Journal Issue
Share
Article

Juego limpio

Author(s):
Christian Gonzales, Sonali Jain-Chandra, Kalpana Kochhar, and Monique Newiak
Published Date:
February 2015
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Introducción

1. La participación de las mujeres en la fuerza laboral es en sí misma un importante objetivo social y de desarrollo, pero también es crucial desde la perspectiva del crecimiento económico y la estabilidad. En el Informe sobre el desarrollo mundial 2012, el Banco Mundial sostiene que la igualdad de género es un tema de por sí importante, pero que también es un principio económico acertado porque puede acrecentar la eficiencia de la economía. En su Informe global de la brecha de género 2014, el Foro Económico Mundial observa una correlación positiva entre la igualdad de género y el PIB per cápita, el nivel de competitividad y los indicadores de desarrollo humano.

2. En un creciente número de publicaciones se hace hincapié en la relación entre la participación femenina en la fuerza laboral y el crecimiento económico (FMI, 2013). Diversos estudios destacan el hecho de que las brechas de género en la participación en la fuerza laboral, la iniciativa empresarial y la educación impiden el crecimiento económico (Cuberes y Teignier, 2014; Esteve-Volart, 2004; Klasen y Lamanna, 2009). Cuberes y Teignier (2012) simulan un modelo de opción ocupacional que impone varias fricciones a la participación económica y los salarios de las mujeres, y muestran que las brechas de género en los emprendimientos y la participación en la fuerza laboral reducen significativamente el ingreso per cápita. El gráfico 1 muestra los países en los cuales el aumento del PIB obtenido al cerrarse las brechas de género es al menos de 15%. En las economías cuya sociedad está en rápido proceso de envejecimiento, una participación laboral más elevada de la mujer puede mejorar directamente los niveles de crecimiento y estabilidad al mitigar el impacto de una disminución de la fuerza de trabajo en el crecimiento potencial (Steinberg y Nakane, 2012). Se ha vinculado la oportunidad para que las mujeres ganen y controlen sus ingresos con un desarrollo económico más amplio (Heintz, 2006) y con una mayor productividad total de los factores (Loko y Diouf, 2009).

Gráfico 1.Pérdidas de PIB debido a brechas económicas de género en países seleccionados

(Porcentaje del PIB)1

Fuente: Estimaciones de Cuberes y Teignier (2014).

1Las pérdidas se estiman respecto de un año determinado para cada país y pueden entonces interpretarse como un aumento de carácter único del PIB si se eliminaran las brechas de género.

3. Estudios empíricos anteriores han identificado las características demográficas y las políticas gubernamentales como los principales determinantes de la participación femenina en la fuerza laboral. En cuanto a los factores demográficos, los estudios han destacado el papel de la fertilidad y del nivel educativo. También se ha mostrado que las políticas de gasto público, incluidas la licencia por maternidad y las prestaciones por hijos, así como las políticas impositivas, influyen significativamente en la participación económica de las mujeres. El efecto de las restricciones legales basadas en el género en la participación laboral de la mujer, sin embargo, ha sido objeto de un menor grado de análisis sistemático.

4. Un nuevo y rico conjunto de datos sobre las restricciones legales permite examinar su efecto en la participación femenina en la fuerza laboral dentro de un extenso grupo de países durante un horizonte temporal prolongado. La base de datos sobre mujeres, empresas y el derecho (WBL, por sus siglas en inglés) presenta una serie de indicadores sobre las restricciones legales relativas a la participación económica y la iniciativa empresarial de las mujeres, incluidas las limitaciones para acceder a las instituciones, poseer y administrar bienes, obtener empleo (tales como las restricciones al trabajo femenino, incluido el realizado en horario nocturno o en ciertas industrias), establecer un crédito y acudir a los tribunales. La base de datos proporciona información detallada sobre la manera en que se han utilizado las leyes y reglamentaciones para establecer diferencias por razones de género, generalmente en detrimento de las mujeres. Con respecto a determinados indicadores, la base de datos permite rastrear modificaciones legislativas que se remontan a 1960, suministrando amplia información para evaluar los efectos económicos de tales restricciones.

5. La principal contribución de este estudio es el análisis del efecto que ejercen distintas restricciones legales en las brechas de género observadas en materia de participación laboral respecto de un extenso panel de países. Además de incluir en el análisis las restricciones de orden jurídico, el presente documento amplía la cobertura empírica utilizada en publicaciones recientes 1) actualizando las partes principales de la base de datos comparativa de Gauthier (2011) sobre políticas de familia para incluir años más recientes, y 2) ampliando sustancialmente el número de países en comparación con estudios empíricos anteriores (Steinberg y Nakane, 2012).

6. La principal observación que surge de este estudio es que un menor grado de discriminación legal contra la mujer se asocia fuertemente con una mayor participación femenina en la fuerza laboral. Los resultados empíricos ponen de relieve que la igualdad jurídica en materia de derechos económicos contribuye significativamente a explicar la variación de las brechas de participación laboral entre los diversos países y a través del tiempo. En particular, los siguientes factores están todos relacionados con una disminución estadísticamente significativa de la brecha de género en la participación en la fuerza laboral: igualdad jurídicamente garantizada entre hombres y mujeres; derechos de propiedad igualitarios; igualdad de derechos hereditarios para hijos e hijas; titularidad conjunta de ambos cónyuges sobre la propiedad; libertad de las mujeres para seguir una profesión, obtener un empleo o abrir una cuenta bancaria; derecho de una mujer a iniciar un procedimiento judicial sin autorización de su esposo; derecho a suscribir contratos; y derecho de una mujer a ser jefa de hogar. Esos efectos se suman a otros factores, tales como los demográficos, la educación y las políticas de familia que tienen el signo esperado y son estadísticamente significativos en el análisis de regresión.

7. Las consecuencias de estas observaciones para las políticas públicas son claras: a los países que deseen incrementar la participación femenina en la fuerza laboral les convendría revisar y reformar las normas e instituciones jurídicas con el objeto de establecer un marco de igualdad de oportunidades.

Other Resources Citing This Publication