Chapter

Capítulo 3: El desafío de estimular el crecimiento

Author(s):
Marco Pinon, Alejandro Lopez Mejia, M. (Mario) Garza, and Fernando Delgado
Published Date:
December 2012
Share
  • ShareShare
Show Summary Details
Author(s)

En este capítulo se investigan las reformas que Centroamérica, Panamá y la República Dominicana (CAPRD)1 podrían emprender para mejorar su crecimiento económico a mediano y largo plazo. La región ha crecido en las últimas décadas, pero a tasas inferiores a las registradas en otras regiones similares. Asimismo, con las tasas de crecimiento esperadas para los años venideros, la región lograría tan solo modestos avances en el proceso de cerrar la brecha que la separa de países más desarrollados. En vista de estos hechos, sería útil analizar los factores que impulsan el crecimiento con el fin de identificar posibles medidas de política para elevar el crecimiento por encima de sus niveles históricos.

El objetivo de este capítulo es construir un modelo que incorpore los factores clave que influyen en el crecimiento e identificar los ámbitos en los que se podrían concentrar las reformas de los países de la región de CAPRD. El modelo aprovecha dos fuentes de datos no explotadas anteriormente: la primera es una amplia base de información sobre reformas estructurales desarrollada en el FMI y la segunda es la revisión más reciente de la tabla mundial Penn World Table (PWT), Versión 7.0, que se extiende hasta 2009 inclusive y fue publicada en abril de 2011 (Heston, Summers y Aten, 2011). La técnica econométrica empleada, un sistema de ecuaciones del método generalizado de momentos (SMGM), se usa con frecuencia en estudios empíricos sobre el crecimiento porque aborda algunas de las complejidades que se plantean en los modelos para estimar el crecimiento en un panel de países.

En la siguiente sección del capítulo se describe el desempeño histórico de la región de CAPRD en materia de crecimiento. A esto sigue una descripción del modelo utilizado para estimar los factores determinantes del crecimiento entre distintos países y de los resultados empíricos. Posteriormente, se analizan algunos indicadores para medir aumentos potenciales del crecimiento en la región de CAPRD si estos factores clave determinantes del crecimiento se elevaran a los niveles de los países más exitosos incluidos en la comparación.

Evolución del Crecimiento de la Región de CAPRD Desde 1960

Las economías de la región de CAPRD han crecido en los últimos 50 años, pero no lo suficiente como para reducir la brecha con las economías avanzadas. En el gráfico 3.1 se observa que, en términos de PIB per cápita medido según la paridad de poder adquisitivo, el crecimiento medio anual de 1,7% experimentado en la región de CAPRD fue similar al de Sudamérica y México, pero inferior al de Estados Unidos, otras economías avanzadas y, especialmente, Asia oriental2. Como resultado, el ingreso per cápita medio de la región de CAPRD se redujo a una proporción del 16% del nivel de Estados Unidos en 2005–09, con respecto a 19% a principios de los años sesenta (gráfico 3.2).

Gráfico 3.1Crecimiento económico en el mundo (variación porcentual anual promedio del PIB per cápita, en paridad de poder adquisitivo, 1965–2009)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

Gráfico 3.2Ingresos relativos en el mundo (PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo, Estados Unidos = 100)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

Ha habido notables diferencias en las tasas de crecimiento entre las economías de la región de CAPRD. El gráfico 3.3 muestra que el ingreso per cápita ha crecido rápidamente, alrededor de 3% por año, en Panamá y la República Dominicana. En Nicaragua el ingreso per cápita ha caído, mientras que los otros cuatro países han experimentado un crecimiento de entre 1% y 2% por año.

Gráfico 3.3Crecimiento económico en los países de CAPRD (variación porcentual anual promedio del PIB per cápita, en paridad de poder adquisitivo, 1965–2009)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

La región de CAPRD también ha experimentado una variación sustancial de las tasas de crecimiento a través del tiempo. El gráfico 3.4 muestra que la mayoría de los países experimentaron un sólido crecimiento en las décadas de 1960 y 1970. En los años ochenta, la mayoría de los países registraron caídas de su ingreso per cápita, que se explican en algunos casos por los conflictos internos. En los años noventa, el crecimiento en general se recuperó, pero no fue lo suficientemente fuerte como para llevar el nivel de ingresos nuevamente a su tendencia anterior. El crecimiento en la década de 2000 fue relativamente sólido, pero estuvo a la zaga del de otras economías emergentes e implicó un lento ritmo de convergencia con las economías avanzadas. En el conjunto de la región el PIB per cápita ponderado según la paridad del poder adquisitivo creció en promedio un 2,6% entre 2000 y 2008, comparado con 2,1% por año en las economías avanzadas y casi 4% en todas las demás economías emergentes. A este ritmo de crecimiento, el nivel de ingreso de la región sería de tan solo el 20% del de Estados Unidos al cabo de 20 años.

Gráfico 3.4Crecimiento económico en la región de CAPRD (variación porcentual anual promedio del PIB per cápita, en paridad del poder adquisitivo)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

De cara al futuro, la perspectiva es que la mayoría de los países no crecerán a un ritmo suficientemente rápido como para cerrar una parte sustancial de la brecha con las economías avanzadas. Los pronósticos del personal técnico del FMI respecto del crecimiento del PIB real para 2011–16 se presentan en el gráfico 3.5 (obsérvese que estos datos no se miden según la paridad del poder adquisitivo y por ende no son estrictamente comparables con los expuestos en los demás gráficos). De estos pronósticos se infiere que ningún país experimentará un crecimiento apreciablemente mayor que el que registraba antes de la crisis, y que la mayoría de las economías de la región se desacelerarán en comparación con el período que precedió a la crisis. Estas estimaciones implican que la tasa de convergencia seguirá siendo lenta, excepto en el caso de Panamá y la República Dominicana.

Gráfico 3.5CAPRD: Pronósticos de crecimiento (variación porcentual anual promedio del PIB real per cápita)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

Un Marco para analizar los Factores Determinantes del Crecimiento Económico

Comprender qué determina el crecimiento económico en los diversos países es vital para explicar la tasa de crecimiento relativamente baja de la región de CAPRD y ofrecer recomendaciones sobre políticas que la impulsen. En los modelos de crecimiento es necesario tomar en cuenta una serie de desafíos econométricos (véase una reseña general del tema en Durlauf, Johnson y Temple, 2005), especialmente la determinación simultánea tanto del nivel de ingreso como de otras variables que se cree influyen en el crecimiento, los largos rezagos entre cambios en los factores determinantes del crecimiento y su pleno impacto en el ingreso, y la heterogeneidad observada entre los distintos países.

