Chapter

Capítulo 2. Comercio mundial: ¿Qué hay detrás de la desaceleración?

Author(s):
International Monetary Fund. Research Dept.
Published Date:
December 2016
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El crecimiento del comercio se ha desacelerado desde 2012 en relación con su vigorosa evolución histórica y el crecimiento económico general. En este capítulo se concluye que el bajo nivel de la actividad económica, en particular en materia de inversión, ha sido la principal limitación para el crecimiento del comercio, y representa casi tres cuartas partes de la desaceleración. No obstante, otros factores también afectan al comercio. La disminución del ritmo de liberalización del comercio y el reciente repunte del proteccionismo están frenando el crecimiento comercial, aunque hasta ahora su efecto cuantitativo ha sido limitado. El descenso en el crecimiento de las cadenas internacionales de valor también ha desempeñado un papel importante en la desaceleración observada. Los resultados de las observaciones indican que es preciso superar la atonía general de la actividad económica, especialmente en materia de inversión, lo que estimulará el comercio y a su vez podría fortalecer la productividad y el crecimiento. Además, dadas las moderadas perspectivas de crecimiento mundial, la adopción de nuevas reformas comerciales que reduzcan los obstáculos, así como de medidas dirigidas a mitigar el costo para quienes deben soportar el mayor peso del ajuste, estimularía el intercambio internacional de bienes y servicios y reactivaría el ciclo virtuoso de comercio y crecimiento.

El crecimiento del comercio mundial se ha desacelerado significativamente en los últimos años. Tras una brusca caída y aún más brusca recuperación como secuela de la crisis financiera mundial, el volumen del comercio mundial de bienes y servicios ha aumentado apenas por encima del 3% anual desde 2012, menos de la mitad de la tasa promedio de las tres décadas previas. Esta desaceleración es notable, especialmente comparada con la relación histórica entre el crecimiento del comercio y la actividad económica mundial (gráfico 2.1). Entre 1985 y 2007, el comercio mundial real aumentó, como promedio, dos veces más rápido que el PIB mundial, mientras que en los últimos cuatro años, apenas se ha mantenido a la par. Un período tan prolongado de crecimiento débil del volumen del comercio en relación con la actividad económica tiene pocos precedentes históricos en las últimas cinco décadas.

Gráfico 2.1.Perspectiva histórica del comercio y el crecimiento del PIB real mundial

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las importaciones incluyen bienes y servicios. Los gráficos se basan en una muestra no equilibrada de 100 países en 1960 y 189 en 2015. El crecimiento agregado anual de las importaciones (PIB) se calcula como el promedio ponderado de las tasas de crecimiento de las importaciones reales de los países específicos (PIB), donde la ponderación empleada es la proporción de las importaciones nominales (PIB al tipo de cambio de mercado).

Las razones de esta tendencia desfavorable en el crecimiento del comercio mundial aún no se entienden claramente, pero es necesario realizar un diagnóstico preciso para evaluar si, y en qué casos, puede ser útil adoptar medidas de política económica1. ¿Es la desaceleración del comercio simplemente un síntoma de la precaria situación económica general, o consecuencia del aumento de las políticas restrictivas del comercio? La inversión privada se mantiene moderada en muchas economías avanzadas, de mercados emergentes y en desarrollo (véase el capítulo 4 de la edición de abril de 2015 del informe WEO) y China ha emprendido un necesario y bienvenido proceso de reequilibrio, alejándose de la inversión y orientándose al consumo como motor del crecimiento2. Muchos países exportadores de materias primas han recortado el gasto de capital ante los precios persistentemente bajos de sus productos. Dado que la inversión depende más estrechamente del comercio que el consumo, Freund (2016) sostiene que una caída de la misma inevitablemente daría lugar a una desaceleración del crecimiento del comercio (véanse también Boz, Bussiére y Marsilli, 2015, y Morel, 2015, por ejemplo).

Es posible que existan otros factores adicionales que contribuyan a la desaceleración del comercio. El ritmo decreciente de la liberalización comercial en los últimos años y el reciente repunte de medidas proteccionistas podrían estar limitando la reducción sostenida de los costos del comercio alcanzada gracias a las políticas adoptadas entre 1985 y 2007, las cuales dieron un fuerte impulso al crecimiento comercial (Evenett y Fritz, 2016; Hufbauer y Jung, 2016). La reducción de dichos costos, junto a los avances en el transporte y la comunicación, también impulsaron la propagación de las cadenas internacionales de valor, en las que la fragmentación de los procesos productivos fomentó el crecimiento del comercio ya que los bienes intermedios cruzaban fronteras múltiples veces. La desaceleración de la formación de cadenas de producción transfronterizas puede ser resultado de que su crecimiento llegó a la madurez, que el costo del comercio bajó más moderadamente, o por ambas razones, determinando el incremento más lento del comercio relacionado con las cadenas de suministro (Constantinescu, Mattoo y Ruta, 2015)3,4. Otras causas del descenso en el crecimiento del comercio de bienes podrían ser de naturaleza más evolutiva, como el aumento de la demanda relativa de bienes no comer-cializables en respuesta al aumento de la riqueza o el envejecimiento de las poblaciones.

En el período 1985–2007 se observó una importante globalización y un rápido crecimiento económico. Existe la firme opinión general entre los economistas de que el comercio internacional contribuyó a incrementar la prosperidad global, a pesar de los costos de ajuste, a menudo considerables, a los que hicieron frente algunos trabajadores. El comercio internacional permite que las economías se especialicen en producir bienes y servicios en los que tienen ventaja comparativa y explotar las consiguientes economías de escala y de alcance. Pero el comercio también puede impulsar el crecimiento económico difundiendo conocimientos y tecnología y fomentando el desarrollo de nuevos productos y, en definitiva, la productividad5. Dada la desaceleración sincronizada del crecimiento de la productividad en muchas economías, es posible que existan argumentos sólidos para revitalizar el círculo virtuoso del comercio y el crecimiento, mediante un esfuerzo concertado por parte de los responsables de política económica encaminado a seguir abriendo mercados y reduciendo el costo del comercio6.

A fin de contribuir a nuestro entendimiento de los factores que impulsan la aguda desaceleración del comercio desde fines de 2011 y la formulación de una respuesta adecuada en materia de política económica, este capítulo se centra en las siguientes preguntas:

  • ¿Cuán extendido es el descenso del crecimiento del comercio internacional posterior a 2011? ¿Existen diferencias de dinámica comercial entre las diferentes economías? ¿Ha variado la desaceleración del comercio según el tipo de comercio y el grupo de productos?

  • ¿Qué proporción de la caída en el crecimiento del comercio refleja el deterioro de la actividad económica y los cambios en la composición del crecimiento? En particular, ¿en qué medida la desaceleración observada en el período 2012–15 en el crecimiento del comercio en relación con el período anterior a la crisis financiera mundial puede atribuirse al crecimiento tenue? ¿En qué grado es la desaceleración del comercio en relación con el PIB atribuible a cambios en la composición de la demanda?

  • ¿Qué incidencia tienen otros factores, además del producto, en la desaceleración del crecimiento del comercio? ¿Es la disminución del ritmo consecuencia de perturbaciones políticas, como la desaceleración en la liberalización del comercio o el aumento del proteccionismo? ¿O refleja una maduración de las cadenas internacionales de suministro?

El capítulo comienza documentando la evolución del crecimiento del comercio en diferentes aspectos. Después emplea tres enfoques analíticos complementarios para analizar los factores que explican la reciente desaceleración. En la primera parte se utiliza un modelo empírico estándar para la demanda de importaciones a fin de determinar si el crecimiento de las importaciones a nivel nacional se ha desacelerado en mayor medida de lo que se podría prever en función de los cambios en los componentes de la demanda agregada y los precios relativos en los últimos años. En la segunda parte se complementa el análisis empírico mediante la estimación de un modelo estructural de múltiples países y sectores que cuantifica la importancia de los cambios en la composición de la demanda y otros factores, como los costos del comercio. La tercera parte del análisis emplea datos altamente desagregados para arrojar luz sobre la función de las políticas comerciales y la participación en las cadenas internacionales de valor.

Las principales conclusiones de este capítulo son las siguientes:

  • La disminución del crecimiento real del comercio ha sido de amplio alcance. Pocos países se salvaron de la desaceleración registrada en el período 2012–15, ya sea en términos absolutos o en relación con el crecimiento del PIB. De la misma forma, el crecimiento del comercio cayó tanto para los bienes como para los servicios, aunque en el caso de los servicios la pérdida de dinamismo fue menor. En cuanto a los bienes, el crecimiento del comercio descendió con respecto a un 85% de las líneas de productos, y la desaceleración más pronunciada se observó en el comercio de bienes de capital e intermedios.

  • El deterioro general de la actividad económica y, en particular, la desaceleración observada en el crecimiento de la inversión parecen ser las limitaciones principales para el crecimiento del comercio desde 2012. El análisis empírico indica que, a escala mundial, hasta tres cuartas partes de la disminución en el crecimiento real de las importaciones de bienes registrado entre 2003–07 y 2012–15 se pueden asociar con la tendencia desfavorable de la actividad económica, en particular, el tenue crecimiento de la inversión. Un modelo de equilibrio general muestra igualmente que los cambios en la composición de la demanda explican casi el 60% de la desaceleración en la tasa de crecimiento de la relación importación nominal de bienes/PIB.

  • No obstante, otros factores también afectan al crecimiento del comercio. La desaceleración del ritmo de liberalización comercial y el reciente repunte de medidas proteccionistas están frenando el comercio internacional de bienes, aunque hasta ahora su efecto cuantitativo ha sido relativamente limitado. El descenso aparente del crecimiento de las cadenas internacionales de valor también desempeñó un papel importante en la desaceleración observada. En general, otros factores más allá del nivel y la composición de la actividad económica han rebajado en casi 1¾ puntos porcentuales el crecimiento real anual de las importaciones mundiales desde 2012.

La conclusión principal del capítulo, de que el bajo nivel de crecimiento del comercio es en gran medida un síntoma de la desaceleración sincronizada de la actividad económica en las economías avanzadas, de mercados emergentes y en desarrollo, implica que las políticas para afrontar las restricciones al crecimiento, y en particular la inversión en los casos en que haya perdido impulso, deberían tener prioridad en el esfuerzo por mejorar la salud económica mundial. Estas políticas, al aumentar indirectamente el comercio, generarán efectos de contagios positivos a medida que los vínculos comerciales trasmitan y refuercen mutuamente el crecimiento económico de cada país. No obstante, precisamente porque el comercio puede fortalecer la productividad y fomentar el crecimiento, las políticas directamente dirigidas a reducir los costos del comercio y revigorizarlo mantienen su importancia a la luz de las tenues perspectivas mundiales y la tendencia desfavorable de la productividad. Muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo mantienen o enfrentan obstáculos comerciales que obstaculizan su ingreso a los mercados mundiales y su participación en las cadenas de producción mundiales; un esfuerzo coordinado por eliminar estos obstáculos podría poner en marcha un nuevo ciclo de integración y desarrollo de las cadenas internacionales de valor y ofrecer a las empresas mayores incentivos para invertir (Freund, 2016). Más ampliamente, evitar las medidas proteccionistas y revitalizar el proceso de liberalización del comercio a través de reformas comerciales que reduzcan los obstáculos, junto con la adopción de medidas que atenúen el costo que afrontan quienes soportan la carga más pesada del ajuste, estimularía el aumento del intercambio internacional de bienes y servicios y, en definitiva, fortalecería la actividad mundial.

Es importante destacar desde el comienzo que proporcionar una cuantificación precisa de la función de la actividad económica, las políticas comerciales y las cadenas internacionales de valor en la evolución de los flujos comerciales es de por sí una tarea difícil. La demanda de bienes comerciados es claramente una función del crecimiento económico, pero el comercio internacional y las políticas comerciales también pueden orientar la actividad económica al influir en las decisiones de inversión de las empresas, su acceso a insumos intermedios, los procesos de producción y la productividad. Por ejemplo, el deterioro del ritmo de la liberalización del comercio desde comienzos de la década de 2000 puede haber contribuido al lento crecimiento de la productividad, el bajo nivel de inversión y el crecimiento mediocre del producto en años recientes. Como en la enorme mayoría de los trabajos publicados sobre el comercio, el análisis empírico de este capítulo se centra solo en una parte de esta compleja red de relaciones, y su objetivo principal es establecer si la dinámica reciente del comercio coincide con el nivel y la composición observados de crecimiento del producto, la evolución de las políticas comerciales y la integración de las cadenas internacionales de valor habida cuenta de los patrones históricos de asociación. El análisis estructural adopta un enfoque más integral, ya que, en el equilibrio general, el nivel de la actividad económica, la estructura de la producción y los patrones del comercio se determinan de forma conjunta por los costos del comercio, las preferencias y la productividad. No obstante, debido a su representación estilizada del mundo real, el modelo no puede representar todas las vías a través de las cuales el comercio puede afectar al producto.

Las repercusiones del comercio en la productividad y el bienestar: Información básica

Aunque el tema central del capítulo es diagnosticar los factores determinantes de la reciente disminución del crecimiento del comercio, entender sus posibles repercusiones en la productividad y el crecimiento es importante en el contexto de las tenues perspectivas mundiales y las tendencias desfavorables de la productividad. Con este fin, en esta sección se presenta una breve reseña de las principales vías a través de las cuales la apertura de una economía cerrada al comercio o el mayor fomento del comercio internacional mediante la reducción de los obstáculos comerciales pueden beneficiar la macroeconomía, así como los desafíos que puede plantear7.

La liberalización del comercio puede mejorar la productividad, aumentar el nivel general de vida y fomentar el crecimiento económico a través de varias vías. El beneficio mejor conocido del comercio es que induce a un uso más eficiente de los factores de producción, como el capital y la mano de obra. Cuando las economías se abren al comercio internacional, se pueden especializar en los bienes y servicios para los cuales tienen una ventaja comparativa, mejorando así su productividad general (Ricardo, 1817). La liberalización del comercio podría también mejorar la productividad de cada sector mediante la reasignación de recursos a empresas más productivas, que estén mejor posicionadas para acrecentar sus actividades en los mercados de exportación (Melitz, 2003) y explotar las economías de escala consiguientes (recuadro 2.1)8.

Además de las ventajas en materia de productividad derivadas de la reasignación, el comercio también puede generar mejoras en la productividad de empresas específicas. Las exportaciones ofrecen a las empresas la oportunidad de aprender de los mercados extranjeros, por ejemplo, a través de su relación con compradores específicos (De Loecker, 2013) y la ampliación del acceso a los mercados aporta más incentivos para invertir en tecnología (Bustos, 2011; Lileeva y Trefler, 2010). Las empresas que tienen competencia extranjera en el mercado interno pueden verse obligadas a reducir los márgenes precio-costo y a bajar su curva de promedio de costos (Helpman y Krugman, 1985), concentrarse en los productos fundamentales con que compiten (Bernard, Redding y Schott, 2011) y reducir la tolerancia gerencial y mejorar la eficiencia (Hicks, 1935). También se ha demostrado que la liberalización del comercio estimula la innovación empresarial, lo que se pone de manifiesto en sus gastos en investigación y desarrollo y la cantidad de patentes obtenidas a medida que intentan aumentar su presencia en el mercado mundial (Bloom, Draca y Van Reenen, 2016). Por último, las empresas se benefician de la mayor variedad de insumos intermedios más baratos, y posiblemente de mejor calidad, que puede ofrecer el comercio internacional (Grossman y Helpman, 1991; Rivera-Batiz y Romer, 1991).

Tanto los consumidores como los productores se benefician ampliamente del intercambio internacional de bienes y servicios y la eficiencia que genera. El comercio disminuye los precios que deben afrontar los consumidores y los productores, aumentando así los ingresos reales. También aumenta la variedad de los productos ofrecidos a los consumidores y productores (Broda y Weinstein, 2006). Estas dos vías pueden fomentar significativamente el bienestar económico (recuadro 2.3). La teoría económica también indica que el aumento del consumo y el uso más eficiente de recursos generados por el comercio deberían impulsar el PIB, aunque es difícil de detectar una relación de causalidad robusta entre el comercio y el crecimiento en los datos comparativos de varios países9.

Sin embargo, aunque el comercio aumenta el tamaño del pastel, es posible que sus beneficios no suelan estar distribuidos de forma uniforme, lo que origina buena parte de la oposición pública a una mayor apertura comercial. El comercio tiene un efecto distributivo dentro de la economía a través de dos vías diferentes. Afecta de forma diferente a los ingresos de los trabajadores de diferentes sectores y con diferentes habilidades (véase, por ejemplo, Stolper y Samuelson, 1941)10. También puede afectar de forma diferente el costo de vida de diferentes consumidores a través de sus efectos en los precios relativos de los bienes y servicios.

Numerosos estudios han analizado el efecto del comercio en la distribución de las ganancias11. Por un lado, los sectores y las empresas que crecen en respuesta a un mayor acceso a los mercados externos crean nuevas oportunidades de empleo, que suelen ser de mejor calidad12. Por otro lado, los ingresos y las perspectivas de empleo de los trabajadores en sectores y empresas que compiten con importaciones del extranjero pueden verse perjudicados, y estos perjuicios podrían perdurar si las empresas y sectores en crecimiento no pueden absorber rápidamente a los trabajadores desplazados debido a la naturaleza de sus habilidades o su ubicación geográfica. Un estudio ampliamente citado de Autor, Dorn y Hanson (2013) sobre el efecto de la competencia de las importaciones de China en el mercado laboral de Estados Unidos concluyó que el aumento de las importaciones procedentes de China dio lugar a un mayor desempleo, una menor participación de la fuerza laboral y una reducción de los salarios en los mercados laborales nacionales con sectores manufactureros que competían con las importaciones13.

El comercio también puede tener un efecto distributivo, ya que los consumidores gozan de diferentes canastas de productos cuyos precios se ven afectados de forma diferente por los cambios relativos en los precios provocados por el comercio. En un estudio reciente, Fajgelbaum y Khandelwal (2016) elaboraron un marco para aislar precisamente este efecto y simular las ventajas obtenidas de reducir los costos del comercio en un gran número de economías. Constataron que los beneficios del comercio provenientes de la disminución de los precios suelen favorecer a quienes ocupan el peldaño inferior de la escala de distribución de ingresos, porque los pobres gastan una proporción más grande de sus ingresos en bienes sumamente comercializados.

En resumen, una mayor integración del comercio puede fortalecer la productividad y el crecimiento, y aumentar el bienestar general. No obstante, el aumento de la apertura comercial tiene ganadores y perdedores, especialmente en el corto plazo. No se deben subestimar los costos de ajuste que implica para ciertos trabajadores profundizar la liberalización comercial, por lo que se deben adoptar medidas complementarias que aseguren que la integración comercial funcione en bien de todos (véase también el recuadro 2.2).

La desaceleración del crecimiento del comercio: Patrones fundamentales

Una investigación de la evolución del comercio mundial en años recientes arroja dos panoramas sorprendentemente diferentes, dependiendo de si el comercio se mide en función del dólar estadounidense real o nominal. En términos reales, el crecimiento del comercio mundial se desaceleró desde fines de 2011; en términos de dólares estadounidenses nominales, se desplomó a partir del segundo semestre de 2014 (gráfico 2.2, paneles 1 y 2). El valor del comercio de bienes y servicios cayó un 10½% en 2015, impulsado por el descenso del 13% del deflactor de las importaciones al disminuir pronunciadamente el precio del petróleo y apreciarse el dólar estadounidense; el ritmo del descenso se moderó en los últimos meses14. El volumen del comercio de bienes y servicios siguió creciendo durante este período, aunque a una tasa relativamente baja, de poco más del 3% anual, sin signos de acelera-ción15. Dado que gran parte del descenso del comercio nominal se debe a una caída pronunciada del precio del petróleo y a la fortaleza del dólar estadounidense, el resto de los hechos estilizados y varios de los enfoques analíticos se centran en la evolución de los volúmenes comerciales, es decir el comercio en términos reales16.

En las diferentes economías, la desaceleración del crecimiento del comercio real es generalizada, tanto en términos absolutos como en relación con el crecimiento del PIB (gráfico 2.2, paneles 3 y 4). En comparación con los cinco años previos a la crisis financiera mundial, el crecimiento de las importaciones de bienes y servicios entre 2012 y 2015 se desaceleró en 143 de 171 países. Cuando se mide en relación con el crecimiento del PIB, la desaceleración se registró en 116 países.

Gráfico 2.2.Comercio mundial en volúmenes, valores y entre diferentes países

Fuentes: Oficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos y cálculos del personal técnico del FMI.

1Los diferentes intervalos, que se muestran en tonos de color diferentes, corresponden a rangos de cuartil que se calculan en función de la distribución entre países que experimentaron una disminución del crecimiento de las importaciones reales (panel 3) o en la relación entre el crecimiento promedio de las importaciones reales y el crecimiento promedio del PIB real (panel 4).

El perfil de la desaceleración en el crecimiento de las importaciones reales registrada en 2012–15 varió en función del grupo amplio de países (gráfico 2.3) y sectores (gráfico 2.4). En el caso de las economías avanzadas, la desaceleración fue pronunciada al inicio del período posterior a la crisis de la deuda en la zona del euro, pero el crecimiento de las importaciones repuntó a partir de ese momento, en consonancia con la moderada recuperación de esas economías. En las economías de mercados emergentes y en desarrollo, la desaceleración fue inicialmente más leve, pero se agudizó en los últimos dos años. Esto fue impulsado por una reducción de las importaciones en China y las tensiones macroeconómicas sufridas en varias economías, como los exportadores de materias primas afectados por los pronunciados descensos de sus precios de exportación (véase también el capítulo 1 de la edición de abril de 2016 del informe WEO).

Gráfico 2.3.Dinámica del comercio entre grupos amplios de países

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las importaciones incluyen bienes y servicios. El crecimiento anual agregado de las importaciones se calcula como el promedio ponderado de las tasas de crecimiento de las importaciones reales de cada país, donde se utilizan como ponderaciones las proporciones de las importaciones nominales.

Gráfico 2.4.Dinámica del comercio en los diferentes tipos de comercio y productos

Fuentes: Comtrade de Naciones Unidas y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Los paneles 2–4 se calculan empleando índices de los volúmenes de importaciones elaborados a partir de datos sobre la cantidad y el valor del comercio en el nivel de 6 dígitos del Sistema Armonizado correspondientes a 52 economías. Véanse más detalles en Boz y Cerutti (de próxima publicación) y el anexo 2.2.

1Solo bienes.

Al igual que durante la crisis financiera mundial, el comercio de servicios ha sido más resistente que el comercio de bienes (gráfico 2.4, panel 1). Los volúmenes del comercio de servicios y bienes crecieron a una tasa anual de casi un 9½% y un 9%, respectivamente, durante 2003–07, pero en 2012–15 la tasa de crecimiento de los servicios cayó al 5½%. En el caso de los bienes, disminuyó mucho más, a menos del 3%17. Muchos han sostenido que el crecimiento del comercio de servicios puede ser aún más sólido de lo que se refleja en estas cifras18. Los nuevos modelos empresariales y los avances en la tecnología de la información y la comunicación han incrementado rápidamente el comercio de servicios digitales, como datos digitales y servicios sin costo (por ejemplo, correo electrónico, redes sociales, mapas y servicios de motores de búsqueda). Medir este comercio, no obstante, seguirá representando un desafío hasta que se resuelvan importantes cuestiones conceptuales y metodológicas19.

La desaceleración del comercio en los últimos cuatro años afectó a una amplia variedad de bienes (gráfico 2.4, paneles 2 y 3). El análisis de este capítulo emplea un nuevo conjunto de datos para calcular por separado los índices de precios y el volumen de las importaciones por categorías de producto y uso final, empleando datos desagregados correspondientes a unos 5.300 productos de 52 países20. Este nuevo conjunto de datos indica que la totalidad de la distribución del crecimiento de los volúmenes de comercio entre unas 100 líneas de productos analizadas por separado se desplazó hacia la izquierda durante el período 2012–15 en relación con la distribución de las tasas de crecimiento observadas en 2003–07. Más del 85% de las líneas de productos experimentaron un descenso en las tasas promedio de crecimiento del volumen comercial entre ambos períodos, incluidos los productos relacionados con el petróleo, que representan más del 10% del comercio total.

No obstante, la gravedad de la desaceleración en el crecimiento del comercio de bienes varió según los diferentes tipos de productos. El comercio de bienes de consumo no duraderos se mantuvo relativamente firme. El crecimiento del comercio de bienes de capital fue el que disminuyó en mayor medida, seguido por el de bienes intermedios primarios, bienes de consumo duraderos y bienes intermedios elaborados (gráfico 2.4, panel 4). La desaceleración más pronunciada del comercio de bienes de capital y bienes de consumo duraderos (como automóviles y otros equipos de transporte no industriales), que constituyen una parte importante de los gastos de inversión, apunta a que el deterioro de la inversión posiblemente es un factor que ha frenado el crecimiento del comercio en los últimos años.

Cómo entender la desaceleración del crecimiento del comercio

Evaluar las medidas adecuadas de política económica que deben adoptarse ante el deterioro observado en el comercio requiere un diagnóstico claro de sus causas. ¿Se ha visto el crecimiento del comercio estancado principalmente por el prolongado deterioro de la situación económica mundial? Si es así, posiblemente sea mejor que los responsables de formular las políticas centren su atención en revitalizar el crecimiento, y en particular, en fomentar la inversión en los casos en que haya perdido impulso particularmente. ¿O radican las causas en otro tipo de impedimentos, como el descenso en el ritmo de las reformas del comercio, lo que indicaría que se debe adoptar un conjunto de medidas diferente?

Este análisis comienza por cuantificar la influencia de la situación económica en general y la composición del crecimiento en la desaceleración del crecimiento del comercio, usando tanto un enfoque empírico como uno basado en un modelo. Dado que ambos métodos indican que el producto y su composición no pueden explicar cabalmente el deterioro observado en el comercio desde 2012, en las secciones siguientes se analiza la función de otros factores, las políticas comerciales y los cambios en el ritmo de expansión de las cadenas internacionales de valor, empleando flujos de comercio desagregados de productos y bilaterales-sectoriales.

El papel del producto y su composición: Observaciones a partir de una investigación empírica

Para calibrar el papel de la actividad económica y los cambios en su composición, en esta sección se examina la relación histórica entre los volúmenes de importación de bienes y servicios y la demanda agregada en 1985–2015, con el fin de prever el crecimiento de las importaciones de un país a partir de las fluctuaciones observadas en sus gastos internos, exportaciones y precios relativos. Este crecimiento previsto de las importaciones se compara entonces con la dinámica real del comercio, para evaluar si el comercio ha registrado un nivel anormalmente bajo desde 2012 debido a su relación histórica con la actividad económica.

Para cada uno de los 150 países de la muestra, el capítulo estima un modelo estándar de demanda de importaciones que vincula el crecimiento del volumen de las importaciones de bienes y servicios de forma separada del crecimiento de la demanda, neutralizando los precios relativos de las importaciones21 . La mayoría de los estudios emplean el PIB de un país como valor de remplazo para la absorción. En cambio, el análisis que se presenta aquí sigue el indicador innovador de Bussiére et al. (2013) y calcula la demanda agregada ajustada según la intensidad de importación (IAD, por sus siglas en inglés) como un promedio ponderado de los componentes tradicionales de la demanda agregada (inversión, consumo privado, gasto público y exportaciones). Las ponderaciones empleadas son el contenido de importaciones de la demanda, calculado a partir de los cuadros de insumo-producto22, 23. El método explícitamente toma en cuenta las diferencias en el contenido de importaciones de los diferentes componentes de la demanda agregada y reproduce el efecto de los cambios en la solidez general de la actividad económica y sus diferentes impulsores. Esto último es especialmente importante. La inversión, junto a las exportaciones, tiene un contenido especialmente importante de importaciones y ha registrado un nivel bajo en muchas economías avanzadas que todavía se están recuperando de la crisis financiera mundial y la crisis europea de la deuda. También se ha desacelerado sensiblemente en muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo, por ejemplo en China, que está experimentando un necesario y positivo reequilibrio de su economía, procurando que dependa menos de la inversión, como se explica en el capítulo 4 este informe.

Además del indicador propuesto por Bussiére et al. (2013), el capítulo estima dos otros modelos de demanda de importaciones empleando: 1) la demanda ajustada según la intensidad de importación (IAD) incluyendo solo los componentes de origen nacional de la demanda agregada (IAD interna) y 2) la demanda interna ajustada según la intensidad de importación (IAD interna) y las exportaciones previstas en función de la IAD interna de los socios comerciales. Estos otros modelos son útiles dado el carácter mundial de la desaceleración del comercio: ayudan a centrarse con más precisión en la dinámica del crecimiento de las importaciones impulsado solo por la demanda interna en el país y la demanda interna de los socios comerciales (en lugar de las exportaciones, que son la suma de las importaciones de los socios comerciales). Un único país puede tomar la demanda externa de sus bienes y servicios como tal, pero para el mundo en su conjunto, solo la suma de la demanda interna de los distintos países determina el crecimiento de la importación mundial.

El modelo empírico sigue estrechamente la dinámica del crecimiento de las importaciones (gráfico 2.5), en particular cuando los valores previstos se calculan empleando el indicador IAD que se basa en los cuatro componentes de la demanda agregada, en lugar de solo los de la demanda interna. Esto es de esperar dado que las importaciones y exportaciones a nivel de país están cada vez más vinculadas debido al aumento de la internacionalización de la producción (Bussiére et al., 2013).

Gráfico 2.5.Modelo empírico: Evolución efectiva y prevista del crecimiento de las importaciones reales

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las líneas correspondientes a la evolución efectiva y la prevista muestran el promedio de las tasas de crecimiento de las importaciones reales del país, ponderadas en función de la proporción de las importaciones. Las previsiones se basan en un modelo de demanda de importaciones, estimado país por país, que vincula el crecimiento de las importaciones reales con el crecimiento de la demanda ajustada según la intensidad de importación y los precios de importación relativos. Véase el anexo 2.3.

El modelo sí pone de manifiesto, no obstante, que el crecimiento previsto en comparación con el crecimiento efectivo del comercio de bienes difirió del de servicios en 2012–15. Para los servicios, las series del crecimiento efectivo y el crecimiento previsto de las importaciones son similares durante todo el período de estimación. En cambio, el crecimiento anual de las importaciones de bienes fue, en promedio, considerablemente inferior al previsto para 2012–15. Con respecto a la economía promedio, el crecimiento “faltante” de las importaciones de bienes fue como promedio 1 punto porcentual durante los últimos cuatro años según el modelo, empleando los cuatro componentes de la demanda agregada para pronosticar las importaciones. Los dos otros modelos indican una brecha aún mayor entre el crecimiento real y el crecimiento previsto de las importaciones de bienes, de casi 2¼ y 1¾ puntos porcentuales, respectivamente (gráfico 2.6, panel 1)24.

Los resultados también son coherentes con el perfil temporal de la desaceleración del comercio entre los países examinada en la sección anterior. En el caso de las economías avanzadas, la desaceleración imprevista en el crecimiento de las importaciones ocurrió en 2012. Desde entonces, el crecimiento de las importaciones de bienes se ha recuperado y es cercano a los valores previstos por el modelo en promedio (gráfico 2.6, panel 2). En el caso de las economías de mercados emergentes y en desarrollo, el crecimiento faltante de las importaciones de bienes es superior y se ha vuelto más pronunciado a lo largo del tiempo (gráfico 2.6, panel 3).

Gráfico 2.6.Modelo empírico: Diferencia entre el crecimiento efectivo y el crecimiento previsto de las importaciones reales de bienes

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las barras muestran los residuos promedio, ponderados en función de la proporción de importaciones, a partir de un modelo de demanda de importaciones, estimada país por país, vinculando el crecimiento de las importaciones reales con el crecimiento de la demanda ajustada según la intensidad de importación y los precios relativos de las importaciones. Los marcadores negros señalan el intervalo de confianza del 90%. Véase el anexo 2.3.

En general, estos resultados indican que la solidez de la actividad económica y su composición no pueden explicar totalmente la desaceleración del crecimiento de las importaciones de bienes que comenzó en 2012, especialmente en las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

Pero, ¿cuál es la magnitud del crecimiento de las importaciones de bienes faltante en comparación con el descenso general del crecimiento de las importaciones? Para responder a esta pregunta, el capítulo descompone la desaceleración observada en las tasas de crecimiento de las importaciones de bienes antes y después de la crisis financiera mundial. El análisis adopta una visión a largo plazo (1985–2007) y una visión a corto plazo (2003–07) del período previo a la crisis, comparando cada uno de estos intervalos con el período 2012–15 para establecer con qué proporción de la desaceleración el modelo empírico podría y no podría coincidir (gráfico 2.7). También asigna la desaceleración prevista a las proporciones atribuibles a los diferentes componentes de la demanda agregada. Se destacan dos conclusiones:

  • Desde la perspectiva de un país específico, la proporción no prevista de la desaceleración del crecimiento de las importaciones de bienes es relativamente pequeña cuando se compara con el descenso general del crecimiento de las importaciones. Cuando se compara el período 2012–15 con el período 2003–07, el modelo, empleando los cuatro componentes de la demanda agregada para prever el crecimiento de las importaciones, puede explicar el 85% de la desaceleración para la economía promedio en el total de la muestra25.

  • Los descensos de la inversión y el crecimiento de las exportaciones explican la mayor parte de la desaceleración del crecimiento del comercio, especialmente en relación con 2003–07, cuando el gasto de capital en muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo, por ejemplo China, crecían a un ritmo inusitadamente rápido.

Con respecto al segundo resultado, el grado en que el descenso de las exportaciones sirve de fundamento a la desaceleración del crecimiento de las importaciones en las distintas economías obedece a dos factores: 1) los estrechos vínculos que existen entre las importaciones y las exportaciones de un país a medida que los procesos de producción se vuelven más fragmentados a través de fronteras, y 2) el deterioro sincronizado a nivel internacional del crecimiento en los últimos años. Estos dos factores han contribuido a la naturaleza generalizada de la desaceleración del crecimiento del comercio entre los diferentes países y han amplificado su magnitud.

Para identificar el papel de la demanda interna en la desaceleración del comercio mundial, el análisis desglosa para cada país la proporción del descenso en el crecimiento de las importaciones que corresponde a sus exportaciones en: 1) el valor previsto de la demanda de importaciones de sus socios comerciales, atribuible a la demanda interna; 2) el valor previsto de la demanda de importaciones de sus socios comerciales, atribuible a las exportaciones, y 3) una proporción residual no explicada por el modelo. Iterando de este modo, es posible asignar totalmente la desaceleración de las importaciones mundiales de bienes a componentes de la demanda interna y una proporción no prevista como se ilustra en la barra central de cada panel del gráfico 2.7. Este procedimiento pone de manifiesto que, a escala mundial, los cambios en la actividad económica pueden explicar aproximadamente tres cuartas partes del descenso en la tasa de crecimiento de las importaciones mundiales de bienes. La proporción no prevista de la desaceleración del crecimiento de las importaciones mundiales de bienes es mayor que la de la economía promedio, ya que los impedimentos para el comercio a nivel de país individual se agravan en el agregado. Usando el modelo de demanda de importaciones sobre la base de la IAD interna y las exportaciones previstas por la IAD interna de los socios arroja un patrón muy similar, como se ilustra en la barra de la derecha de los paneles del gráfico 2.7.

En definitiva, la desaceleración del crecimiento de las importaciones de bienes registrada en 2012–15 no es solo un síntoma del deterioro de la actividad económica. Casi tres cuartas parte de la desaceleración del comercio mundial se puede atribuir al efecto combinado de la desaceleración general del crecimiento, el cambio en la composición de la actividad económica que se está alejando de los componentes con mayor intensidad de importaciones, por ejemplo, la inversión, y la naturaleza sincronizada de la desaceleración del crecimiento entre los diferentes países, que puede en parte ocurrir a través del comercio. No obstante, a nivel mundial, las tasas de crecimiento de las importaciones de bienes en 2012–15 han estado, como promedio, aproximadamente 1¾ puntos porcentuales por debajo de lo que se podría esperar sobre la base de la relación histórica entre los flujos comerciales y la actividad económica. Esta cifra no es trivial: el nivel del comercio mundial de bienes real habría sido un 8% superior en 2015 si no hubiera sido por el crecimiento faltante del comercio.

Gráfico 2.7.Modelo empírico: Desglose de la desaceleración del crecimiento de las importaciones reales de bienes

(Puntos porcentuales)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: La barra A desglosa la diferencia entre el crecimiento promedio de las importaciones reales de bienes de los dos períodos en porciones previstas por consumo y precios relativos, inversión, exportaciones y un residuo no previsto. La barra B prorratea el componente previsto por exportaciones entre lo que se puede y no se puede prever por la demanda interna de los socios comerciales, usando un procedimiento iterativo. La barra C desglosa la diferencia en la suma de la demanda interna y la demanda externa prevista por la demanda interna de los socios comerciales.

El enfoque empírico que se describió anteriormente ha quedado académicamente comprobado, pero con dos limitaciones importantes26. En primer lugar, como ya se explicó, se centra de forma limitada en solo un lado de la relación entre la actividad económica y el comercio: el vínculo desde el primero hacia el segundo. Otros factores pueden afectar simultáneamente a la actividad económica y el comercio, en particular, las políticas comerciales. No tomarlos en cuenta probablemente daría lugar a un sesgo alcista del papel estimado de la actividad económica en la previsión de los flujos comerciales. Como se demuestra en el anexo 2.3, este sesgo, sin embargo, es relativamente pequeño27.

En segundo lugar, como análisis del equilibrio parcial, dado que el modelo empírico toma la demanda externa de cada país como tal, es insuficiente por sí solo para analizar una desaceleración sincronizada del comercio en muchos países. Para superar la segunda limitación, el capítulo usa un modelo estructural de equilibrio general para múltiples países, que se describe en la siguiente sección. El enfoque del equilibrio general también permite tener en cuenta una respuesta endógena del nivel de actividad económica y el producto a los cambios en los patrones del comercio y los costos del comercio a través de su efecto en los precios de los bienes intermedios y los bienes de consumo, abordando también así parcialmente la primera limitación del enfoque empírico28.

El papel de la composición de la demanda y los costos del comercio: Observaciones a partir de una investigación estructural

Esta sección analiza la desaceleración del crecimiento del comercio de bienes en relación con el crecimiento del PIB en términos nominales, adaptando el modelo de producción y comercio estático, multisectorial y para múltiples países de Eaton et al. (2010)29. Como este es un modelo de equilibrio general que calcula de forma endógena salarios y precios de equilibrio, el principal centro de interés es el crecimiento nominal de las importaciones en relación con el crecimiento del PIB. En este marco, los países comercian para explotar su ventaja competitiva en la producción de bienes. No obstante, el comercio internacional es costoso: implica costos de transporte y obstáculos comerciales impuestos por el hombre, como los aranceles. Los países ponderan estos costos relacionados con el comercio con las ganancias de eficiencia provenientes del comercio, a fin de determinar si, y cuánto, producir, exportar e importar. El modelo incluye además una copiosa estructura insumo-producto que permite que el producto de cada sector (fabricación de bienes duraderos, no duraderos y materias primas y un sector residual que incluye principalmente bienes no comerciables) sea utilizado como insumo para otros sectores.

Según el modelo, la dinámica observada del comercio puede atribuirse a cambios en cuatro factores específicos, o “discrepancias”: 1) composición de la demanda, 2) costos del comercio (o fricciones), 3) productividad y 4) déficits comerciales. Estas discrepancias, que varían con el tiempo, actúan como shocks para las preferencias, el costo del comercio, la productividad y los déficits comerciales, influyendo así en las decisiones económicas de los agentes, por ejemplo, sobre si comerciar o no. Cuando los patrones observados del comercio sectorial, la producción y los precios se analizan a través del modelo, el modelo de forma endógena asigna cambios en los flujos comerciales reales a estas cuatro discrepancias, de forma que la dinámica implícita del comercio coincida exactamente con la de los datos. Los cuatro factores son específicos de cada sector y país y se identifican dentro del marco de la siguiente forma:

  • La discrepancia de la composición de la demanda reproduce cambios en la proporción del producto de un sector en la demanda final total. Por ejemplo, si el bajo nivel de inversión reduce la demanda de bienes manufacturados duraderos de forma muy superior a la demanda de otros bienes, los cambios en los flujos de comercio serán atribuidos a esta discrepancia.

  • La discrepancia de los costos del comercio representa los cambios en las preferencias entre los bienes producidos internamente y los bienes importados no debidos a variaciones de los precios relativos. Por ejemplo, si los precios en todos los países permanecen fijos, pero un país consume más bienes duraderos producidos internamente que bienes duraderos importados, esto se atribuiría al aumento de los costos del comercio. Estos costos del comercio pueden incluir aranceles, subvenciones a la producción interna, obstáculos no arancelarios y costos de transporte transfronterizo30.

  • La discrepancia de la productividad refleja la ventaja comparativa de los países. A medida que un país se vuelve más productivo en un sector determinado, exporta en mayor medida el producto de este sector a sus socios comerciales y aumenta su consumo interno del producto de dicho sector.

  • La discrepancia del déficit comercial es necesaria para asegurar que el modelo pueda emparejar perfectamente las importaciones y las exportaciones de países con déficits o superávits comerciales.

Muchas de las hipótesis principales sobre las causas de la desaceleración del comercio mundial en relación con el PIB se pueden asignar a estos factores. Una desaceleración del crecimiento del comercio, debida principalmente a cambios en la composición de la actividad económica, se reproducirá en la discrepancia de composición de la demanda. Por otro lado, si la imposición de obstáculos comerciales o el ritmo más lento de la liberalización comercial son los factores que determinan la desaceleración, el modelo lo atribuiría a un aumento en la discrepancia del costo del comercio. Al generar hipótesis comparativas en las que solo se permite que cambie un factor, el modelo puede cuantificar el papel de estas discrepancias en la desaceleración actual del comercio en un entorno de equilibrio general. Por ejemplo, en la hipótesis en que solo la discrepancia de la composición de la demanda está activa, el modelo permite que la composición de la demanda cambie como se observa en los datos pero mantiene constantes los costos del comercio, la productividad y los déficits comerciales. A los fines de este capítulo, solo se presentan los resultados de las hipótesis comparativas para las dos primeras discrepancias (composición de la demanda y costos del comercio)31.

El presente análisis emplea datos sectoriales anuales sobre producción, comercio bilateral y precios de productores correspondientes a 2003–15 para aplicar el procedimiento de contabilización a 34 economías avanzadas y de mercados emergentes (que representan el 75% del comercio mundial), ampliando así tanto la cobertura geográfica como temporal de Eaton et al. (20 1 0)32. Asimismo, el capítulo enriquece la estructura del modelo, modelando explícitamente un sector de materias primas además de los tres sectores incluidos en la configuración original. Esta es una adición esencial, a la luz de las variaciones de precios ocurridas recientemente en este sector, que afectan a la relación entre el crecimiento del comercio y el crecimiento del PIB33. No obstante, el modelo no separa la inversión del consumo, y las conclusiones sobre el papel de la composición de la demanda deben interpretarse teniendo en cuenta esta limitación.

La comparación de los resultados de las dos hipótesis comparativas con los datos reales sobre el crecimiento bruto de la relación importaciones nominales/PIB para el período 2003–15 (gráfico 2.8, paneles 1, 3 y 5) arroja la siguiente conclusión:

Gráfico 2.8.Modelo estructural: Evolución efectiva e implícita del modelo de la relación importaciones/PIB nominales

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las líneas correspondientes a la evolución efectiva y la simulada en los paneles 1, 3 y 5 muestran la relación entre el crecimiento bruto de las importaciones nominales de bienes y el crecimiento bruto del PIB nominal mundial, (Mt/Mt-1)/(Yt /Yt-1), y sus promedios del período (líneas continuas). Un valor de 1 indica que las importaciones y el PIB nominales aumentan al mismo ritmo. El efecto simulado de la composición de la demanda y los costos del comercio se obtienen a través de ejercicios de situaciones ficticias en los que solo se permite que actúe la discrepancia correspondiente, manteniendo constantes todos los otros factores que afectan a la producción y el comercio. Una disminución de los costos del comercio coincide con un aumento en la discrepancia ilustrada del comercio ya que impulsa los valores del comercio implícitos del modelo. Las barras de los paneles 2, 4 y 6 muestran la diferencia en el crecimiento promedio de la relación importaciones/PIB que se describe anteriormente entre 2003–07 y 2012–15 implícito por: 1) los datos; 2) el modelo solo con la discrepancia de composición de la demanda, y 3) el modelo solo con la discrepancia del costo del comercio, es decir, las diferencias en los promedios del período que se muestran en los paneles 1, 3 y 5. Véanse más detalles de cobertura de países, fuentes de datos y metodología en el anexo 2.4.

  • En 2003–07, el comercio nominal de bienes creció más rápidamente en relación con el PIB debido tanto a cambios en la composición de la demanda como a la reducción de los costos del comercio. En las economías avanzadas, estos dos factores tuvieron prácticamente la misma importancia; en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, la caída de los costos del comercio tuvo un papel fundamental, en particular para China, lo cual coincide con su adhesión a la Organización Mundial del Comercio en 2001.

  • La desaceleración que se produjo en 2012–15 en el crecimiento de la relación importaciones nominales de bienes/PIB se caracterizó por un desplazamiento de la demanda hacia bienes no comercializables y por una reorientación, dentro de los bienes comercializables, hacia los bienes manufacturados no duraderos. Para el mundo, la proporción del gasto de los tres sectores de bienes comercializables disminuyó; la correspondiente a las materias primas cayó más que en los demás, dado el descenso de los precios de ese sector. El nuevo descenso en 2015 en la relación crecimiento nominal de las importaciones/PIB se debió principalmente al descenso de los precios de las materias primas.

  • El modelo atribuye esto en gran medida a discrepancias en el sector de las materias primas. No obstante, otras discrepancias también tuvieron incidencia, y su contribución relativa varió en los diferentes países. Por ejemplo, China se destaca por el aumento de los costos del comercio. Aunque es difícil determinar con exactitud el factor que llevó a este resultado, el mismo puede ser indicativo de la nivelación de las cadenas internacionales de valor. Brasil experimentó una disminución importante de la proporción correspondiente a los bienes manufacturados duraderos en sus gastos, lo cual contrajo el crecimiento de las importaciones.

La comparación de los resultados de las posibles hipótesis para el período 2003–07 con los del período 2012–15 pone de manifiesto que solo los cambios en la composición de la demanda representaron casi el 60% de la desaceleración del crecimiento del comercio mundial en relación con el crecimiento del PIB (gráfico 2.8, paneles 2, 4 y 6). Además, el cambio en la composición de la demanda ha sido más importante en las economías avanzadas que en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Para el mundo, los costos del comercio también tuvieron una incidencia que no es desdeñable: el modelo atribuye cerca del 25% de la desaceleración del crecimiento de la relación importaciones nominales/PIB a cambios en este factor.

Las reducciones en los costos del comercio incentivaron el comercio en 2003–07, en tanto que su ritmo de descenso disminuyó considerablemente en 2012–15. Cuando se combinan, es decir, cuando se permite que los cambios en la composición de la demanda y en los costos del comercio configuren los flujos comerciales simultáneamente, el modelo puede explicar casi el 80% de la desaceleración34.

A pesar de sus diferencias significativas, los dos métodos analíticos transmiten un mensaje similar. La desaceleración mundial del comercio refleja en gran medida, pero no íntegramente, el deterioro de la situación económica general y los cambios en la composición de la demanda agregada. De acuerdo con ambos métodos, los cambios en la composición de la demanda tuvieron un papel mayor en la desaceleración del comercio de las economías avanzadas, en comparación con lo ocurrido en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Además, en definitiva, tanto el modelo estructural como el método de forma reducida indican que hay participación de otros factores, como los costos del comercio, en la desaceleración observada del comercio.

El papel de los costos del comercio y las cadenas internacionales de valor: Observaciones a partir de los datos desagregados del comercio

Sobre la base de las conclusiones de los dos primeros ejercicios analíticos del capítulo, en esta sección se examina el papel de los costos del comercio y los cambios ocurridos en los procesos de producción mundial durante la reciente desaceleración del comercio. Dado que muchas políticas comerciales, por ejemplo, los obstáculos arancelarios y no arancelarios, se establecen a nivel del producto, y la participación en las cadenas internacionales de valor varía considerablemente en función de los distintos sectores de una misma economía, desentrañar correctamente su incidencia requiere el uso de datos desagregados35. Para hacer esto, en esta sección se sigue un enfoque de tres etapas.

En primer lugar, se presentan amplios indicios sobre cómo han evolucionado los costos del comercio y las cadenas de producción a través del tiempo. En segundo lugar, se analizan los flujos desagregados del comercio y las mediciones de los costos del comercio y la participación en las cadenas internacionales de valor a nivel de país-producto para estimar la elasticidad del crecimiento real de las importaciones con respecto a estos factores. Tercero, el análisis combina las primeras dos etapas para obtener una estimación del grado en que cada factor posible puede explicar la desaceleración del crecimiento del comercio ocurrida en el período 2012–15. Cabe destacar que este análisis no intenta identificar una relación causal, solo una asociación; el objetivo final es descubrir en qué medida se puede prever la disminución de las importaciones a través del comportamiento de las diferentes correlaciones.

La evolución de los costos del comercio y las cadenas internacionales de valor Costos generales del comercio

El término “costos del comercio” normalmente abarca una amplia variedad de factores que crean una discrepancia entre el precio a la producción del exportador y los precios al consumidor en el país importador. Estos factores pueden incluir componentes medibles, como los costos del transporte y los aranceles, la disponibilidad y el costo del crédito al comercio, así como otros elementos más difíciles de cuantificar, como las barreras del idioma, las reglamentaciones y otras asimetrías de información36.

Para obtener una visión general de cómo han evolucionado los costos del comercio en su sentido más amplio, el análisis los infiere de los patrones del comercio bilateral, la producción y la absorción observados en los diferentes países, siguiendo a Head y Ries (2001) y a Novy (2012). Intuitivamente, si los flujos del comercio bilateral aumentan en relación con los flujos de comercio interno (medidos indirectamente a través del producto sectorial bruto menos las exportaciones totales), el método concluye que se ha vuelto más fácil para los dos países comerciar entre sí y, por lo tanto, los costos del comercio han disminuido37.

Los costos promedio mundiales del comercio en el sector de manufactura con respecto a los 10 principales importadores mundiales disminuyeron considerablemente durante el período 1990–2008, alcanzaron máximos con la contracción del comercio internacional durante la crisis financiera y se mantuvieron constantes de allí en adelante (gráfico 2.9, panel 1)38. El mismo patrón puede observarse en muchas economías y sectores (gráfico 2.9, panel 2). Aunque más disperso, el descenso de los costos del comercio fue sustancialmente mayor en el caso de las economías de mercados emergentes y en desarrollo, que enfrentan costos del comercio sensiblemente superiores, que en el de las economías avanzadas durante este período (gráfico 2.9, paneles 3 y 4). ¿Qué interrumpió la disminución de los costos del comercio? En las siguientes subsecciones se examina el papel de algunas influencias específicas en los costos del comercio: aranceles, obstáculos no arancelarios, acuerdos de libre comercio, y transporte y logística39.

Gráfico 2.9.Costos del comercio desde una perspectiva histórica: Enfoque descendente

(Porcentaje)

Fuentes: Base de datos de matrices de insumo-producto multirregionales de Eora y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: El índice sigue el método de Head y Ries (2001) y de Novy (2012) para entender cómo los costos del comercio en sentido amplio han evolucionado a lo largo del tiempo. Estos costos se infieren de los patrones del comercio bilateral, la producción y la absorción observados de los diferentes países. Véase una descripción detallada de la cobertura de países, fuentes de datos y metodología en el anexo 2.5.

Aranceles

Los aranceles a la importación son la forma más fácilmente observable y medible del costo del comercio. La negociación comercial y la liberalización comercial unilateral redujeron el promedio ponderado de los aranceles a las importaciones para todas las economías en casi 1 punto porcentual por año entre 1986 y la finalización de la Ronda Uruguay en 1995 (gráfico 2.10, paneles 1 y 2), y estrecharon considerablemente la dispersión de los aranceles entre diferentes países y productos. Posteriormente, las reducciones arancelarias continuaron, aunque a una tasa más moderada de ½ punto porcentual por año hasta 2008. A falta de acuerdos arancelarios a partir de ese momento, las disminuciones han sido mínimas40.

Obstáculos no arancelarios

Cabría decir que los obstáculos no arancelarios son los más difíciles de medir. Como su nombre lo indica, incluyen toda medida no arancelaria que restrinja los flujos de comercio, como contingentes, rescates, ayuda estatal y medidas de defensa comercial, así como preferencias obligatorias por productos nacionales sobre los extranjeros.

Dos fuentes complementarias de datos, la iniciativa Global Trade Alert del Centre for Economic Policy Research y la base datos sobre obstáculos temporales al comercio del Banco Mundial, muestran un aumento constante de las medidas proteccionistas (gráfico 2.10, paneles 3 y 4)41. El conjunto de los tres obstáculos temporales al comercio específicos (antidumping, derechos compensatorios y salvaguardias) indica que si bien afectan solo a una pequeña proporción de productos (2½% en 2015), la proporción de productos afectados aumentó desde 1990, y experimentó un importante repunte en 2014 y 2015. Global Trade Alert, actualmente la base de datos más completa sobre todo tipo de medidas relativas al comercio impuestas desde la crisis financiera mundial, también muestra un aumento constante de las medidas proteccionistas desde 2012, y que la cantidad mayor de medidas perjudiciales para el comercio se registró en 2015. Aunque la cobertura temporal limitada de Global Trade Alert impide un análisis más riguroso, hay indicios claros de que el crecimiento real de las importaciones de productos sujetos a medidas comerciales discriminatorias experimentó un descenso más pronunciado en 2012–15 en comparación con el período 2003–07 (gráfico 2.10, panel 5).

Otra indicación del grado en que las cuestiones comerciales se han convertido en una preocupación para las empresas se puede deducir de la actividad de los grupos de presión de las empresas (Ludema, Mayda y Mishra, 2015)42. Según los informes de divulgación obligatoria de las actividades de los grupos de presión de las empresas estadounidenses, ha habido un aumento constante de dichas actividades sobre temas comerciales a partir de 2009 (gráfico 2.10, panel 6). Estas tendencias pueden ser, en parte, la razón de que se haya detenido el descenso de los costos comerciales generales43.

Gráfico 2.10.Políticas comerciales desde una perspectiva histórica

Fuentes: Bown, 2016; base de datos Design of Trade Agreements; Evenett y Fritz, 2016; base de datos Global Trade Alert; Ludema, Mayda y Mishra, 2015; Sistema de análisis e información del comercio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo; base de datos sobre obstáculos temporales al comercio del Banco Mundial; Organización Mundial del Comercio (OMC), función de descarga de aranceles; base de datos sobre los acuerdos comerciales regionales de la OMC, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las áreas en azul de los paneles 1 y 2 denotan los rangos intercuartiles. Véase una descripción detallada de la cobertura de países, las fuentes de datos y la metodología correspondiente a cada uno de los indicadores en el anexo 2.5.

Acuerdos de libre comercio

Los acuerdos de libre comercio también pueden reducir los costos del comercio, no solo disminuyendo los obstáculos arancelarios y no arancelarios sino también al incluir disposiciones que regulen otras cuestiones que pueden dificultar el comercio de bienes y servicios, como por ejemplo, la cooperación en materia normativa. La proliferación de estos acuerdos fue especialmente intensa en los años noventa, con un promedio de casi 30 acuerdos firmados por año, según la base de datos Design of Trade Agreements. En el período previo a la crisis financiera mundial, su número disminuyó levemente (a 26) pero, desde 2011, la tasa bajó de forma pronunciada a unos 10 acuerdos celebrados anualmente (gráfico 2.10, panel 7).

No obstante, en comparación con los pactos previos, los acuerdos recientes son más exhaustivos: cubren un espectro mucho más amplio de medidas y no solamente la cuestión de los aranceles. Además, a diferencia de los acuerdos anteriores, incluyen a más socios comerciales, por ejemplo, el recientemente celebrado Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica, la Asociación Económica Integral Regional y la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, que aún se están negociando. Estos acuerdos comprenden a grandes grupos de países que representan una parte importante del comercio y la inversión extranjera directa mundial. Estos acuerdos más profundos y amplios tienden a tener un impacto mayor en el crecimiento del comercio44.

A fin de calcular el alcance de estos acuerdos, el análisis mide el número promedio de socios comerciales con los que un país representativo tiene acuerdos de libre comercio y la participación promedio de estos socios comerciales en el PIB mundial. Según esta medición, la cobertura de los acuerdos de libre comercio sigue aumentando, aunque recientemente a una tasa levemente más lenta (gráfico 2.10, panel 8).

Costos de transporte y logística del comercio

Se ha demostrado que los costos del transporte internacional y los costos asociados con el transporte interno y el cumplimiento fronterizo y documentario perjudican los flujos comerciales (Hummels, 2007a; Djankov, Freund y Pham, 2010). No obstante, según la mayoría de las mediciones disponibles, estos costos han bajado de forma continua desde 2006. Tanto el costo monetario relacionado con la logística del comercio, por ejemplo, los costos del cumplimiento documentario, como el movimiento de bienes a puertos y fronteras, y el tiempo que implica este proceso, han disminuido sensiblemente en las economías de mercados emergentes y en desarrollo desde 2006 (gráfico 2.11, paneles 1 y 2). En las economías avanzadas, estos costos se mantuvieron constantes en sus niveles, que ya eran bajos. Además, los países están cada vez más conectados a redes de transporte mundiales, como ponen de manifiesto mediciones tales como el tamaño de sus flotas marítimas y su capacidad de transporte de contenedores (gráfico 2.11, panel 3). Una excepción a este patrón son los costos de flete aéreo, que aumentaron de forma más o menos constante entre 2002 y 2012, pero desde entonces disminuyeron durante la desaceleración del comercio relacionada con la caída de los precios del petróleo. La disminución de los precios del petróleo a partir de 2014 probablemente hizo descender también el costo de otros modos de transporte. El patrón temporal de los costos del transporte internacional y la logística del comercio indican que probablemente estos costos no contribuyeron a la disminución de la tasa de crecimiento del comercio mundial.

Cadenas internacionales de valor

Además de los costos del comercio, se ha sostenido que la dispersión de la producción entre los países ocurrida en los años noventa y a comienzos de la década de 2000 como resultado de la creación o ampliación de las cadenas internacionales de valor y que incentivó el flujo de comercio bruto, puede haber llegado a su fin45. Pero esta afirmación es difícil de evaluar. La información sobre el grado en que se comparte la producción normalmente está disponible solamente con un rezago importante46. Además sería difícil asignar una causa a la desaceleración detectada en las cadenas internacionales de valor: podría ser producto de la desaceleración en la disminución de los costos del comercio, el aumento de los obstáculos a la inversión transfronteriza o a la maduración propia47.

Gráfico 2.11.Costos de logística y transporte del comercio desde un punto de vista histórico

Fuentes: Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD); Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos; Banco Mundial, Doing Business Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Los indicadores de costo y tiempo miden el costo (excluidos los aranceles) y el tiempo asociados con tres series de procedimientos: cumplimiento documen-tario, cumplimiento fronterizo y transporte interno, dentro del procedimiento total de importar un cargamento de bienes en una muestra equilibrada de 161 economías. El Índice de conectividad de carga marítima de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo refleja en qué grado los países están conectados con redes mundiales de transporte marítimo en función de cinco componentes del sector de transporte marítimo: número de buques, su capacidad de transporte de contenedores, el tamaño máximo de los buques, la cantidad de servicios y el número de empresas que despliegan buques de contenedores en los puertos de un país.

Una medición estándar de la participación en las cadenas internacionales de valor calcula la suma de: 1) el contenido nacional de las exportaciones de un país que se reutiliza en las exportaciones de sus socios comerciales y 2) el valor agregado externo de sus exportaciones como proporción de sus exportaciones brutas (véase un análisis de la medición de la especialización vertical, por ejemplo, en Koopman, Wang y Wei (2014)). Sobre esta medición, existe una amplia variación en la participación en las cadenas internacionales de valor entre países, y muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo todavía no se han integrado plenamente a los procesos mundiales de producción (FMI, 2015a, 2015d). La participación aumentó firmemente tanto en las economías avanzadas como en las economías de mercados emergentes y en desarrollo hasta la crisis financiera mundial (gráfico 2.12, paneles 1, 2 y 3). Una excepción destacable es la de China, donde la participación llegó a un máximo durante la primera mitad de la década de 2000 (gráfico 2.12, panel 4). No obstante, desde 2011, la participación parece haberse estabilizado en todos los agregados nacionales.

Gráfico 2.12.Las cadenas internacionales de valor desde una perspectiva histórica

(Porcentaje)

Fuentes: Base de datos de matrices de insumo-producto multirregionales de Eora, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: La participación en cadenas internacionales de valor denota la suma del contenido interno de las exportaciones de un país, que se reutiliza en las exportaciones de sus socios comerciales, y el valor agregado externo de sus exportaciones como proporción de las exportaciones brutas. Véase una descripción detallada de la cobertura de países, las fuentes de datos y la metodología correspondientes a cada indicador en el anexo 2.5.

El papel de estos otros factores: Observaciones a partir de los datos a nivel de producto

Con el fin de examinar el vínculo histórico de los costos del comercio y las cadenas internacionales de valor con el crecimiento del comercio, esta sección se basa en el nuevo conjunto de datos que se describió anteriormente en el capítulo para los flujos reales de importación de 700 productos48. El análisis presenta una estimación de la elasticidad de los volúmenes de importación de los productos distintos de materias primas con respecto a cuatro de los factores examinados antes: aranceles, alcance de los acuerdos de libre comercio (como porcentaje del PIB mundial), obstáculos temporales al comercio y la participación en las cadenas internacionales de valor, teniendo en cuenta la demanda interna sectorial, los precios relativos de los bienes importados y los efectos fijos de país-producto y temporales (véanse los detalles de la estimación, especificación y robustez en el anexo 2.5). Dado el descenso constante de los costos de logística del comercio desde 2006 y la disponibilidad limitada de datos de series cronológicas sobre estos costos, el capítulo no investiga su incidencia en la desaceleración del comercio.

Las elasticidades estimadas del crecimiento de las importaciones con respecto a las diferentes mediciones de los costos del comercio se describen en el cuadro 2.1. Las estimaciones son sumamente significativas estadísticamente y del signo previsto49. La mayor incidencia de los obstáculos al comercio está vinculada con un menor crecimiento del volumen de importaciones, aunque la elasticidad estimada de las importaciones con respecto a los aranceles es menor a la estimada en otros estudios. De la misma forma, ampliar el conjunto de los socios comerciales con el cual un país tiene acuerdos de libre comercio está vinculado con un mayor crecimiento de los volúmenes de importaciones.

Una mayor participación en las cadenas internacionales de valor también está vinculada con un mayor crecimiento de los volúmenes de importación: un aumento de 10 puntos porcentuales en la participación está vinculado con un aumento de 1 punto porcentual en el crecimiento de las importaciones (cuadro 2.1, columna 5). Como se mencionó, es difícil saber si esta participación también está reproduciendo los efectos suplementarios de la política económica; por ende, esta estimación probablemente represente un límite superior.

Cuadro 2.1.Asociación histórica entre el crecimiento de las importaciones reales a nivel de producto, las políticas comerciales y la participación en cadenas internacionales de valor
A. Producto y paísB. País
Período de la muestra2003-152003-152003-152003-132003-131990-20132003-13Residuo de la demanda ajustada según la intensidad de importación
Variable dependiente: Crecimiento de las importacionesRealNominal
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)
Crecimiento de:
Obstáculos comerciales temporales−0,024***−0,031***−0,028***−0,029***−0,253
(0,008)(0,009)(0,006)(0,007)(0,196)
Aranceles−0,008−0,016**−0,021***−0,034***−0,015
(0,007)(0,008)(0,005)(0,007)(0,018)
Cobertura de los tratados de libre comercio0,119**0,106**0,139***0,205***0,227***
(0,048)(0,054)(0,040)(0,055)(0,056)
Participación en las cadenas internacionales
de valor0,066*0,095**0,192***0,170***0,083*
(0,038)(0,041)(0,029)(0,041)(0,043)
País x Efectos fijos de producto
Efectos fijos de país
Efectos fijos de tiempo
R20,2640,2660,2650,2950,2930,3240,4070,504
R2 ajustado0,1930,1900,1920,2120,2080,2810,3380,449
Número de observaciones316.840341.553371.622315.636258.196472.178270.587464
Fuente: Cálculos del personal del FMI.Nota: La participación en las cadenas internacionales de valor es una medición de participación regresiva: valor agregado externo en las exportaciones como proporción de las exportaciones brutas. En las regresiones a nivel de producto-país, la variable se calcula a nivel sectorial. Los errores estándar se agrupan a nivel de producto-país para las regresiones Aya nivel de país en la regresión B. En las columnas (1) a (7) se tiene en cuenta el crecimiento de la demanda sectorial y el crecimiento de los precios relativos. * p < 0,10; **p< 0,05; ***p< 0,01.

Como verificación cruzada del análisis a nivel de producto desagregado, el capítulo examina la relación entre los residuos de cada país que se analizaron antes (la diferencia entre el crecimiento efectivo y el previsto por el modelo de las importaciones reales agregadas) y los mismos cuatro factores. Las estimaciones puntuales son similares a las de las regresiones a nivel de producto, pero no se estiman tan precisamente debido a la mayor agregación de los datos (cuadro 2.1, columna 8). En general, estos resultados indican que la imposición de medidas de política económica que distorsionan el comercio perjudica el crecimiento del comercio. Al mismo tiempo, el crecimiento más lento del alcance de los acuerdos de libre comercio y un ritmo más lento de participación en las cadenas internacionales de valor se vinculan con un crecimiento más bajo de las importaciones.

Combinar las elasticidades estimadas del crecimiento de las importaciones con las diferencias en la tasa de crecimiento de los diferentes factores entre 2012–15 y 2003–07 nos permite estimar su contribución relativa. Este ejercicio pone de manifiesto que una proporción significativa de la desaceleración del comercio que no se explica por el deterioro de la actividad económica y su composición es atribuible a cambios en las políticas comerciales y a la desaceleración de la ampliación de las cadenas internacionales de valor (gráfico 2.13 y anexo 2.5).

Gráfico 2.13.Contribución de las políticas comerciales y las cadenas internacionales de valor a la desaceleración del crecimiento de las importaciones reales de bienes

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: La cifra combina la asociación histórica estimada entre el crecimiento de las importaciones reales y el crecimiento de los costos del comercio y la participación en las cadenas internacionales de valor, y las diferencias en la tasa de crecimiento de estos factores entre 2003–07 y 2012–15 para calcular su contribución a la desaceleración del comercio observada. Véase una descripción detallada de la cobertura de países, las fuentes de datos y la metodología en el anexo 2.5.

La conexión entre el comercio y las cadenas internacionales de valor: Observaciones a partir del modelo gravitacional

El último análisis emplea un modelo gravitacional del comercio a nivel sectorial para destacar el papel de las cadenas internacionales de valor durante la desaceleración. El modelo gravitacional es ampliamente utilizado para explicar el nivel de los flujos de comercio bilateral sobre la base de las características específicas de cada país y las características de pares de países que reproduzcan los costos del comercio, como la distancia entre los países o si comparten una frontera común, el idioma o el tipo de moneda.

Estimado a nivel sectorial, el modelo gravitacional tiene dos ventajas que lo convierten en un instrumento especialmente útil para aislar la importancia que tiene la participación en las cadenas internacionales de valor para el crecimiento del comercio: 1) tiene en cuenta los cambios en la composición de los flujos del comercio en diferentes sectores y socios (a diferencia del análisis de la demanda agregada de importaciones presentado anteriormente en el capítulo) y 2) capta la heterogeneidad en el grado de los vínculos de producción entre los diferentes socios comerciales (a diferencia del análisis a nivel del producto que se describió anteriormente).

El análisis se realiza en tres etapas (véase también el anexo 2.6). La primera etapa supone estimar un modelo gravitacional a nivel sectorial a fin de aportar una referencia para el comercio bilateral-sectorial. El modelo se estima de forma separada para cada año entre 2003 y 2014 y para cada uno de los 10 sectores objeto de intercambio comercial en la base de datos de matrices de insumo-producto multirregionales de Eora. Además de las variables gravitacionales estándar, la especificación estimada tiene en cuenta los efectos fijos del importador y exportador50. Estos efectos fijos tienen en cuenta todas las características sectoriales de origen y destino, como demanda y oferta sectorial, y todas las características sectoriales variables en el tiempo del país, como precios y costos del comercio, que no varían entre los socios comerciales en un año determinado. Los efectos fijos también tienen en cuenta las denominadas condiciones de resistencia multilateral (Anderson, 2011), es decir, los obstáculos al comercio que cada economía enfrenta con respecto a todos sus socios comerciales. En la segunda etapa, los residuos obtenidos de la estimación gravitacional se recopilan y diferencian en niveles para obtener el crecimiento del comercio sectorial bilateral que no se puede explicar mediante el modelo gravitacional. En la tercera etapa se examina si el grado de vínculos de la producción entre los dos países en este sector en particular, medido como la proporción del componente de valor agregado externo en las exportaciones brutas bilaterales-sectoriales, está relacionado con el crecimiento del comercio entre los dos países en este sector, tras neutralizar todos los determinantes estándar del crecimiento del comercio51. Las conclusiones del análisis del modelo gravitacional indican que la existencia de mayores vínculos de producción entre los países está efectivamente relacionada positivamente con el crecimiento del comercio entre ellos, corroborando el análisis a nivel del producto presentado anteriormente.

De hecho, durante 2003–07, el comercio entre pares de países en sectores que estaban en el cuartil superior de participación en las cadenas internacionales de valor creció, en promedio, 1¼ puntos porcentuales más rápido que el resto (gráfico 2.14). En 2012–14, sin embargo, el comercio en estos sectores de pares de países no fue significativamente diferente del comercio en el resto. Esto respalda aún más la hipótesis de que una mayor participación en las cadenas internacionales de valor incentivó significativamente el crecimiento del comercio en el período previo a la crisis financiera mundial. No obstante, desde 2012, hay pocos indicios de una reactivación de este tipo.

Gráfico 2.14.Modelo gravitacional: Participación en las cadenas internacionales de valor y crecimiento del comercio sectorial bilateral

(Puntos porcentuales)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las barras muestran la diferencia promedio en los residuos de crecimiento del comercio sectorial bilateral entre pares de países-sectores en el cuartil superior en términos de integración a las cadenas internacionales de valor y el resto en 2003-13, 2003–07 y 2012-13. Las líneas verticales son los intervalos de confianza del percen-til 90. Los residuos se obtienen de modelos gravitacionales del comercio estimados de forma separada para cada sector y año, teniendo en cuenta todas las variables gravitacionales estándar, así como los efectos fijos del importador y el exportador. Véase una descripción detallada de la cobertura de países, las fuentes de datos y la metodología en el anexo 2.6.

Resumen y consecuencias en materia de política económica

El análisis efectuado en este capítulo indica que la desaceleración del crecimiento del comercio a partir de 2012 está en importante medida, pero no enteramente, en consonancia con el deterioro general de la actividad económica. El bajo nivel de crecimiento mundial, en particular, el bajo nivel de crecimiento de la inversión, puede explicar una parte importante del lento crecimiento del comercio, tanto en términos absolutos como en relación con el PIB. El análisis empírico indica que a escala mundial hasta tres cuartas partes de la disminución del crecimiento del comercio registrada desde 2012 en relación con el período 2003–07 se puede prever por una reducción de la actividad económica, más concretamente, por el tenue crecimiento de la inversión. Aunque la estimación empírica puede sobreestimar el papel del producto habida cuenta de los efectos negativos de retroalimentación de la política comercial y el comercio en el crecimiento, un marco de equilibrio general indica que los cambios en la composición de la demanda representan aproximadamente el 60% de la desaceleración en la tasa de crecimiento de las importaciones nominales en relación con el PIB.

No obstante, más allá del nivel y la composición de la demanda hay otros factores que también frenan el crecimiento del comercio, reduciendo hasta en 1¾ puntos porcentuales el crecimiento real de las importaciones mundiales en 2012–15. Entre ellos, las políticas comerciales y la participación en las cadenas internacionales de valor representan una parte importante de la reducción no prevista en el crecimiento del comercio mundial anual registrada desde 2012. El ritmo de las nuevas iniciativas de política comercial a nivel mundial ha disminuido notablemente. Al mismo tiempo, el aumento del proteccionismo a partir de la crisis financiera mundial no es inocuo. Aunque hasta el momento la contribución cuantitativa de las políticas comerciales a la desaceleración del crecimiento del comercio ha sido limitada, las medidas proteccionistas podrían ejercer una presión significativa en el comercio global si se vuelven más generalizadas. El evidente descenso del crecimiento de la fragmentación de la producción entre países también está frenando el crecimiento del comercio, aunque todavía es difícil juzgar si esto es una maduración natural de las cadenas internacionales de valor existentes o resultado de perturbaciones provocadas por las políticas. El marco de equilibrio general también indica que una reducción más lenta de los costos del comercio, definida en términos amplios, puede explicar casi un cuarta parte del descenso en la tasa de crecimiento de las importaciones nominales en relación con el PIB.

¿Qué significa esto para las perspectivas del comercio mundial? Como se señala en las conclusiones del capítulo, el crecimiento del comercio y el crecimiento económico están estrechamente vinculados. Las proyecciones actuales prevén solo un repunte limitado de la actividad mundial y un bajo nivel de crecimiento de la inversión en el mediano plazo debido tanto a factores cíclicos como estructurales (véase el capítulo 1 de este informe), por ende, es muy probable que la lentitud observada en el crecimiento del comercio mundial persista. Asimismo, aunque el crecimiento mundial termine por cobrar impulso, es poco probable que el crecimiento del comercio alcance las tasas observadas antes de la crisis financiera mundial cuando el crecimiento de la inversión en muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo, como China, fue inusitadamente elevado, los costos del comercio bajaron debido a cooperación en materia de políticas, y el avance tecnológico y las cadenas internacionales de valor se ampliaron rápidamente52.

¿Qué se puede hacer para que el comercio cumpla su función de ayudar a promover la productividad y el crecimiento en un contexto de lentitud y fragilidad de la actividad mundial? Primero, las conclusiones de este capítulo indican que gran parte de la desaceleración del comercio parece ser un síntoma de muchos factores que están estancando el crecimiento en los distintos países, entre otros, posiblemente, el ritmo más lento de reducción de los costos del comercio y el lento crecimiento del comercio mismo, como se explica en la sección “La desaceleración del crecimiento del comercio: Patrones fundamentales” y en el recuadro 2.1. Abordar estas limitaciones para el crecimiento y, en particular, para la inversión, debería ser la clave de las medidas de política económica que se adopten para robustecer la economía mundial, lo que fortalecería el comercio como efecto colateral. Como se explica en los capítulos 1 y 3 de la edición de abril de 2016 del informe WEO, una combinación de medidas de apoyo de la demanda en el corto plazo, corrección de los balances para aliviar las dificultades financieras en los casos en que sea necesario y reformas estructurales dirigidas a mejorar la productividad, como por ejemplo, avanzando más en la integración comercial, podría contribuir a reactivar el crecimiento mundial y dar impulso a la inversión. Estas políticas, al incentivar indirectamente el crecimiento del comercio, pueden fortalecer el crecimiento de la economía de cada país, dada la función que desempeña el comercio de transmitir la actividad económica y aumentar la productividad y el crecimiento económico.

En segundo lugar, las conclusiones de este capítulo también indican que las políticas comerciales, que determinan los costos del intercambio internacional de bienes y servicios, mantienen su utilidad. En una coyuntura en que otros factores, en particular el bajo nivel de inversión, ya están afectando al comercio, resistir toda forma de proteccionismo y reactivar el proceso de liberalización del comercio para eliminar los obstáculos que todavía existen proporcionaría el tan necesario apoyo para el crecimiento del comercio, por ejemplo, a través de la puesta en marcha de una nueva ronda de desarrollo de las cadenas internacionales de valor. Como se explica en el cuadro 2.2, hay margen importante para disminuir aún más los costos del comercio, reduciendo los aranceles que sigan siendo elevados, ratificando y cumpliendo los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio y estableciendo un plan futuro para el comercio posterior a Doha. Las futuras reformas emprendidas en materia comercial deberían centrarse en las esferas de mayor relevancia para la economía mundial actual, como la cooperación normativa, la reducción de los obstáculos al comercio de servicios y el aprovechamiento de las complementariedades entre la inversión y el comercio (véase FMI, 2016b).

Estas iniciativas podrían ayudar a fortalecer el crecimiento económico mundial y aumentar el nivel de vida general con el correr del tiempo. Como se explica en el recuadro 2.3, una hipótesis ilustrativa, en que los aranceles vigentes se eliminen por completo y se cumpla plenamente lo establecido en el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio, podría mejorar el bienestar. Varios modelos comerciales presentan una variedad de resultados posibles (véase Costinot y Rodriguez-Clare, 2014), pero los aumentos del ingreso real obtenidos a partir de la reducción de los costos del comercio podrían variar desde menos del 1% a más del 6% a largo plazo para el país promedio53. Dado el nivel relativamente bajo de los aranceles para muchas economías avanzadas, realizar avances en las reformas comerciales en materia de servicios y otras esferas “punteras” probablemente daría origen a mejoras globales aún mayores.

Pero para sostener el apoyo popular a la integración comercial y preservar sus beneficios económicos y en materia de bienestar, las autoridades económicas deben tener presentes los costos de ajuste que comporta la profundización de la integración comercial. Aunque el análisis de estos efectos trasciende el alcance de este capítulo, una serie de estudios documentan costos de ajuste significativos y perduraderos para aquellos cuyas perspectivas de empleo se vieron negativamente afectadas por los cambios estructurales vinculados con el comercio, aunque posiblemente los beneficios de disminución de los precios que conlleva el comercio suelan favorecer a quienes están en el nivel inferior de la pirámide de distribución de los ingresos. Un discurso de creciente popularidad que destaca que los beneficios de la globalización y el comercio llegan solo a unos pocos afortunados también está cobrando impulso. Para reactivar los programas comerciales, las autoridades económicas deben atender a las preocupaciones de los trabajadores afectados por el comercio, por ejemplo, brindando un apoyo eficaz a la reconversión, la capacitación laboral y la movilidad ocupacional y geográfica, a fin de mitigar los aspectos negativos de una mayor integración comercial.

Recuadro 2.1.¿Contribuye la desaceleración del comercio a la desaceleración de la productividad mundial? Nuevos datos empíricos

En este recuadro se busca cuantificar el efecto de la caída del comercio en la productividad. Al aplicar un enfoque de variables instrumentales para determinar el impacto histórico del comercio en la productividad en una muestra de 18 economías de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos1, los resultados sugieren que la desaceleración del comercio podría pesar considerablemente sobre el crecimiento de la productividad, de por sí débil en las economías avanzadas.

Como se analiza en este capítulo, el comercio puede determinar la productividad de una economía por diversas vías. Este recuadro se centra en tres canales bien diferenciados por medio de los cuales el comercio internacional puede afectar la productividad2:

  • Las importaciones. Las importaciones pueden promover la productividad incrementando la competencia que deben enfrentar las empresas nacionales con el ingreso de productores externos a los mercados internos. Suele denominárselo “canal procompetencia”.

  • Los insumos importados. Los insumos importados pueden elevar la productividad a nivel de las empresas ampliando la variedad y mejorando la calidad de los bienes intermedios a las que estas tienen acceso. Se lo denomina “canal de los insumos”.

  • Las exportaciones. La exportación puede incrementar la productividad a nivel de las empresas pues les permite aprender de mercados extranjeros tanto en forma directa, por medio de las relaciones entre comprador y vendedor, como indirecta, por medio del aumento de la competencia de productores extranjeros, las externalidades y demás. Todo esto conforma el “canal de las exportaciones”.

Estos canales operan a través del efecto a nivel de las empresas, obligándolas a adoptar procesos productivos más eficientes, mejorar la calidad de sus productos o realizar inversiones específicas, y a nivel sectorial, provocando una reasignación de recursos a favor de las empresas más productivas de cada sector. Este recuadro se ocupa de estimar los efectos del comercio a nivel sectorial.

Análisis empírico

Los tres tipos de comercio crecieron de manera constante entre mediados de la década de 1990 y mediados de la de 2000. Tal como se observa en las tendencias agregadas, el comercio cayó en casi todos los sectores durante la crisis financiera mundial y desde entonces viene recuperándose con lentitud (gráfico 2.1.1). El análisis de datos sectoriales revela una gran dispersión en estas tendencias entre países e industrias, lo que proporciona una fuente de variación que puede utilizarse para determinar el impacto de cada canal comercial en el crecimiento.

A fin de cuantificar el efecto de estos canales en la productividad a nivel sectorial, Ahn y Duval (de próxima publicación), estiman una especificación econométrica aplicando datos de KLEMS Mundial y de la Base de Datos Mundial de Insumos-Productos que cubren 18 sectores de 18 economías avanzadas entre 1995 y 2007:

donde TFPi,s,t denota la productividad total de los factores (TFP, por sus siglas en inglés) en el país i y el sector s en el año t, mientras que IMPi,s,t-2,IMPi,s,t-2input y EXPi,s,t-2 son las importaciones a nivel país-sector (como proporción del producto total sectorial interno), los insumos importados (como proporción del total de los insumos utilizados en el sector) y las exportaciones (como proporción del producto total sectorial interno) respectivamente, todos ellos con un rezago de dos años3. La especificación incluye también los efectos fijos por país-sector (FEi,s) y por país-año (FEi,t) a fin de dar cuenta de cualquier variación invariable en el tiempo que sea común a todos los sectores de un país, y de cualquier shock experimentado en un país que pudiera afectar de manera uniforme a todas sus industrias en un año determinado.

No es fácil determinar el efecto causal del comercio en el crecimiento, debido a problemas potencialmente severos de causalidad inversa y de medición. Numerosos estudios han procurado resolver esos problemas utilizando variables instrumentales para el comercio general (Frankel y Romer, 1999; Noguer y Siscart, 2005). Puesto que en el análisis que ofrece este recuadro se procura calcular el efecto causal de los tres canales diferenciados por medio de los cuales el comercio puede determinar la productividad, es necesario aplicar una variable instrumental diferente para cada uno. Las variables instrumentales utilizadas son las siguientes:

Gráfico 2.1.1.La evolución del comercio en distintas industrias en las principales economías

(Porcentaje)

Fuentes: Base de datos mundial de insumos-productos (WIOD) y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: La línea horizontal dentro de cada recuadro representa la mediana de todas las observaciones país-industria; los bordes superior e inferior de cada recuadro muestran los cuartiles superior e inferior. Todos se expresan en porcentajes. Los países incluidos en la muestra son Alemania, Australia, Austria, Canadá, Corea, Eslovenia, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, Países Bajos, Reino Unido, República Checa y Suecia.

  • La penetración de las importaciones chinas en otros países. A falta de un instrumento adecuado para las importaciones provenientes de todos los socios comerciales, en el recuadro se estima el impacto de las importaciones originadas en China. Para el análisis se aplica la metodología bien establecida de instrumentar las importaciones que un país recibe de China para un sector determinado con las importaciones chinas de todos los demás países para ese sector. El supuesto es que los shocks de demanda de importaciones de cada sector no están correlacionados entre los países de la muestra, como confirman Autor, Dorn y Hanson (2013). Por lo tanto, para el análisis se estima el efecto procompetencia de la penetración china en la productividad.

  • Aranceles a los insumos. En la medida en que los aranceles a los insumos —es decir, los impuestos que se aplican a los insumos importados— no están determinados por la productividad esperada futura para el sector en cuestión ni por ningún otro factor no observado correlacionado con esta4, pueden utilizarse como variable instrumental para los insumos importados. Los aranceles a los insumos de cada sector s se computan como promedio ponderado de la tasa arancelaria de todos los sectores, utilizando ponderaciones que reflejen la proporción de los insumos importados directa e indirectamente por cada uno de los sectores que son utilizados en la producción del sector s5. Su valor rezagado a dos años se utiliza como instrumento para los insumos importados.

  • Los aranceles de exportación. Los aranceles de exportación de cada sector s de cada país se computan como promedio ponderado de las tasas arancelarias de producción de los principales países de destino, utilizando ponderaciones iguales a la proporción de las exportaciones totales del sector s a cada destino. Su valor rezagado a dos años constituye un instrumento válido para las exportaciones siempre y cuando los aranceles de importación aplicados por el sector s del país de destino no estén influenciados por las exportaciones generales de ningún país determinado en ese sector.

Cuadro 2.1.1.Resultados de la estimación base
MCOVariables instrumentales
Variable dependiente: En (PTF)i,s,t(1)(2)(3)(4)(5)(6)
(Importaciones provenientes de China/Producto total) x 100i,s,t-20,0040,021***
(0,004)(0,004)
(Insumos de importaciones/Insumos totales) x 100i,s,t-10,005**0,033***
(0,002)(0,009)
(Exportaciones/Producto total)*100i,s,t-20,006***0,032**
(0,002)(0,015)
Estadístico F de primera etapa154,34,33,7
Valor p de primera etapa0,000,040,05
Número de observaciones2.6342.6342.9762.6342.6342.976
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: La variable dependiente es el logaritmo de la productividad total de los factores (PTF) en el país / y en el sector s en el año í Las variables independientes son las importaciones provenientes de China correspondientes a nivel país-sector (como proporción del producto interno total), los insumos importados totales (como proporción del insumo total) y las exportaciones totales (como proporción del producto interno total), con rezagos de dos años. El valor promedio de las importaciones provenientes de China respecto del producto interno en todos los demás países, los aranceles de los insumos y los aranceles de las exportaciones, con rezagos de dos años, se usan como variables instrumentales en las columnas (4) y (6), (5) y (8) y (6) y (9), respectivamente. Las estimaciones de coeficientes en negrita de las columnas (7)-(9) denotan variables instrumentales. Los efectos fijos de país-sector y país-año se incluyen en todas las columnas. Los resultados para cada variable explicativa son robustos cuando se controla por las otras dos. Los errores estándar robustos se presentan entre paréntesis. * p < 0,10; ** p < 0,05; *** p < 0,01.

Conclusiones

El comercio internacional impulsa la productividad por medio de todos los canales enumerados más arriba (cuadro 2.1.1)6. Además, la estrategia de variable instrumental empleada en este recuadro sugiere que la magnitud de su efecto de incremento de la productividad puede ser sustancial. Por ejemplo, un aumento de 1 punto porcentual en la penetración de las importaciones provenientes de China en un sector determinado se asocia con un aumento del 1,5% en el nivel de productividad total de los factores de ese sector. Un aumento de 1 punto porcentual en la relación insumos importados/insumos totales, o en la de exportaciones/ producto interno, conduce a un incremento de alrededor del 0,9% en la productividad del sector. Si suponemos, para simplificar, que la reciente desaceleración del comercio mundial ha nivelado la relación comercio/PIB, y que, por consiguiente, no ha habido nuevos aumentos en la proporción de insumos importados, importaciones provenientes de China ni exportaciones de la producción, las economías avanzadas no están aprovechando el impulso de la productividad derivado del comercio internacional.

Los autores de este recuadro son JaeBin Ahn y Romain Duval.1La bibliografía empírica moderna sobre este tema se remonta a Sachs y Warner (1995) y a Frankel y Romer (1999), entre otros. Véase un estudio reciente acerca del impacto de la última desaceleración del comercio mundial en el crecimiento en Constantinescu, Mattoo y Ruta (2016).2Los primeros dos canales (relacionados con la importación) se analizan con mayor detalle en Ahn et al. (2016), cuyo resumen se cita en FMI (2016c). Por otra parte, De Loecker (2013) ofrece un análisis reciente del canal de las exportaciones.3Todos los resultados exhibidos a continuación resisten medidas alternativas de productividad (como la productividad laboral) y rezagos alternativos (de un año y de tres).4Este sesgo de simultaneidad es más probable en el caso de los aranceles de producción, que los gobiernos pueden ser más proclives a ajustar en función de la productividad y competitividad esperadas futuras del sector en cuestión. Por ese motivo, los aranceles no se utilizan como instrumento para las importaciones.5A fin de evitar posibles problemas de endogeneidad, seleccionamos un período del cuadro de insumos y productos para las ponderaciones a nivel país-sector y las mantenemos constantes a lo largo de todo el período de la muestra.6En comparación con los mínimos cuadrados ordinarios (MCO, columnas 1–3), la magnitud de los efectos estimados suele ser más fuerte cuando se utilizan variables instrumentales (columnas 4–6). Eso sugiere que, en la práctica, el sesgo de medición —que hace que los MCO subestimen el impacto del comercio en la productividad— constituye un problema más grave que el sesgo de simultaneidad —que, por el contrario, tiende a inflar las estimaciones de MCO—, como advirtieron ya Frankel y Romer (1999).

Recuadro 2.2.El papel de las políticas comerciales en la revitalización del comercio

Un programa de política comercial ambicioso pero realizable ayudaría a revigorizar el comercio y apuntalar el crecimiento económico en general. A nivel nacional e internacional, las reformas comerciales complementan otras reformas en los mercados de bienes y servicios, e impulsan el crecimiento al mejorar la eficiencia, promover la competencia y alentar la innovación (Melitz y Reeding, 2014). En este recuadro se analizan las posibilidades que tiene la política comercial de eliminar los obstáculos existentes al intercambio transfronterizo de bienes y servicios, y reducir los costos del comercio.

La política comercial debe atender las áreas “punteras”, como los obstáculos al comercio de los servicios, además de otros obstáculos tradicionales, como los aranceles. Las decisiones de inversión, adquisición y exportación de las empresas obedecen cada vez más a muchos tipos diferentes de políticas, especialmente en las cadenas internacionales de valor, que vinculan a empresas de muchos países en la producción de un único producto final. Si bien las prioridades en materia de política comercial varían entre los distintos países, hay una cantidad de elementos comunes a cada uno de los principales grupos de ingreso nacional (cuadro 2.2.1).

Obstáculos tradicionales

Los obstáculos tradicionales, como los aranceles, subvenciones, trámites aduaneros, políticas tributarias internas y otras normas que en los hechos discriminan a las importaciones o provocan una competencia fiscal perniciosa (FMI, 2016a), siguen representando un impedimento para el comercio y mantienen un nivel elevado en muchos países. Avances recientes de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ilustran la forma en que los métodos flexibles de negociación pueden reducir los obstáculos que aún permanecen:

  • Aranceles. A pesar de los avances anteriores obtenidos a través de la liberalización multilateral, regional y unilateral, el proceso de reducir aranceles sigue inconcluso, en particular en países de bajo ingreso y en algunas economías de mercados emergentes y en desarrollo. El Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI) de la OMC, que eliminó los derechos de importación de muchos productos de tecnología de la información para los países miembros, subraya los cuantiosos beneficios que los países pueden obtener a través de la reducción de los aranceles, por ejemplo promoviendo ramas de producción de exportación (gráfico 2.2.1, panel 1). La ampliación del ATI a un conjunto de 201 productos que representan aproximadamente el 7% del comercio mundial de mercancías entró en vigor en julio de 20161. Sin embargo, en otros rubros, por ejemplo, el de los productos agrícolas de algunas economías de mercados emergentes y en desarrollo, los aranceles siguen siendo relativamente altos.

  • Subvenciones. Los ministros de comercio de la OMC acordaron en diciembre de 2015 eliminar las subvenciones restantes a las exportaciones agrícolas, lo que debería fomentar las exportaciones de productos agrícolas de países de bajo ingreso y en desarrollo. Disminuir las subvenciones internas que distorsionan el comercio, en particular en la agricultura en las economías avanzadas, mejoraría la situación del comercio mundial.

  • Facilitación del comercio. En todas las regiones del mundo, las demoras en las aduanas representan un mayor obstáculo para el comercio que los aranceles (Hummels, 2007b). Los estudios estiman que un retraso de un día en la aduana reduce las importaciones tanto como un aumento del 1% en la distancia entre los países importadores y exportadores (Djankov, Freund y Pham, 2010). Para los exportadores, un aumento del 10% en las demoras en aduanas puede disminuir las ventas al exterior en casi un 4% (Volpe Martinus, Carballo y Graziano, 2015). El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC (AFC) celebrado en 2013 establece normas para bajar los costos del comercio mediante el fortalecimiento de las prácticas aduaneras (gráfico 2.2.1, panel 2)2. La OMC estima que su aplicación aumentaría el comercio mundial en USD 1 billón y el crecimiento de las economías en desarrollo en un 0,9% (OMC, 2015). Entrará en vigor cuando dos terceras partes de los miembros de la OMC hayan concluido los procedimientos internos de aprobación; al 26 de septiembre de 2016, 93 de los 108 miembros necesarios lo habían aprobado. Tras la aprobación, las economías en desarrollo tendrán flexibilidad en el ritmo de aplicación y contarán con una mayor asistencia técnica.

Cuadro 2.2.1.Los desafíos de política comercial varían entre los países
Economías avanzadasLas economías avanzadas pueden ocuparse de la cuestión de la protección que aún se ofrece a sectores comerciales tradicionales (por ejemplo, la agricultura y los productos textiles), propiciar una mayor apertura de los mercados de servicios (por ejemplo, el transporte), mejorar la coherencia de sus sistemas normativos y lograr avances en los aspectos punteros de la política comercial. Se debería dar preferencia a los enfoques no discriminatorios que minimicen la fragmentación y faciliten la elevación de las iniciativas a nivel multilateral.
Economías de mercados emergentes y en desarrolloMuchas economías de mercados emergentes y en desarrollo, como América Latina y Asia meridional, aún pueden beneficiarse en gran medida de la integración a través de la liberalización tradicional, incluso de forma unilateral; deben tratar de incorporar sus economías a las cadenas internacionales de valor, alejarse de las políticas de sustitución de importaciones fallidas y evitar el proteccionismo mediante medidas no arancelarias no transparentes. Las reformas comerciales complementarían el fortalecimiento de los marcos de política e institucionales.
Países de bajo ingresoPara fomentar el desarrollo y el crecimiento, la mayoría de los países de bajo ingreso debe priorizar la facilitación del comercio a fin de integrarse a las cadenas internacionales de valor, especialmente modernizando su infraestructura comercial material y no material y mejorando las instituciones económicas1. También deben ocuparse de la cuestión de los obstáculos al comercio tradicionales y promover la competencia en los sectores de servicios que sean esenciales para la participación nacional en las cadenas internacionales de valor, como los servicios de transporte y financieros. La asistencia técnica puede contribuir a la mejora de la infraestructura comercial, atender a las repercusiones fiscales de las reformas y ayudar a secuenciar y coordinar el proceso de reforma.
Fuente: FMI (2015c).

La infraestructura material incluye la calidad de los puertos, aeropuertos, rutas, vías férreas y redes de información y comunicación. La infraestructura no material incluye la eficiencia en fronteras (por ejemplo, la cantidad de documentos necesarios para importar/exportar, la rapidez del despacho aduanero) así como otras normas y marcos institucionales que afectan directamente al comercio.

Cuestiones “punteras” de la política comercial

Afrontar la cuestión de los obstáculos dentro de fronteras puede complementar otras reformas estructurales y reforzarlas. La creciente importancia de las cadenas internacionales de valor y el comercio de servicios, por ejemplo como agentes catalizadores de la inversión extranjera directa (IED), ha trasladado la cooperación en materia de políticas desde ámbitos que previamente estaban fuera de la esfera de la política comercial al centro del debate. Las reformas en estos ámbitos tienen gran potencial para apuntalar la productividad y aumentar el crecimiento a mediano plazo:

  • Cooperación normativa. Aunque las normas de la OMC ya contienen disposiciones significativas al respecto, los acuerdos regionales recientes han hecho más hincapié en fomentar la cooperación normativa activa. Esto puede ser difícil porque comprende a múltiples organismos nacionales, procedimientos enraizados en los sistemas jurídicos internos y diferencias en las prioridades nacionales en materia de políticas. En este sentido, las disposiciones de los tratados comerciales pueden ir desde disposiciones sobre transparencia al reconocimiento mutuo de procedimientos normativos (Mavroidis, 2016).

  • Aprovechar las complementariedades entre la inversión y el comercio. Las ventas de las subsidiarias establecidas en el marco de la IED son mayores que las exportaciones registradas de bienes y servicios (gráfico 2.2.2, panel 1) y el comercio y la inversión son cada vez más complementarios. La IED es una de las vías más importantes de propagación de la tecnología, pero la IED inicial a menudo enfrenta considerables costos fijos relacionados con las políticas (OCDE, 2015a). La gobernabilidad está fragmentada: hay más de 3.000 tratados bilaterales de inversión y otros acuerdos sin un modelo en común (González, 2013). Las reformas estructurales complementarias orientadas a promover la competencia y la apertura de las políticas de adquisiciones públicas potenciarían los beneficios de la IED en materia de productividad.

Gráfico 2.2.1.Beneficios posibles de afrontar los obstáculos comerciales tradicionales

(Porcentaje)

Fuentes: Henn y Mkrtchyan (2015) y base de datos estadística de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Nota: ATI = Acuerdo sobre Tecnología de la Información; AFC = Acuerdo de Facilitación del Comercio. El panel 1 muestra la evolución (anterior y posterior a la adhesión al ATI de la OMC) de las exportaciones de tecnología de la información de los “signatarios pasivos”, es decir, los países que se adhirieron al Acuerdo como parte de un objetivo de política de mayor magnitud y no debido a una ventaja comparativa establecida en el sector.

Gráfico 2.2.2.Ámbitos punteros de política I comercial

Fuentes: Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo 2013; y Fontagné, Guillin y Mitaritonna (2011).

  • Reducir los obstáculos al comercio de servicios. Los servicios representan casi dos tercios del PIB y el empleo mundiales, pero su participación en el comercio internacional es menor: los servicios transfronterizos representan una cuarta parte del comercio mundial. Esto aumenta a casi la mitad si se tiene en cuenta el comercio de valor agregado, que puede representar servicios incorporados a los bienes comercializados. Con obstáculos creados por las políticas que aún son de gran magnitud (gráfico 2.2.2, panel 2) y hasta crecientes en el caso del comercio electrónico (OCDE, 2015b), las reformas tienen un potencial enorme para promover el comercio y el crecimiento del sector de los servicios. Por ejemplo, los países podrían ampliar los compromisos específicos contraídos en virtud del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios de la OMC.

El camino a seguir

Será importante consolidar el terreno ganado en cuestiones punteras a través de los tratados comerciales regionales llevándolos al plano multilateral. Los tratados mega regionales firmados recientemente o que se están negociando, por ejemplo, el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios y el Acuerdo de Asociación Transpacífico, ofrecen estas oportunidades porque abordan varias de estas cuestiones. Estos acuerdos deben permanecer abiertos y se deben utilizar para revigorizar y ampliar la integración del comercio y forjar un programa posterior a la ronda de Doha en la OMC. De esa forma, se aplicarían a nivel mundial, lo que reduciría el riesgo de la mayor proliferación de tratados regionales que culmine en una fragmentación imprevista. En tanto, a nivel nacional, los países deben asegurar que los beneficios del comercio alcancen a todos. Probablemente se deban crear redes de protección social suficientemente amplias porque a menudo el comercio solo sirve como un agente catalizador del cambio tecnológico (con un sesgo hacia la calificación) y, en algunos casos, también puede ser importante aplicar planes de asistencia más específicos para afrontar los ajustes procedentes del comercio. En este sentido, brindar asistencia efectiva para la reconversión, la capacitación y la movilidad ocupacional y geográfica puede ayudar a quienes soportan la carga mayor del ajuste.

Un programa mundial de política comercial que dé buen resultado debe abordar tanto las cuestiones nuevas como las de larga data y, al mismo tiempo, preservar el centro de interés en el desarrollo económico. Promover la resiliencia del sistema mundial de comercio también exige que los países se resistan a las tendencias recientes hacia el proteccionismo y reviertan las medidas restrictivas del comercio establecidas tras la crisis financiera mundial.

Los autores de este recuadro son Diego Cerdeiro y Christian Henn.1Las eliminaciones de aranceles se aplican a todas las exportaciones de los miembros de la OMC, independientemente de si el exportador es signatario del ATI. No obstante, el ATI se basa en una lista positiva, lo que implica que, para mantener una amplia cobertura se deberá actualizar periódicamente a medida que aparezcan nuevos productos.2Entre otras disciplinas, el AFC incluye el procesamiento previo a la llegada y el pago electrónico para el despacho de mercancías (artículo 7), una ventanilla única para la presentación de formularios aduaneros (artículo 10) y disposiciones para asegurar la no discriminación y la transparencia en la aplicación de controles fronterizos de los productos alimenticios (artículo 5). Esto último es especialmente pertinente para algunas economías en desarrollo. Véase un resumen de las disciplinas del AFC en el cuadro B.1 en OMC, 2015.

Recuadro 2.3.Posibles beneficios de impulsar la liberalización del comercio

La liberalización del comercio se ha desacelerado en la última década. El objetivo de este recuadro es cuantificar los posibles beneficios en materia de bienestar económico, producto de estimular este proceso de liberalización, a través de un experimento en el cual se postula una eliminación total de los aranceles vigentes y una ratificación y aplicación plenas del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de 2013 de la Organización Mundial del Comercio, analizado en el recuadro 2.2. El promedio ponderado mundial de los aranceles a las importaciones se sitúa en un 8%. La Organización Mundial del Comercio estima que la aplicación del Acuerdo mencionado reduciría los costos del comercio en un equivalente ad valorem del 14% (gráfico 2.2.1; recuadro 2.2). Los avances logrados en estos dos terrenos, que supondrían una reducción total del 22% de los costos del comercio, pueden reportar importantes beneficios al fomentar el comercio internacional.

Los beneficios de las reducciones arancelarias, calculados como cambios en el consumo real del equilibrio inicial al equilibrio comparativo, dependen fundamentalmente de la clase de modelo empleado en el análisis. Siguiendo a Costinot y Rodríguez-Clare (2014), en este recuadro se examina una variedad de modelos gravitacionales del comercio que difieren en sus supuestos sobre la estructura del mercado, la existencia de heterogeneidad a nivel de empresas, el número de sectores y la función de los bienes intermedios. Los modelos que asumen la competencia perfecta normalmente pueden resolverse para reproducir el efecto de las reducciones arancelarias a nivel nacional. Los modelos con competencia monopolística representan un desafío mayor con respecto al cálculo, por lo cual se añaden países a 10 regiones geográficas. Estas alternativas a la especificación del modelo y el nivel de agregación arrojan un resultado de nueve casos diferentes; los primeros tres se resuelven a nivel nacional y los seis restantes a nivel regional1.

El promedio simple de las ventajas en materia de bienestar resultantes de eliminar todos los aranceles existentes y aplicar el Acuerdo sobre la Facilitación del Comercio en todos los países (o regiones) varía de menos del 1% a más del 6%, en función del modelo en cuestión (gráfico 2.3.1)2,3.

Ponderar los países o regiones por la proporción que representan de la población mundial en el sentido del bienestar utilitario arroja posibles beneficios aún mayores, mientras que las medianas indican que estos beneficios pueden ser más moderados, pero igualmente considerables, especialmente teniendo en cuenta que serían permanentes. Estos resultados ponen de relieve que existe potencial para mejorar el bienestar mundial a través de una mayor liberalización del comercio. No obstante, para cosechar estos beneficios a nivel mundial, los responsables de formular políticas deberían limitar los costos de ajuste de una mayor integración comercial y persuadir a una población cada vez más escéptica.

Gráfico 2.3.1.Beneficios de eliminar aranceles y aplicar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la Organización Mundial del Comercio

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

1Krugman (1980).

2Melitz (2003).

La autora de este recuadro es Emine Boz.1Estos casos corresponden a las columnas 5 a 7 del cuadro 4.2 y todas las columnas del cuadro 4.3 en Costinot y Rodríguez-Clare (2014).2Es probable que estas cifras subestimen los beneficios por dos razones. En primer lugar, considerar al Acuerdo sobre Facilitación del Comercio como una reducción arancelaria en el modelo supone una pérdida de ingresos por concepto de aranceles al aplicar el Acuerdo, que en realidad no existiría. En segundo término, el experimento se realiza con un aumento arancelario del 22% (cuyas consecuencias se interpretan con un signo negativo). Calcular el aspecto negativo de la pérdida de bienestar a partir de un valor de consumo más alto a uno más bajo daría lugar a un porcentaje de cambio menor que calcular el beneficio de bienestar a partir de un valor de base del consumo que fuera menor.3Todos los modelos examinados cuantifican solo las ventajas estáticas de las reformas del comercio y no tienen en cuenta otros beneficios y costos posiblemente importantes. Dichos elementos, como los contagios tecnológicos a través del comercio o sus repercusiones en materia distributiva, están ausentes en todos los casos estudiados.
Anexo 2.1. Datos

Fuentes de datos

Las principales fuentes de datos de este capítulo son la base de datos del informe WEO, el sistema de notificaciones y las bases de datos de supuestos mundiales y del entorno económico mundial del FMI; la base de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías (Comtrade) de Naciones Unidas, y la base de datos de matrices multirregionales de insumo-producto Eora. En cada sección del capítulo también se utilizan otras bases de datos. En el cuadro del anexo 2.1.1 se enumeran todos los indicadores utilizados en el capítulo, con sus fuentes.

Cuadro del anexo 2.1.1.Fuentes de datos
IndicadorFuente
Indicador de crisis bancariaLaeven y Valencia (2012)
Tipo de cambio nominal bilateral en dólares de EE.UU.FMI, base de datos de supuestos mundiales
Índice de volatilidad elaborado por el Mercado deMercado de Opciones de Chicago; Haver Analytics
Opciones de Chicago (VIX)
Costo de importaciónBanco Mundial, Indicadores Doing Business
Medidas comerciales discriminatoriasBown, 2016; UNCTAD, Sistema de Análisis e Información Comercial
Valor agregado interno incorporado en exportaciones de otros paísesOCDE-OMC, base de datos sobre comercio en valor añadido; base de datos Eora MRIO; cálculos del personal técnico del FMI
Precios de exportación de bienes y serviciosOficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos; cálculos del personal técnico del FMI, sobre la base del valor de exportaciones dividido
por el volumen de exportaciones
Valor de exportaciones de bienes y serviciosOficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos; FMI, base de datos del informe WEO
Volumen de exportaciones de bienes y serviciosOficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos; FMI, base de datos del informe WEO
Valor agregado externo de las exportacionesBase de datos Eora MRIO; cálculos del personal técnico del FMI; OCDE-OMC, base de datos sobre comercio en valor añadido
Acuerdos de libre comercio por año de ratificaciónDESTA, base de datos sobre áreas de libre comercio
Cobertura de acuerdos de libre comercioBase de datos sobre los acuerdos comerciales regionales de la OMC
Participación en cadenas internacionales de valorBase de datos Eora MRIO; cálculos del personal técnico del FMI
Producción industrialBase de datos de CEIC; Haver Analytics
Precios de importación de bienes y serviciosOficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos; cálculos del personal técnico del FMI, sobre la base del valor de importaciones dividido por el volumen de importaciones
Precios de importación de bienes a nivel de productoBase de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías (Comtrade) de Naciones Unidas; Banco Mundial, Solución Comercial Integrada Mundial
Valor de importaciones de bienes y serviciosOficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos; FMI, base de datos del informe WEO
Valor de importaciones de servicios por categoríasBase de datos de estadísticas del comercio de servicios de Naciones Unidas; cálculos del personal técnico del FMI
Volumen de importaciones de bienes y serviciosOficina de Análisis de la Política Económica de los Países Bajos; FMI, base de datos del informe WEO
Volumen de importaciones de bienes a nivel de productoBase de datos Eora MRIO; Base de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías (Comtrade) de Naciones Unidas; Banco Mundial, Solución Comercial Integrada Mundial
Índice de conectividad de carga marítimaUNCTAD, Reseña sobre transporte marítimo
Actividad de grupos de presión en temas comerciales en Estados UnidosLudema, Mayda y Mishra (2015)
Medidas implementadas por Global Trade AlertCentre for Economic Policy Research, base de datos Global Trade Alert
Tipo de cambio nominal efectivoFMI, Sistema de notificaciones
PIB nominalFMI, base de datos del informe WEO
Precio del petróleo en dólares de EE.UU.FMI, base de datos de supuestos mundiales
Índice de precios al productorHaver Analytics; base de datos de CEIC
Tipo de cambio efectivo realFMI, Sistema de notificaciones
PIB realFMI, base de datos del informe WEO
Tasa de interés realHaver Analytics
Producción sectorial brutaBase de datos Eora MRIO; Haver Analytics; OCDE, base de datos sobre análisis estructural, Cuadros de insumo-producto
ArancelesUNCTAD, Sistema de Análisis e Información Comercial; función de descarga de aranceles de la OMC; FMI, base de datos sobre Reformas Estructurales
Obstáculos comerciales no arancelarios y temporalesBown, 2016; Centre for Economic Policy Research, base de datos Global Trade Alert; UNCTAD, Sistema de Análisis e Información Comercial
Tiempo para importarBanco Mundial, indicadores Doing Business
Disponibilidad de financiamiento del comercioCámara de Comercio Internacional, Encuesta mundial de comercio y finanzas; cálculos del personal técnico del FMI
IPC extranjero ponderado en función del comercioCálculos del personal técnico del FMI
Demanda externa ponderada en función del comercioFMI, base de datos Global Economic Environment
IPP externo ponderado en función del comercioCálculos del personal técnico del FMI
Costo de flete aéreo en Estados UnidosOficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos
Fuente: Recopilación del personal técnico del FMI.Nota: DESTA = Base de datos de Design of Trade Agreements; IPC = índice de precios al consumidor; IPP = índice de precios al productor; MRIO = Base de datos de matrices multirregionales de insumo-producto; OCDE = Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos; OMC = Organización Mundial del Comercio; UNCTAD = Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

La muestra de economías incluidas en los diversos ejercicios analíticos varía en función de restricciones relacionadas con los datos. En el cuadro del anexo 2.1.2 se enumeran las muestras de economías utilizadas en cada ejercicio. Las economías se agrupan en función del ejercicio analítico en el que se incluyen.

Cuadro del anexo 2.1.2.Muestra de economías incluidas en los ejercicios analíticos
Grupo1Ejercicio3
Economías2IIIIIIIV
AAlemania*, Argentina, Australia*, Austria*, Bélgica*, Brasil, Canadá*, Chile, China, Colombia, Corea*, Dinamarca*, España*, Estados Unidos*, Filipinas, Finlandia*, Francia*, Hungría, India, Indonesia, Italia*, Japón*, Malasia, México, Noruega*, Polonia, Reino Unido*, República Checa*, Rusia, Sudáfrica, Suecia*, Tailandia, Turquía, VietnamXXXX
BArabia Saudita, Argelia, Eslovenia*, Estonia*, Grecia*, Irlanda*, Israel*, Kazajstán, Lituania*, Nueva Zelandia*, Países Bajos*, Portugal*, provincia china de Taiwan, RAE de Hong Kong*, República Eslovaca*, Rumania, Singapur*, Suiza*, UcraniaXXX
CAlbania, Angola, Antigua y Barbuda, Armenia, Las Bahamas, Bahréin, Barbados, Belarús, Benin, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Botswana, Brunei Darussalam, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camboya, Camerún, Chad, Cote d’Ivoire, Croacia, Djibouti, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eritrea, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Haití, Honduras, Irán, Islandia, Jordania, Kenya, Lesotho, Líbano, Luxemburgo*, Madagascar, Malawi, Maldivas, Malí, Marruecos, Moldova, Mongolia, Montenegro, Mozambique, Namibia, Níger, Omán, Pakistán, Papua Nueva Guinea, Perú, República Centroafricana, República del Congo, República Democrática del Congo, República Dominicana, Rwanda, Senegal, Serbia, Seychelles, Sierra Leona, Siria, Sri Lanka, Suriname, Swazilandia, Togo, Trinidad y Tabago, Uganda, Uruguay, Venezuela, Yemen, ZambiaXX
DAfganistán, Azerbaiyán, Bangladesh, Belice, Bhután, Bulgaria, Chipre, Fiji, Georgia, Guatemala, Iraq, Jamaica, Kuwait, Letonia*, Libia, Macedonia, Malta*, Mauritania, Nepal, Nicaragua, Nigeria, Panamá, Paraguay, República Democrática Popular Lao, República Kirguisa, Samoa, Santo Tomé y Príncipe, Tayikistán, Túnez, Uzbekistán, VanuatuX
EGuinea, Mauricio, Myanmar, TanzaníaX
Fuente: Recopilación del personal técnico del FMI.

Grupo de países según su uso en los distintos ejercicios analíticos.

El asterisco (*) indica las economías avanzadas, según la clasificación de la base de datos del informe WEO del FMI.

Ejercicios analíticos realizados en el capítulo: I = Modelo de demanda de importaciones; II = Modelo estructural; III = Marco de regresión a nivel del producto; IV = Modelo gravitacional.

Definiciones de datos

Los flujos comerciales se miden utilizando las importaciones denominadas en dólares de EE.UU. en todo el capítulo, con la excepción de la sección “El papel del producto y su composición: Observaciones a partir de una investigación empírica” en la que se presentan denominados en unidades de moneda local. Las importaciones se utilizan tanto en términos de valor como de volumen en función del ejercicio realizado y se especifica según el caso. De manera similar, en el capítulo se indica si las importaciones cubren tanto bienes como servicios o una sola de esas categorías.

Comercio de servicios

En el caso de las importaciones de servicios, en el capítulo se analiza el crecimiento nominal de las importaciones utilizando la base de datos Comtrade de Naciones Unidas. La base de datos incluye 11 sectores distintos de importaciones de servicios: 1) transporte; 2) viajes; 3) comunicaciones; 4) construcción; 5) seguros; 6) financieros; 7) informática e información; 8) regalías y derechos de licencia; 9) otros servicios empresariales; 10) personales, culturales y recreativos, y 11) gubernamentales. La cobertura de los datos varía según los países y los sectores.

En el gráfico del anexo 2.1.1 se agregan estas categorías en cuatro grandes categorías principales de importaciones de servicios: 1) viajes (sectores 1 y 10); 2) tecnologías de la información y comunicación (sectores 3 y 7); 3) financieros (sectores 5 y 6), y 4) otros (sectores restantes). El gráfico muestra las tasas de crecimiento nominal anual promedio de estas categorías y del total de servicios en dos períodos distintos (2003–07 y 2012-13) correspondientes a una muestra equilibrada de 36 economías. El análisis revela que el comercio de servicios financieros, servicios relacionados con las tecnologías de la información y comunicación, y los viajes mostró mayor resiliencia durante el período reciente, mientras que el comercio de los demás servicios registró una desaceleración más marcada.

Gráfico del anexo 2.1.1.Crecimiento de las importaciones nominales en distintas categorías de servicios

(Porcentaje)

Fuentes: Base de datos de estadísticas del comercio de servicios de Naciones Unidas y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: TIC = Tecnologías de la información y la comunicación.

Anexo 2.2. Construcción de índices de precio y volumen de importaciones desagregados

Los datos de volumen desagregados utilizados en el gráfico 2.4 y en la subsección sobre el papel de otros factores se basan en datos de la base de datos Comtrade de Naciones Unidas, sobre aproximadamente 5.300 productos, clasificados según el Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA) con un nivel de detalle de seis dígitos. Los datos incluyen información sobre los valores en dólares de EE.UU. y cantidades (por ejemplo, unidades o kilogramos) del total de bienes importados en 52 países en el período 2013–15. Los datos desagregados se usan para construir índices de precio y volumen sobre los productos al nivel de dos dígitos del SA y también por uso final. El procedimiento implica tres pasos: 1) analizar las tasas de crecimiento de los valores unitarios en el nivel más desagregado para eliminar posibles valores atípicos, 2) calcular índices de precio de Fisher encadenados en el nivel de dos dígitos del SA y por uso final sobre la base de los valores unitarios desagregados “limpios”, y 3) deflactar los valores del comercio en el nivel de dos dígitos del SA y por uso final utilizando los índices de precios de Fisher desarrollados para obtener los volúmenes de comercio.

Como los cambios de valor y valor unitario en el nivel de los seis dígitos generan ruido, a fin de construir estos índices de precio y volumen, se aplican procedimientos sencillos para identificar los valores atípicos. En Boz y Cerutti (de próxima publicación) se documentan en detalle dos pasos para eliminar los valores atípicos de cada país. En primer lugar, se realiza un truncamiento transversal tras calcular la distribución de variaciones anuales en el logaritmo del valor unitario de todos los productos de seis dígitos.

Truncando los dos extremos de la distribución se eliminan los valores positivos y negativos extremos, producto de casos como los errores de mecanografía en el registro de valores y/o cantidades de las importaciones. En segundo lugar, se aplica un truncamiento de serie temporal a la distribución del desvío estándar de las variaciones de valor unitario registradas a lo largo del tiempo en cada producto dentro de cada edición del SA. Este segundo paso apunta a atenuar el sesgo de valor unitario: los valores unitarios no reflejan solo las variaciones de precios, sino también las variaciones en la composición de los productos, incluso dentro de categorías de seis dígitos del SA, definidas de manera acotada. Los productos susceptibles a un sesgo de valor unitario más severo, tienen más probabilidades de tener un desvío estándar elevado en las variaciones de valor unitario registradas a lo largo del tiempo. Por esa razón, eliminar esos productos en función de las desviaciones estándar de serie temporal específicas de cada producto, ayuda a reducir el sesgo54. Los umbrales de truncamiento se fijan en los percentiles 2,5 y 97,5 en el corte transversal y en el percentil 80 en la serie temporal, respectivamente.

Una vez terminado el procedimiento, se calculan índices de precio de Fisher encadenados, que se usan para deflactar los valores en dólares de EE.UU.

Es importante mencionar que los procedimientos anteriores no eliminan los productos identificados como “atípicos” de los índices de volumen, ya que solo afectan al cálculo de los índices de precios. Cuando el índice de valor sin procesar se usa en el numerador para calcular índices de volumen en lugar del índice que ignora los productos sin datos de cantidades o variaciones de valor unitario extremas, el supuesto implícito es que los valores unitarios faltantes crecen al mismo ritmo que el índice de precios agregado.

La comparación de los índices de volumen de importaciones agregadas a nivel país obtenidos a partir de la metodología anterior con los obtenidos de datos sin procesar, y también con los tomados de la base de datos del informe WEO del FMI y de la base de datos de estadísticas de la Organización Mundial de Comercio revela la eficacia de la metodología propuesta (gráfico del anexo 2.2.1). En el caso de Australia, por ejemplo, el uso de los truncamientos transversales y de serie temporal lleva el índice de volumen de Fisher significativamente más cerca de las dos referencias que el índice construido a partir de datos sin procesar. Las diferencias son más notables en economías de mercados emergentes y en desarrollo, como se ve en el caso de Brasil55.

Gráfico del anexo 2.2.1.Crecimiento de las importaciones reales

(Porcentaje)

Fuentes: FMI, base de datos del informe WEO; Base de datos estadísticos sobre el comercio de mercaderías de las Naciones Unidas (COMTRADE); base de datos de la Solución Comercial Integrada Mundial del Banco Mundial; base de datos de estadística de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: “Procesado” se refiere al índice obtenido a partir de los datos truncados, según se describe en el cuerpo principal, mientras que el índice “sin procesar” se calcula utilizando los datos brutos, sin eliminar valores atípicos. Tanto el índice “procesado” como el “sin procesar” se calculan usando índices de precios de Fisher encadenados.

Anexo 2.3. Análisis que utiliza un modelo empírico de demanda de importaciones

En este anexo se presentan más detalles sobre el modelo empírico de demanda de importaciones, que se utiliza para cuantificar el papel de la actividad económica y su composición en la desaceleración del comercio en la sección “El papel del producto y su composición: Observaciones a partir de una investigación empírica”. El análisis de esa sección estima un modelo estándar de demanda de importaciones, que vincula el crecimiento de las importaciones reales con el crecimiento de la absorción y el crecimiento en precios relativos. Esta ecuación de demanda de importaciones puede derivarse a partir de cualquier modelo de ciclo económico real internacional. La ecuación estimada es:

donde Mc,t, Dc,t y Pc,t denotan, respectivamente, las importaciones reales, la absorción y los precios de importaciones relativos del país c en el año t. Los precios de importaciones relativos se definen como la relación entre el deflactor de precios de importaciones y el deflactor del PIB. La especificación de base supone que el crecimiento de las importaciones depende únicamente de la tasa de crecimiento contemporánea de las variables explicativas; sin embargo, los resultados analizados en el capítulo son robustos a la inclusión de rezagos de las tasas de crecimiento de las variables dependientes y explicativas, a fin de permitir una dinámica más rica. El modelo se estima por separado para cada país, para las importaciones de bienes y servicios, y para las importaciones totales. El período de análisis es 1985–2015, aunque los datos no están disponibles en todos los países en todos los años.

El capítulo se basa en Bussiére et al. (2013), y utiliza la demanda ajustada según la intensidad de importación (IAD, por sus siglas en inglés) como variable representativa de la absorción. La IAD se calcula como:

donde ωk es el contenido de importaciones de cada componente de gasto de k ∈ {C, G, I, X}, normalizado a fin de sumar 1. El contenido de importaciones se calcula a partir de los cuadros multirregionales de insumo-producto específicos de cada país de la base de datos de Eora MRIO, promediados en el período 1990-2011. De manera similar, a los patrones descritos en Bussiére et al (2013), que recurren a la base de datos sobre comercio en valor añadido de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, existen diferencias importantes en el uso de las importaciones en los distintos componentes de la demanda agregada (cuadro del anexo 2.3.1). La inversión y las exportaciones tienen un componente de importaciones mucho más rico que el del consumo y el gasto público.

Cuadro del anexo 2.3.1.Contenido de importaciones en componentes de demanda agregada
PercentilPercentil
MediaMediana2575
(1)(2)(3)(4)
Consumo23,320,713,727,7
Gasto público14,912,18,817,4
Inversión29,626,119,035,7
Exportaciones31,725,914,643,0
Fuentes: Base de datos Eora MRIO y cálculos del personal técnico del FMI.Nota: En el cuadro se presentan la media, la mediana, el percentil 25 y el percentil 75 del contenido de importaciones de los cuatro componentes de la demanda agregada en los 150 países incluidos en la muestra. En cada país, el contenido de importaciones se refiere al contenido de importaciones promedio en el período 1990-2011. Véase Bussiére etal. (2013), donde se presenta la definición exacta del “contenido de importaciones” y su cálculo a partir de cuadros de insumo-producto nacionales.

Además del indicador propuesto en Bussiére et al (2013), en el capítulo se estiman dos modelos alternativos de la demanda de importaciones. En el primer modelo alternativo, se utiliza la IAD, basada únicamente en los componentes internos de la demanda agregada como variable representativa de la absorción, a saber:

y se estima la siguiente ecuación:

En el segundo modelo, se utiliza DIAD como variable representativa de la absorción, y las exportaciones se proyectan a partir de la DIAD de los socios comerciales, ΔlnXc,t^. Para calcular la última variable, en el capítulo se estima en primer lugar la ecuación (A.2.3.3) y se recupera el crecimiento de las importaciones proyectadas por el modelo de cada país, ΔlnMc,t,DIAD^ S e construye un indicador de la demanda externa como el promedio ponderado en función del comercio del ΔlnMc,t,DIAD^ de los socios y se estima un modelo de demanda de exportaciones utilizando este indicador como variable representativa de la demanda de las exportaciones de un país:

Luego, el procedimiento recupera el crecimiento de las exportaciones proyectadas de los países ΔlnXc,t^. Por último, el crecimiento de las importaciones de un país se representa de la siguiente manera:

En los cuadros del anexo 2.3.22.3.4 se presentan los resultados de la estimación de las ecuaciones (A.2.3.1), (A.2.3.3) y (A.2.3.5) sobre el crecimiento de las importaciones reales de bienes y servicios, y también por separado sobre bienes y servicios. En los cuadros también se presentan los resultados de la estimación de la ecuación A.2.3.1 en una estructura de panel en las columnas (1), (5) y (9), a fin de facilitar la comparación con otros estudios (en otras palabras, donde se agrupan todos los países de la muestra y se imponen las mismas elasticidades de crecimiento de las importaciones respecto de sus determinantes en todos los países). En las columnas restantes se presenta la media y el rango intercuartil de los coeficientes estimados a partir de una estimación por país.

Cuadro del anexo 2.3.2.Modelo empírico de importaciones reales de bienes y servicios
MuestraMuestra completaEconomías avanzadasEconomías de mercados emergentes y en desarrollo
EstimaciónPanelEspecífico del paísPanelEspecífico del paísPanelEspecífico del país
Indicador de demanda
de importacionesIADIADDIADDIAD+EIADIADDIADDIAD+EIADIADDIADDIAD+E
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)(10)(11)(12)
Demanda de importaciones0,991,311,030,871,331,381,080,910,961,250,990,86
(0,07)0,94 1,510,66 1,290,58 1,19(0,07)1,27 1,540,92 1,490,58 1,06(0,07)0,87 1,500,59 1,280,58 1,20
Exportaciones proyectadas0,450,610,40
0,16 0,810,36 0,850,10 0,78
Precios relativos−0,24−0,18−0,16−0,15−0,050,040,22−0,03−0,25−0,25−0,26−0,23
(0,07)−0,40 0,04−0,41 0,07−0,38 0,00(0,04)−0,15 0,160,04 0,43−0,19 0,15(0,08)−0,47 -0,05−0,57 -0,08−0,42 -0,08
Constante0,010,000,020,000,000,000,020,000,010,000,01−0,01
(0,00)−0,02 0,010,00 0,03−0,03 0,01(0,00)−0,01 0,010,01 0,04−0,01 0,01(0,00)−0,02 0,01−0,01 0,03−0,03 0,01
0,530,700,570,670,750,860,600,720,520,650,540,61
0,58 0,850,43 0,720,53 0,800,74 0,880,53 0,730,64 0,800,52 0,790,38 0,720,47 0,79
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan los resultados de la estimación de las ecuaciones (A.2.3.1), (A.2.3.3) y (A.2.3.5). Las columnas (1), (5) y (9) indican estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.1) en un marco de panel que incluye efectos fijos de los países. En las columnas restantes se presentan las estimaciones puntuales promedio, además del rango intercuartil de esas estimaciones, a partir de una estimación realizada país por país. La absorción se mide como la demanda agregada ajustada según la intensidad de importación, sobre la base de los cuatro componentes del PIB en las columnas (1), (2), (5), (6), (9) y (10). En el resto de las columnas, la absorción se representa con la demanda interna ajustada según la intensidad de importación. Las especificaciones presentadas en las columnas (4), (8) y (12) también tienen en cuenta las exportaciones proyectadas, según se estimaron a partir de la ecuación (A.2.3.4).
Cuadro del anexo 2.3.3.Modelo empírico de importaciones reales de bienes
MuestraMuestra completaEconomías avanzadasEconomías de mercados emergentes y en desarrollo
EstimaciónPanelEspecífico del paísPanelEspecífico del paísPanelEspecífico del país
Indicador de demanda de
importacionesIADIADDIADDIAD+EIADIADDIADDIAD+EIADIADDIADDIAD+E
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)(10)(11)(12)
Demanda de importaciones0,941,321,070,901,521,511,261,000,911,180,930,86
(0,08)0,95 1,590,66 1,370,55 1,23(0,05)1,38 1,741,03 1,580,58 1,21(0,09)0,77 1,540,60 1,320,55 1,23
Exportaciones proyectadas0,470,660,40
0,12 0,850,40 0,940,05 0,75
Precios relativos−0,20−0,16−0,06−0,170,010,100,270,01−0,21−0,25−0,24−0,26
(0,09)−0,42 0,13−0,38 0,20−0,40 0,03(0,08)−0,11 0,250,11 0,60−0,21 0,23(0,09)−0,49 0,00−0,52 0,01−0,46 0,00
Constante0,010,000,020,000,000,000,030,000,010,000,01−0,01
(0,00)−0,02 0,010,00 0,03−0,03 0,02(0,00)−0,01 0,010,01 0,03−0,02 0,01(0,00)−0,02 0,02−0,01 0,03−0,04 0,02
R20,400,660,540,630,720,790,560,720,380,610,520,59
0,50 0,780,41 0,690,50 0,760,71 0,870,48 0,730,61 0,780,45 0,710,38 0,650,46 0,73
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan los resultados de la estimación de las ecuaciones (A.2.3.1), (A.2.3.3) y (A.2.3.5). Las columnas (1), (5) y (9) indican estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.1) en un marco de panel que incluye efectos fijos de los países. En las columnas restantes se presentan las estimaciones puntuales promedio, además del rango intercuartil de esas estimaciones, a partir de una estimación realizada país por país. La absorción se mide como la demanda agregada ajustada según la intensidad de importación, sobre la base de los cuatro componentes del PIB en las columnas (1), (2), (5), (6), (9) y (10). En el resto de las columnas, la absorción se representa con la demanda interna ajustada según la intensidad de importación. Las especificaciones presentadas en las columnas (4), (8) y (12) también tienen en cuenta las exportaciones proyectadas, según se estimaron a partir de la ecuación (A.2.3.4).
Cuadro del anexo 2.3.4.Modelo empírico de importaciones reales de servicios
MuestraMuestra completaEconomías avanzadasEconomías de mercados emergentes y en desarrollo
EstimaciónPanelEspecífico del paísPanelEspecífico del paísPanelEspecífico del país
Indicador de demanda de
importacionesIADIADDIADDIAD+EIADIADDIADDIAD+EIADIADDIADDIAD+E
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)(10)(11)(12)
Demanda de importaciones1,391,040,890,831,111,031,020,811,411,060,820,83
(0,33)0,64 1,690,50 1,410,31 1,44(0,13)0,86 1,260,71 1,310,29 1,22(0,35)0,61 1,920,38 1,480,37 1,61
Exportaciones proyectadas0,300,520,17
−0,02 0,840,28 0,83−0,11 0,86
Precios relativos0,01−0,14−0,19−0,22−0,32−0,070,08−0,060,02−0,25−0,23−0,25
(0,21)−0,56 0,10−0,61 0,15−0,58 0,17(0,11)−0,37 0,11−0,33 0,28−0,42 0,16(0,22)−0,60 0,07−0,65 0,01−0,69 0,17
Constante0,000,000,020,000,010,010,020,010,000,000,01−0,01
(0,01)−0,01 0,02−0,01 0,04−0,05 0,03(0,00)0,00 0,030,01 0,04−0,02 0,02(0,01)−0,03 0,02−0,01 0,04−0,05 0,03
0,080,380,290,410,240,470,410,460,080,350,260,39
0,16 0,550,14 0,480,19 0,570,30 0,590,20 0,500,33 0,580,15 0,550,13 0,450,18 0,57
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan los resultados de la estimación de las ecuaciones (A.2.3.1), (A.2.3.3) y (A.2.3.5). Las columnas (1), (5) y (9) indican estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.1) en un marco de panel que incluye efectos fijos de los países. En las columnas restantes se presentan las estimaciones puntuales promedio, además del rango intercuartil de esas estimaciones, a partir de una estimación realizada país por país. La absorción se mide como la demanda agregada ajustada según la intensidad de importación, sobre la base de los cuatro componentes del PIB en las columnas (1), (2), (5), (6), (9) y (10). En el resto de las columnas, la absorción se representa con la demanda interna ajustada según la intensidad de importación. Las especificaciones presentadas en las columnas (4), (8) y (12) también tienen en cuenta las exportaciones proyectadas, según se estimaron a partir de la ecuación (A.2.3.4).

Los resultados muestran que estimar el modelo de demanda de importaciones por separado para cada país es notablemente superior a la estimación con una estructura de panel (por ejemplo, la comparación de las columnas [2] y [1]). Esto se debe a la sustancial variación de la elasticidad-ingreso de las importaciones entre los países. En promedio, las importaciones de las economías avanzadas tienen una mayor elasticidad-ingreso que las de las economías de mercados emergentes y en desarrollo, en especial en el caso de las importaciones de bienes (cuadro del anexo 2.3.3). Este resultado es similar al de Slopek (2015), donde se demuestra que el cambio en el crecimiento relativo entre economías avanzadas y economías de mercados emergentes y en desarrollo puede explicar gran parte de la baja de la elasticidad de comercio mundial, a partir de la menor elasticidad-ingreso del comercio de las segundas. Además, las regresiones que utilizan indicadores de la demanda de importaciones basadas únicamente en los componentes internos de la demanda agregada (columnas [3], [7] y [11]) tienen un ajuste significativamente peor.

A fin de analizar si hay algo inusual en el período 2012–15, el capítulo agrupa los residuos de la estimación de las ecuaciones (A.2.3.1), (A.2.3.3) y (A.2.3.5) para cada país de la muestra y estima la siguiente especificación:

donde D2012-15,t es un indicador que toma el valor de 1 para t ∈ {2012, 2013, 2014, 2015}. Los coeficientes θ y τ reproducen el valor promedio de los residuos de los períodos 1985–2011 y 2012–15, respectivamente. Las regresiones se ponderan según la participación nominal en las importaciones de los países (en dólares de EE.UU.) a fin de reflejar con mayor precisión las desviaciones respecto del crecimiento proyectado para el mundo en su totalidad (o para grupos de países).

En los cuadros del anexo A.2.3.5 y A.2.3.6 se presentan los resultados de la regresión sobre el crecimiento de las importaciones reales de bienes y servicios, respectivamente. En promedio, en el caso de las importaciones de bienes, los residuos son significativamente inferiores a cero en todas las muestras y las especificaciones en el período 2012–15. El grado de crecimiento de las importaciones de bienes “faltante” varía entre las economías avanzadas y las economías de mercados emergentes y en desarrollo: los segundos tienen residuos significativamente mayores (en valor absoluto). Según la especificación de base, que utiliza DIAD como variable representativa de la demanda de importaciones y predice las exportaciones a partir de la DIAD de los socios comerciales —ecuación (A.2.3.5), residuos en las columnas (3), (6) y (9) en el cuadro del anexo 2.3.5— el crecimiento de las importaciones de bienes faltante totaliza aproximadamente 1 punto porcentual en las economías avanzadas, 3 puntos porcentuales en las economías de mercados emergentes y en desarrollo y 1% puntos porcentuales en el mundo en su totalidad.

Cuadro del anexo 2.3.5.Residuos: Crecimiento de las importaciones de bienes reales
Muestra completaEconomías avanzadasEconomías de mercados emergentes y en desarrollo
IADDIADDIAD+EIADDIADDIAD+EIADDIADDIAD+E
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)
Indicador 1985-20110,0030,0000,0010,0030,0000,0010,002−0,0010,002
(0,002)(0,003)(0,002)(0,002)(0,003)(0,002)(0,005)(0,007)(0,006)
Indicador 2012-15−0,009−0,023−0,018−0,005−0,014−0,011−0,018−0,040−0,031
(0,002)(0,004)(0,004)(0,003)(0,004)(0,004)(0,004)(0,007)(0,007)
Número de observaciones3.4273.4273.4279109109102.5172.5172.517
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan las estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.6). Las regresiones se ponderan según las participaciones en las importaciones de bienes nominales de los países.
Cuadro del anexo 2.3.6.Residuos: Crecimiento de las importaciones de servicios reales
Muestra completaEconomías avanzadasEconomías de mercados emergentes y en desarrollo
IADDIADDIAD+EIADDIADDIAD+EIADDIADDIAD+E
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)
Indicador 1985-20110,0030,0020,003−0,001−0,002−0,0010,0150,0190,016
(0,003)(0,003)(0,003)(0,002)(0,002)(0,002)(0,013)(0,013)(0,013)
Indicador 2012-150,008−0,003−0,0030,0100,0070,0060,004−0,024−0,024
(0,007)(0,007)(0,007)(0,004)(0,005)(0,004)(0,021)(0,021)(0,021)
Número de observaciones3.3593.3593.3599099099092.4502.4502.450
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan las estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.6). Las regresiones se ponderan según las participaciones en las importaciones de servicios nominales de los países.

En el caso de los servicios, no hay datos empíricos robustos que muestren una desaceleración no explicada en el crecimiento de las importaciones en 2012–15 en el mundo en su totalidad. Sin embargo, en las economías de mercados emergentes y en desarrollo, todo indica que el crecimiento de las importaciones de servicios fue menor al proyectado para el período posterior a 2012, según los modelos basados en los componentes internos de la demanda agregada. Los resultados presentados en los cuadros del anexo A.2.3.5 y A.2.3.6 son robustos a la inclusión de efectos fijos de los países o al agrupamiento de errores estándar por país.

A fin de tener en cuenta el posible papel de la incertidumbre, las condiciones financieras mundiales y la tensión financiera al modelar la demanda de importaciones de los países, en el cuadro del anexo 2.3.7 se presentan los resultados de la estimación de la ecuación (A.2.3.6) ampliados para incluir esas variables. El resultado de residuos de crecimiento negativos no explicados de las importaciones reales de bienes en 2012–15 son robustos a esta especificación alternativa.

Cuadro del anexo 2.3.7.Residuos: Crecimiento de las importaciones de bienes reales, teniendo en cuenta la incertidumbre mundial, las condiciones financieras mundiales y la tensión financiera
Muestra completaIADDIAD+E
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)(10)
Indicador 1985-20110,0030,0050,0050,0040,0070,0010,0030,0040,0020,006
(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)(0,002)
Indicador 2012-15−0,009−0,011−0,006−0,009−0,007−0,018−0,020−0,013−0,018−0,015
(0,002)(0,003)(0,002)(0,002)(0,003)(0,004)(0,004)(0,003)(0,004)(0,004)
Crecimiento VIX−0,015−0,011−0,026−0,024
(0,006)(0,007)(0,007)(0,008)
Variación en tasa de interés
real mundial0,0080,0080,0130,013
(0,003)(0,003)(0,003)(0,003)
Crisis bancaria−0,022−0,014−0,020−0,005
(0,007)(0,009)(0,008)(0,010)
Número de observaciones3.4272.9872.9873.4272.9873.4272.9872.9873.4272.987
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan las estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.6) ampliada para incluir la tasa de crecimiento del VIX (índice del Mercado de Opciones de Chicago), la variación de las tasas de interés reales mundiales y un indicador del comienzo de una crisis bancaria, tomada de Laeven y Valencia (2012). Las regresiones se ponderan según las participaciones en las importaciones de bienes nominales de los países.

En el cuadro del anexo 2.3.8 se desglosa la disminución proyectada en la tasa de crecimiento de las importaciones reales de bienes entre el período 2012–15 y 1985–2007 y 2003–07 en los diversos componentes de la demanda de importaciones en la muestra completa de economías56.

Cuadro del anexo 2.3.8.Desglose de la caída del crecimiento de las importaciones de bienes reales: Muestra completa
Crecimiento de las importaciones proyectado mediante el modelo IAD y sus componentesCrecimiento de las importaciones proyectado mediante el modelo DIAD+E y sus componentes
Efec-Gene-PreciosCons-Gene-PreciosCons-
tivoralCGIXrelativostanteralCGIXrelativostante
(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8)(9)(10)(11)(12)(13)(14)(15)
1985-20078,18,101,40,72,74,60,3−1,97,81,50,82,94,60,3−2,3
2003-078,98,81,40,73,54,80,2−1,79,21,50,73,75,10,3−2,1
2012-152,33,20,90,41,42,00,3−1,74,01,00,41,73,00,1−2,1
Crecimiento promedio en 2012–15 menos crecimiento promedio
1985-2007−5,7−4,7−0,6−0,41,32,7−0,10,2−3,8−0,6−0,4−1,3−1,6−0,20,2
2003-07−6,6−5,6−0,6−0,32,02,90,10,0−5,2−0,6−0,3−2,0−2,1−0,20,0
Fracción de la caída del crecimiento de las importaciones proyectada por el modelo
1985-20070,820,66
2003-070,850,79
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan las tasas de crecimiento de las importaciones de bienes reales efectivas y proyectadas. Las tasas de crecimiento de las distintas economías se agregan usando las participaciones de las importaciones promedio en el período 1985–2015 para minimizar las fluctuaciones en la contribución de la constante al crecimiento agregado de las importaciones. En las columnas (2)-(8) se desglosa el crecimiento proyectado de las importaciones sobre la base de la ecuación (A.2.3.2). En las columnas (9)-(l5) se desglosa el crecimiento proyectado de las importaciones sobre la base de la ecuación (A.2.3.5), y la columna (13) indica la contribución del crecimiento proyectado de las exportaciones basado en la demanda interna ajustada según la intensidad de importación de los socios comerciales.

Como se menciona en el texto principal, otros factores pueden afectar simultáneamente la actividad económica y el comercio, en particular las políticas comerciales. Si se ignoran, pueden generar un sesgo al alza en el papel estimado de la actividad económica en la explicación de la desaceleración de los flujos comerciales. Es posible corregir parte de este sesgo con una depuración de los componentes de la demanda agregada del efecto de las políticas comerciales, antes de construir el indicador IAD. Esto se hace en una regresión de primera etapa de estos componentes de demanda sobre los factores de interés:

donde ADc,tk es un componente de la demanda agregada, k ∈ {C, G, I, X} and Fc,t es el vector de políticas comerciales: en este caso, aranceles y participación en acuerdos de libre comercio. Los residuos de esta regresión de primera etapa, νc,tk, que por diseño son ortogonales respecto de las variables de política comercial, se utilizan para construir el IAD, como en la ecuación (A.2.3.2):

El análisis se repite como antes usando este indicador, y también para los indicadores alternativos: 1) DIAD y 2) DIAD como variable representativa de la absorción y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales.

En el cuadro del anexo 2.3.9 se presentan los resultados de estimar la ecuación (A.2.3.6) utilizando los residuos obtenidos del modelo de demanda de importaciones de bienes especificado en las ecuaciones (A.2.3.1), (A.2.3.3) y (A.2.3.5) con esos indicadores de demanda alternativos. El crecimiento del comercio “faltante” es ligeramente mayor en 2012–15 si se depura el papel de las políticas comerciales en la demanda agregada.

Cuadro del anexo 2.3.9.Residuos: Crecimiento de las importaciones de bienes reales, corregido en función del posible efecto de las políticas comerciales sobre la demanda agregada
Corregido según el papel de las políticas comerciales
Muestra completaIAD*(DIAD+E)*
Indicador 1985-20110,0020,001
(0,002)(0,002)
Indicador 2012-15−0,012−0,021
(0,002)(0,004)
Número de observaciones2.8402.817
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se presentan las estimaciones puntuales y errores estándar robustos a la heterocedasticidad entre paréntesis producto de la estimación de la ecuación (A.2.3.6). Las regresiones se ponderan según las participaciones en las importaciones de bienes nominales de los países.

En el cuadro del anexo 2.3.10 se desglosa la disminución observada en el crecimiento del comercio entre los períodos 2012–15 y 2003–07 en participaciones proyectadas y no proyectadas por el modelo de demanda de importaciones. Una proporción ligeramente menor de la desaceleración se atribuye ahora a los cambios de la actividad económica. Por ejemplo, si comparamos 2012–15 con 2003–07, el modelo base puede predecir un 85% de la disminución del crecimiento de las importaciones en la economía promedio, mientras que el modelo basado en el crecimiento de las importaciones proyectadas a partir de la DIAD y las exportaciones proyectadas a partir de la DIAD* de los socios comerciales puede proyectar el 79% de la desaceleración observada. Las cifras correspondientes basadas en el indicador alternativo corregido según las políticas comerciales son del 79% y el 70%, respectivamente.

Cuadro del anexo 2.3.10.Desglose de la caída del crecimiento de las importaciones de bienes reales, teniendo en cuenta las políticas comerciales
Base corregida según las políticas
Basecomerciales
EfectivaIADDIAD+EIAD*(DIAD+E)*
Muestra completa(1)(2)(3)(4)(5)
2003-078,98,89,28,89,1
2012-152,33,24,03,64,4
Crecimiento promedio en 2012–15 menos crecimiento promedio
2003-07−6,6−5,6−5,2−5,2−4,6
Fracción de la caída del crecimiento de las importaciones proyectada por el modelo
2003-070,850,790,790,70
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: IAD = demanda ajustada según la intensidad de importación; DIAD = demanda ajustada según la intensidad de importación basada exclusivamente en los componentes internos de la demanda agregada; DIAD+E = DIAD y exportaciones proyectadas a partir de la DIAD de los socios comerciales. En el cuadro se informan las tasas de crecimiento de las importaciones de bienes reales efectivas y proyectadas. Las tasas de crecimiento de las distintas economías se agregan usando las participaciones de las importaciones promedio en el período 1985–2015 para minimizar las fluctuaciones en la contribución de la constante al crecimiento agregado de las importaciones. En las columnas (2) y (4) se estima el crecimiento de las importaciones proyectado sobre la base de la ecuación (A.2.3.3). En las columnas (3) y (5) se estima el crecimiento de las importaciones proyectado sobre la base de la ecuación (A.2.3.5).
Anexo 2.4. Análisis basado en un modelo de equilibrio general

El análisis estructural presentado en la sección “El papel de la composición de la demanda y los costos del comercio: Observaciones a partir de una investigación estructural” se basa en el marco modelo de Eaton et al. (2010): un modelo de equilibrio general estático de producción y comercio de varios sectores y varios países, que incluye el modelo de comercio canónico ricardiano de Eaton y Kortum (2002). Véase una descripción completa y una derivación del modelo en Eaton et al. (2010). En el presente anexo se describen algunos de los cambios clave del modelo, además de las fuentes de datos utilizadas.

Marco

Una modificación importante es la inclusión de un cuarto sector compuesto de materias primas, además de los dos sectores manufactureros (que producen bienes duraderos y no duraderos) y el sector residual, que cubre principalmente los servicios57. La producción y el comercio en el sector de materias primas se representan como en los sectores manufactureros, por lo que las formas funcionales de las ecuaciones de los segundos pueden usarse para los primeros. Esto implica que existe un conjunto adicional de condiciones de equilibrio que sirven para fijar los precios, las participaciones en el comercio y el gasto en el sector de materias primas58.

Según se describe en el texto principal, la dinámica de comercio observada puede atribuirse a los cambios en cuatro factores del marco modelo: 1) composición de la demanda, 2) costos comerciales (o fricciones), 3) productividad y 4) déficits comerciales. Sobre la base del enfoque de contabilidad del ciclo económico de Chari, Kehoe y McGrattan (2007), estos factores suelen denominarse “cuñas”.

El método de solución del modelo usa el procedimiento desarrollado por Dekle, Eaton y Kortum (2007). Las variables endógenas clave (salarios, gasto, precios, participaciones en el comercio) se expresan como el coeficiente del valor al final del período sobre el valor al principio del período (forma de variaciones brutas), dados los valores de las cuatro cuñas. Luego se resuelven las cuñas de una forma en la que la variación en las variables endógenas clave implícitas en las ecuaciones del modelo coincida con la dispersión de los datos reales. Los escenarios contrafácticos —en los que algunas cuñas se activan y se desactivan— recurren al primer paso de este procedimiento, en el que los resultados se fijan tomando los valores de las cuñas como dados. Como el marco es estático, el procedimiento de solución se ejecuta por separado para distintos pares de años consecutivos, ingresando datos de dos años por vez.

Los parámetros calibrados incluyen los coeficientes de insumo-producto, los coeficientes de valor agregado y el indicador invertido de las ineficiencias que rige la intensidad de la ventaja comparativa de cada sector. Sobre la base de Eaton et al. (2010), el indicador invertido de la dispersión de ineficiencias se fija en 2 y se supone que es igual para todos los sectores. Las estimaciones de la bibliografía sobre este parámetro varían notablemente. Si se fija en 8, como en Eaton y Kortum (2002), se obtienen resultados similares. Los parámetros restantes se fijan utilizando la base de datos sobre comercio en valor añadido de la OCDE. Las únicas excepciones son los coeficientes de valor agregado para la categoría “resto del mundo” que comprenden a los países externos a la muestra. Estos coeficientes se configuran para que coincidan con la relación exportaciones/producción de cada sector de los datos. Las relaciones exportaciones/ producción se calculan agregando las exportaciones y la producción de 2013 en todos los países de la base de datos Eora MRIO sin incluir los 34 países utilizados en el ejercicio.

Datos

La estimación exige datos sectoriales sobre la absorción, la producción bruta, los precios y el comercio bilateral: un nivel de ingreso de datos muy intensivo. Se empalmaron varias fuentes de datos para obtener la cobertura cronológica necesaria hasta 2015 inclusive. La muestra comprende 17 economías avanzadas y 17 economías de mercados emergentes y en desarrollo, enumeradas en el grupo A del cuadro del anexo 2.1.2. En 2015, seis de esos países se excluyen (Austria, Bélgica, Colombia, Corea, Filipinas e Indonesia) por la falta de datos comerciales desagregados en el momento del análisis. Las fuentes de datos del análisis se describen en el cuadro del anexo 2.1.1.

En el caso de la producción bruta sectorial, los datos de los períodos hasta 2009 o 2011 inclusive se toman de la base de datos de análisis estructural de la OCDE, en los casos en los que están disponibles. Para los países no incluidos en esa base de datos, se usa la base de datos KLEMS Mundial, los cuadros de insumo-producto de la OCDE y la base de datos Eora MRIO. En la mayoría de las economías avanzadas, las fuentes nacionales ofrecen datos hasta 2014 inclusive, que se usan para extrapolar a futuro los datos de las fuentes multinacionales. Las brechas restantes en los datos se completan utilizando las tasas de crecimiento de la producción industrial sectorial y los índices de precios al productor. Esos índices tienden a tener un nivel de desagregación mayor que los dos sectores contemplados en el análisis. Las ponderaciones de esta agregación se basan en los últimos datos de producción disponibles. En el caso de los flujos de importaciones y exportaciones sectoriales bilaterales, se cambia la escala de los datos correspondientes a Bélgica y Filipinas, a fin de que las importaciones y las exportaciones totales de la base de datos Comtrade de Naciones Unidas coincidan con las de la base de datos del informe WEO del FMI, a fin de contemplar la inclusión de las reexportaciones en la primera base de datos.

Anexo 2.5. Análisis a nivel de producto

En este anexo se ofrecen detalles adicionales sobre el análisis empírico realizado en la sección “El papel de los costos del comercio y las cadenas internacionales de valor: Observaciones a partir de los datos desagregados del comercio”. Comienza con un resumen de los datos utilizados para construir los indicadores de los demás factores que podrían ser pertinentes para explicar la desaceleración del comercio (véase el cuadro del anexo 2.1.1), y sigue con una descripción técnica de la especificación de base utilizada en esa sección. También se presentan especificaciones alternativas que evalúan la robustez de los principales resultados.

Datos

Costos del comercio: En el capítulo se utiliza la metodología planteada en Novy (2012). Los costos del comercio (equivalentes a aranceles), tij, se derivan a partir de un modelo gravitacional del comercio como promedio geométrico de los flujos comerciales bilaterales entre los países i y j, Xij ≠ respecto de los flujos comerciales internos que se dan dentro de cada país, XiiXjj:

El hecho de que haya más comercio entre países que dentro de los países es un indicio de que los costos del comercio internacional están disminuyendo respecto de los costos del comercio interno. Los costos del comercio se calculan a nivel sectorial utilizando datos comerciales sectoriales bilaterales y los envíos internos (es decir, el comercio intranacional), que, según la bibliografía, se representa como el producto sectorial bruto menos las exportaciones totales. Todos los datos de este ejercicio se toman de la base de datos Eora MRIO.

Aranceles: Los datos sobre aranceles se construyen a partir de dos fuentes con información detallada sobre los aranceles de los productos en el nivel de seis dígitos del SA: 1) la base de datos del Sistema de Análisis e Información Comercial de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y 2) la Función de Descarga de Aranceles de la Organización Mundial del Comercio. A fin de ampliar la cobertura histórica de los aranceles promedio a nivel del país, las series sobre aranceles ad valorem promedio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y la OMC se empalman con la serie a nivel del país de la base de datos de reformas estructurales del FMI (FMI, 2008).

Obstáculos no arancelarios: Los datos detallados sobre el uso de políticas de más de 30 gobiernos nacionales, como las políticas antidumping, los derechos compensatorios y las medidas de salvaguardia, se obtienen de la base de datos sobre obstáculos temporales al comercio del Banco Mundial correspondiente al período 1990–2015 (véase Bown, 2016). Estos datos enumeran los obstáculos temporales al comercio en un nivel muy desagregado (nivel de ocho dígitos del SA o más detallado) e incluye información sobre su revocación, lo que permite calcular la cantidad de obstáculos vigentes cada año59. Se obtienen datos más integrales sobre un espectro más amplio de obstáculos no arancelarios de la iniciativa Global Trade Alert del Centre for Economic Policy Research. Esto incluye no solo las medidas de defensa del comercio, sino también otras medidas gubernamentales tomadas desde 2009 que podrían representar una discriminación contra el comercio extranjero, por ejemplo, requisitos de localización, rescate y ayuda estatal.

Acuerdos de libre comercio: Los datos sobre los flujos de acuerdos por año de creación se obtienen de la base de datos Design of Trade Agreements. Esos datos se complementan con la cantidad de acuerdos de libre comercio vigentes, tomada de la base de datos sobre los acuerdos comerciales regionales de la OMC. La primera se basa en la segunda y la complementa con datos de otras instituciones multilaterales y fuentes nacionales.

Participación en cadenas internacionales de valor: Se utilizan las matrices de insumo-producto de la base de datos Eora MRIO sobre 173 países. El indicador de especialización vertical empleado (desarrollado en Hummels, Ishii y Yi, 2001) se calcula como la suma del contenido de importaciones en las exportaciones de un país (también denominado “valor agregado externo”) y el contenido interno de las exportaciones de un país que los socios comerciales usan en sus propias exportaciones (véase Koopman, Wang y Wei, 2014). Este total se expresa como un coeficiente de las exportaciones brutas.

Financiamiento del comercio: Los cambios en la disponibilidad de financiamiento para el comercio también afectan directamente a los costos comerciales. Se utilizaron los datos de la Encuesta Mundial de Comercio y Finanzas de la Cámara de Comercio Internacional para determinar si la disponibilidad de crédito para el comercio creció o se redujo desde la crisis financiera mundial. La proporción de bancos que declaró una reducción en sus líneas de crédito para el comercio a clientes corporativos y a instituciones financieras se redujo a menos de la mitad desde 2008–09 (gráfico del anexo 2.5.1).

Gráfico del anexo 2.5.1.Disponibilidad de financiamiento del comercio

Fuentes: Cámara de Comercio Internacional, Encuesta mundial de comercio y finanzas, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: El gráfico se basa en una muestra no equilibrada de bancos, que comprende 122 bancos en 59 países en 2009 y 482 bancos en 112 países en 2015.

Regresiones a nivel de producto

El análisis de la sección sobre el papel de los costos del comercio y las cadenas internacionales de valor utiliza un modelo ampliado de demanda de importaciones que vincula la tasa de crecimiento de las importaciones a nivel de producto con las características del producto, el país y el producto-país que apuntan a reproducir factores que, según la bibliografía, podrían explicar la desaceleración reciente del comercio. El análisis utiliza datos sobre volúmenes de importaciones de aproximadamente 780 productos, definidos utilizando la revisión 2 de la Clasificación Uniforme para el Comercio Internacional, en 52 economías desde 2003 (véase la lista de economías en los Grupos A y B del cuadro del anexo 2.1.2). La especificación de base es la siguiente:

donde ΔlnMpp,c,t es la tasa de crecimiento de las importaciones reales del producto p en el país c en el período t, δp,c son los efectos fijos de producto-país y 8t son los efectos fijos de tiempo.

La ecuación también tiene en cuenta la demanda (o absorción) en el sector s al que es posible asignar un producto específico, Ds,c,t, y los precios de importaciones relativos a nivel de país, Pc,t. Por la falta de un indicador de la demanda a nivel de producto, en el capítulo se asignan todos los productos a sectores más agregados. En el capítulo se utilizan las matrices Eora MRIO para calcular con qué intensidad se usa cada uno de los 10 sectores distintos del de servicios directa e indirectamente en los cuatro componentes de la demanda agregada de una economía. Como en el caso del ejercicio empírico que utiliza la IAD, estas intensidades se utilizan como ponderaciones específicas de los sectores para el consumo agregado, la inversión, el gasto público y las exportaciones, a fin de construir una variable representativa de la absorción de un sector específico60. Los precios relativos se calculan como la relación entre el deflactor de precios de importaciones y el deflactor del PIB, como en el análisis desarrollado en la sección “El papel del producto y su composición: Observaciones a partir de una investigación empírica”61.

La variable, Xp,c,t, representa un vector de indicadores de políticas comerciales y otros factores, que se incluyen en la regresión a nivel de producto-país, a nivel de sector-país o a nivel de país para entender cómo varía el crecimiento de las importaciones a nivel de producto en función de ellos. Esos factores incluyen: 1) el crecimiento de las tasas arancelarias a nivel de producto, 2) una variable ficticia que refleja si una categoría de producto específica se vio sujeta a un obstáculo temporal al comercio (medida de defensa comercial) en el año t, 3) el crecimiento en la proporción del PIB mundial que corresponde a los acuerdos de libre comercio de los que el país es parte y 4) el crecimiento en un indicador de participación hacia atrás en cadenas internacionales de valor, que se expresa como la proporción del valor agregado externo en las exportaciones sectoriales brutas. De esos factores, solo la participación en acuerdos de libre comercio varía a nivel de país-año, mientras que la participación en cadenas internacionales de valor varía a nivel de sector-país-año. Los obstáculos arancelarios y no arancelarios se miden a nivel de producto.

Además del análisis a nivel producto (y a modo de comprobación cruzada), se estima un modelo de demanda de importaciones a nivel agregado similar. En particular, el análisis agrupa los residuos estimados del modelo de demanda de importaciones empírico estimado en la sección “El papel del producto y su composición: Observaciones a partir de una investigación empírica”, según la ecuación (A.2.3.5) (en otras palabras, el crecimiento de las importaciones reales de bienes que no puede proyectarse a partir de las fluctuaciones de la IAD y los precios relativos). Los indicadores a nivel de producto y sector de política comercial y participación en cadenas internacionales de valor se agregan a nivel de país y se utilizan como variables del lado derecho en la siguiente ecuación de regresión:

donde ɛc,t^ representa los residuos estimados y Xctrepresenta los mismos factores de política comercial y cadenas internacionales de valor a nivel de país.

Desglose de la desaceleración en el papel de otros factores

El último paso del análisis cuantifica la caída adicional del crecimiento de las importaciones que podría haberse esperado sobre la base de la asociación histórica entre las políticas comerciales, la participación en cadenas internacionales de valor y el crecimiento de las importaciones, y la evolución de los demás factores. Las elasticidades de la ecuación a nivel de país (A.2.5.3), P, se combinan con diferencias en la tasa de crecimiento de los distintos factores a nivel de producto, Xp,c,t, entre 2012–15 y 2003–07, a fin de calcular la contribución relativa de cada factor. En el gráfico del anexo 2.5.2 se muestra la proporción de los residuos específicos de cada país estimados según la ecuación (A.2.3.5) —es decir, el componente del crecimiento de las exportaciones que no se explica a partir de la IAD— que se atribuye a otros factores, tanto para el crecimiento real como nominal de las importaciones.

Gráfico del anexo 2.5.2.Contribución de las políticas comerciales y las cadenas internacionales de valor a la desaceleración en el crecimiento de las importaciones de bienes reales y nominales

(Porcentaje)

Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: OTC = obstáculos temporales al comercio; ALC = acuerdos de libre comercio; CIV = cadenas internacionales de valor. El gráfico combina la asociación histórica estimada entre el crecimiento de las importaciones reales y nominales a nivel de producto, y el crecimiento de los costos del comercio y la participación en cadenas internacionales de valor, y las diferencias en la tasa de crecimiento de estos factores entre 2003–07 y 2012–15 para calcular su contribución a la desaceleración registrada en el comercio.

Robustez

La especificación de base de la ecuación (A.2.5.1) correspondiente a las regresiones a nivel de producto se sometió a varias pruebas de robustez. En particular, como la relación entre las importaciones y otros factores distintos de la demanda se especificó en términos de tasas de crecimiento, era importante entender si se recuperaban elasticidades similares utilizando los niveles de las mismas variables, como suele hacerse en la bibliografía (véase, por ejemplo, el recuadro 2.1). También se estimó una versión que utiliza la relación entre las importaciones reales y el PIB (con la demanda sectorial como variable representativa del denominador) en el lado izquierdo62. Además, también se pusieron a prueba algunas especificaciones alternativas que no incluían los efectos fijos de tiempo ni los controles de demanda y precios relativos. La omisión de los efectos fijos puede justificarse dada la sincronización en el momento de reducción de los obstáculos al comercio y el desarrollo de cadenas internacionales de valor entre países. En ese contexto, incluir los efectos fijos de tiempo absorbería una proporción importante de la variación en los indicadores de políticas comerciales y cadenas internacionales de valor. En la medida en que la demanda sectorial (y el crecimiento) es uno de los canales a través de los cuales las políticas comerciales afectan al crecimiento de las importaciones, una especificación que no tenga en cuenta la demanda sectorial también podría ser útil para estimar cuál es la elasticidad correcta para el crecimiento de las importaciones respecto de estos otros factores.

Los ejercicios muestran que los resultados son generalmente robustos ante diversas modificaciones de las especificaciones estimadas (cuadro del anexo 2.5.1). No obstante, la exclusión de los efectos fijos de tiempo genera un aumento del papel de los aranceles y la participación en cadenas internacionales de valor. Es probable que esto se deba al hecho de que la reducción de los costos comerciales y el aumento gradual de la participación en cadenas internacionales de valor a lo largo del tiempo fueron comunes a todos los países.

Cuadro del anexo 2.5.1.Especificaciones alternativas de importaciones reales en regresiones a nivel de producto(Porcentaje de bancos encuestados que mencionan una caída de las líneas de crédito de financiamiento del comercio ofrecidas)
A. Producto del país
Variable dependiente (real)Importa-
Nivel deciones/de-
importa-manda
Crecimiento de las importacionescionessectorial
Período de muestra: 2003-13(1)(2)(3)(4)(5)
Obstáculos temporales al comercio−0,031***−0,037***−0,036***−0,033*−0,031*
(0,009)(0,009)(0,011)(0,017)(0,016)
Aranceles−0,016**−0,030***−0,038***−0,146***−0,131***
(0,008)(0,008)(0,009)(0,022)(0,021)
Cobertura de acuerdos de libre comercio0,106**0,143***0,304***0,134***0,110***
(0,054)(0,053)(0,060)(0,013)(0,012)
Participación en cadenas internacionales de valor0,095**0,474***0,835***0,410***0,322***
(0,041)(0,038)(0,030)(0,058)(0,056)
Efectos fijos de país x producto
Efectos fijos de tiempoNoNoNoNo
Control para demanda y precios relativosNoNoNo
R20,2930,2610,1760,9780,979
R2 ajustado0,2080,1730,0770,9750,977
Número de observaciones258.196258.196262.340292.068292.068
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: La participación en las cadenas internacionales de valor es un indicador de participación hacia atrás: el valor agregado externo en las exportaciones como proporción de las exportaciones brutas. En las regresiones a nivel de producto-país, la variable se calcula a nivel sectorial. Los errores estándar se agrupan a nivel de producto-país. * p < 0,10; ** p < 0,05; *** p < 0,01.

También se ejecutaron las mismas especificaciones alternativas utilizando las importaciones nominales (el crecimiento y el nivel y como coeficiente de la demanda sectorial). Los resultados fueron bastante similares también en este caso, con un papel más importante para los aranceles a la importación y las cadenas internacionales de valor, una vez que dejan de tenerse en cuenta las tendencias temporales compartidas (cuadro del anexo 2.5.2).

Cuadro del anexo 2.5.2.Especificaciones alternativas de importaciones nominales en regresiones a nivel de producto
A. Producto del país
Variable dependiente (nominal)Crecimiento de las importacionesNivel de importacionesImportaciones/de-manda sectorial
Período de muestra: 2003-13(1)(2)(3)(4)(5)
Obstáculos temporales al comercio−0,029***−0,037***−0,035***−0,020−0,018
(0,007)(0,009)(0,011)(0,019)(0,018)
Aranceles−0,034***−0,057***−0,067***−0,205***−0,167***
(0,007)(0,007)(0,009)(0,021)(0,020)
Cobertura de acuerdos de libre comercio0,205***0,325***0,534***0,218***0,186***
(0,055)(0,056)(0,063)(0,017)(0,016)
Participación en cadenas internacionales de valor0,170***0,719***1,220***1,109***0,916***
(0,041)(0,043)(0,031)(0,065)(0,061)
Efectos fijos de país x producto
Efectos fijos de tiempoNoNoNoNo
Control para demanda y precios relativosNoNoNo
R20,4070,3370,2130,9750,977
R2 ajustado0,3380,2600,1220,9720,975
Número de observaciones270.587270.587275.424303.727297.374
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: La participación en las cadenas internacionales de valor es un indicador de participación hacia atrás: el valor agregado externo en las exportaciones como proporción de las exportaciones brutas. En las regresiones a nivel de producto-país, la variable se calcula a nivel sectorial. Los errores estándar se agrupan a nivel de producto-país. * p < 0,10; ** p < 0,05; *** p < 0,01.
Anexo 2.6. Análisis basado en un modelo gravitacional del comercio

En este anexo se ofrecen detalles adicionales sobre el análisis empírico realizado en la sección “El papel de los costos del comercio y las cadenas internacionales de valor: Observaciones a partir de los datos desagregados del comercio”, utilizando el modelo gravitacional del comercio. Se ofrece un resumen de los datos y se describe la metodología utilizada.

Datos

Los datos utilizados en el modelo gravitacional son una extensión de la base de datos bilateral-sectorial de los flujos comerciales del capítulo 2 de la edición de octubre de 2010 del informe WEO. Los datos se amplían utilizando la base de datos estadísticos Comtrade de Naciones Unidas sobre flujos comerciales bilaterales a nivel de cuatro dígitos de la revisión 2 de la Clasificación Uniforme para el Comercio Internacional. Incluye aproximadamente 780 productos identificados de manera única y sus flujos comerciales bilaterales en el período 1998–2014. A fin de analizar la conexión entre el comercio y las cadenas internacionales de valor, los 780 flujos comerciales sectoriales se asignan a los 10 sectores distintos del sector de servicios utilizados en la base de datos Eora MRIO y se agregan en consecuencia. Los flujos comerciales bilaterales-sectoriales resultantes se combinan con la base de datos de Direction of Trade Statistics del FMI y la base de datos de Head, Mayer y Ries (2010) sobre variables gravitacionales. La participación de los países en acuerdos de libre comercio se actualiza utilizando la base de datos sobre los acuerdos comerciales regionales de la OMC.

Metodología

El análisis se realiza en las tres etapas descritas a continuación.

Primera y segunda etapa: Estimación del modelo gravitacional y recopilación de residuos

La primera etapa de la metodología estima el modelo gravitacional de cada año t (entre 2003 y 2014) y sector s. El modelo gravitacional se estima primero en los niveles:

donde lnMi,e,s,t es el logaritmo de las importaciones nominales entre un importador i y un exportador e, αi,s,t denota los efectos fijos del importador y μe,s,t denota los efectos fijos del exportador. Gravityi,e,s,t es un vector de variables estándar utilizadas en modelos gravitacionales: distancia; diferencia en horas entre exportadores e importadores; e indicadores de contigüidad, idioma oficial común, idioma etnológico común, colonizador común, existencia de relación colonial después de 1945, comercio del colonizador a la colonia, comercio de la colonia al colonizador, relación colonial vigente, acuerdo de comercio regional vigente, sistema jurídico común, religión común, moneda común y sistema generalizado de preferencias. Por último, εi,e,s,t es el término de error, que se recopila para la tercera etapa del análisis.

El modelo gravitacional también se estima en términos de las tasas de crecimiento anual de 2004–14:

donde de manera similar, σi,s,t denota los efectos fijos del importador, πe,s,t denota los efectos fijos del exportador, Gravityi,e,s,t es el mismo vector de variables gravitacionales comentado antes y ςi,e,s,t es un término de error independiente e idénticamente distribuido, que se recopila para la tercera etapa del análisis.

Tercera etapa: Vinculación de cadenas de valor con el componente no explicado del crecimiento del comercio

En la tercera etapa, el análisis investiga si existe una relación entre el valor inicial de los vínculos en cadenas de valor entre dos economías en un sector particular y el crecimiento del comercio en el sector de ese par de países. Utilizando la misma notación, la ecuación estimada es:

o

donde γ es una constante, GVCi,e,s,t-1 mide la proporción rezagada de exportaciones de valor agregado externo sobre exportaciones brutas en el sector de un par de economías y ϑi,e,s,t es un término de error independiente e idénticamente distribuido. La estimación contempla los efectos específicos del sector de GVC, φs.

Los resultados de esta prueba se presentan en las columnas (1), (4), (7), (10) y (13) de los cuadros del anexo 2.6.1 (estimación gravitacional en niveles) y 2.6.2 (estimación gravitacional en tasas de crecimiento) para distintas muestras de países y sectores. Indican que existe una asociación positiva robusta entre el crecimiento del comercio sectorial y los vínculos de las conexiones de las cadenas de valor durante el período 2003–14.

Cuadro del anexo 2.6.1.Vínculo entre integración a las cadenas internacionales de valor y crecimiento anual de las importaciones nominales basado en un modelo gravitacional estimado en niveles(Puntos porcentuales; variación anual del crecimiento de las importaciones nominales de pares de países-sectores)
Variable dependienteCrecimiento no proyectado de las importaciones bilaterales por año (modelo gravitacional estimado sobre nivel de importaciones nominales), 2003-14
(Porcentaje, interanual)
(1)(2)(3)(4)2(5)2(6)2(7)3(8)3(9)3(10)4(11)4(12)4(13)5(14)5(15)5
Participación en CIV (t-1)0,021**0,027***0,026***0,028***0,032***
(0,008)(0,010)(0,010)(0,010)(0,012)
Variable ficticia de participación alta1,403***1,256**1,379*0,8571,103**
en CIV1 (200314)(0,476)(0,499)(0,738)(0,759)(0,552)
Variable ficticia de participación alta en CIV (antes de 2012) [I]1,185**1,289**1,770**1,2511,693***
(0,548)(0,591)(0,821)(0,793)(0,638)
Variable ficticia de participación alta en CIV x Variable ficticia posterior a 2012 [II]0,547−0,064−0,909−0,929−1,510*
(0,838)(0,874)(1,351)(1,442)(0,900)
Constante−0,603**−0,474**−0,474**−1,046***−0,709***−0,709***−0,910***−0,539**−0,539**−1,017***−0,524**−0,524**−1,243***−0,761***−0,761***
(0,281)(0,220)(0,220)(0,330)(0,238)(0,238)(0,311)(0,227)(0,227)(0,312)(0,225)(0,225)(0,350)(0,243)(0,243)
Efecto total de participación alta en CIV (2012-14) [I + II]1,732**1,225*0,8610,3220,183
(0,730)(0,741)(1,189)(1,300)(0,792)
Prueba F3,720***4,100***3,240***3,720***4,080***3,290***4,340***3,850***3,010***4,580***2,630***2,210***3,550***3,520***2,890***
Ponderaciones analíticas
Pares de países-sectores31.12631.12631.12620.49220.49220.49219.26319.26319.26317.22017.22017.22015.64215.64215.642
Número de observaciones364.968364.968364.968252.064252.064252.064229.799229.799229.799204.260204.260204.260202.293202.293202.293
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: Las regresiones contemplan (Eora MRIO) coeficientes específicos de los distintos sectores estimados conjuntamente con errores estándar agrupados por pares de países-sectores. CIV = cadenas internacionales de valor. La participación en las CIV se mide como el valor agregado externo en las exportaciones como proporción de las exportaciones brutas. Las ponderaciones se definen como los niveles de importaciones nominales.
1

Variable ficticia que equivale a 1 en el caso de los pares de países-sectores en el cuartil superior de la distribución de la media de participación en CIV a lo largo del tiempo (no varía con el tiempo, y se utiliza el período 2003–07 para calcular la media).

No incluye los países exportadores de materias primas.

3

Mantiene los datos de importadores con cuadros de insumo-producto nacionales; véase Lenzen et al. (2013).

Usa la misma muestra de países importadores que se usa en el análisis a nivel de producto.

Excluye los países exportadores de materias primas y los países de ingreso bajo, el sector de materias primas, y los valores atípicos de participación en CVM que superan el 150%. * p < 0,10; “p< 0,05; *”p< 0,01.

Cuadro del anexo 2.6.2.Vínculo entre integración a las cadenas internacionales de valor y crecimiento anual de las importaciones nominales basado en modelo gravitacional estimado en tasas de crecimiento(Puntos porcentuales; variación anual del crecimiento de importaciones nominales de pares de países-sectores)
Variable dependienteCrecimiento no proyectado de las importaciones bilaterales por año (modelo gravitacional estimado sobre la tasa de crecimiento de importaciones nominales), 2003-14
(Porcentaje, interanual)
(1)(2)(3)(4)2(5)2(6)2(7)3(8)3(9)3(10)4(11)4(12)4(13)5(14)5(15)5
Participación en CIV (t-1)0,023***0,023***0,031***0,032***0,032***
(0,008)(0,010)(0,009)(0,010)(0,011)
Variable ficticia de participación alta en CIV1 (2003-14)1,647***1,202**1,0672,131***0,975*
(0,464)(0,502)(0,689)(0,621)(0,522)
Variable ficticia de participación alta en CIV1 (antes de 2012) [I]1,559***1,405**1,397*2,087***1,530**
(0,578)(0,594)(0,792)(0,765)(0,632)
Variable ficticia de participación alta en CIV1 x antes de 2012 [II]0,229−0,517−0,7670,113−1,408
(0,886)(0,851)(1,364)(1,474)(0,887)
Constante−0,598*−0,464**−0,464**−0,925**−0,651**−0,651**−1,017***−0,451*−0,451*−1,075***−0,547**−0,547**−1,335***−0,837***−0,837***
(0,308)(0,230)(0,230)(0,372)(0,273)(0,273)(0,341)(0,254)(0,254)(0,344)(0,256)(0,256)(0,349)(0,241)(0,241)
Efecto total de participación alta en CIV (2012-14) [I + II]1,788**0,8880,6302,200*0,122
(0,712)(0,730)(1,154)(1,165)(0,741)
Prueba F4,810***4,870***4,310***4,450***3,680***3,550***5,210***2,790***2,590***5,370***2,770***2,570***3,890***3,420***3,680***
Ponderaciones analíticas
Pares de países-sectores48.32948.34148.34129.58029.58929.58928.17128.17628.17124.41824.42024.42020.45120.45820.458
Número de observaciones446.968448.302448.302297.500298.202298.202266.479266.992266.479231.657232.040232.040228.559228.954228.954
Fuente: Cálculos del personal técnico del FMI.Nota: Las regresiones contemplan (Eora MRIO) coeficientes específicos de los distintos sectores estimados conjuntamente con errores estándar agrupados por pares de países-sectores. CIV = Cadenas internacionales de valor. La participación en CIV se mide como el valor agregado externo en las exportaciones como proporción de las exportaciones brutas. Las ponderaciones se definen como los niveles de importaciones nominales.
1

Variable ficticia que equivale a 1 en el caso de los pares de países-sectores en el cuartil superior de la distribución de la media de participación en CIV a lo largo del tiempo (no varía con el tiempo, y se utiliza el período 2003–07 para calcular la media).

No incluye los países exportadores de materias primas.

Mantiene los datos de importadores con cuadros de insumo-producto nacionales; véase Lenzen etal. (2013).

Usa la misma muestra de países importadores que se usa en el análisis a nivel de producto.

Excluye los países exportadores de materias primas y los países de ingreso bajo, el sector de materias primas, y los valores atípicos de participación en CIV que superan el 150%. * p < 0,10; “p< 0,05; *”p< 0,01.

La segunda prueba analiza si el comercio en las combinaciones sector-par de países con un grado elevado de vínculos en cadenas de valor en el período 2003–07 creció más rápido que el comercio en combinaciones sector-par de países con un menor grado de vínculos en cadenas de valor en distintos períodos de muestra. En este ejercicio, el análisis contempla un indicador de vínculos en cadenas internacionales de valor invariables en el tiempo, que es un indicador que adopta el valor 1 si la participación promedio en cadenas internacionales de valor para una combinación sector-par de países específica en el período 2003–07 está en el cuartil superior de la distribución de esos vínculos en cadenas de valor (High GVCparticipation). Luego se estima la siguiente regresión:

o

donde δ es una constante y ξi,e,s,t es el término de error. También en este caso la estimación nos permite obtener los efectos específicos del sector de las cadenas internacionales de valor θs.

Los resultados de esta prueba se presentan en las columnas restantes de los cuadros del anexo 2.6.1 y 2.6.2. En el gráfico 2.14 se muestran los resultados de las columnas (8) y (9) de esos cuadros, mientras que las demás columnas muestran la robustez de los resultados que se obtienen al utilizar distintas muestras de países y sectores.

Referencias

    Ahn, JaeBin, EraDabla-Norris, RomainDuval, BingjieHu, and LaminNjie.2016. “Reassessing the Productivity Gains from Trade Liberalization: A Sector-Level Approach.IMF Working Paper 16/77, International Monetary Fund, Washington.

    Ahn, JaeBin, and RomainDuval. Forthcoming. “Global Trade and Productivity Slowdown: Are They Related?IMF Working Paper, International Monetary Fund, Washington.

    Alessandria, George, and HoragChoi.2016. “The Dynamics of the U.S. Trade Balance and Real Exchange Rate: The J Curve and Trade Costs?Unpublished.

    Alessandria, George, JosephKaboski, and VirgiliuMidrigan.2013. “Trade Wedges, Inventories and International Business Cycles.Journal of Monetary Economics60: 120.

    Amiti, Mary, and JozefKonings.2007. “Trade Liberalization, Intermediate Inputs, and Productivity: Evidence from Indonesia.American Economic Review97 (5): 161138.

    Anderson, James E.2011. “The Gravity Model.Annual Review of Economics3 (1): 13360.

    Arvis, Jean-Francois, YannDuval, BenShepherd, and ChorthipUtoktham.2013. “Trade Costs in the Developing World, 1995–2010.World Bank Policy Research Working Paper 6309, World Bank, Washington.

    Atkin, David, Amit K.Khandelwal, and AdamOsman.2014. “Exporting and Firm Performance: Evidence from a Randomized Trial.NBER Working Paper 20690, National Bureau of Economic Research, Cambridge, Massachusetts.

    Autor, David, DavidDorn, and GordonHanson.2013. “The China Syndrome: Local Labor Market Effects of Import Competition in the United States.American Economic Review103 (6): 212168.

    Baier, Scott L., and Jeffrey H.Bergstrand.2007. “Do Free Trade Agreements Actually Increase Members’ International Trade?Journal of International Economics71: 7295.

    Baier, Scott L., and Jeffrey H.Bergstrand.. 2009. “Estimating the Effects of Free Trade Agreements on Trade Flows Using Matching Econometrics.Journal of International Economics77 (1): 6376.

    Bernard, Andrew B., JonathanEaton, J. BradfordJensen, and SamuelKortum.2003. “Trade Costs, Firms and Productivity.Journal of Monetary Economics53 (5): 91737.

    Bernard, Andrew B., and J. BradfordJensen.1995. “Exporters, Jobs, and Wages in U.S. Manufacturing: 1976–87.Brookings Papers on Activity: Microeconomics: 67112.

    Bernard, Andrew B., J. BradfordJensen, Stephen J.Redding, and Peter K.Schott.2007. “Firms in International Trade.Journal of Economic Perspectives21 (3): 10530.

    Bernard, Andrew B., J. BradfordJensen, and Peter K.Schott.2006. “Plants and Productivity in International Trade.American Economic Review93 (4): 126890.

    Bernard, Andrew B., StephenRedding, and Peter K.Schott.2011. “Multi-Product Firms and Trade Liberalization.Quarterly Journal of Economics126 (3): 12711318.

    Bloom, Nicholas, MirkoDraca, and John VanReenen.2016. “Trade Induced Technical Change? The Impact of Chinese Imports on Innovation, IT and Productivity.Review of Economic Studies83 (1): 87117.

    Bown, Chad P.2011. “Taking Stock of Antidumping, Safeguards and Countervailing Duties, 1990–2009.The World Economy34 (12): 195598.

    Bown, Chad P.. 2016. “Temporary Trade Barriers Database.” June.

    World Bank, Washington. http://econ.worldbank.org/ttbd/.

    Boz, Emine, MatthieuBussiére, and ClémentMarsilli.2015. “Recent Slowdown in Global Trade: Cyclical or Structural?Chapter 3 of The Global Trade Slowdown: A New Normal? edited by BernardHoekman. Vox EUE-book. (ed)London: Centre for Economic Policy Research Press. http://www.voxeu.org/article/recent-slowdown-global-trade.

    Boz, Emine, and EugenioCerutti. Forthcoming.Dissecting the Global Trade Slowdown: A New Database.Unpublished.

    Broda, Christian, and David E.Weinstein.2006. “Globalization and the Gains from Variety.Quarterly Journal of Economics121 (2): 54185.

    Bussiére, Matthieu, GiovanniCallegari, FabioGhironi, GiuliaSes-tieri, and NorihikoYamano.2013. “Estimating Trade Elasticities: Demand Composition and the Trade Collapse of 2008–09.American Economic Journal: Macroeconomics5 (3): 11851.

    Bustos, Paula.2011. “Trade Liberalization, Exports, and Technology Upgrading: Evidence on the Impact of MERCOSUR on Argentinian Firms.American Economic Review101 (1): 30440.

    Carrére, Céline.2006. “Revisiting the Effects of Regional Trade Agreements on Trade Flows with Proper Specification of the Gravity Model.European Economic Review50: 22347.

    Chari, Varadarajan V., Patrick J.Kehoe, and EllenMcGrattan.2007. “Business Cycle Accounting.Econometrica75 (3): 781836.

    Chor, Davin, and KalinaManova.2012. “Off the Cliff and Back? Credit Conditions and International Trade during the Global Financial Crisis.Journal of International Economics87 (1): 117133.

    Cipollina, Maria, and LucaSalvatici.2010. “Reciprocal Trade Agreements in Gravity Models: A Meta-Analysis.Review of International Economics18 (1): 6380.

    Conconi, Paola, ManuelGarcía-Santana, LauraPuccio, and RobertoVenturini.2016. “From Final Goods to Inputs: The Protectionist Effect of Preferential Rules of Origin.CEPR Discussion Paper 11084, Center for Economic and Policy Research, Washington.

    Constantinescu, Cristina, AadityaMattoo, and MicheleRuta.2015. “The Global Trade Slowdown: Cyclical or Structural?IMF Working Paper 15/6, International Monetary Fund, Washington.

    Constantinescu, Cristina, AadityaMattoo, and MicheleRuta.. 2016. “Does the Global Trade Slowdown Matter?World Bank Policy Research Working Paper 7673, World Bank, Washington.

    Costinot, Arnaud, and AndresRodriguez-Clare.2014. “Trade Theory with Numbers: Quantifying the Consequences of Globalization.Chapter 4 in Handbook of International Economics4: 197261.

    Council of Economic Advisers. 2015. “The Economic Benefits of U.S. Trade.Chapter 7 of the Economic Report of the President, Washington.

    Crozet, Matthieu, CharlotteEmlinger, and SébastienJean.2015. “On the Gravity of World Trade’s Slowdown.Chapter 9 of The Global Trade Slowdown: A New Normal?, edited by BernardHoekman. Vox EUE-book. (ed)London: Centre for Economic Policy Research Press. http://www.voxeu.org/sites/default/files/file/Global%20Trade%20Slowdown_nocover.pdf.

    DeLoecker, Jan. 2007. “Do Exports Generate Higher Productivity? Evidence from Slovenia.Journal of International Economics73 (1): 6998.

    DeLoecker, . 2013. “Detecting Learning by Exporting.American Economic Journal: Microeconomics5 (3): 121.

    Dekle, Robert, JonathanEaton, and SamuelKortum.2007. “Unbalanced Trade.American Economic Review: Papers and Proceedings67 (4): 35155.

    Dixit, Avinash K., and VictorNorman.1980. Theory of International Trade: A Dual, General Equilibrium Approach. Cambridge: Cambridge University Press.

    Djankov, Simeon, CarolineFreund, and Cong S.Pham.2010. “Trading on Time.The Review of Economics and Statistics92 (1): 16673.

    Eaton, Jonathan, and SamuelKortum.2002. “Technology, Geography, and Trade.Econometrica70 (5): 174179.

    Eaton, Jonathan, and SamuelKortum, BrentNeiman, and JohnRomalis.2010. “Trade and the Global Recession.National Bank of Belgium Working Paper Research 196, October, Brussels.

    Eaton, Jonathan, and SamuelKortum, BrentNeiman, and JohnRomalis. Forthcoming. “Trade and the Global Recession.American Economic Review.

    Ebenstein, Avraham, AnnHarrison, MargaretMcMillan, and ShannonPhillips.2014. “Estimating the Impact of Trade and Offshoring on American Workers Using the Current Population Surveys.The Review of Economics and Statistics96 (3): 58195.

    Erdem, Erkan, and JamesTybout.2003. “Trade Policy and Industrial Sector Responses: Using Evolutionary Models to Interpret the Evidence.NBER Working Paper 9947, National Bureau of Economic Research, Cambridge, Massachusetts.

    Ethier, Wifred J.1985. Modern International Economics. New York: W.W. Norton and Company.

    Evenett, Simon J., and JohannesFritz.2015. “The Tide Turns? Trade Protectionism and Slowing Global Growth.Global Trade Alert, Centre for Economic Policy Research Press.

    Evenett, Simon J., and JohannesFritz.2016. “Global Trade Plateaus.Global Trade Alert, Centre for Economic Policy Research Press.

    Fajgelbaum, Pablo, and AmitKhandelwal.2016. “Measuring the Unequal Gains from Trade.Quarterly Journal of Economics131(3): 111380.

    Feenstra, Robert C., James R.Markusen, and Andrew K.Rose.2001. “Using the Gravity Equation to Differentiate among Alternative Theories of Trade.Canadian Journal of Economics34 (2): 43047.

    Feyrer, James.2009a. “Distance, Trade, and Income—The 1967 to 1975 Closing of the Suez Canal as a Natural Experiment.NBER Working Paper 15557, National Bureau of Economic Research, Cambridge, Massachusetts.

    Feyrer, James.2009b. “Trade and Income—Exploiting Time Series in Geography.NBER Working Paper 14910, National Bureau of Economic Research, Cambridge, Massachusetts.

    Fontagné, Lionel, AmélieGuillin, and CristinaMitaritonna.2011. “Estimations of Tariff Equivalents for the Services Sectors.CEPII Document de Travail201124, CEPII, Paris.

    Frankel, Jeffrey, and DavidRomer.1999. “Does Trade Cause Growth?American Economic Review89 (3): 37999.

    Freund, Caroline.2016. “The Global Trade Slowdown and Secular Stagnation.Peterson Institute of International Economics blog. https://piie.com/blogs/trade-investment-policy-watch/global-trade-slowdown-and-secular-stagnation.

    Gangnes, Byron, AlysonMa, and Ari VanAssche.2015. “Global Value Chains and Trade-Income Relationship: Implications for the Recent Trade Slowdown.Chapter 6 of The Global Trade Slowdown: A New Normal?, edited by BernardHoekman. Vox EUE-book. (ed)London: Centre for Economic Policy Research Press. http://www.voxeu.org/article/recent-slowdown-global-trade.

    Goldberg, Pinelopi, and NinaPavcnik.2004. “Trade, Inequality, and Poverty: What Do We Know? Evidence from Recent Trade Liberalization Episodes in Developing Countries.Brookings Trade Forum2004, 22369.

    Goldberg, Pinelopi, and NinaPavcnik.. 2007. “Distributional Effects of Globalization in Developing Countries.Journal of Economic Literature45 (1): 3982.

    Goldberg, Pinelopi, and NinaPavcnik.. 2016. “The Effects of Trade Policy.Chapter 3 in Handbook of Commercial Policy, edited by KyleBagwell and Robert W.Staiger. (ed)New York: Elsevier North Holland.

    González, Anabel.2013. “Executive Summary.” In Foreign Direct Investment as a Key Driver for Trade, Growth and Prosperity: The Case for a Multilateral Agreement on Investment. Global Agenda Council on Global Trade and FDI, World Economic Forum, Geneva.

    Grossman, Gene, and ElhananHelpman.1991. Innovation and Growth in the Global Economy. Cambridge, Massachusetts: MIT Press.

    Head, Keith, ThierryMayer, and JohnRies.2010. “The Erosion of Colonial Trade Linkages after Independence.Journal of International Economics81 (1): 114.

    Head, Keith, and JohnRies.2001. “Increasing Returns versus National Product Differentiation as an Explanation for the Pattern of U.S.-Canada Trade.American Economic Review 91: 85876.

    Helpman, Elhanan, OlegItskhoki, Marc-AndreasMuendler, and StephenRedding. Forthcoming. “Trade and Inequality: From Theory to Estimation.The Review of Economic Studies.

    Helpman, Elhanan, and PaulKrugman.1985. Market Structure and Foreign Trade: Increasing Returns, Imperfect Competition, and the International Economy. Cambridge, Massachusetts: MIT Press.

    Henn, Christian, and BradMcDonald.2014. “Crisis Protectionism: The Observed Trade Impact.IMF Economic Review62 (1): 77118.

    Henn, Christian, and ArevikMkrtchyan.2015. “The Layers of the IT Agreement’s Trade Impact.WTO Staff Working Paper ERSD-2015-01, World Trade Organization, Geneva.

    Hicks, John.1935. “Annual Survey of Economic Theory: The Theory of Monopoly.Econometrica3 (1): 120.

    Hillberry, Russell, and DavidHummels.2013. “Trade Elasticity Parameters for a Computable General Equilibrium Model.Handbook of Computable General Equilibrium Modeling1: 121369.

    Hoekman, Bernard, editor. 2015. The Global Trade Slowdown: A New Normal? Vox EU E-book. London: Center for Economic and Policy Research Press. http://voxeu.org/sites/default/files/file/Global%20Trade%20Slowdown_noco-ver.pdf.

    Hong, Gee Hee, JaewooLee, WeiLiao, and DulaniSeneviratne.2016. “China and Asia in the Global Trade Slowdown.IMF Working Paper 16/105, International Monetary Fund, Washington.

    Hufbauer, Gary C., and EuijinJung.2016. “Why Has Trade Stopped Growing? Not Much Liberalization and Lots of Micro-Protection.Peterson Institute of International Economics blog.

    Hummels, David.2007a. “Transportation Costs and International Trade in the Second Era of Globalization.Journal of Economic Perspectives21 (3): 13154.

    Hummels, David.2007b. “Calculating Tariff Equivalents for Time in Trade.USAID Report, U.S. Agency for International Development, Washington, March.

    Hummels, David.JunIshii, and Kei-MuYi.2001. “The Nature and Growth of Vertical Specialization in World Trade.Journal of International Economics54 (1): 7596.

    International Chamber of Commerce. 2015. “Rethinking Trade and Finance.Paris, France.

    International Monetary Fund. 2008. “Structural Reforms and Economic Performance in Advanced and Developing Countries.Research Department paper, Washington. https://www.imf.org/external/np/res/docs/2008/pdf/061008.pdf.

    International Monetary Fund. 2015a. “Global Value Chains: Where Are You? The Missing Link in Sub-Saharan Africa’s Trade Integration.Chapter 3 of the April 2015 Regional Economic Outlook: Sub-Saharan Africa, Washington. https://www.imf.org/exter-nal/pubs/ft/reo/2015/afr/eng/pdf/chap3.pdf.

    International Monetary Fund. 2015b. “Private Investment: What’s the Holdup?Chapter 3 of the World Economic Outlook, Washington, April.

    International Monetary Fund. 2015c. “Review of the Role of Trade in the Work of the Fund.IMF Staff Report, Washington.

    International Monetary Fund. 2015d. “Trade Integration in Latin America and the Caribbean: Hype, Hope, and Reality.Chapter 4 of the Regional Economic Outlook: Western Hemisphere, Washington, October. http://www.imf.org/external/pubs/ft/reo/2015/whd/eng/wreo1015.htm.

    International Monetary Fund. 2015e. “Understanding the Role of Cyclical and Structural Factors in the Global Trade Slowdown.Box 1.2 of the World Economic Outlook, Washington, April.

    International Monetary Fund. 2016a. “Is the WTO a World Tax Organization? A Primer on WTO Rules for Tax Policymakers.IMF Technical Notes and Manuals, 16/03, International Monetary Fund, Washington.

    International Monetary Fund. 2016b. “Reinvigorating Trade to Support Growth: A Path Forward.Note for Ministers and Governors for the July G-20 Ministerial.

    International Monetary Fund. 2016c. “The Potential Productivity Gains from Further Trade and Foreign Direct Investment Liberalization.Box 3.3 of the April 2016 World Economic Outlook, Washington.

    Jaaskela, Jarkko, and ThomasMathews.2015. “Explaining the Slowdown in Global Trade.Reserve Bank of Australia Bulletin, September, 3946.

    Jones, Ronald W.1971. “A Three-Factor Model in Theory, Trade and History.Chapter 1 in Trade, Balance of Payments and Growth, edited by JagdishBhagwati, RonaldJones, RobertMundell, and JaroslavVanek. (ed)Amsterdam: North-Holland.

    Kee, Hiau Looi, and HeiwaiTang.2016. “Domestic Value Added in Exports: Theory and Firm Evidence from China.American Economic Review106 (6): 140236.

    Koopman, Robert, ZhiWang, and Shang-JinWei.2014. “Tracing Value-Added and Double Counting in Gross Exports.American Economic Review104 (2): 45994.

    Krugman, Paul.1979. “A Model of Innovation, Technology Transfer, and the World Distribution of Income.Journal of Political Economy87 (2): 25366.

    Krugman, Paul.. 1980. “Scale Economies, Product Differentiation, and the Pattern of Trade.American Economic Review70 (5): 95059.

    Laeven, Luc, and FabiánValencia.2012. “Systemic Banking Crises Database: An Update.IMF Working Paper 12/163, International Monetary Fund, Washington.

    Lawrence, Robert Z.2014. “Adjustment Challenges for US Workers.Chapter 3 in Bridging the Pacific: Toward Free Trade and Investment between China and the United States, edited by C. FredBergsten, Gary ClydeHufbauer, and SeanMiner. (ed)Washington: Peterson Institute for International Economics.

    Lee, Jong-Wha.1993. “International Trade, Distortions, and Long-Run Economic Growth.IMF Staff Papers40 (2): 299328.

    Lenzen, Manfred, DanielMoran, KeiichiroKanemoto, and ArneGeschke.2013. “Building EORA: A Global Multi- Region Input-Output Database at High Country and Sector Resolution.Economic Systems Research25 (1): 2041.

    Levchenko, Andrei, LoganLewis, and LindaTesar.2010. “The Collapse of International Trade during the 2008–09 Crisis: In Search of the Smoking Gun.IMF Economic Review58 (2): 21453.

    Levchenko, Andrei, and JingZhang.2013. “The Global Labor Market Impact of Emerging Giants: A Quantitative Assessment.IMF Economic Review61 (3): 479519.

    Lileeva, Alla, and DanielTrefler.2010. “Improved Access to Foreign Markets Raises Plant-Level Productivity.. .For Some Plants.The Quarterly Journal of Economics125 (3): 105199.

    Ludema, Rodney, Anna MariaMayda, and PrachiMishra.2015. “Information and Legislative Bargaining: The Political Economy of U.S. Tariff Suspensions.Unpublished manuscript, Georgetown University, Washington.

    Magdeleine, Joscelyn, and AndreasMaurer.2016. “Understanding Trade in Digitized Idea — What are the Statistical Challenges?WTO Working Paper ERSD-2016-11, World Trade Organization.

    Manyika, James, SusanLund, JacquesBughin, JonathanWoet-zel, KalinStamenov, and DhruvDhingra.2016. “Digital Globalization: The New Era of Global Flows.McKinsey Global Institute.

    Martinez-Martin, Jaime.2016. “Breaking Down World Trade Elasticities: A Panel ECM Approach.Bank of Spain Working Paper 1614, Bank of Spain, Madrid.

    Mavroidis, Petros.2016. “Regulatory Cooperation.Policy Options Paper for the E15 Initiative.

    Melitz, Marc J.2003. “The Impact of Trade on Intra- Industry Reallocations and Aggregate Industry Productivity.Econome- trica71 (6): 16951725.

    Melitz, Marc J., and GianmarcoOttaviano.2008. “Market Size, Trade, and Productivity.Review of Economic Studies75: 295316.

    Melitz, Marc J., and Stephen J.Redding.2014. “Heterogeneous Firms and Trade.Handbook of International Economics154.

    Morel, Louis.2015. “Sluggish Exports in Advanced Economies: How Much is Due to Demand?Bank of Canada Discussion Paper 2015–3, Bank of Canada, Ottawa.

    Mussa, Michael.1974. “Tariffs and the Distribution of Income: The Importance of Factor Specificity, Substitutability, and Intensity in the Short and Long Run.Journal of Political Economy82 (6): 1191203.

    Noguer, Marta, and MarcSiscart.2005. “Trade Raises Income: A Precise and Robust Result.Journal of International Economics65: 44760.

    Novy, Dennis.2012. “Gravity Redux: Measuring International Trade Costs with Panel Data.Economic Inquiry51 (1): 10121.

    Ollivaud, Patrice, and CyrilleSchwellnus.2015. “Does the Post-Crisis Weakness in Global Trade Solely Reflect Weak Demand?OECD Economics Department Working Paper No. 1216, OECD, Paris.

    Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD). 2015a. Business and Finance Outlook 2015. Paris: OECD.

    Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD). 2015b. “Emerging Policy Issues: Localising Data in a Globalised World — Methodology.TAD/TC/WP (2015) 7. Paris: OECD.

    Osnago, Alberto, NadiaRocha, and MicheleRuta. Forthcoming.Do Deep Trade Agreements Boost Vertical FDI?World Bank Economic Review.

    Pavcnik, Nina.2002. “Trade Liberalization, Exit, and Productivity Improvements: Evidence from Chilean Plants.Review of Economic Studies69 (1): 24576.

    Ricardo, David.1817. On the Principles of Political Economy and Taxation. In The Works and Correspondence of David Ricardo, 11 vols, edited by PieroSraffa, with the collaboration of M. H.Dobb. (ed)Cambridge: Cambridge University Press.

    Rivera-Batiz, Luis A., and Paul M.Romer.1991. “Economic Integration and Endogenous Growth.Quarterly Journal of Economics106 (2): 53155.

    Rodríguez, Francisco R., and DaniRodrik.2001. “Trade Policy and Economic Growth: A Skeptic’s Guide to the Cross-National Evidence.NBER Macroeconomics Annual200015: 261338.

    Rose, Andrew K.2002. “Estimating Protectionism through Residuals from the Gravity Model.Background paper for the October 2002 World Economic Outlook. http%3A%-2F%2Ffaculty.haas.berkeley.edu%2Farose%2FWEO.pdf&usg=AFQjCNH9us3oDmhsUdLt274yVtFyaw-bQA&si-g2=uJfzpfrxQLFSmdB5E-Jtsg&bvm=bv.126130881,d.dmo.

    Sachs, Jeffrey, and AndrewWarner.1995. “Economic Reform and the Process of Global Integration.Brookings Papers on Economic Activity 1: 195.

    Slopek, Ulf.2015. “Why Has the Income Elasticity of Global Trade Declined?Deutsche Bundesbank, Economics Department, unpublished manuscript.

    Stolper, Wolfgang F., and Paul A.Samuelson.1941. “Protection and Real Wages.The Review of Economic Studies9 (1): 5873.

    Topalova, Petia, and AmitKhandelwal.2011. “Trade Liberalization and Firm Productivity: The Case of India.The Review of Economics and Statistics93 (3): 9951009.

    United Nations Conference on Trade and Development. 2013. “Global Value Chains: Investment and Trade for Development.World Investment Report 2013, New York and Geneva.

    Volpe Martincus, Christian, JerónimoCarballo, and AlejandroGraziano.2015. “Customs.Journal of International Economics96: 11937.

    World Bank. 2010. Trade Adjustment Costs in Developing Countries: Impacts, Determinants and Policy Responses, edited by GuidoPorto and Bernard M.Hoekman. (ed)Washington: World Bank.

    World Trade Organization. 2015. “World Trade Report 2015: Speeding Up Trade: Benefits and Challenges of Implementing the WTO Trade Facilitation Agreement.Geneva: World Trade Organization.

    Yi, Kei-Mu.2003. “Can Vertical Specialization Explain the Growth of World Trade?Journal of Political Economy111 (1): 52102.

    Yi, Kei-Mu.2010. “Can Multistage Production Explain the Home Bias in Trade?American Economic Review100 (1): 36493.

    Young, Alwyn.1991. “Learning by Doing and the Dynamic Effects of International Trade.Quarterly Journal of Economics106 (2): 369405.

Los autores principales de este capítulo son Aqib Aslam, Emine Boz (codirector del equipo), Eugenio Cerutti, Marcos Poplawski-Ribeiro y Petia Topalova (codirector del equipo), con el apoyo de Ava Yeabin Hong, Hao Jiang, Evgenia Pugacheva, Rachel Szymanski, Hong Yang y Marina Topalova Cole y contribuciones de Jaebin Ahn, Diego Cerdeiro, Romain Duval y Christian Henn. Andrei Levchenko intervino como consultor externo. También contribuyó a este capítulo con comentarios y sugerencias Brent Neiman.

Véase un análisis de la desaceleración del comercio mundial en Hoekman (2015) y otros trabajos incluidos en el mismo. En relación con los estudios incluidos en Hoekman (2015), el enfoque del capítulo permite una comparación de mayor alcance entre las diferentes hipótesis para una gran cantidad de economías y empleando una amplia variedad de enfoques analíticos.

El capítulo 4 de este informe analiza los efectos de contagio a escala mundial del reequilibramiento de la economía china, por ejemplo, a través del comercio.

Constantinescu, Mattoo y Ruta (2015) sostienen que el crecimiento de las cadenas internacionales de suministro, en particular aquellas en las que participa China, se había debilitado aun antes de la crisis financiera mundial. Véanse datos empíricos adicionales sobre la evolución de las cadenas de valor de China entre 2000 y 2007 en Kee y Tang (2016).

Si, efectivamente, la desaceleración observada del comercio marca simplemente el fin de un período de crecimiento inusualmente rápido, debido a algunos de los factores enumerados antes, la economía mundial podría estar volviendo a un estado estable en el cual, como prevé la teoría, el comercio crezca al mismo ritmo que el producto. En esa situación de estabilidad, los costos del comercio, la estructura de las respectivas economías y los patrones de producción, adquisición y comerciales entre los diferentes países serían constantes. Véanse, por ejemplo, Dixit y Norman (1980) o Ethier (1985).

Véase un examen de los trabajos publicados sobre los efectos de la política comercial en los volúmenes de comercio, la productividad, los mercados laborales y el crecimiento en Goldberg y Pavcnik (2016).

Es importante destacar que, en la mayoría de los casos, la teoría prevé que eliminar las distorsiones que limitan el aumento de los flujos comerciales trae beneficios para el comercio. El Consejo de Asesores Económicos (2015) presenta un examen exhaustivo de los beneficios del comercio en el caso de Estados Unidos.

Puede consultarse un análisis de los efectos del comercio en la reasignación intraindustrial y la productividad en, por ejemplo, Melitz (2003), Bernard, Jensen y Schott (2006) y Melitz y Otta- viano (2008). Lileeva y Trefler (2010) y Bustos (2011) presentan datos empíricos de las inversiones en tecnología impulsadas por las exportaciones, en tanto que De Loecker (2007, 2013) y Atkin, Khandelwal y Osman (2014) estudian la vía del “aprendizaje a través de la exportación”. Pavcnik (2002), Erdem y Tybout (2003), Amiti y Konings (2007) y Topalova y Khandelwal (2011) examinan los efectos de la liberalización comercial en la productividad, por ejemplo, a través de la vía de los insumos intermedios.

Frankel y Romer (1999) presentan algunas de las primeras estimaciones de los efectos causales del comercio en el ingreso; véase un análisis más reciente en Feyrer (2009a, 2009b). Rodríguez y Rodrik (2001), por el contrario, concluyen que la naturaleza de la relación entre la política comercial y el crecimiento económico sigue siendo ambigua en términos empíricos.

Véanse también en Jones (1971) y Mussa (1974) un análisis del teorema de Stolper-Samuelson y el modelo de factores específicos del comercio. Levchenko y Zhang (2013) aportan una evaluación cuantitativa de los efectos diferenciales de la integración del comercio de China, India y Europa central y oriental sobre el salario real en diferentes países y sectores.

Véanse Goldberg y Pavcnik (2004, 2007) y Banco Mundial (2010) y las referencias que allí figuran para examinar los datos empíricos sobre las consecuencias del comercio, en términos de distribución, en las economías en desarrollo. Para Estados Unidos, véase Ebenstein et al. (2014). En Helpman et al. (de próxima publicación) se analizan la teoría y los datos empíricos recientes sobre el vínculo entre desigualdad y comercio.

Un gran número de estudios aporta pruebas sobre los salarios más altos que se pagan a los trabajadores empleados en sectores exportadores o plantas exportadoras en Estados Unidos; se estima que este sobreprecio de los salarios en sectores exportadores oscila entre el 1%% y el 18% (véase, por ejemplo, Bernard y Jensen, 1995; Bernard et al., 2007, y el cuadro 4 del Consejo de Asesores Económicos, 2015).

Véase también Lawrence (2014), que sostiene que aunque las importaciones de productos manufacturados de China aumentaron sensiblemente el nivel de vida general en Estados Unidos, para algunos trabajadores y regiones de Estados Unidos, el incremento del comercio chino ha significado un ajuste costoso y doloroso. En Europa, el aumento de la competencia de las importaciones de China también dio lugar a disminuciones del empleo y la participación de trabajadores no calificados (Bloom, Draca y Van Reenen, 2016).

Véase un análisis del efecto de los precios de las importaciones en la inflación mundial en el capítulo 3 de este informe.

De hecho, según World Trade Monitor de CPB, a junio de 2016, los volúmenes del comercio mundial de mercancías se han mantenido casi constantes desde fines de 2014.

El análisis de equilibrio general examina la evolución de los valores nominales del comercio en relación con el PIB nominal. De la misma forma, el modelo gravitacional, que también se analiza en este capítulo, estudia los flujos nominales de comercio bilateral sectorial.

El comercio de servicios se ha mantenido relativamente robusto en comparación con el comercio de bienes desde 2012, por ende, las referencias al comercio en el resto del capítulo corresponden específicamente al comercio de bienes, excepto en los casos en que se especifica lo contrario.

Un análisis más detallado del comercio nominal de servicios en diferentes sectores pone de manifiesto que el comercio de tecnologías de la información y la comunicación, viajes y servicios financieros ha sido significativamente más resistente que el comercio de otros servicios. Véase el anexo 2.1.

Magdeleine y Maurer (2016) presentan un panorama general de las dificultades estadísticas de medir el comercio de “ideas digitali-zadas.” Un informe reciente de McKinsey Global Institute también analiza el efecto de una era de globalización crecientemente digital en el comercio y sostiene que los flujos de datos transfronterizos generan más valor económico que los flujos tradicionales de bienes comerciados (Manyika et al., 2016).

Comtrade, la base de datos estadísticos sobre el comercio de Naciones Unidas, proporciona información sobre el valor nominal y la cantidad de importaciones de bienes, por lo que es posible calcular cambios en el valor unitario de cada producto a lo largo del tiempo. Véanse más detalles en el anexo 2.2 y Boz y Cerutti (de próxima publicación).

Es posible calcular una ecuación de la demanda de importaciones, que relaciona el crecimiento de las importaciones reales con cambios en la absorción y los niveles de los precios relativos de prácticamente cualquier modelo de ciclo económico real internacional. La especificación empírica exacta estimada es,

donde Mc,t, Dc,t y Pc,t denotan, respectivamente, importaciones reales, demanda agregada y precios relativos de importación del país en el año. Como en Bussiére et al. (2013), la especificación de referencia asume que el crecimiento de las importaciones depende solo del crecimiento contemporáneo de las variables explicativas; no obstante, las conclusiones que se presentan en este capítulo son robustas en cuanto a la inclusión de retrasos de las tasas de crecimiento de las variables dependientes y explicativas para permitir una dinámica más intensa. Véanse los resultados de la estimación en el anexo 2.3.

La demanda ajustada según la intensidad de importación se calcula como IADt=CtωCGtωGItωIXtωX,, donde ωk es el contenido de importaciones de cada uno de los componentes de gasto para k ∈ {C, G, I, X}, normalizado para sumar 1. El contenido de las importaciones se calcula a partir de los cuadros insumo-producto mundiales multirregionales de la base de datos de Eora, como promedio para el período 1990–2011. Cabe destacar que si la intensidad de las importaciones se midiera perfectamente en cada período y se permitiera que las ponderaciones de la intensidad de las importaciones variaran a lo largo del tiempo, el modelo podría explicar totalmente el nivel de importaciones (aunque no sus tasas de crecimiento). Este capítulo usa la intensidad promedio de la importación en 1990–2011, reconociendo que el cambio en la intensidad de la importación a lo largo del tiempo puede ser consecuencia de costos cambiantes del comercio y la fragmentación de la producción internacional, factores que se examinan por separado en este capítulo.

Véanse más ejemplos de análisis del crecimiento del comercio en función de la IAD, con muestras de países sensiblemente más pequeñas, en Hong et al. (2016), FMI (2015e), Jááskelá y Mathews (2015), Martinez-Martin (2016) y Morel (2015).

Estos resultados son robustos teniendo en cuenta el papel de la incertidumbre, las condiciones financieras mundiales y la tensión financiera en la economía cuando se analizan los residuos del modelo de la demanda de importación (véase el anexo 2.3).

La porción no prevista es mayor si se considera el cambio en el crecimiento de las importaciones en comparación con el período 1985–2007, especialmente para las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

Algunos ejemplos recientes de estudios que recuperan discrepancias del comercio, es decir, componentes del crecimiento del comercio que no se pueden explicar mediante modelos de demanda del comercio, sobre la base de la relación unilateral de la demanda y los precios relativos con las importaciones, son por ejemplo, Levchenko, Lewis y Tesar (2010); Alessandria, Kaboski y Midrigan (2013), y Alessandria y Choi (2016). Véanse también Bussiére et al. (2013); Constantinescu, Mattoo y Ruta (2015); Ollivaud y Schwellnus (2015), y los estudios citados en la nota 23.

Purgar el crecimiento de los componentes de la demanda agregada de los efectos de cambios impulsados por políticas en los costos del comercio antes de elaborar la IAD arroja un crecimiento “faltante” del comercio levemente superior en 2012–15. Para la economía promedio, la porción del descenso en el crecimiento de las importaciones previsto por los cambios en la actividad económica, mediante elaboración ortogonal con respecto a las políticas comerciales, y los precios relativos es del 79%, en comparación con el 85% obtenido empleando la especificación de referencia.

Al igual que con la mayoría de los modelos de equilibrio general del comercio, no se reproducen ciertas vías a través de las cuales el comercio afecta al producto, por ejemplo, las ganancias dinámicas de productividad derivadas de una mayor apertura comercial.

Este modelo incorpora el modelo comercial convencional ricar-diano de Eaton y Kortum (2002). Eaton et al. (de próxima publicación) amplía el modelo estático de su trabajo de 2010 para modelar explícitamente el papel de la inversión en un marco dinámico. No obstante, la versión dinámica del modelo tiene requisitos más exigentes en materia de datos y cálculo y, en consecuencia, su estimación para un número elevado de economías de mercados emergentes y en desarrollo no es viable para este estudio.

El modelo no presenta rigideces o variaciones nominales a lo largo de las cadenas internacionales de valor. Esto supone que las fluctuaciones observadas en los flujos comerciales debido a estos dos factores se atribuirán imperfectamente a una de las cuatro discrepancias. Por ejemplo, la reciente depreciación de las desvalorizadas monedas de las economías de mercados emergentes y en desarrollo parece haber profundizado la discrepancia del costo del comercio dado que los valores del comercio disminuyeron más que la absorción interna y la producción en dólares de EE.UU. debido a un traslado incompleto de los ajustes del tipo de cambio a los precios internos. Igualmente, los cambios en el crecimiento de las cadenas internacionales de valor también suelen ser absorbidos por la discrepancia del costo del comercio como se ilustra por los descensos significativos en los costos del comercio medidos para Vietnam.

La discrepancia del déficit del comercio tuvo un papel insignificante en la reciente desaceleración del comercio. La discrepancia de la productividad exhibe una dinámica interesante, pero se puede adscribir principalmente a las variaciones recientes de los precios inducidas por la oferta en el sector de las materias primas.

El requisito de la abundancia de datos impide aplicar el procedimiento en un período histórico más prolongado en el caso de un gran número de economías. Véase una descripción de los datos y parámetros empleados en este ejercicio en el anexo 2.4.

En este modelo del comercio de Ricardo, el comercio de materias primas ocurre como resultado de diferencias en la eficiencia de la producción. Esto se puede aplicar al mundo real, por ejemplo, los importadores tienen reservorios subterráneos profundos y la extracción es más ineficiente que para los exportadores de petróleo.

La suma de los resultados de las cuatro hipótesis comparativas, cada una presentando una discrepancia diferente, no tiene como resultado necesariamente la hipótesis que contiene todas las discrepancias al mismo tiempo. Las discrepancias pueden amplificarse o moderarse entre sí cuando están presentes de forma simultánea, de forma tal que la suma de la fracción de los datos que cada una puede explicar por separado puede ser mayor o inferior que uno.

El análisis realizado a nivel agregado (de país) puede no ser útil para poner de manifiesto la asociación entre estos factores y el crecimiento del comercio dado que no puede explicar una gran parte de la variación de los datos (en diferentes productos y sectores).

Los costos del comercio pueden ser fijos (por ejemplo, obstáculos institucionales y dentro de fronteras, que obligan a una empresa a pagar un costo fijo para acceder a un nuevo mercado) o variables, como los costos de trasporte, aranceles de importación, costos vinculados con la logística comercial y los servicios de facilitación). Véanse detalles sobre la elaboración del índice de costos del comercio en el anexo 2.5 y un análisis de los costos del comercio en el mundo en desarrollo en Arvis et al. (2013).

Los costos del comercio calculados de esta forma son concep-tualmente los mismos que las discrepancias en el costo del comercio recuperadas del modelo de equilibrio general descrito previamente.

Los 10 importadores principales incluyen Alemania, Canadá, Corea, China, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, México y el Reino Unido.

La disponibilidad y el costo del financiamiento para el comercio son también parte importante de los costos del comercio que enfrentan las empresas y pueden limitar el crecimiento del comercio, como se observó durante el gran desplome del comercio (Chor y Manova, 2012). No obstante, los datos anecdóticos sobre la disponibilidad de financiamiento para el comercio señalan que es improbable que tenga un papel importante en la desaceleración actual del comercio (Cámara de Comercio Internacional, 2015). El anexo 2.5 presenta algunos datos de relevamientos sobre las tendencias en la disponibilidad de las líneas de crédito para el comercio que ofrecen los bancos.

Es importante destacar que se registró un descenso continuo de los aranceles promedio aunque la muestra de países aumentó considerablemente en el tiempo e incluía un número creciente de economías en desarrollo, que en general tienen aranceles de importación más altos.

Agradecemos a Chad Bown, Simon Evenett y Johannes Fritz por compartir generosamente sus bases de datos sobre obstáculos no arancelarios. La base de datos Global Trade Alert tiene la cobertura más completa de todos los tipos de medidas comerciales discriminatorias y de liberalización comercial, aunque comienza recién en 2008 (Evenett y Fritz, 2015). Los datos del Banco Mundial en general abarcan un período más prolongado pero solo se refieren al uso por parte de los gobiernos nacionales de tres políticas específicas: antidumping, derechos compensatorios y medidas de salvaguardia (Bown, 2016).

Agradecemos a Prachi Mishra por actualizar y compartir su base de datos sobre las actividades de los grupos de presión de las empresas.

En Henn y McDonald (2014) se considera que las medidas restrictivas del comercio registradas en la base de datos Global Trade Alert a partir de 2010 tuvieron un efecto adverso considerable en los flujos de comercio a nivel del producto entre 2008 y 2010, aunque su impacto acumulado se atenuó debido a su adopción limitada durante el período de la muestra.

Véanse datos empíricos más recientes sobre el efecto de creación del comercio de los acuerdos de comercio, por ejemplo, en Carrére (2006); Baier y Bergstrand (2007, 2009), y un metaanálisis en Cipollina y Salvatici (2010). Osnago, Rocha y Ruta (de próxima publicación) demuestran que los acuerdos comerciales más profundos también contribuyen a una mayor inversión extranjera directa vertical entre los países, lo que posiblemente fomente la integración de las empresas a las cadenas internacionales de valor. Más recientemente, Conconi et al. (2016) observan que las normas de origen preferenciales consagradas en los acuerdos de libre comercio pueden, en cambio, aumentar el nivel del proteccionismo que enfrentan los países no miembros.

La fuente más actualizada es el conjunto de matrices mundiales multirregionales de insumo-producto de Eora, que abarca 26 sectores correspondientes a 173 países de la muestra de la base de datos del informe WEO para 1990–2013. Véase una descripción detallada de la base de datos en Lenzen et al. (2013).

Un ejemplo de maduración sería un aumento de la productividad y el trabajo calificado en China, que podría hacer que las empresas regresaran parte de la producción anteriormente realizada en el exterior. Los obstáculos al comercio, por otro lado, pueden dar lugar a un resultado similar, dado que los costos asociados con bienes que deben cruzar fronteras muchas veces como parte de la cadena de suministro podrían volverse prohibitivos. Yi (2003, 2010) y Koopman, Wang y Wei (2014) analizan el efecto magnificador de los costos del comercio en la producción en múltiples etapas, en tanto que Evenett y Fritz (2016) resumen los datos empíricos sobre la proliferación de requisitos de localización que desvían el comercio, que también pueden restringir el desarrollo de la producción transfronteriza.

Esta serie de volúmenes se calculó para las importaciones a partir de 2003 en 52 países que, a 2015 representaban más del 90% tanto de las importaciones mundiales como del PIB mundial. El conjunto de datos corresponde a productos a nivel de cuatro dígitos en la Clasificación Industrial Internacional Uniforme, revisión 2. El valor nominal de las importaciones de estos productos se ajustó por los deflactores del precio de las importaciones elaborados en el nivel de dos dígitos del Sistema Armonizado, y el mismo deflactor se aplicó a todos los productos de cuatro dígitos de la Clasificación Industrial Internacional Uniforme que se corresponden con un código de dos dígitos específico del Sistema Armonizado.

Los trabajos publicados ofrecen una amplia variedad de estimaciones para la elasticidad del comercio con respecto a la política comercial. Estudios basados en datos transversales, que tradicional-mente se creía que reproducían la elasticidad a largo plazo, suelen encontrar elasticidades muy superiores. Los estudios que se basan en la variación de las series cronológicas y reproducen los efectos a corto plazo de los cambios en los costos del comercio arrojan estimaciones muy inferiores para la elasticidad del comercio. El enfoque empleado aquí sigue el espíritu de esta última vertiente de trabajos. Véase un análisis de los trabajos publicados sobre este tema en Hillberry y Hummels (2013) y Goldberg y Pavcnik (2016).

Véanse otros ejemplos of modelos gravitacionales estimados por separado para diferentes años y sectores en Feenstra, Markusen y Rose (2001) o Feyrer (2009b). Los resultados de las estimaciones gravitacionales (que pueden solicitarse a los autores) se ciñen estrictamente a los obtenidos en los trabajos publicados. Los coeficientes sobre las mediciones bilaterales de los costos del comercio (como la distancia, el idioma común, las fronteras comunes) tienen los signos correctos y son sumamente significativos y estables en el tiempo. Esta estabilidad indica que los flujos de comercio bilateral no se han vuelto más susceptibles a los costos del comercio bilateral.

Rose (2002) adopta una perspectiva similar al analizar los residuos estimados de los modelos gravitacionales.

También hay razones para ser optimistas sobre el crecimiento del comercio: muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo tienen amplio margen para aumentar los flujos comerciales mediante la integración en las cadenas internacionales de valor y la reducción de los obstáculos, que siguen siendo importantes. Véase un análisis de este tema en FMI (2015a, 2015d).

Cabe notar que los cálculos presentados probablemente subestimen las ventajas para el ingreso real provenientes del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio ya que consideran a los obstáculos no arancelarios como aranceles.

Sin embargo, en el caso de algunos productos, esta desviación estándar de las series temporales puede ser intrínsecamente alta, lo cual puede no ser un reflejo de la severidad del sesgo de valor unitario: por ejemplo, las materias primas, que experimentan fluctuaciones producto del descubrimiento de nuevas reservas, interrupciones de la oferta y demás.

Además de estos procedimientos de truncamiento mecánico, todos los índices desagregados se analizan de manera integral. En este contexto, se aplican ajustes adicionales en el caso de algunos países en los que se presentaron desviaciones respecto de los índices de referencia. Por ejemplo, los aumentos abruptos registrados en los valores unitarios de los productos con número 710.812 (oro) en 2012 en Suiza y 880.240 (aeronaves) en 2015 en Irlanda llevaron a ajustes de esas variaciones de valores unitarios a fin de alinearlos mejor con su evolución histórica.

Los sectores se agregan de manera similar a la utilizada en Eaton et al. (2010) con la excepción de que la minería y las canteras, el coque, los productos de petróleo refinado y el combustible nuclear se eliminan del sector de servicios residuales y se utilizan para cuantifi-car el sector de materias primas.

Los sectores se agregan de manera similar a la utilizada en Eaton et al. (2010) con la excepción de que 1) la minería y las canteras, y 2) el coque, los productos de petróleo refinado y el combustible nuclear se eliminan del sector de servicios residuales y se utilizan para cuantificar el sector de materias primas.

El sistema modificado de ecuaciones está disponible, previa solicitud a los autores.

Estos cálculos se basan en los descritos en el apéndice de Bown (2011).

Se supone que todos los productos de cada uno de los 10 sectores distintos del sector de servicios utilizados en las matrices de insumo-producto estandarizadas tienen la misma absorción.

Idealmente, la ecuación (A.2.5.1) debe incluir los precios a nivel de sector. Si bien el deflactor de importaciones de un producto específico puede construirse, no se cuenta con datos desagregados sobre los precios internos. Por ende, se aplica la misma variación de precios relativos a todos los productos de cada economía.

A nivel de producto, la relación utilizada fue la de importaciones y demanda sectorial a nivel de producto.

    Other Resources Citing This Publication