Informe Anual 1998
Chapter

Capítulo XI. Asistencia técnica y capacitación

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 1998
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Durante el ejercicio 1997/98, la demanda de asistencia técnica y servicios de capacitación que ofrece el FMI se mantuvo en un nivel elevado. La asistencia técnica siguió centrándose en los aspectos monetarios y fiscales de la gestión macroeconómica, pero también se trataron otros temas, como las estadísticas, la legislación financiera, la organización y las operaciones financieras del FMI y la tecnología informática (gráfico 5). En la prestación de la asistencia técnica participaron muchos departamentos del FMI, y el Comité de Asistencia Técnica —integrado por funcionarios de alto rango de cada uno de los departamentos funcionales, regionales y de apoyo—asesoró a la Gerencia del FMI sobre las prioridades y las políticas de asistencia, y coordinó las actividades que, en esta materia, realizan los distintos departamentos. Con respecto a la asistencia sobre el terreno, la prestación de los servicios se encomendó a los propios funcionarios del FMI y a asesores contratados por períodos cortos o largos.

Gráfico 5Composición de la asistencia técnica; 1997/98

(Porcentaje del total de recursos en años-persona efectivos)1

1Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 días. En el caso del Instituto del FMI, no se Incluye la capacltoción Impartida o coordinada por el Instituto en la sede del FMI

En la sede del FMI y también en el extranjero, el Instituto del FMI y los departamentos que prestan asistencia técnica y servicios de capacitación ofrecieron cursos y seminarios sobre una amplia gama de temas. El programa impartido por el Instituto en la sede durante 1997/98 incluyó cursos básicos, intermedios y avanzados de programación y políticas financieras, cursos de menor duración sobre temas especializados como las políticas cambiarías y la fijación de metas monetarias y de inflación, así como un seminario de alto nivel sobre la reforma comercial y la integración regional en Africa. Además, otros departamentos funcionales —incluidos los Departamentos de Finanzas Públicas, Asuntos Monetarios y Cambiarios, Elaboración y Examen de Políticas, y Estadística—ofrecieron seminarios y cursos sobre temas de su competencia en colaboración con el Instituto. El programa de capacitación que el Instituto imparte en otros países siguió centrándose en las cuestiones relativas a la formulación y la ejecución de los programas de ajuste económico.

Se ha descrito la asistencia técnica como el tercer pilar de la estrategia del FMI; los otros dos son la supervisión y la asistencia financiera en el marco de los programas de ajuste que respalda la institución. Los países miembros y el FMI están cada vez más convencidos de que la prestación puntual de asistencia técnica eficaz es un factor clave para apoyar a los gobiernos en su esfuerzo por llevar adelante la reforma de las políticas y las instituciones. En 1997/98, las actividades de asistencia técnica representaron alrededor del 17% de los gastos administrativos totales del FMI.

La mayor atención que se está prestando a promover el buen gobierno y a crear o mantener las condiciones propicias para un crecimiento económico sostenible y equitativo han subrayado la necesidad de hacer más hincapié en el desarrollo de la capacidad institucional y de recursos humanos de los distintos gobiernos en aras de una eficaz gestión económica. A falta de estas mejoras, las actividades de supervisión y de financiamiento de los programas que ejerce el FMI tendrían probablemente un impacto menos duradero. La asistencia técnica y las actividades de capacitación están orientadas específicamente a fortalecer la capacidad de gestión económica, de modo que, en el largo plazo, los países miembros necesiten menos financiamiento del FMI y estén mejor preparados para participar en un diálogo productivo con la institución en el marco de las actividades de supervisión. Es lo que podría describirse como el aspecto preventivo de la asistencia técnica y la capacitación que ofrece el FMI. Habida cuenta de los recursos disponibles, gran parte de esta asistencia fue inevitablemente de carácter correctivo, es decir, orientada a la solución inmediata de problemas o a ayudar a las autoridades a emprender reformas económicas y financieras en el contexto de un programa respaldado por el FMI.

El FMI cuantifica su asistencia técnica en unidades de “años-persona de servicios prestados”, tanto por los funcionarios de plantilla como por los expertos contratados al efecto. Conforme a esta medida, el volumen anual de asistencia técnica prestada por el FMI en los últimos años ha sido de unos 300 años-persona (véase el cuadro 9). El costo en dólares de EE.UU. por unidad de insumo aumentó durante el período, debido a los incrementos en la remuneración de los expertos externos y a que se recurrió en mayor medida a la contratación de expertos por períodos cortos.

