Journal Issue
Share
Article

Actualidad

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
January 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Brasil renace

El Director Gerente del FMI, Rodrigo de Rato, viajó a Brasil invitado por el Presidente de este país, Luíz Inácio Lula da Silva, los días 10 y 11 de enero al cumplirse un año del reembolso de las obligaciones pendientes (alrededor de US$15.600 millones) de Brasil al FMI en diciembre de 2005. El reembolso, efectuado dos años antes de la fecha prevista, fue posible gracias a la notable mejora de la situación externa del país, que ha logrado duplicar sus exportaciones desde 2002, recuperar la confianza en la economía y aumentar los flujos de capital, lo que ha restablecido las reservas de divisas a niveles más cómodos.

En su reunión con el Presidente, el Ministro de Hacienda, Antonio Palocci, el Presidente del Banco Central, Henrique Meirelles, y otros altos funcionarios, De Rato elogió el progreso económico logrado desde su última visita al país en septiembre de 2004. Según De Rato, el firme compromiso de las autoridades de aplicar políticas macroeconómicas prudentes ha sentado las bases para una recuperación sostenida del crecimiento y el empleo, una reducción gradual de la inflación y avances notables en la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Además, Brasil ha aprovechado plenamente el entorno económico mundial favorable, en general, para ampliar el comercio, aumentar las reservas de divisas y reducir la deuda externa, lo que ha afianzado la confianza del mercado en la economía.

Lula señaló que el mensaje central de su reunión con De Rato es que gracias a la aplicación de una política económica coherente, y al esfuerzo decidido del gobierno y de la sociedad en su conjunto, Brasil puede decirse a sí mismo y decirle a todo el mundo que ahora puede caminar por sí solo, que hace lo que hay que hacer para avanzar sin la asistencia de emergencia que ha necesitado del Fondo en el pasado. En el mismo sentido, De Rato señaló que finalmente Brasil ha dejado atrás un largo período de inestabilidad macroeconómica. Por lo tanto, no habrá más “décadas perdidas”, ni más crisis de la deuda o planes récord de emergencia financiera.

No obstante, Brasil aún debe afrontar muchos desafíos para aprovechar plenamente su potencial de crecimiento sostenido, aumentar el nivel de vida e incrementar su capacidad para hacer frente a los shocks. Según Lula, si bien Brasil ha realizado notables avances en los últimos tres años, aún queda mucho por hacer. En primer lugar, es necesario seguir aplicando políticas adecuadas y acelerar las reformas estructurales, tales como fomentar la infraestructura, crear un entorno más propicio para el sector empresarial y simplificar la estructura tributaria. De Rato subrayó que debe hacerse todo lo posible para garantizar que los programas sociales del gobierno, que han sido esenciales para reducir la pobreza en Brasil, continúen ayudando a los menos favorecidos a beneficiarse de la estabilidad macroeconómica y el crecimiento.

Al término de su visita, De Rato señaló que aunque Brasil ya no recibe préstamos del FMI, la institución seguirá desempeñando una función importante de asesor e intercambiará opiniones con este país sobre cuestiones económicas mundiales que sean relevantes para Brasil. El FMI espera seguir brindado apoyo a las autoridades en su compromiso con el progreso económico y los esfuerzos de reforma de todas las formas posibles. Según Lula, esta visita demuestra que las relaciones entre el FMI y Brasil no finalizaron con la liquidación de la deuda. Más bien al contrario: el nivel y la calidad de estas relaciones están cambiando.

El terremoto no tendrá grandes repercusiones en las perspectivas económicas de Pakistán

Según la evaluación económica anual del FMI, pese a la pérdida de vidas y a la destrucción, el terremoto que asoló el norte de Pakistán el 8 de octubre no afectará a sus perspectivas económicas. A pesar de las presiones inflacionarias y externas, los resultados macroeconómicos de los últimos años han sido positivos. El crecimiento económico en 2004/05 (julio–junio) se estima en un 8,4%, impulsado por los sectores manufacturero y agrícola. La comunidad internacional ha prometido US$6.000 millones para ayuda y reconstrucción, cuyos costos, según el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo, superan los US$5.000 millones.

