del Artículo IV.

  • La mayor divulgación de información sobre la situación de liquidez del FMI, las cuentas de los países miembros con el FMI y el plan trimestral de transacciones financieras del FMI.

  • La publicación sistemática de documentos de política sobre diversos temas con el fin de estimular el debate público y recoger opiniones.

  • La publicación, en el marco del estudio piloto para la preparación de los informes sobre la observancia de los códigos y normas, de módulos correspondientes a 11 países, y los módulos, actualmente en preparación, sobre otros 20 países.

  • La publicación del programa de trabajo del Directorio Ejecutivo.

24. El Comité recomienda la adopción de nuevas medidas orientadas a lograr una mayor transparencia de las políticas del FMI y las políticas de sus países miembros sin comprometer la función del FMI como asesor confidencial.

25. El Comité celebra la decisión del FMI de crear una oficina de evaluación independiente, que complementará las actuales actividades de auditoría interna y de autoevaluación. Insta al Directorio Ejecutivo a convenir en las atribuciones, la estructura, la dotación de personal y los procedimientos operativos de dicha oficina y a que presente un informe al respecto al Comité en su próxima reunión. Aguarda con interés recibir informes periódicos sobre las actividades de esta oficina en sus futuras reuniones.

Iniciativa para los PPME y estrategias para el crecimiento y la reducción de la pobreza

26. El Comité toma nota de los recientes avances logrados en la aplicación de la Iniciativa para los países pobres muy endeudados (PPME), que tiene por finalidad acelerar, mejorar y ampliar el alivio de la deuda, y en el establecimiento de una relación más estrecha entre este alivio y la reducción de la pobreza. Considera urgente que todos los que tengan un interés en esta Iniciativa trabajen para su rápida y eficaz aplicación y que se dé una alta prioridad al proceso de los PPME para que la mayor cantidad posible de países alcancen el punto de decisión antes del final del año. El Comité celebra la creación del Comité Conjunto de Ejecución, del Banco y el FMI, el cual facilitará la aplicación de la Iniciativa para los PPME y el proceso de formulación de las estrategias de lucha contra la pobreza. A este respecto, celebra la decisión de presentar informes periódicos a los Directorios Ejecutivos de ambas instituciones sobre el avance logrado en el caso de cada país.

27. El Comité celebra los avances logrados en la formulación de estrategias de lucha contra la pobreza, propias de los países en desarrollo y que sirven de marco a las operaciones de financiamiento concesionario del FMI y el Banco Mundial, así como en la vinculación del alivio de la deuda, en el marco de la Iniciativa reforzada para los PPME, a programas concretos de reducción de la pobreza y estrategias de crecimiento, de modo de asegurar que los recursos liberados se dirijan a medidas fundamentales para aminorar la pobreza. El Comité insta a todos los países interesados a avanzar con la mayor rapidez posible en la preparación, en un proceso de carácter participativo, de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza, que integrarán las medidas prioritarias para reducir la pobreza y promover las reformas estructurales en una estrategia macroeconómica orientada hacia el crecimiento.

28. El Comité reitera que la estabilidad macroeconómica, una gestión transparente de los recursos públicos y el buen gobierno son elementos esenciales para lograr un crecimiento sostenible y reducir la pobreza. Al FMI le corresponde la misión fundamental de ayudar a los países a adoptar y aplicar políticas macroeconómicas apropiadas. El Comité considera positivo que se hayan definido con precisión las respectivas funciones del FMI y el Banco que, aunque se realizan en un marco de cooperación, son diferentes, y observa que el Fondo dejará en manos del Banco la iniciativa en lo que respecta a la asistencia a los países para formular medidas específicas orientadas a combatir la pobreza y mejorar las condiciones de vida.

29. El Comité reafirma la importancia del principio de la plena participación de todos los acreedores en la Iniciativa para los PPME. Al respecto, pide a todos los acreedores bilaterales que cumplan su papel, si bien reconoce que, en casos excepcionales, la flexibilidad será necesaria. Subraya que el alivio de la deuda sólo puede ser eficaz si complementa y refuerza las sólidas políticas aplicadas por los países beneficiarios de la Iniciativa y conduce a un aumento de los flujos de recursos. Celebra las decisiones del Directorio Ejecutivo y las medidas adoptadas por muchos países miembros con el fin de garantizar el financiamiento de la participación del FMI en la Iniciativa para los PPME y del servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza (SCLP). El Comité alienta a todos los países miembros y a las instituciones multilaterales a concluir este proceso cuanto antes.

