Informe Anual 1999
Chapter

Capítulo 9. Asistencia técnica y capacitación

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 1999
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La asistencia técnica suele describirse como el tercer pilar de la estrategia del FMI; los otros dos son la supervisión y la asistencia económica. Los países miembros y el FMI están cada vez más convencidos de que el aporte oportuno de asistencia técnica eficaz es un factor clave para apoyar a los gobiernos en su esfuerzo por llevar adelante la reforma de la política económica y las instituciones.

En 1998/99, las actividades de asistencia técnica representaron alrededor del 15% del gasto administrativo total del FMI. Durante el ejercicio de 1998/99, las peticiones de asistencia se mantuvieron en un nivel elevado. La asistencia técnica siguió centrándose en los aspectos monetarios y fiscales de la gestión macroeconómica, pero también se abordaron otros temas, como estadística, legislación financiera, reforma de la seguridad social, organización y operaciones financieras del FMI y tecnología de la información (véase el gráfico 4). En la oferta de asistencia técnica y actividades de capacitación participan muchos departamentos del FMI, entre ellos, los de Finanzas Públicas, Asuntos Monetarios y Cambiarios, Estadística, Instituto del FMI (véase el recuadro 13), Jurídico, Elaboración y Examen de Políticas, y la Dirección de Servicios de Informática. Un Comité de Asistencia Técnica—integrado por funcionarios de alto rango de cada uno de los departamentos funcionales, regionales y de apoyo—asesora a la gerencia del FMI sobre las prioridades y la política de asistencia coordinando las actividades que, en esta materia, realizan los distintos departamentos. La función de prestar la asistencia corresponde a los funcionarios del FMI, así como a asesores contratados por períodos cortos o largos.

Gráfico 4Composición de la asistencia técnica; 1998/99

(Porcentaje del total de recursos en años-persona efectivos)1

1Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 dios. En el caso del Instituto del FMI. no se Incluye la capacitación Impartida o coordinada por el Instituto en la sede del FMI.

En la sede del FMI, y también en el extranjero, el Instituto del FMI y los departamentos que prestan asistencia técnica ofrecen cursos y seminarios sobre una amplia gama de temas. El programa impartido por el Instituto en la sede durante 1998/99 incluyó cursos básicos, intermedios y avanzados de programación y política financieras, cursos de menor duración sobre temas especializados, como la política cambiaría y la fijación de metas monetarias y de inflación, así como un seminario de alto nivel sobre la reforma del comercio y la integración regional en África. El programa de actividades de la capacitación que el Instituto imparte en otros países se siguió centrando en cuestiones relativas a la formulación y la ejecución de los programas de ajuste económico. Además, otros departamentos funcionales, entre ellos, los de Finanzas Públicas, Asuntos Monetarios y Cambiarios, Elaboración y Examen de Políticas, y Estadística, ofrecieron seminarios y cursos sobre temas de su competencia en colaboración con el Instituto del FMI y en forma independiente.

Recuadro 13El Instituto del FMI y las instituciones regionales

La era de la globalización ha planteado sus propios retos para la asistencia técnica y los programas de capacitación que ofrece el FMI. No sólo ha aumentado mucho la demanda de asistencia técnica y servicios de capacitación del FMI, sino que las necesidades se han tornado más variadas y complejas. Para que las actividades de capacitación del FMI sigan desempeñando una función útil y ajustada a esas necesidades, éstas también han tenido que cambiar, pasando de la capacitación a nivel elemental, a niveles más avanzados, y de cursos generales, a cursos más especializados. En este contexto de transformaciones e innovaciones, el Instituto del FMI ha desarrollado una nueva estrategia encaminada a ofrecer un programa de buena calidad que atienda las demandas de una clientela cada vez más amplia. El programa del Instituto tiene cuatro componentes:

1) El Instituto ha procurado reforzar su programa tradicional de capacitación en la gestión macroeconómica que se imparte en la sede del FMI. Los cursos ordinarios de análisis y programación financiera y los cursos especializados en estadísticas macroeconómicas, finanzas públicas y operaciones monetarias y cambiarías representan el núcleo de la capacitación del FMI para los funcionarios de los países miembros. Recientemente, el programa se ha orientado hacia las necesidades específicas de los funcionarios de diversos niveles, con la creación de un sistema de tres niveles dirigido hacia funcionarios de rango inferior, medio y superior, y también ha recortado el calendario de cursos más largos que se dictan en Washington, utilizando el tiempo y los recursos ahorrados para crear cursos intensivos y avanzados de una a dos semanas de duración sobre temas de actualidad para funcionarios de alto nivel.

2) En 1996, el Instituto amplió su programa de capacitación interna para asegurar que los economistas del FMI se mantengan a la vanguardia de su profesión y al corriente del acelerado cambio que está sufriendo la economía mundial. Los cursos han sido dictados por importantes personalidades del sector universitario, prestigiosos expertos externos en política económica y otras personas que investigan los últimos adelantos de la técnica en cuestiones económicas de actualidad.

3) Ante el aumento de la demanda y las limitaciones de su capacidad, el Instituto del FMI ha recurrido cada vez más a acuerdos de colaboración con instituciones asociadas para ofrecer capacitación en el extranjero y reforzar la capacidad institucional de los países miembros en materia de gestión económica. Se han logrado importantes avances en el desarrollo de una red de instituciones asociadas. En colaboración con otras organizaciones internacionales se creó, en 1992, el Instituto Multilateral de Viena con el fin de ofrecer capacitación práctica y de alta calidad a los funcionarios de las antiguas economías de planificación centralizada (recientemente, se ha ampliado el cometido del Instituto Multilateral de Viena). Se ha revisado el plan de estudios inicial en función de las nuevas necesidades de la región para 1999 y en adelante. En 1999, se creó el Instituto Multilateral de África (IMA) en Cóte d’Ivoire, con la participación, en partes iguales, del BAfD y el Banco Mundial, con el fin de desarrollar la capacidad institucional de los gobiernos nacionales para mejorar la gestión de sus economías y continuar la capacitación de los administradores económicos y financieros. Al mismo tiempo, el Instituto del FMI mantiene su participación en las actividades de capacitación del Banco Central de los Estados de África Occidental (COFEB), el Banco de los Estados de África Central (BEAC), el Instituto de Gestión Macroeconómica y Financiera de África Oriental y Austral (MEFMI), en Zimbabwe, y el Instituto de Gestión Financiera y Económica de África Occidental (WAIFEM), en Nigeria. En 1998, se creó el Instituto de Capacitación de Singapur-FMI (STI) para ayudar a los países miembros de Asia y el Pacífico a contar con economías más fuertes y sólidas ante la globalización. Los programas del STI se complementarán con la capacitación recibida en el Centro de Investigaciones y de Capacitación de los Bancos Centrales de Asia Sudorienta! (SEACEN), con el cual el Instituto del FMI ha mantenido relaciones de colaboración desde los años setenta. En 1999, se creó el Programa de Capacitación Regional en Abu Dhabi, en sociedad con el Fondo Monetario Árabe. El propósito es satisfacer la necesidad critica de capacitación de la región dejando que ambas organizaciones movilicen sus recursos humanos y financieros para la capacitación y aprovechen plenamente sus respectivas competencias. El Instituto del FMI sigue facilitando asistencia en forma de conferencias en los cursos organizados por el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA); ha cooperado con el Banco Islámico de Desarrollo en la realización de cursos de capacitación a nivel regional desde 1994, y ha llevado a cabo cursos de capacitación conjuntos con el Banco Asiático de Desarrollo desde 1995.