Para abordar estos temas, en este capítulo se emplea el SMGM, una técnica de datos de panel dinámicos que ha sido utilizada ampliamente en estudios empíricos sobre el crecimiento durante la última década. El modelo fue desarrollado por Arellano y Bond (1991), Arellano y Bover (1995) y Blundell y Bond (1998), en gran parte para encarar las cuestiones econométricas típicas que se plantean en el análisis del crecimiento económico entre distintos países. En el estudio de Roodman (2009a) se analizan las fortalezas y debilidades del SMGM. Las aplicaciones empíricas a la comparación del crecimiento entre países incluyen las de Chang, Kaltani y Loayza (2009); Kumar y Woo (2010) y Aisen y Veiga (2011).

El SMGM usa efectos fijos (una variable dummy para cada país) para captar características idiosincrásicas de un país que no varían en el tiempo. La endogeneidad de las variables explicativas se aborda instrumentándolas con sus propios valores rezagados en un sistema de dos ecuaciones, una en diferencias con las variables explicativas rezagadas en niveles como instrumentos, y la otra en niveles con las variables explicativas rezagadas en diferencias como instrumentos. Las regresiones presentadas en este capítulo usan instrumentos colapsados con solo el primer rezago aceptable como instrumento, conforme a las conclusiones de Roodman (2009a, 2009b) y Mehrhoff (2009) en cuanto a que esta especificación minimiza los problemas de sesgo y endogeneidad.

Considérese un modelo en el cual el ingreso yit de un país en un período dado está determinado por su propio valor rezagado y un vector de variables de control x:

Si se resta el ingreso rezagado, yi,t–1, de ambos lados, la tasa de crecimiento se modela simplemente como

Reconociendo que puede haber factores no observados por el modelo que son heterogéneos entre los países, pero que no varían en el tiempo, el término de error pasa a ser

en el cual μi es el efecto fijo y vit es la perturbación idiosincrásica que puede diferir entre países y períodos. El vector de las variables de control incluye variables dummy de tiempo para cada período a fin de controlar el efecto de factores que inciden en el crecimiento en los distintos países, tales como el ciclo económico mundial. Para reducir el papel de la dinámica en los resultados, las regresiones se ejecutan sobre datos promediados entre períodos quinquenales, como es habitual en los estudios sobre el tema. Las pruebas de diagnóstico clave corresponden a la autocorrelación de segundo orden de los residuos en diferencias (lo que implica una autocorrelación de primer orden de los residuos en niveles) y la prueba de Hansen para la exogeneidad de los instrumentos; el rechazo de la hipótesis nula indicaría un problema de especificación, mientras que Roodman (2009a, 2009b) sugiere que incluso un valor p de 0,2 en la prueba de Hansen puede indicar problemas de endogeneidad del conjunto de instrumentos.

Factores Determinantes del Crecimiento Económico Entre Distintos Países

Se reunió un conjunto amplio de datos de distintos países sobre el ingreso per cápita y sus determinantes, que abarca desde 1960 (o antes) hasta 2009. Al considerar las variables que se incluirían en la ecuación (3.2), se partió de una especificación del marco de análisis del crecimiento de Solow, tomándose como supuesto una función de producción Cobb-Douglas:

en la cual Yit (ingreso agregado) es determinado por los diversos factores de producción: Ait (productividad total de los factores), Kit (stock de capital) y Hit (insumos de mano de obra), donde Hit = hitLit, representando hit el capital humano por trabajador y Lit la fuerza laboral.

Las regresiones del crecimiento procuran captar los efectos de las variaciones del capital físico incluyendo la relación inversión/PIB como variable representativa de la variación del stock de capital. Los insumos de capital humano se miden por dos variables: la proporción de la población en edad de trabajar3 y el promedio de años de escolarización avanzada (escolaridad más allá de los años de educación primaria) de la población en edad de trabajar4. Ninguno de estos indicadores refleja la calidad del capital físico o humano porque no se encontró ningún panel de datos suficientemente amplio como para ser incluido en el análisis, y este es un tema que deberá ser objeto de futuras investigaciones. La base de datos contiene también otras variables habitualmente consideradas como factores que inciden en el crecimiento, incluyendo indicadores estándar de la solidez de la política macroeconó-mica, indicadores que miden la estabilidad política y otras características institucionales. Estas variables podrían influir en el crecimiento elevando la productividad total de los factores o facilitando la acumulación de los mencionados factores de producción, aunque en este último caso la colinealidad con los datos sobre capital físico y humano podría dificultar la inferencia.

Datos sobre reformas estructurales

En este capítulo se expande el análisis de los determinantes tradicionales del crecimiento mediante la inclusión en la base de datos de índices que cuantifican diversos aspectos de la eficiencia estructural. Este conjunto de datos—aunque no está agregado dentro del índice amplio aquí utilizado—fue desarrollado por el FMI y analizado en un contexto de crecimiento comparativo de distintos países (en su mayor parte utilizando técnicas distintas del SMGM) por Spilimbergo, Ostry y Prati (2009); Christiansen, Schindler y Tressel (2009), y Prati, Onorato y Papageorgiou (2010). Los índices estructurales utilizados en este capítulo abarcan tres grandes ámbitos5.

  • Sistema financiero. Este índice comprende diversos factores, incluido el grado de controles a la asignación de crédito, topes u otros controles a las tasas de interés, barreras de entrada y otras restricciones a la competencia, la calidad de los marcos de supervisión bancaria y regulación prudencial y las políticas que facilitan el desarrollo o el funcionamiento eficiente de los mercados nacionales de valores6.

  • Transacciones externas. Este índice cubre los aranceles medios al comercio internacional y las restricciones a las transacciones de la cuenta corriente y la cuenta de capital.

  • Mercados de productos. Este índice captura el grado de flexibilidad de los sectores de agricultura, electricidad y telecomunicaciones.

