Front Matter

Front Matter

Author(s):
International Monetary Fund. Western Hemisphere Dept.
Published Date:
May 2011
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    Estudios económicos y financieros

    Perspectivas económicas

    Las Américas

    Atentos al sobrecalentamiento

    ABR 11

    FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

    ©2011 Fondo Monetario Internacional

    Cataloging-in-Publication Data

    Perspectivas económicas. Las Américas. Atentos al sobrecalentamiento – Washington, D.C.: Fondo Monetario Internacional, 2006–

    v. ; cm.—(Estudios económicos y financieros, 0258-7440)

    Spanish translation of: Regional economic outlook: Western Hemisphere: watching out for overheating.

    Twice a year.

    Began in 2006.

    Some issues have also thematic titles.

    1. Economic forecasting – North America – Periodicals. 2. Economic forecasting – Latin America – Periodicals. 3. Economic forecasting – Caribbean Area – Periodicals. 4. North America – Economic conditions – Periodicals. 5. Latin America – Economic conditions – 1982- – Periodicals. 6. Caribbean Area – Economic conditions – Periodicals. 7. Economic development – North America – Periodicals. 8. Economic development – Latin America. 9. Economic development – Caribbean Area. I. Title: Western Hemisphere. II. International Monetary Fund. III. Series: World economic and financial surveys.

    HC94.A1 R445

    ISBN-13 978-1-61635-089-5

    Solicítese a: International Monetary Fund

    Publication Services

    PO Box 92780

    Washington, D.C. 20090, EE.UU.

    Tel.: (202) 623-7430 Fax: (202) 623-7201

    Correo electrónico: publications@imf.org

    Internet: www.imfbookstore.org

    Índice

    Prefacio

    La edición de abril de 2011 de Perspectivas económicas: Las Américas fue preparada por un equipo dirigido por Steven Phillips y Luis Cubeddu, bajo la dirección general de Nicolás Eyzaguirre y la supervisión de Rodrigo Valdés. El equipo estuvo integrado por Gustavo Adler, Oya Celasun, Andrea Medina, Leandro Medina, Bennett Sutton, Sebastián Sosa y Camilo E. Tovar. Además, Nicoletta Batini y Martin Sommer contribuyeron al capítulo 1; Jaime Guajardo y Alexander Klemm contribuyeron al capítulo 2; y Francesco Columba, Erika Tsounta, Mercedes Vera Martín, Abdelrahmi Bessaha, Aminata Touré, Alfred Schipke y Alexander Klemm aportaron recuadros. Patricia Delgado Pino y Breno Oliveira colaboraron en la producción. Martha Bonilla y Joanne Blake, del Departamento de Relaciones Externas, editaron el manuscrito y coordinaron la producción. El informe refleja la evolución de los acontecimientos hasta el 15 de abril de 2011.

    Resumen ejecutivo

    La economía mundial continúa expandiéndose de forma desigual: las economías emergentes están creciendo a un ritmo más rápido que las economías avanzadas, y por lo tanto enfrentan desafíos y riesgos diferentes. El producto aún está muy por debajo de su nivel potencial en Estados Unidos y en otras economías avanzadas. En muchas economías emergentes, entre ellas las de América Latina, la recuperación ha sido mucho más rápida, y la tarea ahora consiste en evitar el sobrecalentamiento.

    • En el escenario base de las Perspectivas de la economía mundial para 2011-12 se prevé la continuación de la recuperación mundial, con los mercados emergentes a la cabeza y en un entorno de precios altos de las materias primas y de favorables condiciones de financiamiento externo. La fuerte demanda de materias primas, particularmente aquella proveniente de las economías emergentes de Asia, mantendrá los precios en niveles inusualmente altos. Al mismo tiempo, los altos niveles de capacidad ociosa y políticas monetarias laxas en las economías avanzadas mantendrán relativamente barato el financiamiento a nivel mundial.

    • En Estados Unidos, las perspectivas de crecimiento a corto plazo se han tornado algo más favorables, si bien persiste el panorama general de una recuperación lenta. Dado que el desempleo permanece en niveles elevados, la política monetaria deberá seguir estimulando a la demanda, ya que es necesario que la consolidación fiscal avance en los próximos dos años.

    A nivel mundial, siguen dominando los riesgos a la baja. Si bien el riesgo de una doble recesión en Estados Unidos se ha disipado, Europa continúa siendo vulnerable y han surgido nuevos riesgos. Nuevas incertidumbres con respecto al suministro de petróleo han acentuado el riesgo de un alza brusca de los precios del crudo, lo cual desaceleraría el crecimiento mundial y, a su vez, haría descender los precios de otras materias primas, entre ellas las que exporta América Latina. La ausencia de un plan comprensivo y balanceado de ajuste fiscal a mediano plazo en Estados Unidos podría ejercer una presión alcista sobre las tasas de interés y provocar un ajuste de las condiciones mundiales de financiamiento.

    Las condiciones mundiales siguen teniendo diferentes implicaciones para las economías de América Latina y el Caribe (ALC). Las condiciones continúan proporcionando estímulo, en especial a las economías que exportan materias primas y que están bien integradas a los mercados financieros mundiales, lo cual les permite recibir un doble impulso favorable. Las economías que mantienen vínculos más estrechos con Estados Unidos y otras economías avanzadas verán mejorar sus condiciones, aunque solo gradualmente. Esto será particularmente el caso para países altamente dependientes del turismo y las remesas, ya que estos flujos están muy vinculados a las condiciones de los mercados laborales y de vivienda en economías avanzadas, las cuales permanecen débiles.

    Los riesgos de sobrecalentamiento son evidentes en gran parte de América Latina. Si bien el crecimiento se ha moderado con respecto a las vigorosas tasas registradas el año pasado, aún se sitúa por encima de la tasa de crecimiento potencial. La demanda interna ha crecido a un ritmo incluso más rápido, impulsada no solo por las favorables condiciones externas sino también por políticas macroeconómicas expansivas, que están normalizándose solo gradualmente. Los indicios de sobrecalentamiento y posibles excesos están surgiendo en varios ámbitos:

    • La inflación está en subiendo en gran parte de la región, aunque en la mayoría de los casos todavía permanece relativamente cercana a las metas establecidas. Algunos países han empezado a retirar el estímulo monetario, pero consideraciones cíclicas hacen necesario un aumento adicional de las tasas de interés. Es necesario que las autoridades permanezcan atentas para garantizar que la reciente alza de los precios de los alimentos y la energía no se traslade a la inflación subyacente (para limitar “efectos de segunda ronda”). La política fiscal en general no ha estado respaldando a la política monetaria, y este año será importante desacelerar el crecimiento del gasto público.

    • Debido a la fuerte demanda interna, los déficits en cuenta corriente están aumentando en muchos países, incluso en los que se benefician del alza de precios de las materias primas, dado que las importaciones crecen a un ritmo mayor que las exportaciones. Dichos déficits todavía no son excesivos, pero será necesario contener su deterioro. La política fiscal también puede contribuir a este fin.

    • Crédito y precio de los activos. El crecimiento del crédito se está acelerando en muchos países. Si bien los sistemas bancarios siguen siendo sólidos, se debe seguir fortaleciendo la supervisión ya que el apalancamiento y los pasivos externos han aumentado en algunos países. Las empresas están recurriendo crecientemente al endeudamiento externo y los precios de ciertos activos comienzan a mostrar signos de una burbuja. Los países han seguido adoptando y reforzando las políticas macroprudenciales, pero estas no deberían utilizarse en reemplazo de los ajustes convencionales a la política macroeconómica.

    Los países donde el crecimiento hasta ahora ha sido más débil también deben proceder con precaución, en varias dimensiones. A medida que la demanda se recupere, los riesgos de sobrecalentamiento cobrarán cada vez más relevancia. Los países cuyos marcos de política monetaria son más débiles tendrán que asegurar que el aumento de precios de las materias primas no desencadenen efectos intensos de segunda ronda sobre la inflación. Muchos países, entre ellos algunos de América Central, ahora deben enfocar la política fiscal en la tarea de reconstruir los espacios de política que se utilizaron durante la reciente crisis mundial. En el Caribe, donde la deuda pública es muy alta, la política fiscal tendrá que seguir una trayectoria de consolidación, para garantizar la estabilidad macroeconómica y sentar las bases para un crecimiento más dinámico en el futuro.

    En todos los países de la región, el aumento de los precios mundiales de las materias primas, sobre todo de alimentos, plantea un grave desafío social que afecta a los segmentos más vulnerables de la población. Esto se aplica incluso a los países que son exportadores netos de materias primas y alimentos. En algunos casos, los programas sociales existentes—como las transferencias focalizadas—pueden ayudar a satisfacer esta necesidad urgente, pero en otros casos deben considerarse alternativas mas pragmáticas. El desafío consiste en concentrar los esfuerzos en la protección de los más vulnerables, evitando subsidios universales que suelen ser muy costosos y regresivos, y que pueden tornarse permanentes y requerir ajustes considerables en otras partidas del presupuesto.

    ***

    Esta edición de Perspectivas económicas: Las Américas incluye un análisis especial sobre las intervenciones en los mercados de divisas. En el capítulo 3 se presentan los resultados que ha arrojado hasta la fecha un proyecto de investigación que estudia las prácticas de intervención cambiaria en los últimos siete años para una muestra de países de América Latina y otras regiones con tipos de cambio flotantes o muy flexibles. Se analiza la tendencia de estos países a intervenir en el mercado de divisas de forma selectiva, aparentemente en respuesta a presiones de apreciación de sus monedas. Asimismo, en el capítulo se documentan aspectos claves sobre cómo se ejecutan las intervenciones en la práctica, tales como la aplicación de reglas (versus discreción), el uso de distintos instrumentos, y el grado de transparencia. Utilizando dos metodologías empíricas se aborda la recurrente pregunta de si la intervención en el mercado de divisas tiene un efecto sobre el tipo de cambio. Estos efectos han sido notoriamente difíciles de detectar en otros estudios, pero el presente análisis sugiere que en ciertas circunstancias una intervención puede desacelerar el ritmo de apreciación. El efecto es mayor cuando la moneda ya se ha apreciado sustancialmente y cuando la cuenta financiera es menos abierta. En el capítulo se analiza además el costo cuasifiscal de las intervenciones cambiarias, el cual ha sido significativo para algunos países, sobre todo debido a pérdidas por valoración.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication