Back Matter

Back Matter

Author(s):
Agnes Belaisch, Charles Collyns, Paula De Masi, Guy Meredith, Anoop Singh, Reva Krieger, and Robert Rennhack
Published Date:
May 2005
    Share
    • ShareShare
    Show Summary Details

    Últimos números publicados de la Serie de Estudios Occasional Papers del Fondo Monetario Internacional

    239. GEM: A New International Macroeconomic Model, Tamim Bayoumi, con colaboración de Douglas Laxton, Hamid Faruqee, Benjamin Hunt, Philippe Karam, Jaewoo Lee, Alessandro Rebucci e Ivan Tchakarov. 2004.

    238. Estabilización y reforma en América Latina: Perspectiva macroeconómica desde principios de los años noventa, Anoop Singh, Agnès Belaisch, Charles Collyns, Paula De Masi, Reva Krieger, Guy Meredith y Robert Rennhack. 2005.

    237. Sovereign Debt Structure for Crisis Prevention, Eduardo Borensztein, Marcos Chamon, Olivier Jeanne, Paolo Mauro y Jeromin Zettelmeyer. 2004.

    236. Lessons from the Crisis in Argentina, Christina Daseking, Atish R. Ghosh, Alun Thomas y Timothy Lane. 2004.

    235. A New Look at Exchange Rate Volatility and Trade Flows, Peter B. Clark, Natalia Tamirisa y Shang-Jin Wei, con colaboración de Azim Sadikov y Li Zeng. 2004.

    234. Adopting the Euro in Central Europe: Challenges of the Next Step in European Integration, Susan M. Schadler, Paulo F. Drummond, Louis Kuijs, Zuzana Murgasova y Rachel N. van Elkan. 2004.

    233. Germany’s Three-Pillar Banking System: Cross-Country Perspectives in Europe, Allan Brunner, Jörg Decressin, Daniel Hardy y Beata Kudela. 2004.

    232. China’s Growth and Integration into the World Economy: Prospects and Challenges, Eswar Prasad, compilador. 2004.

    231. Chile: Policies and Institutions Underpinning Stability and Growth, Eliot Kalter, Steven Phillips, Marco A. Espinosa-Vega, Rodolfo Luzio, Mauricio Villafuerte y Manmohan Singh. 2004.

    230. Financial Stability in Dollarized Countries, Anne-Marie Gulde, David Hoelscher, Alain Ize, David Marston y Gianni De Nicoló. 2004.

    229. Evolution and Performance of Exchange Rate Regimes, Kenneth S. Rogoff, Aasim M. Husain, Ashoka Mody, Robin Brooks y Nienke Oomes. 2004.

    228. Capital Markets and Financial Intermediation in The Baltics, Alfred Schipke, Christian Beddies, Susan M. George y Niamh Sheridan. 2004.

    227. U.S. Fiscal Policies and Priorities for Long-Run Sustainability, Martin Mühleisen y Christopher Towe, compiladores. 2004.

    226. Hong Kong SAR: Meeting the Challenges of Integration with the Mainland, Eswar Prasad (compilador), y contribuciones de Jorge Chan-Lau, Dora Iakova, William Lee, Hong Liang, Ida Liu, Papa N’Diaye y Tao Wang. 2004.

    225. Rules-Based Fiscal Policy in France, Germany, Italy, and Spain, Teresa Dában, Enrica Detragiache, Gabriel di Bella, Gian Maria Milesi-Ferretti y Steven Symansky. 2003.

    224. Managing Systemic Banking Crises, preparado por un equipo de funcionarios dirigido por David S. Hoelscher y Marc Quintyn. 2003.

    223. Monetary Union Among Member Countries of the Gulf Cooperation Council, preparado por un equipo de funcionarios dirigido por Ugo Fasano. 2003.

    222. Informal Funds Transfer Systems: An Analysis of the Informal Hawala System, Mohammed El Qorchi, Samuel Munzele Maimbo y John F. Wilson. 2003.

    221. Deflation: Determinants, Risks, and Policy Options, Manmohan S. Kumar. 2003.

    220. Effects of Financial Globalization on Developing Countries: Some Empirical Evidence, Eswar S. Prasad, Kenneth Rogoff, Shang-Jin Wei y M. Ayhan Kose. 2003.

    219. Economic Policy in a Highly Dollarized Economy: The Case of Cambodia, Mario de Zamaroczy y Sopanha Sa. 2003.

    218. Fiscal Vulnerability and Financial Crises in Emerging Market Economies, Richard Hemming, Michael Kell y Axel Schimmelpfennig. 2003.

    217. Crisis financieras: Experiencia reciente y lecciones para América Latina, Charles Collyns y G. Russell Kincaid, compiladores. 2003.

    216. Is the PRGF Living Up to Expectations?—An Assessment of Program Design, Sanjeev Gupta, Mark Plant, Benedict Clements, Thomas Dorsey, Emanuele Baldacci, Gabriela Inchauste, Shamsuddin Tareq y Nita Thacker. 2002.

    215. Improving Large Taxpayers’ Compliance: A Review of Country Experience, Katherine Baer. 2002.

    214. Advanced Country Experiences with Capital Account Liberalization, Age Bakker y Bryan Chapple. 2002.

    213. The Baltic Countries: Medium-Term Fiscal Issues Related to EU and NATO Accession, Johannes Mueller Christian Beddies, Robert Burgess, Vitali Kramarenko y Joannes Mongardini. 2002.

    212. Financial Soundness Indicators: Analytical Aspects and Country Practices, V. Sundararajan, Charles Enoch, Armida San José, Paul Hilbers, Russell Krueger, Marina Moretti y Graham Slack. 2002.

    211. Capital Account Liberalization and Financial Sector Stability, preparado por un equipo de funcionarios dirigido por Shogo Ishii y Karl Habermeier. 2002.

    210. IMF-Supported Programs in Capital Account Crises, Atish Ghosh, Timothy Lane, Marianne Schulze-Ghattas, Aleš Bulíř, Javier Hamann y Alex Mourmouras. 2002.

    209. Methodology for Current Account and Exchange Rate Assessments, Peter Isard, Hamid Faruqee, G. Russell Kincaid y Martin Fetherston. 2001.

    208. Yemen in the 1990s: From Unification to Economic Reform, Klaus Enders, Sherwyn Williams, Nada Choueiri, Yuri Sobolev y Jan Walliser. 2001.

    207. Malaysia: From Crisis to Recovery, Kanitta Meesook, Il Houng Lee, Olin Liu, Yougesh Khatri, Natalia Tamirisa, Michael Moore y Mark H. Krysl. 2001.