Homenaje a Michel Camdessus

30. Los miembros del Comité rinden unánimemente homenaje al Sr. Michel Camdessus, destacando la visión, habilidad y energía con que orientó la labor del Fondo Monetario Internacional en calidad de Director Gerente durante 13 años de desafíos sin precedente. Durante ese período, la cooperación monetaria y financiera internacional se vio sometida a prueba como consecuencia de la creciente apertura de la economía mundial, la rápida difusión de los principios económicos de mercado en la mayoría de los países del mundo, el surgimiento de crisis financieras de virulencia y amplitud imprevistas, y el creciente riesgo de marginación de las economías más pobres. Bajo su dirección, el FMI avanzó en muchos frentes: se fortaleció la supervisión, se dio paso a una mayor apertura y transparencia, y se crearon servicios financieros innovadores para ayudar a resolver la crisis de la deuda de los años ochenta y las crisis financieras de los años noventa y, mediante el establecimiento del servicio reforzado de ajuste estructural (en la actualidad el servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza), para respaldar y sustentar la integración de los países miembros del FMI de ingreso bajo en la economía mundial. Los miembros del Comité expresan su profundo agradecimiento al Sr. Camdessus por sus numerosas contribuciones, que estuvieron siempre marcadas por su entusiasmo personal y su optimismo, así como por su característica combinación de respeto a la disciplina financiera y dedicación a la tarea de aliviar las penurias de los sectores más vulnerables.

31. El Comité acoge con beneplácito el nombramiento del Sr. Horst Köhler como nuevo Director Gerente y expresa su profunda gratitud al Sr. Stanley Fischer por liderar la institución en el período de transición.

32. La próxima reunión del Comité tendrá lugar en Praga el 24 de septiembre de 2000.

Anexo: Comité Monetario y Financiero Internacional Asistentes a la reunión celebrada el día 16 de abril de 2000

Presidente del Comité

Gordon Brown

Director Gerente Interino del FMI

Stanley Fischer

Miembros o suplentes

Hamad Al-Sayari, Gobernador del Organismo Monetario de Arabia Saudita (Suplente de Ibrahim A. Al-Assaf, Ministro de Hacienda y Economía Nacional de Arabia Saudita)

Giuliano Amato, Ministro del Tesoro, Presupuesto y Planificación Económica de Italia

Eddie George, Gobernador del Banco de Inglaterra (Suplente de Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido)

Rod Kemp, Tesorero Adjunto de Australia (Suplente de Peter Costello, Tesorero de Australia)

Xiao Gang, Gobernador Adjunto del Banco Popular de China (Suplente de Dai Xianglong, Gobernador del Banco Popular de China)

Cristóbal Montoro, Secretario de Estado de Economía de España (Suplente de Rodrigo de Rato Figaredo, Vicepresidente Segundo y Ministro de Economía y Hacienda de España)

N’Golo Coulibaly, Ministro de Economía y Hacienda de Côte d’Ivoire (Suplente de Emile Doumba, Ministro de Hacienda, Economía, Presupuesto y Privatización de Gabón)

Hans Eichel, Ministro de Hacienda de Alemania

Laurent Fabius, Ministro de Economía, Hacienda e Industria de Francia

Viktor Gerashchenko, Presidente del Banco Central de la Federación de Rusia

Abdelouahab Keramane, Gobernador del Banco de Argelia

Mohammed K. Khirbash, Ministro de Estado de Hacienda e Industria de los Emiratos Árabes Unidos

José Luis Machinea, Ministro de Economía de Argentina

Pedro Sampaio Malan, Ministro de Hacienda de Brasil

Trevor A. Manuel, Ministro de Hacienda de Sudáfrica

Gordon Thiessen, Gobernador del Banco de Canadá (Suplente de Paul Martin, Ministro de Hacienda de Canadá)

Masaru Hayami, Gobernador del Banco de Japón (Suplente de Kiichi Miyazawa, Ministro de Hacienda de Japón)

Sauli Niinistö, Ministro de Hacienda de Finlandia

Didier Reynders, Ministro de Hacienda de Bélgica

Yashwant Sinha, Ministro de Hacienda de India

Lawrence H. Summers, Secretario del Tesoro de Estados Unidos

Kaspar Villiger, Ministro de Hacienda de Suiza

A.H.E.M. Wellink, Presidente del Banco Nacional de los Países Bajos (Suplente de Gerrit Zalm, Ministro de Hacienda de los Países Bajos)

Zeti Akhtar Aziz, Gobernadora Adjunta del Banco Negara Malasia

Observadores

Yilmaz Akyuz, Jefe, Subdivisión de Políticas Macroeconómicas y Desarrollo de la UNCTAD

Andrew D. Crockett, Presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera

Willem F. Duisenberg, Presidente del BCE

André Icard, Gerente General Adjunto del BPI

Donald J. Johnston, Secretario General de la OCDE

Ian Kinniburgh, Director de la División de Políticas y Análisis del Desarrollo de las Naciones Unidas

Eddy Lee, Director del Grupo de Política Internacional de la OIT

Michael Moore, Director General de la OMC

Pedro Solbes Mira, Comisario encargado de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea

James D. Wolfensohn, Presidente del Banco Mundial

Comité Ministerial Conjunto de las Juntas de Gobernadores del Banco y del Fondo para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo (Comité para el Desarrollo)

COMUNICADOS DE PRENSA

Sexagésima reunión, Washington, 27 de septiembre de 1999

1. La 60a reunión del Comité para el Desarrollo se celebró en la ciudad de Washington el 27 de septiembre de 1999, bajo la presidencia del Sr. Tarrin Nimmanahaeminda, Ministro de Hacienda de Tailandia.

