Back Matter

Back Matter

Author(s):
International Monetary Fund. Western Hemisphere Dept.
Published Date:
October 2008
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details
    Bibliografía

      Agénor, P., 2004, “Macroeconomic Adjustment and the Poor: Analytical Issues and Cross-Country Evidence”, Journal of Economic Surveys, vol. 18(3), págs. 351408.

      Alaimo, V., y H.Lopez, 2008, “Oil Intensities and Oil Prices: Evidence for Latin America”, World Bank Policy Research Working Paper No. 4640 (Washington: Banco Mundial).

      Amadeo, E., y M.Neri, 1997, “Macroeconomic Policy and Poverty in Brazil”, Working Paper No. 383, Pontificia Universidade Católica de Rio de Janeiro (Rio de Janeiro).

      Arias-Vazquez, F., A.Corbacho y P.Joshi, 2008, “Elevated Food Prices and Vulnerable Households: Fiscal Policy Options”, documento de trabajo del FMI de próxima publicación (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Arellano, M., y S.Bond, 1991, “Some Tests of Specification for Panel Data: Monte Carlo Evidence and an Application to Employment Equations,Review of Economic Studies, vol. 58, págs. 77297.

      Bacon, R., y M.Kojima, 2006, “Coping with Higher Oil Prices: Energy Sector Assistance Program”, World Bank Report No. 323/06 (Washington: Banco Mundial).

      Baig, T., et al., 2007, “Domestic Petroleum Product Prices and Subsidies: Recent Developments and Reform Strategies”, IMF Working Paper No. 07/71 (Washington: International Monetary Fund).

      Banco Interamericano del Desarrollo, 2008, “Countries Need to Spend More to Prevent Food Crisis from Deepening Poverty”, agosto, disponible en la página www.iadb.org/NEWS/articledetail.cfm?language=EN&parid=4&arttype=WS&artID=4718.

      Banco Mundial, 2006, “Assessing the Impact of Higher Oil Prices in Latin America”, informe preparado juntamente con Latin American and the Caribbean Region, Office of the Chief Economist and Economic Policy Sector, abril 2006.

      Banco Mundial, 2008a, “Rising Food Prices: The World Bank’s Latin America and Caribbean Region Position Paper” (Washington).

      Banco Mundial, 2008b, World Development Indicators (Washington).

      BarkbuB., N.Batini, y R.Garcia-Saltos, 2006, “Inflation Persistence in Latin America”, presentado en la conferencia de LACEA en ITAM-Mexico, 2–4 noviembre.

      Berg, A., P.Karam, y D.Laxton, 2006, “Practical Model-Based Monetary Policy Analysis—A How-To Guide”, IMF Working Paper 06/081 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Bernanke, B. S., 2007, “The Financial Accelerator and the Credit Channel”, discurso pronunciado en la conferenciaCredit Channel of Monetary Policy in the Twenty-First Century”, Federal Reserve Bank of Atlanta, 15 junio.

      Bernanke, B. S., y M.Gertler, 1989, “Agency Costs, Net Worth, and Business Fluctuations”, The American Economic Review, vol. 79, No. 1, págs. 1431.

      Bond, S., y D.Lombardi, 2004, “To Buy or Not to Buy? Uncertainty, Irreversibility, and Heterogeneous Investment Dynamics in Italian Company Data”, IMF Working Paper 04/104 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Bond, S., y D.Lombardi, J.Elston, J.Mairesse, y B.Mulkay, 1997, “Financial Factors and Investment in Belgium, France, German, and the UK: A Comparison Using Company Panel Data”, NBER Working Paper No. 5900 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

      Bûlir, A., 2001, “Income Inequality: Does Inflation Matter?IMF Staff Papers, vol. 48, No. 1, págs. 13959 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Bûlir, A., y A.-M.Gulde, 1995, “Inflation and Income Distribution: Further Evidence on Empirical Links”, IMF Working Paper 95/86 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Canales-KriljenkoJ., C.Freedman, R.Garcia-Saltos, y D.Laxton, 2008, “Adding Latin America to the Global Projection Model”, documento de trabajo del FMI de próxima publicación (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      CapistránC., y M.Ramos-Francia, 2006, “Inflation Dynamics in Latin America”, Banco de México documento de trabajo No. 11 (Mexico City: Banco de Mexico, noviembre).

