Browse

You are looking at 1 - 1 of 1 items for :

  • Type: Journal Issue x
  • Refine By Language: Spanish x
Clear All Modify Search
Mr. Jonathan David Ostry, Mr. Andrew Berg, and Mr. Charalambos G Tsangarides
El FMI ha reconocido en años recientes que no es posible separar cuestiones como el crecimiento y la estabilidad económica, por un lado, y la igualdad, por el otro. De hecho, se puede argumentar con fuerza que la desigualdad y la incapacidad para sustentar el crecimiento económico son dos caras de una misma moneda. Un aspecto central de la misión del FMI es proporcionar asesoramiento que los permita a las economías de los países miembros crecer de una manera sostenida. Pero el FMI ha hecho bien al cuidarse de recomendar el uso de políticas redistributivas, dado que tales políticas pueden menoscabar la eficiencia económica y las perspectivas de crecimiento sostenido (la denominada hipótesis del “cubo agujereado” sobre la que escribió el famoso economista de Yale Arthur Okun en los años setenta). En este Documento de Análisis del Personal Técnico (SDN) se hace un seguimiento de un SDN anterior sobre la desigualdad y el crecimiento, centrando la atención en el papel de la redistribución. La conclusión es que, según los datos macroeconómicos más exactos de los que se dispone, no se puede corroborar contundentemente que la redistribución haya en efecto socavado el crecimiento económico (salvo en casos extremos). Por lo tanto, no se debería suponer —como Okun y otros lo han hecho — que la elección en redistribución y crecimiento constituye una disyuntiva importante. Los datos macroeconómicos más exactos de los que se dispone no corroboran tal conclusión.