2. Iniciativa para los PPME y enfoque reforzado de los programas respaldados por la AIF y el SRAE en la lucha contra la pobreza. Los ministros expresaron su agradecimiento al Banco y al Fondo por la forma transparente y participatoria en que realizaron el examen de 1999 de la Iniciativa para los PPME. Celebraron la importante función que cumplió la sociedad civil en la preparación de propuestas destinadas a aumentar el alivio de la carga de la deuda en el marco de la Iniciativa para los PPME y a que este alivio sea más amplio y más rápido.

3. Los ministros respaldaron, con sujeción a la disponibilidad de financiamiento, el refuerzo del marco de la Iniciativa para los PPME, para los países que apliquen políticas acertadas y muestren su empeño en la reforma. En este sentido, expresaron su apoyo a: i) la reducción de los umbrales de sostenibilidad de la deuda, para proporcionar mayor protección y mejores perspectivas de salida permanente de la deuda insostenible; ii) el suministro de un alivio más rápido de la carga de la deuda a través de la asistencia provisional; iii) la introducción de puntos flotantes de culminación que cambiarían el enfoque de evaluación, para centrarlo en los logros y resultados positivos más que en la duración del historial, y iv) el consiguiente aumento del número de países que se espera puedan ser elegibles para recibir alivio de la carga de la deuda.

4. Los ministros también respaldaron el marco propuesto para fortalecer el vínculo entre el alivio de la carga de la deuda y la reducción de la pobreza, y al mismo tiempo admitieron que el alivio de la carga de la deuda solo no bastaba para alcanzar esta meta. En este sentido se mostraron complacidos con los documentos propuestos de estrategia de lucha contra la pobreza, que habrán de preparar las autoridades de los países en estrecha colaboración con el personal del Banco y el Fondo. Hicieron hincapié en que el documento sobre la pobreza debería estar en vigencia para cuando se llegara al punto de decisión; admitieron, sin embargo, que en forma transitoria el punto de decisión podría alcanzarse sin acuerdo respecto del documento sobre la pobreza, aunque en todos los casos se exigiría acreditación de que al momento del punto de culminación se hubieran logrado avances en materia de aplicación de una estrategia de reducción de la pobreza.

5. Los ministros acogieron con beneplácito y respaldaron las propuestas formuladas por el Banco y el Fondo de extender el mismo enfoque para aumentar el grado de atención a la pobreza en todos los programas respaldados por la AIF y el SRAE, y fortalecer la colaboración entre las dos instituciones. El Comité hizo hincapié en que las estrategias expuestas en los nuevos documentos sobre la pobreza debían ser impulsadas por los países, preparadas en forma transparente y con amplia participación de los órganos electivos y los interesados, incluidos la sociedad civil, los principales donantes y los bancos regionales de desarrollo, y tener un vínculo claro con las metas convenidas de desarrollo internacional, principios que están plasmados en el Marco Integral de Desarrollo. Hicieron especial hincapié en la necesidad de formular políticas macroeconómicas, estructurales y sociales que contribuyan a la reducción de la pobreza a largo plazo, y de establecer indicadores mensurables intermedios y de los resultados a fin de seguir los progresos alcanzados. Los ministros pusieron énfasis en la función esencial que desempeña una buena gestión de los asuntos públicos en la aplicación de la Iniciativa para los PPME a fin de crear un marco que desaliente la corrupción y permita el seguimiento y el control de calidad más eficaces de los gastos presupuestarios. Los ministros instaron al Banco y al Fondo a prestar, de acuerdo con sus respectivos mandatos y experiencia, toda la asistencia posible a los países para aplicar las políticas sociales, estructurales y macroeconómicas necesarias para formular estrategias de reducción de la pobreza, teniendo en cuenta las restricciones de capacidad de esas naciones. El financiamiento que proporcionen la AIF y el Fondo a países de ingreso bajo debería basarse en los documentos sobre la pobreza. Los ministros también alentaron a los bancos regionales de desarrollo y a los donantes a utilizar los documentos sobre la pobreza como guía para el apoyo que presten.

6. Los ministros expresaron su beneplácito por la reforma propuesta del SRAE destinada a dar mayor relevancia a la meta de apoyar los esfuerzos de reducción de la pobreza de los países, así como por el nuevo nombre propuesto del servicio: servicio para el crecimiento y lucha contra la pobreza. El Comité reconoció que el nuevo enfoque entrañaría cambios sustanciales de las operaciones del Banco y el Fondo encaminadas a luchar contra la pobreza, así como la necesidad de adaptar el enfoque a la situación de los distintos países y de aprender rápidamente de la experiencia de casos anteriores. Manifestó asimismo su gran agrado por el empeño puesto de manifiesto por el Presidente del Banco y el Director Gerente del Fondo en la aplicación efectiva de dicho enfoque. Los ministros esperan recibir informes sobre los progresos alcanzados.