Este conjunto de datos representa una expansión significativa de la información sobre la calidad de las políticas estructurales en lo que respecta a los países, períodos y sectores de la economía comprendidos en el análisis, que podría ayudar a comprender mejor el papel de las reformas estructurales en el crecimiento económico. El uso de este conjunto de datos exige plantear algunas salvedades. Estas series traducen características cualitativas de una economía en índices cuantitativos adecuados para un análisis de regresión, lo que naturalmente implica un elemento de imprecisión, pero al crearse el conjunto de datos se realizaron sustanciales esfuerzos para mantener la comparabilidad entre países. Asimismo, aunque este pequeño grupo de indicadores no representa íntegramente todas las complejidades de una economía, posiblemente incorpore aspectos importantes que podrían incidir en el crecimiento.

Todos los índices y subcomponentes están construidos en una escala de 0 a 100, en la que un valor más alto indica una mayor eficiencia estructural y se prevé que tenga una relación positiva con el crecimiento. Estos tres índices también se promedian con igual ponderación dentro de un índice amplio de eficiencia estructural. Hay 79 países—incluidos todos los países de la región CAPRD excepto Panamá—incluidos en la tabla mundial Penn World Table desde 1980 y respecto de los cuales se dispone de todos los datos de eficiencia estructural7, y las regresiones que siguen se concentran en este grupo y en subconjuntos del mismo8.

La tendencia general entre países se inclina hacia una mayor eficiencia en los ámbitos comprendidos en estos índices. El gráfico 3.6 muestra una tendencia creciente en todas las regiones, aunque con variaciones con respecto al momento y la magnitud de las reformas. Las economías avanzadas hicieron reformas a un ritmo moderado desde fines de los años setenta hasta alrededor de 2000, cuando ese ritmo se desaceleró. La reforma en la región de CAPRD fue lenta hasta fines de la década de 1980, cuando el ritmo se aceleró significativamente. Esto coincide con las tendencias registradas en América del Sur y México. Cabe destacar que, aunque la brecha se ha reducido, los países de CAPRD siguen siendo menos flexibles que las economías avanzadas y las economías con rápido crecimiento como la Región Administrativa Especial de Hong Kong, la República de Corea, Singapur y la provincia china de Taiwan (los “TIGRES”).

Gráfico 3.6Eficiencia estructural: Índice general

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; TIGRES: Región Administrativa Especial de Hong Kong, República de Corea, Singapur y la provincia china de Taiwan.

Resultados de las regresiones

Usando los conjuntos de datos antes descritos y el SMGM, se ejecutaron regresiones sobre los índices estructurales y las variables de control estándar. Los resultados de las regresiones, expuestos en el cuadro 3.1, confirman que la acumulación de factores—capital tanto físico como humano—es importante para el crecimiento. Se estima que un aumento de la relación inversión/PIB de 5 puntos porcentuales (levemente inferior a una desviación estándar) eleva el crecimiento 0,6%, mientras que, si el nivel más alto de educación post-primaria de la población que trabaja se extiende un año (cercano a la mediana de la variación de la muestra en 20 años), el crecimiento aumenta 0,3%.

Cuadro 3.1Impacto de las reformas estructurales en el crecimiento: Índices generales
Variable dependiente: Crecimiento del PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo
(1)(2)(3)(4)(5)
Índice general de reformas estructurales6,199***

[2,928]
Índice del sistema financiero3,542***2,228
[2,751][1,436]
Índice de transacciones externas4,195**1,702
[2,336][1,455]
Índice de mercados de productos2,254*2,817
[1,955][1,350]
Ingreso rezagado−1,537***−1,139***−1,355***−1,140***−1,504***
(log del PIB per cápita en PPA)[−3,258][−2,783][−2,994][−2,751][−3,184]
Formación de capital3,270***3,061***3,289***3,169***3,214***
(log de la inversión respecto del PIB)[4,137][4,069][4,288][4,513][3,896]
Capital humano1,166**0,928*0,995*1,203**1,024**
(log de escolarización avanzada)[2,227][1,858][1,990][2,590][2,011]
Inflación−2,255*−2,737**−2,230*−2,124*−2,323**
(log de 1 más tasa de inflación)[−1,726][−2,217][−1,962][−1,727][−2,069]
Fuerza laboral0,724***0,682***0,682***0,618***0,750***
(como proporción de la población, log)[5,746][6,314][5,685][5,355][6,255]
Constante1,139−0,419−0,636−0,03740,536
[0,218][−0,0866][−0,122][−0,00831][0,102]
Número de observaciones757757757757757
Número de países7979797979
Número de instrumentos2222222226
Prueba de Hansen, valor p0,1970,2940,5290,4140,385
Prueba de AR(2), valor p0,2930,2160,2600,2850,277
Prueba F, valor p (significación conjunta de índices de reforma)0,006***
Nota: Las regresiones se ejecutan sobre datos desde 1960 hasta 2009 en períodos quinquenales no superpuestos. Se incluyen variables dummy de tiempo para cada período, pero no se presentan en este cuadro. Los estadísticos t se basan en Windmeijer (2005); los errores estándar robustos figuran entre corchetes. AR(2): autorregresión de segundo orden; PPA: paridad de poder adquisitivo.***Significativo al nivel de 1%, ** nivel de 5%, * nivel de 10%.
Nota: Las regresiones se ejecutan sobre datos desde 1960 hasta 2009 en períodos quinquenales no superpuestos. Se incluyen variables dummy de tiempo para cada período, pero no se presentan en este cuadro. Los estadísticos t se basan en Windmeijer (2005); los errores estándar robustos figuran entre corchetes. AR(2): autorregresión de segundo orden; PPA: paridad de poder adquisitivo.***Significativo al nivel de 1%, ** nivel de 5%, * nivel de 10%.

Mediante esta especificación también se controlan los efectos del ingreso inicial del país así como sus condiciones demográficas y macroeconómicas. Se mantiene la convergencia condicional—el hecho de que los países con un ingreso menor, de mantenerse constantes todas las demás variables, previsiblemente crecerán con más rapidez—dado que el coeficiente del nivel rezagado de ingreso es negativo y significativo. Se observa también que la estabilidad macroeconó-mica, representada (negativamente) por la tasa de inflación, y la proporción de la población en edad de trabajar respecto de la población total son significativas.