Pakistán logró sus objetivos fiscales en 2004/05. El Banco Central endureció su política monetaria tras dispararse la tasa de inflación de 12 meses, hasta el 11% en abril de 2005; en noviembre, la inflación cayó por debajo del 8%. Las exportaciones tuvieron un buen comportamiento en 2004/05, pero las importaciones crecieron más rápidamente ante la subida del petróleo y la fuerte demanda. Pese a las remesas de trabajadores, la cuenta corriente arrojó un déficit. Se avanzó en las reformas estructurales, sobre todo en la privatización, como puso de manifiesto la venta de una compañía eléctrica y la venta pendiente del 26% de una gran empresa de telecomunicaciones.

El Directorio Ejecutivo del FMI elogió los resultados macroeconómicos del país, y en particular la aceleración del crecimiento económico. Reducir la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio sigue siendo un reto. Los directores destacaron la importancia de las reformas estructurales en marcha, máxime la necesidad de crear un clima de negocios propicio para la inversión. Si bien se prevé un mayor déficit presupuestario en 2005/06 a raíz del terremoto, los directores creen que la reducción prevista de la deuda no se verá afectada. Reiteraron la necesidad de mejorar el comportamiento de los ingresos para permitir el incremento del gasto social y de desarrollo.

Pakistán2003/042004/05Proy.

2005/06
Proy.1

2006/07
(Variación porcentual)
Crecimiento del PIB real6,48,46,36,5
Índice de precios al consumidor (promedio del período)4,69,38,77,3
Saldo presupuestario (incluidas las donaciones)–1,8–3,0–3,7–3,3
Deuda total del gobierno67,961,154,949,8
(Porcentaje del PIB)
Saldo en cuenta corriente, incluidas las transferencias oficiales2,0–1,3–3,4–3,2

Basadas en las intenciones de política y en las proyecciones del personal técnico con respecto al PIB real.

Datos: Autoridades de Pakistán y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.

Basadas en las intenciones de política y en las proyecciones del personal técnico con respecto al PIB real.

Datos: Autoridades de Pakistán y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.

Las reformas estructurales y la disciplina fiscal pueden ayudar a liberar el potencial de Ucrania

Según la evaluación económica anual del FMI, tras cuatro años de notables avances propiciados por condiciones externas favorables y políticas macroeconómicas prudentes, la trayectoria económica de Ucrania ha caído en 2005. A raíz de la incertidumbre política, que ha minado la confianza empresarial y la inversión, unida al lento avance de las reformas estructurales y a condiciones externas menos favorables, se pasó de un crecimiento máximo de casi el 12% en 2004 a un crecimiento acumulado del 2,2% de enero a noviembre de 2005, la inflación se disparó y el superávit en cuenta corriente se redujo a la mitad.

El Directorio Ejecutivo del FMI ha acogido favorablemente el compromiso de las autoridades con la disciplina fiscal, la flexibilización de los tipos de cambio y el avance de reformas estructurales que impulsen el mercado, como reducir la corrupción y despejar la incertidumbre sobre los derechos de propiedad. Es preciso aplicar la visión de las autoridades respecto a las reformas estructurales y reducir la inflación para liberar el potencial económico sin explotar. Según el Directorio, un cambio gradual a tipos más flexibles y a una inflación pautada ayudaría al banco central a lograr una inflación baja y estable.

El Directorio instó a las autoridades a oponerse a las presiones para incrementar el gasto, máxime en transferencias y subvenciones sociales, previamente a las elecciones al Parlamento de 2006. El Directorio recomendó al gobierno central que el déficit no supere el 2¼% del PIB en 2006, e instó a las autoridades a destinar la ganancia obtenida con la privatización de la empresa siderúrgica Kryvorizhstal a la amortización de la deuda, para no aumentar la liquidez interna y poder resistir a las presiones para reabrir las lagunas fiscales que se cerraron en 2005.

A mediano plazo, será prioritario crear un fondo de pensiones público viable. A tal fin, el Directorio animó a las autoridades a mejorar la orientación de las subvenciones para las pensiones mínimas, aumentar la edad de jubilación y eliminar los sistemas de pensiones privilegiados. Para superar las dificultades del sector financiero, instó a las autoridades a reforzar el marco de supervisión.