      Carabenciov, I., I.Ermolaev, C.Freedman, M.Juillard, O.Kamenik, D.Korsunov, y D.Laxton, 2008a, “A Small Quarterly Multi-Country Projection Model”, documento de trabajo del FMI de próxima publicación (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Carabenciov, I., I.Ermolaev, C.Freedman, M.Juillard, O.Kamenik, D.Korsunov, y D.Laxton, 2008b, “A Small Quarterly Multi-Country Projection Model with Financial-Real Linkages and Oil Prices”, documento de trabajo del FMI de próxima publicación (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Cardoso, E., R.Paes de Barros, y A.Urani, 1995, “Inflation and Unemployment as Determinants of Inequality in Brazil: The 1980s”, en Reform, Recovery, and Growth: Latin America and the Middle East, (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research Project), págs. 15171.

      Castañeda, Gonzalo, 2003, “Internal Capital Markets and Financing Choices”, Capítulo 7 de Credit Constraints and Investment in Latin America, editado por Arturo Galindo y Fabio Schiantarelli (Washington: Banco Interamericano del Desarrollo).

      Castillo, P., C.Montoro, y V.Tuesta, 2006, “An Estimated Stochastic General Equilibrium Model with Partial Dollarization: A Bayesian Approach”, documento de trabajo No. 381 del Banco Central de Chile (Santiago: Banco Central de Chile, diciembre).

      Chai, J., y V.Haksar, 2008, “Financing Constraints and Investment in Latin America”, documento de trabajo del FMI de próxima publicación (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Chue, T. K., y D. E.Cook, 2008, “Emerging Market Exchange-Rate Exposure”, Journal of Banking and Finance, vol. 32(7), págs. 134962.

      Corseuil, C., M.Cortez Reis, R.Mendonça, y R.Paes de Barros, 2000, “Poverty, Inequality, and Macroeconomic Instability”, Instituto de Pesquisa Econômica Aplicada, Texto para Discussão No. 750 (Rio de Janeiro).

      Deaton, A., 1997, The Analysis of Household Surveys: A Microeconometric Approach to Development Policy (Washington: Banco Mundial).

      Deaton, A., y S.Zaidi, 2003, Guidelines for Constructing Consumption Aggregates for Welfare Analysis (Washington: Banco Mundial).

      De Brun, J., N.Gandelman, y E.Barbieri, 2003, “Investment and Financial Restrictions at the Firm Level in Uruguay”, Capítulo 8 de Credit Constraints and Investment in Latin America, editado por Arturo Galindo y Fabio Schiantarelli (Washington: Banco Interamericano del Desarrollo).

      De La Torre, A., J.Gozzi, y S.Schmukler, 2007, “Capital Market Development: Whither Latin America?World Bank Policy Research Working Paper 4156 (Washington: Banco Mundial).

      Dessus, S., S.Herrera, y R.de Hoyos, 2008, “The Impact of Food Inflation on Urban Poverty and Its Monetary Cost: Some Back-of-the-Envelope Calculations,World Bank Policy Research Working Paper No. 4666 (Washington: Banco Mundial).

      Domínguez, K., y L.Tesar, 2006, “Exchange Rate Exposure”, Journal of International Economics, vol. 68 (1), págs. 188218.

      Easterly, W., y S.Fischer, 2004, “Inflation and the Poor”, Journal of Money, Credit and Banking, vol. 33, No. 2, págs. 16078.

      Echeverry, J. C., L.Fergusson, R.Steiner, y C.Aguilar, 2003, “Dollar Debt in Colombian Firms: Are Sinners Punished During Devaluations?Emerging Markets Review, vol. 4 (4) (diciembre) págs. 41749.