Además de estos resultados, las regresiones indican que la eficiencia estructural tiene un impacto positivo en la tasa de crecimiento económico. El índice estructural amplio es fuertemente significativo: un aumento de una desviación estándar (7 puntos en una escala de 100) eleva el crecimiento ½% [cuadro 3.1, columna (1)]. Los índices financiero, externo y de mercados de productos también son estadísticamente significativos, y a veces en forma muy marcada [columnas (2)–(4)]. Los coeficientes de esos índices sectoriales son menores que los del índice amplio, probablemente porque las reformas tienden a estar correlacionadas entre distintos sectores. Confirman esta hipótesis los resultados de la regresión expuesta en la columna (5), en la cual cada uno de los índices sectoriales entra de manera positiva e insignificante, pero una prueba F muestra que los tres índices son conjuntamente significativos al nivel de 1%. Esto podría ser consistente con la hipótesis de que las reformas que abarcan una amplia gama de sectores son más efectivas para impulsar el crecimiento que las que se adoptan de manera fragmentada y no sistemática.

Para estudiar el impacto relativo de reformas específicas, se incluyeron uno por vez los subcomponentes detallados de los índices sectoriales en las regresiones. Los coeficientes y estadísticos t para estas regresiones se muestran en la columna (1) del cuadro 3.2, exponiéndose los resultados correspondientes al índice estructural amplio y los índices sectoriales con el fin de compararlos. Al igual que en el cuadro 3.1, se estima que las regresiones sobre los índices más estrechos tienen efectos menores y su estimación es menos precisa que en el caso de los índices más amplios de los que forman parte.

Cuadro 3.2Impacto de las reformas estructurales en el crecimiento: Componentes
Variable dependiente: Crecimiento del PIB per cápita en paridad de poder adquisitivo
(1)(2)(3)(4)
Índice general de reformas estructurales6,199***6,997***6,459**6,738***
[2,928][3,413][2,600][3,011]
Índice del sistema financiero3,542***4,134***3,467*3,797***
[2,751][2,730][1,934][2,701]
Liberalización del crédito0,9690,8531,5241,107
[1,208][1,021][1,533][1,294]
Liberalización de la tasa de interés0,9890,7250,6921,066
[1,472][1,042][0,710][1,509]
Competencia en los servicios1,613**2,303**1,6301,790**
[2,104][2,409][1,395][2,181]
Supervisión bancaria4,013***3,096***4,715***4,473***
[4,068][3,062][3,315][4,116]
Mercados de valores2,671***3,237***2,273*2,674***
[2,845][3,430][1,738][2,779]
Índice de transacciones externas4,195**5,528***4,701**4,938***
[2,336][2,968][2,224][2,891]
Aranceles medios sobre el comercio exterior2,182**3,788***1,965**2,236**
(un aumento implica aranceles más bajos)[2,464][3,491][2,277][2,445]
Transacciones de cuenta corriente3,654**3,553**4,206**4,109***
[2,425][2,305][2,230][3,194]
Transacciones de cuenta de capital1,430*1,3391,2661,685**
[1,814][1,585][1,179][2,264]
Índice de mercados de productos2,254*2,861*2,2671,901*
[1,955][1,970][1,593][1,689]
Liberalización de la agricultura2,367**2,134*2,546*1,325
[2,059][1,928][1,882][1,323]
Electricidad: regulador0,2500,7470,1490,565
independiente[0,551][1,517][0,271][1,152]
Electricidad: mercado0,2120,2240,4530,242
mayorista[0,421][0,431][0,771][0,451]
Telecomunicaciones: participación0,3700,4300,4790,157
privada[0,816][0,911][0,766][0,317]
Telecomunicaciones: competencia1,1230,5230,1011,090
en servicios locales[1,279][0,647][0,108][1,042]
Nota: Las regresiones se ejecutan sobre datos desde 1960 hasta 2009 en períodos quinquenales no superpuestos. Se incluyen variables dummy de tiempo para cada período, pero no se presentan en este cuadro. Los estadísticos t se basan en Windmeijer (2005); los errores estándar robustos figuran entre corchetes. La columna (1) incluye los 79 países respecto de los cuales existen datos completos sobre reformas estructurales. Las regresiones de la columna (2) no incluyen los 13 países de África subsahariana para los que existen datos. Las regresiones de la columna (3) no incluyen las 21 economías avanzadas para las que existen datos. Las regresiones de la columna (4) no incluyen los 6 países de Centroamérica para los que existen datos.***Significativo al nivel de 1%, ** nivel de 5%, * nivel de 10%.
Nota: Las regresiones se ejecutan sobre datos desde 1960 hasta 2009 en períodos quinquenales no superpuestos. Se incluyen variables dummy de tiempo para cada período, pero no se presentan en este cuadro. Los estadísticos t se basan en Windmeijer (2005); los errores estándar robustos figuran entre corchetes. La columna (1) incluye los 79 países respecto de los cuales existen datos completos sobre reformas estructurales. Las regresiones de la columna (2) no incluyen los 13 países de África subsahariana para los que existen datos. Las regresiones de la columna (3) no incluyen las 21 economías avanzadas para las que existen datos. Las regresiones de la columna (4) no incluyen los 6 países de Centroamérica para los que existen datos.***Significativo al nivel de 1%, ** nivel de 5%, * nivel de 10%.

Tanto el índice del sistema financiero como algunos subcomponentes están asociados al crecimiento de manera significativa. El subcomponente más importante es la supervisión bancaria, lo que concuerda con los resultados de Reinhart y Rogoff (2009) y Laeven y Valencia (2008) con respecto a los efectos negativos de las crisis bancarias en el crecimiento. Las políticas que facilitan el funcionamiento de los mercados de valores y promueven la competencia en los servicios financieros también son muy significativas.

Se observó también que el índice de transacciones externas es importante para el crecimiento. El índice externo y sus subcomponentes relacionados con los aranceles medios y la liberalización de las transacciones de la cuenta corriente son significativos, mientras que la liberalización de las transacciones de la cuenta de capital es solo marginalmente significativa en la especificación de base. Las reformas de los mercados de productos, en particular la agricultura, se asocian con un crecimiento marginalmente mayor, pero el modelo no puede distinguir qué reformas son importantes en el caso de la electricidad y las telecomunicaciones.

Pruebas de robustez

Estimaciones alternativas que excluyen diversos grupos de países muestran que los efectos significativos de la eficiencia estructural en el crecimiento son independientes de los factores geográficos o de factores relativos al ingreso. La columna (1) del cuadro 3.2 se compara con las columnas (2)–(4), de las que se excluyen, en el orden respectivo, África Subsahariana, las economías avanzadas (definidas como los países miembros de la OCDE en 1975) y los países que componen la región de CAPRD9. Los coeficientes estimados son consistentes entre estas distintas muestras, especialmente en el caso del índice estructural amplio, el índice del sistema financiero y el índice de transacciones externas, pero el índice de mercados de productos ya no es significativo cuando se excluye a los miembros de la OCDE.