7. Los ministros reafirmaron la importancia de aplicar el marco reforzado de la Iniciativa para los PPME, de acuerdo con los principios que han guiado la Iniciativa desde su creación, incluidos: i) el aumento del alivio de la carga de la deuda, ii) el mantenimiento de la integridad financiera de las instituciones multilaterales, y iii) la importancia de la distribución justa y equitativa de la carga, incluidos los costos para las instituciones multilaterales. Convinieron en que el financiamiento del alivio de la carga de la deuda no debería comprometer el financiamiento proporcionado en condiciones concesionarias, como las de la AIF. Los ministros expresaron su agradecimiento por las numerosas contribuciones efectuadas a la Iniciativa para los PPME hasta el momento, y por los esfuerzos desplegados por la mayoría de las instituciones multilaterales de desarrollo para aportar fondos propios a la Iniciativa. Los ministros reconocieron que la mayoría de estas instituciones necesitarán con urgencia ayuda bilateral a fin de cubrir los costos adicionales resultantes del marco reforzado propuesto y de permitirles aplicar pronto la Iniciativa. El Comité expresa su beneplácito por el acuerdo sobre el financiamiento de la participación del FMI en la Iniciativa para los PPME, así como por la continuación del financiamiento en condiciones más favorables para el crecimiento y para la reducción de la pobreza de los países miembros de ingreso bajo.

8. Los ministros también celebraron el acuerdo acerca de los componentes de un plan de financiamiento para los bancos multilaterales de desarrollo que respeta los principios enunciados. Esto permitirá que se empiece a aplicar el marco reforzado de la Iniciativa para los PPME, así como el otorgamiento de alivio de la carga de la deuda a los países que requieran su aplicación retroactiva y a las naciones que se prevé que habrán de alcanzar el punto de decisión a corto plazo. Solicitaron al Banco Mundial que trabajara activamente y en estrecha colaboración con todo el grupo de donantes y otros bancos multilaterales de desarrollo para asegurar la movilización de financiamiento para cubrir el alivio de la carga de la deuda otorgado en el marco de la Iniciativa para los PPME con recursos propios a más largo plazo.

9. Los ministros también celebraron el acuerdo del Club de París de aumentar el alivio de la carga de la deuda conforme al marco reforzado y proporcionar una mayor reducción de la deuda en términos de valor neto actualizado, del orden de 90% o más en caso necesario, derivada de los préstamos en condiciones comerciales, así como alivio adicional respecto de las acreencias de la AOD—hasta su cancelación total—en forma bilateral.

10. Los ministros expresaron su satisfacción por el progreso constante de la aplicación de la Iniciativa, y señalaron que hasta la fecha se habían analizado 14 países en el marco de la Iniciativa, y que cuatro habían llegado al punto de culminación. El Comité para el Desarrollo instó a que se aplicara muy pronto la Iniciativa reforzada, con miras a que para fines del año 2000 un número mayor de países pudiera reunir las condiciones para recibir asistencia en el marco de la Iniciativa.

11. Suficiencia del capital del BIRF. Los ministros examinaron un informe del Banco Mundial que guardaba relación con los debates que están llevando a cabo el Directorio Ejecutivo y la administración del Banco sobre distintas opciones para mantener y apoyar la capacidad financiera del BIRF. El Comité coincidió con la conclusión indicada en el informe de que las finanzas del Banco siguen siendo satisfactorias. Además, los ministros reconocieron que la capacidad financiera del Banco podía limitar sus posibilidades de atender a las exigencias futuras, especialmente si se produjera un deterioro del entorno financiero mundial. Los ministros pidieron a la administración y al Directorio Ejecutivo que prosiguieran su análisis del nivel de capacidad financiera necesario para que el BIRF mantuviera su integridad financiera y pudiera atender, dentro de los límites de su mandato, a las necesidades de desarrollo de los países miembros que son prestatarios. Los ministros pidieron al Banco que informara periódicamente al Comité sobre estas cuestiones.

12. Los países en desarrollo y en transición y el comercio exterior. El Comité observó que había una interrelación cada vez mayor entre las políticas de desarrollo eficaces y las políticas comerciales eficaces. Resaltaron la importancia del comercio para el desarrollo, el alivio de la pobreza y la recuperación económica mundial duradera. Los ministros también insistieron en que la próxima ronda de negociaciones comerciales debía reportar beneficios rápidos y considerables para los países en desarrollo y en transición, sobre todo para los menos adelantados. A tal fin haría falta un mayor acceso al mercado y eliminar más obstáculos al comercio. Destacaron que para que los países en desarrollo y en transición pudieran utilizar eficazmente el sistema de comercio internacional a los efectos de promover el crecimiento y reducir la pobreza, debían tomar parte activa en la próxima ronda de negociaciones comerciales. Los ministros acogieron con agrado la firme decisión del nuevo Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Sr. Mike Moore, de lograr ese objetivo, e instaron al Banco Mundial, el Fondo, la OMC, la UNCTAD, y otros organismos a que ayudaran a los países en desarrollo y en transición a incrementar su capacidad de participar en nuevas rondas de negociaciones. El Comité dirigió un llamamiento al Banco Mundial, el FMI y la OMC para que cooperaran con otras partes interesadas en la elaboración de programas eficaces de creación de capacidad para el comercio, entre otras cosas, a través del Marco integrado para la asistencia técnica relacionada con el comercio en favor de los países menos adelantados. El Banco, en particular, estaba en condiciones de proporcionar apoyo financiero y técnico para mejorar la infraestructura y las instituciones relacionadas con el comercio, contribuyendo a mejorar la capacidad de las instituciones nacionales que se ocupan de la política y las negociaciones comerciales, y realizando investigaciones sobre los obstáculos al comercio que encaran las exportaciones de los países en desarrollo.