Cuadro 9Servicios de asistencia técnica

(En años-persona efectivos)1

1994/951995/961996/971997/982
Recursos del FMI para asistencia técnica220,0211,4172,7189,6
Personal115,7108,697,1103,9
Consultores que trabajan en la sede22,123,520,120,8
Expertos82,379,355,564,9
Recursos externos para asistencia técnica80,597,5104,296,2
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo16,625,021,524,4
Japón51,465,067,355,6
Otros12,47,515,416,2
Total de recursos para asistencia técnica300,6309,0277,0285,7
Total de recursos por departamento
Departamento de Asuntos Monetarios y Cambíanos138,1137,3114,6110,6
Departamento de Finanzas Públicas95,199,896.298.8
Departamento de Estadística37,939,236,639,0
Instituto del FMI14,614,011,012.1
Departamento Jurídico7.911,09.310.3
Otros37,07,79,314,9
Total de recursos por departamentos regionales271,1280,1251,0258.7
Africa60,662,454,565,8
Asia y el Pacifico4n.d.n.d.49,042,5
Asia Central27.727,5n.d.n.d.
Asia Sudoriental y el Pacifico23,625,0n.d.n.d.
Europa I27,824,422,523,8
Europa II79,373,557,652,6
Oriente Medio16,923,426,529,5
Hemisferio Occidental27.432,331,235,2
Interregional7,911,79,68,6
Otros usos29,628,926,126.9
Total de recursos para asistencia técnica300,6309,0277,0285,6

Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 dias.

Estimaciones

“Otros” incluye el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, la Dirección de Servicios de Informática y la Secretaria de Asistencia Técnica.

A partir del 1 de enero de 1997, los departamentos de Asia Central y de Asia sudoriental y el Pacífico se consolidaron en un solo Departamento de Asia y el Pacifico.

Un año-persona efectivo de asistencia técnica equivale a 260 dias.

Estimaciones

“Otros” incluye el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas, la Dirección de Servicios de Informática y la Secretaria de Asistencia Técnica.

A partir del 1 de enero de 1997, los departamentos de Asia Central y de Asia sudoriental y el Pacífico se consolidaron en un solo Departamento de Asia y el Pacifico.

Recuadro 14El Instituto del FMI y las instituciones regionales

Europa. El FMI, en colaboración con el Banco Mundial y algunas otras instituciones internacionales, creó el Instituto Multilateral de Viena para ofrecer capacitación a funcionarios de las antiguas economías de planificación centralizada en transición a un sistema de mercado. Además de un curso completo sobre economía de mercado aplicada, presentado conjuntamente por todas las instituciones patrocinadoras, el Instituto y otros departamentos del FMI ofrecen un amplio programa de seminarios sobre política y análisis mcrocconómicos, supervisión bancaria, sistemas de pagos, operaciones monetarias y cambiarías, política fiscal, control del gasto público, impuestos sobre el valor agregado, redes de protección social, legislación del sector financiero y estadísticas macroeconómicas. Recientemente, el Directorio prorrogó por otros cinco años la asistencia que el FMI brinda al Instituto Multilateral de Viena.

Fortalecimiento de las capacidades en África. El Instituto ha mantenido desde hace tiempo una relación de cooperación con los organismos regionales de capacitación del África francófona, a saber, los centros de formación del Banco Central de los Estados del Africa Occidental (Centro de formación en estudios bancarios del Africa Occidental, COFEB) y del Banco de los Estados del Africa Central. El Instituto ofrece cada año un curso regional sobre programación y políticas financieras o políticas del sector externo, así como asistencia periódica a los centros en forma de conferencias. Los cursos regionales se cofinancian con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Unión Europea. Al colaborar con estos centros, el Instituto sigue haciendo hincapié en el “fortalecimiento de las capacidades”, impartiendo formación a los instructores en materia de macroeconomía financiera y cuestiones geren cíales vinculadas con la enseñanza.

Para hacer frente a las crecientes necesidades de capacitación en Africa, el Instituto ayudó a crear en 1997 el Instituto de Gestión Macroeconómica y Financiera del Africa Oriental y Austral (MEFMI) en Zimbabwe, en el que participan nueve países, y el Instituto de Gestión Financiera y Económica del África Occidental (WAIFEM) en Nigeria.

Asia. El 4 de mayo de 1998, el Instituto Regional de Capacitación de Singapur inició sus actividades ofreciendo cursos de economía relacionados con políticas a determinados funcionarios del gobierno, sobre todo de los países en desarrollo de la región de Asia y el Pacífico. Para 1998/99 se han programado 13 cursos y seminarios sobre políticas de reforma y ajuste macroeco- nómico, programación financiera, problemas de las economías en transición, operaciones monetarias y cambiarías, finanzas públicas, supervisión bancaria y estadísticas macroeconómicas. Se considera que el Instituto de Singa- pur será el precursor de otros centros regionales de capacitación similares que se abrirán en otras regiones del mundo.

Centro de Investigaciones y de Capacitación de los Bancos Centrales de Asia Sudoriental (SEACEN). Las relaciones entre el Instituto del FMI y el SEACEN (Kuala Lumpur, Malasia) se desarrollaron en los años setenta, cuando el Instituto comenzó a enviar funcionarios de alto rango para ayudar al SEACEN en la elaboración de su programa de capacitación. Desde principios de los años ochenta, el Instituto también le ha brindado asistencia propia y coordinada con otros departamentos del FMI en forma de conferencías, y a comienzos de los años noventa empezó a organizar cursos conjuntos.