Si se excluye simultáneamente tanto a los países de la OCDE como a los de África Subsahariana (los resultados no se presentan en este estudio) se obtienen resultados muy similares, lo que indicaría que estas conclusiones son aplicables al tipo de país que se ubica en el rango de ingresos de la región de CAPRD. En términos generales, la exclusión de la mitad de los países de la muestra en un momento u otro no afecta a los resultados.

Otras pruebas de robustez, cuyos resultados no se presentan en este estudio, confirman la aplicabilidad del modelo a la región de CAPRD.

  • Variables dummy regionales, que según lo observado en algunos estudios son importantes factores determinantes del crecimiento a largo plazo (por ejemplo, Sala-i-Martin, Doppelhofer y Miller, 2004) no resultaron significativas ni alteraron la significación de los índices estructurales.

  • Las interacciones de las variables explicativas con variables dummy en el caso de CAPRD tampoco resultaron significativas. Ninguna interacción con los índices estructurales es significativa, de lo que se infiere que en la región de CAPRD el impacto de las reformas estructurales en el crecimiento ha sido similar a la experiencia comparativa entre distintos países. Las interacciones de la variable dummy correspondiente a la región de CAPRD con la inversión y el capital humano tampoco fueron significativas. La significación de los índices estructurales no varía en las especificaciones en las cuales se hizo interactuar otras variables con la variable dummy regional, lo que nuevamente confirma su robustez.

A modo de síntesis de las conclusiones de esta sección, en el modelo aquí estimado se observa que las reformas para flexibilizar la economía y mejorar la calidad de la regulación pueden ser factores importantes para fomentar el crecimiento económico. Además de los factores típicamente vinculados con un mayor crecimiento (convergencia condicional, acumulación de factores y estabilidad macroeconómica), en el modelo se observa que los índices de flexibilidad estructural tienen un impacto positivo. Estas observaciones son válidas para diferentes regiones y grupos de ingreso, y se aplican particularmente bien a la región de CAPRD. Se obtienen mejores resultados con los indicadores más amplios de eficiencia estructural, lo que indicaría que actuando en múltiples frentes es posible maximizar el impacto de las reformas en el crecimiento. Las reformas que promueven la intermediación financiera interna y refuerzan la solidez del sector financiero, además de la liberalización del comercio y de la cuenta corriente, parecen ser las medidas más poderosas para estimular el crecimiento a largo plazo.

Cómo Podría la Región de CAPRD Estimular el Crecimiento

En esta sección se presentan estimaciones del aumento potencial del crecimiento de la región de CAPRD si los determinantes clave se equiparan al nivel de los países utilizados como comparadores. Los resultados de la sección anterior son aplicados en una comparación de la región de CAPRD con Chile, México y Perú (a los que en adelante se hará referencia como AL-3), tres países de América Latina con un historial exitoso de reformas estructurales y un sólido desempeño histórico en materia de crecimiento.

Para cada factor determinante del crecimiento, se calcula la brecha entre cada país de la región de CAPRD y AL-3. La brecha se multiplica luego por el coeficiente de esa variable estimado en la sección anterior. Esto da una indicación del aumento potencial de la tasa de crecimiento a largo plazo que podría lograrse en una economía dada de la región de CAPRD si ese factor determinante del crecimiento se elevara al nivel de AL-3. Para el país i el impulso dado al crecimiento por la variable j, gij, se expresa como

siendo jl el valor de la variable analizada en el caso de AL-310. En este ejercicio se hace abstracción de algunas cuestiones clave. Por ejemplo, algunos de esos cambios representan reformas profundas y podría llevar años implementarlos. Además, la calidad es un aspecto crucial para algunas variables, como la inversión en capital físico o humano, pero no se la toma en cuenta en este caso porque no hay indicadores disponibles. No obstante, el propósito es mostrar la magnitud de los resultados que podrían materializarse con el tiempo a fin de destacar qué ámbitos podrían ser objeto de reformas, y no para obtener una estimación específica del resultado de aplicar un determinado paquete de políticas.

Aumentar la inversión en capital físico

Dadas sus actuales tasas de inversión, El Salvador, Guatemala y la República Dominicana serían los países más beneficiados al incrementar su inversión a los niveles de los países incluidos en la comparación. El gráfico 3.7 muestra la relación media inversión/PIB del período 2005–09 para cada país de la región de CAPRD y AL-3. En el gráfico 3.8 se observa el impacto en el crecimiento, calculado como en la ecuación (3.5), partiendo del supuesto de que los países de la región de CAPRD elevan la relación inversión/PIB al promedio de AL-3 o la mantienen en su nivel actual si ya es superior al de este último grupo de países. El Salvador tuvo la tasa de inversión más baja, igual al 15% del PIB, y por lo tanto podría hipotéticamente lograr un mayor crecimiento incrementando la inversión, en este caso entre 1½% y 2%. El efecto potencial estimado en el crecimiento de aumentar la inversión en Guatemala y la República Dominicana supera el 1%, mientras que en Costa Rica y Panamá es menor11. Honduras y Nicaragua registran tasas de inversión más altas que los países de AL-3, aunque posiblemente en estos países haya problemas de calidad y valoración en las cuentas nacionales.

Gráfico 3.7CAPRD y países de referencia: Inversión respecto al PIB (promedio, 2005–09)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; AL-3: Chile, México y Perú.

Gráfico 3.8CAPRD: Efecto de un aumento de la inversión en el crecimiento (puntos porcentuales)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

Incrementar la inversión en capital humano

Guatemala es el país con mayor margen para estimular el crecimiento mediante la inversión en capital humano. En Guatemala el adulto promedio en edad de trabajar tenía en 2005–09 menos de un año de escolarización avanzada (más allá del nivel primario), o sea 0,7 años menos que en El Salvador, el país que ocupa el siguiente puesto en esta escala (gráfico 3.9). En contraste, el promedio de 3,9 años de escolarización avanzada que registra Panamá superaba el de AL-3. Esto se debe en parte a un aumento de 1,2 años desde 1990, dos veces el aumento promedio registrado durante el período en el resto de la región de CAPRD. El gráfico 3.10 muestra que en Guatemala el efecto estimado en el crecimiento de elevar el nivel educativo al de los comparadores es más de 1½%; El Salvador registra el valor siguiente en esta escala, de casi 1%. Estas son mejoras significativas, pero exigirían una inversión generalizada y sostenida en capital humano, dado que los efectos solo se acumularían a medida que nuevos trabajadores mejor educados se incorporaran a la fuerza laboral y finalmente, con el tiempo, llegaran a constituir una proporción creciente.