13. Apoyo del Banco Mundial al fortalecimiento de la arquitectura financiera internacional. Los ministros se mostraron complacidos por la función que desempeña el Grupo del Banco Mundial para ayudar a fortalecer la arquitectura financiera mundial con el objeto de reducir el peligro de crisis financieras y la gravedad de éstas, y de reducir la vulnerabilidad de los países en desarrollo a las crisis cuando éstas se producen. El Comité destacó que, a nivel de los países, el Banco, teniendo en cuenta el objetivo de prevenir las crisis, debía centrar la atención en prestar asistencia a los países en desarrollo para fortalecer sus mercados financieros internos e integrarse mejor en el sistema financiero mundial. Esto debería hacerse ayudando a los países a superar causas estructurales y sociales de vulnerabilidad y a crear la capacidad normativa e institucional necesaria. Habida cuenta de la amplitud y complejidad del programa, los ministros alentaron al Banco y al Fondo a que se concentraran en las esferas que constituían, comparativamente hablando, sus respectivos puntos fuertes, y a que establecieran asociaciones con otras instituciones internacionales. Los ministros acogieron con satisfacción los progresos alcanzados en el programa conjunto del Banco y el Fondo sobre evaluaciones del sector financiero y en el programa del Banco sobre análisis sociales y estructurales. También acogieron con satisfacción la propuesta de intensificar la colaboración con el FMI para ayudar a los países interesados a evaluar los avances realizados en la aplicación de varias normas internacionales y prácticas recomendadas, teniendo debidamente en cuenta la disparidad de condiciones imperantes en los distintos países. El Comité alentó al Banco a seguir incorporando la experiencia y los puntos de vista de los países en desarrollo en el debate internacional. En este contexto, tomó nota del establecimiento de un foro mundial sobre dirección de empresas, iniciado en colaboración con la OCDE, y de la función de apoyo del Banco para la realización de estudios en materia de insolvencia, contabilidad y auditoría.

14. Los ministros acogieron con satisfacción la ayuda prestada por el Banco a los países en desarrollo para abordar los problemas sociales, y su informe sobre medidas para hacer frente a las consecuencias sociales de las crisis y sobre prácticas recomendadas en materia de política social. Instaron al Banco a continuar desarrollando esa labor y a basarse en ella para prestar apoyo a las medidas adoptadas por los países para reducir la pobreza, acumulando y divulgando conocimientos sobre prácticas recomendadas para ayudar a dar orientación a los países que están tratando de crear instituciones y de aplicar políticas para prevenir y mitigar los costos sociales de las conmociones económicas y proteger a los más vulnerables.

15. Los ministros acogieron favorablemente las medidas que se están adoptando para fortalecer la labor del Comité para el Desarrollo y el Comité Provisional, con el objeto de reflejar con más exactitud el nivel de cooperación entre el Banco y el Fondo, y de reducir la duplicación de esfuerzos en los programas de uno y otro Comité. Instaron al Banco y al Fondo a seguir examinando la experiencia en esta esfera.

16. Próxima reunión. La próxima reunión del Comité tendrá lugar el 17 de abril de 2000 en la ciudad de Washington.

Sexagésima primera reunión, Washington, 17 de abril de 2000

1. La 61a reunión del Comité para el Desarrollo se celebró en la ciudad de Washington el 17 de abril de 2000, bajo la presidencia del Sr. Tarrin Nimmanahaeminda, Ministro de Hacienda de Tailandia. Las deliberaciones del Comité se llevaron a cabo en un ambiente de creciente debate público acerca de la función apropiada de las instituciones internacionales en una época en que los gobiernos y la gente de todo el mundo encaran las oportunidades y los rápidos cambios que ha traído consigo la globalización. En sus deliberaciones sobre la manera de acrecentar los esfuerzos para reducir la pobreza, intensificar la lucha contra el VIH/SIDA y extender los beneficios del comercio a todos los países, los ministros resaltaron la importancia que atribuyen a preservar y continuar fortaleciendo la familia de instituciones multilaterales como una poderosa fuerza para alcanzar el progreso, la equidad y la estabilidad a nivel mundial.