      Fazzari, S.M., R.G.Hubbard, B.C.Petersen, A.S.Blinder, y J.M.Poterba, 1988, “Financing Constraints and Corporate Investment,Brookings Papers on Economic Activity:1 (Washington: The Brookings Institution), págs. 141206.

      Ferreira, F., P.Leite, y J.Litchfield, 2006, “The Rise and Fall of Brazilian Inequality, 1981–2004”, Policy Research Working Paper 3867 (Washington: Banco Mundial).

      Fondo Monetario Internacional, 2008a, “Food and Fuel Prices—Recent Developments, Macroeconomic Impact, and Policy Responses” (Washington, June30). Disponible en la página www.imf.org/external/np/pp/eng/2008/063008.pdf.

      Fondo Monetario Internacional, 2008b, Regional Economic Outlook: Western Hemisphere (Washington, abril).

      Fondo Monetario Internacional, 2008c, World Economic Outlook (Washington, octubre).

      Forbes, K., 2007, “One Cost of the Chilean Capital Controls: Increased Financial Constraints for Smaller Traded Firms,Journal of International Economics, vol. 71 (abril), págs. 294323.

      Galindo, A., y F.Schiantarelli, 2003, “Determinants and Consequences of Financial Constraints Facing Firms in Latin America: An Overview”, Capítulo 1 del Credit Constraints and Investment in Latin America, editado por Arturo Galindo y Fabio Schiantarelli (Washington: Banco Interamericano del Desarrollo).

      García, P., y R.Valdés, 2005, “The Inflation Process in Chile: Changes and Stability”, documento presentado en la reunión de otoño de economistas del BIS del 27–28 de octubre en Basel.

      Gelos, R.G., y A.M.Werner, 2002, “Financial Liberalization, Credit Constraints, and Collateral: Investment in the Mexican Manufacturing Sector,Journal of Development Economics,” vol. 67 (febrero), págs. 127.

      Ghosh, Atish R., y StevenPhillips, 1998, “Inflation, Disinflation, and Growth”, IMF Working Paper 98/68 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Gilchrist, S., y C.P.Himmelberg, 1995, “Investment Fundamentals and Finance”, Working Paper 6652 (Cambridge, Massachusetts: National Bureau of Economic Research).

      Goncalves, C., y J.M.Salles, 2008, “Inflation Targeting in Emerging Economies: What Do the Data Say?Journal of Development Economics, vol. 85 (febrero), págs. 31218.

      Goretti, M., y D.Laxton, 2005, “Long-Term Inflation Expectations and Credibility”, Recuadro 4.2 del Capítulo 4 del World Economic Outlook, (Washington: Fondo Monetario Internacional, septiembre).

      Gouvea, S., A.Minella, R.Santos, N.Souza-Sobrinho, y T.Sugahara, “SAMBA: Stochastic Analytical Model with Bayesian Approach for the Brazilian Economy,inédito.

      Greene, J., y D.Villanueva, 1991, “Private Investment in Developing Countries: An Empirical Analysis,IMF Staff Papers, vol. 38 (marzo), págs. 33-58.

      Hartelius, K.J., K.Kashiwase, y L.E.Kodres, “Emerging Market Spread Compression: Is It Real or Is It Liquidity?IMF Working Paper 08/10 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Hayashi, F., 1982, “Tobin’s marginal q and Average q: A Neoclassical Interpretation,Econométrica, vol. 50, No. 1, págs. 21324.

      Hubbard, R.G., 1998, “Capital-Market Imperfections and Investment,Journal of Economic Literature, vol. 36, págs. 193225.

      Ivanic, M., y W.Martin, 2008, “Implications of Higher Global Food Prices for Poverty in Low-Income Countries”, Policy Research Working Paper No. 4594 (Washington: Banco Mundial).

      Jadresic, E., y J., 2005, “Is the FX Derivatives Market Effective and Efficient in Reducing Currency Risk?Documento de trabajo No. 325 (Santiago: Banco Central de Chile).