Gráfico 3.9CAPRD y países de referencia: Años de educación avanzada (promedio, 2005–09)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; AL-3: Chile, México y Perú.

Gráfico 3.10CAPRD: Efecto de un aumento de los niveles de educación avanzada en el crecimiento (puntos porcentuales)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

Emprender reformas estructurales

En la región de CAPRD existe margen para lograr un mayor crecimiento mediante reformas estructurales. Pese a la significativa heterogeneidad de estas economías en cuanto a su flexibilidad, cada país de la región podría reformar alguno de los ámbitos analizados en el caso de AL-3. Los gráficos 3.11 a 3.14 inclusive muestran los valores más recientes del índice estructural amplio y los índices relativos al sistema financiero interno, las transacciones externas y los mercados de productos.

Gráfico 3.11CAPRD y países de referencia: Índice general de reformas estructurales (promedio, 2005–09)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; AL-3: Chile, México y Perú.

Gráfico 3.12CAPRD y países de referencia: Índice del sistema financiero interno (promedio, 2005–09)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; AL-3: Chile, México y Perú.

Gráfico 3.13CAPRD y países de referencia: Índice externo (promedio, 2005–09)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; AL-3: Chile, México y Perú.

Gráfico 3.14CAPRD y países de referencia: Índice de mercados de productos (promedio, 2005–09)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana; AL-3: Chile, México y Perú.

En todos los países de la región los sistemas financieros internos son menos conducentes al crecimiento que los de AL-3 (gráfico 3.12). Entre los subcomponentes de este índice, la región registra un puntaje relativamente bajo en supervisión bancaria y desarrollo de los mercados nacionales de valores, dos temas corroborados en el capítulo 9 y en el estudio de Shah et al. (2008), respectivamente. Esto muestra que las reformas han sido más lentas en algunos de los ámbitos que, según se ha determinado, tienen el mayor impacto en el crecimiento.

La región exhibe un mejor puntaje en materia de apertura a las transacciones externas. El Salvador y la República Dominicana son los países con la mayor brecha en comparación con AL-3 (gráfico 3.13). El Salvador y Guatemala registran un alto puntaje en cuanto a la flexibilidad de los mercados de productos, y el mayor margen para lograr mejoras se observa en Costa Rica y Honduras (gráfico 3.14). De hecho, ambos países han emprendido reformas en el sector de las telecomunicaciones desde el período comprendido en la base de datos.

El crecimiento potencial de la región de CAPRD podría incrementarse sustancialmente realizando reformas estructurales que eleven la eficiencia de cada economía a los niveles de AL-3. En este análisis se calculó el efecto en el crecimiento que se podría lograr en cada país si se alcanzaran los niveles de flexibilidad de AL-3 en los índices del sistema financiero interno, en las transacciones externas, y en los mercados de productos (suponiendo que en los países de la región de CAPRD se mantiene el puntaje en aquellos ámbitos en los que ya iguala o supera los niveles de AL-3). Se determinó que Honduras es el país que más se beneficiaría de las reformas estructurales, con mejoras potenciales de alrededor de 2½% derivadas, en primer término, de las reformas del sector financiero y, en segundo término, de reformas de los mercados de productos (gráfico 3.15). Costa Rica y la República Dominicana podrían aumentar su crecimiento en una proporción estimada de 2%. Ambos países cuentan con margen para mejorar la eficiencia en todos los sectores. Para Guatemala y Nicaragua las mejoras potenciales provendrían principalmente de las reformas del sector financiero, y en el caso de El Salvador, de reformas del sector externo.

Gráfico 3.15CAPRD: Efecto de las reformas estructurales en el crecimiento (puntos porcentuales)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: CAPRD: Centroamérica, Panamá y la República Dominicana.

Para resumir lo expresado en esta sección, las reformas estructurales podrían cumplir un papel importante como factor de estímulo al crecimiento de la región de CAPRD. Asimismo, en la mayoría de los países la adopción de políticas que faciliten la inversión en capital físico y humano daría como resultado un mayor crecimiento. En el caso de Costa Rica, los caminos más promisorios parecen ser las reformas del sistema financiero interno y los mercados de productos; en el de la República Dominicana, realizar reformas financieras y del sector externo, así como incrementar la inversión; para El Salvador y Guatemala, invertir en capital tanto físico como humano, y para Honduras y Nicaragua, reformar el sistema financiero interno. En cuanto a Panamá, conforme al análisis expuesto en este capítulo, la alta tasa de inversión, una fuerza laboral con un nivel de educación relativamente bueno y su apertura externa parecen ser pilares fundamentales de su sólido crecimiento.

Conclusión

En este capítulo se ha construido un modelo de crecimiento, observándose que, además de los factores habitualmente asociados a un mayor crecimiento económico, la eficiencia estructural es un importante factor determinante de la tasa de crecimiento de una economía en el largo plazo. Esta conclusión concuerda con la idea de que una proporción sustancial de la variación de los niveles de ingreso entre distintos países se deriva de diferencias en la productividad total de los factores (Hall y Jones, 1999, y Easterly, 2005). La conclusión de que las políticas estructurales inciden en el crecimiento contribuye a esclarecer qué factores determinan la productividad, e investigaciones futuras deberían tratar de analizar más a fondo los canales a través de los cuales operan tales factores determinantes.

El resultado generalizado al que se llegó a partir del modelo de crecimiento comparativo entre países es que la acumulación de factores de producción—capital físico y humano—es fundamental para el crecimiento. Un incremento de la relación inversión/PIB igual a 5 puntos porcentuales (levemente inferior a una desviación estándar) aumenta el crecimiento 0,6%, y un aumento de un año en el nivel de educación avanzada genera un crecimiento 0,3% mayor.