2. Intensificación de la acción contra el VIH/SIDA. Los ministros subrayaron que la epidemia del VIH/SIDA, que ya ha infectado a unos 50 millones de personas, no sólo constituye un gravísimo problema de salud pública y causa un enorme sufrimiento humano, sino también pone en serio peligro los avances en materia de desarrollo. Los ministros reconocieron que el VIH/SIDA debilita el crecimiento económico, la gestión de gobierno, el capital humano, la productividad de la fuerza de trabajo y el clima para las inversiones, socavando con ello las bases del desarrollo y de la reducción de la pobreza. Los ministros observaron que ahora la epidemia no sólo plantea un grave peligro para el desarrollo en África al sur del Sahara, sino que su amenaza se está extendiendo rápidamente a Asia y el Caribe, y probablemente lo hará a muchos países de Europa oriental y a otras partes del mundo. En vista de la acelerada propagación del VIH, incluso los países que registran tasas de infección reducidas no pueden permitirse postergar el fortalecimiento de los programas para combatir el VIH/SIDA.

3. Ante una situación tan alarmante, el Comité hizo un llamado a intensificar sin demora la acción internacional frente a la crisis mundial del VIH/SIDA. En vista de la urgencia que reviste la prevención y de las enormes necesidades de atención y tratamiento, el Comité insistió en la importancia de contar con asociaciones eficaces a fin de alentar a cada participante del sistema internacional a concentrar su acción en aquellos aspectos en los que tienen una ventaja comparativa. Los ministros exhortaron a los gobiernos, a los organismos internacionales, a la sociedad civil, a los medios de información y al sector privado, incluida la industria farmacéutica, a que desplegaran mayores esfuerzos y aprovecharan la experiencia adquirida en las actividades que ya se están realizando. Pidieron encarecidamente a los países en desarrollo y en transición que intensificaran su compromiso político y económico de combatir el VIH/SIDA, hicieran frente a la epidemia desde una perspectiva multisectorial, elevaran el alcance de los programas al plano nacional—y en algunos casos, regional—, mejoraran los sistemas de atención primaria de la salud necesarios para prestar servicios en forma eficaz y proporcionaran más recursos directamente a las comunidades locales. El Comité alentó a los países industrializados y a las organizaciones internacionales a que incorporaran la problemática del VIH/SIDA en sus programas de desarrollo, y a que destinaran mayores recursos financieros e institucionales, en proporción adecuada a la magnitud de la crisis. Los ministros reconocieron que el apoyo al fortalecimiento de la capacidad reviste especial importancia para hacer frente a este problema de desarrollo que se prolonga ya por largo tiempo.

4. Los ministros acogieron con satisfacción los nuevos esfuerzos desplegados por el Banco Mundial para luchar contra el VIH/SIDA, en particular su activa participación en ONU-SIDA, su nueva estrategia contra el VIH/SIDA para África, y su labor con la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI). Instaron al Banco a que intensificara su labor contra el VIH/SIDA desde una perspectiva mundial, concentrando su acción en las áreas en las que tiene conocimientos especializados, e hicieron un llamado al Banco y al Fondo para que tomaran plenamente en cuenta la problemática del VIH/SIDA en el apoyo que brindan a las estrategias de reducción de la pobreza y a la Iniciativa para los PPME.

5. Comercio, desarrollo y reducción de la pobreza. Los ministros destacaron la importancia crítica del comercio para el desarrollo y la reducción de la pobreza. Señalaron que el crecimiento acelerado y sostenible es una condición necesaria para reducir la pobreza, y que las economías más abiertas tienden a crecer más rápidamente que las economías cerradas; los datos disponibles indican que se podrían obtener considerables beneficios de una mayor liberalización de los sistemas de comercio de los países tanto desarrollados como en desarrollo (incluidas las economías en transición). Los ministros reconocieron que los países desarrollados deben mejorar notablemente el acceso de las exportaciones de los países en desarrollo (por ejemplo, de productos agrícolas y textiles) a los mercados. Es preciso que los países en desarrollo introduzcan, en la secuencia adecuada, reformas orientadas a la apertura que permitan que la expansión del comercio promueva el desarrollo y la reducción de la pobreza. Los ministros observaron que la mayoría de los países más pobres se encuentran rezagados en lo que respecta a su integración en el sistema mundial de comercio. Se requieren más reformas internas e internacionales, inclusive estudiar de manera especial la ampliación del acceso de esos países a los mercados (por ejemplo, otorgando un acceso amplio y previsible, libre de derechos y cuotas). Los ministros también hicieron notar las posibilidades que ofrece la integración regional para ayudar a los países en desarrollo a aumentar su participación en los mercados mundiales. Los ministros respaldaron decididamente el inicio por la OMC, a su debido tiempo, de negociaciones multilaterales para tratar, entre otras materias, las cuestiones que más preocupan a los países en desarrollo.