Ucrania200220032004Proy.

2005
Proy.1

2006
(Variación porcentual)
PIB real5,29,612,14,05,5
Índice de precios al consumidor (promedio)0,85,29,013,712,9
Relación de intercambio1,68,616,4–1,4–5,5
(Porcentaje del PIB)
Saldo del gobierno general20,5–0,9–4,4–2,9–3,2
Saldo en cuenta corriente7,55,810,54,81,0

Basadas en las intenciones de política y en las proyecciones del personal técnico con respecto al PIB real.

Excluye US$98 millones de ingresos de bienes públicos anuales no monetarios procedentes de Rusia.

Datos: Autoridades de Ucrania y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.

Basadas en las intenciones de política y en las proyecciones del personal técnico con respecto al PIB real.

Excluye US$98 millones de ingresos de bienes públicos anuales no monetarios procedentes de Rusia.

Datos: Autoridades de Ucrania y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.

El auge petrolero de la CEMAC permitirá profundizar la reforma y la integración regional

Según la evaluación económica anual del FMI, el PIB real en la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC), integrada por Camerún, Chad, Congo, Guinea Ecuatorial, Gabón y la República Centroafricana, creció el 8,3% en 2004 —la mayor tasa en 10 años— y el PIB petrolero real más del 21%, lo cual impulsó el crecimiento en la región.

El crecimiento del sector no petrolero fue menos alentador ya que el PIB no petrolero de la región bajó del 3,6% en 2003 al 3,2% en 2004, su nivel más bajo en cinco años, debido a la sequía y al descenso de la producción no petrolera en Chad, y al estancamiento o leve mejoría del crecimiento no petrolero en los demás países exportadores de petróleo de la CEMAC.

El crecimiento del dinero en sentido amplio en la región fue moderado y la inflación bajó al 1,7%, nivel inferior al de la zona del euro. Las buenas cosechas en casi todos los países y la apreciación del tipo de cambio nominal frente al dólar de EE.UU. contribuyeron a este resultado favorable, pese a las altas tasas de crecimiento y a los importantes ingresos de divisas. No obstante, los resultados fueron desiguales: en Chad y la República Centroafricana, el estancamiento o disminución de la demanda interna generaron un descenso del nivel de precios. En Guinea Ecuatorial la inflación alcanzó el 8% principalmente por deficiencias de la oferta ante el fuerte ritmo de crecimiento económico.

El aumento de la producción y los precios del petróleo ha reforzado la situación fiscal de la región, que registró un superávit global (excluidas donaciones) cercano al 3,1% del PIB en 2004. Estos resultados favorables obedecieron en parte a los ingresos provenientes de la bonanza petrolera. Casi un cuarto de estos excedentes engrosaron los presupuestos de los países petroleros. El déficit fiscal global no petrolero (excluidas donaciones) de la región también mejoró un poco gracias a una mayor recaudación de ingresos no petroleros en algunos países, pero en Camerún, la mayor economía de la CEMAC, el saldo fiscal no petrolero cayó en 1% del PIB no petrolero. El cuantioso déficit de los ingresos no petroleros frente a los gastos (que equivale a más del 12% del PIB no petrolero) resalta la dependencia del crudo de los gobiernos de la región para sus finanzas.

La evolución del sector externo también fue favorable en 2004. Si bien el franco CFA se fortaleció en cifras reales, bajó el déficit en cuenta corriente y aumentaron las reservas. Gracias a los mecanismos de repatriación y mancomunación de reservas del banco central regional, los ingresos petroleros de 2004 elevaron los activos externos netos a más de US$4.000 millones. Se prevé que en 2005 las perspectivas económicas de la región seguirán dominadas por la evolución del petróleo y el crecimiento se acercará al 5%, una cifra pujante pero inferior a la de 2004, cuando Chad inició su producción.

CEMAC2001200220032004Prel.