Además, los resultados confirman que la aplicación de políticas estructurales sólidas es importante para el crecimiento económico. La eficiencia estructural, medida mediante un índice agregado, tiene un impacto fuerte y estadísticamente significativo en el crecimiento de la economía. Las ecuaciones estimadas en este estudio implican que si se realizan reformas que eleven dicho índice en un valor igual a una desviación estándar (7 puntos en una escala de 100), la tasa de crecimiento anual de un país aumentaría ½% por año. El índice agregado tiene un coeficiente mayor y más significativo que sus subcomponentes, lo que indica que los beneficios para el crecimiento que generan las reformas estructurales se maximizan si se emprenden reformas complementarias en varios ámbitos. No obstante, los efectos parecen ser particularmente fuertes en el caso de las reformas del sistema financiero interno y las transacciones externas. Dentro del sistema financiero interno, se observa que un marco sólido de supervisión bancaria y un buen grado de desarrollo de los mercados de valores tienen el mayor impacto en el aumento del crecimiento. Los canales por los cuales las reformas que afectan a la eficiencia estructural influyen en el crecimiento económico podrían ser objeto de estudios futuros.

De acuerdo con los resultados señalados, la región de CAPRD podría estimular significativamente el crecimiento elevando los factores determinantes del crecimiento a los niveles de los países tomados como referencia. De la comparación con otros países de Latinoamérica que tienen un historial exitoso de reformas estructurales—Chile, México y Perú—se desprende que, según cuál sea su grado actual de eficiencia, las economías de la región podrían elevar su tasa de crecimiento entre ½% y 2½% si adoptan reformas estructurales, especialmente desarrollando sus sistemas financieros. Varios países también podrían alcanzar una tasa de crecimiento significativamente más alta aumentando la inversión en capital físico y humano. Dado que esas reformas apuntan a transformaciones profundas, todas ellas exigirían un esfuerzo sostenido durante un tiempo prolongado.

Apéndice 3.1
Cuadro A3.1Países incluidos en el análisis
Economías avanzadasIndonesia*BarbadosMadagascar*
Alemania*Malasia*BeninMalawi
Australia*Nepal*BotswanaMalí
Austria*Singapur*Bulgaria*Marruecos*
Bélgica*Sri Lanka*Burkina Faso*Mauricio
Canadá*Tailandia*BurundiMauritania
Dinamarca*Taiwan, provincia china de *Cabo VerdeMozambique*
España*Vietnam*Camerún*Namibia
Estados Unidos*Sudamérica y MéxicoChadNíger
Finlandia*Argentina*ChipreNigeria*
Francia*Bolivia*ComorasPakistán*
Grecia*Brasil*CongoPapua Nueva Guinea
Irlanda*Chile*Congo, Rep. Democrática del (Zaire)Polonia*
IslandiaColombia*Côte d’Ivoire*República Centroafricana
Italia*Ecuador*Egipto*Rumania*
Japón*México*Etiopía*Rwanda
LuxemburgoParaguay*FijiSenegal
Noruega*Perú*GabónSeychelles
Nueva Zelandia*Uruguay*GambiaSierra Leona
Países Bajos*Venezuela*Ghana*Siria
Portugal*Centroamérica, Panamá y la República DominicanaGuineaSudáfrica*
Reino Unido*Costa Rica*Guinea EcuatorialTanzanía*
Suecia*El Salvador*Guinea-BissauTogo
Suiza*Guatemala*HaitíTrinidad y Tabago*
Asia orientalHonduras*Hungría*Túnez*
Bangladesh*Nicaragua*Irán, Rep. Islámica delTurquía*
China*PanamáIsraelUganda*
Corea, Rep. de *República Dominicana*Jamaica*Zambia
Filipinas*OtrosJordania*Zimbabwe*
Hong Kong, RAE de*Albania*Kenya*
India*Argelia*Lesotho
Nota: Los asteriscos indican los países respecto de los cuales se dispone de datos sobre reformas estructurales. Los países en negrita se incluyen en el análisis de las tasas de crecimiento de 1960–2009.
Nota: Los asteriscos indican los países respecto de los cuales se dispone de datos sobre reformas estructurales. Los países en negrita se incluyen en el análisis de las tasas de crecimiento de 1960–2009.
Cuadro A3.2Fuentes de datos
DatosFuente(s)
PIB per cápita en paridad de poder adquisitivoHeston, Summers y Aten (2011)
Inversión (en términos de paridad de poder adquisitivo)Heston, Summers y Aten (2011)
Nivel educativoBarro y Lee (2010); Cohen y Soto (2007) para países no incluidos en Barro y Lee
Inflación (índice de precios al consumidor)FMI, bases de datos de International Financial Statistics y Perspectivas de la economía mundial
Población total y población en edad de trabajarNaciones Unidas, World Population Prospects
Índice del sistema financiero y subcomponentesCálculos de los autores basados en datos detallados de Abiad, Detragiache y Tressel (2010)
Índice de transacciones externas y subcomponentesCálculos de los autores basados en datos detallados de Spilimbergo, Ostra y Prati (2009)
Índice de mercados de productos y subcomponentesCálculos de los autores basados en datos detallados de Spilimbergo, Ostra y Prati (2009
Referencias

    AbiadA.E.Detragiache y T.Tressel2010A New Database of Financial Reforms”,IMF Staff Papers vol. 57 págs. 281302.

    AisenA. y F.Veiga2011How Does Political Instability Affect Economic Growth?”,IMF Working Paper 11/12 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    ArellanoM. y S.Bond1991Some Tests of Specification for Panel Data: Monte Carlo Evidence and an Application to Employment Equations”,Review of Economic Studies vol. 58 págs. 27797.

    ArellanoM. y O.Bover1995Another Look at the Instrumental Variable Estimation of Error-Components Models”,Journal of Econometrics vol. 68 págs. 2951.

    BarroR. y J.Lee2010A New Dataset of Educational Attainment in the World, 1950–2010”,NBER Working Paper No. 15902 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

    BlundellR. y S.Bond1998Initial Conditions and Moment Restrictions in Dynamic Panel Data Models”,Journal of Econometrics vol. 87 págs. 11543.

    ChangR.L.Kaltani y N.Loayza2009Openness Can Be Good for Growth: The Role of Policy Complementarities”,Journal of Development Economics vol. 90 págs. 3349.

    ChristiansenL.M.Schindler y T.Tressel2009Growth and Structural Reforms: A New Assessment”,IMF Working Paper 09/284 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    CohenD. y M.Soto2007Growth and Human Capital: Good Data, Good Results”,Journal of Economic Growth vol. 12 págs. 5176.