4) Para ampliar los horizontes de la capacitación y ponerla al alcance de más personas en todo el mundo, el Instituto ha intensificado el uso de sistemas de videoconferencia y CD–ROM y ha tomado medidas encaminadas a la creación de dos cursos en la modalidad de educación a distancia: uno de programación y política financieras y otro de principios de macroeconomía. Asimismo, tiene un sitio en Internet que amplía el acceso a información sobre los cursos ofrecidos en la red (www.institute.imf.org).

Si bien se ha avanzado mucho en la adaptación del programa de capacitación del Instituto a las nuevas necesidades de los países miembros del FMI suscitadas por la globalización, falta mucho por hacer. El Instituto seguirá adaptando las actuales tecnologías de comunicación para la educación a distancia, hará más uso de los esquemas de capacitación regional y reforzará la capacitación interna con el objeto de conseguir que los economistas del Fondo Monetario Internacional se mantengan a la vanguardia del pensamiento actual en temas analíticos y de política económica.

La mayor atención que se está prestando al fomento del buen gobierno y a la creación o mantenimiento de las condiciones propicias para un crecimiento económico sostenible y equitativo de los países miembros ha resaltado la necesidad de hacer más hincapié en el desarrollo de la capacidad institucional y los recursos humanos de los gobiernos en aras de una gestión económica eficaz. La asistencia técnica y las actividades de capacitación del FMI están orientadas a engendrar transparencia y fortalecer la capacidad de gestión económica, de modo que, en el largo plazo, los países miembros necesiten menos financiamiento del FMI y estén mejor preparados para participar en un diálogo productivo con la institución en el marco de las operaciones de supervisión. Este es el aspecto preventivo de la asistencia técnica y la capacitación que ofrece el FMI. Habida cuenta de los recursos disponibles, gran parte de la asistencia estuvo inevitablemente orientada a la solución inmediata de problemas o a coadyuvar a que las autoridades emprendieran reformas económicas y financieras en el contexto de programas respaldados por el FMI.

El FMI cuantifica su asistencia técnica en unidades de “años-persona de servicios prestados”, tanto por los funcionarios de planta como por los expertos contratados al efecto. Conforme a esta medida, el volumen anual de asistencia técnica prestada por el FMI en los últimos años ha sido de unos 300 años-persona, frente a unos 130 años-persona a finales de los años ochenta y principios de los noventa (véase el cuadro 6). La distribución regional de la asistencia técnica y de los servicios de capacitación del FMI ha variado notablemente desde mediados de los años noventa, cuando los países que integran los dos departamentos de Europa absorbieron aproximadamente el 40% de los recursos que la institución dedica a la asistencia técnica. Dicho porcentaje se redujo al 23% en 1998/99, mientras que la proporción de recursos que absorbieron los países de Asia y el Pacífico aumentó al 20% debido al incremento de la demanda de asistencia técnica generado por la crisis financiera de Asia.

Cuadro 6Servicios de asistencia técnica

(En años-persona efectivos)1

1995/961996/971997/981998/992
Recursos del FMI para asistencia técnica211,4172,7189,6201,7
Personal108,697,1103,998,9
Consultores que trabajan en la sede23,520,120,821,2
Expertos79,355,564,981,6
Recursos externos para asistencia técnica97,5104,296,2100,0
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo25,021,524,414,4
Japón65,067,355,670,9
Otros7,515,416,215,0
Total de recursos para asistencia técnica309,0277,0285,7301,7
Total de recursos por departamento
Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios137,3114,6110,6120,8
Departamento de Finanzas Públicas99,896,298,8101,7
Departamento de Estadística39,236,639,038,9
Instituto del FMI14,011,012,115,4
Departamento Jurídico11,09,310,310,7
Otros37,79,314,914,3
Total de recursos por departamentos regionales280,1251,0258,7274,9
África62,454,565,872,2
Asia y el Pacífico4n.d.49,042,558,1
Asia Central27,5n.d.n.d.n.d.
Asia Sudoriental y el Pacífico25,0n.d.n.d.n.d.
Europa I24,422,523,822,4
Europa II73,557,652,647,1
Hemisferio Occidental32,331,235,232,1
Oriente Medio23,426,529,532,5
Interregional11,79,68,68,8
Otros usos28,926,126,927,7
Total de recursos para asistencia técnica309,0277,0285,6301,7

Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 días.