2005
PIB a precios constantes6,24,94,58,35,2
PIB petrolero5,91,66,921,56,1
PIB no petrolero6,26,23,63,24,7
Tipo de cambio efectivo real3,74,35,92,4
Saldo fiscal global0,40,61,33,13,5
Saldo fiscal global no petrolero–17,0–16,0–12,6–12,1–16,2
Reservas oficiales brutas1,41,91,62,52,9
1No incluye donaciones.2En meses de importaciones de bienes y servicios del año siguiente.Datos: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (abril de 2005) y estimaciones y proyecciones del personal técnico.
1No incluye donaciones.2En meses de importaciones de bienes y servicios del año siguiente.Datos: FMI, base de datos de Perspectivas de la economía mundial (abril de 2005) y estimaciones y proyecciones del personal técnico.

El Directorio aplaudió la evolución macroeconómica favorable de 2004 pero subrayó que la región debe incrementar su crecimiento no petrolero para lograr tasas más altas. Por lo tanto, será necesario continuar la reforma estructural, diversificar las exportaciones y avanzar hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El Directorio ve con buenos ojos las medidas estructurales generalizadas, como el acuerdo de asociación económica con la Unión Europea que podría mejorar significativamente el clima de negocios en los países de la CEMAC.

Destacando la importancia de la disciplina fiscal, el Directorio elogió la prudente gestión de la bonanza petrolera y señaló que el alto nivel de los precios del crudo permite gastar más en infraestructura y reducción de la pobreza. No obstante, ese gasto debe ser compatible con la sostenibilidad fiscal y de la deuda a mediano plazo y la capacidad de absorción del país.

El Directorio apoyó la creación de fondos de estabilización y fondos para generaciones futuras de autoría propia y administrados por el banco central regional, siempre que no debiliten la situación externa del banco y se administren con eficiencia y transparencia. No obstante, en ningún momento se debe olvidar la importancia de mantener unas reservas adecuadas.

Subsisten obstáculos al comercio y a la integración financiera regional que han dado lugar a bajos niveles de comercio y de flujos de capital intrarregionales y han impedido que la CEMAC se beneficie plenamente de la integración regional. El Directorio lamentó, en particular, la demora en aplicar políticas regionales y subrayó que el compromiso con los criterios de convergencia, y su cumplimiento, es crucial para la integración y el aumento de la confianza de los inversionistas en la región.

Los directores instaron a las autoridades a mejorar la eficacia de las instituciones y los acuerdos regionales existentes antes de suscribir nuevos programas de integración regional, ya que la integración prematura con otros países podría entorpecer la aplicación de políticas comunes en la región actual.

Véase más información en las notas de información al público Nos. 05/156 (Ucrania), 05/157 (Pakistán) y 05/151 (CEMAC) en www.imf.org.

Dawson: El escrutinio público contribuye a la evolución del FMI

A finales de enero, Tom Dawson dejará el cargo de Director del Departamento de Relaciones Externas del FMI —y portavoz del FMI— función que ha desempeñado desde julio de 1999. Anteriormente, durante unos 25 años ocupó cargos en los sectores público y privado, como el de Director de Instituciones Financieras en Merrill Lynch, Director Ejecutivo del FMI por Estados Unidos (1989–93) y Asesor Adjunto del Presidente en la Casa Blanca (1985–87). Dawson conversó con Laura Wallace, del Boletín del FMI, sobre la imagen del FMI y los desafíos de informar a un público diverso, y a veces muy político, sobre la labor que realiza la institución.

Boletín del FMI: Muchos países de Asia han acumulado una cantidad enorme de reservas, en parte, al parecer, para no tener que recibir préstamos del FMI. En América Latina, Brasil y Argentina han reembolsado estos préstamos antes de la fecha prevista, anunciando en el caso de este último el fin de la colonización. El crédito pendiente del FMI se sitúa en el nivel más bajo de los últimos 20 años, lo que plantea interrogantes con respecto al financiamiento de los costos de operación de la institución. Además, sigue cuestionándose con frecuencia la eficacia de la supervisión del FMI, como recientemente en el caso de China. ¿No se ve el FMI tan asediado como durante la crisis de Asia de finales de los años noventa?

