Chapter

Prefacio

Editor(s):
Mario Pessoa
Published Date:
January 2016
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

En los últimos años, la gestión financiera pública (GFP) ha experimentado una sustancial transformación en América Latina, impulsada en parte por la necesidad de lograr la sostenibilidad y transparencia fiscal. Los esfuerzos de modernización incluyen el fortalecimiento de las instituciones mediante la actualización y mejora de los marcos regulatorios; la racionalización de los procedimientos y la implementación de modelos más sofisticados, así como tecnologías de la información y comunicación (TIC). Tal como se destaca en los capítulos de este libro, la modernización de los diversos ámbitos de la GFP ha generado resultados diversos entre los distintos países de la región en lo relativo a la gestión de caja y de deuda, las cuentas únicas del Tesoro (CUT), las normas de contabilidad del sector público, los sistemas integrados de administración financiera (SIAF) y las contrataciones públicas.

Para incrementar la eficiencia operativa y garantizar una orientación coherente de las políticas públicas, los países han comenzado a mejorar la coordinación de sus funciones de gestión de caja y de deuda. En los casos de Brasil, Colombia y Perú, por ejemplo, estas funciones han sido integradas en una sola unidad. Además, casi todos los países de la región establecieron una CUT para integrar y administrar más eficientemente sus respectivos recursos financieros públicos. Los países también están implementando reformas de segunda generación, tales como la adopción de normas internacionales de contabilidad del sector público para elevar la credibilidad de la información financiera. Con el objeto de mejorar la disponibilidad y calidad de los datos presupuestarios, de tesorería y contables, todos los gobiernos adoptaron un SIAF. Por último, para aumentar la competencia, generar una buena relación costo-beneficio y lograr mayor transparencia, los gobiernos han desarrollado sistemas de compras y contrataciones públicas electrónicas y han fortalecido sus agencias rectoras, como en el caso de Chile, Brasil, Ecuador, México y Paraguay.

Si bien se considera que estos avances han sido notables, los países de América Latina son conscientes de que resta aún superar desafíos importantes en la modernización de la GFP. En algunos casos, las reformas tienen un diseño deficiente, carecen de aceptación o han quedado frenadas como resultado de circunstancias institucionales y de economía política desfavorables. Asimismo, la región todavía carece de indicadores cuantitativos para medir y monitorear la eficiencia de la gestión de caja, y la instauración de sistemas eficaces de costos de los servicios públicos continúa en sus primeras etapas de desarrollo.

A pesar del éxito a nivel internacional que ha tenido la creación de unidades integradas de gestión de caja y de deuda, la región se encuentra rezagada en cuanto a una mayor coordinación de esas funciones o incluso su unificación bajo una sola unidad. Las limitaciones de cobertura y la resistencia política han impuesto obstáculos al desarrollo de una CUT más abarcadora e integral, limitando de ese modo una gestión eficiente de la liquidez de caja gubernamental. La necesidad de actualizar y mejorar los sistemas de TIC y capacitar a los contadores gubernamentales explica en parte por qué los países, hasta la fecha, solo han implementado un subconjunto de normas internacionales de contabilidad. Asimismo, los presupuestos por resultados, los sistemas de costos y las reformas para aplicar una contabilidad en base devengado plantean desafíos al diseño e integración de los SIAF en la región. Por último, una excesiva formalidad procedimental, en lugar de un enfoque que haga hincapié en la economía y la eficiencia, ha dificultado un mayor desarrollo de los sistemas de compras y contrataciones.

Estas reformas y los desafíos asociados son importantes, en todo caso, porque son parte del esfuerzo general de los gobiernos por satisfacer las demandas de los ciudadanos en materia de mejores servicios públicos e instituciones fiscales más sólidas y transparentes. Los gobiernos deben asignar y usar los recursos públicos de forma más eficiente si quieren encarar con éxito un contexto mundial cada vez más complejo e incierto. La GFP es la clave para lograr ese objetivo.

La labor del Departamento de Instituciones para el Desarrollo del BID se centra en asistir a los gobiernos en el fortalecimiento de las instituciones del sector público para que puedan alcanzar esos objetivos. Durante las últimas décadas, los especialistas del Departamento han brindado un valioso aporte de asesoramiento y asistencia técnica a muchos países de América Latina con el fin de modernizar su GFP.

La División de Gestión Fiscal y Municipal del BID, en estrecha colaboración con el Departamento de Finanzas Públicas del FMI, ha producido esta publicación como una contribución fundamental a los países en sus esfuerzos por promover una mayor eficiencia, eficacia y transparencia del gasto público. Confío en que esta publicación, basada en las buenas prácticas y en la evidencia empírica sobre el tema, ayudará significativamente a los países de la región a superar los obstáculos que aún enfrentan en sus esfuerzos por implementar sistemas de GFP que promoverán la buena utilización de los recursos públicos y una gestión macroeconómica eficiente.

Ana María Rodríguez-Ortiz

Gerente, Sector de Instituciones para el Desarrollo

Banco Interamericano de Desarrollo

    Other Resources Citing This Publication