El Fondo Monetario Arabe. El Instituto del FMI ha mantenido una estrecha relación con el centro de capacitación del Fondo Monetario Arabe (FMA) —el Instituto de Política Económica—desde su creación en 1988. Desde entonces, le ha brindado asistencia periódicamente en forma de conferencias en relación con el curso sobre gestión macroeconómica organizado por el FMA y ha participado también en el curso sobre gestión del sector externo, que se impartió por primera vez en marzo de 1995. La cooperación entre el Instituto del FMI y el FMA incluye la organización conjunta de cursos y seminarios y la participación de funcionarios del Instituto en seminarios organizados por el FMA.

Además, el Instituto del FMI ha brindado asistencia mediante la participación de conferencistas en los cursos organizados por el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos durante varios años, ha colaborado con el Banco Islámico de Desarrollo en la celebración de cursos regionales de capacitación desde 1994 y, en 1995, realizó por primera vez actividades conjuntas de capacitación con el Banco Asiático de Desarrollo.

La distribución regional de la asistencia técnica y los servicios de capacitación del FMI ha variado notablemente desde 1995, cuando los países que integran los dos Departamentos de Europa absorbieron el 40% de los recursos que la institución dedica a asistencia técnica. Este porcentaje se redujo al 30% en 1997/98, mientras que la proporción de recursos que absorbieron los países de los Departamentos de África y del Oriente Medio en conjunto aumentó del 28% al 37% durante ese mismo período.

Una de las características de los servicios de asistencia técnica y capacitación prestados por el FMI en los últimos años ha sido la participación de la institución en países que se encuentran en una etapa de posguerra. En esas situaciones, se ha considerado que la fórmula tradicional de “solicitud y respuesta” no era la más apropiada para hacer frente a las necesidades urgentes de reconstrucción de la capacidad básica de gestión económica y financiera de dichos países. En consecuencia, se decidió instrumentar programas de asistencia técnica multianuales, integrados y de gran escala, co- financiados con otros donantes. Actualmente, se han aplicado o se están aplicando programas de este tipo en países en etapa de posguerra como Angola, Camboya, Haití, Líbano, Namibia, Rwanda y Yemen, y se prevé adoptar un enfoque similar para Liberia. Estos programas suelen coordinarse estrechamente con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que participa también en su financiamiento, y con frecuencia intervienen varios donantes bilaterales. Además, en los casos apropiados, el FMI está desarrollando un enfoque regional para la prestación de asistencia técnica y servicios de capacitación. Entre otros ejemplos, cabe señalar el Centro de Asistencia Técnica y Financiera del Pacífico, en Fiji, que canaliza asistencia técnica a 15 países de la región, financiada con recursos del PNUD, Australia, Nueva Zelandia, el Foro del Pacífico y el Banco Asiático de Desarrollo; el Instituto Multilateral de Viena; el Centro de Harare; el Centro de Información de El Cairo, y el Instituto Regional de Capacitación de Singapur, financiado conjuntamente por el FMI y el Gobierno de ese país (véase el recuadro 14).

Japón fue la principal fuente de financiamiento externo de la asistencia técnica que brinda el FMI y demostró una gran flexibilidad durante 1997/98 para garantizar la disponibilidad de sus recursos, de modo de ayudar a satisfacer las nuevas demandas de asistencia técnica como consecuencia de la crisis de Asia. La Cuenta Administrada General para las Actividades de Asistencia Técnica —creada por el FMI en 1995—ha recibido contribuciones de Australia, Francia, Japón (para un programa de becas) y Suiza. Unos pocos países, como Suecia y Noruega, financiaron proyectos del PNUD en los que el FMI fue el organismo de ejecución. Otros, como el Reino Unido, la Unión Europea y el Banco Interamericano de Desarrollo, han convenido en coordinar acuerdos de cofinanciamiento de la asistencia técnica con el FMI. Varios países miembros en desarrollo han utilizado los créditos del Banco Mundial para financiar la asistencia técnica proporcionada por el FMI. En 1996/97, el 30% del total de las actividades de asistencia técnica y capacitación realizadas por el FMI al igual que dos tercios de los servicios prestados por expertos contratados en los países miembros se financiaron con recursos provenientes de fuentes externas. Es probable que, en el futuro inmediato, esta proporción entre la asistencia interna y la externa se mantenga bastante estable.

Durante 1997/98, se realizaron con el PNUD evaluaciones conjuntas de proyectos de asistencia técnica en China, Haití, el Pacífico y Yemen. La Oficina de Auditoría e Inspección Internas del FMI está evaluando actualmente la asistencia técnica y los servicios de capacitación que presta la institución.

    Other Resources Citing This Publication