Dawson: No. Asia quiere más voz y mayor participación en el FMI. Y en el caso de América Latina, hace apenas unos años, cuando el FMI concedió varios préstamos grandes a la región, los “expertos” dijeron que nunca se reembolsarían. Por lo tanto, ser reembolsado no puede ser una mala noticia. De todas formas, Brasil tiene un historial de aplicación decidida de sus propios programas y de reembolsos antes de la fecha prevista. Con respecto a los préstamos en general, a veces nos critican por otorgar demasiados préstamos, pero ahora, por otorgar pocos, o preocupa el hecho de que tan pocos préstamos puedan ser en cierta forma una amenaza. Se supone que somos una institución que otorga créditos a los países que no pueden recurrir a otras fuentes de financiamiento. Que el total de préstamos del FMI se sitúe en el nivel más bajo de los últimos 20 años, me parece una buena noticia, no mala. Por supuesto, ello tendrá ciertas repercusiones presupuestarias que deberán abordarse, pero no es una crisis. Rodrigo de Rato mencionó esta cuestión en su examen estratégico a mediano plazo, que ya está en marcha. Jacques Polak es uno de los pocos que puede recordar que en los años cincuenta, el FMI se encontró en una situación parecida, con escasos préstamos, y de alguna forma sobrevivió.

En cuanto a la supervisión, se nos critica por todos lados. Muchos nos consideran una institución que preconiza los aumentos de impuestos y la devaluación. Otros nos critican a veces por no recomendar modificaciones del tipo de cambio que consideran aconsejables. Me consuela ver que el FMI recibe críticas tanto de la derecha como de la izquierda, y es poco probable que ambos tengan razón. Creo que el FMI se dedica, como lo ha hecho en los últimos 60 años, a hacer su trabajo. De hecho, el FMI sigue siendo una institución tan sólida y válida como en 1944, año de su creación. El mundo está cambiando, y podría argumentarse que está cambiando más rápidamente que nunca. Pero el FMI es, y seguirá siendo, una de las constantes de la ecuación mundial como principal institución internacional encargada de fomentar la estabilidad macro-económica y financiera, y el crecimiento.

Boletín del FMI: ¿Daña la voz y la credibilidad del FMI que los políticos utilicen a la institución para propósitos internacionales o nacionales?

Dawson: El FMI está acostumbrado a que lo utilicen en los debates internacionales y nacionales. Puedo recordar muchos casos en que los ministros de Hacienda han utilizado al FMI como excusa para tomar ciertas medidas que, como sabían muy bien, eran necesarias para mantener la estabilidad macroeconómica del país y un presupuesto viable. Lo mismo puede decirse de los dirigentes de la oposición, que nos han atacado, pero que sabían que las medidas recomendadas eran necesarias. Es importante recordar que solemos conceder créditos a los países cuando ya tienen dificultades, y es probable que nuestra función sea siempre algo polémica. Pero podemos ser polémicos aunque no haya crisis financieras inminentes que impliquen la posibilidad de otorgar créditos. Me impresiona aún el número de países desarrollados en que la consulta del Artículo IV o las Perspectivas de la economía mundial provocan un intenso debate nacional. A veces el FMI es utilizado para defender una opinión concreta y, en algunas ocasiones, se critica la opinión del FMI. Todo esto me indica que nuestros críticos se equivocan: el FMI sigue siendo relevante. Si no lo fuera, la gente no pasaría tanto tiempo debatiendo sobre la institución.

Boletín del FMI: La mayor participación de los mercados emergentes y los países en desarrollo en el FMI, en particular mediante el ajuste de las cuotas y los votos, es un tema latente desde hace muchos años. Ahora, hasta los países industriales coinciden en la necesidad de cambio, pero nadie está dispuesto a ceder sillas en el Directorio Ejecutivo. ¿Cuáles son los riesgos para la credibilidad del FMI si esta cuestión no se resuelve rápidamente?

Dawson: Muchos grupos importantes están cuestionando la legitimidad del FMI. En el examen estratégico del Director Gerente se menciona esta cuestión y se recomienda presentar propuestas lo antes posible para resolverla. Este año las Reuniones Anuales se celebrarán en Singapur, lo que será una razón y una excusa para tomar medidas. Confío en que se lograrán avances suficientes para encontrar una solución de cara al futuro. Será complicado, pero los desequilibrios en el ámbito de los votos, la representación y la voz vienen acentuándose desde hace muchos años.