    206. The Dominican Republic: Stabilization, Structural Reform, and Economic Growth, Alessandro Giustiniani, Werner C. Keller y Randa E. Sab. 2001.

    205. Stabilization and Savings Funds for Nonrenewable Resources, Jeffrey Davis, Rolando Ossowski, James Daniel y Steven Barnett. 2001.

    204. Monetary Union in West Africa (ECOWAS): Is It Desirable and How Could It Be Achieved?, Paul Masson y Catherine Pattillo. 2001.

    203. Modern Banking and OTC Derivatives Markets: The Transformation of Global Finance and Its Implications for Systemic Risk, Garry J. Schinasi, R. Sean Craig, Burkhard Drees y Charles Kramer. 2000.

    202. Adopting Inflation Targeting: Practical Issues for Emerging Market Countries, Andrea Schaechter, Mark R. Stone y Mark Zelmer. 2000.

    201. Developments and Challenges in the Caribbean Region, Samuel Itam, Simon Cueva, Erik Lundback, Janet Stotsky y Stephen Tokarick. 2000.

    200. Pension Reform in the Baltics: Issues and Prospects, Jerald Schiff, Niko Hobdari, Axel Schimmel-pfennig y Roman Zytek. 2000.

    199. Ghana: Economic Development in a Democratic Environment, Sérgio Pereira Leite, Anthony Pellechio, Luisa Zanforlin, Girma Begashaw, Stefania Fabrizio y Joachim Harnack. 2000.

    198. Setting Up Treasuries in the Baltics, Russia, and Other Countries of the Former Soviet Union: An Assessment of IMF Technical Assistance, Barry H. Potter y Jack Diamond. 2000.

    197. Deposit Insurance: Actual and Good Practices, Gillian G.H. García. 2000.

    196. Trade and Trade Policies in Eastern and Southern Africa, preparado por un equipo de funcionarios dirigido por Arvind Subramanian, con colaboración de Enrique Gelbard, Richard Harmsen, Katrin Elborgh-Woytek y Piroska Nagy. 2000.

    195. The Eastern Caribbean Currency Union—Institutions, Performance, and Policy Issues, Frits van Beek, José Roberto Rosales, Mayra Zermeño, Ruby Randall y Jorge Shepherd. 2000.

    194. Fiscal and Macroeconomic Impact of Privatization, Jeffrey Davis, Rolando Ossowski, Thomas Richardson y Steven Barnett. 2000.

    193. Exchange Rate Regimes in an Increasingly Integrated World Economy, Michael Mussa, Paul Masson, Alexander Swoboda, Esteban Jadresic, Paolo Mauro y Andy Berg. 2000.

    Nota: Para obtener información sobre los títulos y disponibilidad de los estudios de la serie Occasional Papers que no figuran en la lista, sírvase consultar el catálogo de publicaciones (Publications Catalog) del FMI, o dirigirse al Servicio de Publicaciones del FMI.

    Las políticas de reforma abarcaron la disciplina fiscal, el reordenamiento del gasto público para orientarlo hacia los servicios básicos de educación y atención de la salud, la reforma tributaria, la fijación de tasas de interés a través de mecanismos de mercado, un tipo de cambio competitivo, la liberalización del comercio, la apertura a la inversión extranjera directa, la privatización, la desregulación, y el afianzamiento de los derechos de propiedad. Véase Williamson (1990).

    Cada vez hay más análisis publicados, dentro y fuera del FMI, sobre el impacto económico de los programas de la institución. Como ejemplos destacados, de especial importancia para América Latina, cabe mencionar: Hutchison y Noy (2004); FMI, Oficina de Evaluación Independiente (2002, 2003, 2004); FMI (2003), y Mussa (2002).

    Como las anclas monetarias no habían servido para controlar la inflación, se pensó que el tipo de cambio sería un ancla más eficaz, ya que daría a la política económica una credibilidad de la cual carecía el banco central bajo un régimen discrecional. Estos aspectos se analizan con más detalle en la sección IV.

    Según nuevos datos, los efectos de las depreciaciones cambia-rias en la inflación son cada vez más leves en América Latina. Véanse, por ejemplo, Carstens y Werner (1999), Mihaljek y Klau (2001) y Belaisch (2003).

    Para una discusión de los factores que contribuyeron al retroceso del crecimiento durante la década de 1980, véase Loayza, Fajnzylber y Calderón (2003).

    De acuerdo con un informe reciente del Ministerio de Hacienda de Brasil, la diferencia entre el ingreso per cápita de Brasil y el de Estados Unidos y Canadá es actualmente igual a la que existía en 1960. Véase Brasil, Ministerio de Hacienda (2003).

    La proporción de trabajadores fuera del sector formal es aún mayor en Brasil, donde el empleo informal ha aumentado de manera sostenida durante la última década, con repercusiones negativas para la productividad y los salarios reales. Véase Brasil, Ministerio de Hacienda (2003).

    Kochhar, Lane y Savastano (2003) examinan las crisis de Ecuador (1999), México (1995), Brasil (1999), Indonesia (1998), Tailandia (1998), Malasia (1998), la República de Corea (1998), Rusia (1998) y Filipinas (1998). Casi todas se caracterizaron por una fuerte caída del producto el primer año tras un colapso de la demanda interna.

    Las estadísticas sobre la pobreza varían considerablemente, según la metodología utilizada como base. Véase el análisis de Székely, Lustig, Cumpa y Mejía-Guerra (2000). En esta sección, los datos sobre la pobreza están basados en la compilación realizada por CEPAL (2002). Para una discusión de las tendencias de la pobreza, véase CEPAL (2002). Morley (2001) y CEPAL (1997) ofrecen distintas explicaciones sobre la persistencia de la pobreza en la región.

    Los datos del Banco Mundial, que define como pobre a todo aquel que vive con menos de US$1 por día, muestran tendencias de pobreza parecidas. Según esta definición alternativa, la tasa de pobreza en América Latina se redujo paulatinamente del 11,3% de la población en 1990 al 9,5% en 2001, el último año sobre el que se dispone de datos. En términos absolutos, durante igual período, el número de personas que vivía en la pobreza creció alrededor de 500.000, hasta llegar a 49,8 millones. Para una discusión de la metodología y los datos del Banco Mundial, véase Banco Mundial (2003c y 2001).

    Las tasas de pobreza aumentaron drásticamente en Argentina y Uruguay en 2001–02 después de las crisis financieras. CEPAL (2003) estima que en Argentina la pobreza se duplicó al 45% en 2002, respecto de 1999. De la misma manera, se considera que en Uruguay la pobreza aumentó al 15%, de alrededor del 9% en 1999. En Colombia los efectos del aumento del gasto social quedaron neutralizados por los desplazamientos que provocó el incesante conflicto armado interno.

    Deininger y Squire (1996); véase también Morley (2001). La evidencia empírica sugiere que el factor preponderante que explica las diferencias de desigualdad es el nivel de educación. Véase Menezes-Filho (2001).

    Véanse Banco Mundial (2003b), Deininger y Squire (1996) y Morley (2001). El coeficiente Gini (que va de 0 a 1) mide la desigualdad; cuanto más alto es el coeficiente, mayor es el nivel de desigualdad.

    Székely (2001) estima las tendencias de desigualdad del ingreso basándose en estimaciones de regresión para cada país, donde la variable dependiente es el coeficiente de Gini y la variable independiente es una tendencia temporal.

    Véase un análisis detallado en Banco Mundial (2003b).

    No hay pruebas inequívocas en cuanto al efecto de la desigualdad sobre el crecimiento. Según los estudios realizados por Benabou (1996) y Perotti (1996), el aumento de la desigualdad tiende a frenar el crecimiento futuro, pero Forbes (2003) llega al resultado opuesto utilizando diferentes indicadores de la desigualdad con datos de panel.

    En el análisis de comienzos de la década efectuado por Calvo, Leiderman y Reinhart (1992) se pronosticaron muchas de las dificultades subsecuentes derivadas de los shocks externos y de los flujos de capital a la región.

    En Stallings y Peres (2000) se presentan datos que muestran que el crecimiento económico de la región está más estrechamente vinculado a los flujos de capital que a los flujos de comercio exterior. En Fernández-Arias y Panizza (2001) se concluye que un aumento de los flujos de capital neto privado equivalente a 1 punto porcentual del PIB genera un crecimiento de casi medio punto porcentual.

    Argentina sufrió el contagio inmediato de México y defendió con éxito su régimen cambiario fijo contra las presiones en abril de 1995.

    No obstante, en Chile el crecimiento de la productividad total de los factores registró una desaceleración marcada en este período. Aunque no se ha logrado un consenso sobre las causas que ocasionaron la desaceleración, aparentemente fue originada en parte por los efectos menguantes de las medidas de reforma estructural, por ejemplo en la educación (Beyer y Vergara, 2002).

    Sin embargo, no todos los programas quedaron enmarcados dentro de un contexto de crisis. Debe señalarse que varios acuerdos con el FMI fueron de carácter precautorio, ya que estos países no tenían previsto emplear los recursos del FMI. Los programas del servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza (SCLP) brindaban asistencia a los planes diseñados para reducir la pobreza y fomentar el crecimiento, y no fueron necesariamente respuestas a las crisis financieras.

    El problema básico fue la ausencia de austeridad fiscal cuando el entorno económico presentaba condiciones favorables, lo cual contribuyó a su vez a la acumulación de deuda. Una vez deterioradas las condiciones económicas y cerrado el acceso al mercado, las únicas opciones eran la austeridad fiscal o el regreso a la dependencia del financiamiento inflacionario de los déficit fiscales ocurrido en los años ochenta.

    Algunos estudios han analizado la relación entre las reformas estructurales y la estabilización macroeconómica. Por ejemplo, Ocampo (2004) señala que los países con las reformas estructurales más vigorosas también adoptaron firmes políticas de estabilización que afianzaron los resultados iniciales; tal fue el caso de Chile y Perú a principios de los años noventa, época en la cual Argentina también estaba considerada como una reformista decidida. Sin embargo, con el correr del tiempo, la rigidez de los marcos de estabilización tendió a neutralizar los efectos de las reformas. Según Lora y Panizza (2002), el alcance de las reformas por lo general varió más según el campo de la política económica que según el país.

    De acuerdo con las estimaciones de Lora y Barrera (1997), las reformas estructurales habían incrementado el crecimiento en 1,9 puntos porcentuales, o un total de 2,2 puntos porcentuales si se incluyen los planes de estabilización macroeconómica. Otros estudios contemporáneos, según los cuales las reformas tuvieron un impacto positivo y sustancial sobre el crecimiento, son Fernández-Arias y Montiel (1997); Easterly, Loayza y Montiel (1997), y BID (1997).

    Lora y Panizza (2002), Stallings y Peres (2000) y Escaith y Morley (2000) concluyen que las reformas tuvieron un efecto más pequeño y menos marcado sobre el crecimiento de lo que previamente se había pensado.

    Foxley (2003) analiza la importancia de la reforma laboral como parte de los primeros cambios que instituyó Chile, y señala los beneficios del diálogo tripartito permanente entre el gobierno, el sector privado y las organizaciones sindicales.

    FMI (2003); Rodrik, Subramanian y Trebbi (2002); Kaufmann y Kraay (2002); Hall y Jones (1999), y Rodrik (1999) son algunos de los estudios recientes que demuestran la importancia de la solidez de la gestión de gobierno y de las instituciones para fomentar un crecimiento sostenido. Según sus conclusiones, las instituciones son importantes porque contribuyen a determinar los costos de transacción y facilitar la actividad del mercado, a respaldar la reforma estructural y a ofrecer los incentivos para actividades productivas, tales como la adquisición de conocimientos o la creación de bienes, en lugar de actividades redistributivas como la captación de rentas, la corrupción o el robo.

    El grado de privatización varió considerablemente según el país; los programas más ambiciosos fueron los que pusieron en marcha Bolivia, Brasil y Argentina. Más de la mitad de las privatizaciones de toda la región (medidas según su valor) tuvieron lugar en el sector de la infraestructura, y otro 10%, en el sector bancario.

    Por supuesto, los problemas de la deuda en la región son de larga data, y se remontan a la cesación de pagos de Perú en 1826; véase Kaminsky, Reinhart y Végh (2003).

    Veáse Montiel y Reinhart (2001), donde se plantea un análisis general de diferentes posturas sobre la influencia de los factores de “atracción” y “rechazo” en la volatilidad de los flujos de capital. En relación con la experiencia ampliamente analizada de Argentina durante los años noventa, Mussa (2002) y Perry y Servén (2003) hacen hincapié en los errores de política interna, en tanto Calvo, Izquierdo y Talvi (2002) atribuyen mayor responsabilidad a las influencias externas.

    En contraposición a la visión dominante en el momento, que sostenía que los planes de estabilización con base en el tipo de cambio contribuían a disciplinar las políticas fiscales, Tornell y Velasco (1995, 1998) y, más recientemente, Sun (2003) presentan modelos teóricos para fundamentar por qué los tipos de cambio fijos no tendrían este efecto. En el plano empírico, Hamann (2001) no constata que la disciplina fiscal haya mejorado gracias a los planes de estabilización basados en el tipo de cambio.

    Como se analiza en el trabajo del FMI (2003), la deuda externa pública no era notablemente elevada en relación con el PIB en América Latina, pues los coeficientes de endeudamiento en los países de la región eran similares a los de economías emergentes de Asia en los años ochenta y noventa. No obstante, había una importante diferencia en la relación entre la deuda externa pública y las exportaciones, por ser esta mucho mayor en América Latina que en Asia. Las repercusiones de este desequilibrio se analizan en mayor detalle en la sección VII.

    El coeficiente promedio de deuda pública en América Latina creció 13 puntos porcentuales en el período comprendido entre 1993 y 2002. Al reproducir la descomposición utilizada en FMI (2003) se comprueba que los resultados primarios acumulados en este período provocaron una disminución de este coeficiente en 10 puntos porcentuales, en tanto el crecimiento real contribuyó a reducir otros 9 puntos porcentuales. Por el contrario, “otros factores” —entre los que se incluyen costos por intereses y pasivos contingentes y extracontables, y en muchos casos, los costos fiscales de la reestructuración del sistema bancario— contribuyeron a elevar el coeficiente en 32 puntos porcentuales.

    Véase un análisis del caso argentino en Mussa (2002). Reinhart, Rogoff y Savastano (2003) demuestran que los países latinoamericanos con características en común son vulnerables a las crisis en niveles de endeudamiento que se consideran moderados según los parámetros internacionales.

    Véase una descripción general de este sesgo procíclico en FMI (2003) y Perry (2002). Véase también Argentina en López Murphy (1994); América Latina en Gavin et al, (1996) y Gavin y Perotti (1997); Talvi y Végh (2000), y Hausmann (2002a). Calderón y Schmidt-Hebbel (2003) comprueban que el comportamiento procí-clico era propio de países con baja credibilidad y primas de riesgo consiguientemente altas.

    Véase FMI (2003).

    Se ha analizado ampliamente la dificultad que enfrentan los mercados emergentes que buscan financiamiento en el exterior en su propia moneda (“el pecado original”). Véanse los análisis recientes en Hausmann (2002a) y Eichengreen, Hausmann, y Panizza (2002). Sin embargo, Ortíz (2002) observa que Chile y, más recientemente, México son ejemplos de países que han logrado sobreponerse al pecado original mediante la promoción de sus mercados financieros locales.

    La opinión de que los tipos de cambio reales de equilibrio se apreciarían más como resultado de las reformas estructurales contribuyó a este reconocimiento tardío. Sin embargo, en el caso de Argentina, Calderón y Schmidt-Hebbel (2003) estiman que aún grandes aumentos de la productividad tendrían un efecto inferior al 1% en el tipo de cambio real a lo largo de tres años.

    Por supuesto, parte de la depreciación que finalmente registró la moneda argentina posiblemente haya sido reflejo de una corrección excesiva del tipo de cambio real. A partir de una estimación del tipo de cambio real de equilibrio basada en un modelo, Perry y Servén (2003) calculan que el peso argentino tenía una sobrevalora-ción de 53% en 2001, lo que supone una relación deuda/PIB ajustada de 95%, a diferencia del 62% que indicaban las mediciones.

    Carstens, Hardy y Pazarbașioǧlu (2004) observan que estas falencias en la supervisión generalmente no obedecían a la falta de capacidad técnica o la ignorancia de la verdadera situación, sino más bien a interferencias políticas en la supervisión del sistema financiero. Hacen hincapié en la necesidad de aislar la supervisión de las influencias políticas y garantizar que estas instituciones estén dotadas de recursos adecuados y potestades legales para un funcionamiento eficaz.

    Véase Hemming y Ter-Minassian (2003). En algunos países, como Brasil, el costo final puede disminuir a medida que se liquidan las garantías.

    Algunos autores consideran que el aumento del crédito de los bancos al gobierno fue involuntario, como se describe, por ejemplo, en de la Torre, Levy Yeyati, y Schmukler (2003): “en abril de 2001, el gobierno recurrió a la persuasión moral para colocar bonos por alrededor de US$2.000 millones entre bancos de Argentina, y a cambio les permitió que utilizaran esos bonos para computar hasta el 18% de los requisitos de liquidez”.

    De hecho, esto era habitual en las normas prudenciales de todos los países que suscribieron el Acuerdo de Basilea I sobre suficiencia de capital.

    Ter-Minassian y Schwartz (1997) analizan el papel que desempeñó la debilidad fiscal estructural en los esfuerzos fallidos de estabilización de la región.

    En varios países, además de la falta de capacidad institucional en los gobiernos locales, esto puede deberse a que estos gobiernos tienen pocos incentivos para recaudar ingresos públicos por tener a su disposición las transferencias federales.

    En México, por ejemplo, se estima que el gasto tributario asciende a aproximadamente 5% del PIB, en comparación con un total de ingresos tributarios que asciende a 12% del PIB.

    El gasto afectado a un fin específico incluye, por definición, determinados montos mínimos de partidas de gasto y transferencias a gobiernos subnacionales por mandato constitucional.

    Desde 1999, por ejemplo, la Constitución del Brasil exige que el gasto en salud se incremente al menos 5% por año.

    Otro factor que ha contribuido a los altos y crecientes costos salariales fueron los generosos planes de jubilación del sector público, que comprendían a los empleados de empresas públicas, docentes y miembros de las fuerzas armadas.

    Véanse Lloyd-Sherlock (2000) y Chu, Davoodi y Gupta (2000). Un estudio del Banco Mundial (1994) indica que los programas de seguro social en América Latina rara vez cubren más de la mitad de la fuerza laboral, frente a un 94% en los países miembros de la OCDE.

    En Colombia, en cambio, aunque el gasto público se ha descentralizado, el gobierno central retiene considerable control (por ejemplo, en la fijación de salarios y en la afectación de las transferencias intergubernamentales a funciones específicas). México es otro ejemplo de descentralización limitada, donde el gobierno central mantiene el control sobre la mayor parte del gasto.

    Véase FMI (2003).

    PIDIREGAS significa Proyectos de Infraestructura Productiva de Largo Plazo.

    Mackenzie (1995) estudia los problemas de los sistemas públicos de jubilación en América Latina.

    Chile fue el primer país en América Latina en reformar radicalmente su sistema de jubilación, mediante la introducción en 1981 de un régimen privado de contribuciones definidas. Por ejemplo, véanse Diamond (1994) y Edwards (1996). En los años noventa, la reforma de Chile sentó las bases para las reformas que adoptaron otros países de América Latina. Por ejemplo, en Bolivia y México, el sistema público se reemplazó por uno privatizado, mientras que Argentina, Uruguay, Colombia y Perú agregaron un nuevo sistema privado y modificaron el sistema público. Brasil, por otra parte, ofreció prestaciones complementarias. Véase una comparación detallada en Kay y Kritzer (2001) y Mitchell y Barreto (1997).

    Por ejemplo, en Chile, Colombia y Perú, los trabajadores activos en el momento de la reforma recibieron “bonos de reconocimiento” con vencimiento en la fecha de jubilación. Por el contrario, Argentina y Bolivia simplemente pagan prestaciones complementarias. Véase Schmidt-Hebbel (1999).

    Entre las referencias bibliográficas consultadas se incluyen Alesina y Perotti (1996) y Annett (2002).

    Como se analiza en Kopits (2001), sin embargo, las reglas fiscales no son una panacea. Los gobiernos con buenos antecedentes fiscales pueden considerar que las reglas explícitas son excesivamente restrictivas; por el contrario, en los casos en que no existe el compromiso político intrínseco de realizar una gestión prudente, las reglas pueden no constituir una verdadera restricción en la implementación efectiva de las políticas.

    Los ingresos netos se definieron como el total de ingresos corrientes, menos las transferencias del gobierno federal exigidas por mandato constitucional y las contribuciones a la seguridad social de los empleados públicos.

    Véase en Pazos (1972) una reseña de los antecedentes de más larga trayectoria de inestabilidad monetaria en la región.

    Según la definición de hiperinflación dada por Cagan (1956) “como la que empieza en el mes en que el aumento del nivel de precios excede de 50% y termina el mes anterior a aquel en que la tasa mensual de aumento cae por debajo de esa cifra”.

    La referencia clásica a la dominancia fiscal de largo plazo corresponde a la obra de Sargent y Wallace (1981).

    La regresión en el período previo a la estabilización genera un coeficiente de pendiente de 23,5, siendo el valor de t igual a 3,01, mientras que el coeficiente posterior a la estabilización es 0,014, con un valor de t igual a 0,004. Si se excluye el caso extremo de Bolivia durante el período previo a la estabilización, en el que registró un déficit fiscal particularmente voluminoso de alrededor del 20% del PIB, el coeficiente de pendiente es 35,2, con un valor de t de 2,40.

    Respecto de los países con metas de tipo de cambio estrictamente fijas, las clasificaciones y fechas que se muestran en el cuadro 4.1 corresponden en general a la implementación oficial de un régimen explícito. La clasificación de los países con un sistema informal de objetivos de inflación se basa en el trabajo de Corbo (2000). Se definió a los países que tienen regímenes con objetivos de tipo de cambio “de flexibilidad limitada” como aquéllos en los cuales la volatilidad de los movimientos del tipo de cambio nominal fue significativamente mayor que en aquellos con metas de tipo de cambio estrictamente fijas (cuadro 4.2).

    En un plano más estrictamente limitado a los regímenes cam-biarios, en contraposición al marco general de la política monetaria, la bibliografía sobre las clasificaciones de facto comprende los trabajos de Ghosh et al. (1997), Calvo y Reinhart (2000), Reinhart y Rogoff (2002), Levy Yeyati y Sturzenegger (2002a) y Bubula y Ötker-Robe (2002). A los fines de este estudio, una de las desventajas de estas clasificaciones es que consideran solo los regímenes cambiarios, y no el marco monetario global. Frenkel (2003) señala asimismo que las conclusiones de estos estudios son a menudo contradictorias y dependen de los criterios escogidos.

    Se excluye a Bolivia de esta clasificación porque la estabilización se logró inicialmente en 1985–86 sin un ancla cam-biaria explícita. El sistema de paridad móvil fue instaurado a fines de 1986 luego de que la inflación disminuyera en forma pronunciada.

    La opción por un régimen cambiario dentro de los planes de estabilización se trata en Edwards (1998) y Gould (1996). Resulta interesante observar que en estos estudios generalmente se argumenta que existe una vinculación entre un historial de alta inflación y la opción por un modelo de estabilización basado en la política monetaria en lugar del tipo de cambio, tesis que no parece concordar con lo ocurrido en América Latina a fines de los años ochenta y principios de los noventa.

    En términos de medidas fiscales, Brasil es una excepción, ya que su superávit primario alcanzó el 5,1% del PIB en 1994. Tanto Jácome (2001) como Gutiérrez (2003) refieren datos que indican que en América Latina una mayor independencia del banco central trae consigo un mejor desempeño en materia de inflación.

    Desde luego, los acontecimientos posteriores ponen de relieve el hecho de que con mecanismos institucionales de este carácter no se logra una protección total contra el fracaso de los regímenes monetarios.

    En el caso de Perú, el comienzo de las iniciativas encaminadas a la estabilización podría asimismo remontarse a mediados de la década de 1990, con la elección de Alberto Fujimori; los objetivos específicos de inflación no se fijaron sino hasta el inicio de 1993.

    Véase un análisis de este tema en Mishkin y Savastano (2000). Corbo (2000) hace un análisis econométrico de la respuesta de las políticas de estos países a diversos factores, que respalda el argumento de que se comportaron como países que aplican un régimen de metas de inflación.

    Al mismo tiempo, puede resultar sorprendente que los planes gozaran de credibilidad suficiente como para hacer descender la inflación rápidamente, en vista de los numerosos e infructuosos antecedentes de planes de estabilización basados en el tipo de cambio registrados en la región. Véase en Edwards (2000) un análisis de lo sucedido en la década de 1970 y en Pazos (1972) un tratamiento del tema desde una perspectiva histórica más extensa. Posiblemente la diferencia radica en el hecho de que estos planes se establecieron en el contexto de iniciativas más integrales encaminadas a corregir deficiencias en las políticas fiscal y monetaria.

    Como se señala más adelante, México pasó por un proceso similar de lenta desinflación luego de adoptar un objetivo informal de inflación después de la crisis de 1994–95; Brasil, en cambio, hizo su transición a un sistema formal de metas de inflación en 1999 sin pasar por un período prolongado de niveles de inflación de dos dígitos.

    Véanse, por ejemplo, Almeida y Goodhart (1998) y Bernanke et al. (1999). Lo ocurrido en 1999 en Brasil es, en cierta medida, un caso singular, dado que el nivel inicial de inflación fue muy bajo (1,7% durante 1998). El desafío para el programa de metas de inflación era, entonces, el de contener la inflación ante una sustancial depreciación del tipo de cambio, no el de generar un proceso desinflacionario.

    Si la fecha de inicio de la estabilización monetaria de Perú se fija en cambio en agosto de 1990, momento del lanzamiento del programa conocido como “Fujishock”, el tipo de cambio efectivo real se habría depreciado en alrededor del 20% durante el período indicado en el gráfico 4.4.

    El tipo de cambio efectivo real, medido sobre la base del índice de precios al consumidor (IPC), de México y Uruguay se ubicaba, respectivamente, en alrededor del 20% y el 25% por debajo del promedio de los 10 años previos a la estabilización, mientras que el tipo de cambio de Argentina superaba el nivel comparable en un 30%.

    Aunque sería deseable observar además la evolución de las tasas reales de interés, es difícil, en la práctica, construir estimaciones fiables de las expectativas de inflación dado el alto grado de volatilidad financiera registrado durante la transición a la estabilización.

    Las referencias al ciclo que típicamente se asocia con la estabilización basada en el tipo de cambio comprenden los trabajos de Végh (1992), Calvo y Végh (1999) y Kiguel y Liviatan (1992).

    Cabe señalar que la inversión empresarial generalmente no actuó como un factor de impulso, lo cual quizá refleja deficiencias subyacentes de los planes de reforma que no lograron inspirar confianza a más largo plazo.

    Naturalmente, es más fácil hacer una evaluación como esta en forma retrospectiva. Como se señaló en la sección II, en ese momento se pensaba que el mayor potencial que generarían las reformas permitiría a los países afrontar más fácilmente el servicio de su deuda en el largo plazo. Asimismo, se esperaba que con la liberalización del comercio las exportaciones crecerían a un ritmo más veloz que el que en realidad registraron, como se analiza en la sección VII.

    Diseñar una estrategia viable de salida habría planteado otra serie de retos. Las cuestiones relativas a este tema se abordan en el estudio de Eichengreen y Masson (1998), quienes observan que es más fácil abandonar un tipo de cambio fijo cuando las condiciones financieras son estables. De todas maneras, también es este el contexto en el cual la motivación para abandonar el ancla cambiaria resulta menos imperiosa.

    Martínez y Werner (2002) presentan datos de México a nivel de las empresas que indican que su exposición en moneda extranjera se incrementó durante el período del programa cambiario de estabilización.

    En el estudio de Agosín y Ffrench-Davis (2001) se analiza la experiencia de Chile. Los controles se instauraron en 1991, exigiéndose un encaje del 20%. Ese coeficiente fue elevado a 30% un año más tarde, reducido al 10% durante la crisis asiática y, por último, eliminado en 1998. Ocampo y Tovar (2003) estudiaron el caso de Colombia. Desde 1993 hasta 2000 rigieron controles en forma de depósitos obligatorios, cuyos coeficientes variaron en el trascurso del tiempo de 10% a casi 100% y dependían además de la permanencia de los fondos en el país.

    Le Fort y Budnevich (1996) y Le Fort y Lehmann (2003) sostienen que se proporcionó un mayor margen de independencia para la aplicación de políticas, mientras que De Gregorio, Edwards y Valdes (2000) encuentran pocos datos que confirmen tal efecto. Espinosa, Smith y Yip (2000) presentan un marco teórico para demostrar cómo el control de capitales puede reducir la volatilidad de la economía e intensificar el crecimiento.

    Respecto a la función de la deuda externa a corto plazo como factor para predecir las crisis financieras, véanse Radelet y Sachs (1998), Berg y Patillo (1999) y Berg, Borensztein y Patillo (1999).

    Respecto de la cuestión más general acerca de las causas por las que los programas de estabilización basados en el tipo de cambio no podrían promover la prudencia fiscal, véase Tornell y Velasco (1995, 1998).

    En particular, era preciso que los precios internos disminuyeran para compensar la caída de los precios internos de bienes importados que la reducción de las barreras comerciales trajo aparejada.

    Véanse en Cuevas y Werner (2003) datos que reflejan la dolarización de los pasivos del sector empresarial de México.

    En este contexto, Hamann y Prati (2002) observan que las anclas cambiarias aumentan la probabilidad de que una estrategia de desinflación sea exitosa. El lapso cubierto por su evaluación, no obstante, es de solo tres años luego del comienzo de la desinflación. Por ende, se juzga que los programas de estabilización de Argentina (1991), México (1989), Uruguay (1992) y Ecuador (1994) fueron exitosos, aun cuando hayan desembocado en sendas crisis.

    Véase en Berg et al. (2003) una reseña de los regímenes monetarios instaurados luego de las crisis financieras, incluidos los de México (1994), Brasil (1999) y Ecuador (1999). El caso de México se describe con mayor detalle en Carstens y Werner (1999).

    Véase en Belaisch (2003) un análisis de los motivos por los que la transmisión de la depreciación cambiaria a la inflación puede haber sido baja en Brasil durante este episodio.

    Alrededor de veinte países de todo el mundo han adoptado regímenes de metas de inflación, lo cual demuestra una tendencia que probablemente persistirá. También Argentina está disponiéndose a aplicar un régimen de este carácter.

    Ho y McCauley (2003) analizan cómo se han incorporado las fluctuaciones del tipo de cambio al marco de metas de inflación en las economías de mercados emergentes. Otros análisis recientes de los regímenes de metas de inflación y políticas cam-biarias de los mercados emergentes son los de Schaecter, Stone y Zelmer (2000), Williamson (2000), Rojas-Suarez (2003) y Goldstein (2002).

    Ortíz (2002) analiza las experiencias recientes registradas en México y Chile en materia de políticas monetarias anticíclicas.

    Véanse en Mishkin (2000), Mishkin y Schmidt-Hebbel (2001) y Fraga, Goldfajn y Minella (2003) una evaluación exhaustiva de las condiciones y cuestiones aún no resueltas relativas a la adopción de metas de inflación, especialmente de lo que ellas implican para los países de mercados emergentes. En Corbo y Schmidt-Hebbel (2001) y Corbo (2002) se presenta material suplementario sobre las experiencias observadas en América Latina.

    Véase el reciente análisis realizado por Fischer (2003).

    Véase, por ejemplo, Rojas-Suarez y Weisbrod (1994).

    Véase en Catão (1997) un análisis detallado de la experiencia argentina.

    En la sección VI se tratan las cuestiones vinculadas a la dolarización en América Latina.

    Carrasquilla, Galindo y Vásquez (2000) sostienen que la aguda contracción del crédito observada en Colombia después de 1998 se debió principalmente a la imposibilidad de los bancos de otorgar préstamos, más que a su renuencia a hacerlo.

    Los factores internos favorables se vieron reforzados por la desaceleración del crecimiento económico que registraron los países industriales a comienzos de los años noventa y la caída de sus tasas de interés.

    El 40% de todos los ingresos durante el período 1993–96 correspondió a préstamos a corto plazo en moneda extranjera otorgados a los bancos y a flujos de inversiones de cartera en acciones.

    Herrera y Perry (2003) analizan la interacción entre la creación excesiva de crédito y la formación de burbujas en América Latina.

    Véase un análisis exhaustivo de los costos de las crisis ban-carias en Caprio y Klingebiel (2003) y Hoelscher y Quintyn (2003).

    El costo total de la crisis de Argentina de 2001–02 no ha sido determinado aún, pero es improbable que supere el 20% del PIB.

    Pimintel Puga (1999) estima que en el año previo a la crisis asiática, en Corea los préstamos otorgados por los mayores bancos ascendieron a más del 800% de su patrimonio neto, en Indonesia representaron en promedio más del 900% y en Tailandia, un promedio del 1.400%. En cambio, el crédito que concedieron los cinco principales bancos en el año anterior a la crisis del sector representó, en promedio, el 480% del patrimonio neto en Brasil y el 550% en Argentina.

    Véase una exposición más detallada de la evolución de la crisis y de la respuesta de política en Collyns y Kincaid (2003) y FMI (2003).

    Hasta el momento, se han realizado o planificado PESF en 16 países de América Latina.

    Las ventajas y los costos de la dolarización financiera se analizan exhaustivamente en Baliño, Bennett y Borensztein (1999).

    En Guatemala, los datos sobre depósitos constituidos en dólares de EE.UU. en el sistema bancario local no reflejan plenamente el alcance de la dolarización. El sistema bancario offshore o extraterritorial, que no se encontraba regulado antes de 2003, está íntegramente dolarizado y se estima que equivale a una tercera parte del sistema financiero de jurisdicción nacional. Costa Rica también tiene un importante sector extraterritorial íntegramente dolarizado, sometido a un grado limitado de supervisión y no recogido en los datos declarados.

    Ecuador adoptó la dolarización plena en 2000 para superar una grave crisis económica, mientras que El Salvador hizo un cambio similar en 2001 en un intento de asegurar la estabilidad ya alcanzada y de promover el crecimiento. La economía de Panamá ha estado oficialmente dolarizada desde 1904.

    De hecho, en 1999–2000 ya existía un creciente volumen de investigación en el que se señalaban los beneficios de la dolariza-ción oficial plena para muchos países de América Latina (Calvo, 2001, y Alesina, Barro y Tenreyro, 2002). Por otra parte, ciertos datos indican que la dolarización ha sido algo menos exitosa en cuanto a mantener la profundidad del sistema financiero en épocas de alta inflación (véase De Nicolo, Honohan e Ize, 2003).

    Véase una sustentación econométrica de esta observación en Ize y Levy Yeyati (1998) y De Nicolo, Honohan e Ize (2003).

    En Bolivia, por ejemplo, casi la mitad de los depósitos totales están en manos de menos de 4.500 titulares de depósitos superiores a US$100.000.

    Los préstamos a no residentes financiados con depósitos de no residentes no estaban sujetos a encaje. Los préstamos a residentes financiados con depósitos de no residentes, por el contrario, estaban sujetos a un encaje más elevado.

    No obstante, los límites son generalmente más amplios que en los cinco países con una dolarización escasa o nula. En Uruguay, eran sumamente amplios y dejaban expuestos a los bancos a un riesgo cambiario considerable.

    Véase Honohan y Shi (2001). Según este estudio, un aumento de 10 puntos porcentuales en el grado de dolarización se refleja en un incremento del 8% en el coeficiente de transmisión.

    Los estudios empíricos de varios países han demostrado que la apertura comercial está asociada con un aumento de la productividad y el ingreso per cápita y que la liberalización del comercio contribuye al crecimiento. En Berg y Krueger (2002) se analiza la evidencia empírica que demuestra la conexión positiva entre comercio y crecimiento.

    Véanse más detalles, por ejemplo, en Burki y Perry (1997).

    Sobre la base de los datos de Lora (2001).

    Las estimaciones han sido tomadas de Laird y Messerlin (2003).

    Los programas de promoción de las exportaciones han sido utilizados por numerosos países latinoamericanos (por ejemplo, los reintegros de los derechos de aduanas, las zonas de procesamiento de exportaciones y la ayuda en el área de comercialización y seguros) para fomentar y desarrollar los mercados de exportación. Sin embargo, tal como se analiza en Macario (2002), la promoción de las exportaciones, con excepción de los casos de Chile y México, no logró incentivar el crecimiento de las exportaciones.

    Estimación basada en 11 países latinoamericanos sobre los que se dispone de información. Para más detalles, véase BID (1996).

    Las pruebas que presentan Burki y Perry (1997) indican que la incidencia ponderada de las medidas no arancelarias en América Latina, que superaba el 30% en la década de 1980, cayó a casi el 5% a comienzos de los años noventa, lo cual representa un nivel apenas superior al de los nuevos países industrializados de Asia. Las restricciones no arancelarias se miden como el porcentaje ponderado de las líneas arancelarias comprendidas por distintos tipos de barreras no arancelarias (como las licencias, las cuotas y las prohibiciones) como porcentaje del total de líneas arancelarias, utilizando como ponderaciones la participación de cada país en el comercio mundial.

    Véase un examen detallado de los acuerdos regionales de comercio en América Latina, en BID e Iglesias (2002).

    Véase por ejemplo, Devlin y Estevadeordal (2002). Los objetivos del “nuevo regionalismo” no se circunscribían a reducir la protección comercial. Estos acuerdos incluían otros objetivos de importancia similar, como prestar apoyo a las reformas estructurales de la economía; crear nuevas oportunidades para las exportaciones y la diversificación, que representarían los peldaños en el camino al mejoramiento de la competitividad global; atraer inversiones extranjeras directas, y fomentar la cooperación regional. Para un análisis detallado, véase BID e Iglesias (2002).

    Las cifras de las economías emergentes de Asia excluyen a la RAE de Hong Kong y Singapur, cuyas exportaciones exceden de manera considerable el 100% del PIB.

    Por economías relativamente abiertas se entiende habitual-mente aquellas que tienen una proporción comercio/PIB superior al 50%. La concentración de las exportaciones en determinadas categorías de productos se mide por el índice Herfindahl. Un índice superior al 0,28 indica una concentración del 50% o más en una de diez categorías de productos.

    Warcziarg y Welch (2003). Véase también Krueger (2004).

    La evidencia de un comercio inferior a su potencial en América Latina se basa en el modelo gravitacional convencional y se analiza en Morsink, Helbling y Sgherri (2002). Estas pruebas cuantitativas pueden exagerar esta situación debido a que no se cuenta con información sobre las actividades comerciales ilegales.

    Un ejemplo muy importante de la progresividad arancelaria es el esquema arancelario del Mercosur, que afecta el comercio de algunos de los países más grandes de la región. Los estudios regionales sugieren que la progresión arancelaria es significativa en las cadenas de productos importantes, entre los que se incluyen alimentos procesados, productos textiles e indumentaria, tabaco, productos derivados de la madera y automóviles. Véase, por ejemplo Laird, Cernat y Turrini (2002).

    Las estimaciones en BID e Iglesias (2002) se basan en datos compilados por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y el BID, en el marco del proyecto TRAINS for the Americas. Las estimaciones incluyen las restricciones cuantitativas y las normas técnicas; no obstante, la medición de estas últimas es particularmente difícil.

    Para una descripción general del debate sobre acuerdos comerciales preferenciales, véase Krueger (1999).

    Además, los países de América Central y el Caribe se integraron de manera similar, al crearse, por ejemplo, el Mercado Común Centroamericano y la Comunidad del Caribe.

    Por ejemplo, en Chang y Winters (2002) se analiza el impacto del Mercosur en los precios de las exportaciones de los países no miembros hacia Brasil y se llega a la conclusión de que la disminución que se observa en los precios de las exportaciones puede obedecer a los efectos de la desviación del comercio.

    Véase, por ejemplo, Yeats (1997).

    A pesar de los resultados positivos que se atribuyen, en parte, al TLCAN, todavía resta seguir con las negociaciones y la liberali-zación en el marco del acuerdo, en especial en cuanto a las normas de origen y el comercio de manufacturas, productos agrícolas y la aplicación de medidas antidumping y de derechos compensatorios. Véase un análisis detallado en Banco Mundial (2003a).

    El TLCAN ha sido la excepción y constituye un ejemplo de cómo se beneficia el crecimiento de las exportaciones cuando mejora el acceso al mercado.

    El modelo utilizado para estas estimaciones fue el Proyecto de Análisis del Comercio Global (GTAP, por sus siglas en inglés). Para más detalles, véase MacDonagh-Dumler, Yang y Bannister (2002). Los cultivos extensivos incluyen arroz, trigo, granos y oleaginosas.

    Véase, por ejemplo CEPAL (2003).

    Uno de los aspectos de este tratamiento especial es la amplia brecha que existe entre los niveles arancelarios a los que los países se comprometieron (“consolidados”) en el marco de la OMC y los que realmente aplican, hecho que incrementa aún más la incertidumbre en torno a las condiciones de acceso a los mercados en el futuro.

    Los datos que se presentan en Banco Mundial (2003b) sugieren que las barreras al comercio derivadas del costo del transporte generalmente sobrepasan las barreras arancelarias y que las mejoras en la infraestructura del sector de servicios contribuirían a generar grandes beneficios a través del comercio.

    Véase, por ejemplo, Rodrik (1999).

    La evidencia empírica acerca de los beneficios económicos de la liberalización de la cuenta de capital no es uniforme. A partir de un sondeo de la bibliografía, Edison y et al. (2002) concluyen que los datos no muestran con certeza un resultado general respecto de las consecuencias de la liberalización de la cuenta de capital, a pesar de que hay varios indicios de que la liberalización incentiva el crecimiento económico a largo plazo. Estos efectos parecen ser más pronunciados en los países del este asiático.

    Para consultar el análisis detallado de la liberalización de la cuenta de capital en México y otros países, véase Ishii y Habermeier (2002).

    Véase en Fernández-Arias y Panizza (2001) y Griffith-Jones (1998) un análisis detallado del comportamiento de los flujos de capital hacia América Latina durante las dos últimas décadas.

    Véase en Calvo, Reinhart y Leiderman (1996) y Arora y Cerisola (2001) cómo los movimientos de la oferta de financia-miento externo provocaron el auge de los préstamos en los países de mercados emergentes, especialmente en América Latina.

    El impacto de la IED puede ser positivo en el crecimiento, en particular en los países con altos niveles de educación, lo que permite explotar los efectos indirectos de la IED. El alza de los flujos de IED no solo se produjo en América Latina, ya que otros países de mercados emergentes también se vieron beneficiados. Véase, por ejemplo, FMI (2001).

    En Ffrench-Davis (2000); Edwards (2001); Hanson (1995), y Arteta, Eichengreen y Wyplosz (2001) se presenta un análisis más detallado de la liberalización de la cuenta de capital.

    Véase el análisis de la coordinación y secuencia de la libera-lización de la cuenta de capital en Ishii y Habermeier (2002) y Nsouli, Rached y Funke (2002).

    En Morsink, Helbling y Sgherri (2002) se observa que los países en desarrollo con menor grado de integración tienen 20% más de posibilidades de entrar en cesación de pagos y 30% más de sufrir una crisis monetaria que el promedio de los países en desarrollo. Sgherri (2002) demuestra que la relación inversa entre integración comercial y crisis es robusta aun cuando se adoptan otras especificaciones econométricas.

    Esta subsección se basa en Catão (2002).

    Reinhart, Rogoff y Savastano (2003) señalan que una vez que un país ingresa en una cadena sucesiva de incumplimientos, genera un alto nivel de intolerancia a la deuda del que es difícil librarse. Un corolario de esta afirmación es que los países se enfrentan a serias dificultades cuando han utilizado durante mucho tiempo los recursos del FMI y deben dejar de hacerlo.

    Por ejemplo, en el capítulo II de FMI (2004) se analizan las implicaciones de la integración de China para la economía internacional.

    En el contexto de la experiencia chilena, Foxley (2004) explica la importancia de las reformas institucionales para sostener el esfuerzo de reducción de la pobreza.

    Rodrik (2003) destaca la importancia de las reformas institucionales para sostener el crecimiento, en contraposición a las reformas orientadas a activar el crecimiento económico. Muchos de los componentes específicos de las reformas institucionales que aborda —una política monetaria sólida, la sostenibilidad de la deuda y el imperio de la ley— son cruciales para atraer la inversión privada, en especial las inversiones privadas internas que son necesarias para la fase de aceleración. De todos modos, la distinción entre acelerar y sostener el crecimiento cobra menor relevancia en el contexto latinoamericano, donde con frecuencia se han registrado falsos inicios y la volatilidad macroeconómica ha sido recurrente.

    Rodrik (2003) destaca este punto.

      You are not logged in and do not have access to this content. Please login or, to subscribe to IMF eLibrary, please click here

      Other Resources Citing This Publication