      Kamil, H., 2008, “A New Database on the Currency and Maturity Composition of Firms’ Balance Sheets in Latin America: 1992–2007”, (inédito; Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Kamil, H., M. F., Maiguashca, y D.Perez; “Hedgers or Speculators? Demand for Currency Derivatives by Firms in Colombia”, documento de trabajo del FMI de próxima publicación (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Love, I., y L.Zicchino, 2006, “Financial Development and Dynamic Investment Behavior: Evidence from Panel VAR”, The Quarterly Review of Economics and Finance, vol. 46 (mayo), págs. 190210.

      Magnusson, K., 2008, “The Impact of U.S. Economic Activity on Household Remittances to Latin America: A State-Level Analysis”, inédito (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      McDermottJ., y P.McMenamin, 2008, “Assessing Inflation Targeting in Latin America with a DSGE Model”, Working Paper No. 469 (Santiago: Banco Central de Chile).

      MedinaJ., A.Munro, y R.Soto, 2008, “What Drives the Current Account in Commodity Exporting Countries? The Cases of Chile and New Zealand,BIS Working Paper No. 247 (marzo) (Basel: Bank for International Settlements).

      Modigliani, F., y M.Miller, 1958, “The Cost of Capital, Corporate Finance and the Theory of Investment”, American Economic Review, vol. 48, págs. 26197.

      Österholm, P., y J.Zettelmeyer, 2008, “The Effect of External Conditions on Growth in Latin America”, de próxima publicación en IMF Staff Papers.

      Pesaran, M. Hashem, Y.Shin, y R.P.Smith, 1999, “Pooled Mean Group Estimation of Dynamic Heterogeneous Panels”, Journal of the American Statistical Association, vol. 94 (junio), págs. 62134.

      Rennhack, R., y M.Nozaki, 2006, “Financial Dollarization in Latin America”, en Financial Dollarization, editado porA.Armas, A.Ize, y E.Levy Yeyati (ed) (Fondo Monetario Internacional y Banco Central de la Reserva de Perú).

      Roache, S., 2006, “Domestic Investment and the Cost of Capital in the Caribbean”, IMF Working Paper 06/152 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Robles, M., J.Cuesta, S.Duryea, T.Enamorado, A.Gonzales, y V.Rodríguez,2008, “Rising Food Prices and Poverty in Latin America: Effects of the 2006–08 Price Surge” (inédito; Washington: Banco Interamericano de Desarrollo).

      Rojas-Suarez, L., 2007, “The Provision of Banking Services in Latin America: Obstacles and Recommendations”, Working Paper No. 124 (Washington: Centro para el Desarrollo Global).

      Romer, C., y D.Romer, 1999, “Monetary Policy and the Well-Being of the Poor”, Federal Reserve Bank of Kansas City Economic Review, vol. 84(1), págs. 2149.

      Sarel, M., 1995, “Nonlinear Effects of Inflation on Economic Growth”, IMF Working Paper 95/56 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Singh, A., y M.Cerisola, 2006, “Sustaining Latin America’s Resurgence: Some Historical Perspectives”, IMF Working Paper 06/252 (Washington: Fondo Monetario Internacional).

      Stiglitz, J., y A.Weiss, 1981, “Credit Rationing in Markets with Imperfect Information”, American Economic Review, vol. 71, No. 3, págs. 393410.

      Székely, M., 2005, “Pobreza y desigualdad en Mexico entre 1950 y 2004”, El Trimestre Economico, vol. 72(4), págs. 91331.

    Las estimaciones de la brecha del producto presentadas en el gráfico se obtienen de un modelo regional recientemente desarrollado por el personal técnico del FMI denominado Global Projection Model–Latin America (GPM–LA).

    Los datos de agosto de 2008 sobre la inflación del IPC correspondientes a varias capitales provinciales son en general muy superiores a la tasa oficial, aunque cabe señalar que los datos de las provincias no reflejan las variaciones de precios con respecto a la misma canasta de productos.

    Se utiliza el modelo de crecimiento de autorregresión vectorial bayesiana (véase la edición de noviembre de 2007 de Perspectivas económicas: Las Américas, capítulo 3), aplicado a los países de AL6 (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú), que juntos representan cerca de 80% del producto regional.