Boletín del FMI: ¿No es necesario un aumento de cuotas para resolver esta cuestión?

Dawson: No.A largo plazo, las fórmulas de cálculo de las cuotas y la forma de aplicarlas a lo largo del tiempo han dado lugar a muchos de estos desequilibrios. Han surgido otros desequilibrios porque algunos países han crecido más rápidamente que otros. El FMI puede hacer frente a los desequilibrios más notorios a corto plazo y luego hallar una fórmula que tenga credibilidad.

Boletín del FMI: En los últimos 10 años, el FMI ha realizado esfuerzos enormes para intensificar la transparencia. ¿Le ha permitido mejorar su eficacia y responsabilidad?

Dawson: La revolución de la transparencia es lo que probablemente más haya cambiado al FMI en los últimos 25 años. No exagero si digo que antes el FMI no publicaba nada y ahora lo publica casi todo. Ha cambiado mucho nuestra relación con los países miembros y el público (las organizaciones no gubernamentales, los parlamentos u otras partes interesadas). Poco antes de que llegara al FMI, se realizaron algunas encuestas sobre la imagen de la institución. Se advirtió, por ejemplo, que al buscar en la base de datos de una biblioteca la palabra “secreto” se asociaba con el FMI. Esto ya no ocurre, y ahora no se alude al FMI como una institución que actúa de manera secreta.

La transparencia también ha contribuido a la rendición de cuentas. Creo que el FMI siempre ha rendido cuentas, dada su estructura de gobierno constituida por un Directorio Ejecutivo en el que están representados todos los 184 países miembros. Antes no era fácil demostrarlo, pero ahora que la institución es mucho más abierta y que los propios directores ejecutivos responden ante los parlamentos y otras partes interesadas en sus jurisdicciones, tiene más aceptación y se entiende mucho mejor la idea del FMI como institución cooperativa.

Boletín del FMI: Los contactos con los parlamentarios se han iniciado realmente bajo su supervisión. Algunos grupos parlamentarios han recomendado que los programas y las políticas respaldadas por el FMI se sometan a un mayor escrutinio. ¿Puede haber tensiones entre la rendición de cuentas del FMI a los gobiernos y el deseo de los parlamentarios de participar mucho más en estos programas?

Dawson: En muchos países, los parlamentarios ya desempeñan un papel importante en la relación con el FMI, sobre todo en los programas de los países. En última instancia, depende de la propia estructura constitucional y de gestión de gobierno de cada país. No obstante, estamos muy dispuestos a establecer un diálogo con los parlamentarios: no usurpar las responsabilidades jurídicas y oficiales del poder ejecutivo, pero ayudar a los parlamentarios en su labor de supervisión. Por el momento, la demanda de contactos con parlamentarios es mayor de la que podemos absorber. Y esa demanda suele estar respaldada por los gobiernos.

Boletín del FMI: ¿Cuáles son los principales retos futuros del FMI en el ámbito de la comunicación?

Dawson: Hay una cuestión cultural que la institución nunca ha llegado a resolver. De los 2.700 funcionarios del FMI, 1.500 son economistas. Aún es demasiado grande la tendencia de los economistas a hablar entre ellos y con sus homólogos en los gobiernos, pero no con el resto del mundo. Si creemos que nuestras recomendaciones son buenas, deberíamos prestar más atención a la forma de comunicarlas. El mundo no está dirigido por economistas. Antes de la edad de la transparencia, cuando nuestros documentos los leían sobre todo los doctores en economía, no parecía importar tanto. Pero ahora, cuando nuestras recomendaciones y nuestra labor están sometidas al escrutinio del público, debemos asegurarnos de que sean convincentes y comprensibles. Esto sigue siendo un reto. Podría resolverse en parte destruyendo la “mentalidad cerrada” dentro de la institución: la división cultural entre economistas y no economistas, lo que mejoraría la comunicación interna y externa.

Other Resources Citing This Publication