6. Los ministros insistieron en que los países deberían asegurarse de que sus esfuerzos para ampliar el comercio se incorporaran en un marco integral de desarrollo que incluyera las reformas complementarias necesarias, así como inversiones en instituciones, infraestructura y programas sociales. Los ministros respaldaron el compromiso del Banco Mundial y el FMI de aprovechar sus programas para apoyar estas iniciativas, las que se reflejan en medida creciente en las estrategias de reducción de la pobreza de los países. Los ministros reiteraron su llamado al Banco, al Fondo y a la OMC para que cooperaran con otras partes en la formulación de programas eficaces de fortalecimiento de las capacidades en el ámbito del comercio, inclusive mediante el mejoramiento del Marco integrado para la asistencia técnica relacionada con el comercio en favor de los países menos adelantados. El Comité instó al Banco a que integrara la temática del comercio en sus programas de asistencia a los países mediante el otorgamiento de más apoyo financiero y técnico para mejorar la infraestructura y las instituciones relacionadas con el comercio, incluido el fortalecimiento de la capacidad de los países en materia de políticas y negociaciones comerciales, y mediante la realización de un programa más intenso de investigaciones sobre las barreras comerciales a las exportaciones de los países en desarrollo, los problemas que enfrentan los países en desarrollo para aplicar el acuerdo de la Ronda Uruguay y los complejos vínculos entre el comercio y la pobreza, entre otros temas.

7. Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME). Los ministros tomaron nota de los avances en la aplicación del marco reforzado de la Iniciativa para los PPME aprobado en la última reunión celebrada por el Comité para el Desarrollo. Hasta ahora cinco países—Bolivia, Mauritania, Mozambique, Tanzania y Uganda—han alcanzado los puntos de decisión conforme a este nuevo marco, con lo que el total del alivio comprometido de la deuda en virtud de la Iniciativa ha llegado a ser de más de $14.000 millones; asimismo, los Directorios Ejecutivos del Banco y el Fondo podrían considerar este año hasta 15 casos más de países. Los ministros alentaron a los gobiernos de los países elegibles para acogerse a la Iniciativa a colaborar estrechamente con el Banco y el Fondo y otros asociados siguiendo políticas acertadas e introduciendo programas eficaces de reforma, para que el alivio de la deuda de los PPME, y las estrategias conexas de reducción de la pobreza puedan suministrarse y aplicarse lo más rápido posible. El Comité celebró la creación por el Banco y el Fondo de un Comité Conjunto de Ejecución para facilitar la aplicación eficaz del marco reforzado de la Iniciativa para los PPME y el nuevo enfoque de la estrategia de lucha contra la pobreza.

8. Los ministros agradecieron que los órganos de gobierno de la mayoría de las instituciones multilaterales ya hubieran aprobado su participación en el marco reforzado, aunque admitieron que la aplicación eficaz de la Iniciativa dependerá de la disponibilidad oportuna de financiamiento suficiente para cubrir el total de los costos que entraña el suministro del alivio de la deuda. Si bien se alentó a estas instituciones a utilizar sus recursos propios en la mayor medida posible a tal fin, los ministros admitieron que muchas instituciones multilaterales necesitaban con urgencia más apoyo bilateral. Los ministros expresaron su satisfacción por las promesas de los donantes y el compromiso de recursos, incluidos los anunciados a partir de septiembre, e instaron a que esas promesas se convirtieran en compromisos efectivos a la brevedad posible. También reconocieron que aún teniendo en cuenta dichas promesas, la Iniciativa sigue experimentando falta de financiamiento. Se instó a los donantes que aún no lo hubieran hecho a que efectuaran contribuciones generosas al Fondo Fiduciario para los PPME. Los ministros reiteraron la necesidad de que el alivio de la deuda no representara menoscabo alguno del financiamiento en condiciones concesionarias proporcionado por instituciones como la AIF. Los ministros también reiteraron la importancia del principio de que todos los acreedores bilaterales deberían participar plenamente en el suministro del alivio de la deuda conforme al marco reforzado de la Iniciativa para los PPME, al mismo tiempo que reconocieron la necesidad de ser flexibles en los casos pertinentes.

9. Estrategias de reducción de la pobreza. Los ministros aplaudieron los avances relativos a la aplicación del enfoque de la estrategia de lucha contra la pobreza. El Comité había aprobado este enfoque en su última reunión como manera de fortalecer el vínculo entre el alivio de la deuda y la asistencia externa en general, por una parte y, por la otra, la reducción de la pobreza, y de focalizar más en la pobreza todo el financiamiento proporcionado por el Banco y el Fondo en condiciones concesionarias. Los ministros señalaron que muchos gobiernos de los países de ingreso bajo habían comenzado a formular, a través de procesos transparentes y con participación, estrategias nacionales integrales que abordaban las principales cuestiones relativas a la lucha contra la pobreza, como las siguientes: el crecimiento con equidad, el buen gobierno y la corrupción, y el fortalecimiento institucional y de las capacidades. Los ministros expresaron su satisfacción por las medidas adoptadas por los gobiernos para formular y aplicar estrategias provisionales que permitieran el suministro de alivio de la deuda y financiamiento en condiciones concesionarias, mientras los gobiernos preparaban estrategias más integrales de reducción de la pobreza.