Estimaciones.

“Otros” incluye el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, la Dirección de Servicios de Informática y la Secretaría de Asistencia Técnica.

A partir del 1 de enero de 1997. los Departamentos de Asia Central y de Asia Sudoriental y el Pacífico se consolidaron en el Departamento de Asia y el Pacífico.

Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 días.

Estimaciones.

“Otros” incluye el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, la Dirección de Servicios de Informática y la Secretaría de Asistencia Técnica.

A partir del 1 de enero de 1997. los Departamentos de Asia Central y de Asia Sudoriental y el Pacífico se consolidaron en el Departamento de Asia y el Pacífico.

Una de las características fundamentales de los servicios de asistencia técnica y capacitación prestados por el FMI en los últimos años ha sido la participación de la institución en países que salen de diversos tipos de crisis. En esas situaciones, se ha considerado que la fórmula tradicional de “solicitud y respuesta” no era la más apropiada para hacer frente a las necesidades urgentes de reconstrucción de la capacidad básica de gestión económica y financiera de dichos países. En consecuencia, se decidió instrumentar programas de asistencia técnica multianuales, integrados y de gran escala, cofinanciados con otros donantes. Actualmente, se han aplicado o se están aplicando programas de este tipo en países que salen de una crisis, como Albania, Angola, Camboya, Haití, Líbano, Malawi, Namibia, Rwanda y Yemen, y se prevé la adopción de un enfoque similar para Nigeria. Estos programas suelen coordinarse estrechamente con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que participa también en su financiamiento, y con frecuencia intervienen varios donantes bilaterales. Por ejemplo, el Centro de Asistencia Técnica Financiera del Pacífico, en Fiji, canaliza asistencia técnica a 15 países de la región, financiada con recursos del PNUD, el BAsD, Australia, Nueva Zelandia y el Foro del Pacífico. En los casos apropiados, el FMI ha desarrollado un enfoque regional para la prestación de asistencia técnica y servicios de capacitación (véase el recuadro 13).

En 1998/99, Japón fue nuevamente la principal fuente de financiamiento externo de la asistencia técnica que brinda el FMI y demostró una gran flexibilidad para garantizar la disponibilidad de sus recursos, a fin de ayudar a satisfacer las demandas de asistencia técnica originadas por la crisis de Asia. Además, la Cuenta Administrada General para las Actividades de Asistencia Técnica—creada por el FMI en abril de 1995—ha recibido contribuciones de Australia, Francia, Japón (para un programa de becas), Suiza y Dinamarca. Algunos donantes, como Suecia y Noruega, han financiado proyectos del PNUD en los que el FMI fue el organismo de ejecución. Otros, como Reino Unido, la Unión Europea y el BID, han convenido en coordinar acuerdos de cofinanciamiento de la asistencia técnica con el FMI. Varios países miembros en desarrollo han utilizado los créditos del Banco Mundial para financiar la asistencia técnica proporcionada por el FMI. En 1998/99, aproximadamente el 30% del total de las actividades de asistencia técnica y capacitación realizadas por el FMI—al igual que dos tercios de los servicios prestados en los países miembros por expertos contratados por el FMI—se financiaron con recursos provenientes de fuentes externas. Se abriga la esperanza de que este nivel de financiamiento externo pueda mantenerse en momentos en que crece la austeridad de los donantes.

Durante 1998/99, la Oficina de Auditoría e Inspección Internas del FMI realizó una evaluación del programa de asistencia técnica del FMI, examinando, entre otras cosas, la eficacia, enfoque y diversas modalidades de prestación de servicios. El Directorio y la gerencia estudiarán en 1999/2000 las recomendaciones derivadas de dicha evaluación.

    Other Resources Citing This Publication