    DurlaufS.P.Johnson y J.Temple2005Growth Econometrics”,en Handbook of Economic GrowthP.Aghion y S.Durlaufa cargo de la edición (Ámsterdam: North-Holland).

    EasterlyW.2005National Policies and Economic Growth: A Reappraisal”,en Handbook of Economic GrowthP.Aghion y S.Durlaufa cargo de la edición (Ámsterdam: North-Holland).

    EscaithH. e I.Paunovic2004“Reformas estructurales en América Latina y el Caribe en el período 1970–2000: índices y notas metodológicas” documento de trabajo (Santiago, Chile: Comisión Económica para América Latina).

    HallR. y C.Jones1999Why Do Some Countries Produce So Much More Output per Worker Than Others?”,Quarterly Journal of Economics vol. 114 págs. 83116.

    HestonA.R.Summers y B.Aten2011“Penn World Table Version 7.0” (Filadelfia: Centro de Comparaciones Internacionales de Producción, Ingresos y Precios de la Universidad de Pensilvania).

    KumarM. y J.Woo2010Public Debt and Growth”,IMF Working Paper 10/174 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    LaevenL. y F.Valencia2008Systemic Banking Crises: A New Database”,IMF Working Paper 08/224 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    LoraE.2001Structural Reforms in Latin America: What Has Been Reformed and How to Measure It”,Research Department Working Paper No. 466 (Washington: Banco Interamericano de Desarrollo).

    MehrhoffJ.2009A Solution to the Problem of Too Many Instruments in Dynamic Panel Data GMM”,Discussion Paper No. 31/2009 (Fráncfort: Banco Federal de Alemania).

    PratiA.M.Onorato y C.Papageorgiou2010“Which Reforms Work and Under What Institutional Environment: Evidence from a New Dataset on Structural Reforms” inédito.

    ReinhartC. y K.Rogoff2009The Aftermath of Financial Crises”,American Economic Review vol. 99 págs. 46672.

    RoodmanD.2009aHow to Do xtabond2: An Introduction to Difference and System GMM in Stata”,Stata Journal vol. 9 págs. 86136.

    RoodmanD.2009bA Note on the Theme of Too Many Instruments”,Oxford Bulletin of Economics and Statistics vol. 71 págs. 13558.

    Sala-i-MartinX.G.Doppelhofer y R.Miller2004Determinants of Long-Run Growth: A Bayesian Averaging of Classical Estimates (BACE) Approach”,American Economic Review vol. 94 págs. 81335.

    ShahH.A.CarvajalG.BannisterJ.Chan Lau e I.Guerra2008Desarrollo del sector financiero: Mercados de acciones y deuda privadaen América Central: Progreso económico y reformasD.Desruelle y A.Schipkea cargo de la edición (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    SpilimbergoA.J.Ostry y A.Prati2009Structural Reforms and Economic Performance in Advanced and Developing Countries IMF Occasional Paper No. 268 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    SwistonA. y L.Barrot2011The Role of Stuctural Reforms in Raising Economic Growth in Central America”,IMF Working Paper 11/248 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

    WindmeijerF.2005A Finite Sample Correction for the Variance of Linear Efficient Two-Step GMM Estimators”,Journal of Econometrics vol. 126 págs. 2551.

Este capítulo se basa en el estudio de A. Swiston y L. Barrot, 2011, “The Role of Structural Reforms in Raising Economic Growth in Central America”, documento de la serie IMF Working Papers, 11/248, octubre (Washington: Fondo Monetario Internacional).

La región de CAPRD comprende Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y la República Dominicana.

Los gráficos 3.1 y 3.2 incluyen solo países respecto de los cuales hay datos disponibles en ambos períodos. Las economías avanzadas se definen como países que eran miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 1975. Los países incluidos en cada región se enumeran en el cuadro A3.1 del apéndice.

Sería preferible usar el nivel de empleo en lugar de la proporción de la población en edad de trabajar, pero esto restringiría significativamente la muestra de datos disponibles.

Con esta variable, que es la sumatoria de la escolarización secundaria y terciaria, se obtuvieron mejores resultados en las regresiones que utilizando la escolarización total o primaria.

Los datos sobre eficiencia estructural se describen detalladamente en Spilimbergo, Ostry y Prati (2009) y en Abiad, Detragiache y Tressel (2010). Los índices estructurales comienzan generalmente después de 1960, de modo que las series se extienden hacia atrás fijando, para los períodos sobre los cuales no existen datos, valores equivalentes al valor del primer período respecto del cual se dispone de datos. Análogamente, los índices terminan generalmente antes de 2009, de modo que el valor para el período 2005–09 es un promedio de los años respecto de los cuales hay datos disponibles.

En Spilimbergo, Ostry y Prati (2009) se señala que los índices no capturan solamente la liberalización, dado que componentes como la supervisión bancaria miden el grado en que se abordan fenómenos tales como las fallas del mercado. El tema unificador es la asignación eficiente de recursos; de ahí el uso del término “eficiencia” en este capítulo.

Los países incluidos en el análisis se muestran con un asterisco en el cuadro A3.1 del apéndice. No se incluye Panamá porque la base de datos de reformas estructurales cubre sus transacciones externas pero no las reformas del sector financiero ni del mercado de productos y no se encontró una variable sustitutiva cercana.

Los índices agregados del sistema financiero correspondientes a Honduras y a Trinidad y Tabago fueron construidos a partir de índices calculados por Lora (2001) y Escaith y Paunovic (2004). Esos índices contienen series que son similares a los subcomponentes del índice agregado utilizado en el presente estudio, pero las diferencias de definición impidieron la construcción de los subcomponentes de este índice.

No es factible ejecutar regresiones que incluyan una sola región a la vez dados los grados de libertad que hay en la muestra y las exigencias computacionales del SMGM, que requiere una amplia dimensión de corte transversal.

Los logaritmos naturales de las variables se toman de acuerdo con la especificación de la regresión (véase el cuadro 3.1).

La relación inversión/PIB de Panamá ha aumentado sustancialmente desde 2008, en gran parte como resultado de la expansión del Canal de Panamá. Por ello, el promedio de 2005–09 quizá sobreestime el potencial para elevar el crecimiento mediante una mayor inversión.

    Other Resources Citing This Publication