    Juntos, estos países representan tres cuartas partes del PIB de la región de América Latina y el Caribe (ALC).

    El modelo se estimó para un agregado de los cinco países que aplican metas de inflación y también para cada país por separado.

    Véase detalles en FMI (2008b), apéndice 3.1.

    La regla de política estimada mide cuánto ajustó cada banco central su tasa de interés de política monetaria en cada trimestre en función de las desviaciones de la inflación esperada respecto de la meta de inflación, y de la brecha del producto. La regla también incorpora la tasa de interés de política monetaria del trimestre anterior, a fin de medir la velocidad con que estos bancos centrales ajustaron dicha tasa.

    Para más detalles sobre el GPM, véase Carabenciov y otros (2008a y 2008b).

    La variable BLT es construida a partir del promedio de las respuestas a cuatro preguntas sobre el endurecimiento de las condiciones de préstamo que se presentan en el reporte de la Reserva Federal sobre la encuesta efectuada con los oficiales de crédito en los bancos.

    Este agregado LA5 (cinco países de América Latina que aplican regímenes de metas de inflación) representa 7,5% del producto mundial y 73% del producto de la región.

    Véanse análisis similares en Goretti y Laxton (2005).

    Sin embargo, se proyecta que el costo fiscal de los subsidios para combustibles promediará 1,8% del PIB en la región de ALC. Para más detalles, véase FMI (2008a).

    Nuestro indicador de bienestar es el consumo per cápita de los hogares.

    Véase el recuadro 2.5 del capítulo II, que contiene una descripción de las tendencias inflacionarias en el Caribe.

    En el caso de México, la base de datos es Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares (ENIGH) 2006, y en el de Nicaragua, Encuesta Nacional de Medición de Niveles de Vida (EMNV) 2005.

    Estas cifras representan el costo de compensar las pérdidas de consumo, haciendo abstracción de otros aspectos de la eficiencia. En el caso de las transferencias, los principales costos de eficiencia tienen que ver con los arreglos administrativos; en el de los subsidios, con los costos hundidos comunes, y en el de los recortes arancelarios, con la elasticidad de las importaciones. Por su parte, los recortes arancelarios también incrementan la eficiencia, ya que los aranceles distorsionan las corrientes de comercio internacional.

    Se compensan 40% de las pérdidas de consumo para que los costos entre un escenario y otro sean comparables.

    Las transferencias del programa Oportunidades suben automáticamente según la inflación de precios de una canasta básica de bienes, y aumentaron un monto adicional en mayo de 2008.

    El nivel de los subsidios de precios pretende reducir las tasas de inflación de estos productos en un 30%.

    De acuerdo con la documentación administrativa, la cobertura ronda el 70%.

    Esto corresponde a la cobertura de todos los hogares en los dos deciles inferiores, incluso los que no tienen hijos o cuyos hijos no están matriculados en la escuela primaria. Si se incluyen únicamente los hogares con hijos escolarizados, la cobertura es de casi 80%.

    Para más detalles, véase Deaton (1997).

    Tomamos 15 categorías de alimentos y les asignamos variaciones de precios según los índices nacionales de precios al consumidor.

    Véase por ejemplo Deaton y Zaidi (2003).

    Concentrar el análisis sólo en las empresas de capital abierto puede presentar el inconveniente que, como muchas empresas pequeñas típicamente no cotizan en el mercado accionario, la muestra puede no ser representativa de la economía en su conjunto. Sin embargo, enfocar el estudio en las empresas del mercado bursátil presenta la ventaja que la información financiera es más fiable y completa que las relativas a las empresas de capital cerrado.

    La base de datos se describe con mayor detalle en el apéndice 5.1.

    Otros dos hechos merecen ser destacados. Primero, la disminución de la proporción de deuda en moneda extranjera se observa tanto en los sectores transables como en los no transables. Segundo, la disminución de la dolarización de los pasivos de las empresas en el período más reciente es significativa aun después de eliminados los efectos mecánicos de valoración, derivados de la apreciación de las monedas locales frente al dolar de EE.UU. Kamil (2008) presenta un análisis detallado de estos hechos estilizados.