10. Los ministros reconocieron que este enfoque entraña nuevas maneras de prestar asistencia a los países de ingreso bajo e instaron al Fondo y al Banco a asignar recursos suficientes en apoyo del proceso de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP). Se instó a las instituciones a seguir colaborando con los países miembros y otros asociados en la tarea del desarrollo para formular estrategias cabales de reducción de la pobreza, en forma integrada con las políticas macroeconómicas y fiscales. Estas estrategias deberían incorporar las enseñanzas aprendidas a medida que se avanza en su ejecución, incluida la concentración en un número limitado de metas de desempeño claras, realistas y susceptibles de medición y en aquellas relacionadas con las metas internacionales de desarrollo. Las estrategias de reducción de la pobreza deben tenerse siempre presentes y los ministros hicieron hincapié en que deberían estar plenamente integradas en los ciclos presupuestarios de los países. También resaltaron la importancia de intensificar los esfuerzos, incluidos los de asistencia técnica y financiamiento, para perfeccionar los datos estadísticos y de otra naturaleza, así como las aptitudes analíticas que hacen falta a nivel de los países para que el enfoque sea eficaz. Asimismo, alentaron a los organismos bilaterales y multilaterales a apoyar a los gobiernos en la preparación de sus estrategias. También se alentó a estos organismos a participar en la discusión del diseño de estas estrategias, al objeto de ajustar cada vez más sus programas de asistencia a estas estrategias, a medida que se vayan poniendo en marcha, reforzando de esa manera la coordinación de los donantes y reduciendo la carga excesiva de los gobiernos de los países en desarrollo.

11. Informe del Grupo de estudio mixto Secretaría del Commonwealth/Banco Mundial sobre los pequeños Estados. Los ministros celebraron el informe al Comité para el Desarrollo y su análisis de las características especiales de los pequeños Estados, que por lo general hacen que ellos sean especialmente vulnerables, y al mismo tiempo observaron que todas o algunas de estas características son comunes a varios de los Estados más grandes. Tomaron nota de las conclusiones del informe en cuanto a que la solución de los problemas de desarrollo exigirá la aplicación de políticas nacionales acertadas, unidas a la continuación de la asistencia externa y, en los casos en que sea posible, mejoras en el medio externo. También tomaron nota de la recomendación del informe de que se tomara en cuenta la situación de los pequeños Estados en las políticas y programas de los organismos multilaterales de comercio, finanzas y desarrollo. El Comité apoyó las propuestas del Banco Mundial y el FMI con respecto a sus programas de trabajo futuros acerca de los problemas de los pequeños Estados, según se exponen en el informe, y concordó en que estas medidas podrían constituir un aporte valioso para ayudar a los pequeños Estados a encarar sus problemas de desarrollo.

12. Arquitectura financiera internacional: Función que cabe al Banco Mundial. Los ministros celebraron el aporte constante del Banco Mundial a los esfuerzos mundiales por atenuar el riesgo, y mitigar el impacto, de las crisis financieras en el futuro, y señalaron que las medidas y políticas que reducen la vulnerabilidad a las crisis también respaldan el desarrollo eficaz. El Comité se mostró complacido por la estrecha colaboración que se había desarrollado entre el Banco y el Fondo en lo que se refiere al programa de evaluaciones del sector financiero, los informes acerca del cumplimiento de las normas y los códigos, y la labor relativa a la gestión de la deuda. Los ministros alentaron al Banco a utilizar de manera sistemática estas evaluaciones en el diseño, suministro y movilización de apoyo para el fortalecimiento de las capacidades.

13. Capacidad financiera del BIRF. Los ministros examinaron un informe actualizado del Banco Mundial sobre este tema y confirmaron que las finanzas del Banco siguen siendo sólidas. Al mismo tiempo, los ministros reconocieron que la capacidad financiera del Banco puede limitar, en algún momento, su capacidad de atender a las solicitudes en el futuro. Los ministros pidieron a la administración y al Directorio Ejecutivo de la institución que mantuvieran en estudio este tema y que siguieran informando periódicamente al respecto al Comité.

14. Próxima reunión. La próxima reunión del Comité está programada para el 25 de septiembre de 2000 en Praga, República Checa.

Además del Banco de Pagos Internacionales, se realizaron consultas con los siguientes organismos internacionales y regionales y agrupaciones internacionales del sector financiero: la Asociación Internacional de Inspectores de Seguros (AIIS), el Banco Central Europeo (BCE), el Banco Mundial, el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria (CBSB), el Comité de sistemas de pago y liquidación (CSPL), la Corporación Financiera Internacional (CFI), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV).

Las prácticas correspondientes a esta esfera deben ser compatibles con los principios del Código de buenas prácticas de transparencia fiscal, del Fondo Monetario Internacional.

En caso de que se haya designado un organismo público independiente para la gestión de la deuda pública del país, se aplican, de ser pertinentes, los principios que se enumeran en el presente Código sobre procedimientos de transparencia, con las adaptaciones necesarias.

En el anexo se presentan las definiciones de los organismos financieros y las políticas financieras.

    Other Resources Citing This Publication