    Una disminución similar de la dolarización financiera se observa en los depósitos bancarios de los hogares en Argentina, Chile, México y Perú (véase Rennhack y Nozaki, 2006).

    Este cociente, sin embargo, puede subestimar la sensibilidad de las utilidades netas a una depreciación cambiaria, ya que no incluyen las importaciones a nivel de la firma, respecto de las cuales no se dispone de datos.

    Véase Domínguez y Tesar (2006) y las referencias citadas en ese estudio.

    De la misma manera, si una empresa tiene exposición positiva (negativa), ceteris paribus, una apreciación del tipo de cambio disminuiría (aumentaría) su valor de mercado.

    Al estimar el efecto contemporáneo de los tipos de cambio en los precios de las acciones de las empresas, se controla por otras variables que pueden afectar simultáneamente el valor de la empresa, como ser los rendimientos de los mercados accionarios mundiales y los precios internacionales de las materias primas. En el apéndice 5.1 se presenta la metodología en mayor detalle y se analizan las posibles limitaciones de este método.

    En análisis no reportado, se confirmó que este resultado no está determinado por cambios en el número o composición sectorial de las empresas que cotizaban en bolsa entre los dos períodos.

    Los cambios en la naturaleza de la exposición cambiaria entre firmas de distinto tamaño también podrían deberse —al menos en parte— a un crecimiento más fuerte de las exportaciones en la transición a regímenes cambiarios más flexibles, que determinó una mayor cobertura por exportaciones y acumulación de activos externos. El hecho que sean las empresas más pequeñas las que permanezcan con una importante exposición (negativa) parecería respaldar tal afirmación, en la medida que dichas empresas tienden a operar sólo en el mercado interno, mientras que las firmas exportadoras tienden a ser empresas grandes que operan a escala mundial.

    Esta magnitud es consistente con la reportada en Chue y Cook (2007) en un estudio similar de 15 países de mercados emergentes. En general, las elasticidades promedio de la exposición cambiaria correspondientes de las empresas de América Latina son de magnitud similar a las de Turquía, pero significativamente más altas (en valores absolutos) que las de los países de Asia oriental.

    Pueden consultarse más detalles sobre la construcción de los datos y la definición de las variables en Kamil (2008).

    En el período 1980–2007, el crecimiento del PIB real de la región alcanzó un promedio de 2,9%, comparado con 7,3% en las economías emergentes de Asia.

    Estudios previos sobre restricciones al financiamiento en países de la región se refieren al período anterior a 2002 (recuadro 6.1).

    El análisis se basa en el estudio de Chai y Haksar (2008).

    Los efectos de la deuda externa y del ahorro nacional resultan difíciles de identificar, aunque tienen los signos esperados. Sus efectos pueden captarse a través de la variación del producto real. Hay cierta evidencia que indica que la inversión pública parece haber desplazado la inversión privada en América Latina y el Caribe, aunque aún es preciso analizar mejor la importancia de la calidad de la infraestructura para la inversión privada.

    Véase, por ejemplo, Greene y Villanueva (1991).

    El nexo entre inversión, crecimiento y productividad en la región se analiza en Singh y Cerisola (2006) y en FMI (2007).

    Un análisis de los datos a nivel de las empresas permite comprobar la forma en que las restricciones varían según el tamaño de la empresa, y evitar los conocidos problemas de sesgo de agregación que plantean los datos sobre inversión agregada (véase Bond y Lombardi, 2004).

    Para extraer la distribución de frecuencia de los costos de financiamiento con respecto a todas las empresas de la muestra se utilizaron estimaciones de densidad por núcleos (kernel). El eje horizontal del gráfico muestra el valor porcentual de los costos de financiamiento. El eje vertical muestra el porcentaje de empresas que enfrentan el nivel correspondiente de costos de financiamiento. Un sesgo de la distribución A hacia la derecha en comparación con la distribución B significa que más empresas de la distribución A enfrentan niveles superiores de costos de financiamiento que las de B.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication